Está en la página 1de 35

A MODO DE PRESENTACIÓN:

LA HISTORIA ECONÓMICA MEXICANA

DE LOS

NOVENTA,

UNA APRECIACIÓN GENERAL

Universidad

Antonio IBARRA 1

Nacional

Autónoma

de

México

ACERCAMIENTO AL TEMA

Y A HACE MÁS DE UNA DÉCADA QUE Enriqu e Florescan o ofreci ó

un a

versión sistemática de los cambios ocurridos en la historio- grafía mexicana de la segunda mitad del siglo XX, advirtió entre los procesos más relevantes: la institucionalización de la disciplina, así como la consecuente profesionalización en su ejercicio, el protagonismo epistemológico de las ciencias sociales en el conocimiento histórico y la influencia signi- ficativa de la historiografía extranjera en la construcción de un "nuevo pasado mexicano". En su balance, derivado del análisis cuidadoso de esta evolución del conocimiento his- tórico mexicanista, advirtió con perspicacia lo siguiente:

La incógnita de la presente generación reside en el misterio de saber si tendrá la capacidad para leer con objetividad la his-

1 Agradezco a Solange Alberr o su interés y confianza para secundar

la iniciativa de

cia y comprensión . La hospitalidad académic a del Center for

can Studies, de la Universidad de California, en San Diego. Por su

las

en el origen de este proyecto. Gustavo del Ángel leyó con su sentido crí- tico este text o y l o mejoró . Finalmente , agradezc o a los colaboradore s de este dossier que , co n entusiasm o y objetividad , nos ayudaro n a mira r para atrás caminando hacia adelante.

frecuentes y estimulantes conversaciones con Eric Va n Young, están

este balance. A Ósca r Mazín y Beatriz Morá n su

pacien-

U.S.-Mexi-

parte,

614

ANTONIO IBARRA

toria de rupturas, inconsistencias, distorsiones y fracasos de la investigación reciente, y si dispondrá del ánimo para levantar, sobre los buenos cimientos de una tradición historiográfica so- bresaliente, un proyecto de reconstrucción histórica que actualice las conquistas del pasado, se vincule a las corrientes que hoy transforman el pensamiento histórico, y promueva el desarrollo de generaciones creativas y productivas. 2

En cierto modo, la historiografía económica de la década de los noventa es un testimonio de esta lúcida prospectiva hecha en los primeros años de la misma ya que, justamen- te, a lo largo de ese period o lleg ó a u n punt o de madure z significativo: fuentes mejor sistematizadas, mayor capaci- dad analítica y un giro historiográfico hacia una economía aplicada al análisis histórico, entre otras evidencias de esa evolución. En efecto, la revisión de viejos temas con nuevos enfoques, instrumentos analíticos y evidencia cuantitativa ha signado el desarrollo de la historiografía económica me- xicana reciente. Adicionalmente, una nueva historia insti- tucional y de la conducta económica han contribuido a superar viejos esquemas interpretativos sobre el Estado, las instituciones y las organizaciones, el mercado y los actores económicos, sociales e individuales. 3

Así, las viejas orientaciones y temáticas se han retomado y dirigido, al parecer, en una nueva estrategia de investigación. Una renovada combinación de influencias historiográfi- cas, señaladamente estadounidenses y españolas, asociada a una evolución temática en los intereses de investigación de la comunidad de historiadores de economía mexicanos, ha producido resultados visibles que ponen a la historiogra- fía económica sobre México en u n notable grado de desa- rrollo, medido por parámetros de la actual producción internacional. 4

2

FLORESCANO,

3 CERUTTI, 1995;

1991,

pp.

168-169 .

COATSWORTH, 1990;

FLORESCANO,

1992;

MARICHAL,

1992

y

1996,

y MIÑO ,

1992.

4 Ello pued e advertirse en la diversidad

y calidad

de

la investigación

histórica sobre Méxic o y su impacto

de

si consideramos

la participación

en la historiografía

historiadores mexicanos en

internacional,

re-

el

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

61 5

El giro historiográfico de la década, más visible en la investigación concreta que en declaraciones de ruptura epistemológica, como solían adornar la existencia de "no- vedosas" corrientes revisionistas, ha dado como resultado un corpus de conocimientos significativamente mayor en su cantidad y calidad, marcado por una pluralidad metodoló- gica y una ostensible base empírica de reflexión. Sin embargo, dos rasgos llaman la atención en esta madu- ración historiográfica: primero, el abandono de la "cultura polémica " que la caracterizó en las década s precedentes, se- ñaladamente con el marxismo y el estructuralismo depen- dentista; segundo, una consecuente desacreditación de la teoría como recurso metodológico para emprender la inves- tigación histórica que desembocó en un movimiento general a las fuentes, en muchos casos prescindió de la teoría y adop- tó u n empirismo aerifico, y en otros elaboró modelos de interpretación con auxilio exclusivo de la teórica económica. Estos elementos, probablemente concurrentes, produjeron otro viraje significativo: la mudanza de tradiciones historio- gráficas e n u n medio cada vez más profesionalizado y per- meado po r la influencia de teorías modernas. Me refiero, concretamente, al eclipse de la historiografía francesa ante la estadounidense, mejor estructurada en relación con una teo- ría útil al trabajo empírico del historiador, en términos de una estadística aplicada a la historia. 5 Probablemente, des- de los primeros años de la década pasada, el programa de in- vestigación en historia económica para México aparece muy ligado a la fuerza monográfica e interpretativa de la historio- grafía estadounidense, más que a viejas tradiciones de histo- ria serial y cuantitativa de corte francés. 6 L a nouvelle histoire, posiblemente contribuyó a ello al anunciar la obsolescencia

cíente Congreso de la Sociedad Internacional d e Historia Económica ,

en Buenos

po r Cario Cipolla, re-

cientemente h a sido muy difundida e n la historiografía española, y co- b r ó relevanci a e n l a investigació n mexicanista . CIPOLLA, 1991; COLL, 2000, yBustello, 1998.

Aires.

5

Esta apreciación,

originalmente

defendid a

6

AVELLA, 2002 ;

CERUTTI,

1995,

e IBARRA,

1998.

616

ANTONIO IBARRA

de la historia estructural, en particular la económica; 7 pero fue el declive del marxismo y del pensamiento estructuralis-

ta latinoamericano

lo que tuvo mayor efecto convergente.

Asimismo, la acreditación del análisis cuantitativo en la

investigación histórica y las exigencias impuestas por fuen- tes numéricas, junt o a la creciente influencia de la teoría económica neoclásica, hicieron posible que buena parte de

la historia económica recurriera al análisis económico apli-

cado al pasado, como una estrategia historiográfica válida. 8 La suma de todo ello, muy probablemente significa un a mudanza profunda de la manera de entender, investigar y enseñar la historia económica.

Si bien se discute menos, e n términos de los otrora de-

bates que marcaron épocas en la historiografía económica, como el relativo a la hacienda, el trabajo libre y forzado, el siglo de depresión demográfica, la crisis del siglo XVI I o la llamada prosperidad borbónica, 9 por no hablar de la em- blemática discusión sobre los "modos de producción", 1 0 el conocimiento del pasado económico mexicano ha avanza- do significativamente y sin tropiezos retóricos en la última década. Ahora bien, de manera elocuente ha sido la época colonial tardía la que más progresos ha registrado, gracias a un revisionismo historiográfico qu e orientó sus esfuerzos

a recuperar los vacíos de conocimiento

historiografía esencialmente jurídica y política. Este último

aspecto es significativo, porque la historiografía económi- ca probablemente se haya separado del análisis político, in- dividualizándose en u n territorio disciplinario propio de variadas corrientes, para volver de nuevo a la explicación

dejados po r un a

NO,

7

DOSSÉ, 1988 . Véas e l a crític a d e Roman o a l a nouvelle

1999 .

histoire.

ROMA-

8

CRESPO, 1992 ;

YUSTE, 1995 ,

e IBARRA, 1998 .

Un a visió n diferent e

e n

RO-

MANO, 1999 .

9 PÉREZ HERRERO, 199 1 y 1996 ; ROMANO, 125-196 .

1993 , y VA N YOUNG,

1992 , pp .

1 0 Un a recient e recuperació n

d e esta perspectiva , e n SÁNCHEZ SANTE-

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 1 7

política desde el análisis económico, como nos lo sugiere la historiografía neoinstitucionalista. 11 La historiografía económic a actual es, también, una cons- telación de enfoques y paradigmas que convergen en mayor profesionalización, especialmente aquella de corte acadé- mico, que ha consolidado su presencia institucional y su espacio epistemológico en el ejercicio de economistas e his- toriadores. Se han dejado a u n lado debates sobre las fron- teras entre estas disciplinas para hacer de la investigación un mejor lenguaje de entendimiento: frente al declive de las ortodoxias, la historia económic a ha enriquecido sus en- foques en el eclecticismo, la investigación empírica y en una más permeable influencia de modelos de explicación de otras disciplinas. 12 Desde luego que las corrientes historiográficas interna- cionales han tenido réplicas en la investigación mexicanis- ta, pero ya no se definen como ortodoxias y en general, se aprecia una actitud de cooperación. Vale decir, la historia económica se ha consolidado como un mercado de ofertas intelectuales que se miden frente al conocimiento, con la consistencia de sus argumentos y la solidez de la evidencia, antes que por su ideología explícita. Y si bien ahora pode- mos advertir el nacimiento de una cliometría mexicana, 13 también es posible reconocer la continuidad creativa de las líneas emblemáticas de una historiografía estructuralista, del análisis serial e incluso de un marxismo mejor cultivado en la investigación que en la retórica. 1 4 El resultado de todo se resume en que cada vez importa menos la adscripción a corrientes cerradas de pensamiento y más un eclecticismo metodológico que viene impuesto por la investigación misma.

1 1

El prestigio de

probable-

resum a esta nueva tendencia por incorporar el análisis económi -

Douglass Nort h entre

histórica.

los

historiadores,

mente

co a la explicación

1 2

COLL,

2000 .

3 MAURER,

1 2000 .

4 IBARRA,

1 199 8

y

SÁNCHEZ SANTIRÓ,

2001 .

618

ANTONIO IBARRA

TEORÍA Y EVIDENCIA HISTÓRICA:

LA VIRTUD RENOVADORA DE LAS FUENTES

En ocasión de su homenaje en México, en noviembre de 1998, Ruggiero Romano hizo ante nosotros una reflexión valiosa sobre su pasión por la historia que se centró en un viejo programa para una nueva situación: adfontes, adfontes! La vuelta a las fuentes, con los ojos críticos posados sobre el pasado, pero con los pies en el presente. 15 Sin embargo, entre sus recomendacione s estaba la de evitar el vértig o de lo que llamó "anacronismo" y el recurso del "anatropis- mo", 1 6 y acaso sea en ello que se mantienen divergencias en- tre los historiadores de la economía hoy. Por otra parte, la historia viene a cuento ya que la historiografía económica sobre México, en la década de los noventa, probablemente experimentó una transformación profunda en su calidad, ampliando notablemente su campo de conocimiento, su sofisticación metodológica y su universo de conocimientos que han hecho de la vuelta a las fuentes, cualitativas y cuan- titativas, un ejercicio de mayor creatividad.

Si la investigación de los años ochenta se abrió paso len- tamente entre el follaje de las generalizaciones sociológicas, mediante un empirismo determinado por la explotación sistemática de enormes acervos de fuentes contables, en los noventa la historiografía económica volvió sobre algunos temas de debate que habían llegado a callejones sin salida por la ausencia de mejor evidencia empírica y elementos de medición y conocimiento, como el "atraso económico". 1 7 La estadística económica, que se edifica lentamente en la investigación histórica, proveyó de nuevos elementos de

1 3

ROMANO,

1998a.

co-

m o herramienta de conocimiento y ademá s de que procuraba no cerrar- lo de manera concluyente, probablemente porqu e era mayor su gusto

p o r la discusió n que po r hace r prevalecer sus opiniones ; fue u n persis-

arribar

tente

de

conclusione s de carácte r

todológicas al manejo de

reflexió n qu e extrañamos . ROMANO, 1998.

los datos fueron u n estímulo permanent e a la

cualitativo. Sin embargo , sus advertencia s me-

1 6 Roman o era

u n tipo de

historiador

que

confiaba en el debate

crítico que

gustaba del uso

fuentes

cuantitativas

para

1 7

COATSWORTH,

1990.

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 1 9

reflexión frente a hipótesis persuasivas, pero poco formaliza- das. De manera señalada, el enorme esfuerzo de recopilación y sistematización de la contabilidad de la Real Hacienda,

hecha por TePaske y Klein, 1 8 así como las estimaciones de- cimales a partir de la contabilidad eclesiástica, 19 o bien las series de impuestos a la circulación interior, como las alca- balas, realizadas por Garavaglia y Grosso, 20 han constituido una plataforma para la investigación ulterior. 2 1 El resulta- do puede advertirse, entre otros desarrollos, en un nuevo programa de investigación, siguiendo las hipótesis de Assa- dourian, 2 2 sobre el funcionamiento de los mercados regio- nales, las dimensiones de la demanda urbana, las redes

interna s de circulació n de

pacial de la economía colonial. 2 3 Pero, paradójicamente, la herencia de una rica historio-

grafía de los precios, iniciada con los estudios de Floresca- no, no se vio continuada, como lo merecía la relevancia de contar con series continuas, sistemáticas y confiables sobre la evolución de estos indicadores cruciales para contrastar otras series económicas y lograr explicar la formación del

mercancía s y la integració n es-

sistema de precios. 24

El debate sobre la inflación del perio-

1 8 Com o bien resumió Klein refiriéndose a su esfuerzo para cimentar

la investigació n e n las fuente s fiscales: "Se trata de pone r un a estructu- ra —co n la sistematización de fuentes—, u n patró n sobre la economí a

colonial allí dond e carecemos

fuente difícil de analizar, difícil de utilizar, per o que proporciona una ri- queza informativ a extraordinari a par a tener un a ide a clara de las eco- nomía s regionale s y las colonias del imperio" . KLEIN, 1996 , p. 95 .

de estadísticas importantes. Ésta es una

1

2

9

0

SILVA RIQUER y LÓPEZ MARTÍNEZ,

GARAVAGLIA y GROSSO,

1998 .

198 7

y GROSSO y GARAVAGLIA,

1996 .

2 1 Ai.VARADo, 1995 ; IBARRA, 199 5 y 1997 , y SILVA RIQUER, 1993 .

2 2 Si hay u n ejemplo de continuidad creativa en el pensamiento mar¬ xista en la historia económica , pued e ser el trabajo de Assadouria n y las línea s de investigació n qu e abrier a hac e má s de dos décadas . ASSADOU- RIAN, 1983 . Par a un a apreciació n sobr e su impact o e n la historiografí a

mexicana , véans e MARTÍNEZ BARACS,

199 5

y MENEGUS,

1999 .

2

3

2000 ;

GROSSO,

SILVA y

YUSTE,

1995 ;

IBARRA,

2000 ;

QUIROZ,

2000 ,

y SILVA RIQUER,

1997 .

KUNTZ,

1995 ;

MENEGUS,

2 4 U n últim o esfuerzo notabl e e n GARCÍA ACOSTA, 1995 . E l text o de Gar¬

cual-

ner sobre precios y salarios sigue siendo u n elemento capital para quie r discusión . TANDETER y JOHNSON, 1992 .

620

ANTONIO IBARRA

do colonial tardío quedó en suspenso, en tanto que el co- nocimiento sobre la dinámica efectiva de los precios de mercado carecía de evidencias seriadas, homogéneas y sis- temáticas, frente a los registros de precios institucional- mente regulados. 25 El interés por una historia monetaria, resultado de los avances alcanzados en el estudio de la producción minera

en el period o colonial

se deba considerar en la investigación futura sobre precios,

inflación y niveles de vida. El libro de Ruggiero Romano, orientado a explicar el funcionamiento de una economía productora de metales y sedienta de monedas, puede su- poner un giro en la discusión sobre el impacto de la masa monetaria en el índice de precios. 26 Si bien, Romano enfa- tizó el carácter deficiente de la circulación monetaria, su interés por demostrar la existencia de formas seudomone- tarias de circulación puede mover a la reflexión sobre el nexo entre el sistema monetario y la escala de precios: con una masa decreciente y una velocidad multiplicada por su- cedáneos monetarios. Es posible pensar, incluso, en causas estructurales más que en trastornos cíclicos que nos expli- quen la inflación, así como entender los mecanismos defla- cionarios de un mercado sujeto a procesos de aceleración en la demanda y prolongadas contracciones. 27

cualquier caso, ahora contamos con una estadística

fiscal y económica más diversificada, espacial y temporal- mente, que ha redundado en esfuerzos de síntesis que nos

permiten discutir sobre conceptos económicos que requie- ren de elementos de medición. U n producto maduro, sin duda debatible, es el libro de Garner sobre la economía

tardío, tal vez sea u n elemento que

En

2 6

Véas e las

dimensione s de

este problem a

en

el debate entre John -

son y Romano , par a e l Bueno s Aire s colonial . ROMANO,

1992.

2 é

Sobr e la historiografí a minera , véas e HERRERA CANALES et al,

El

ra investigació n sobr e el sistem a monetari o

libro de

Romano , creemos, tendr á u n efecto significativo en la

colonial . ROMANO,

1999.

1999.

futu-

2 7

Ve r debate sobre la masa monetaria

y

e n Historia

Mexicana,

XLLX:2(194)

el crecimient o

económic o

y

novohispan o

(oct.-dic) , IBARRA, 1999

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

62 1

mexicana del siglo xvm, 2 8 así com o las sucesivas revisiones a la tradicional visión del siglo de prosperidad borbónica a la luz de evidencias empíricas contrastantes, como se apre- cia en los trabajos de Van Young y Pérez Herrero, 2 9 aunque haya disminuido el interés por la estimación de los están- dares de vida en la medida en que las investigaciones se orientaron hacia aspectos más estructurales. El debate sobre el atraso relativo mexicano tal como fue formulado por Coatsworth en 1980, estimuló notablemente la investigación empírica tanto en su dimensión cuantitati- va como en los criterios interpretativos que la sustentaron. Las réplicas y los ulteriores esfuerzos de medición hechos por Cárdenas 3 0 y Salvucci 31 constatan la relevancia de esta perspectiva, pero aún aguardamos a que esta maduración sea traducida en argumentos má s sólidos. Por ello, es nota- ble que no se haya despertado un interés mayor por cons- truir estadísticas sistemáticas sobre el producto interno bruto mexicano antes de 1890, asimismo, que no contemos con un verdadero índice de precios para la época colonial tardí a y e l sigl o XI X temprano , que nos permit a obtene r es- timaciones sobre el producto, en términos reales, tanto pa- ra fortalecer la hipótesis de referencia como para someterla crítica en sus argumentos empíricos. 3 2

el

"premoderna", sin embargo, su

argument o goz a de un a gra n solide z empírica . GARNER y STEFANOU, 1993. U n esfuerzo continuad o de l auto r po r difundi r sus estadísticas , que me-

Colonial

rec e ser seguido , pued e verse e n su págin a we b Latín

manejo "moderno " de

2 8 Com o es sabido, el trabajo de

Garner despertó suspicacias por

una contabilidad

American

Economic History Data Bank ( http://mansell.stucen.gatech.edu/rlg7/la - tamdata/) .

próspero , fue plantead a ini-

cialmente por Va n

2 9 La crítica a la

image n de u n siglo XVIII Youn g y secundada por

Pérez Herrero,

con

fuentes

fiscales.

3

3

0

1

VAN

CÁRDENAS,

SALVUCCI,

YOUNG,

1984,

1984

1992

y

1995

1997

y PÉREZ

1997.

1991.

y y SALVUCCI y SALVUCCI,

HERRERO,

1994.

hi -

de

México , 1750-1910", ponenci a al coloqui o México: The Challenge ofModer-

an d Latí n America n Studies , MIÑO, 1992, así com o el con-

cieron Enrique

3 2

Dos

casos notables, empero , son

la crítica historiográfica

en

que

Florescano: "Atraso y modernida d

el desarrollo

nity, 1821-1991. Lajolla : Cente r fo r Iberia n University o f California, San Diego, 1991 y

622

ANTONIO IBARRA

Con menor suerte, la investigación económica sobre el si- glo XI X ha buscado atajos frente a una heredada desorgani- zación institucional y una consecuente irregularidad de la información económica. 3 3 H a sido particularmente impor- tante el desarrollo de la historiografía regional, en algunos casos creando modelos de análisis, 34 así como también la in- vestigación sistemática en la historia fiscal. 35 Si bien existe una pobreza relativa de información cuantitativa para el siglo XIX, comparada con el periodo colonial tardío, las investiga- ciones regionales y el estudio sistemático de la información aportada por las memorias de Hacienda han creado una ba- se previa de información que ha estimulado discusiones de mayor aliento, como la relativa al modelo de fiscalización confederal mexicano antes de 1880 y las transformaciones que permitieron la "revolución" liberal en las finanzas públi- cas. 36 Corresponde a Carmagnani el mérito de haber dado este giro a la investigación en la historia fiscal y de trazar las líneas de una agenda de trabajo que se ha diversificado ex- cepcionalmente, pasando de aspectos tributarios y administra- tivos a explicaciones generales sobre los modelos históricos de la fiscalidad mexicana. 37 De manera paradójica, la información disponible para el siglo X X no es sustancialmente mejor que la compilada para fines del XIX, entre otras razones porque su sistematización no ha sido puesta bajo la crítica del historiador y, claramen- te, su elaboración ha respondido a criterios institucionales de argumentación política. 3 8 Sin embargo, en la década de

traste empíric o PONZIO DE LEÓN,

pertinencia

dos

timar la dinámic a sectorial de

de l argument o de Coatsworth

qu e hiciera e n su crítica

justifica r l a

1998 . Po r otr a part e se antoj a fundamenta l

regula-

par a medi r l a producció n d e dinero , esto es plat a amonedada , y es-

de aplicar u n "deflactor"

de productos alimentarios

la economía .

3 3 PEÑAyWlLKIE ,

1994 .

3

4 CHOWNING, 1997 ; IBARRA, 2000a , e IBARRA BELLÓN, 1998 .

3 5 JÁUREGUI y SERRANO, 1998 .

SERRANO y JÁUREGUI, 1998 .

CARMAGNANNI, 1983,198 9

3

3

6

7

y 1994 .

3 8 L a crítica qu e hiciera Coatsworth a las estadísticas del porfiriato to-

davía n o

los retos d e investigación planteados. U n caso excepcional, es e l traba-

h a sido replicada co n u n acervo de informació n equivalente a

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 2 3

los noventa los avances han sido notables en campos espe- cíficos de investigación, como la historia fiscal y financiera, pero también industrial y empresarial, fincada en archivos privados y de empresa. Sin duda la mejor mirada al impacto de las nuevas fuen- tes en la historiografía de los noventa, se puede advertir por

medio del boletín de fuentes América Latina en la historia eco-

nómica® que, desde 1994, viene publicando el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora. En él, pueden

reconocerse las simetrías y divergencias que la nueva his- toriografía mexicanista ha trazado con el conjunto de la investigación latinoamericana y su diálogo con la estado- unidense y la española. Asimismo, la publicación de una

serie de Lecturas sobre la historia económica mexicana

revelan

la consistencia y diversidad de la producción historiográfi- ca reciente y sus líneas de continuida d temática. 4 0 Si esta suma de evidencias nos sugiere que se ha pro- ducido u n giro decisivo en la investigación, tanto por sus fuentes com o po r sus recursos interpretativos y metodológi - cos, probablemente convengamos en que la historiografía económica de los noventa supone u n punto de inflexión en la trayectoria del conocimiento de nuestro pasado eco- nómico.

j o

ha hech o una estadística histórica a partir de fuen-

tes oficiale s sometida s a u n escrupulos o escrutinio . BORTZ, 1988 . U n es- fuerzo análogo , per o con otros propósito s analíticos, es el hecho por

conti-

nuad o má s

Enrique

hast a llega r a 1958 .

de J.

Bortz, quien

Cárdena s para la economí a mexican a entre

tarde , co n

ese

enfoqu e

metodológico ,

192 9 y 1940,

CÁRDENAS,

1987 ,

pp.

190-27 6 y

CÁRDENAS,

1994 .

de

mercados (jul.-dic. 1994) , manufactura e industria (jul.-dic. 1995) , precios

3 9 Entre los número s

temáticos del boletín, merecen señalarse los

(ene.ju!.

1996) , casas comerciales (ene.-jun.

1998) , entre

otros.

4 0 Las compilaciones temáticas, con trabajos reeditados y otros origi- nales, fueron sobre crédito prebancario (Valle Pavón y Martínez López- Cano) ; industria textil (Gómez-Galvarriato) ; finanzas pública s (Jáuregu i y Serran o Ortega) ; Deud a públic a (Ludlo w y Marichal) ; ferrocarriles

y

(Bátiz y Covarrubias), y

obras públicas

(Kuntz y Connolly) ;

moned a

6 2 4

LOS

ANTONIO IBARRA

ARGUMENTOS DE UNA NUEVA HISTORIOGRAFÍA ECONÓMICA

En este contexto de renovación y abandonos, el contenido de la historiografía económica ha mudado de manera pro- funda. Entre los nuevos campos de conocimiento, con mayor relevancia teórica y metodológica, quizá deban mencionar- se cuatro: la "nueva historia financiera", tanto prebancaria como moderna, que ha generado una nueva interpretación sobre los obstáculos financieros al crecimiento económico, la conducta de los agentes financieros en un contexto de incertidumbre y los conflictos con el Estado por la renta dis- ponible; 4 1 "la nueva historia fiscal", que ha promovido una reciente interpretación de la construcción del Estado en el siglo XIX, tanto en su dimensión institucional como en su soporte financiero, alentando la incorporación del análisis económic o de las rentas y políticas impositivas con la expli- cación de un peculiar régimen fiscal liberal. 4 2 De manera semejante, una "nueva historia industrial" ha renovado el interés tanto por el modelo histórico de industrialización, explicando las razones económicas de su rezago, disconti- nuidad y patrón organizacional altamente concentrado, así com o las características de los agentes económico s y so- ciales que lo protagonizaron. 43 Cada vez con mayores ele- mentos de conocimiento y mejores análisis, sabemos de las alternativas y opciones económicas de los empresarios, los estándares de vida de los trabajadores y estimaciones sobre la productividad de empresas y del sector mismo. Por últi- mo, un nuevo horizonte se ha abierto con la "nueva histo- ria empresarial", que soslaya viejos prejuicios ideológicos y ataduras teóricas, y reconoce la diversificada suerte de agentes económicos que, a su vez, han sido relevantes acto- res sociales e interlocutores políticos del gobierno. 4 4 En todas ellas, quizá aparece un elemento común: la importan-

4 1 Véans e los trabajos de Valle Pavón y de Marichal y Del Ánge l sobre

el tem a en este

número .

4

2 Véas e

el

trabajo

de Jáuregu i en este

número .

4

3 Véas e

el

trabajo

de Gómez-Galvarriato

en este

número .

4

4 Véas e

el

trabajo

de Romer o Ibarra, en este

número .

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

62 5

cia de la ausencia o astringencia de un marco institucional apropiado al cambio económico, acusado por la persisten- cia de prácticas discrecionales, arreglos informales y una constante en la conducta de los agentes económicos y del propio gobierno, de privilegiar la búsqueda de rentas an- tes que transformar el orden institucional. 4 5 La importancia del marco institucional en la explicación económica ha sido acentuada porque ha resultado pertinen- te para explicar la dinámica de los mercados, la organización industrial o los límites impuestos a la actividad empresarial, así como por constituir un punto de preocupación común

entre estas nuevas corrientes historiográficas; por tanto, el en- foque institucional de la economía aparece como un instru- mento útil en la explicación histórica. En otra dirección, la llamada "historia cultural" constituye una estrategia historiográfica alterna, orientada a explicar esos componentes "extraeconómicos" que influyen en la conducta idividual y colectiva ante el mercado, el ahorro y el consumo, y la política y las instituciones. 46 Sin embar- go, para algunos historiadores identificados con el enfoque neoinstitucional, la "historia cultural" no constituye una alternativa de conocimiento, debido a su subjetivismo episte- mológico, inconsistencia metodológica y ausencia de catego- rías y modelos de causalidad capaces de explicar la relación entre cultura, economía y política. 4 7 Sin embargo, también aquí es relevante advertir que el énfasis en aspectos cultura- les ha ido de la mano de la historiografía económica mexi-

extremo com o en

canista y quizá este antagonismo no sea tan la historiografía estadounidense. 48

4 3 Véase el ensayo de Riguzzi, para una evaluación analítica de la impor- tanci a de l marc o instituciona l e n un a economí a atrasada . RIGUZZI, 1999 .

4 6 VAN YOUNG, 1999 . Véas e tambié n su trabaj o

e n este volumen ,

don -

de se explora n las fuentes historiográfica s de un a historia cultural larga-

ment e construida en los contorno s de la historia económica . Un a

al debate estadounidense en KNIGTH,

crítica

2002.

4

7

HABER,

1999 .

4 8 Véas e el trabajo de Van Young,

explo-

fuente s historiográficas de un a historia cultura l largament e cons-

en

este volumen,

dond e se

r a n las

626

ANTONIO IBARRA

U N EJEMPLO ELOCUENTE:

LAS NUEVAS HISTORIOGRAFÍAS FISCAL Y FINANCIERA

Hasta la década de los noventa nuestro conocimiento sobre las finanzas, imperiales y privadas, estuvo limitado a los momentos de crisis, señaladamente a la Consolidación de Vale s Reales, per o poc o se sabí a sobr e los mecanismo s es- pecíficos en que instituciones, corporaciones y particulares participaban de un mercado de dinero en un marco de ne- gociación aparentemente organizado que se precipitaba al caos. 49 La historiografía de los noventa nos ha revelado la complejidad institucional de dicho mercado, el peso gra- vitacional de los comerciantes y sus corporaciones en la competencia por el crédito y el carácter regulatorio de las instituciones religiosas. 50 Por momentos, la dinámica finan- ciera nos da señales sobre la existencia de un mercado de di- nero en el cual las tasas de interés compiten con las fuerzas institucionales del oligopolio financiero que las contienen, en un arreglo beneficioso para los dueños del dinero. 5 1 El estudio del financiamiento de la producción interna, par- ticularmente la minería, así como los movimientos especu- lativos frente a la demanda insaciable de capitales por la corona, han marcado una nueva perspectiva en el entendi- miento de las relaciones entre la esfera privada, corporativa, y la "pública", o las finanzas reales, en el arreglo y dinámi- ca del mercado de crédito lo cual ha arrojado una serie de conclusiones interpretativas completamente nuevas. 52

Gracias a este avance historiográfico, se ha podido eva- luar el carácter depredador del Estado colonial a partir de las exacciones financieras, pactadas o forzadas, que repre-

proceso de descapitalización. 5 3

Mejor aún, la quiebra financiera del Estado colonial, según

sentaron un estructurado

nos lo

ha mostrado Marichal, 5 4 tuvo una de sus explicacio-

4

5

5

3

3

3

9 MARICHAL, 1996.

0 WOBESER, 1989, 1989 a y 1994.

1 VALLE PAVÓN, en este número .

2 MARTÍNEZ LÓPEZ-CANO y VALLE PAVÓN, 1998.

3 MARICHAL, 1997.

4 MARICHAL, 1999.

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

62 7

nes en la relación perversa entre lealtad y privilegios con que se construyó un vínculo de dependencia. 5 5 La idea de la existencia de unos costos crecientes del colonialismo, mi- rand o sólo la dimensión fiscal, se complement ó con el es- cenario financiero que nos muestra cóm o se rompieron las ligas de autoridad y el nexo de legitimidad con la quiebra financiera imperial. Dos nuevas historiografías, social y po- lítica se desprenden de este análisis del colapso colonial. En esta trama de arreglos corporativos con el Estado colonial, el estudio de los Consulados de comercio ha sig- nificado un avance sustancial para explicar la acción colec- tiva de los grupos de interés en el reino, en especial de los comerciantes de la capital, quienes pese a perder el control oligopólico del mercado novohispano, como resultado de las políticas de liberación del comercio interior de impor- taciones, intentaro n recuperar sus privilegios mediante el financiamiento de la deuda pública del monarca. 5 6 Por su parte, el nexo entre favores financieros y el quebrantamiento de la política comercial durante el comercio libre, ha ma- nifestado la importancia de los arreglos informales, de privi- legio, entre grupos de comerciantes y la corona, en notoria contradicción con las reglas establecidas. 57 Por su parte, la historiografía fiscal h a hecho notables progresos al pasar del análisis contable de registros fiscales a una nueva interpretación, centrada en aspectos institucio- nales y políticos, sobre las características de la fiscalidad d e antiguo régime n y sus continuidade s en l a nueva repúbli- ca. La brecha de conocimiento entre la época colonial y la hacienda liberal moderna se ha ido cerrando lentamente, gracias a la convergencia de dos ciclos de investigación relativament e independientes : po r un a parte , gracia s al es- tímulo que produjo a la historiografía colonial la publica-

5 5 JÁUREGUI,

1997 .

es, sin duda, la tesis d e

doctorad o d e Vall e Pavón . VALLE PAVÓN, 1997.

5 7 L a investigación d e Souto, es una notable explicació n d e estos as- pectos. SOUTO, 2001. Obras colectivas, po r aparecer, vendrá n a suplir al-

d e l a investigación . HAUSBERGER e IBARRA,

guno s hueco s historiográfico s

5 6 E l trabajo fundamental

d e esta corriente

628

ANTONIO IBARRA

ción de los datos de recaudació n en las cartas-cuenta, co- mo ya hemos mencionado, y gracias a un mejor análisis de la organización y funcionamiento del aparato financiero colonial, ahora podemos estimar su eficiencia y compleji-

dad; 5 8 segundo, por u n estímulo a la investigación de la fis- calidad liberal, nacida de los trabajos de Carmagnani, especialmente entre la primera república federal y el régi- men porfiriano. 5 9 El resultado evidente es que ahora la his- toriografía económica, en particular la fiscal, tiene nuevos argumentos para interpretar el siglo XIX, esclarecer la pug- na entre proyectos tributarios y explicar la continuidad de figuras fiscales de antiguo régimen y prácticas tributarias tradicionales, en un contexto de cambio político liberal. Tanto por el lado de la recaudación como por el del gas- to, nuestro conocimiento es mayor y cada vez se tienen mayores elementos para explicar la política fiscal. Por ejem- plo, la importancia del análisis del presupuesto, tanto como instrumento de política y negociación como de economía pública, ha abierto un horizonte de reflexión sobre la im- portancia de los arreglos institucionales en la definición de

la política de gasto e

conocimiento sobre el tránsito de un régimen fiscal confe- deral a u n modelo centralista es, probablemente, el mejor balance que pueda hacerse sobre este desarrollo historio- gráfico. Sin embargo, aunque conocemos mejor el desem- peño de las finanzas del gobierno central, así como algunos casos paradigmáticos y divergentes de fiscalidades estatales,

inversión del

régimen porfiriano. 6 0 El

5 8 E l empuj e de la investigación se deb e a las ulteriores iniciativas de

Klein, pero también a trabajos com o el de Jáuregu i que

de

movimientos

financieros interno s al sistem a colonial , com o los situados , h a sid o pues-

imagen de recaudació n con u n análisis administrativo e institucional

la Real Hacienda. E n otro sentido,

complementa la

la investigación sobre

ta

de

reliev e

po r

MARICHAL V SOUTO.

1994 :

TAUREGUI,

1999 ,

y

KLEIN,

1992 .

marcarse, muy claramente, con

la publicación de "Finanzas y Estado en México" , hasta la aparición de

su

Estado y mercado. Par a un a evaluació n de su evolució n véans e

3 9 El ciclo cíe esta historiografía pued e

libr o

JÁUREGUI

y

SERRANO ORTEGA,

1998 ;

SERRANO ORTEGA y JÁUREGUI, 2001 .

1999 ,

1998 ,

RIGUZZI,

CHEZ SANTIRÓ, JÁUREGUI

e

6

0

CARMAGNANI, 1989 ;

IBARRA,

KUNTZ y

CONNOLLY,

y

KUNTZ y

y

SÁN-

1996 .

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 2 9

todavía desconocemos la organización y dinámica de las fi- nanzas municipales que nos permita integrar nuestra visión de la trama institucional de un régimen fiscal en permanen- te transición hacia una fiscalidad moderna, económica y equi- tativa, que no termina por producirse hasta el presente. 61 Si las historias fiscal y financiera coloniales han hecho notables progresos, su continuidad ha tropezado con una desigualdad de análisis y vacíos historiográficos en el siglo XIX. En efecto, las explicaciones sobre el tardío desarrollo de un mercado de crédito y un sistema financiero moder- no, bancario, están en camino de despejarse con la muy adelantada investigación reciente. Las continuidades entre un sistema de crédito dominado por la demanda pública de recursos y las prácticas especulativas privadas, ya libera- das de corporaciones de interés y límites institucionales al precio del dinero, destacan la persistencia de vínculos in- terpersonales que cobraron dimensiones de complicidad política, distorsionando el mercado de crédito y dando cur- so a un? vieja práctica depredadora de los recursos estata- les. 62 Empero, la complejidad del desarrollo prebancario del crédito no se limita a la deuda pública y el agio, como bien lo llamó Tenenbaum, 6 3 sino a la institucionalizado!! de prácticas bancadas en las cuales el manejo financiero de las cuentas públicas corrió de la mano de instituciones pri- vadas, como lo ha mostrado Ludlow 6 4 para Banamex, al abrir un horizonte de análisis que ha motivado investigacio- nes ulteriores. Si la aparición de la banca central públi- ca fue tardía, pese a la importancia del crédito público y la emisión monetaria, es posible que ello obedezca a esta larga tradición de manejo privado de cuentas públicas: el Con- sulado de mercaderes en la époc a colonial, las casas comer-

6 1 Estudios recientes com o los de Aboites,

para el siglo XX , nos

arro-

de u n régime n fis-

jará n nuev a lu z sobr e los obstáculo s a la implantació n

cal directo, progresivo y eficaz en la distribución de la carga y la asignació n de cuota s de recaudació n auténticament e federales. ABOITES,

200 1

y

2003 .

6

2

LUDLOW y

SILVA RIQUER,

6

3

TENENBAUM,

1988 .

6

4

LUDLOW,

1990 .

1993 .

630

ANTONIO IBARRA

ciales en el primer medio siglo de vida independiente y un banco privado controlado por intereses franco-españoles hasta principios del siglo XX. 6 5 Las estrictas funciones de una banca privada, la interme- diación financiera y e l financiamiento productivo, ahora sabemos que mostraron una cadencia semejante: la inves- tigación regional y los estudios sobre la oferta de crédito al campo y a la industria, muestran un patrón ineficiente, cos- toso y atrasado, que reproduce una simetría de concentra- ción industrial y una endogamia empresarial que prevalece hasta hoy, con las consecuencias conocidas. La importancia de un rezago institucional, prácticas de privilegio, informa- ción incompleta y distorsiones en la asignación de créditos nos señalan la importancia de un marco institucional am- biguo, frágil e ineficiente para promover la eficiencia de los mercados financieros. L a nueva historiografía financiera, que pasó del análisis de las relaciones entre élite y crédito público, ahora vuelve sus ojos a u n análisis cada vez más centrado en la explicación de los "costos de transacción" en mercados financieros deficientemente organizados, po r falta de un marco institucional eficiente. 66 La pertinencia del enfoque neoinstitucional, en particu- lar para este campo de investigación histórica, ha hecho que la historiografía bancaria esté cada vez más cerca del análi- sis económic o formalizado, a l seguir d e manera explícita , modelos econométricos y sustentado en la teoría económi- ca moderna. 6 7 De esta manera, la historiografía financiera es testigo de una nueva cooperación entre economistas e historiadores y, en un sentido positivo, se abre un sendero de reflexión metodológica que podría extenderse a otras áreas de conocimiento de la historia económica, con inde- pendencia de las épocas de análisis. Probablemente, una de las consecuencias más relevantes de la historiografía finan- ciera, premoderna y bancaria, sea e l hecho de que se h a consolidado como un campo de conocimiento común que

6 5 Un a visió n má s estilizad a de l marc o instituciona l e n MAURER,

6

6

6 MAURER, 1999.

7 U n bue n ejempl o es GÓMEZ GALVARRIATO, 1999.

1999.

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 3 1

ha avanzado en una larga trayectoria de investigación, des- de la colonia hasta el siglo XX, con explicaciones globales y análisis específicos. Así, la trayectoria de una línea histo- riográfica une el interés de economistas e historiadores en favor de una nueva historia económica.

UN A NUEVA AGENDA PARA UNA VIEJA RELACIÓN:

LAS

INSTITUCIONES Y LA NUEVA UNIFICACIÓN DE LA HISTORIA ECONÓMICA

Por una explicable coincidencia, el premio Nobel de eco- nomía en 1993, vino a caer al campo de la historia al otor- gárseles a Douglass North y Robert Fogel, pero ello no supuso que informalmente se hubiera concedido un Nobel de historia, sino la constatación de que la historia económi- ca es una herramienta útil y necesaria a la moderna teoría económica, tanto como un reconocimiento a la trayectoria de la escuela de pensamiento que los autores representa- ban. Con independencia de otras consideraciones, la evi- dencia de un nuevo acercamiento disciplinario parece estar en el trasfondo de este episodio: la historia económica actual tiende a mayor integración disciplinaria, rigor me- todológico y amplitud en su horizonte interpretativo. Y efectivamente, com o lo señalar a North , la investigación ac- tual está produciendo "un nuevo marco analítico que nos permite comprender el cambio económico en el transcur- so del tiempo", pero también un importante enriquecimien- to de la teoría económica. 6 8 El renovado interés de los economistas por la historia, así como la utilidad de ciertos instrumentos analíticos de la teo- ría económica en la investigación histórica, constituyen los elementos de este nuevo encuentro disciplinario, aunque no desprovisto de suspicacias y conflictos. 69 Por motivos distin- tos, el análisis neoinstitucional ha supuesto un nuevo territo- rio de encuentro entre economía, ciencia política e historia

6

8

NORTH ,

1994 ,

pp.

567-583 .

632

ANTONIO IBARRA

y, específicamente en nuestro desarrollo historiográfico, con diferencias de formalización y análisis. Las explicaciones so- bre el influjo de las reglas formales y las prácticas informales son cruciales, en esta perspectiva, para trascender la descrip- ción puramente empírica del desempeño económico. Si bien es difícil que haya acuerdo para suponer que esto constituya un "cambio de paradigma" en la historia econó- mica, que obligue a un reelevamiento de nuestros supuestos de conocimiento, es evidente en cambio, que sí constituye una herramienta teórica valiosa para tasar las divergentes trayectorias de economías en el pasado, gracias a que provee un sistemático modelo de análisis de los factores determi- nantes de ese desempeñ o —derechos de propiedad , costos de transacción y una teoría cognoscitiva de la conducta de los agentes económicos. Por otra parte, también es cierto que su adopción supone problemas relevantes para el his- toriador: la retórica de la teoría económica, la estilización de los hechos y el optimismo epistemológico puesto en el análisis de evidencias cuantitativas altamente formaliza- das. 70 Los peligros marcados por Romano, el "anacronis- mo" y el "anatropismo", quizá sean restricciones reales a la generalización del enfoque a la diversidad de temas y pe- riodos de la historia económica mexicana. En cualquier caso, nos parece esencial advertir que esta trayectoria historiográfica constituyó uno de los desarrollos significativos de la década de los noventa, tanto en su acep- tación por parte de algunos historiadores, como en su adopción por cuenta de los economistas interesados en el pasado, conformándose como un componente importan- te de la nueva manera de hacer historia económica. 7 1 Probablemente sea Coatsworth, en una serie de ensayos ya clásicos, quien primero haya llamado la atención sobre este aspecto en el contexto de su explicación sobre el atraso eco-

7

0

Me

CLOSKEY,

1994 .

7 1 COATSWORTH y TAYLOR, 1999 , introducción . Un a evaluació n de pers- pectivas e n NORTH y WIENGAST, 1997 . Menció n apart e merec e Jos é Ayala, com o u n economista que contribuyó significativamente a la sistematiza- ció n de l enfoqu e y su aplicació n a otra s disciplinas . AYAI.A, 199 8 y 2002 .

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

63 3

nómico mexicano. 72 Sin embargo, solamente en la última década ha sido emplazado el análisis institucional como un instrumento teórico relevante para la explicación del funcio- namiento de los mercados, las restricciones a los actores eco- nómicos y la persistencia de un bajo desempeño económico y un patrón distributivo ineficiente, no equitativo, acusado por baja inversión en capital humano y sistemas políticos discri- minatorios. 73 L a publicación reciente de dos textos colec- tivos, permeados por este enfoque, tanto por Coatsworth 74 como por Haber, 7 5 nos permiten advertir que se ha sistemati- zado el programa de investigación en esta dirección. De esta manera, con diferencias de matiz, la aceptación del modelo se ha extendido entre un amplio espectro de historiadores interesados en campos temáticos más acotados, como la his- toria fiscal, 76 las corporaciones mercantiles de antiguo régi-

men, 7 7 la industria, 78 el sistema de derechos de propiedad 7 9

y los ferrocarriles, 80 entre otros. La convergencia de intereses así como los acertijos que resultan de la investigación, han hecho evidente la necesi- dad de una nueva estrategia de cooperación, respetando la pluralidad de tradiciones historiográficas, recursos meto- dológicos y énfasis en el uso de fuentes cuantitativas y acep- tación explícita de teorías económicas, a efecto de sumar conocimientos y no restarles valor por el sesgo de la inter- pretación.

7 2 Las primeras referencias a la teoría d e North , aparecen ligadas a la

hipótesis del deficiente

to decisivo del atraso, má s tarde haría énfasis en las restricciones impues-

estatal, hasta

considerar la reforma liberal com o u n proceso d e cambio institucional. COATSWORTH, 1990 y NORTH, 1990, especialment e l a cita de Coastwort h e n p. 151.

tas a l a economí a po r el centralism o y el intervencionism o

grado de organización económic a com o elemen-

7

7

7

7

7

3

1

MARISCAL y SOKOLOFF,

2000 .

COATSWORTH y TAYLOR,

1999 .

3 HABER, 1997,

especialment e la introducción , pp . 1-20 y HABER, 2000 .

6 JÁUREGUI, 1997 .

7 IBARRA, 2000b .

7 8

GÓMEZ GALVARRIATO,

1999 .

7 9 RIGUZZÍ, 1999 .

0 KUNTZ y RIGUZZI,

8 1996 .

634

ANTONIO IBARRA

Se antoja que la continuidad de esta trayectoria historio- gráfica, así como su deseable diálogo con otras tradiciones intelectuales, supone una renovación de la cultura polé- mica que hemos perdido. Es posible que si se produce ma- yor coherencia programática en la investigación en historia económica, los esfuerzos no caigan en vacíos de indiferen- cia. La existencia de agrupaciones profesionales de historia- dores de la economía, 8 1 la celebración del primer congreso especializado, en octubre de 2001, así como la creciente participación de la historiografía mexicanista en congresos internacionales de historia económica, parecen ser bue- nas señales. A su vez, la consolidación de la disciplina en las principales instituciones académica s del país, 8 2 aun- que paradójicamente no contemos aún con un programa institucionalizado de formación de nuevos historiadores de economía, con un sólido aparato de conocimientos eco- nómicos y fuerte dosis de investigación empírica, confirma este desarrollo. De la misma manera, pese a la ausencia de publicaciones especializadas en historia económica, la pro- ducción bibliográfica, documental y ensayística sigue tenien- do regular presencia en las revistas académicas de nuestro medio, cada vez con mayor regularidad, tanto en aquellas de historiadores como de economistas. 83

Si esta suma de elementos demuestra que la historiografía de los noventa ha tenido ánimo de levantar u n "proyecto de reconstrucción histórica", como anticipó Florescano, des-

8 1 Señaladament e la Asociación Mexicana de Historia Económic a y

la Asociación de Historiadores del Norte de México, debidas a la inicia-

tiva de Carlos Marichal y Mari o Cerutti, no por azar vantes de esta renovación historiográfica.

Mé-

xico, el Instituto de Investigaciones Dr. Jos é María Luis Mora " el Centro de Investigación y Docencia Económicas , el Instituto Tecnológic o Autó-

nom o

uni-

versidades del país, com o la de Puebla, con una larga tradición editorial

en historia

historiográfico

hech o po r otro s colegas , desd e lueg o Historia

per o tambié n Es-

rele-

protagonistas

8 2 La Universidad

Nacional

Autónom a de México , El Colegio de

Autónom a

Metropolitana

y otras

de México , la Universidad

económica .

8 3 Merecen señalarse, com o se desprende del análisis

Mexicana,

tudiosde

El

Historia

Novohispana,

Relaciones,

Secuencia,

Siglo

XIX,

otras .

Trimestre

Económico

e Investigación

Económica,

entr e

Argumentos,

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

63 5

de los buenos cimientos del saber acumulado, vinculado a corrientes que transforman el pensamiento histórico y pro- mueven el desarrollo de "generaciones creativas y producti- vas", entonces el pasado reciente ha macerado para bien a nuestra historiografía.

ABOITESAGUILAR,

Lui s

REFERENCIA S

2001 "Alcabalas posporfirianas. Modernización tributariay soberaní a estatal", e n Historia Mexicana, 1.1:2(202) (oct.-dic.),pp. 363-393.

200

3

Excepciones

y privilegios.

Modernización

tributaria

y cen-

 

tralización

política,

1922-1972.

México : E l Colegi o

de

México.

A L VARADO,

Armand o

1995

en la ciu-

dad de Guanajuato, 1777-1810. México : Institut o Na-

Comercio

interno

en la Nueva

España.

El abasto

cional de Antropologí a

e Historia.

ANNINO. Antoni o et al.

(coords. )

1987

América

rín:

Latina:

delEstado

colonial

Franco Angelí Libri , 2 vols.

ASSADOURIAN, Carlo s

Sempa t

al Estado

nación.

Tu -

1983

La organización

económica

espacial

del sistema

colonial.

México: Nueva

Imagen.

AVELI A

AIAMINOS, Isabe l

2002 "Miche l de

Certeau y los

debates de

la historia

eco-

 

nómic a francesa" , e n Historia

y grafía,

18

(ene.-jun.) ,

pp.

191-214.

AYALA ESPINO, Jos é

1998

Instituciones

y economía.

Una

introducción

al

neoinstitu-

áonalismo

económico.

México :

Universida d

Naciona l

Autónom a de

México.

200 2

BÁTI Z VÁZQUEZ, Jos é

1995

Fundamentos

versidad Nacional Autónom a de

institucionales

del mercado.

México :

México.

Uni -

Antoni o

et

al.

Reflexiones

dad

sobre el oficio

de historia.

México :

Naciona l

Autónom a de

México.

Universi -

636

BECERRA, Celin a Guadalup e

ANTONIO IBARRA

(comp. )

1997 Los occidentes de México (siglos xw-xix). El archivo: instru- mento y vida de la investigación histórica. Guadalajara : Uni - versidad de Guadalajara-CEMCA-El Colegio de Jalisco.

BORTZ, Jeffre y

1988

Los

sálanos

industriales

en la ciudad

de México,

1939¬

1975.

México : Fond o d e Cultur a

Económica .

BÓTTCHER, N . y Bern d

HAUSBERGER

(coords. )

 

2000

Dinero

y negocios en la historia

de América

Latina.

Berlín :

 

Biblioteca

Ibero-Americana.

BUSTELLO,

Francisc o

1998

Historia

económica:

una ciencia

en construcción.

Madrid :

 

Síntesis.

CÁRDENAS,

Enriqu e

1984

"Algunas cuestiones sobre la depresión mexicana del xix" , e n HISLA. Revista Latinoamericana de Historia Eco- nómica y Social, 4 , pp . 3-22.

1987

La industrialización mexicana durante la Gran Depresión. México: El Colegio d e México.

1994

La hacienda pública y la política económica, 1929-1958. México: El Colegio de México-Fondo de Cultura Eco- nómica-Fideicomiso Historia d e las Américas.

1995

"Un a

interpretació n

macroeconómic a

de l

sigl o

XIX

en

México" ,

e n El Trimestre

Económico,

LXII:2(246)

(abr.-jun.),pp.

245-279.

1997

" A Macroeconomic

Interpretation

o f

Nineteenth-

Century México" , e n HABER (coord.) , pp. 65-92.

CARMAGNANI,

Marcell o

 

1983

"Finanza s y Estad o e n México ,

1820-1880", e n Ibero-

 

Amerikanisches

Archiv,

IX:3/4 , pp .

279-313.

 

1989

"El liberalismo, los impuestos internos y el estado fe- dera l mexicano , 1857-1911", e n Historia Mexicana, XXXVHI:3(151) (ene.-mar.), pp. 471-496.

1994

Estado y mercado. La economía pública del liberalismo mexi- cano, 1850-1911. México : E l Colegi o d e México-Fon- do d e Cultura Económica-Fideicomiso Historia de las Américas.

CEROTTI,

Mari o

1995 "La historia, la economí a y la historia económica",

BATIZ et al,

pp . 81-98 .

en

HISTORIA ECONÓMICA

DE LOS NOVENTA

63 7

CIPOLLA,

Cari o

1991

C0ATSWORTH,Joh n

Entre

económica.

la historia

y la economía.

Barcelona : Crítica .

Introducción

a la

historia

1990

"Los obstáculos al desarrollo económic o e n e l siglo

XIX", e n COATSWORTH (coord.) , pp .

80-109.

1990 a

"L a historiografí a económic a d e México" , e n COATS-

WORTH (coord.) ,

pp . 21-36.

 

1990b

"L a decadencia

d e

la

economí a

mexicana,

1800¬

1860", e n COATSWORTH (coord.) ,

pp . 110-141.

2000

"Trayectorias económica s e institucionales

e n Améri-

ca Latin a

Tandil: Argentina

durant e

e l siglo xix" , e n Anuario (versión castellana de l

del

IEHS.

publicado

 

e n

COATSWORTH y TAYLOR, pp .

149-175).

 

COATSWORTH,John

(coord.)

1990

Los orígenes

del atraso,

nueve

ensayos

de historia

económi-

ca de México

en

los siglos

xnny

xix. Traducció n de Jua n

Jos é Utrilla. México: Alianza Editorial Mexicana.

COATSWORTH, Joh n

y Ala n M . TAYLOR (coords. )

200 0 Latin America and the World Economy since 1800. Har -

American

vard:

David

Rockefeller

Center fo r Latin

Studies-Harvard University.

COLL,

Sebastiá n

 
 

200 0

"Perspectivas d e futur o e n histori a económica" , e n Re-

 

vista

de Historia

Económica,

XVIII:2, pp . 249-279.

CRESPO,

Horaci o

1992

"Histori a cuantitativa" ,

e n CRESPO et al,

pp . 105-120.

CRESPO, Horaci o

et al.

 

1992

El historiador

frente

a la historia.

Corrientes

historiografías

 

actuales.

México : Universida d

Naciona l Autónom a d e

México.

 

CnowNiNG,

Margaret

 

1997

"Reassessing th e Prospects fo r Profit i n Nineteenth-

 

Century

Mexican

Agriculture fro m a Regional

Pers-

pective: Michoacan ,

1810-60", e n HABER, pp .

179-214.

1

>

--;.

Francoi s

 

1988

La historia

en migajas

de "Annates"

a la "nueva

historia".

 

Valencia:

Alfons e l Magnánim .

638

FI.ORESCANO,

ANTONIO IBARRA

Enriqu e

1991 El nuevo pasado

1992 "L a nuev a interpretació n de l pasad o mexicano" , e n El

mexicano.

México : Cal y Arena .

historiador

actuales.

frente

a la Historia.

México : Universida d

Corrientes

Naciona l Autónom a d e

historiográficas

 

México , pp .

7-27.

GARAVAGLIA, Jua n

Carlo s y Jua n

Carlo s GROSSO

1987 "Estad o borbónic o y presió n

fiscal

e n l a Nuev a Espa-

ñ a , 1750-1821" , e n ANNIXO et al, vol . 1, pp .

78-97.

GARCÍA AGOSTA,

Virgini a

(coord. )

1995

Los precios

de

alimentos

y manufacturas

novohispanos.

Mé -

xico: Instituto d e Investigaciones Dr. Jos é María

Luis

GARNER,

Mora-Centro

riores e n Antropologí a Ciencias Históricas.

d e

Investigaciones

y

Estudios

Supe-

de

Social-Consejo Mexicano

Richar d y Spir o E .

STEFANOU

1993 Economic Growth and Change in Bombón México. Gaines¬ ville: University o f Florida Press.

GÓMEZ GALVARRIATO, Auror a

1999 "Fragilidad

institucional y subdesarrollo: la industria

texti l

mexican a

e n

e l sigl o

XIX" ,

e n

GÓMEZ GALVARRIA-

TO, pp.142-182.

GÓMEZ GALVARRLYTO, Auror a

(coord. )

1999 La industria textil en México. Lecturas de historia económica

de México. México : Institut o d e Investigacione s Dr . Jos é

Nacional Autónom a de

María Luis Mora-Universidad

México-El Colegio de México-El Colegio de Michoacán.

GROSSO, Jua n

Carlo s y Jua n Carlo s GARAVAGLIA

1996

Las alca-

balas en la. Nueva España, 1776-1821. México : Institut o

Mora-Univer-

La región

de Puebla

y la economía

novohispana.

de

Investigaciones Dr. Jos é María Luis

sidad Autónom a d e Puebla.

GROSSO, Jua n

Carlos, Jorg e SILVA RIQUER y Carme n YUSTE

(comps.)

1995

Circuitos

mercantiles

y mercados

en Latinoamérica,

siglos

xvm-xix.

México : Institut o d e Investigacione s Dr . Jos é

María

Luis

Mora-Universidad

Nacional

Autónom a

de

México.

GUIMERÁ, Agustí n

(coord. )

1996

El reformismo

borbónico.

Madrid : Alianz a

Universidad .

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 3 9

HABER,

Stephe n

199

7

"Introduction: Economic Growth and Latin American Economi c Historiography", en HABER (coord.), pp. 1-33.

199

9

"Anythin g Goes:

Mexico's

'New'

Cultural

History",

 

e n

The Hispanic

American

Historical

Review,

79:2 ,

pp.

309-330 .

HABER, Stephe n

(coord. )

How Latin America Fell behind Essays on the Economic His- tories of Brazil and Mexico, 1800-1914. Stanford : Stan- ford University Press.

200 0 Political Institutions and Economic Growth in Latin Ame-

rica. Essays in Policy, History, and Political Economy. Stan-

199 7

ford: Hoover

Institution Press.

HAUSBERGER, Bern d y Antoni o IBARRA (coords. )

200 3

siglos

XVIII-XIX. México-Berlín : Vervuer t Iberoamericana-lns -

tituto

Consulados

en el mundo

y comercio

Iberoamericano,

Marí a

Luis

d e Investigaciones Dr. Jos é

Mora.

HERRERA CANALES,

Iné s

(coord. )

 

199 9

La minería

mexicana.

De la colonia

al siglo XIX. Lectura s

 

de Historia Económic a Mexicana. México: Instituto de

Investigaciones Dr. Jos é Marí a Luis Mora-El

Colegio

de Michoacán-El Colegio d e México-Universidad

Na-

cional Autónom a d e México .

IBARRA,

Antoni o

 
 

199

5

"Mercad o urban o y mercad o regional ra, 1790-1811 : tendencias cuantitativas

e n Guadalaja¬ d e la renta d e

 

Alcabalas", e n GROSSO, SILVARIQUERVYUSTE, pp . 100-135 .

 

199

7

"Fuentes y temas para

la medició n

d e la

actividad

 

económic a

e n l a Guadalajar a colonial" , e n BECERRA,

pp.

291-321 .

 

199

8

"La cuantificación sistemática e n historia económic a

 

colonial:

u n notable desarrollo

sin entorno

teórico

propio" , e n WOBESER, pp .

143-157 .

 

199

9

"Mercad o colonial ,

plat a y moned a e n e l siglo

XVIII

 

novohispano. Comentarios para u n diálogo con Rug¬ gier o Romano , a propósit o d e s u nuev o libro" , e n His- toria Mexicana, XLIX:2(194 ) (oct.-dic) , pp . 279-308 .

 

200

0

"Mercad o urban o v mercad o regional

e n Guadalaja-

ra colonial, 1770-1810" .

ria.

Tesis d e doctorad o e n histo-

México: E l Colegio d e México .

640

ANTONIO IBARRA

2000 a

La organización

regional

del mercado

interno

novohispano.

La

economía

colonial

de Guadalajara,

1770-1804.

Méxi -

co:

Universidad

Autónom a

d e

Puebla-Universidad

Nacional

Autónom a d e México.

 

2000b

"Cambio institucional, gestión corporativa y costos d e transacción e n la economí a novohispana. El Consula- do d e Comerci o d e Guadalajara , 1795-1821", e n BÓT-

TCHER y HAUSBERGER,

pp .

231-263 .

 

IBARRABELLÓN,

Aracel i

1998

El

carnario

y el poder

en México,

1821-1864:

la lucha

por

las fuentes

financieras

entre el Estado

central y las regiones.

México:

Fond o

d e Cultura

Económica-Universidad

de

Guadalajara.

 

JÁUREGUI,

Lui s

1997

"Una

aproximació n a los costos y beneficios del cam-

 

bio institucional e n el México borbónico, 1765-1795",

en Investigación

Económica,

LIX:229, pp . 205-235.

 

1999

La

Real

Hacienda

de Nueva

España.

Su administración

en

 

la época de los intendentes, 1786-1821. México : Univer -

sidad Nacional

Autónom a

de México.

JÁUREGUI,

Lui s yjos é

Antoni o SERRANO ORTEGA

199 8

"Inü-oducción" , e n JÁUREGUI y SERRANO ORTEGA

(coords.) ,

 

pp.

7-26.

JÁUREGUI,

Lui s yjos é

Antoni o SERRANO ORTEGA

(coords. )

1998

Las finanzas

públicas

en los siglos

xvm y xix. México :

 

Instituto d e Investigaciones Dr. Jos é

María Luis

Mo-

ra-Universidad

Nacional Autónom a de México-El

Co-

legio de México-El Colegio d e Michoacán.

KLEIN,

Herber t

1992

"Histori a

fiscal

colonial : resultado s y perspectivas", e n

Historia

Mexicana,

XLII:2(166) (oct.-dic) , pp . 261-307.

1995

Las

finanzas

americanas

del imperio

español,

1680-1809.

México:

Instituto d e Investigaciones Dr. Jos é

María

Luis Mora-Universidad tapalapa.

Autónom a

Metropoiitana-Iz-

1996

"Las cuentas de l imperi o español e n América". En - trevista d e Albert o Cue , e n América Latina en la his- toria económica. Boletín de fuentes, 5 (ene.-jun.), pp .

93-103.

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

64 1

KNIGTH,

Ala n

2002

"Subalterns,

Signifiers,

and

Statics: Perspectives o n

 

Mexica n Historiography" , e n Latin American Research

Reviexv,

37:2,

pp .

132-158.

KUNTZ,

Sandr a

1995

Empresa

extranjera

y mercado

interno.

El Ferrocarril

Central

 

Mexicano,

1880-1907.

México : E l Colegi o d e México .

KUNTZ,

Sandr a y Paol o RIGUZZI (coords. )

1996

Ferrocarriles y vida económica en México, 1850-1950 del surgimiento tardío al decaimiento precoz. México : E l Co- legio Mexiquense-Ferrocarriles d e México-Universi- dad Autónom a Metropolitana-Xochimilco.

KUNTZ,

Sandr a y Priscilla CONNOLLY

(coords. )

1999 Ferrocarriles y obras públicas. Lecturas de historia económi- ca mexicana. México : Institut o d e Investigacione s Dr .

Co-

Jos é María Luis Mora-El Colegio de Michoacán-El

legio d e México-Universidad Nacional Autónom a d e México.

LUDLOW, Leono r

1990 "El Banco Nacional Mexicano y e l Banco Mercantil Mexicano : radiografí a social de sus primero s accionis- tas, 1881-1882", e n Historia Mexicana, XXXIX:4(156) (abr.-jun.),pp. 979-1027.

LUDLOW,

Leono r yjorg e SILVA RIQUER

(comps. )

1993

Los

negocios

y las ganancias

de la colonia

al México

moder-

no.

México : Institut o d e Investigacione s Dr . Jos é

Ma-

MARICHAL,

Carlo s

ría Luis

Mora.

1992

"L a historia económic a e n l a décad a d e 1980-1990. Obstáculos , logro s y perspectivas" , e n El historiador frente a la Historia. Corrientes historiográficas actuales. México: Universidad Nacional Autónom a de México, pp. 79-86.

1996

"E l comercio , l a fiscalidad y el crédit o e n el virreina -

to de la Nueva España, 1760-1820: bibliografía

recien-

te",

e n ROMERO IBARRA, pp . 247-280 .

1997

"Beneficio s y costes

fiscales

del colonialismo.

La s re-

mesa s americana s a España , 1760-1814" , e n Revista

Historia

de

Económica,

XV:3

(otoño-invierno) , pp . 475-505.

642

ANTONIO IBARRA

1999

La bancarrota

del

México-Fond o

Historia d e las Américas.

del virreinato.

Nueva

finanzas

México : E l Colegi o d e

Económica-Fideicomiso

España

y las

imperio

español,

1780-1810.

d e Cultura

MARICHAL, Carlo s y Matild e

SOUTO MANTECÓN

1994 "Silver and Situados: New Spain and the Financing o f the Spanish Empir e i n th e Caribbean i n th e Eigh-

teent h

Century" , e n The Hispanic American Historical

Review,

74:4, pp . 587-613.

MARINI, Ru y Maur o

y Margar a MILLAN

(coords. )

1995 La teoría social latinoamericana. México : Universida d Na- cional Autónom a d e México-Ediciones E l Caballito.

MARISCAL, Elisa y Kennet h

SOKOLOFF

2000 "Schooling, Suffrage, and the Persistence of Inequality

i n the Americas , 1800-1945", e n HABER, pp .

MARTÍNEZ BARACS,

Rodrig o

159-217.

1995 "El debate sobre los modo s d e producció n y la contri-

bució n

MILLÁN,

d e Carlo s Sempa t Assadourian" , e n MARINI y

pp .

187-226.

MARTÍNEZ LÓPEZ-CANO,

Marí a de l Pila r y Guillermin a de l VALLE PAVÓN

(coords.)

1998 El crédito en Nueva España. México : Institut o d e Inves-

tigaciones

México-El Colegio d e Michoacán-Universidad nal Autónom a d e México.

Nacio-

Colegio d e

Dr. Jos é

María

Luis

Mora-El

MAURER,

Noe l

2000

"Progress without Order: Mexican Economic History

th e 1990's", e n Revista pp. 13-36.

i

n

de Historia

Económica,

XVII,

1999

"Banks an d Entrepreneurs i n Porfirian Mexico:

Insi-

de Exploitatio n o r Soun d Busines s Strategy?", e n Jour- nal of Latin American Studies, 3 1 (mayo) , pp . 531-561 .

MCCLOSKEY,

Donal d

1994 Si eres tan listo. La narrativa México : Alianza Editorial.

de los expertos en

economía.

MENEGUS, Margarit a

(coord. )

 
 

1999

Dos décadas

de investigación

en historia

económica

com-

parada

en América

Latina.

Homenaje

a Carlos

Sempat

Assadourian.

México : E l Colegi o d e México-Centr o

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

6 4 3

de

Investigaciones y Estudios

Superiores

e n Antro -

pologí a

Social-Universidad

Nacional

Autónom a

d e

México .

 

200

0

El repartimiento forzoso de mercancías en México, Perú y Fi- lipinas. México : Institut o d e Investigacione s Dr . Jos é Marí a Luis Mora-Centro d e Estudios sobre la Univer- sidad-Universidad Nacional Autónom a d e México .

MIÑO ,

Manue l

199

2

"Estructura

económic a y crecimiento:

la historiogra-

NORTH,

Douglass

199 0

fí a económic a colonia l mexicana" , e n Historia

na,

XLII:2(166 )

(oct.-dic) , pp .

221-260 .

Mexica-

Instituciones,

cambio

institucional

y desempeño

económico.

 

México : Fond o

d e Cultura Económica .

199

4

"E l desempeñ o

económic o

a lo largo de l tiempo" , e n

NORTH, Douglass

199 7

El

Trimestre

Económico,

LVI: 4

(oct.-dic.) ,

pp . 567-583 .

y Barr y

WEINGAST

"Concludin g Remarks: Th e Emergin g New Economi c

History

273-283 .

o f Lati n America",

e n HABER

(coord.) ,

pp .

PEÑA, Sergio

d e la y Jame s

WILKIE

199 4

La estadística

Siglo Veintiun o Editores-Universidad

tropolitana-Iztapalapa.

económica

en México.

Los orígenes.

México :

Autónom a Me-

PÉREZ HERRERO, Pedr o

199

1

"Lo s beneficiarios

de l reformism o borbónico : Metró-

 

pol i versus

élite s novohispanas" , e n Historia

Mexicana,

XLI:2(162 )

(oct.-dic) ,

pp .

207-264 .

199

6

"Estructuras comerciales e n e l mund o

hispánic o y e l

reformism o borbónico" , e n

GUIMERÁ, pp .

75-107 .

PONZIODELEÓN,

Carlo s

 

199 8

"Interpretació n económic a de l últim o period o

colo-

nia l mexicano" ,

e n El Trimestre

Económico,

LXV:I (257) ,

pp .

99-125 .

PRADOS DE LA ESCOSURA,

Leandr o y Samue l AMARAL

(coords. )

199

4

La

independencia

americana:

consecuencias

económicas.

 

Madrid : Alianza

Universidad.

644

ANTONIO IBARRA

QUIROZ,

Enriquet a

2000

"L a carne entre el lujo y la subsistencia. Mercado, abastecimiento y precios en la ciudad de México, 1750¬ 1812". Tesis d e doctorado e n historia. México: El Co- legio d e México.

RIGUZZI,

Paolo

1999

"U n model o histórico d e cambio institucional: l a or-

 

ganizació n

d e la economí a mexicana , 1857-1911", In-

vestigación

Económica,

LVII:222, pp .

145-160.

ROMANO,

Ruggier o

1981

"L a histori a hoy" , e n Revista

Internacional

de

Ciencias

Sociales,

XXXIII:4, pp .

701-710.

1992

"De

nuevo acerca del movimiento

d e los precios e n

Bueno s Aires e n e l siglo XVIII", e n Boletín

del

Instituto

de historia argentina y americana Dr. Emilio Ravignani, 6 ,

3 a serie, segundo semestre, pp. 149-162.

 

1993

Coyunturas

opuestas.

La crisis

del siglo

xwi en Europa

e

Hispanoamérica.

de

Cultura

México : E l Colegi o de Económica-Fideicomiso

México-Fond o Historia d e las

Américas.

 

1998

Antología

de un historiador.

México : Institut o d e Inves-

tigaciones Dr. Jos é María Luis Mora-Universidad

Au -

tónom a

Metropolitana-Iztapalapa.

 

1998a

"Po r la histori a y po r un a vuelta a las fuentes" , e n Cons-

truir

la

historia.

 

Ruggiero

Romano,

homenaje.

México : Institut o de Inves-

 

tigaciones Dr. Jos é María Luis Mora, pp.

13-27.

1998 b

Monedas,

seudomonedas

y circulación

monetaria

en las eco-

 

nomías

de México.

México : E l Colegi o d e México-Fon -

do d e Cultura Económica-Fideicomis o Historia de

las

Américas.

 

1999

"L a histori a económic a ¿Po r qué ? ¿Cómo?" , e n Rela-

ciones,

XX:79 (verano) ,

pp .

17-25.

1999a

"Respuesta a los comentarios d e Antoni o Ibarra", e n

HisUnia Mexicana,XUX:2(194)

ROMERO IBARRA, Marí a Eugeni a

(coord. )

(oct.-dic) , pp . 309-312.

1996

Historia

y economía:

un nuevo

diálogo.

México :

Univer -

sidad Nacional

Autónom a

d e México-Claves

Latino-

americanas.

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

64 5

SAI.VUCCI,

Richar d

 
 

1984

"Oí d Colonial Méxic o and

the

'New' Economic

His¬

 

tory". Stanford:

Occasional Papers i n Latín America n

Studies.

 

1997

"Mexican National Income i n the Era

o f

Independen-

 

ce,

1800-40", e n HABER (coord.) , pp .

216-241.

SALVUCCJ,

Richar d y Lind a SAI.VUCCI

 

1994

"Las

consecuencias económica s d e la independencia

 

mexicana" , e n PRADOS DEIAESCOSURAY AMARAL, pp . 31-53 .

SÁNCHEZ

SANTIRÓ,

Ernes t

 

2001

Azúcar y poder. Estructura socioeconómica de las Alcaldías Mayores de Cuemavaca y Cuautla Amilpas, 1730-1821.

 

México: Universidad Autónom a del los-Praxis.

Estado d e More-

SÁNCHEZ

SANTIRÓ, Ernest , Lui s JÁUREGUI y Antoni o

IBARRA

(coords. )

 

2001

Finanzas

y política

en el mundo

iberoamericano.

Del

 

antiguo régimen a las naciones independientes. México :

Universidad

Autónom a

d e Morelos-Instituto d e In -

vestigaciones Dr. Jos é María Luis Mora-Universidad

Nacional

Autónom a d e México .

SERRANO

ORTEGA, Jos é

Antoni o

y Lui s JÁUREGUI

(coords. )

 

1998 Hacienda y política.

Las finanzas públicas y los grupos de

poder en la primera república federal mexicana. Zamora ,

México : E l Colegio d e Michoacán-Instituto d e Inves- tigaciones Dr. Jos é Marí a Luis Mora.

SILVA RIQUER,

Jorg e

1993

La administración

de alcabalas

y pulques

de

Michoacán,

1776-1821.

México :

Institut o d e Investigacione s

Dr .

Jos é Marí a Luis

Mora.

1997

"Producció n agropecuaria y mercados regionales e n Michoacán , siglo XVIII". Tesis d e doctorad o e n histo- ria. México : E l Colegio d e México .

SILVA RIQUER, Jorg e

yjesú s

LÓPEZ MARTÍNEZ

(coords.)

1998 "Los

registros decimales y su utilidad para l a historia

agrari a colonia l novohispana" , e n América

Latina

en la

historia

económica.

Boletín

de fuentes,

10, pp . 51-63.

Mercado

1999 interno

en México

siglos

xmi-XIX.

Lecturas

de his-

toria

económica

mexicana.

México :

Institut o d e

Inves-

tigaciones

Dr . Jos é

María

Luis

Mora-El

Colegio d e

646

ANTONIO IBARRA

 

Michoacán-El Colegio de México-Universidad nal Autónom a d e México.

Nacio-

SILVA RIQUER, Jorg e

y Antoni o ESCOBAR OHMSTEDE

(coords. )

 

2000

Mercados indígenas en México, Chile y Argentina,

siglos

 

xvni-xix. México : Institut o d e Investigacione s Dr . Jos é

María Luis Mora-Centro de Investigaciones y Estudios Superiores e n Antropología Social.

SÓLITO,

Matild e

2001 Mar abierto. La política y el comercio del Consulado de Ve- racruz en el ocaso del sistema imperial. México : E l Cole - gio d e México-Instituto d e Investigaciones Dr. Jos é María Luis Mora.

TANDETER, Enriqu e

1992

y Lyma n JOHNSON

Economías

siglo XVIII. Bueno s Aires: Fond o d e Cultur a

(comps. )

precios y salarios

coloniales,

en América

Latina,

Económica .

TENENBAUM,

Barbar a

1988

"E l pode r

e n

pp.

d e la s durant e

finanzas

y la s

finanzas

Méxic o

197-221.

e l siglo XIX", e n Siglo

VALLE PAVÓN, Guillermin a

de l

de l pode r xix, 111:5,

1997 "El Consulado d e comerciantes d e l a Ciudad d e Mé- xic o y las finanzas novohispanas , 1592-1827". Tesis d e doctorado e n historia. México: El Colegio de México.

VALLE PAVÓN,

Guillermin a

200 3

de l

(coord. )

comercio y consulados

Mercaderes,

siglo

xvm. México :

Institut o

en Nueva

España

en el

d e Investigacione s Dr .

Jos é María Luis Mora-Consejo Nacional Tecnología .

d e Ciencia y

VANYOUNG,

Eri c

1992

La

crisis

del orden

colonial.

Estructura

agraria

y

rebeliones

populares

de la Nueva

España,

1750-1821.

México :

Alianza,

«Raíces y razones».

 

1992

"Historia

rural mexicana

desde

Chevalier:

historio-

grafía

d e la hacienda

e n México" ,

e n VANYOUNG,

pp.

125-196.

 

1999

"Th e Ne w Cultura l Histor y Come s t o Mexico" , e n The

Hispanic

American

Historical

Review,

79:2,

pp .

211-247.

HISTORIA ECONÓMICA DE LOS NOVENTA

64 7

WOBESER, Gisela

von

1989

"Las

fundaciones

piadosas com o fuentes de

crédito

e

n la époc a colonial" , e n Historia

Mexicana,

XXXVIII:4

(152)

(abr.-jun.), pp.

779-792.