Está en la página 1de 17

14/12/2009 UNIVERSIDAD EVANGÉLICA DE LAS AMÉRICAS 

   

UNELA  La iglesia nestoriana y su aporte a la misión 


 

 Investigación Histórica de la Misión de la Iglesia en la Sociedad  TH‐676   | 
Autor: Lic. Jose Acosta M                                   Profesor:  MSc. Ray Miller
Tabla de contenido 
Introducción .......................................................................................................................... 3 
El nestorianismo y el concilio de Éfeso ................................................................................. 3 
Los nestorianos y el imperio persa ........................................................................................ 5 
La actividad misionera nestoriana ......................................................................................... 6 
El encuentro con los musulmanes ......................................................................................... 7 
Misión a China,  el Tíbet  y el sudeste asiático ...................................................................... 9 
Conclusiones ........................................................................................................................ 13 
Bibliografía ........................................................................................................................... 16 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Introducción 
La  iglesia  conocida  con  el  nombre  de  Nestoriana  o  Difisitas  nace  en  la  región  conocida 
como Asiria  comprendida entre los dos grandes ríos Tigris y Éufrates, llamada también Mesopotamia. 
Se  forma  durante  la  primera  mitad  del  siglo  V.  Es  la  primera  de  las  Iglesias  Apostólicas  de 
Oriente, anterior al Concilio de Éfeso.  
Este movimiento disidente es  conocido como iglesia Nestoriana por seguir la doctrina de 
un  obispo  de  Antioquia  llamado  Nestorio.  Esta  iglesia  nace  en  un  momento  donde  tuvieron 
lugar  importantes controversias teológicas que ayudaron a clarificar la doctrina cristológica. 
Nestorio  era    nativo  de  Germanicia  en  Siria,  profesó  en  un  monasterio  cercano  a 
Antioquía donde había estudiado probablemente enseñado por el obispo y teólogo Teodoro de 
Mopsuestia.  Al  ser  destacado  por  su  pericia  como  orador  el  emperador  romano  de  Oriente 
Teodosio II lo nombró patriarca de Constantinopla en abril del año 428.  

El nestorianismo y el concilio de Éfeso  
Más  de  un  siglo  antes  habían  comenzado  a  discutir  acerca  de  la  naturaleza  de  Cristo.  
Arrio,  presbítero  de  la  iglesia  de  Alejandría  (c.  256–336)  había  aceptado  de  cierta  forma  la 
divinidad de Cristo, pero afirmó que la Segunda Persona de la Trinidad no es coeterna con el 
Padre, la Primera Persona, sino que fue engendrada y no existía con anterioridad a ese hecho. 
Es decir, para Arrio, el Hijo de Dios no era eterno sino creado por el Padre como instrumento 
para crear el mundo y, por lo tanto, no era Dios por naturaleza. Finalmente el primer Concilio 
en  Nicea  (325  d.C.)  se  condenó  la  doctrina  arriana,  pero  la  controversia  arriana  no  sucumbió 
ahí. 
La argumentación continuaría y se discutiría acerca de la imagen trinitaria de Dios, donde 
la  naturaleza  de  Jesús  y  su  posición  como  hijo  de  Dios  se  convierte  en  centro  de  debate.    La 
actitud  de  la  iglesia  ante  Jesús  acentuaba  claramente  la  igualdad  de  rango  entre  Dios  y  su 
primogénito. Sin embargo, la difícil comprensión racional de la realidad del Logos encarnado y 
las cuestiones relacionadas con la relación entre lo divino y lo humano en Cristo comenzaban a 
generar  polémica.  En  tales  circunstancias  era  necesaria  un  profundo  análisis  y  revisión  de  su 
naturaleza. 
Como reacción el obispo de Laodicea, Apolinar (c. 310 – c.390), insistió en la verdadera y 
absoluta deidad de Cristo como reacción contra los que insistían en su verdadera humanidad. 
También  afirmó  que  Cristo  tuvo  un  cuerpo  humano  espiritualizado.  Para  Apolinar,  el  Logos 
sustituyó  a  la  inteligencia  humana  en  Cristo.  Pero  esta  posición  fue  considerada  herética  y 
condenada  por el segundo Concilio de Constantinopla (381 d.C.) 
Luego  incursionaría  Nestorio  c. 
386–c. 451, quien aparte de rechazar el 
título  de  madre  de  Dios  otorgado  a  la 
virgen  María  e  insistir  en  que  ella  era 
tan solo  la madre de Cristo, enseñó que 
en Jesucristo existían dos naturalezas no 
unidas  entre  sí:  la  divina  y  la  humana. 
En su teología, a la humanidad de Jesús 
se  le  otorgó  la  forma  de  la  deidad  y  la 
humanidad  asumió  forma  de  siervo, 
siendo  entonces  Jesús  de  Nazaret,  una 
Ctesifonte en la actualidad
persona con dos naturalezas.1 
Ante  esta  situación,  el  emperador  del  imperio  romano  de  oriente  Teodosio  II  convocó 
para Pentecostés del año 431 un concilio en Éfeso, ciudad portuaria de Asia Menor. 
Estuvieron  reunidos  unos  150  obispos,  y  guiados  por  Cirilo,  obispo  de  Alejandría,  y  en 
ausencia  de  los  legados  papales,  se  desaprobaron  las  expresiones  de  Nestorio,  que  había 
rechazado  la  invitación  a  la  asamblea  cirilina,    quedando  finalmente  excluido  de  la  comunión 
episcopal y desterrado de su diócesis. 
Esta  problemática  cristológica  no  se  resolvería  hasta  llevado  a  cabo  el  concilio  de 
Calcedonia en el año 451 donde se confesó que en la encarnación de Cristo ambas naturalezas 
se unieron un una persona y existencia humana, no divididas y separadas en dos personas.  
Al  ser  Nestorio  declarado  hereje  y  depuesto  como  Patriarca  y  luego  deportado  a 
Antioquía se refugió en Persia, el imperio enemigo de los romanos, donde fue recibido como la 
mejor arma contra Roma. Algunos obispos orientales que apoyaban sus ideas y rechazaban las 
decisiones  del  concilio  decidieron  organizarse  aparte  recibiendo  el  nombre  exógeno  de 
nestorianos.  
Varios  teólogos  eruditos  de  Edesa  huyeron  y  uno  de  ellos,  Barsumas,  se  convirtió  en  el 
obispo  de  Nisibis,  Mesopotamia    (435–489),  donde  fundó  un  nuevo  seminario  teológico  y 
confirmó a los cristianos persas (pre‐nestorianos) en aversión con el concilio de Cirilo en Éfeso 
confirmando  su  adhesión  a  la  teología  nestoriana  de  Antioquía.    El  centro  eclesiástico  del 
movimiento se radicó en la ciudad de Seleucia‐Ctesifonte (actual Irak) sobre el Tigris y luego en 
Bagdad. Para el año 410 Nisibis tenía seis sedes dependientes y a mediados del siglo V llegaría a 

                                                       
1 En 1995 se firmó entre la Iglesia católica y la Iglesia asiria un documento en el que se puso término a la 
controversia teológica expuesta en Éfeso, donde se condenó la doctrina de Nestorio. Después de 15 siglos, se ha 
comprobado  que,  a  pesar  de  las  divergencias  en  la  terminología  y  en  la  diversidad  cultural,  las  dos  Iglesias 
confesaban la misma fe cristológica: dos naturalezas en Cristo y la unidad de la persona del Verbo. 
ser la sede episcopal más importante de la Iglesia Persa, tras Seleucia‐Ctesifonte, y muchos de 
sus obispos nestorianos y jacobitas2 alcanzaron fama por sus escritos.  
En  el  concilio  oriental  de  Seleucia  en  el  año  486  se  autonombraron  Cristianos  Asirios  y 
renunciaron  a  toda  conexión  con  la  iglesia  ortodoxa  del  imperio,  reafirmando  su  doctrina 
nestoriana (Jean Daniélou, Henri Irénée Marrou, 1982, pág. 504).  

Los nestorianos y el imperio persa 
Con la fundación del Imperio Sasánida en Asiria en el siglo III, comenzaron los conflictos 
militares  que  enfrentaron  al  Imperio  Romano  (y  luego  a  su  heredero,  el  Imperio  Romano  de 
Oriente)  con  los  persas.  El  conflicto  duraría  hasta  el  siglo  VII,  aunque  hubo  también  largos 
períodos de coexistencia pacífica, sobre todo durante el siglo V. 
En  medio  del  conflicto  el  pueblo  asirio  sufría  bajo  las  incesantes  hostilidades  de  ambos 
bandos.  Cuando  el  cristianismo  incursiona  como  una  religión  humana  que  lucha  contra  las 
injusticias, y la pobreza es rápidamente aceptado.  
Lejos  de  la  influencia  helénico‐romana,  la  Iglesia  persa  (pre‐nestoriana)3  intentó 
emanciparse  de  la  tutela  de  Antioquía,  el  único  vínculo  jerárquico  que  la  unía  a  la  Iglesia 
Católica.  A  principios  del  siglo  IV,  el  obispo  de  las  “Villas  Reales”  de  Seleucia‐Ctesifonte  logró   
unir bajo su autoridad todas las diócesis dentro del imperio persa y posteriormente se proclama  
“Catholicós” de la Iglesia persa, pero sin romper la relación con Antioquía.  
En medio de ese proceso continuaron las guerras entre persas y romanos hasta que en el 
año 422 las dos potencias firmaron un tratado de paz, en el que ambas se comprometieron a 
permitir el libre culto de otras religiones.  
Más  tarde,  en  el  año  424,  un  sínodo  persa  dio  un  paso  más  en  el  proceso  de 
emancipación,  declarándose  Iglesia  autónoma.  Fue,  sin  embargo,  la  adopción  de  la  doctrina 
nestoriana,  la  que  provocó  la  ruptura  con  la  Iglesia  antioqueña  y  por  consiguiente  con  la 
catolicidad. 
Mientras los romanos tuvieron que pagar subsidios a los persas a cambio de mantener la 
seguridad en el Cáucaso contra los hunos, a quienes ambos bandos consideraban enemigos.  
La  larga  época  de  armonía  del  siglo  V  llegó  a  su  fin  en  el  año  502,  cuando  el  Gran  Rey 
persa Kavadh I atacó el territorio romano. 
                                                       

Los jacobitas son los partidarios del monofisismo en Siria. Al no aceptar las decisiones del Concilio de Calcedonia 
(451 d.C.), el patriarca sirio se apartó de la comunión del resto de la iglesia oriental. Su nombre proviene de Jacobo 
Baradai, obispo de Edesa.  
3
  Iglesia Asiria del Este –310, Papa bar Gaggai, obispo de Seleucia‐Ctesiphon, con el título “Católicos del Este”, en 
Persia; la iglesia se identificó con los Nestorianos hasta el siglo V. 
Aunque  el  resultado  práctico  de  los  concilios  de  Éfeso  y  Calcedonia  fue  el 
desmembramiento de la Iglesia y la división entre el este y el oeste, las posibilidades de llevar al 
cristianismo a nuevas zonas mostrarían un panorama más amplio. 
La iglesia persa tuvo igualmente que sufrir males interiores: elecciones discutidas, cismas, 
anarquía; afortunadamente conoció un período de recuperación bajo el katholicato de un gran 
reformador, Mar Abá (540 – 552), que a pesar de las circunstancias difíciles, supo restaurar el 
orden  y  la  disciplina.  Aunque  los  obstáculos  fueron  enormes,  el  cristianismo  logró  no  sólo 
mantenerse  sino  también  progresar  en  el  seno  de  la  sociedad  sasánida:  se  nos  habla  de 
conversiones entre la clase dirigente e incluso en la familia real, y hasta en el clero mazdeísta.4 
(Jean Daniélou, Henri Irénée Marrou, 1982) 
Desde  ahí  progresarían  hacia  las  montañas  del  Kurdistán  y  de  ahí  en  dirección  a  Asia 
Central y a la India. Incluso los hunos llegaron a solicitar un obispo a Mar Abá en el año 549. La 
iglesia Siro – malabar, en la población sureña de la India, conocida como Keraía, deba quizás su 
origen a esta expansión misionera nestoriana.   

La actividad misionera nestoriana 
Por  su  gran  actividad  propagadora  de  la  fe  cristiana  se  puede  decir  que  la  Iglesia 
nestoriana  fue  una  iglesia  misionera  y  una  iglesia  madre  que  engendró  numerosos  pueblos 
creyentes.  
La Iglesia persa conoció a partir del siglo VI un proceso extraordinario de expansión en los 
países del este y sur de Asia. Llegando a extenderse desde Persia, con gran celo misionero a la 
India, Arabia, llegando aún a China, y Tartaria5. En esas zonas los cristianos persas sirvieron con 
su erudición y fundando escuelas y hospitales. También llegaron a establecer diócesis en Qatar, 
Kuwait, Bahréin y Omán. 
John  England  menciona  algunos  de  los  lugares  en  Asia,  donde  
inscripciones, cruces, frescos, cuadros y manuscritos y otras evidencias 
de la historia cristiana fueron encontrados. (Philips, 1998) 
El siglo VII fue  la época de mayor esplendor de la Iglesia persa nestoriana. Sus monjes, 
fueron  los  protagonistas  de  esta  epopeya  al  proyectarse  por  la  Ruta  de  la  Seda  a  la 
evangelización de Asia. 

                                                       
4
 El zoroastrismo o mazdeísmo es el nombre de la religión y filosofía basada en las enseñanzas del profeta y 
reformador iraní Zoroastro (Zaratustra), que reconocen como divinidad a Ahura Mazda, considerado por Zoroastro 
como el único creador increado de todo. 
5
  La  región  conocida  en  ese  entonces  incluía  lo  que  en  la  actualidad  se  conoce  como  Siberia,  Turquestán 
(incluido el Turquestán Oriental), la Gran Mongolia, Manchuria, y a veces el Tíbet. 
Llegaron  a  Turquestán,  Mongolia,  China,  Tíbet  e  India,  fundando 
cristiandades  a  su  paso.  Hacia  el  siglo  IX  la  Iglesia  nestoriana  contaba 
con  245  diócesis  en  los  lugares  tan  dispares  como  El  Cairo,  Jerusalén, 
Samarcanda y Pekín. (Vázquez Hoys, 2008) 
Por  muchos  siglos  los  nestorianos  de  habla  siriaca  fueron  una  de  las  ramas  más 
apasionados  de  misioneros  de  la  iglesia.  La  escuela  establecida  en  Nisibis  tenía  un  fuerte 
enfoque en disciplina espiritual, estudio de la Biblia y misión. En el siglo sexto  tenía más de mil 
estudiantes.  
Entre los tártaros, en el siglo XI, se logró convertir al cristianismo a 
un rey, el rey‐sacerdote, el presbítero Juan (Preste Juan), de la Keraitas, 
y  su  sucesor  del  mismo  nombre.  Pero  de  esto  sólo  tienen  cuentas 
incierto,  y  en  todo  caso,  el  cristianismo  nestoriano  ha  dejado  huellas, 
pero leve en Tartaria y en China 
La  creencia  común  facilitó  que  el  marinero  griego  Cosmas  tuviera  contacto  con  los 
numerosos nestorianos que hablaban principalmente en siríaco. Cosmas tomó muchas de sus 
ideas prestadas de los nestorianos llegando a convertirse en monje nestoriano. En esta zona los 
nestorianos  también  mostraban  su  fuerte  tendencia  a  los  negocios  comerciando  seda. 
(Winstedt, 1909) 
Aún en los  primeros siglos de la conquista árabe del Cercano y Medio Oriente la iglesia 
mantuvo  un  fuerte  impulso  misional  logrando  importante  éxito  en  el  Jwarizm  (actual 
Uzbekistán y Turkmenistán). 
La Iglesia Nestoriana tuvo, hasta el siglo XII, muchos fieles y obispos. A partir de este siglo 
su  influencia   fue  perdiendo  intensidad,  este  fenómeno  ocurrió  debido  a  las  distintas 
persecuciones que sufrieron por parte de los mongoles, kurdos, turcos y persas, especialmente 
en el siglo XIV.   
Los  nestorianos  extendieron  su  fe  a  través  de  mercaderes,  contadores,  banqueros,  y 
físicos así como con  monjes y sacerdotes misioneros. En algunos casos fueron mujeres que se 
casaron con jefes de tribus de Asia central.  En ese mismo siglo arribaron a la India, mientras 
que una misión a la tribu nómada de los Hunos en Asia central evangelizaba, llevó el lenguaje a 
la escritura, y enseñó agricultura.  

El encuentro con los musulmanes 
Los  nestorianos,  sirios  de  origen  y  de  lengua,  eran  arameos.  Tenían,  por  tanto,  más 
puntos de contacto con los árabes semitas que con los iránicos que hablaban persa antiguo y 
practicaban  como  religión  oficial  el  zoroastrismo.  Además,    otro  aspecto  en  común  con  los 
nestorianos era que ambos pueblos eran monoteístas. 
Sin  embargo  en  el  siglo  VII  surgió  una  amenaza  con  el  nacimiento  y  la  subsiguiente 
extensión del Islam. Mahoma comenzó su actividad religiosa alrededor del año 610. En el 622 
se produjo su huida a Medina y al momento de su muerte en el año 633 ya había conquistado 
casi toda la península de Arabia.  
Sus  sucesores  continuaron  su  política  de  expansión  militar.  Con 
increíble rapidez, el Islam conquistó el antiguo Imperio Persa, con lo cual 
se  extendió  hasta  las  fronteras  de  la  India,  y  buena  parte  del  Imperio 
Romano:  Damasco  (635),  Antioquía  (637),  Jerusalén  (638),  Alejandría 
(642), Cartago (695) y hasta España (711). Por fin, cien años después de 
la  muerte  del  profeta,  los  francos  lograron  detener  su  avance  en  la 
batalla de Tours (732). (González, 1995, pág. 57) 
Sin  embargo  como  apunta Philip Schaff,  Mohammed  debe  su  conocimiento  del 
cristianismo a un monje nestoriano, Sergio, y de él la comunidad recibió muchos privilegios, por 
lo que obtuvo gran consideración entre los árabes, y ejerció una influencia sobre su cultura, y 
por lo tanto a el desarrollo de la filosofía y la ciencia en general (Schaff, 2002). Mientras que los 
árabes  obtuvieron  su  primer  contacto  con  la  literatura  griega  a  través  de  los  sirios,  una  raza 
semita  emparentada,  los  propios  sirios,  apenas  un  siglo  y  medio  antes,  habían  recibido  el 
primer conocimiento de ésta literatura a través de los nestorianos excomulgados. 
Cuando el imperio musulmán estaba gobernado desde Bagdad por califas semipersas, los 
cristianos  nestorianos  se  beneficiaron  de  un  trato  especial.  Así  los  nestorianos  lograron 
penetrar profundamente en el este de Asia gracias a la protección de los árabes. 
A  finales  del  siglo  VIII,  se  comenzó  a  desarrollar  una  gran  actividad  literaria.  Esta  época 
constituye  la  edad  de  oro  de  la  literatura  de  la  iglesia  nestoriana.  Es  también  en  esta  época 
cuando  consigue  su  máxima  expansión,  entre  los  siglos  VIII  y  XIII.  Ellos  fueron  una  línea  de 
transmisión  del  conocimiento  científico  y  filosófico  grecorromano  (particularmente  del 
aristotelismo)  a  la  entonces  incipiente  cultura  islámica.  En  el  periodo  inicial  de  los  grandes 
califas  omeyas  se  destacaban  familias  de  médicos  cristianos  nestorianos  quienes  se  abrieron 
camino en la comunidad islámica curando a los califas y magnates. 
Físicos  que  habían  sido  educados  en  las  instituciones  de  los  griegos,  y  en  la  célebre 
escuela de medicina fundada  por los Cristianos Nestorianos en Edesa en Mesopotamia, fueron, 
conocidos y ayudados por Mahoma, y por Abu – Bekr (primer califa del Islam) en la Meca. 
La  escuela  de  Edesa,  un  modelo  de  las  escuelas  benedictinas  de 
Monte Casino y Salerno, despertó la investigación científica en materia 
médica  de  los  reinos  mineral  y  vegetal.  Cuando  fue  disuelto  por  el 
fanatismo  cristiano,  bajo  el  emperador  oriental  Zenón,  los  nestorianos 
fueron  dispersos  en  Persia,  donde  pronto  alcanzaron  importancia 
política,  y  establecieron  un  nuevo  y  abarrotado  instituto  médico  en 
Dschondisapur en Juzestán. (Schaff, 2002) 
El nestorianismo convivió con el Islam y sirvieron a sus líderes como físicos y eruditos, aún 
hasta llegar a traducir gran número de textos de filósofos griegos al árabe 
En Mesopotamia, Persia y Kurdistán, la conquista turco‐otomana de Turquía actual, en el 
siglo  XIV,  y  la  aparición  de  un  chiismo  violentamente  anticristiano  en  la  Persia  sefevida, 
debilitaron  al  cristianismo  nestoriano,  impotente  ante  la  conversión  más  o  menos  forzosa  de 
sus fieles al Islam. La fe cristiana eventualmente sería exterminada por una combinación de la 
presión Islámica y las masacres turcas de Tamerlane en el siglo XIV. (Moreau, 2000) 

Misión a China,  el Tíbet  y el sudeste asiático 
La  obra  misionera  más  conocida  de  la  iglesia  nestoriana  fue  en  China.  Un  monumento 
descubierto  en  1623  describe  el  arribo  de  Alopen  (en  chino  Al  Oben),  el  primer  misionero 
nestoriano quien llegó a China en el 635 y estableció una iglesia en la capital occidental durante 
el reinado de Taizong de la dinastía Tang, en la ciudad de Chang'an (actual Xi'an).  
Más  tarde,  el  emperador  Gaozhong  incluso  le  otorgó  a  Alopen  el  título  de  “Sacerdote 
Nacional”.  Estas  iniciativas  cobraron  mayor  intensidad  un  siglo  después,  cuando  el  patriarca 
nestoriano  nombró  al  primer  arzobispo  para  China,  llegando  al  país  nuevos  y  fervorosos 
misioneros de Occidente. 
Esa  estela  o  lápida  revela  que  existía  en  aquellas  fechas  una  comunidad  nestoriana 
esparcida  por  todo  el  reino  chino,  sobre  todo  en  los  puertos  y  en  las  principales  ciudades 
comerciales del interior. Los monjes y sacerdotes habían sido introducidos probablemente por 
algunos comerciantes persas. Algunos ocupaban cargos públicos y tenían su influjo hasta en la 
corte. 
En  los  archivos  chinos  consta  que  hubo  al  menos  cuatro 
embajadas bizantinas entre el 650 y el 750, y en el 790 el arzobispo de 
Siangfu tenía a su cargo seis obispos y nueve monjes. (Mendez, 2004) 
Otras  noticias  del  nestorianismo  chino  proceden  de  las  cartas  y  relaciones  de  algunos 
misioneros  del  siglo  XIV  y  de  los  primeros  exploradores  europeos.  Aunque  el  idioma  sirio 
parecía  el  preferido,  descubrimientos  de  yacimientos  al  sureste  de  China  (Quanzhou) 
demuestran  que  el  uigur  fue  uno  de  los  principales  idiomas  del  oriente  y  que  también  fue 
utilizado  para  las  inscripciones  realizadas  por  los  nestorianos.  Lo  que  demuestran  la  gran 
capacidad de inculturación6 que tenía esta iglesia.  
Marco Polo (1254‐1324) encontró cristianos nestorianos en la provincia china de Yun‐una 
en  la  frontera  con  Birmania  en  el  año  1278.  Según  Marco  Polo,  Birmania  fue  temporalmente 
conquistado por el mongol Kublai Khan, en el año 1277 y 1283. Es difícil saber si los misioneros 
cristianos llegaron a Birmania de China en este momento o si hubo alguna influencia cristiana 
anterior.  Hay  indicios  de  que  
Ludovico di Varthema, un boloñés, 
que viajó en el sudeste asiático en 
el  año  1503  ó  1504  conoció  en 
Bengala  (Bangladesh)  a  varios 
cristianos comerciantes. Desde ahí 
el italiano viajó a la ciudad de Pegu 
en la actual Birmania en compañía 
de  su  amigo  persa  y  de  dos 
cristianos chinos. 
No existe explicación lógica a 
este  fenómeno  de  expansión 
misionera,  único  en  los  anales  de 
la  Iglesias  orientales.  Los  relatos 
de  Marco  Polo,  confirman  las 
sólidas posiciones ocupadas por los  Sureste asiático  
cristianos  nestorianos  en  la  corte 
de los mongoles.  
Además  de  las  Iglesias  y  monasterios  que  fueron  establecidos,  se  produjo  literatura 
cristiana, y en medio del favor del emperador el movimiento llegó inclusive hasta la frontera de 
Corea. La iglesia tuvo éxito en la difusión de su ciencia y su fe a China a mediados del siglo VII, 
seis siglos después de que el budismo había penetrado allí desde la India. 
Todos  los  monasterios  irradiaban  su  propia  actividad  misionera,  y  ello  sería  la  causa 
principal de la subsiguiente persecución del 845 d.C por el emperador Wuzong (840 a 846d.C) 
quien buscaba suprimir las "religiones foráneas" como el budismo y el cristianismo. 

                                                       
6  Por  inculturación  se  designa  el  proceso  activo  a  partir  del  interior  mismo  de  la  cultura  que  recibe  la 
revelación a través de la evangelización y que la comprende y traduce según su propio modo de ser, de actuar y de 
comunicarse. Con el proceso de evangelización inculturada se echa la semilla evangélica en el suelo de la cultura. 
Aunque  en  China  la  mayoría  de  las  religiones  extranjeras  estuvieron  prohibidas  en  la 
última  época  Tang,  la  fe  nestoriana  y  sus  sacerdotes  se  mantuvieron,  en  particular  en  la 
periferia del imperio, como en Kashgar. 
Este  movimiento  llegaría  a  su  fin  en  el  siglo  X  luego  de  que  en  el  año  845  d.C  fuera 
decretado un edicto imperial que resultaría en la persecución de los nestorianos.  
No  obstante,  en  el  norte  de  China  fue  alcanzada  una  tribu  notable  conocida  como  los 
Uigures, cuya lengua fue reducida a la escritura en el siglo VIII. De aquí el cristianismo pasó a los 
mongoles y ya para el siglo X los Keraitas fueron considerados cristianos.  
Con los hital y los kin ingresaron grupos, que en los siglos XI y XII 
habían  ocupado  regiones  al  norte.  De  ahí  surgiría  una  dinastía 
verdaderamente cristiana dentro de la misma administración civil china, 
que  no  ha  de  confundirse  con  la  mongol…  Más  aún,  parece  que  había 
entrado el cristianismo en la misma familia de Gengis Khan, por medio 
de  diversos  matrimonios  de  algunos  de  sus  miembros.  (Hernández, 
2007)  
En 1254, había nestorianos en 15 ciudades chinas, incluso antes de que fuera ocupado el 
territorio  por  los  mongoles.  Marco  Polo,  durante  su  estancia  en  China  desde  1275  a  1292, 
encontró  diversas  comunidades  nestorianas  dispersas  por  Mongolia,  Kansu,  Shansi,  Yunnán, 
Hubej,  Fukien,  Chekiang,  Kansu,  Henan  y  Chenkiang.  Estos  nestorianos  eran  prevalentemente 
extranjeros.  En  todo  caso,  el  nestorianismo  de  estos  tiempos  gozaba  del  favor  real  e  incluso 
para esta época había ya un metropolita nestoriano en Khambaliq. 
De  acuerdo  al  historiador  P.Y.  Saeki,  los  nestorianos  tuvieron  mucho  que  ver  con  la 
creación de la época dorada de China, y a través de China esta influencia “occidental” pasó a 
Japón y posiblemente a Corea, entre el siglo X y XI .  
Fueran heterodoxos o ortodoxos, lo cierto es que su teología, ética y práctica, sumado a 
sus grandes conocimientos médicos fueron verdaderas fuentes de crecimiento de China. 
 Saeki afirma que los japoneses consciente o inconscientemente fueron influenciados por 
los nestorianos durante el período de la Dinastía Tang. England sugiere que el cristianismo vino 
a Japón al final del siglo VI o a inicios del siglo VII. Existe suficiente evidencia arqueológica para 
afirmar  esto.  No  sería  hasta  la  invasión  de  Kublai  Khan  (AD  1268‐1281)  que  los  japoneses 
comenzarían a afirmar su independencia espiritual y material. (Philips, 1998, pág. 7) 
En  el  Tíbet  está  bien  probada  la  temprana  presencia  de  los  cristianos.  Hacia  finales  del 
siglo VIII el patriarca nestoriano Mar Timoteo I (779‐823 d.C) en su carta a los monjes de Mar 
Marón escribió, "Y también en los países de Babilonia, Persia y Asiría, y en todos los países de el 
sol  naciente,  es  decir,  ‐  entre  los  indios,  los  chinos,  los  tibetanos,  los  turcos,  y  en  todas  las 
provincias bajo la jurisdicción de esta sede patriarcal, no hay ninguna adición de “Crucifixus es 
Pronobis"(Crucificado  por  nosotros).  En  otra  de  sus  cartas,  Timoteo  mencionó  que  estaba  a 
punto de consagrar un ciudadano para el Tíbet. (Lawrence Brown, óp... p.95. citado por (Philips, 
1998) 
Según  Aziz, S.  Atiya,  una  reliquia  de  nestorianismo  en  el  Tíbet  es  la  supervivencia de  su 
ritual  en  una  forma  degradada  en  el  budismo  tibetano  (lamaísmo).  Las  semejanzas 
sorprendentes con el monasticismo lamaísta, el uso de agua bendita, el incienso y las vestiduras 
de un carácter similar a la práctica nestoriana, se remonta a los días de la misión nestoriana en 
la alta Edad Media. 
Habría un resurgimiento entre los siglos XI y el XIII, en los cuales comerciantes de Persia, 
China  y  la  India  fueron  muy  activos  en  el  sudeste  de  Asia  donde  no  se  puede  descartar  la 
posibilidad de que hubiera algunos cristianos entre ellos. “Moffett pregunta: ¿Había cristianos 
en  Sumatra  o  Java  antes  de  la  llegada  de  los  exploradores  occidentales?  "Eso  es  aún  más 
dudoso,  pero  no  imposible”  (Philips,  1998,  pág.  5).  Luego  de  ese  siglo  el  movimiento 
desaparecería otra vez.  
El  movimiento  desapareció  cuando  la  dinastía  Tang  cayó  en  el  siglo  X,  y  en  el  siglo  XIV 
fueron cruelmente perseguidos bajo la dinastía mongol. El terrible Tamerlane (1360‐1405) fue 
una  plaga  destructora  de  Asia,  hacia  el  final  del  siglo  XIV  llegando  casi  a  exterminar  a  los 
nestorianos.    Para  ese  entonces  la  extensión  había  alcanzado  hasta  el  sur  de  Corea,  desde 
donde se realizaría la influencia cristiana a varios islas del sureste asiático. 
Cosmas contó como en la Isla de Ceilán, hoy Sri Lanka, encontró una Iglesia de cristianos 
persas,  con  templos,  un  presbítero  que  había  sido  nombrado  desde  Persia,  un  diácono  y  un 
ritual eclesiástico completo. Sin embargo señala que los indígenas y los reyes eran paganos. Esa 
isla,  por  su  posición  central  era  muy  frecuentada  por  los  buques  provenientes  de  la  India,  de 
Persia  y  de  Etiopía,  y  asimismo  enviaba  nativos  a  esos  países.  Lo  cual  denota  que  estuvo 
expuesta al intercambio cultural y religioso que esas naciones. 
En el caso de la isla de Java, hoy parte de Indonesia, hay evidencia de varios marineros 
que  dan  testimonio  de  que  había  presencia  cristiana  antes  del  siglo  XIII  los  cuales  habían 
llegado con mercaderes persas e indios. 
Pudo ser gracias a las buenas relaciones entre la dinastía Sailendra en Indonesia con los 
gobernantes  de  la  dinastía  Chola  del  sur  de  India  que  los  cristianos  pudieron  arribar  con 
facilidad a éstas islas del suroeste asiático.  
Al respecto el reverendo England comenta: 
Fuentes  disponibles  hasta  ahora  sugieren  que  las  iglesias  de 
Sumatra y de Java, como las de Sri Lanka, Birmania, Siam y la Península 
de Malacia en ese tiempo crecieron por la labor y el testimonio de los 
comerciantes  residentes  extranjeros  ‐  persas,  árabes,  indios  –  a  veces 
asistidos  por  misioneros  visitantes,  pero  a  menudo  teniendo  su  propio 
clero.  Estaban  a  menudo  estrechamente  relacionados,  y  siempre 
dependientes  del  favor  de  los  gobernantes  de  cada  territorio,  sin 
embargo, mantuvieron al menos de vez en cuando correspondencia con 
el Patriarca en Seleucia‐Ctesifonte. (Philips, 1998, pág. 6) 
Sin  embargo  ya  se  venían  dando  las  primeras  misiones  católicas  en  China  las  cuales  se 
llevaron a cabo por los monjes franciscanos. El primero de ellos, Juan de Montecorvino llegó a 
Khambaliq en 1293, y su primer ministerio se dirigió a los nestorianos. 
Para ese entonces los nestorianos estaban bien posicionados como señala un importante 
documento Siriaco que menciona que los Cathólicos de la iglesia de Siria del este, por pedido de 
una delegación de la iglesia de India, ordenaron en el año 1503, tres monjes del Monasterio de 
San Eugenio para asignarlos como obispos en la India, Java y la China. 
Para  algunos  historiadores  la  fuerte  presencia  nestoriana  en  la  zona  fue  uno  de  los 
factores  que  facilitaron  la  penetración  de  la  iglesia  católica  en  la  zona  y  su  subsecuente 
aceptación. 
Finalmente una porción de los nestorianos, especialmente los de las ciudades, terminaron 
uniéndose bajo el nombre de Caldeos, y aceptando a la iglesia católica, aunque hasta el día de 
hoy todavía mantienen su propio patriarca en Bagdad. 7 
A pesar de las persecuciones se han mantenido hasta la fecha en las agrestes montañas y 
los valles del Kurdistán y en Armenia bajo el dominio turco, con un patriarca por separado, que 
desde 1559 y hasta el siglo XVII residía en Mosul, pero que desde entonces vive en un valle casi 
inaccesible  de  las  fronteras  de  Turquía  y  Persia.  Lamentablemente  en  su  mayoría  son  muy 
ignorantes y pobres, y se han visto reducidos por la guerra, la peste y el cólera. 

Conclusiones 
Aunque las pruebas para el sudeste y este de Asia son muy escasas, fragmentarias y hasta 
cuestionables,  se  puede  trazar  en  cierta  medida  el  proceso  de  extensión  misionera  de  los 

                                                       
7 Los cristianos de Santo Tomás en el este de la India son una rama de los nestorianos, nombre del apóstol 
Tomás, que se supone que había predicado el evangelio en la costa de Malabar. Honran la memoria de Teodoro y 
Nestorio en su liturgia siriaca. En el siglo XVI estaban, conectados con la iglesia romana a través de los misioneros 
jesuitas.  Desde  la  expulsión  de  los  portugueses  han  disfrutado  del  libre  ejercicio  de  su  religión  en  la  costa  de 
Malabar. El número de los cristianos de Santo Tomás se dice es setenta mil almas, que forman una provincia por sí 
mismos en la zona del antiguo imperio británico, gobernados por los sacerdotes y los ancianos. 
nestorianos  y  señalar  algunas  características  que  explican  el  porqué  de  su  éxito  en  estos 
territorios.  
Es  claro  que  a  través  de  la  ruta  de  la  seda  los  nestorianos  lograron  incursionar  en  los 
territorios del sureste asiático, desde Persia, pasando por las extensas India y China, entre otros 
pueblos, hasta llegar a islas como Japón, Malasia e Indonesia. Para lograr esta expansión ellos 
se sirvieron de diversos elementos a su favor para llevar esta labor.  
Aprovechamiento  de  la  infraestructura.  La  coincidencia  de  la  apertura  de  rutas 
comerciales en Asia, el uso de animales como el camello y el elefante y el ascenso de la iglesia 
nestoriana  ofreció  una  excelente  oportunidad  para  el  esfuerzo  misionero,  lo  cual  no  fue 
desaprovechado  por  los  difisitas,  que  estaban  fuertemente  influidos  por  la  motivación 
misionera. Además hay evidencias de una ruta marina existente antes de la ruta de la seda que 
comunicaba al sudeste asiático con medio oriente. 
Subordinación.  Otro  factor  sobresaliente  es  que  la  iglesia  nestoriana  logró  prosperar  al 
acatar  ciertas  reglamentaciones  de  los  monarcas,  como  sucedió  con  los  persas  (sahs).  Entre 
esas  disposiciones  estaba  la  posibilidad  de  contraer  matrimonio  para  sus  sacerdotes.  En  ese 
período  prosperó  la  escuela  teológica  de  Edesa  (hoy  Urfa)  donde  se  destaca  la  figura  del 
patriarca Bar Saumas quien tenía su sede en Ctesifonte y Nisibis.   
La capacidad intelectual y de adaptación. Esta fue una de las virtudes más notables para 
que el trabajo misionero de los nestorianos fueron exitoso. Ellos lograron compenetrarse con 
las  culturas  a  las  que  se  vieron  expuestos  y  aunque  no  cabe  duda  que  en  algunos  casos  se 
cayera en una conciliación peligrosa, el impacto en esos pueblos es reconocido en la historia. 
Sin embargo el sincretismo sería una de las causas de su  eventual desaparición de China. Las 
razones de su dispersión en China parecen ser: (Moreau, 2000, pág. 675). 
a. La excesiva contextualización hasta llegar al sincretismo, donde había un inadecuado 
enfoque en la cruz y la resurrección 
b. Una iglesia con liderazgo extranjero y no autóctono. 
c. Fuerte dependencia de la casa imperial 
Concordancias  culturales.  Otro  aspecto  fue  que  los  patriarcas  nestorianos  (Catholicós) 
constituían  una  mejor  y  más  cercana  respuesta  a  las  inquietudes  orientales  pues  ellos 
comprendían  la  forma  de  vernácula  de  pensamiento.  Esta  situación  por  supuesto  les  abriría 
muchas puertas y les haría ganar la confianza de líderes y pobladores y del este.  
Desarrollo de instituciones académicas. La escuela persa cristiana, que tuvo sus orígenes 
en  Edesa  en  el  siglo  IV,  fue  una  creación  original  que  reunía  los  caracteres  de  un  seminario 
eclesiástico y de una universidad cristiana. Con ella la zona de Mesopotamia vería aparecer por 
primera vez un tipo de enseñanza superior organizada en función de las necesidades de la vida 
de la Iglesia y que facilitada, en la lengua del país, viene a favorecer el desarrollo de una cultura 
nacional. Esto nos plantea como un sistema de capacitación actualizada, contextualidad pero a 
la vez versátil puede favorecer la adaptación a los cambios culturales, no solo para prevalecer a 
pesar  de  las  presiones,  sino  para  extender  adecuadamente  el  mensaje  del  evangelio  de 
Jesucristo.  Este  es  un  modelo  útil  para  el  establecimiento  de  instituciones  de  la  enseñanza 
teológica y misionológica. 
Variedad de modelos. En la iglesia nestoriana se pueden encontrar importante modelos 
de misión, siendo de alguna manera paradigma para la iglesia actual. Al estudiar su historia sale 
a  la  luz  modelos  de  cooperación,  la  utilización  de  los  negocios,  y  los  conocimientos  para 
penetrar en culturas que pueden considerarse cerradas. Aprovechándose de algunas similitudes 
culturales  y  de  los  modelos  nombrados  lograron  con  gran  celo  misionero  superar  las 
dificultades y prevalecer a través de las persecuciones en medio de gran inestabilidad política.  
Es  destacable  que  ellos  migraron  de  su  zona  de  origen  y  en  medio  de  ese  proceso 
lograron  contextualizarse  en  diversos  contextos.  Fueron  sensibles  a  las  necesidades  socio‐
políticas  de  los  pueblos  que  les  recibieron  y  aportaron  lo  que  tenían  para  el  desarrollo  de  su 
entorno, con espíritu de servicio, lo que podríamos determinar como una misión integral.  
Los  nestorianos  supieron  respetar  las  culturas  y  adaptarse  aún  en  ambientes  hostiles, 
logrando  ganarse  la  confianza  y  la  admiración  de  líderes  y  del  pueblo  en  general.  Se 
aprovecharon conscientes o inconscientemente de los puntos comunes que tenían con algunos 
pueblos,  como  ocurrió  con  los  árabes  antes  de  Mahoma.  Esto  les  abriría  las  puertas  para 
influenciar  las  formas  de  pensar  de  sociedades  con  las  que  entraban  en  contacto.  Aunque 
queda en duda que tan profunda pudo ser esta influencia.  
Responsabilidad  Social.  En  muchas  ocasiones  la  presencia cristiana  fue  una  respuesta  a 
las necesidades de poblaciones que se encontraban en medio de conflictos sociales. Así ocurrió 
cuando  penetraron  en  el  imperio  sasánida  mientras  estaba  el  conflicto  con  los  romanos.  El 
mensaje cristiano trajo un halo de esperanza a un pueblo abatido por la inestabilidad política y 
social.  
Dentro  de  los  aspectos  negativos  resaltan  su  aislamiento  generalizado  a  través  del 
tiempo,  que  evitó  seguir  su  proceso  de  desarrollo  y  de  adaptación  a  los  cambios  de  las 
sociedades. A medida que pasa el tiempo la iglesia nestoriana se aísla cada vez más del resto de 
la  cristiandad,  lo  que  provoca  que  su  evolución  sea  a  su  propio  ritmo,  estableciendo  y 
manteniendo sus propios ritos, doctrinas y otras prácticas religiosas.  
Aunque no es abundante la información sobre la labor nestoriana queda en evidencia que 
ellos  no  eran  contraculturales.  Su  historia  muestra  que  la  proclamación  del  evangelio  debe 
tomar  en  cuenta  la  diversificada  realidad  socio‐cultural  y  política  de  los  destinatarios,  lo  cual 
hicieron efectivamente los nestorianos.  
De  no  haber  sido  por  el  aislamiento  de  las  iglesias  de  oriente,  y  por  la  persecución  y 
consecuente  amenaza  de  exterminio  su  influencia  posiblemente  hubiera  continuado  como  la 
había hecho hasta entonces. 
Queda para el siglo XXI considerar el esforzado trabajo, la sabiduría pragmática, la pasión 
incansable  y  la  perseverancia  de  movimientos  cristianos  como  el  de  los  nestorianos  como 
modelo  para  enfrentar el  desafío  al  que  hemos  ingresado, en  medios  de  una era globalizada, 
pluralista, postmoderna y por lo tanto impredecible.  
 
 

Bibliografía 

Bosch, D. J. (2005). Misión en transformación. Cambios de paradigma en la teología de la 
misión. (G. d. Atiencia, Trad.) Estados Unidos: Libros desafío. 
Canellas, J. S. (1991). www.mercaba.com. (E. Rialp, Ed.) Recuperado el 16 de octubre de 
2009, de http://www.mercaba.org/Rialp/N/nestorio_y_nestorianismo_ii_2_co.htm 
Deiros,  P.  (1998).  La  acción  del  Espirítu  Santo  en  la  historia.Las  lluvias  tempranas  (años 
100 ‐ 550. Caribe. 
Dussel,  E.  D.  (1983).  Historia  general  de  la  Iglesia  en  América  Latina.  España:  Ediciones 
Sígueme. 
González,  J.  (1995).  Bosquejo  de  historia  de  la  Iglesia.  Asociación  para  la 
EducaciónTeológica Hispana. 
Grillmeier,  A.  (s.f.).  www.mercaba.com.  Recuperado  el  15  de  octubre  de  2009,  de 
Nestorianismo: http://www.mercaba.org/Mundi/4/nestorianismo.htm 
Hernández,  A.  S.  (2007).  Iglesia,  China.  Historia  de  la  iglesia.  S.L,  Canal  Social.  Montané 
Comunicación. Propiedad del contenido: Ediciones Rialp S.A. 
Herrero, J. S. (2005). Historia de la Iglesia II. Biblioteca de Autores Cristianos. 
Holland,  C.  L.  (2007).  Hacia  un  sistema  de  clasificación  de  grupos  religiosos  en  América 
Latina. Costa Rica: PROLADES. 
Jean  Daniélou,  Henri  Irénée  Marrou.  (1982).  Nueva  historia  de  la  Iglesia.  Desde  los 
orígenes a San Gregorio Magno (Segunda Edición ed.). (A. d. Mariano Herranz, Trad.) España: 
Artes Gráficas Benzal. 
Lenzenger, J. (2008). Historia de la iglesia Católica.  
Mendez,  A. (2004).  Los  nestorianos en  China.  Recuperado  el  12  de  octubre  de  2009,  de 
http://stnyusu.com/los‐nestorianos‐en‐china/ 
Moreau,  A.  S.  (Ed.).  (2000).  Evangelical  dictionary  of  World  mission.  Baker  reference 
library. 
Pearse,  R.  (Ed.).  (1897).  Early  christian  writings.  Recuperado  el  12  de  12  de  2009,  de 
Cosmas  Indicopleustes,  Christian  Topography: 
http://www.tertullian.org/fathers/cosmas_00_0_eintro.htm 
Pedro,  B.  (1992).  Historia  de  la  iglesia  en  Hispanoamérica  y  Filipinas.  Siglos  XV  y  XIX. 
Madrid, España: Biblioteca de Autores Cristianos,. 
Philips,  T.  (1998).  East  of  the  Euphrates:  Early  Christianity  in  Asia.  (T.  a.  Brock,  Ed.) 
Obtenido de www.religion‐online.org. 
Ramos, M. A. (1990). Nuevo Diccionario de Religiones,Denominaciones y Sectas.  
Roberts, F. C. (1995). A todas las generaciones. (P. Vega, Trad.) EE.UU: Libros Desafío. 
Schaff,  P.  (2002).  History  of  the  Christian  Church.  Volume  III:Nicene  and  Post‐Nicene 
Christianity. A.D.311‐600 (Fifth edition, revised ed.). Christian Classics Ethereal Library. 
Vázquez  Hoys,  A.  (27  de  Diciembre  de  2008).  El  blog  de  Ana  Vázquez  Hoys.  Herejías  y 
cristianos antiguos actuales en Iraq, perseguidos . España. 
Winstedt, E. O. (1909). The christian topography of Cosmas Indicopleustes. (W. G. notes, 
Ed.) Cambridge at the University Press.