Está en la página 1de 6

Técnicas de Tratamiento

Técnicas de respiración

Técnica Vocal

Técnica de articulación colocación de la lengua y labios para la imitación de fonemas

Articulación de sílabas y palabras

Entonación de los fonemas, palabras y frases

Diferentes inflexiones de la voz

Tratamiento básico para la corrección de la voz hablada

Educación de la voz hablada: esto implica tiempo y paciencia por parte del profesional del área del lenguaje, como parte d el apersona interesada en reeducar la voz.

Reeducación: Consiste en corregir los defectos, haciendo desaparecer los malos hábitos de adquiridos, por la mala utilización de la emisión de la voz.

Encontrar la propia altura tonal hablada: lo que significa ejercitar la voz en diferentes tonos, hasta encontrar la tonalidad adecuada a las palabras con las correspondientes inflexiones ascendentes y descendentes.

Tratamiento Básico para las disfonías infantiles:

Ejercicios de control de respiración en un tiempo prudente

Técnica vocal con vocalizaciones cortas empleando la vocal que sea más fácil emitir y con mayor calidad tímbrica.

Control de altura tonal y forma progresiva

Evitar los ataques de los fonemas vocales de manera brusca ( golpe de glotis)

Dar un toque lúdico a cada unas de las actividades a realizar

Tratamiento indirecto dirigido

a las funciones que inciden en la expresión oral de

lenguaje.

Ejercicios respiratorios.

La función respiratoria tiene gran importancia para realizar el acto de la fonación. Por tanto, en relación directa con la expansión del lenguaje, está la función respiratoria. Un buen dominio de ella provendrá a una facilitación para la corrección, en especial de algunos defectos de articulación. El aprender a respirar correctamente es el primer paso, y además esencial, para una buena fonación. Habitualmente los niños con problemas de articulación, presentan una marcada dificultad para seguir los ejercicios respiratorios y suelen ser muy superficiales y entrecortados y con escaso dominio para modular la expulsión del aire en el soplo. Por ello es vital la realización de todo tipo de ejercicios que ayuden a mejorar la función respiratoria. Los ejercicios respiratorios pueden efectuarse directamente sin material de ningún tipo, o bien ayudados por algún medio o material simple.

Ejercicios respiratorios sin usar material

En estos ejercicios hay que tomar en cuenta:

La posición del niño.

La forma de respirara.

La duración de cada ejercicio.

El número de veces que se hará repetir.

a).- Posición del niño: de pie, con el tronco en posición vertical y los brazos a los costados, etc. De igual forma se pueden realizar en posición vertical y sobre una colchoneta. Evitar realizar estos ejercicios después de haber ingerido alimentos.

b).- Forma de respirar: nasal, profunda y regular. No es violenta ni entrecortada, sino realizada en un solo movimiento. El aire es retenido unos segundos en los pulmones, realizando después la espiración, que puede ser nasal o bucal.

Un ciclo respiratorio completo comprende de tres tiempos:

1º Respiración amplia y profunda.

2º Detención del movimiento respiratorio: Es una ligera suspensión en la que se tiene la sensación de descansar sobre las cosillas.

3º Espiración bucal o nasal, lenta, controlada, dominada y dócil. La espiración tiene un primer tiempo más rápido, para hacerse luego lenta durante un largo rato.

Existen tipos de respiración que se pueden dar:

Respiración costal superior o clavicular. Aquí se puede observar cómo, durante las inspiraciones abomba la parte superior del tórax y se eleva la clavícula.

Respiración abdominal o diafragmática. En ésta, es la pared anterior del abdomen la que se abomba durante la inspiración, hundiéndose en la espiración, permaneciendo la parte superior del tórax inmóvil.

Respiración costoabdominal. En este tipo se da movilidad en las costillas inferiores y en la parte superior del abdomen, siendo este tipo el más recomendable para la fonación.

c) .- Duración: Debe procurarse que la inspiración dure 6 a 8 segundos. Se retiene el aire en los pulmones de 2 a 3 segundos para realizar la respiración de 8 a 10 segundos.

d).- Repetición: Se repite cada ejercicio de 3 a 6 veces, según la dificultad que presente el niño para el mismo. Se puede elegir, para cada día, uno o dos ejercicios de cada serie, que vayan presentando una dificultad creciente.

Ejercicios de relajación.

Los ejercicios de relajación pueden ser globales, los cuales proporcionan una distensión que favorece el equilibrio emocional, y segmentarios, que facilitan la percepción de los diversos elementos de su propio cuerpo, para llegar a la elaboración de la imagen corporal y dominio y control de su propio cuerpo.

Relajación y conocimiento de su propio cuerpo

Relajación y tono muscular

Ejercicios de relajación segmentaria

Se debe tomar en cuenta que la sesión debe constar de tres fases o momentos:

a) Fase de concentración y representación. Se invita al niño a cerrar los ojos tranquilamente y a pensar en su interior, imaginando algo que le produzca serenidad: un paisaje, el mar, etc. Se le pide que no solo visualice es imagen, sino que se sienta parte de ella, flotando sobre le mar, caminando en el pasto, etc. Para esto el educador debe inducir a esta concentración con sus palabras.

b) Fase distensión. En este primer ejercicio empezar por el brazo derecho. Se va haciendo presión manual para que el niño perciba la cesación obre las distintas partes del brazo ( hombro, codo, muñeca) El educador debe inducir al niño con sus palabras

A continuación deja un corto tiempo de silencio para que el niño vaya interiorizando las partes de su brazo, en esta postura de distensión.

Distintos medios a utilizar en la relajación de cualquier zona o segmento del cuerpo:

Percepción de los elementos del cuerpo.

Contraste entre contracción y distensión medios para percibir la diferencia:

Constatación por parte del reeducador del estado de distensión:

Localización de las zonas de contacto o apoyo par la percepción de las mismas.

Vivenciar una sensación de pesadez que supone una descentración de los músculos.

Vivenciar una sensación de calor que resulta de una dilatación de los vaso.

c) Fase de “regreso”. Proponer al niño: “ahora vas a realizar el regreso y tu brazo derecho va estar como siempre”. Pedir que abandone la imagen en que había centrado su atención, que contraiga los músculos del brazo, hasta ese momento distendidos y para ello se hace cerrar el puño y doblar con fuerza el brazo sobre el antebrazo, como si tuviera que levantar un peso para pasar a sentir ya su brazo en forma habitual.

Ejercicios Articulatorios

Los ejercicios articulatorios, que han de ser individuales, se llevan a cabo sentados frente al espejo el niño y el especialista. Este irá mostrando las posiciones y movimientos de los órganos de la articulación, que se deben dar para cada fonema que sea preciso corregir, para que puedan ser observados e imitados por el niño.

Es preciso tener en cuenta, al ahora de corregir las articulaciones, que el niño tiene fuertemente grabada la relación entre cosa y la palabra, tal como él la pronuncia, que generalmente, le suena como correcta. Por ello, es conveniente que con la realización de los ejercicios, evitar corregir el fonema mal articulado, sino que se debe enseñar uno nuevo, para que, una vez conseguido, sustituya al defectuoso. De lo contrario, el niño se centra excesivamente en corregir la articulación que tenía mal formada, pensando en las nuevas posiciones que tiene que tomar sus órganos de articulaciones, creando así una tensión inútil en todos los órganos que tiene que poner en juego. La reeducación, por lo tanto, ha de formar sonidos nuevos correctos, creando nuevas asociaciones motrices que vayan destruyendo las antiguas defectuosas.

Conviene comenzar enseñando las consonantes análogas por el modos de articulación y así enunciamos los ejercicios dirigidos a las oclusivas, fricativas, etc. Dentro de las consonantes análogas, se iniciará el tratamiento con las sordas, que por tener un mecanismo más simple, al no tener que utilizarlas vibraciones de las cuerdas vocales, son más fáciles de ejecutar, para seguir con las sonoras.

Es interesante realizar la corrección de varias articulaciones a la vez, ya que supone un buen ejercicio de elasticidad y una economía de tiempo, en lugar de trabajar una sola y cuando domine ésta pasar a otra. Pero hay que cuidar de no tratar de una misma sesión fonema cuyos movimientos pueden confundirse, como /l/ y /n/, /ch/ y /s/.

Se debe tomar en cuenta lo siguiente al realizar estos ejercicios:

Deben ser de corta duración 2 a 3 minutos y con pausas intermedias.

Es preciso abordar los sonidos suavemente sin movimientos exagerado, incluso con poca voz para ir subiendo paulatinamente.

Es de gran utilidad utilizar sonidos auxiliares que el niño es capaz de pronunciar correctamente y a partir de los cuales se logra obtener nuevos fonemas.

A través de los ejercicios de articulaciones, se enseña al niño el sonido ausente o defectuoso, de forma aislada, y en sílabas directas o inversas, en combinación con las distintas vocales. Después, en los siguientes ejercicios se tratará de que lo integre en su lenguaje espontáneo.