Está en la página 1de 22

ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES

JUAN PABLO CALLE QUINTERO JUAN FELIPE RUEDA MEJIA JAVIER EMIRO VEGA TIRADO MIGUEL ANGEL GIRALDO RODELO

SISTEMAS DE INFORMACIÓN Código 3007702-02

Profesor Jorge Odilio Hincapie Cardona

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA - SEDE MEDELLÍN MEDELLÍN, COLOMBIA

29/05/2014

ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES JUAN PABLO CALLE QUINTERO JUAN FELIPE RUEDA MEJIA JAVIER EMIRO VEGA

INTRODUCCIÓN

La masificación del internet en los últimos diez años ha generado en la sociedad actual un cambio drástico en la manera de comunicarse; cada vez es más fácil y económico poder hablar o ver en tiempo real a cualquier persona sin importar en qué parte del mundo esté ubicado. Sin embargo, no todo ha sido color de rosa en éste boom tecnológico, ya que con todo cambio social aparecen también nuevos problemas que solucionar. Tal es el caso de la adicción a las redes sociales, un nuevo tipo de adicción conductual que se ha venido popularizando a la par del de la masificación del internet.

Con el presente trabajo pretendemos estudiar de manera general la adicción a las redes sociales, por supuesto, sin profundizar mucho en el contenido psicológico que hay detrás de toda adicción. Primero definimos el concepto de red social, con su respectivo desarrollo histórico y tipología; luego nos adentramos en el aspecto del comportamiento en las redes sociales; los patrones de uso, motivaciones, y los aspectos negativos y positivos de su uso. Finalmente hacemos una descripción del fenómeno con sus factores de riesgo, señales de alarma y métodos de prevención.

Como conclusión del estudio, se pudo determinar que las personas que pueden caer más fácilmente en la adicción a las redes sociales son aquellas con una personalidad vulnerable, con una cohesión familiar débil y con unas relaciones sociales pobres. Además, encontramos que el método de prevención más eficaz es aquel en el que se desarrolla la habilidad de la comunicación cara a cara, ya que combate las principales causas de la adicción a las redes sociales.

1. LAS REDES SOCIALES: DEFINICIÓN Y FUNCIONAMIENTO

Existen múltiples definiciones y teorías sobre qué son y qué no son las redes sociales, pero aún hay poco consenso sobre las mismas. La gran mayoría de autores coinciden en definirlas como “un sitio en la red cuya finalidad es permitir a los usuarios relacionarse, comunicarse, compartir contenido y crear comunidades”, o como una herramienta de “democratización de la información que transforma a las personas en receptores y en productores de contenidos”.

Para los propósitos que se persiguen con esta revisión literaria, la definición que proporcionan Boyd y Ellison (2008) resulta lo suficientemente precisa para comprender el concepto y resulta incluyente de aquellas que se han mencionado en el parágrafo anterior: “Un sitio de red social es un servicio basado en la web que permite a los individuos (1) Construir un perfil público o semipúblico dentro de un sistema delimitado, (2) Articular una lista de otros usuarios con los cuales se comparte una conexión y se interactúa, y (3) Ver y recorrer su lista de conexiones, y aquellas construidas por otros dentro del sistema”.

Los servicios de redes sociales son únicos, no por el hecho de permitir a los usuarios conocer extraños (no siendo esta la práctica primaria en la mayoría de ellos), sino por permitir a los mismos articular, expresar y hacer visibles sus redes sociales ya establecidas. De esta manera, si bien el uso de este tipo de servicios puede resultar en conexiones entre individuos que de otra manera no serían posibles, no es común que esta sea la meta, y estos vínculos se establecen frecuentemente entre personas con “lazos latentes”, que comparten algún tipo de conexión offline. En muchos de los grandes sitios de redes sociales, los participantes no están necesariamente buscando conocer gente nueva; en lugar de ello, se están comunicando principalmente con personas que son ya una parte de sus vidas.

Aunque los servicios de redes sociales implementan una amplia variedad de características técnicas, su columna vertebral se compone, en esencia, de perfiles visibles que muestran una lista articulada de contactos que también son usuarios del sistema, y que se constituyen como páginas únicas donde los individuos pueden “mostrarse a sí mismos”. Tras unirse a un servicio de red social, se le solicita al usuario que complete un conjunto de formularios que contiene una serie de preguntas, y el perfil se genera usando las respuestas dadas. La mayoría de los sitios también alientan a los usuarios a subir una foto de perfil, y algunos de ellos permiten a los usuarios mejorar sus perfiles añadiendo contenido multimedia o modificando el aspecto y sensación del mismo. Otros, tales como Facebook, permiten a los usuarios añadir módulos (aplicaciones) que mejoran la experiencia.

La visibilidad

de

los

perfiles varía dependiendo

del sitio

y

de

acuerdo

a

la

discreción del usuario. Por

defecto, los

perfiles

en sitios

como

Friendster y

Tribe.net

pueden ser rastreados por los motores de búsqueda, haciéndolos

visibles a cualquiera, independientemente de si el espectador posee o no una

cuenta. Alternativamente, sitios como Linkedln controlan lo que un espectador puede ver en función de si él o ella tiene una cuenta. Sitios como MySpace permiten a los usuarios elegir si desean que su perfil sea público o solo visible por contactos. Facebook tiene un enfoque diferente: de forma predeterminada, los usuarios que forman parte de la misma "red" pueden ver los perfiles de unos y otros, a menos que un dueño de perfil haya decidido denegar el permiso a los de su red. Estas variaciones estructurales alrededor de la visibilidad y el acceso son una de las principales formas en que los servicios de redes sociales suelen diferenciarse unos de otros.

Tras unirse a un servicio de redes sociales, a los usuarios se les solicita identificar a otros en el sistema con los que tienen una relación. La etiqueta para estas relaciones varía en función de las condiciones del sitio, y entre los términos populares se incluyen "Amigos" y "Contactos". La mayoría de los servicios requieren una confirmación bidireccional para la amistad, pero este no es siempre el caso, y pueden establecerse vínculos unidireccionales etiquetados bajo la tipología de “Fans” o “Seguidores”. La condición de amigos puede resultar engañosa en las redes sociales virtuales, ya que la conexión no significa amistad en el sentido vernáculo, y las razones por las que la gente establece las conexiones son muy variadas.

La mayoría de sitios también proporciona un mecanismo para que los usuarios puedan dejar mensajes en los perfiles de sus amigos. Esta característica suele implicar dejar "comentarios", aunque los sitios emplean varias etiquetas para esta función. Además, los servicios a menudo tienen una función de mensajería privada similar a la de los correos web.

Los servicios de redes sociales representan oportunidades sin precedentes:

facilitan las relaciones entre los individuos rompiendo barreras culturales y físicas, contribuyen a la construcción de una identidad personal, favorecen la participación y el trabajo colaborativo, son generadoras de cultura, y constituyen una herramienta de comunicación masiva. Son una nueva forma de comunicación y socialización que ha experimentado un crecimiento exponencial en la última década, y que ha adquirido un rol protagónico en el entorno digital actual.

Nadie cuestiona el imparable poder que están adquiriendo las redes sociales, y la importancia que tendrán, en no mucho tiempo, como generadoras de nuevas formaciones mundiales con la capacidad de transmutar hacia nuevas y complejas asociaciones universalizantes.

2. DESARROLLO HISTÓRICO DE LAS REDES SOCIALES

Apegándose a la definición propuesta por Boyd y Ellison (2008), el primer sitio de redes sociales que resulta reconocible fue puesto en marcha en el año 1997. SixDegrees permitía a los usuarios crear perfiles, listar a sus amigos o contactos, y, para inicios de 1998 navegar por dichas las listas de contactos. Por supuesto, cada una de estas características existió de alguna forma antes de SixDegrees:

los perfiles existían en la mayoría de sitios para citas, AIM e ICQ (servicios de mensajería instantánea) soportaban listas de contactos pero estas no eran visibles por otros, y sitios como Classmates permitían a los usuarios afiliarse a una escuela o universidad y navegar en búsqueda de otros que también estuvieran afiliados, pero los usuarios no podían crear perfiles o listas de amigos. SixDegrees fue el primer sitio en combinar la totalidad de estas características.

SixDegrees se promovió a sí misma como una herramienta para ayudar a las personas a conectarse y enviar mensajes a otros. Aunque el sitio atrajo a millones de usuarios, no logró transformarse en un negocio sostenible, y en el año 2000, el servicio cerró. Mirando hacia atrás, sus fundadores creen que el servicio era muy adelantado para su tiempo: aunque muchas personas comenzaban a acudir a Internet, la mayoría no tenían una red de amigos extendida que estuviera en línea. Los adoptadores tempranos se quejaron de que había poco que hacer después de aceptar una solicitud de amistad, y la mayoría de usuarios no estaban interesados en conocer a extraños.

Entre los años 1997 y el año 2001 fueron apareciendo cada vez más sitios con un concepto similar, pero dedicados a temas particulares y dirigidos a círculos de usuarios específicos, cada uno con sus peculiaridades. La forma de captar usuarios era la propia interacción entre personas fruto de la actividad cotidiana en internet, o las invitaciones dirigidas de personas que ya estaban dentro del sitio:

el primero invita a sus amigos, que a su vez invitan a sus amigos, que a su

vez

...

Sitios

como AsianAvenue, BlackPlanet y MiGente surgieron en este periodo.

El advenimiento de las redes sociales que llevaría al estado de desarrollo actual comenzó en el año 2001 con el surgimiento de servicios como Friendster,

MySpace y Facebook, tres servicios de redes sociales claves que dieron forma al negocio, al ámbito cultural y de investigación de este importante fenómeno.

El caso de Friendster puede considerarse como uno de los más significativos, aunque solo pueda ser visto como una de las mayores decepciones en la historia de Internet. Friendster fue concebido en el año 2002 como un servicio para encontrar pareja a través del contacto con “amigos de nuestros amigos”, y en un principio tuvo un éxito arrollador, logrando millones de usuarios registrados a los pocos meses de lanzamiento y una enorme cobertura a través de los medios de comunicación convencionales. Irónicamente, el rápido éxito de Friendster fue la causa de los problemas que llevaron a su fracaso: El incremento exponencial de usuarios del sitio no podía ser cubierto eficazmente por su arquitectura lo cual provocaba caídas continuas del servicio, y a la larga, los usuarios comenzaron a migrar a otros sitios. Este caso particular es de especial importancia, ya que los problemas que encontró Friendster son los mismos que han tenido que afrontar el resto de redes sociales que han surgido a partir de entonces, constituyéndose el mismo como una fuente orientadora acerca de los errores que no han de cometerse, y los riesgos que deben considerarse.

Por su parte, Facebook es una red social creada por Mark Zuckerberg, estudiante de Harvard, en el año 2004; que en un inicio fue utilizada para la comunicación entre alumnos dentro de la Universidad y que dos años después comenzó a expandirse al público en general. A día de hoy es la red social más visitada a nivel mundial, permitiendo desarrollos externos e incrementar aplicaciones, y estableciendo un modelo que ha sido adoptado por la mayoría de otras redes.

La Figura 1 es una representación gráfica que resume la evolución cronológica de los servicios de redes sociales en la que se destacan los principales sitios que han surgido durante los últimos 20 años.

FIGURA 1. CRONOLOGÍA DE LAS PRINCIPALES REDES SOCIALES. 3. TIPOS DE REDES SOCIALES 3.1 REDES SOCIALES

FIGURA 1. CRONOLOGÍA DE LAS PRINCIPALES REDES SOCIALES.

3. TIPOS DE REDES SOCIALES

3.1 REDES SOCIALES DIRECTAS

Son redes sociales directas aquellas en las que existe una colaboración entre grupos de personas que comparten intereses en común y que, interactuando entre sí en igualdad de condiciones, pueden controlar la información que comparten. Los usuarios de este tipo de redes sociales crean perfiles a través de los cuales gestionan su información personal y la relación con otros usuarios. El

acceso a la información contenida en los perfiles suele estar condicionada por el grado de privacidad que dichos usuarios establezcan para los mismos.

Las redes sociales directas pueden clasificarse de diferente forma en función del criterio empleado como muestra la Tabla 1.

acceso a la información contenida en los perfiles suele estar condicionada por el grado de privacidad

TABLA 1. CLASES DE REDES SOCIALES DIRECTAS EN FUNCIÓN DEL CRITERIO.

A continuación

se explican

brevemente los

diferentes enfoques o criterios

empleados para establecer la clasificación de las redes sociales directas, y las

categorías o clases que derivan del uso de cada sistema de clasificación particular.

  • 3.1.1 Según finalidad: Se tiene en cuenta el objetivo que persigue el usuario de la

red social cuando emplea la misma. Se establecen las siguientes categorías:

- Redes sociales de ocio. El usuario busca fundamentalmente entretenimiento y mejorar sus relaciones personales a través de la interacción con otros usuarios ya sea mediante comentarios, comunicándose, o bien mediante el intercambio de información ya sea en soporte escrito o audiovisual. Por lo tanto su principal función consiste en potenciar las relaciones personales entre sus miembros.

-

Redes

sociales

de

uso

profesional.

El

usuario

busca principalmente

promocionarse a nivel profesional, estar al día en su campo o especialidad y

aumentar su agenda de contactos profesionales.

  • 3.1.2 Según modo de funcionamiento. Se tiene en cuenta el conjunto de procesos

que estructuran las redes sociales y las orientan de forma particular hacia

actividades concretas. Se establecen las siguientes categorías:

- Redes sociales de contenidos. El usuario crea contenidos ya sea en soporte escrito o audiovisual que posteriormente distribuye y comparte a través de la red social con otros usuarios. Los contenidos publicados suelen estar sujetos a supervisión para comprobar la adecuación de los mismos y una vez validados pueden comentarse. Una característica interesante de este tipo de redes consiste en que la información suele estar disponible para todo usuario sin necesidad de tener un perfil creado.

- Redes sociales basadas en perfiles personales o profesionales. Los perfiles consisten en fichas donde los usuarios aportan un conjunto de información de contenido personal y/o profesional que suele complementarse con una fotografía

personal. En este tipo de redes suele ser obligatoria la creación de un perfil para poder ser usuario y poder emplear así todas las funciones de la red.

  • - Redes sociales de microblogging. También se las conoce como redes de

nanoblogging. Están diseñadas para compartir y comentar pequeños paquetes de información (que suelen medirse en caracteres), pudiendo ser emitidos desde dispositivos fijos o móviles que facilitan el seguimiento activo de los mismos por parte de sus usuarios.

  • 3.1.3 Según grado de apertura. Se tiene en cuenta la capacidad de acceso a las

mismas por cualquier usuario entendida ésta como el nivel de restricción que se

aplica. Se establecen las siguientes categorías:

  • - Redes sociales públicas. Están abiertas a ser empleadas por cualquier tipo de

usuario que cuente con un dispositivo de acceso a Internet sin necesidad de

pertenecer a un grupo u organización concreta.

  • - Redes sociales privadas. Están cerradas a ser empleadas por cualquier tipo de

usuario. Sólo se puede acceder a ellas por la pertenencia a un grupo específico u

organización privada que suele hacerse cargo del coste de la misma. Los usuarios suelen mantener relación contractual o de otra índole con dicho grupo específico u organización.

  • 3.1.4 Según nivel de integración. Se tiene en cuenta el nivel de afinidad, interés e

involucración en materias o actividades de tipo, preferentemente, profesional. Se establecen las siguientes categorías:

  • - Redes sociales de integración vertical. Su empleo suele estar acotado al uso por

parte de un grupo de usuarios a los que aúna una misma formación, interés o

pertenencia profesional. No es infrecuente que el usuario acceda a ellas previa invitación por parte de uno de sus miembros y la veracidad de la información contenida en los perfiles suele ser comprobada y verificada. Pueden ser de pago, el coste suele soportarse por los propios usuarios de las mismas contando con un número de usuarios muy inferior al existente en las redes de integración horizontal.

  • - Redes sociales de integración horizontal. Su empleo no está acotado a un grupo de usuarios con intereses concretos en una materia.

Algunos ejemplos de redes sociales directas, son: Facebook, YouTube, hi5, Meetic, Linkedln, Xing, MySpace, Fotolog y Menéame.

Debe anotarse que las redes sociales directas pueden manifestar “ubicuidad” entendida ésta como la capacidad de figurar dentro de varias categorías bajo enfoques o criterios diversos al mismo tiempo. En la Tabla 2 se aprecia, a modo de ejemplo, una clasificación de un grupo de redes sociales directas que muestran esta “ubicuidad” en grados diferentes.

TABLA 2. “UBICUIDAD” EN LAS REDES SOCIALES DIRECTAS. 3.2 REDES SOCIALES INDIRECTAS Son redes sociales indirectas

TABLA 2. “UBICUIDAD” EN LAS REDES SOCIALES DIRECTAS.

3.2 REDES SOCIALES INDIRECTAS

Son redes sociales indirectas aquellas cuyos servicios prestados a través de Internet cuentan con usuarios que no suelen disponer de un perfil visible para todos existiendo un individuo o grupo que controla y dirige la información o las discusiones en torno a un tema concreto.

Las redes sociales indirectas se pueden clasificar en foros y blogs:

3.2.1 Foros. Son servicios prestados a través de Internet concebidos, en un principio, para su empleo por parte de expertos dentro un área de conocimiento específico o como herramienta de reunión con carácter informativo. En los mismos se llevan a cabo intercambios de información, valoraciones y opiniones existiendo un cierto grado de bidireccionalidad en la medida en que puede responderse a una pregunta planteada o comentar lo expuesto por otro usuario.

3.2.2 Blogs. Son servicios prestados a través de Internet que suelen contar con un elevado grado de actualización y donde suele existir una recopilación cronológica de uno o varios autores. Es frecuente la inclusión de enlaces en las anotaciones y suelen estar administrados por el mismo autor que lo crea donde plasma aspectos que, a nivel personal, considera relevantes o de interés.

4. PATRONES DE USO DE LAS REDES SOCIALES

Como resultado de la aparición y la creciente popularidad de redes sociales tales como Facebook, el uso continuado de este tipo de sitios y servicios se ha convertido en un “fenómeno de consumo global”, y suele ser visto como tal en las investigaciones emprendidas acerca de los factores que fomentan su utilización. A día de hoy, más de 500 millones de usuarios son participantes activos de Facebook solamente, y diferentes estudios sugieren que entre un 55% y un 82% de los adolescentes y adultos jóvenes usan los servicios de redes sociales regularmente. Al examinar los patrones de uso, los hallazgos tanto de investigación del consumidor como la investigación empírica sugieren que, en general, el uso habitual de este tipo de servicios se ha incrementado exponencialmente durante los últimos años.

Se ha encontrado que el uso de las redes sociales difiere en relación con los grupos de edad. Por ejemplo, un estudio comparativo entre 50 adolescentes (13- 19 años) y el mismo número de usuarios mayores (> 60 años) de MySpace reveló que las redes de contactos de los adolescentes eran significativamente grandes, y que los “amigos” eran similares a los usuarios con respecto a la edad. Por su parte, las redes de los usuarios de más edad eran en general más pequeñas y más dispersas en lo que a edad se refiere. Además de ello, los adolescentes hacían más uso de las herramientas de la Web 2.0 (intercambio de videos, música, blogging…) en relación con las personas mayores.

Las investigaciones conducidas principalmente en jóvenes y estudiantes también han demostrado que las mujeres utilizan los servicios de redes sociales con el propósito de comunicarse con miembros de su grupo social, en tanto que los hombres los utilizan como un mecanismo de compensación social y de aprendizaje, para fines de gratificación de identidad social (búsqueda de reconocimiento), y para seguir ciertos impulsos y relaciones de fantasía en las que se puede llegar a obtener algún tipo de recompensa sexual. Por otro lado, los hombres tienden a revelar más información personal en estos sitios que las mujeres.

Los patrones de uso también parecen diferir entre los géneros como una función de la personalidad. Se ha encontrado que los hombres con rasgos neuróticos suelen ser usuarios más frecuentes de este tipo de sitios que las mujeres con el mismo tipo de rasgo. Además de ello, los hombres parecen más propensos a ser adictos a juegos de los servicios de redes sociales como Farmville que las mujeres, lo cual es coherente con el hallazgo de que los hombres en general son una población en mayor riesgo de desarrollar una adicción a los juegos en línea.

En relación a la manera en que las personas reaccionan al uso de las redes sociales, estudios recientes llevados a cabo utilizando medidas psicofisiológicas (conductancia de la piel y electromiografía facial) encontraron que la actividad de búsqueda (por ejemplo, la extracción de información a partir de perfiles de

amigos) era más placentera que la actividad de navegación (por ejemplo, lectura pasiva de comentarios). Este hallazgo indica que la actividad de búsqueda puede activar el sistema apetitivo, que nos dirige a aquello que queremos y deseamos, y que se relaciona con una experiencia agradable en mayor medida que la navegación.

5. MOTIVACIONES PARA EL USO DE LAS REDES SOCIALES

Las motivaciones para tener una cuenta y hacer uso activo de las redes sociales virtuales como Facebook son múltiples, e incluyen la necesidad de ser visibles ante los demás, reafirmar la identidad ante un grupo social, y estar conectados con los amigos. El anonimato produce terror, del mismo modo que asusta la soledad. Las redes sociales son el espantajo que aleja el fantasma de la exclusión:

se vuelcan las emociones, con la protección que ofrece la pantalla, y se comparte el tiempo libre.

Los factores sociales suelen tener preponderancia sobre los factores individuales como motivaciones para el uso de las redes sociales. Las personas con una alta identidad social, es decir, una mayor solidaridad y conformidad con su grupo social, un mayor altruismo, y una telepresencia superior (una mayor presencia en el entorno virtual) tienden a usar este tipo de servicios porque perciben un estímulo para la participación por parte de su entorno.

El respaldo de los valores culturales de un colectivo es una motivación de gran peso para entrar en este tipo de sitios, y ello se explica por la naturaleza social del ser humano. Los individuos persiguen la identificación con un grupo, la aceptación por parte del mismo y la mejora de su estatus social, y construyen su autoestima en función en ello. Las redes sociales les proporcionan un medio para lograrlo.

Adicionalmente, las encuestas

en

línea

han

indicado

varios

factores que

determinan en un alto nivel la intención de usar una red social: El grado de

disfrute y placer que los usuarios potenciales creen pueden alcanzar, la masa crítica de usuarios que han respaldado la tecnología, la confianza en el sitio, la facilidad de uso percibida, y la utilidad percibida.

A continuación se listan tres de las motivaciones principales que fomentan el uso (y en ocasiones abuso) de las redes sociales:

- Mantenimiento de amistades: Significa seguir en contacto con amigos, colegas o excompañeros de trabajo, conocidos de verano, etc., quienes, de no ser por estos servicios, irían perdiendo relación.

- Nueva creación de amistades: Si bien las redes mantienen el contacto entre personas que se conocen, cada una de las personas que participa, relaciona de

una forma u otra, a sus contactos con segundas o terceras personas, que pueden a su vez interactuar y conocerse. Así el amigo de un amigo, puede llegar a ser contacto y posteriormente amigo de un tercero. Esto converge en la teoría de “Seis grados de separación” de Frigyes Karinthy que apuntaba que no se requería contactar con más de seis personas para encontrar a alguien siguiendo sus redes de amigos y conocidos.

-

Entretenimiento: Aunque las redes sociales sirven para interactuar y acrecentar

las relaciones, también hay un perfil de usuarios de éstas que las ve como un

portal de entretenimiento, sin más pretensiones. Exploran las actualizaciones del estado de algunos usuarios, se ponen al día sobre vidas ajenas, descubren los nuevos colegas de antiguos compañeros de clase,…Es el recurso de observar lo que acontece sin ser visto (voyerismo).

6. ASPECTOS POSITIVOS DE LAS REDES SOCIALES: BENEFICIOS

6.1 EN LA EDUCACIÓN Y FORMACIÓN.

-

Proporcionan

información

sobre

otras

realidades,

sobre

otras

personas,

culturas,

Permiten

la comunicación con iguales, con personas expertas y con

instituciones.

Permiten el aprendizaje a partir de la introspección y elaboración de respuestas personales.

-

-

Permiten aprender a relacionarse de forma respetuosa con los demás.

 

-

Permiten el aprendizaje de valores

para

la

vida

desde la práctica: respeto,

comunicación, solidaridad, responsabilidad, mantener límites, ...

 

-

Permiten

el ejercicio del control sobre nuestra intimidad

y

la

de

nuestras

personas cercanas.

-

Permiten manifestar y practicar ilusiones, deseos saludables, ...

 

Constituyen una fuente de información muy importante para la realización de tareas escolares o universitarias.

-

-

A través

de las redes sociales se puede acceder a bibliotecas, profesores,

compañeros…

Brindan la oportunidad de poder participar de una manera activa en actividades virtuales o no virtuales, trabajos…

-

Dan la posibilidad personas.

-

de divulgar trabajos y creaciones de interés para otras

  • - Favorece la prevención de cualquier aspecto que pueda deteriorar nuestra calidad de vida.

  • - Permite acceder a un amplio abanico de aplicaciones educativas, información y recursos necesarios para el desarrollo de las personas.

6.2 EN INFORMACIÓN GENERAL Y OPINIÓN.

  • - Permiten obtener información sobre temas sin desplazamientos. Las personas

están mejor informadas de lo que ocurre en el mundo.

  • - Brindan la posibilidad de comparar informaciones sobre un mismo tema en

diversas fuentes y adquirir un criterio propio. Incrementa el sentido crítico.

6.3 EN OCIO Y RELACIONES PERSONALES.

  • - Permiten mantener relaciones que de otra forma se debilitarían por causas diversas.

  • - Son un espacio de comunicación, cooperación y de formación de una comunidad con algún interés afín.

-

Son

una fuente de rápida, cómoda, fácil e inmediata de información

de

las

personas con quien se mantiene una relación cercana.

  • - Constituyen lugares para encontrar entretenimiento virtual (videos, juegos….)

como no virtual (viajes, acontecimientos…).

  • - Dan la posibilidad de divulgar y promocionar aspectos personales útiles

socialmente.

  • - Dan la posibilidad de favorecer a ciertos colectivos con riesgo de exclusión social

ya sea por dificultades físicas de los usuarios, como por crear un espacio donde

divulgar ideas, actividades…

  • - Evitan la fractura social.

7. ASPECTOS NEGATIVOS DE LAS REDES SOCIALES: INCONVENIENTES Y RIESGOS

Algunos estudios han puesto de manifiesto una serie de consecuencias negativas que pueden derivarse del uso de las redes sociales. Parece ser que la naturaleza de la retroalimentación recibida de la red de contactos puede afectar el bienestar personal y la autoestima de los usuarios. De acuerdo a investigaciones más recientes que evaluaron la relación entre el uso de Facebook y el desempeño académico, los usuarios activos de esta red social tenían peores notas y en general pasaban menos tiempo estudiando que los usuarios que no utilizaban el servicio. Además de ello, se han reportado casos en los que los usuarios han reconocido que las redes sociales han tenido algún impacto negativo en su vida, incluyendo la postergación o dilación de responsabilidades, la distracción y el manejo inadecuado del tiempo.

En general, se reconoce que los riesgos más importantes del abuso y uso inapropiado de las redes sociales, son, además de la adicción, el acceso a contenidos inapropiados, el acoso y la pérdida de identidad. Así por ejemplo, en las redes se puede acceder a contenidos pornográficos o violentos o transmitir mensajes racistas, proclives a la anorexia, incitadores al suicidio o a la comisión de delitos. Asimismo existe el riesgo de crear una identidad ficticia, potenciada por un factor de engaño, autoengaño o fantasía. De esta manera se facilita la confusión entre lo íntimo, lo privado y lo público (que puede favorecer el mal uso de información privada por parte de personas desconocidas) y se fomentan

conductas histriónicas y narcisistas, cuando no deformadoras de la realidad (por ejemplo, alardear del número de amigos agregados).

Por otro lado, la notoriedad de estos espacios online hace que los mismos no queden exentos de posibles ataques malintencionados y pueden generarse situaciones que amenacen la integridad de los derechos al honor, intimidad personal y familiar y propia imagen, asi como los derechos de terceros. Los usuarios exponen no sólo sus datos de contacto, sino también sus vivencias, gustos, ideología, fotos y experiencias, lo que conlleva a que el número de datos de carácter personal puestos a disposición del público sea superior de lo que los usuarios prevén.

La siguiente lista resume algunos de los aspectos negativos y riesgos que ha podido ser identificados en la revisión literaria realizada:

-

Dispersión

de

la

atención.

Ralentización de las conversaciones por la

característica multitarea de las redes sociales. Los usuarios pueden tener abierta la página en el navegador y estar haciendo más cosas a la vez o tener varias conversaciones simultáneas.

  • - Reducción de la productividad.

  • - Suplantación de la identidad.

  • - Expropiación de material colgado por la falta de seguridad o de privacidad de los usuarios.

  • - Individualismo. Posible tendencia al aislacionismo real frente a la sociabilidad en la red.

  • - Adicción a las redes sociales y búsqueda infinita de contactos.

  • - Laxitud del lenguaje (¿Decadencia o evolución?).

  • - Socialización de grupos y personas con intenciones delictivas, chantajistas, extorsionadoras o terroristas. Surgen nuevos delitos informáticos y nuevas formas

de asociación.

8. LA ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES

8.1 DESCRIPCIÓN DEL FENÓMENO

Existen diferentes descripciones de lo que es una adicción de acuerdo a sus tipos y sus causas. Sin embargo, una adicción puede ser generalmente definida como una “afición patológica que genera dependencia y que se caracteriza por una habitual compulsión a participar en ciertas actividades o utilizar una sustancia, a pesar de las devastadoras consecuencias en el comportamiento físico, social, espiritual, mental y el bienestar financiero del individuo”. El rápido aumento generalizado en todo el mundo de la World Wide Web (www) ha llevado a la aparición del término “adicción a internet” que suele entenderse como un deterioro en el control de su uso, presentándose un conjunto de síntomas conductuales, fisiológicos y cognitivos, que llevan a la persona a una alteración de sus objetivos familiares, personales y profesionales.

Resulta claro en función de la definición anterior, que el concepto contemporáneo de adicción no está supeditado a la existencia de una sustancia química de por medio. Cualquier inclinación desmedida hacia alguna actividad puede desembocar en una adicción, y de hecho, existen hábitos de conducta aparentemente inofensivos que, en determinadas circunstancias, pueden convertirse en adictivos, e interferir gravemente en la vida cotidiana de las personas afectadas, a nivel familiar, escolar, social o de salud. Suele denominarse a este tipo de adicciones de tipo conductual.

La adicción a Internet, como una adicción de tipo conductual tiene asociados diferentes síntomas relacionados que describen lo que sucede: impulsividad incontrolable, síndrome de abstinencia, uso y esfuerzo excesivo invertido, e impedimentos en la habilidad para la toma de decisiones.

Existe una vinculación entre la adicción a las redes sociales y la adicción a internet, siendo las redes sociales un contenido de adicción dentro de la misma adicción a internet. Hasta ahora no se ha encontrado una definición que sustente una separación de ambas adicciones, por lo que resulta pertinente enfocarse en la adicción a Internet cuando se centra la atención en la adicción a las redes sociales.

La adicción a Internet y a las redes sociales se vincula a la depresión y la baja

autoestima, así como

a una forma de afrontamiento

evitativo por parte del

usuario. También se establece que ciertas características de personalidad o estados emocionales favorecen a la aparición de este tipo de adicción, dentro de las que se encuentran la impulsividad, la intolerancia a los estímulos displacenteros tanto físicos como psíquicos, y la búsqueda exagerada de emociones fuertes.

Las redes sociales pueden producir un riesgo para ciertas personas de desarrollar una adicción. No representan en si algo negativo, pero sí es necesario considerar un uso adecuado para las mismas. Las identidades y roles que puedan asumir las personas por un uso inadecuado pueden absorber considerablemente otros espacios de la vida cotidiana del usuario, y es entonces que las redes sociales se pueden incluir en la lista de temas que se relacionan con la adicción.

8.2 FACTORES DE RIESGO

A un nivel demográfico, los adolescentes y jóvenes constituyen el mayor grupo de riesgo de adicción porque tienden a buscar sensaciones nuevas y son los que más se conectan a Internet, además de estar más familiarizados con las redes sociales.

Hay individuos más vulnerables que otros a este tipo de adicción conductual. En algunos casos hay ciertas características de personalidad o estados emocionales

que aumentan la vulnerabilidad psicológica: la impulsividad; la disforia (estado anormal del ánimo que se vivencia subjetivamente como desagradable y que se caracteriza por oscilaciones frecuentes del humor); la intolerancia a los estímulos displacenteros, tanto físicos (insomnio o fatiga) como psíquicos (disgustos, preocupaciones o responsabilidades); y la búsqueda exagerada de emociones fuertes. Hay veces, sin embargo, en que en la adicción subyace un problema de personalidad: timidez excesiva, baja autoestima o rechazo de la imagen corporal, por ejemplo, o un estilo de afrontamiento inadecuado ante las dificultades cotidianas. A su vez, los problemas psiquiátricos previos como la depresión, el TDAH, y la fobia social u hostilidad aumentan el riesgo de quedar atrapado por este tipo de servicios.

Otras veces se trata de personas que muestran una insatisfacción personal con su vida o que carecen de un afecto consistente y que intentan llenar esa carencia a través de conductas aparentemente sanas que no involucran el abuso de sustancias. En estos casos el Internet, y particularmente los servicios de redes sociales actúan como una “prótesis tecnológica”.

Un sujeto con una personalidad vulnerable, con una cohesión familiar débil y con unas relaciones sociales pobres corre un gran riesgo de hacerse adicto a las redes sociales si hace del servicio un hábito de recompensas inmediatas, tiene el objeto de la adicción a mano, se siente presionado por su grupo social y está sometido a circunstancias de estrés (fracaso escolar, frustraciones afectivas o competitividad) o de vacío existencial (aislamiento social o falta de objetivos).

8.3 SEÑALES DE ALARMA

Las principales señales de alarma que denotan una dependencia a las redes sociales y que pueden ser un reflejo de la conversión de una afición en una adicción son las siguientes:

  • - Privarse de sueño (<5 horas) para estar conectado a la red, a la que se dedica unos tiempos de conexión anormalmente altos.

  • - Descuidar otras actividades importantes, como el contacto con la familia, las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud.

  • - Recibir quejas en relación con el uso de la red de alguien cercano, como los padres o los hermanos.

  • - Pensar en la red constantemente, incluso cuando no se está conectado a ella y sentirse irritado excesivamente cuando la conexión falla o resulta muy lenta.

- Intentar limitar el tiempo de conexión, pero sin conseguirlo, y perder la noción del tiempo.

  • - Mentir sobre el tiempo real que se está conectado.

  • - Aislarse socialmente, mostrarse irritable y bajar el rendimiento en los estudios.

  • - Sentir una euforia y activación anómalas cuando se está delante del ordenador.

De

este modo,

conectarse a internet

nada

más llegar

a

casa,

nada

más

levantarse, y ser lo último que se hace antes de acostarse, así como reducir el

tiempo de las tareas cotidianas, tales como comer, dormir, estudiar o charlar con la familia, configuran el perfil de un adicto a las redes sociales.

En definitiva, la dependencia a Internet o a las redes sociales está ya instalada cuando hay un uso excesivo asociado a una pérdida de control, aparecen síntomas de abstinencia (ansiedad, depresión, irritabilidad) ante la imposibilidad temporal de acceder a la red, se establece una necesidad creciente de aumentar el tiempo de conexión para sentirse satisfecho y se producen repercusiones negativas en la vida cotidiana. En estos casos estar conectado a las redes sociales una supone una focalización atencional, reduce la actividad física, impide diversificar el tiempo y anula las posibilidades de interesarse por otros temas. El sujeto muestra un ansia por las redes sociales y se produce un flujo de transrealidad que recuerda la experiencia de las drogas

8.4 ESTRATEGIAS DE PREVENCIÓN

El uso de las redes sociales impone a los jóvenes y adultos una responsabilidad de doble dirección: los jóvenes pueden adiestrar a los padres en el uso de las mismas, de su lenguaje y sus posibilidades; los padres, a su vez, deben enseñar a los jóvenes a usarlas en su justa medida.

Se debe desarrollar la habilidad de la comunicación cara a cara para prevenir el fenómeno de adicción, lo que, entre otras cosas, supone:

  • - Fomentar la relación con otras personas.

  • - Potenciar aficiones tales como la lectura, el cine y otras actividades culturales.

  • - Estimular el deporte y las actividades en equipo.

  • - Desarrollar actividades grupales, como las vinculadas al voluntariado.

  • - Estimular la comunicación y el diálogo en el círculo familiar.

  • - Limitar el tiempo de conexión a la red en la infancia y la adolescencia (no más de 1,5-2 horas diarias, con la excepción de los fines de semana) y controlar los contenidos.

CONCLUSIONES

El fenómeno de la adicción no se da únicamente con el uso de sustancias, también podemos encontrar la adicción en las inclinaciones desmedidas que tenemos hacia algunas actividades e incluso nuestros hábitos, y su efecto puede ser igual de nocivo.

Las redes sociales pueden producir un riesgo para ciertas personas de desarrollar una adicción. No representan en si algo negativo, pero sí es necesario considerar un uso adecuado para las mismas.

Los adolescentes y jóvenes constituyen el mayor grupo de riesgo de adicción porque tienden a buscar sensaciones nuevas y son los que más se conectan a Internet, además de estar más familiarizados con las redes sociales.

Un sujeto con una personalidad vulnerable, con una cohesión familiar débil y con unas relaciones sociales pobres corre un gran riesgo de hacerse adicto a las redes sociales si hace del servicio un hábito de recompensas inmediatas.

Privarse del sueño, el descuido de otras actividades importantes, pensar en la red constantemente, irritarse cuando falla la conexión a internet y mentir sobre el tiempo que pasa en la red son algunas de las señales de alarma a las que debemos estar atentos para tratar a tiempo una adicción a las redes sociales.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS