SOCIEDAD VENEZOLANA DE INGENIEROS DE PETROLEO

Boletín informativo - Caracas 29 de septiembre de 2014
soveip@gmail.com @svip_org www.svip.org
COMUNICADO INSTITUCIONAL - III
LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE INGENIEROS DE PETRÓLEO (SVIP)
RECHAZA LA VENTA DE CITGO PETROLEUM CORPORATION

A pesar de las declaraciones de Nicolás Maduro efectuadas a finales de Septiembre de
2014, en un evento realizado en la ciudad de Nueva York, después de la cumbre de
Naciones Unidas, donde dijo: "Los planes con Citgo son fortalecerla cada vez más,
fortalecer nuestra inversión", la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP)
continúa alerta y reitera su rechazo categórico a la venta de Citgo Petroleum Corporation.

En tal sentido, la SVIP como organización adscrita al Colegio de Ingenieros de Venezuela,
organismo que tiene el fin principal de servir como guardián del interés público y actuar
como asesor del Estado en asuntos de su competencia; una vez más presenta sus
razonamientos técnico-económicos, con una descripción de los antecedentes y un
razonamiento sobre la importancia estratégica, que esta empresa tiene para la nación
venezolana:

1.- ANTECEDENTES
En primer lugar es necesario puntualizar las diferencias entre el negocio petrolero aguas
arriba y aguas abajo. Exploración y Producción (aguas arriba) es la parte del negocio que
se encarga de localizar y explotar las reservas de hidrocarburos, mientras que Manufactura
(refinación) y Comercio (aguas abajo) se encargan de transformar el petróleo en productos
que demanda el mercado y su distribución y venta para satisfacer esa demanda.
El mercado no quiere petróleo directamente, quiere carburantes, lubricantes, solventes y
plásticos, entre otros productos. No obstante esa situación, debe decirse que la
rentabilidad del negocio aguas arriba es varios órdenes de magnitud superior a la del
negocio aguas abajo. Esa diferencia en rentabilidad ha caracterizado al negocio petrolero
desde sus inicios y es, en buena medida, responsable de que la industria de refinación
haya crecido un tanto más lentamente que agua arriba.
Así, el número de nuevas refinerías ha permanecido casi constante en los últimos 30 años,
(con muchos años en cero crecimiento), cubriendo la demanda incremental con
ampliaciones y mejoras tecnológicas en la refinerías existentes. Paralelamente a esta
situación, la producción mundial de crudos ha experimentado una sostenida caída en la
gravedad API promedio, lo cual significa una reducción en la proporción de productos
refinados livianos, en refinerías de baja conversión, aumento proporcional de los residuales
y el aumento de la necesidad de mayor capacidad de conversión de residuales a productos
livianos en la infraestructura de refinación.
Esa situación llegó a un punto crítico para Venezuela en 1975, año de la nacionalización.
Alrededor de esos años Venezuela tuvo que, en múltiples oportunidades, cerrar producción
de crudos pesados que no pudo colocar en el mercado por ese déficit estructural de
capacidad de mejoramiento en la planta refinera de EUA, aún después de ofrecer
importantes descuentos en el precio. El problema para Venezuela como país exportador de
crudos pesados era, y es, tomar medidas para garantizar la continua colocación de esos
pesados en el mercado internacional.
Ante esa situación la nueva PDVSA (verdaderamente nueva, pues antes de 1975 no
existía) tomó dos decisiones:
La primera, reestructurar su sistema de refinación nacional integrando las refinerías
nacionales en un sistema interdependiente e interconectándolas en un solo sistema, a la
par que aumentando considerablemente la capacidad de conversión profunda
(reducción/eliminación de combustible residual que se depositaba en una laguna en
Paraguaná) en sus planta de refinación nacional, proyecto que tomó alrededor de dos
décadas.
La segunda, adquirir y adecuar sistemas de refinación y comercialización en el exterior,
EUA, Europa y Curazao. Es aquí donde progresivamente se adquieren refinerías, sistemas
de logística y puntos de venta y se emprende un plan sostenido de mejorar esas refinerías
mejorando su capacidad de conversión necesaria para procesar crudos pesados
venezolanos. Así nació la actual CITGO, tema de esta nota.
2.0.- IMPORTANCIA ESTRATEGICA FUTURA
Para analizar esta situación es necesario analizar los cambios que están ocurriendo en el
escenario petrolero mundial y las posibles consecuencias para Venezuela de esos cambios
en el corto y mediano plazos y el papel que jugaría CITGO en un escenario futuro.

2.1.- Aumento de la producción de hidrocarburos en EUA.
Es bien conocido que las nuevas tecnologías han propiciado un cambio de tendencia en la,
hasta ahora, continua declinación de la producción en ese país con producción proveniente
de rocas lutíticas.
Todos los pronósticos coinciden en un aumento sostenido de la producción. Los más
optimistas colocan a EUA como exportador neto, es decir, más exportaciones que
importaciones, pero todos coinciden en un aumento sostenido de la producción local
generando una presión a la baja sobre los precios y reacomodos en el comercio mundial
de hidrocarburos.
2.2.- Aumento de la producción de crudos pesados en todo el mundo.
Casi todos los países exportadores de hidrocarburos en el mundo tienen reservas de crudo
pesado cuyo desarrollo ha sido largamente pospuesto por la abundancia de livianos. En la
medida que se agotan las reservas de livianos ha comenzado a crecer la de pesados. Si
bien no hay estadísticas precisas sobre esto, la literatura técnica sobre explotación de
hidrocarburos y los eventos técnicos que cubren esta tecnología así lo indican. Este
aumento gradual mundial de la producción de pesados está ejerciendo presión sobre la
capacidad de conversión de las refinerías en el mundo y creará dificultades crecientes para
la colocación de crudos pesados.

2.3.- El oleoducto Keystone y el crudo canadiense.
Canadá es actualmente el mayor productor de crudos pesados del mundo, apoyados en
las grandes reservas de las arenas de Athabasca, cuya producción ha crecido
sostenidamente y lo continuará haciendo según los planes conocidos.
La producción de Canadá ha crecido desde 2.588.000 barriles diarios en 1994 hasta 3.948
000 barriles diarios en 2013, mientras que las exportaciones a los Estados Unidos
crecieron desde 1.323.000 barriles diarios en 1994 a 3.276.000 barriles diarios en 2013.
Esas exportaciones a EUA fueron principalmente a la costa oeste, donde existe la mayor
capacidad de conversión en las refinerías, hecho originado por la producción de pesados
de California, y las refinerías cerca de las fronteras EUA/Canadá.
En la región de Keystone, zona central de EUA, está proyectado un oleoducto que en
esencia conecta la frontera EUA/Canadá con las refinerías del Golfo de México, Texas y
Louisiana. Este oleoducto no se ha construido por presiones supuestamente
ambientalistas, pero se estima que no pasará mucho tiempo antes de que se construya. Su
construcción colocaría crudo pesado canadiense en la costa del golfo de México,
convirtiéndose en un aliciente para acelerar el crecimiento de la producción de las arenas
bituminosas de Athabasca, en el norte de Alberta, generando demanda adicional por la
capacidad de conversión, presión a la baja de los pesados y dificultades crecientes para
colocar crudos pesados, de cualquier fuente, en ese mercado.
2.4.- El crudo Maya Mexicano
Es un hecho que la producción de crudo mexicana ha declinado de 3.136.000 barriles
diarios en 1994 a 2.875.000 barriles diarios en 2013, mientras que las exportaciones han
bajado de 1.421.000 barriles diarios a 1.335.000 barriles diarios en el mismo período.
Por otro lado México tiene reservas de crudo pesado muy grandes en la faja de
Chicontepex en su costa del golfo de México. Estas reservas están en rocas carbonáticas
y, esencialmente, no han sido explotadas. Desde hace 5 años México lleva un plan de
pruebas piloto a los fines de explotar masivamente estas reservas.
Adicionalmente, la necesidad de aumentar la producción, so pena de convertirse muy
pronto en importador neto, ha obligado al gobierno mexicano a modificar su sistema legal
de explotación de los hidrocarburos, vigente desde la nacionalización del petróleo en 1938,
abriendo la actividad al sector privado internacional.
Esta apertura, que venía desarrollándose lentamente, ha sido legal y constitucionalmente
aprobada y ha sido iniciada su implantación. Esto, y la intensificación del desarrollo de
Chicontepex, traerán, con toda seguridad, y más pronto que tarde, un aumento de la
producción y de las exportaciones del crudo pesado Maya con las mismas consecuencias
mencionadas arriba para Canadá.
2.5.- El perfil de producción de Venezuela
Con mucha frecuencia se hace escandaloso alarde de que tenemos las reservas de crudo
más grandes del mundo. Si bien desde el punto de vista rigurosamente técnico económico
eso no puede llamarse reservas probadas, es innegable que la Faja Petrolífera del Orinoco
es la acumulación de hidrocarburos más grandes del mundo.
Pero el hecho es que Venezuela ha vivido y seguirá viviendo, en el futuro inmediato, de las
acumulaciones en las áreas tradicionales. En estas áreas las reservas de crudo livianos
son la minoría, tienen avanzado estado de agotamiento y alta declinación en el nivel de
producción.
En cualquier caso la producción de Venezuela será creciente y sostenidamente más
pesada, lo cual creará crecientes dificultades para colocarlos en una planta refinera
mundial con baja capacidad de conversión. Esto, a su vez, aumentará la competencia para
acceder a estas refinerías y dificultades para entrar y permanecer en el mercado a buenos
precios.
Esa fue la razón para adquirir CITGO. Las razones siguen estando allí.
3.0.- A MODO DE CONCLUSIÓN: LA VENTA DE CITGO ERROR ESTRATÉGICO
Consideramos que la venta de Citgo:

>Pone en riesgo el desarrollo futuro de la Faja Petrolífera del Orinoco, porque dejaríamos
de poseer instalaciones procesadoras de crudos pesado y un mercado seguro. No se
podrían colocar los volúmenes de la Faja Petrolífera del Orinoco cuando se desarrolle y no
se tendrá la punta de lanza en Estados Unidos que permitiría colocar volúmenes
incrementales. En ese caso, las limitaciones a las cuales estará sometida nuestra industria
petrolera se deberán a la capacidad de refinación y el mercado y no a la capacidad de
producción.

>Además, el hecho de no poder vender cantidades grandes de crudo pesado de la Faja
Petrolífera del Orinoco es absolutamente real. El crudo pesado no va a Europa porque no
hay refinerías del tipo requerido. China está retrasando y reduciendo su plan de
construcción de refinerías. La India ya importa 400 000 b/d. Si no podemos exportar a
EUA, ello será una severa limitante a la producción y ciertamente nunca llegaríamos ni
cerca a los niveles contemplados en los planes de negocios. Vale la pena recordar que el
cierre de crudos en Venezuela porque no se podían vender, es una realidad histórica.
Antes de la internacionalización crudos pesados de la costa Oriental del Lago estaban
cerrados porque no se podían vender durante una parte del año, lo cual ratifica la
pertinencia e importancia del llamado proceso de internacionalización de la industria
petrolera.

>Convertir el crudo pesado de la Faja Petrolífera del Orinoco requiere una inversión del
orden entre $ 10-15 millardos para procesar 200 000 b/d. De modo que vender Citgo que
puede procesar alrededor de 500 000 b/d y tiene un mercado cautivo, cercano y rentable,
por $ 10 millardos escapa a toda lógica empresarial.

Por las razones antes enunciadas, la venta de CITGO sería un grave error estratégico que
compromete el futuro de Venezuela como exportador de crudos pesados, sería la muerte
de la internacionalización inteligentemente efectuada por Pdvsa desde sus inicios y traería
graves consecuencias para Venezuela como exportador de crudos pesados y un tiro de
gracia al futuro petrolero de Venezuela.
/../
LA SVIP EN EL 56 ANIVERSARIO DE SU FUNDACIÓN

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful