Está en la página 1de 2

SEGUNDO CONGRESO MEXICANO DE ECOSISTEMAS DE MANGLAR

Hacia el aprendizaje continuo y el manejo integral.

22-26 de octubre de 2012

Ciudad del Carmen, Campeche, México

VOLUMEN DE MADERA DE MANGLE NEGRO (Avicennia germinans L.)

LA ORUGA DE Anacamptodes sp EN EL EJIDO LAS COLORADAS, CÁRDENAS, TABASCO, MÉXICO.

MUERTO DEFOLIADO POR

Sol-Sánchez Ángel 1 y Hernández-Melchor Gloria I. 2 . Sánchez Gutiérrez Facundo 1

1Colegio de Postgraduados-Campus Tabasco. Periférico Carlos A. Molina s/n. km 3.5 Apdo. Postal 24. Cárdenas 86500 Tabasco. * sol@colpos.mx; 2 Coleguo de Postgraduados. Campus Veracruz. Estudiante de Doctorado

INTRODUCCIÓN

Los manglares constituyen un importante recurso forestal en la franja intertropical del planeta; representan el 1% de los bosques tropicales (16 millones de ha) (Flores et al., 2003). El 70% del área total de manglares está ubicada en las costas del Atlántico y Caribe (Téllez, 2010). Se desarrollan alrededor de las lagunas costeras, esteros y desembocadura de ríos y arroyos (Castillo et al., 2010). Comprenden más de 69 especies, 12 genero y agrupadas en 12 familias. En América se registra 10 especies; en México cuatro que son mangle rojo (Rhizophora mangle L.), mangle blanco (Laguncularia racemosa L.) Gaerth), mangle negro (Avicennia germinans L.) y mangle botoncillo (Conocarpus erectus) (Moreno et al., 2002; Navarrete,

2005).

En los manglares habitan gran diversidad de flora y fauna que son fuente de alimento recursos forestales y no maderables (tanino, miel) (Valdez, 2004). Estos ecosistemas son de gran importancia ecológica debido a los satisfactores que proveen y que van desde protección contra el impacto de la brisa y viento marino hasta la generación de material de uso directo, no obstante son los ecosistemas más amenazados en la actualidad con una pérdida que varía entre el 1 y el 2.5%. (CONABIO, 2008) A nivel mundial existe alrededor de 17 millones de ha de manglar; México con 770, 057 ha, ubicándose en el cuarto lugar mundial (CONABIO, 2008; CONAFOR, 2009). El estado de Tabasco ocupa el séptimo lugar a nivel nacional con una superficie de 35,191 ha (5.4%) (CONABIO, 2008).

OBJETIVO

Cuantificar el volumen maderable dañado por Anacamptodes sp en el ecosistema manglar en el ejido las coloradas, Cárdenas, Tabasco.

METODOLOGIA

El presente trabajo se realizó en el ejido las Coloradas, Cárdenas, Tabasco, ubicada entre las coordenadas 18°19'48.55"N y 93°33'3.59"O. Se establecieron 10 unidades de muestro (UM) de forma rectangular de 20 x 50

m (1000 m 2 ), cada UM se delimito con hilo rafia y dentro de

ésta se enumeró cada uno de los árboles muertos y se identificaron taxonómicamente (Valdez, 2004). En cada UM se contabilizo el numero de arboles y se registro el diámetro a la altura del pecho (DAP 1.3 m) con una cinta métrica, altura total del árbol, y fuste limpio (Ht y Hf) con Pistola Haga. Con base a estas variables se estimaron, el área basal (AB) el volumen total y comercial (Vt, Vfl) (Tovilla et al., 2009; Góngora, 2005). La información del DAP de los individuos censados se organizó por categoría diamétrica a intervalos de 5 cm, 0.1 a 4.9, 5 a 9.9, 10 a 14.9, y así sucesivamente, para conocer la representatividad de cada clase con respecto al total (Sánchez, 2012).

RESULTADOS Y DISCUCIÓN

En total se registraron 1045 árboles muertos, 3 especies, 3 géneros y agrupadas en 3 familias botánicas. La especie que predomina es el mangle negro. De los 1045 árboles registrados 1040 (99.5%) fue de mangle negro, 4 (0.4%) mangle rojo y 1 (0.1%) mangle blanco.

Densidad La densidad promedio por cuadrante fue de 105

árboles por UM; con un número inferior y superior de 17 y 157 respectivamente.

El promedio de arboles fue de 1045 árboles ha -1 . Tovilla et

al. (2009) en Chetumal, Quintana Roo registraron un promedio de 1,886 árboles ha -1 , variando de 1012 a 5078 árboles ha -1 . Tovilla y Orihuela (2004) en Nayarit, registraron 1992 árboles ha -1 ; n obstante este estudio solo considero arboles dañados por la oruga (Anacamptodes sp).

Volumen maderable total: La superficie afectada en la comunidad es de 600 ha, en grados 1, 2 y 3 (Sol et. Al., 2003). El volumen promedio de arbolado muerto fue de

38.5 m 3 ha -1 ; variando de 17.2 a 70.3 m 3 ha -1 de los UM, el mangle negro presento el 99.6% del volumen maderable dañado por la oruga de Anacamptodes sp. Ammour et al. (1999) en Turrialba, Costa Rica registraron de 20 a 50 m 3

ha -1 . Fonseca et al. (2007) en Costa Rica registraron un

volumen maderable de 27 a 22 m 3 ha -1 , menor que los datos aquí obtenidos, a pesar que este trabajo no

33

SEGUNDO CONGRESO MEXICANO DE ECOSISTEMAS DE MANGLAR

Hacia el aprendizaje continuo y el manejo integral.

22-26 de octubre de 2012

Ciudad del Carmen, Campeche, México

considera el volumen de los árboles vivos. Tovilla y Orihuela (2004) en Nayarit, México registraron una pérdida de 42.01 m 3 ha -1 que fue devastado por el huracán rosa, similar a los datos aquí generados

Volumen maderable del fuste limpio El volumen del fuste limpio total fue de 13.2 m 3 .ha -1 variando de 1.5 a 27.9 m 3 ha -1 ; en el cual el mangle negro represento el 99.2% del VFL total.

Área basal: El área basal (AB) total de las árboles afectados por la oruga de Anacamptodes sp fue de 7.6 m 2 ha -1 , variando de 3 a 12.5 m 2 ha -1 . El mangle negro reportó mayor área basal con el 98.7% del total registrado. Fonseca et al. (2007) en Costa Rica registraron el AB de 9.14 a 22.9 m 2 ha -1 , similar con nuestro resultado. Basáñez et al. (2008) en Tuxpan, Veracruz registraron un AB promedio de 0.59 m 2 ha -1 , menor que el obtenido en este trabajo y Tovilla et al. (2009) en Chetumal, Quintana Roo registraron un AB promedio de 7.3 m 2 ha -1 , A pesar que este trabajo solo considero árboles muertos

Clase diamétrica:Los valor en DAP variaron de 0.8 a 28.6 cm, con una media de 8.8 cm. De los 1045 árboles dañados censados; la categoría 5 9.9 cm de DAP fue la que registró mayor número de árboles con 518 (49.6%), seguido por la de 10-14.9 con 277 árboles (26.5%). Las primeras tres categorías (0.1 14.9) diamétrica concentraron el 92.3% del total de los árboles registrados dañados.

La edad promedio de los árboles muertos fue de 8 años basados en el d.a.p.

Basáñez et al. (2008) en Tuxpan, Veracruz, México, reporta datos similares de 8.2 cm. Similarmente Tovilla et al. (2009) obtuvo datos similares para Chetumal, Quintana Roo on D.A.P. de 7.9 cm. Ammour et al. (1999) registraron DAP hasta los 35 cm similares a la presente investigación. Basáñez et al. (2008) y Tovilla et al. (2009) ambos autores coinciden con la misma categoría (5 - 9.9 cm) que registra mayor árboles con 65 y 68%; respectivamente.

CONCLUSION

La oruga (Anacamptodes sp) daño gran cantidad de volumen maderable del mangle negro debido que esta especie es la que predomina en esta zona. El 76% de los árboles dañados tienen diámetros de 5 a 14.9 cm. La oruga es una plaga que ha ocasionado grandes problemas en el ecosistema manglar, hasta la muerte total de los árboles.

LITERATURA CITADA

Bartolo, M. O. C. y Sánchez S G. 2005. Reforestación con rhizophora mangle y establecimiento de un vivero experimental de mangle en la Barra de Cazones, Cazones de Herrera Veracruz. II Taller sobre la problemática de los ecosistemas de manglar memorias

(resumenes) Puerto Vallarta, Jalisco. 91 p Castillo, B. E., Gervacio J. H., Martínez P. J. L. y Rosas A.

J. L. 2010. Estructura y composición florística de una

zona de manglar anexa con las localidades de Playa Azul y El Carrizal, Municipio de Coyuca de Benítez, Guerrero. Memoria de XV Foro de estudios sobre Guerrero,

Acapulco, Guerrero, México. 26 de noviembre del 2010.

CD-ROM.

Díaz, G. J. M. 2011. Una revisión sobre los manglares:

características, problemáticas y su marco jurídico.

Importancia de los manglares, el daño de los efectos antropogénicos y su marco jurídico: caso sistema lagunar de topolobampo. Ra Ximhai, 7, (3): 355-369 CONABIO. 2008. Manglares de México. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Tlalpan, México, D.F. 39 p. INE y SEMARNAT. 2005. Evaluación preliminar de las tasas de pérdida de superficie de manglar en México. 21

p.

Moreno, C. E., Guerrero P. A., Gutiérrez C. M. C., Ortiz S.

C. A y Palma L. D. J. 2002. Los manglares de Tabasco,

una reserva natural de carbono. Madera y Bosques, (Número especial): 115-128.

AGRADECIMIENTO A la Comisión Nacional Forestal, A la línea de investigación 8 “Impacto y mitigación del cambio climático” del Colegio de postgraduados por el apoyo brindado

PALABRAS CLAVE: Volumen maderable, Avicennia germinans, Anacamptodes sp.

34