Está en la página 1de 19

INSTITUTO NACIONAL DEL AGUA

CURSO DE HIDRAULICA EXPERIMENTAL APLICADA A
ESTRUCTURAS












3



INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS DIMENSIONAL










Raúl Antonio LOPARDO







Ezeiza, Argentina, 2012


1. PLANTEO DEL PROBLEMA

Cuando Lord Rayleigh comenzó a tratar algunos problemas experimentales
encaminándose en los primeros pasos del análisis dimensional, se basó fundamentalmente en
el criterio de homogeneidad, analizando la naturaleza de las variables que intervienen en las
ecuaciones que expresan los fenómenos físicos. Esta propiedad llamada homogeneidad indica
que no pueden sumarse cantidades disímiles para formar relaciones físicas verdaderas. Un
ejemplo grotesco de falta de homogeneidad está dado por O'Brien y Hickox en su "Applied
Fluid Mechanics" al decir que: manzanas +peras =dólares, puede tener tal vez algún
significado, pero no es la clase de ecuaciones que involucra un proceso físico (1).

En la medición de estos fen6menos físicos Lord Rayleigh distinguía dos tipos de
magnitudes: las primeras o fundamentales (de naturaleza irreductible) tales como longitud,
tiempo y masa, y las secundarias, que nacen de una medici6n indirecta, pudiendo reducirse a
una combinación de las anteriores elevadas a distintas potencias (por ejemplo una aceleración
se extrae de dividir una longitud a la potencia unitaria por un tiempo elevado al cuadrado;
como no participa la masa se encuentra elevada a la potencia cero). En caso de, trabajar
dentro del sistema práctico de unidades las magnitudes fundamentales serían longitud, tiempo
y fuerza, y no existe problema alguno en su utilización dentro de este tema.

Quien arribó a resultados más convenientes fue Buckingham, que publicara una
verdadera justificación matemática conocida como teorema H o teorema de Buckingham (2),
aunque debiera propiamente ser designado como teorema de Vaschy (3). Siendo este
razonamiento sumamente extenso y complicado para ser tratado en este texto e interesando tan
sólo sus resultados de aplicación, se pasará directamente al estudio de los mismos.

Cuando se pretende investigar un cierto fenómeno físico se presenta en general el
problema de que aparecen numerosas variables, teniéndose serias dificultades para ordenar
correctamente las mediciones a realizar, amén de la enorme pérdida de tiempo que trae
aparejada la representación en gran cantidad de gráficos de los resultados obtenidos, siempre
acompañada de desorientación.

Del teorema de Buckingham se desprende que si se tienen "n" variables físicas en un
estudio experimental existe una adecuada combinación de las mismas que reduce el sistema a
un número "s" de grupos adimensionales que las incluyen. A esos parámetros adimensionales
se ha dado en designar con la letra griega H. Como acotación es necesario aclarar que estos
parámetros H nada tienen que ver con el valor t =3,1416 al que siempre se asocia con la
minúscula de esa letra del alfabeto griego.

A continuación se pasa directamente a un ejemplo concreto para observar el empleo
práctico del citado teorema.

Se analiza el problema de determinar el valor de la presión en el fondo de un
recipiente, según sea la altura de líquido en reposo y la naturaleza del mismo. Se supone que
las variables que intervienen en el fenómeno son las siguientes: p (presión), µ (masa
específica), g (aceleración de la gravedad) y h (altura líquida). Aquí se tiene la certeza de qué
las variables consideradas son las correctas, pero como la aplicación del método tiene su
importancia exclusivamente ante casos experimentales, se debe decir que "se suponen'.

Se puede afirmar entonces que

p =f(µ, g, h) [1]

y llevándolo a la forma implícita puede expresarse

u (p, µ, g, h) =0 . [2]

De acuerdo a Buckingham, se supone que la citada función es el producto de las
variables a potencias desconocidas.

p
x1
µ
x2
g
x3
h
x4
=constante. [3]

Designando con L, T y M a las magnitudes fundamentales, longitud tiempo y masa, se
plantea en la ecuación anterior la condición de homogeneidad que obliga a la simplificación
de las dimensiones en ambos miembros de la igualdad.

Analizando dimensionalmente las variables de este caso particular [p] =M/LT
2
, [h]
=L , [µ] =M/L
3
y [g] =L/T
2
, puede reemplazarse en la ecuación [3],

(M/LT
2
)
x1
. (L)
x2
. (M/L
3
)
x3
. (L/T2)
x4
=L
0
. T
0
. M
0
,

considerando como unidades de la constante L
0
. T
0
. M
0
, puesto que es un número.

Como cada una de las magnitudes fundamentales es independiente de las demás,
pueden plantearse tantas ecuaciones de homogeneidad como magnitudes fundamentales
ntervengan, en este caso tres, L, T y M. i

Para L: -x
1
+x
2
–3x
3
+x
4
=0

Para T: -2x
1
- 2x
4
=0

Para M: x
1
+x
3
=0

Se ha planteado un sistema de tres ecuaciones con cuatro incógnitas. El número "s" de
grupos adimensionales a obtener será


s =n - r,

donde "n" es, según se comentara, la cantidad de variables físicas del proceso y "r" es el rango
de la máxima matriz no nula formada con los coeficientes de los exponentes (es decir, los
coeficientes del sistema de ecuaciones arriba descripto). En el apéndice se demuestra la
necesidad de esta consideración.

En el caso particular que se analiza:

x
1
x
2
x
3
x
4
L -1 1 -3 1
T -2 0 0 -2
M 1 0 f 0


Calculando el determinante de tercer orden de la derecha se obtiene:

1 -3 1
0 0 -2
0 1 0
=2, distinto de cero

Siendo entonces el rango de la máxima matriz no nula r =3, como n =4, será s =n - r
=4 - 3 =1, lo que indica la existencia de un solo grupo adimensional de variables.

Para este caso particular en que s =1, basta fijar uno de los exponentes x
i
, por
ejemplo x
1
=1, y obtener así el resultado, despejando las incógnitas restantes en las
ecuaciones planteadas.

Para L: -1 +x
2
–3 x
3
+x
4
=0 (a)

Para T: -2 -2 x
4
=0 (b)

Para M: 1 +x
3
=0 (c)

de la ecuación (b) se extrae que x
4
=-1, de la ecuación (c) que x
3
=-1 y de la ecuación (a)
que x
2
=-1.

De acuerdo con estos resultados el parámetro adimensional correspondiente es,
recordando la expresión [3]:

H=p
x1
. h
x2
. µ
x3
. g
x4
.

H=p
1
. h
–1
. µ
–1
. g
-1

H=p / h.µ.g =constante. [4]

Si en lugar de fijar el valor de x
1
=1 para resolver el sistema propuesto se diera
cualquier otro, no afectaría para nada el resultado desde el punto de vista dimensional.

Por ejemplo, con x
1
=2 se arriba a

H’=(p/ h.µ.g)
2
=H
2
,

resultado que es, según interesa al análisis dimensional, completamente equivalente al dado
por la [4], Lo mismo puede considerarse para el caso de fijar otra de las incógnitas.

Del resultado expuesto en la ecuación [4] se obtiene:

p =Cte. h.µ.g ,

y eso es exacto, si se considera que la constante tiene el valor unitario. Pero esa conclusión no
puede ofrecerla el análisis dimensional, debe obtenerse experimental o (como en este caso)
teóricamente. Sólo puede asegurarse que p/ h.µ.g es una constante, pero no aseverar cuánto
vale ella.

En trabajos experimentales, donde no se conocen los resultados, realmente cumple su
finalidad el análisis dimensional, brindando la forma esquemática de encarar las mediciones.
Si el resultado obtenido en el ejemplo recién tratado no fuera conocido y no tuviera solución
teórica, como realmente la tiene, se deberían medir presiones en el fondo de un tanque,
variando convenientemente h, µ y g. Sabiendo del análisis dimensional que p/ h.µ.g es cons-
tante, correspondería simplemente tomar puntos en cantidad suficiente para arribar con
precisión al valor de esa constante.

El caso tratado es el más simple posible. Su finalidad es tomar un primer contacto
con el análisis dimensional.

El procedimiento se complica algo si se tiene un proceso donde aparecen más
variables. Con ese fin es que se analizará ahora el conocido caso de la capa límite que se
desarrolla alrededor de una placa de espesor despreciable, en medio de una corriente uniforme
e infinita, de velocidad V
0
.

Como movimiento es no uniforme, se supone que el espesor o de la capa límite
depende de la masa específica µ. Además, como la placa retardará o frenará el movimiento se
tendrá en cuenta la viscosidad µ. Es lógico pensar que el espesor o variará a lo largo de la
placa según X (distancia a partir del borde de ataque de la placa). Naturalmente, la velocidad
de aproximación V
0
también influirá en el espesor o.

Entonces, pueden plantearse las siguientes expresiones funcionales:

o =f(X, µ, V
0
, µ) , [5]

u (o, X, µ, V
0
, µ) =0 . [6]

Según el teorema de Buckingham, puede expresarse:

o
x1
. X
x2
. µ
x3
. V
0
x4
. µ
x5
=0 . [7]

Llevando la ecuación [7] al estudio dimensional y recordando el principio de
homogeneidad se llega a la siguiente igyualdad:

(L)
x1
. (L)
x2
. (M/L
3
)
x3
. (L/T)
x4
. (M/LT)
x5
=L
0
. T
0
. M
0


de donde pueden extraerse las siguientes ecuaciones:
Para L: x
1
+x
2
-3x
3
+x
4
– x
5
=0
Para T: -x
4
– x
5
=0
Para M: x
3
+x
5
=0

Si se hace el cuadro correspondiente a estas ecuaciones, resulta:

x
1
x
2
x
3
x
4
x
5
L 1 1 -3 1 -1
T 0 0 0 -1 -1
M 1 0 1 0 1

y se resuelve el determinante de la derecha, se obtiene:

-3 1 -1
0 -1 -1
1 0 1
=1, distintodecero, luegor =3.

Según se ha visto, s =n - r =5 -3 =2 , es decir que en este caso se tendrán dos
parámetros adimensionales que involucran las cinco variables consideradas.

Como se plantea el problema de resolver un sistema de tres ecuaciones con cinco
incógnitas hay que considerar que habrá variables que entrarán en más de un grupo
adimensional (variables repetidas) , y otras tan sólo en uno (variables fijables). El número de
variables a fijar debe ser siempre igual al número de parámetros adimensionales que
resultarán del proceso, en este caso particular dos.

A esas variables no repetidas hay que darles un valor no nulo sólo para la
determinación de un parámetro adimensional, y nulo para los demás. Por ejemplo, si se
consideran en el ejercicio que se está analizando como variables repetidas X, µ y V
0
, es decir
x
2
, x
3
y x
4
, para hallar el primer parámetro H
1
, se deberá considerar x
1
=1 y x
5
=0 , y para el
segundo x
1
=0 y x
5
=1.

Se toma el valor unitario por razones de conveniencia en los cálculos pues cualquier
otro, según se vió en el ejemplo anterior, hace arribar a idéntico resultado práctico.
Resolviendo las ecuaciones, primero para x
1
=1 y x
5
=0, se obtiene:

Para L: 1 +x
2
-3x
3
+x
4
=0 (a´)
para T: -x
4
=0 (b´)
para M: x
3
=0 . (c´)

De la ecuación (c´) se calcula: x3 =0 , de la (b´): x4 =0 y de (a´): x2 =0.

Si se recuerda la [7] es finalmente posible expresar:

H
1
=o
1
. X
-1
. µ
0
. V
0
0
. µ
0
,
es decir:

H
1
=o/X ,


Si ahora se resuelven las ecuaciones para x
1
=0 y x
5
=1, se tendrá:

Para L: 0 +x
2
-3x
3
+x
4
– 1 =0 (a”)

Para T: -x
4
– 1 =0 (b”)

Para M: x
3
+1 =0 (c”)

De la ecuación (c”) se obtiene x
3
=-1, de la ecuación (b”) se obtiene x
4
=-1 y de la
ecuación (a”) se obtiene x
2
=-1.

Volviendo a recordar la expresión [7], se puede expresar:

H
2
= o
0
. X
-1
. µ
-1
. V
0
-1
. µ
1
,

H
2
= µ / (X . µ . V
0
)

Como la inversa de un parámetro tiene el mismo significado desde el punto de vista
del análisis dimensional, es lo mismo tomar:

H
2
= X V
0
/ (µ /µ) =X V
0
/ v

siendo v la "viscosidad cinemática" del fluido. Es decir:

H
2
= Rx ,
número de Reynolds en el que la longitud representativa es la distancia al borde de ataque de
la placa "X".

La ecuación [6] ahora puede ser expresada como

u (o/X, Rx) =0 ,

es decir:

o/X =f (Rx),

resultado correcto si se recuerdan las expresiones o/X =5/ \(Rx), demostrada nalíticamente
para capa límite laminar, y o/X =0,377/ Rx
1/5
, determinada empíricamente para capa límite
turbulenta.
Como en el tratamiento dimensional no se introdujeron diferencias entre ambos tipos
de escurrimiento es lógico que el resultado satisfaga las dos ecuaciones experimentales.
Puede decirse como ilustración que la primera de ellas se demuestra teóricamente con el
teorema de la cantidad de movimiento.

La elección de las variables repetidas durante el tratamiento no es una cuestión fácil.
Si bien no hay métodos rigurosos que indiquen como manejarse en este problema es
necesario enunciar ciertas normas, que no son generalmente en su mayoría, aconsejadas por
investigadores que han trabajado intensamente aplicando el análisis dimensional (4).

- La primera recomendación es básica: necesariamente entre las variables repetidas
deben estar representadas todas las magnitudes fundamentales que intervienen en el
proceso estudiado.

- La variable elegida para ser investigada como dependiente, deberá generalmente estar
restringida a un solo grupo adimensional.

- Si una variable es fácilmente controlable en forma experimental es a menudo práctico
tenerla en un solo producto, pues su variación independiente afecta directamente sólo a
ese producto.

- Si se prevé la aparición de los números de Reynolds, Froude, o similares, que tienen
una marcada significación física, como parámetros resultantes del análisis dimensional,
es necesario elegir como variables repetidas una longitud representativa, una velocidad
y una masa especifica.

Es interesante observar que si la velocidad es una de las variables que se comporta
como independiente estos dos últimos criterios enunciados están en evidente contraposición.

Concluyendo, no hay un camino seguro a seguir en la aplicación de las
consideraciones dimensionales para el análisis de un fenómeno físico, y la experiencia es
sumamente necesaria aquí, como en todos los aspectos de la ciencia.


2. IMPORTANCIA Y ALCANCES DEL ANÁLISIS DIMENSIONAL

El análisis dimensional no es una fórmula mágica para descubrir los resultados de las
ecuaciones de la física. Tiene sí una importancia básica para quien se dedique a
experimentaci6n pero para su uso correcto es necesario conocer perfectamente el fenómeno
natural al que se desea aplicar este análisis. Es el arma que tiene el investigador para ordenar,
no sólo en el papel, sino también en su mente, su trabajo futuro de determinaciones prácticas
y la elaboración de sus resultados.

Es decir, permite para cada caso particular planear las experiencias para hacerlas más
fructíferas, orientando la elección de las características en la forma que más convenga al
propósito buscado, y traducir en la fórmula más adecuada los resultados de las experiencias
relativas a un fenómeno, expresando en los distintos términos de la misma, las variaciones de
algunos de los datos básicos (5).
Con el análisis dimensional, no puede llegar a decirse por ejemplo que el período del
péndulo matemático es

T =2 t \(l/g)

pero sí que la relación T /\(l/g) es una constante. El valor de esa constante debería
determinarla experimentalmente el investigador, suponiendo que no pudiera ser obtenida en
forma matemática. De aquí se desprende el valor real de este procedimiento: en lugar de me-
dir muchísimos períodos, variando de longitudes, paseando por distintos puntos del planeta
para cambiar de "g", solamente bastará tomar un número suficiente de medidas de esas
variables para obtener con adecuada precisión el valor de la constante T /\(l/g) que, si las
experiencias fueron correctas, naturalmente debe valer 2 t (6).

Tampoco debe creerse que al aplicar el análisis dimensional se está exento de errores.
Como citan ciertos autores, este procedimiento es sumamente peligroso para quien no tenga
suficiente experiencia, desde el momento que puede olvidarse alguna variable fundamental en
el proceso en estudio, o adicionar otra que no interviene, con lo que el resultado será
incorrecto.

Debido a lo expuesto, el criterio acertado es que al aplicar el análisis dimensional no
debe olvidarse el estudio de las ecuaciones del movimiento para el caso que se está tratando, y
visualizar así las variables que intervienen, conociendo lo mejor posible el problema. Cuanto
más se conozca de las ecuaciones que gobiernan el proceso físico menos posibilidades de
error habrá en la apreciación de las variables que intervienen.

Pero si en la consideración de las variables que intervienen y en la elección de las
repetidas el investigador no ha errado, el análisis dimensional es infalible, pues es
matemáticamente riguroso.


3. APLICACIÓN A PROBLEMAS SIMPLES DE FÍSICA

Se estudia inicialmente el caso de un cuerpo que cae libremente en el vacío,
denominando con "V" la velocidad caída, con "h" la altura y, como siempre, con "g" la
aceleración de la gravedad. Puede expresarse que:

V =f(g, h),

o lo que es lo mismo

u (V, g, h ) =0 .

Esto se puede llevar a

V
x1
. g
x2
. h
x3
=constante,

y haciendo el reemplazo de cada variable por sus dimensiones fundamentales se obtiene:
(L/T)
X1
. (L/T
2
)
x2
. (L)
x3
=L
0
.T
0
.M
0
.

De allí se plantean las siguientes ecuaciones para cada magnitud fundamental (L, T
y M):

Para L: x
1
+x
2
+x
3
=0
Para T: -x
1
– 2 x
2
=0
Para M: 0 =0 (no existe ecuación)

Si se hace el cuadro correspondiente

x
1
x
2
x
3
L 1 1 1
T 1 2 0

Puede apreciarse que en este caso el rango de la matriz es r =2. Por consiguiente, s =
n - r =3 - 2 =l , con lo que habrá sólo un parametro adimensional, y para obtenerlo basta fijar
x
1
=1. y resolver las dos ecuaciones formuladas.

1 +2 x
2
=0, de donde x
2
=-1/2.
1 –(1/2) +x
3
=0, de donde x
3
=-1/2.

Se alcanza así el conocido resultado

H =V
1
g
-1/2
h
-1/2
,

o sea

H =V/\(g h) =constante.

Es por supuesto deseable para el experimentador que en sus mediciones la constante
de la igualdad anterior se acerque al valor unitario...

Se analiza ahora como desconocido el problema del péndulo matemático. Se supondrá
intervienen como variables el período "T", la longitud "l" del péndulo y el valor de la ace-
leración de la gravedad "g".

Entonces,

T =f (l, g)

o bien

u (T, l, g) =0

De acuerdo con el teorema de Buckinghama Buckingham, ésto puede llevarse a:

T
x1
. g
x2
. L
x3
=constante,

Que dimensionalmente queda expresado como

(T
) x1
. (L/T
2
)
x2
. (L)
x3
=L
0
. T
0


con lo que las ecuaciones son:

Para L: x
2
+x
3
=0
para T: x
1
– 2 x
2
=0

Si se hace el cuadro correspondiente y se calcula un determinante de segundo orden se
verá que no es necesariamente nulo, por lo que resulta r =2, y por lo tanto s =n - r =3 - 2 =1.
Se tendrá pues un solo grupo adimensional, que puede calcularse fijando x
1
=l. De las
ecuaciones arriba anotadas se extraen los resultados siguientes:

x
2
=1/2, x
3
=-1/2,

de donde

H =T
1
g
1/2
l
-1/2
.

H =T/ \(l/g) .


4. APLICACIÓN DEL ANÁLISIS DIMENSIONAL A CASOS DE HIDRÁULICA

Un primer ejemplo se refiere al sencillo estudio de la diferencia de presión existente
entre las dos caras de una pompa de jabón.

Se supondrá que esa diferencia de presión p es función del radio de la burbuja R y de
la energía superficial del fluido. Así es que puede expresarse esa dependencia,

Ap =f( R, o) ,

y en la forma implícita

u (Ap, R, o) =0

Por consiguiente, es válido escribir

Ap
x1
. R
x2
. o
x3
=constante,

y haciendo el estudio de las dimensiones,

(M/L.T2)
x1
. (L)
x2
. (M/T
2
)
x3
; L
0
.T
0
.M
0
,

pueden plantearse las ecuaciones correspondientes:

x
1
x
2
x
3

L -1 1 0
T -2 0 -2
M 1 0 1


Esta matriz puede resolverse con un determinante de tercer orden, pero este
determinante es nulo. Así es que no podrá decirse que r =3, sino que habrá que verificar el
rango inmediato inferior, calculando un determinante de segundo orden, que es distinto de
cero. De acuerdo a la consideración anterior, r =2 , y como se recordará, s =n - r =3 - 2 =1
(habrá como resultado un solo parámetro adimensional).

Resolviendo las ecuaciones con x
1
=1, se obtiene:

x
3
=-1 , x
2
=1 ,

es decir

H =Ap
1
. R
1
. o
-1

H =Ap R / o
-

El resultado es evidentemente correcto, pues en forma teórica se obtiene Ap =4 o
-
/ R, es
decir que la constante numérica es 4.

Se tratará ahora el problema del resalto hidráulico en un canal de sección constante. Se
llamará h
1
y h
2
a los tirantes conjugados, antes y después del resalto. Con U
1
se denomina a
la velocidad media incidente que trae el líquido en la sección de tirante h'. Como de
costumbre se designa con "g" a la aceleración de la gravedad. Se desea conocer la función que
gobierna la relación de tirante e conjugados.

Como se ha visto en anteriores ejemplos, se sigue el siguiente ordenamiento
matemático:

h
2
=f (h
1
. U
1
, g)

u(h
2
, h
1
, U
1
, g) =0

h
2
x1
h
1
x2
U
1
x3
g
x4
=constante

(L)
x1
. (L)
x2
. (L/T)
x3
. (L/T2)
x4
=L
0
.T
0
.

De la ecuación dimensional escrita pueden extraerse dos ecuaciones que conformarán
un sistema con cuatro incógnitas.

Para L : x
1
+x
2
+x
3
+x
4
=0
para T: -x
3
-2 x
4
=0 .

Calculando el determinante correspondiente puede apreciarse que el rango máximo de
la matriz es r =2 , y como el número de variables es n =4, será s =n - r =4 - 2 =2. Según se
ha observado en los ejercicios anteriores eso significa la aparición de dos parámetros
adimensionales. Se conocee que el número de variables fijables es igual al de parámetros a
obtener, o sea dos, y por ende en este caso habrá otras dos variables que se comportarán como
repetidas. Con ese fin se adoptan U
1
y h
1
(variables repetidas x
3
y x
2
).

Para obtener el primer parámetro: x
1
=l y x
4
=0, con lo que, de las ecuaciones
correspondientes se deduce, x
3
=0 y x
2
=-1.

Luego:

H
1
=h
2
1
h
1
-1
U
1
0
g
0
=h
2
/h
1
.


Para obtener el segundo grupo adimensional, es menester considerar x
1
=0 y x
4
=1, y
resultan como soluciones x
3
=-2 y x
2
=1, es decir

H
2
=h
2
0
h
1
1
U
1
-2
g
1
=g h
1
/ U
1
2
.

Desde el punto de vista del análisis dimensional, es idéntico utilizar el parámetro
determinado o suna potencia del mismo, por ejemplo H
2
-1/2
, que daría como resultado:

H
2
= U
1
/ \(g h
1
)

que es el número de Froude F
1
incidente al resalto.

Recordando la primera expresión planteada en este ejercicio, puede considerarse
reducida ahora a

h
2
/ h
1
=f (F
1
) ,

es decir que la relación de tirantes conjugados es una función del número de Froude que
representa el escurrimiento en la entrada del resalto.

En una tubería de sección cilíndrica constante, la pérdida de energía unitaria puede
considerarse equivalente a la caída piezométrica (¸J /l) , donde ¸ es el peso específico del
líquido, "J " la pérdida de energía total y "l" la longitud del tubo.

Si el escurrimiento es laminar, la variable arriba estudiada depende de la velocidad
media "U", de la viscosidad dinámica del fluido que escurre µ y del diámetro "D" del tubo. Se
pretende determinar la forma de la ecuación que liga estas variables.

¸J /l =f (D, µ, U)

(¸J /L, D, µ, U) = 0

(¸J /L)
x1
. D
x2
. µ
x3
. U
x4
=constante

(M/L
2
. T)
x1
. (L )
x2
. (M/L.T)
x3
. (L/T)
x4
=L
0
. T
0
.M
0
.

Planteando las ecuaciones correspondientes,

Para L: -2 x1 +x2 – x3 +x4 =0
para T: –2x
1
– x
3
– x
4
=0
para M: x
1
+x
3
=0 ,

puede llegarse al siguiente cuadro:

x
1
x
2
x
3
x
4

L -2 1 -1 1
T -2 0 -1 -1
M 1 0 1 0

Si se resuelve el determinante de la derecha (cuyo resultado es 1), se podrá decir que r =3 y
por consiguiente, s =n - r será 1, con lo que se tendrá un solo grupo adimensional de variables
H. Para su cálculo se hace x
1
=1 y se extraen los valores de los otros exponentes del sistema
de ecuaciones planteado.

x
3
=-1, x
4
=-1 y x
2
=2,

por consiguiente,

H =(¸J /l)
1
. D
2
. µ
-1
. U
-1
=(¸J /l). D
2
/ (µ . U) ,

y despejando la pérdida J ,

J =cte. U l µ /(¸ D
2
)

Este es el resultado correcto, siendo el valor de la constante Cte.=32 (expresión de
Hagen-Poiseuille).


Se pretende hacer ahora idéntico análisis al del ejercicio anterior pero tratándose de un
escurrimiento turbulento en tubería lisa. En este caso no se puede dejar de considerar como
variable la masa específica µ del fluido que escurre.

Por lo tanto:

¸J /l =f (D, µ, µ, U)

(¸J /L, D, µ, µ, U) = 0

(¸J /L)
x1
. D
x2
. µ
x3
. µ
x4
. U
x5
=constante

(M/L
2
. T)
x1
. (L )
x2
. (M/L.T)
x3
. (M/L
3
)
x4
(L/T)
x5
=L
0
. T
0
.M
0
.

Planteando las ecuaciones correspondientes:

Para L: -2x
1
+x2 – x
3
–3 x
4
+x
5
=0
Para T: –2x
1
– x
3
– x
5
=0
Para M: x
1
+x
3
+x
4
=0

x
1
x
2
x
3
x
4
x
5

L -2 1 -1 -3 1
T -2 0 -1 0 -1
M 1 0 1 1 0


Ya del ejercicio anterior se sabe que existe un determinante de tercer orden que no se
anula, y por consiguiente r =3. Será entonces s =n - r =5 - 3 =2 (deberán calcularse dos
parámetros H
i
).

Elegimos como variables repetidas U, D y µ (x
5
, x
2
y x
4
) de acuerdo con el cuarto criterio
expresado en oportunidad de discutir la elección de las variables repetidas.

Para el primer parámetro se considera x
1
=1 y x
3
=0, obteniéndose de las ecuaciones
los valores de las incógnitas x
4
=-1 , x
5
=-2 y x
2
=1. Es decir que

H
1
= (¸J /L)
1
. D
1
. µ
0
. µ
-1
. U
-2


H
1
= ¸ J /L D /(µ U
2
)

Para la obtención del otro parámetro adimensional se fija x
1
=0 y x
3
=1, arribándose
a x
4
=-l , x
5 =
-l y x
2
=-1. Por consiguiente,

H
2
= (¸J /L)
0
. D
-1
. µ
1
. µ
-1
. U
-1

H
2
= . µ / D µ U


que dimensionalmente es lo mismo que su inversa:

H
2
= U D/(µ/µ) =R (número de Reynolds)

Puede escribirse entonces

H
1
=F(H
2
)

¸ J /L D /(µ U
2
) =f(R)

Si se recuerda que ¸ =µ g se llega a la función siguiente:

J =f(R) (l/D) (U
2
/ 2 g)

que es una manera de expresar la fórmula de Darcy-Weisbach.

Si se suelta una burbuja de aire y se le permite ir ascendiendo en el seno de un líquido hasta
su superficie, su velocidad final "V" es función del diámetro "d" de la burbuja considerada, de
la aceleraci6n de la gravedad y de las propiedades físicas del fluido líquido (masa específica,
µ, viscosidad dinámica µ y energía superficial o). Se desprecia el cambio volumétrico que
experimenta la burbuja al ascender por considerarse pequeña la diferencia de carga entre la
posiciones inicial y final.

V =f( g, µ, d, µ, o) ,

u(V, g, µ, d, µ, o) =0


V
x1
g
x2
µ
x3
d
x4
µ
x5
o
x6
=constante

Dimensionalmente, puede escribirse

(L/T)
x1
(L/T
2
)
x2
. (U/L
3
)x3 (L)
x4
. (M/L. T)
x5
(M/T
2
)
x6
=L
0
T
0
M
0

con lo que nuevamente se arriba a tres ecuaciones.

Para L: x
1
+x
2
– 3 x
3
+x
4
- x
5
=0
á:
á:
Para T: –x
1
– 2 x
2
– x
5
–2 x
6
=0
Para M: x
3
+x
5
+x
6
=0

El cuadro es el siguiente:

x
1
x
2
x
3
x
4
x
5
x
6

L 1 1 -3 1 -1 -0
T -1 -2 0 0 -1 -2
M 0 0 1 0 1 1


Se puede calcular alguno de los determinantes y observar que r =3, con lo que s =n - r
=6 - 3 =3, y se tendrán que calcular en este caso tres parámetros adimensionales,

Adoptando como variables repetidas V, d y µ ( es decir x
1
, x
4
, x
3
), se obtiene:

Imponiendo para el primer parámetro x
2
=1, x
3
=x
6
=0 y resolviendo las ecuaciones
se obtiene x
5
=0, x
1
=-2 y x
4
=1, con lo que el parámetro será:

H
1
=V
-2
g
1
µ
0
d
1
µ
0
o
0
= g d / V
2

que tiene el mismo significado que

H
1
=V/ \( g d) =F (número de Froude) .

Para el segundo parámetro se adopta x
5
=1, x
2
=x
6
=0 y resolviendo las ecuaciones
se obtiene x
3
=-1, x
1
=-1 y x
4
=-1, con lo que el parámetro ser

H
2
=V
-1
g
0
µ
-1
d-
1
µ
1
o
0
= µ/ µ V d ,

que tiene el mismo significado que

H
2
=V d/(µ/ µ) =R (número de Reynolds)

Para el tercero se adopta: x
6
=1, x
2
=x
5
=0 y resolviendo las ecuaciones se obtiene
x
3
=-1, x
1
=-2 y x
4
=-1, con lo que el parámetro ser

H
3
=V
-2
g
0
µ
-1
d-
1
µ
0
o
1
= o/ µ V
2
d ,

que es dimensionalmente equivalente a

H
3
=V
2
d/ (o/ µ) =W (número de Weber).

Puede afirmarse entonces que la función implícita que se escribió en un comienzo
puede se reemplazada por la siguiente:

u (F, R, W) =0 ,

que resulta infinitamente más conveniente para el estudio experimental del fenómeno de la
ascención de burbujas de aire con su velocidad final en líquidos (7).


APÉNDICE

Con respecto al número de parámetros adimensionales que resultaron como expresión
de un problema, algunos autores dicen que "el número de parámetros adimensionales a hallar
será igual al número de variables llenos el número de cantidades fundamentales representada
en esas variables", pero ésto es incorrecto ya que no se cumple en todos los casos. El criterio
riguroso es el otro, basado en el rango de la máxima matriz no nula formada con los
coeficientes de los exponentes (8). Para demostrar este aspecto vale el ejemplo que se plantea
a continuación (9).

Se desea estudiar la propagación de una onda elástica en un fluído. La celeridad "a"
será una cierta función de la masa específica µ y del módulo de elasticidad "E" del fluido.

u(a, E, µ) =0

que puede ser expresado
a
x1
E
x2
µ
x3
=constante

Llevado a dimensiones, pueden plantearse las ecuaciones siguientes:

Para L: x
1
- x
2
– 3 x
3
=0
para T: –x
1
– 2 x
2
=0
para M: x
2
+x
3
=0
con las que resulta el cuadro que se detalla a continuación:

x
1
x
2
x
3

L 1 -1 -3
T -1 -2 0
M 0 1 1
El determinante de tercer orden que se extrae de la matriz descripta es nulo. Probando
con uno de menor rango (el inmediato inferior) se puede observar que es distinto de cero, y
por ende r =2. Entonces, s =n - r =3 - 2 =1, con lo que se obtendrá un único parámetro
adimensional.
Si se hiciera caso a las indicaciones que fueron citadas arriba como incorrectas, se
haría el siguiente análisis: hay tres variables que intervienen en el proceso ( a, E y µ) y
aparecen las tres magnitudes fundamentales (L, T y M), de tal forma que restando se arriba a
3 – 3 = 0. Esto tendría como resultado que no es posible obtener ningún parámetro
adimensional, cosa realmente absurda si se observa que las ecuaciones pueden ser resueltas
por ejemplo para x
1
=l, llegando al siguiente resultado: x
2
=-1/2 , x
3
=1/2 y por ende,

H =a/ \ (E/µ) .

Es interesante aclarar que no es el ejemplo tratado aquí el único que no cumple con
el criterio incorrecto. También puede citarse el problema de la burbuja (o de una pompa de
jabón) tratado en el del capítulo correspondiente a la aplicación del análisis dimensional a
casos de hidráulica.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) O'Brien y Hickox: Applied Fluid Mechanics,(New York, Londres, Mc Graw Hill
Book Co., 1937) pág. 95 a 102.
(2) Buckingham ,E.: Model Experiments and The Forms of Empirical Ecuation., Trans.
A.S.M.E., volumen 37 ,1915, pág. 273.
(3) Brun,E., Martinot-Lagarde,A., y Mathieu, J ., Mecanique des Fluides ,tomo I, (París,
Dunod, 1963), pág.153.
(4) Rouse, Hunter, Advanced Mechanics of Fluids, (New York, J ohn Wiley & Sons),
Capítulo 1.
(5) Perazzo, Roberto, Técnica de los Laboratorios-Hlidráulicos, (Buenos Aires, Comisión
Nacional de Cultura, 1940), pág.70 a 85.
(6) Dodge y Thompson, Fluid Mechanics. (New York Londres ,Mc Graw Hill Book Co.,
1937), pág. 431 a 444.
(7) Rosenberg, Benjamín: The Drag and Shape of Air Bubles Moving in Liquids, Navy
Department,The D. W. Taylor Model Basin, Report nº 27, septiembre de 1950.
(8) Shames, Irving, Mechanics of Fluids,(New York, San Francisco, Toronto,Londres, Mc
Graw Hill Book Co.,1962) pág. 188 a 194.
(9) Macagno ,E. O.,y Caruso, H. A., Métodos Teóricos y _Experimentales en Hidráulica,
Primer Congreso Latinoamericano de Hidráulica, Volumen I, Porto Alegre, 1964.
(10) Streeter, Victor, Mecánica de Fluidos, McGraw-Hill, 1976.

El presente texto corresponde al apunte de clase:

Lopardo, R.A.: Análisis dimensional, Edición del Centro de Estudiantes de Ingeniería de La
Plata, 1967.
TABLA DE DIMENSIONES DE LAS MAGNITUDES FÍSICAS USUALMENTE
UTILIZADAS EN MECÁNICA DE FLUIDOS (10)

Magnitud Dimensiones (L, T, M) Dimensiones (L, T, F)

Longitud L . L
Tiempo T T
Masa M F T
2
L
-1

Area L
2
L
2

Volumen L
3
L
3

Velocidad L T
–1
L T
-1

Aceleración L T
-2
. L T
-2

Gasto L3 T-1 L3 T-1
Fuerza L T
-2
M F
Presión L
-1
T
-2
M F L
-2

Peso específico L
-2
T
-2
M F L
-3

Masa específica L
-3
M. F T
2
L
-4

Energía L
2
T
-2
M F L
Viscosidad dinámica L
-1
T
-1
M F T L
-2

Viscosidad cinemática L
2
T
-1
L
2
T
-1

Energía superficial M T
-2
. F L
-1

Módulo de elasticidad L
–1
T
-2
M F L
-2

Potencia L
2
T
-3
M F L T
-1

Impulso L T
-1
M F T