Está en la página 1de 5

Rosana Agudo 2014

1/5




“Desarrollar la capacidad de “Ver Más”
es la gran aventura de nuestro tiempo”


Rosana Agudo. Otoño de 2014


Nos hallamos ante un cambio de paradigma sin precedentes,
nunca antes el ser humano había estado ante semejante
desafío a nivel global.

Se habla mucho de este “Cambio de Paradigma”, también de
“Era de Cambios”, e incluso “Cambio de Era”…, pero nos
ponemos a temblar cuando se nos dice que este cambio quiere
decir “desprenderse”, y no solo de la necesidad de poseer
cosas materiales, no es un tema solo de “apretarse el
cinturón” o de “recortes”, que finalmente siempre son
acometidos por las clases sociales más vulnerables. Nos
asusta porque intuimos, que este cambio nos atañe a todos y
a todas, y que viene a ser de tal calado a nivel interno personal
que va a romper estructuras de modelos sociales (lo está
haciendo ya) e implica la renuncia a creencias hasta ahora
sentidas como inamovibles y en las que estaba basada nuestra
confianza, nuestro control, e incluso nuestra identidad. Y ello
involucra a todas las capas sociales, a todos los ámbitos y de
todas las sociedades. Es un cambio de modelo mental, y trae
apertura de visión, de pensamiento, donde los contrarios
comenzarán a verse como complementarios y estas son
buenas noticias.



Rosana Agudo 2014
2/5
Un paradigma social dominante es una imagen mental de la
realidad social que guía las expectativas de una sociedad. El
modelo mental dominante en nuestro actual paradigma social
se caracteriza a grandes rasgos por :

a. Invisibilizar lo subjetivo y tratar de reducirlo a lo
objetivo, para poderlo así medir y manejar,
empobreciendo la variedad y riqueza de la existencia y
sus manifestaciones.

b. Por necesitar fragmentar el universo en partes para
comprenderlo, creyendo que la división es real, y
provocando la desconexión de cada ser humano consigo
mismo, con los demás y con la naturaleza, con las
consecuencias dramáticas que esto implica para ambos.

c. Por suponer que no hay nada más allá de lo que se ve,
imposibilitando al ser humano, hombre y mujer, para
buscar en su interior las claves que le permitan acceder
a una visión del mundo más profunda, rica y diversa, y
simultáneamente más unificadora y verdadera.

El nivel mental, el espacio de la mente, el pensamiento que
nos impulsa, con el que actuamos, con el que creamos la
realidad en estos momentos, no le corresponde al ser más
avanzado que está evolucionando ahora mismo en el planeta.
El ser humano evoluciona a través de la mente, y cuanto más
evolucionada ella está, más sutil, rica y diversa la realidad que
contempla, por lo tanto, más materia e ideas puede utilizar
para construir el mundo que necesita, para seguir su carrera
evolutiva hacia una perfección cada vez mayor del cuerpo
físico, su emocional, la mente y el espíritu que lo alimenta. El
ser humano se está viendo impulsado a acometer la difícil,
pendiente y definitiva tarea de transformarse para que la
transformación ocurra.


Rosana Agudo 2014
3/5
Nosotros humanos, a pesar de estar hablando de
“transformación” constantemente, de nuestra necesidad de
“transformar”, no comprendemos que “transformación” es un
hecho que ocurre a pesar de nosotros-as, de hecho, la
transformación está ocurriendo ahora mismo, ante nuestros
ojos, aunque no podamos verlo debido a las expectativas y
supuestos que pueblan nuestro modelo mental, nuestro
paradigma social y personal actual.

Los seres humanos, solo podemos efectuar cambios. Esos
cambios sucesivos en la forma de actuar provocan pequeñas
transformaciones en el entorno. Sin embargo, los cambios
profundos, voluntarios en la forma de pensar, interiores,
abriéndonos a nuevas lógicas, provocan transformaciones tan
importantes como para dar lugar a ese cambio de paradigma
social relevante buscado, e incluso al cambio de una era.

El pensamiento es dúctil, pero lo que hemos creado alrededor
de él, en la propia estructura perfecta y extraordinaria de la
mente, lo que refuerza y potencia el modelo mental, es difícil,
de comprender, de detectar, y finalmente de derribar.
Cambiar un pensamiento puede cambiar la realidad. Es cierto,
pero ¿estamos dispuestos-as a cambiar la realidad? O al
menos ¿estamos dispuestos-as a cambiar un pensamiento?.
No, si está atrapado en las redes del modelo mental y a éste no
le conocemos, es invisible.

El modelo mental se refuerza y potencia, a través de los
supuestos y las expectativas sobre cómo deberían ser las
cosas, las personas…, y de cómo deberían ser los resultados,
las consecuencias, las relaciones…, por lo tanto, nuestras
acciones, nuestro estar en el mundo parten de supuestos que
generan la expectativa de cómo serán y deberían ser las cosas,
las relaciones, los negocios.




Rosana Agudo 2014
4/5

Nunca vemos el mundo, la realidad como es, sino como se
supone que debe o debería ser, sin darnos cuenta que de este
modo también estamos “hipotecando” nuestro futuro,
adaptándolo a los mismos supuestos. Así las cosas me van
bien o no, mi vida es feliz o no, mi relación es satisfactoria o
no, …., según se cumplan mis expectativas, e incluso más allá,
las expectativas sociales sobre ello, lo que socialmente está
aceptado en el modelo o no.

Si reflexionamos sobre este hecho, nos damos cuenta de que
solo vivimos en el pasado, el presente está velado por los
supuestos de lo que es o debería ser, y preparamos nuestro
futuro para que cumplan las mismas expectativas, bien sea
mejoradas o siguiendo las mismas reglas que ya controlamos
y son “aprobadas” por el modelo.

Por lo tanto, podemos definir el modelo mental como: el
conjunto de supuestos, creencias y pensamientos con los que
interpretamos la realidad. Constituyen un filtro que traduce lo
que percibimos y dan lugar a la experiencia personal, por
supuesto también a la experiencia social, como ya hemos
visto.

Aplicada a cualquier ámbito, son las creencias, pensamientos,
supuestos, que conforman las culturas y orientan las
estrategias, las políticas, las leyes, las acciones y decisiones a
la vez que los condicionan y restringen a la del
fortalecimiento del propio modelo ya existente, como he dicho
anteriormente.







Rosana Agudo 2014
5/5
Ahora podemos empezar a entender por qué nos es tan difícil
abrirnos a nuevos campos de pensamiento. Creemos que
supone renunciar a tantos supuestos, creencias, verdades…
Y que es algo nuestro, en lo que reside nuestra identidad. Sin
embargo es altamente liberador. Una vez que le has perdido
miedo a abandonar un supuesto creado por un pensamiento
atrapado en un modelo mental determinado, una vez que has
perdido el miedo a deshacerte de una creencia, los límites
desaparecen y con ello, aparece la libertad, y también la
sonrisa.

Enseñar a la mente a liberarse, educar la mente a la lógica de
la reflexión interna, a la meditación, es placentero. Conocer el
modelo mental, hacernos conscientes de él y de su
funcionamiento, es la vía más rápida, efectiva y necesaria para
conseguir transformaciones reales y eficaces en cualquier
ámbito de intervención, que nos puede llevar más allá de
donde estamos y ser capaces de verlo.

Nuevas conexiones neuronales se establecen en el cerebro de
las personas que han decidido ver más. Y es la más
extraordinaria de las aventuras, es la Gran Aventura de
Nuestro Tiempo, desarrollar la capacidad de Ver Más.


En Bilbao, Otoño de 2014


Rosana Agudo

rosanaagudo@tti-transformacion.com
www.tti-transformacion.com
www.visiontoactionschool.com