Está en la página 1de 39

MODELO COLABORATIVO PARA LA RESPUESTA AL

ALUMNADO CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

La coordinación de los apoyos al alumnado con necesidades


educativas especiales en el marco de una escuela inclusiva
ÍNDICE

Capí. Pág.

1 LA CONCEPCIÓN DE APOYO EN LA CORRIENTE 3


INCLUSIVA DE LA EDUCACIÓN.

2 LA NECESIDAD DE COORDINACIÓN DE LOS APOYOS 8 PARA


SUPERAR LAS BARRERAS AL APRENDIZAJE Y LA PARTICIPACIÓN

3 IDENTIFICAR LOS DISTINTOS NIVELES DE 9


COORDINACIÓN DE LOS APOYOS

4 LOS DISTINTOS NIVELES DE RESPONSABILIDAD DENTRO 11


DE UNA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA EN LA
COORDINACIÓN DE LOS APOYOS

5 LA COORDINACIÓN DE LOS APOYOS DESDE UNA ÓPTICA 20


COLABORATIVA

ANEXO I. PROTOCOLO UNIFICADO PARA LA EVALUACIÓN 26


PSICOPEDAGOGICA DEL ALUMNADO CON NECESIDADES
EDUCATIVAS ESPECIALES

2
1. LA CONCEPCIÓN DE APOYO EN LA CORRIENTE INCLUSIVA DE LA
EDUCACIÓN.

1.1. La corriente inclusiva de la educación

Una opción inclusiva de la educación se centra en todos los aspectos de la vida escolar
y se ocupa de la participación de todos los miembros de la comunidad educativa. Está
relacionada con un exhaustivo análisis de todas las formas a través de las cuales los
centros escolares pueden marginar o excluir y trata de superar la idea de que los
alumnos están incluidos por el mero hecho de estar en el centro ordinario.

Como es sabido la educación inclusiva implica:

• Procesos para aumentar la participación y el aprendizaje de todo el alumnado y


la reducción de su exclusión en la escuela.
• Reestructurar los proyectos educativos y curriculares y las prácticas en el aula de
los centros educativos para que puedan atender a la diversidad del alumnado.
• El aprendizaje y la participación de todos los estudiantes vulnerables de ser
sujetos de exclusión, no sólo aquellos con deficiencias o etiquetados como con
Necesidades Educativas Especiales.
• La mejora de las escuelas tanto para el personal docente como para el
alumnado.
• Superar las barreras para el acceso y la participación de un alumno/a en
particular puede servir para revelar las limitaciones más generales del centro a la
hora de atender a la diversidad de su alumnado.
• Que los estudiantes tienen derecho a una educación en la escuela de su entorno
más cercano.
• Que la diversidad no se percibe como un problema a resolver, sino como una
riqueza para apoyar el aprendizaje de todos.
• El refuerzo mutuo de las relaciones entre los centros escolares y sus
comunidades.
• Que la educación inclusiva es un aspecto de la sociedad inclusiva.

1.2. El concepto de apoyo desde una escuela inclusiva

En la corriente inclusiva de la educación se manejan tres conceptos claves como son:

• Un modelo social sobre las dificultades de aprendizaje

• Las Barreras al aprendizaje y la participación

• Un concepto inclusivo de apoyo

3
En este documento vamos a tratar de profundizar en el concepto de "apoyo", su
organización y coordinación.

La definición de apoyo dentro de la corriente inclusiva de la educación, supera las


concepciones clínicas de apoyo para considerar como tal todo aquello que facilita el
aprendizaje de los alumnos y alumnas como por ejemplo los recursos que están
disponibles en cada escuela; los niños y niñas que se apoyan mutuamente; los
maestros y maestras que se apoyan entre sí; los padres y madres que colaboran en la
educación de sus hijos e hijas y las comunidades que apoyan a las escuelas.

Es una concepción de apoyo basada en el apoyo natural, en el apoyo del contexto en la


búsqueda de los puntos clave que existen en el entorno natural del alumno o alumna y
que permiten a este incorporarse como un compañero o compañera más en el contexto
escolar y como consecuencia, en el contexto social.

Esto no excluye los apoyos profesionales especializados, pero considera que estos
deben situarse en una línea inclusiva superando determinadas prácticas de apoyo que,
con el discurso de la integración como fondo, en realidad practican la segregación; con
el soporte de la inclusión, la práctica concreta lo que consigue, es una falta de
autonomía del alumno o alumna, que no puede avanzar si no dispone de determina
persona o determinado profesional a su alrededor.

Es necesario comprender que la vocación final del apoyo es su desaparición y que este
consigue el éxito de su función cuando consigue elevados niveles de autonomía del
alumno o alumna.

También, aunque por las necesidades específicas del niño o niña permanezca la
necesidad de apoyo, este actuara no como una barrera para la participación o un medio
de aislamiento del alumno o alumna en relación con los demás, sino como promotor,
soporte y facilitador de la participación escolar y social superando las barreras al
aprendizaje y la participación que pueda encontrar en los distintos escenarios de su vida
escolar y de su pertenencia social.

Existen una serie de aspectos organizativos que son importantes para optimizar todos
los recursos de apoyo que se mueven alrededor de la escuela. Algunos ya se han
mencionado anteriormente.

Además caben otro tipo de apoyos como puede ser el aprovechamiento de


determinadas personas adultas de la comunidad capaces de trabajar con estudiantes
que experimentan alguna desventaja y dificultades etc.

Proporcionar apoyo individual a determinados alumnos o alumnas es sólo una de las


formas a través de las cuales es posible hacer accesible los contenidos de aprendizaje a
todo el alumnado.

4
También se presta apoyo, por ejemplo, cuando los docentes programan unidades
didácticas donde consideran distintos puntos de partida y diferentes estilos de
aprendizaje o cuando se plantean una metodología cooperativa, como por ejemplo las
tutorías entre iguales.

Aunque la mayor responsabilidad de la coordinación del apoyo puede recaer en un


número limitado de personas, todo el personal del centro debe estar involucrado en las
actividades de apoyo.

Optar por una escuela inclusiva requiere mas allá de formulaciones ampulosas de
principios, de un proceso de cambio permanente basado en un conjunto de principios
claramente articulados y han de ser vistos desde la perspectiva del desarrollo de la
totalidad del sistema educativo.

Como puede desprenderse de estas consideraciones, todos los actores de la escuela


pueden ser considerados apoyos para hacer posible una inclusión educativa desde el
punto de vista de la superación de las barreras del aprendizaje y la participación.

Pero si bien todos los agentes pueden ser "apoyos", facilitadores, también pueden
convertirse en "agentes de dificultad". Todo ello depende del enfoque de la intervención
individual y colectiva de un conjunto de profesionales o de una comunidad escolar en su
conjunto.

En muchas situaciones será necesario el apoyo de profesores con conocimiento


especializado, centros de recursos, otros profesionales de otros sectores, etc. Cuando
existan estas formas de apoyo hay que asegurar que contribuyan de manera efectiva al
desarrollo de un enfoque inclusivo. Esto podría significar reorientarlos para que brinden
apoyo en el contexto de la escuela ordinaria.

1.3. Las tres dimensiones del progreso hacia una educación inclusiva

Para que una escuela avance en el itinerario de la inclusión, y para que asimismo lo
hagan los apoyos, como ya se apunta en el INDEX es necesario desarrollar tres
dimensiones de este progreso como son:

• Crear CULTURAS inclusivas. (P.E.C.)

•Elaborar POLÍTICAS inclusivas (P.C.C.)

•Desarrollar PRACTICAS inclusivas (El trabajo en el aula)

5
Dimensión A: Crear CULTURAS inclusivas (PEC)

Esta dimensión está orientada hacia la creación de una comunidad escolar segura,
acogedora, colaboradora y estimulante en la que cada uno es valorado, como el
fundamento primordial para que todo el alumnado tenga mayores niveles de logro.
Pretende desarrollar valores inclusivos, compartidos por todo el profesorado, los
estudiantes, los miembros del consejo escolar y las familias, de forma que se transmitan
a todos los nuevos miembros de la comunidad escolar. Los principios que se derivan de
esta cultura escolar son los que guían las decisiones que se concretan en las políticas
escolares de cada centro y en el quehacer diario, y de esta forma el aprendizaje de
todos encuentra apoyo en el proceso continuo de innovación educativa.

Dimensión B: Elaborar POLÍTICAS inclusivas (PCC)

Esta dimensión pretende asegurar que la inclusión esté en el corazón del proceso de
innovación, empapando todas las políticas, para que mejore el aprendizaje y la
participación de todos los estudiantes.

En este contexto se considera que «apoyo» son todas aquellas actividades que
aumentan la capacidad de un centro educativo para atender a la diversidad del
alumnado. Todas las modalidades de apoyo se reúnen dentro de un único marco y se
perciben desde la perspectiva del desarrollo de los alumnos, más que desde la
perspectiva del centro o de las estructuras administrativas.

Dimensión C: Desarrollar PRÁCTICAS inclusivas

Esta dimensión pretende que las prácticas de los centros reflejen la cultura y las
políticas inclusivas. Intenta asegurar que las actividades en el aula y las actividades
extraescolares motiven la participación de todo el alumnado y tengan en cuenta el
conocimiento y la experiencia de los estudiantes fuera del entorno escolar. La docencia
y los apoyos se integran para orquestar el aprendizaje de forma que se superen las
barreras para el aprendizaje y la participación. El profesorado moviliza recursos del
centro educativo y de las comunidades locales para mantener el aprendizaje activo de
todos.

1.4. Identificación de los recursos de apoyo

En esta corriente inclusiva es imprescindible la identificación de los recursos que


permitan incorporarlos como apoyo para que se levanten las barreras al aprendizaje y la
participación que el alumnado con necesidades educativas especiales encuentra o
puede encontrar en la escuela.

6
Para ello deben establecerse alianzas entre los actores claves que puedan apoyar el
proceso de inclusión.

No es que una escuela en torno a un niño o niña concretos se transforma en inclusiva,


sino que los propios planteamientos de la escuela en su Proyecto Educativo y Curricular
son de entrada inclusivos, o se encuentran en el camino de la inclusión.

De esta forma se construye un escenario colaborativo donde todo el clima escolar se


orienta a conseguir que todo el alumnado se sienta formando parte de la propia
escuela, de los procesos de aprendizaje y participación.

Entre todo los actores que contribuyen a construir y recrear este entorno inclusivo se
incluyen por ejemplo:

* los padres y madres


* los maestros y otros profesionales de la educación
* profesionales de otros servicios que se verán afectados por el avance hacia la
inclusión
* los Directores escolares y los Equipos Directivos
* la Inspección Educativa
* los servicios de la administración educativa
* los servicios de apoyo
* los grupos cívicos de las comunidades
* los miembros de grupos minoritarios en riesgo de exclusión

Esto significa involucrar a todos ellos en la construcción de esta escuela y en la


formulación de los Proyectos y las actuaciones educativas.

Algunas cuestiones claves a plantearse en este ámbito serían:

* Establecer un conjunto de principios claramente articulados en el que basar el


proceso de cambio hacia la escuela inclusiva.
* Relacionar el desarrollo de la educación inclusiva con esfuerzos de cambio
pedagógicos más amplios
* Movilizar la opinión pública a favor de la educación inclusiva
* Realizar un análisis situacional e identificar quién puede involucrarse en este
proceso
* Identificar las iniciativas locales se podrían apoyar y de qué forma
* Localizar los recursos disponibles para apoyar el proceso de transición
*Localizar quienes son los actores fundamentales y qué alianzas pueden
generarse para apoyar el cambio

7
2. LA NECESIDAD DE COORDINACIÓN DE LOS APOYOS PARA SUPERAR LAS
BARRERAS AL APRENDIZAJE Y LA PARTICIPACIÓN

La creciente complejidad de la respuesta a las necesidades educativas especiales hace


conveniente incorporar un sistema coherente de coordinación de los apoyos para que
sean superadas las barreras al aprendizaje y la participación que el alumnado con
necesidades educativas especiales encuentra o puede encontrar en la escuela.

Esta visión de corresponsabilidad incorporada a las buenas prácticas profesionales


contribuiría a mejorar la eficiencia del sistema educativo en cuanto a la respuesta
requerida por este alumnado.

Siendo conscientes de que el responsable de coordinar los apoyos personales y


materiales en relación con un alumno o alumna es su tutor y que en los centros
escolares existen figuras (profesorado consultor, profesorado orientador y/o persona
designada por el centro), que tienen encomendada la tarea de coordinar todos los
apoyos que inciden en el alumnado de n.e.e. se precisa que el Asesor o Asesora de
n.e.e. asuma el papel de unificar de forma global en una misma línea de actuación el
conjunto de las intervenciones educativas que desarrollan los distintos profesionales:
valoración, promoción de acciones educativas, promoción de recursos específicos... y
que todos ellos actúen en una misma dirección corrigiendo las distintas distorsiones que
en los procesos de intervención puedan darse, o superando la tendencia de los distintos
profesionales a actuar de manera autónoma sin tener en cuenta las actuaciones del
resto de los profesionales.

La incorporación de la cultura inclusiva desde el punto de vista de la Coordinación de


los apoyos trataría de conseguir una mayor coherencia en la intervención, una
información correcta, una complementanedad de actuaciones y un trasvase de la
información precisa para que la intervención se ajuste al Plan de Actuación.

Esto es útil para que las actuaciones no se dupliquen sino que se complementen y
generen sinergias en todos los agentes que intervienen en torno a un niño o niña.

La normativa referida a la respuesta a las necesidades educativas especiales de


nuestra CAPV está orientada desde la concepción de coordinación de recursos de
apoyo y la gestión de los mismos.

La normativa correspondiente a las distintas figuras que con cierto nivel de


responsabilidad actúan en el ámbito de las necesidades educativas especiales, desde el
Profesorado Tutor, el Profesorado Consultor en E.l e E.P y el Profesorado Orientador en
Educación Secundaria así como la figura del Asesor de necesidades educativas
especiales son considerados como coordinadores de los apoyos debiendo asumir esta
tarea de manera coherente con las funciones y tareas que se le asignan, en los distintos
niveles de responsabilidad.

8
Estamos hablando de una práctica de Coordinación desde una perspectiva
colaborativa, en el contexto de un centro educativo.

3. IDENTIFICAR LOS DISTINTOS NIVELES DE COORDINACIÓN DE LOS


APOYOS

Pueden identificarse distintos niveles de coordinación de los apoyos:

3.1. Centro Escolar

En el ámbito del centro escolar dos son las figuras que tienen encomendada la tarea de
coordinar todos los apoyos que se generan en torno al alumnado con necesidades
educativas especiales ya sea los que pertenecen al propio centro como aquellos que
intervienen de forma itinerante.

Se trata del Profesorado Consultor en Educación Infantil y Primaria y el Profesorado


Orientador en los Centros de Educación Secundaria.

Cuando no se dispone de estas dos figuras la Dirección del centro debe designar el
profesor o profesora que van a desarrollar esta labor coordinadora. Este profesional
puede ser un Profesor de Pedagogía Terapéutica.

También tiene una labor importante en torno al alumnado de un grupo, el Profesorado


Tutor, que debe elaborar con la ayuda de todos el resto del profesorado y del resto de
los apoyos el Plan de actuación, las Adaptaciones curriculares, etc.

3.2. Zona

En el ámbito de la circunscripción escolar los Berritzegunes como servicios zonales de


apoyo a la docencia, actúan como impulsores de la inclusión educativa, colaborando en
el desarrollo de una escuela para todos y todas donde el sistema de apoyos aumente la
capacidad de los centros escolares para una respuesta exitosa a la diversidad del
alumnado, movilizando los recursos de la escuela y la comunidad para potenciar la
participación de todo el alumnado en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

En este marco, y en relación a las intervenciones relacionadas con los alumnos con
n.e.e, son los asesores de n.e.e los que coordinan las actuaciones de apoyo, orientando
las mismas y en especial las de los recursos de apoyo especifico

9
La figura del Asesor de necesidades educativas especiales en este sentido actúa a
modo de gestor de caso que centraliza determinadas informaciones relevantes en
relación con el alumnado con n.e.e, propone los apoyos institucionales, orienta y
asesora en las formas de intervención educativa, hace seguimiento del itinerario
personal del alumno o alumna y facilita las transiciones entre los distintos ciclos,
distintas etapas educativas y la transición a la vida adulta al final de recorrido escolar.

En la labor coordinadora de los Centros de Apoyo a la Docencia como son los


Berritzegunes es clave la actuación de los Directores y de la Comisión de Coordinación
Pedagógica, que vincula la actuación del Asesor de n.e.e con el resto de los Asesores y
vehicula todas las colaboraciones y orientaciones necesarias para que los apoyos que
se prestan desde el Berritzegune actúen en la misma dirección inclusiva.

3.3. Territorio

En el ámbito territorial el Responsable de la unidad de Gestión de Educación Especial,


con la visión de la complejidad del territorio, actúa procurando la eficiencia de los
recursos profesionales especializados con la visión global del territorio.

Esta actuación de gestión debe contar con los Asesores/as de n.e.e de los
Berritzegunes al objeto de que las actuaciones caminen en la misma dirección y sentido
inclusivo, y promuevan la eficiencia de los recursos de apoyo puestos a disposición de
los centros escolares.

3.4. Comunidad Autónoma

En el ámbito de la Comunidad Autónoma es de destacar la función clave de


Coordinación de los apoyos, desde la visión global que desempeña el Responsable del
Servicio de E.E.

El Responsable del Servicio trata de armonizar los recursos de apoyo que dispone el
sistema, prever las necesidades con proyección de futuro, optimizar los recursos
disponibles y promover nuevas actuaciones de apoyo que las nuevas necesidades
emergentes vayan demandando.

El Responsable de Educación Especial trabaja en estrecha colaboración y contacto


permanente con los Gestores territoriales, actuando armónicamente con todos ellos a la
hora de gestionar de manera eficiente los recursos que el sistema educativo pone a
disposición de la respuesta inclusiva al alumnado con necesidades educativas
especiales y a los centros educativos.

10
La figura del Asesor de necesidades educativas especiales en este sentido actúa a modo de gestor
de caso que centraliza determinadas informaciones relevantes en relación con el alumnado con
n.e.e, propone los apoyos institucionales, orienta y asesora en las formas de intervención
educativa, hace seguimiento del itinerario personal del alumno o alumna y facilita las transiciones
entre los distintos ciclos, distintas etapas educativas y la transición a la vida adulta al final de
recorrido escolar.

En la labor coordinadora de los Centros de Apoyo a la Docencia como son los Berritzegunes es
clave la actuación de los Directores y de la Comisión de Coordinación Pedagógica, que vincula la
actuación del Asesor de n.e.e con el resto de los Asesores y vehicula todas las colaboraciones y
orientaciones necesarias para que los apoyos que se prestan desde el Berritzegune actúen en la
misma dirección inclusiva.

3.3. Territorio

En el ámbito territorial el Responsable de la unidad de Gestión de Educación Especial, con la


visión de la complejidad del territorio, actúa procurando la eficiencia de los recursos
profesionales especializados con la visión global del territorio.

Esta actuación de gestión debe contar con los Asesores/as de n.e.e de los Berritzegunes al objeto
de que las actuaciones caminen en la misma dirección y sentido inclusivo, y promuevan la
eficiencia de los recursos de apoyo puestos a disposición de los centros escolares.

3.4. Comunidad Autónoma

En el ámbito de la Comunidad Autónoma es de destacar la función clave de Coordinación de los


apoyos, desde la visión global que desempeña el Responsable del Servicio de E.E.

El Responsable del Servicio trata de armonizar los recursos de apoyo que dispone el sistema,
prever las necesidades con proyección de futuro, optimizar los recursos disponibles y promover
nuevas actuaciones de apoyo que las nuevas necesidades emergentes vayan demandando.

El Responsable de Educación Especial trabaja en estrecha colaboración y contacto permanente


con los Gestores territoriales, actuando armónicamente con todos ellos a la hora de gestionar de
manera eficiente los recursos que el sistema educativo pone a disposición de la respuesta
inclusiva al alumnado con necesidades educativas especiales y a los centros educativos.

10
4. LOS DISTINTOS NIVELES DE RESPONSABILIDAD DENTRO DE UNA
RESPONSABILIDAD COMPARTIDA EN LA COORDINACIÓN DE LOS APOYOS

4.1. El/La Asesor/a de necesidades educativas especiales

Dentro de los distintos niveles de responsabilidad en la Coordinación de los apoyos en el marco


de las necesidades educativas especiales, encontramos que en el ámbito zonal se sitúa con gran
importancia la figura del Asesor o Asesora de Necesidades Educativas Especiales en el
Berritzegune, como servicio de apoyo a la docencia.

De sus funciones pueden deducirse las responsabilidades específicas que conciernen a este
Asesor o Asesora en el conjunto de las asignadas a los Berritzegunes.

El artículo 4 de la ORDEN de 27 de marzo de 2001 del Consejero de Educación, Universidades e


Investigación, por la que se regula el funcionamiento y la organización de los Centros de Apoyo a
la Formación e Innovación Educativa (Berritzegunes), describe las funciones de los asesores y
asesoras de Necesidades Educativas Especiales:

En el campo de la Intervención con el alumnado y sus familias:

a) Realizar el diagnóstico, la evaluación psicopedagógica y la propuesta de escolarización


así como la propuesta de dotación de recursos extraordinarios del alumnado con
necesidades educativas especiales con la colaboración del profesorado tutor, consultor u
orientador y profesorado de pedagogía terapéutica y/o de audición y lenguaje del centro
escolar y con la observación directa en el aula en los casos que se consideren
necesarios.

b) Realizar a demanda del Centro escolar la detección temprana de Necesidades


Educativas Especiales del alumnado escolarizado en el 2o ciclo de Educación Infantil.

c) Informar y orientar a las familias del alumnado con necesidades educativas especiales
sobres aspectos específicos referidos a la propuesta de escolarización.

d) Cuando la normativa lo establezca realizar informes para la autorización de


Adaptaciones Curriculares Individuales significativas y exenciones en Bachillerato y
Ciclos Formativos de Grado Medio y Superior, haciendo constar su conformidad con la
adaptación realizada o la exención o proponer los aspectos a modificar.

11
En el campo del asesoramiento:

a) Asesorar y facilitar orientaciones al profesorado que interviene con el alumnado con


necesidades educativas especiales con relación a la adecuación de la programación
educativa y el modelo organizativo del aula al óptimo proceso de enseñanza-aprendizaje
de dicho alumnado así como con relación a las necesidades de escolaridad
complementaria.

b) Orientar al equipo directivo, al equipo docente, especialmente al profesorado consultor,


orientador y tutor, y al claustro sobre la utilización desde una perspectiva integradora de
los recursos específicos destinados a la respuesta a las necesidades especiales del
alumnado y sobre las adaptaciones a realizar en el ámbito del centro escolar para responder
idóneamente al alumnado con necesidades educativas especiales.

c) Asesorar al profesorado de los centros con relación a la evaluación contextualizada de las


necesidades educativas especiales a fin de facilitar las adaptaciones curriculares que
fomenten el óptimo desarrollo del alumnado en el entorno menos restrictivo posible.

En el campo de la formación:

a) Responsabilizarse de la dinamización y coordinación en zona y nivel educativo, de los


planes de formación del profesorado en este campo y de planes específicos para el
personal de educación especial que se determinen.

En el campo de la coordinación y el trabajo en equipo:

a) Establecer una relación de coordinación y cooperación con el resto de los asesores y


asesoras del Berritzegune y con los demás agentes comunitarios que inciden desde el
campo sanitario, social y laboral para dar una respuesta global en el campo de las
necesidades educativas especiales.

b) Presentar a la Dirección para que sean analizadas en la Comisión Pedagógica aquellas


modificaciones, correcciones, aportaciones, sugerencias, iniciativas, tendentes a mejorar
el Plan de acción anual del Berritzegune

12
En cualquiera de los ámbitos:

a) Desarrollar en el programa correspondiente las funciones de los Berritzegunes del


Capítulo 2 del Decreto 15/2001, de 6 de febrero.

b) Atender las necesidades educativas especiales del alumnado de acuerdo con las
directrices de la Dirección de Innovación Educativa y según el Plan propuesto por la
Comisión de Coordinación Pedagógica del Berritzegune para la zona y aprobado por
el claustro.

c) Mantener las relaciones funcionales que se establezcan desde la Dirección de


Innovación Educativa con el personal de apoyo a las necesidades educativas
especiales: logopedas, fisioterapeutas y auxiliares de educación especial.

d) Integrar en su acción de asesoramiento, formación y orientación dirigida a la atención


al alumnado con necesidades educativas especiales la perspectiva de género, la
interculturalidad y los valores transversales al currículo que posibilitan y orientan el
desarrollo integral y armónico de la persona en todas sus dimensiones, afectiva y
cognitiva, ínter e intrapersonal.

e) Desarrollar las tareas encomendadas por la Dirección del Berritzegune.

f) Recoger por escrito de manera sistemática todas aquellas acciones llevadas a cabo
como asesor/a con el fin de servir de base tanto para una autoevaluación y una
valoración por parte de las autoridades educativas, como de guía para las personas que
en un futuro puedan acceder a este servicio.

g) Cualquier otra que se le atribuya reglamentariamente.

Para el desempeño de su actuación de Coordinador de los Apoyos, el Asesor de necesidades


educativas especiales debe disponer de diversas herramientas tanto de inicio de la actuación y
apertura del expediente del caso, como de evaluación psicopedagógica, todo ello coordinador
bajo su responsabilidad.

No necesariamente todos los pasos del proceso deben ejecutarse directamente por el Asesor, si
bien es él el que tiene la responsabilidad de gestionar todo el proceso. Recae sobre su
responsabilidad dar unidad al mismo, poner a actuar todos los agentes que deben intervenir tanto
en la evaluación psicopedagógica, como en la realización de los Planes de Actuación, el
seguimiento y la elaboración de las orientaciones de intervención, una vez recibida toda la
información de todos los agentes intervinientes. Debe establecer el qué se hace, el cómo se hace,
el cuándo

13
se realiza, el dónde se hace y cuando se prevé la finalización de las diversas intervenciones etc.

Para ello debe actuar en equipo con sus otros compañeros y compañeras de la Asesoría de n.e.e. y
también debe escuchar a los distintos agentes de apoyo, ya sean estos internos del centro, como
recursos personales itinerantes. Es una actuación conjunta, de la que no se puede prescindir.

El que tenga la responsabilidad general de la actuación no quiere decir que es el único


interviniente sino que debe "ordenar" la actuación de los distintos profesionales que son
especialistas en determinadas dimensiones del apoyo que precisa el alumno con n.e.e.

Debe orientarla, ordenarla, unificarla, seguirla, evaluarla, para ver si se siguen las pautas
establecidas en el correspondiente Plan de Actuación y los avances que se observan.

Es la actuación específica de cada profesional de apoyo dentro de sus capacidades especificas la


que permitirá ejecutar las líneas marcadas al inicio del proceso. Y en los sucesivos momentos de
la intervención.

Por otra parte es importante ordenar las intervenciones de todos los agentes externos tanto en los
procesos de evaluación inicial como en los procesos de Intervención, superando la tendencia de
actuar de forman tan autónoma que al final se conviertan en procesos paralelos cuando no
divergentes.

La Coordinación de los apoyos pretende que todos los recursos actúen en una misma dirección
poniendo en el centro de la intervención a los propios alumnos o alumnas con necesidades
educativas especiales, superando las inercias , malas prácticas e intereses corporativos

4.2. El Profesorado Orientador en Educación Secundaria y el Profesorado Consultor en


Educación Infantil y Educación Primaria

Siguiendo con la concepción de Coordinación de apoyos dentro de una "unidad de intervención",


en función de una respuesta coherente y global a las necesidades educativas de un alumno o
alumna en las distintas etapas educativas, son de destacar dos figuras que tanto en Educación
Infantil y Primaria como en Educación Secundaria deben tener un gran protagonismo en este
proceso así como aquel profesorado que sea designado por el centro para coordinar estas
actuaciones en el caso de que las figuras anteriores no existan o estén sobrecargadas de
encomiendas. Se está haciendo referencia al Profesor o profesora Consultor u Orientador.

14
Cabe esperar de estas figuras el desempeño de sus responsabilidades en dos direcciones. En la
dirección interna del centro de coordinar, globalizar, unificar, dar sentido unitario a las distintas
intervenciones a lo largo de la escolarización en la etapa educativa correspondiente. Y por otra
servir de cauce de comunicación y de colaboración con los Asesores y las Asesores de
necesidades educativas especiales.

Hay que señalar la importancia de estas figuras para dar continuidad a las intervenciones a lo
largo de todo itinerario educativo hasta su finalización. Es una garantía de buenas prácticas, de
una intervención coherente y ajustada a las necesidades educativas de este alumnado así como la
garantía delante de las familias, del resto de los profesionales y del propio alumno o alumna de
que existe un plan de continuidad sin que cada curso escolar se inicie de nuevo los procesos en los
cambios de tutores, de ciclos o de grupos.

La ORDEN de 30 de julio de 1998 del Consejero de Educación, Universidades e Investigación


por la que se establecen criterios de escolarización del alumnado con necesidades educativas
especiales y dotación de recursos para su correcta atención en las distintas etapas del sistema
educativo, está imbuida de este planteamiento.

El profesorado Orientador

En el artículo 54 se describen las funciones del profesorado orientador en los Institutos de


Educación Secundaria en relación con las necesidades educativas especiales. Y señala que "la
función primordial del profesorado orientador es la de asesorar, coordinar y apoyar al profesorado
del centro y de manera especial a los tutores y tutoras en aquellas tareas relacionadas con la
orientación escolar, personal y profesional vinculadas a la función tutorial y docente, en la
planificación de la intervención sobre cuestiones relacionadas con las dificultades de aprendizaje y
personalidad del alumnado y en el desarrollo de las acciones de tratamiento de la diversidad,
refuerzo educativo, adaptación curricular y consejo de orientación"

En el ámbito relacionado con el apoyo educativo el profesorado orientador tendrá las siguientes
funciones:

a) Coordinar y asesorar sobre las actividades de atención a la diversidad del alumnado en


general y especialmente en la diversificación curricular y las adaptaciones curriculares
del alumnado con necesidades educativas especiales.
b) Asesorar sobre la prevención y detección de problemas de aprendizaje, actividades de
refuerzo educativo y en cuestiones de tipo metodológico, organizativo así como en la
evaluación.
c) Asesorar y participar en las evaluaciones psicopedagógicas correspondientes a las
necesidades educativas de los alumnos y alumnas del centro de cara a los procesos de
diversificación curricular y adaptación del currículo.

15
d) Asesorar al profesorado sobre aspectos derivados de su función docente en relación con
el tratamiento a la diversidad en el centro.
e) Coordinar en el centro de Educación Secundaria las intervenciones del Equipo
Multiprofesional, y apoyos externos al centro.

El profesorado Consultor

En el artículo 53 de esta Orden se señala que "La función primordial del profesorado consultor es
la de asesorar y apoyar al profesorado tutor y al equipo docente en la atención a la diversidad y la
respuesta a las necesidades educativas especiales. Su intervención ha de regirse por el principio
de acción positiva preferencial en favor de los que más lo necesiten"

Sus funciones se concretan en :

a) Ayudar al tutor o tutora a identificar las dificultades específicas y las estrategias que
conducen al éxito.
b) Asesorar y colaborar con el profesorado tutor en la elaboración y desarrollo de las
adaptaciones curriculares individuales.
c) Intervenir en el aula, de forma conjunta y coordinada con el tutor o tutora, actuando
ambos profesionales en el grupo o como un docente más en un momento determinado
en una estructura de agrupamientos flexibles.
d) Asesorar y colaborar con el profesorado tutor en la evaluación continua, tanto del
individuo como del contexto educativo.
e) Intervenir con alumnos o alumnas con necesidades educativas especiales de forma
individualizada ya sea en entornos ordinarios compartidos o específicos.
f) Promover y coordinar programas de innovación y formación sobre la acción tutoríal, la
atención a la diversidad y a las necesidades educativas especiales

Para realizar estas funciones el profesorado consultor deberá distribuir su jornada laboral en torno
a tres grandes grupos de intervenciones: intervenciones de asesoramiento al profesorado del
centro; intervenciones de cooperación en el entorno ordinario del aula para la asistencia educativa
al alumnado e intervenciones de manera individualizada en contextos de apoyo con el alumnado
con necesidades educativas especiales.

El profesorado de Pedagogía Terapéutica

En el caso de que en el centro escolar no se disponga de las figuras anteriores la Dirección del
centro puede encomendar esta coordinación a nivel de centro al Profesorado de Pedagogía
Terapéutica o a otro Profesor o Profesora del equipo docente. En todo caso debe asegurarse que el
alumnado con necesidades educativas especiales está debidamente atendido en el contexto
ordinario y los

16
apoyos genéricos o específicos actúan en una misma dirección reflejada en las correspondientes
Adaptaciones Curriculares o en su caso en los Planes de Actuación previstos.

En artículo 55 de la ya citada Orden se definen las funciones del profesorado de Pedagogía


Terapéutica como son:

a) Intervenir con el alumnado con necesidades educativas especiales de forma individual o


en grupo reducido, tanto en el aula ordinaria como en el aula de apoyo, desarrollando los
aspectos determinados en las correspondientes adaptaciones curriculares o en su caso en
los Planes de Trabajo Individual.
b) Colaborar con el profesorado tutor, consultor, orientador y el Equipo Multiprofesional
para proceder a una evaluación de carácter curhcular del alumnado con necesidades
educativas especiales que lo requiera.
c) Colaborar, en su caso, junto con el profesorado tutor, consultor y orientador en la
elaboración y desarrollo de las adaptaciones curriculares individuales de los alumnos y
alumnas con necesidades educativas especiales, así como colaborar en la elaboración de
los materiales didácticos necesarios para su desarrollo educativo.
d) Colaborar con el profesorado tutor en las relaciones con las familias para el seguimiento
del alumnado con necesidades educativas especiales.
e) Colaborar con el profesorado tutor, consultor y orientador en la respuesta a las distintas
situaciones que se derivan de la diversidad del alumnado, estableciendo la prioridad en
la respuesta al alumnado con necesidades educativas especiales.

Estas dos figuras, el/la Profesor/a Orientador/a y el/la Profesor/a Consultor/a, y subsidiariamente
el/la Profesor/a de Pedagogía Terapéutica o el/la profesor/a Coordinador de n.e.e del centro, deben
actuar en los procesos de coordinación de los apoyos en torno a las necesidades educativas
especiales del alumnado en el centro escolar, desde una doble vertiente de coordinación interna y
externa .

17
a) Coordinación Interna:

Coordinar a todo el personal que intervenga en un mismo proyecto de respuesta a la diversidad.

Dada la situación en la que se encuentra en el centro, su participación en los diversos proyectos de respuesta a la
diversidad existente en la aulas, será una de las tareas a las que dedique más tiempo.

Una de las dificultades que encuentra todo trabajo de este tipo es la de disponer tiempos y formas de coordinación que
sean realmente eficaces. Cuando en un centro educativo existen tiempos limitados en los que un equipo de trabajo se
puede juntar para planificar, analizar, reflexionar en común, y, sin embargo, las tareas que quedan pendientes son
innumerables, debe ser de una gran ayuda poder contar con una persona que facilite el desarrollo de estas reuniones de
coordinación, sobre todo cuando es una persona que esté implicada en el propio proyecto.

Aquí las figuras anteriores pueden colaborar con el resto de responsables de la coordinación en la preparación de las
reuniones, en el análisis de las mismas para que resulten lo útiles posible.

Existen multitud de documentación relativa a la dirección y coordinación de reuniones, que ayudan a llevar adelante
este trabajo y a salir de situaciones y conflictos que por diferentes motivos (no siempre evidentes) aparecen
comúnmente en los grupos de trabajo.

Coordinar al personal que interviene directamente en la respuesta a las necesidades educativas especiales de un
alumno o alumna.

Un caso concreto a considerar es el de las personas con necesidades educativas especiales dentro del centro. En estas
situaciones su función tiene un carácter más técnico, en cuanto su figura de asesoría dentro del centro, debe aportar
alternativas y salidas a esos momentos en los que no se ven las cosas claras, y empiezan a aparecer dudas sobre las
decisiones anteriormente tomadas.

No sólo se piensa en una persona asesora, también se tiene la idea de una intervención animadora de un grupo, que
facilita que éste tome sus propias decisiones y las lleve a cabo, que sea capaz de analizar los resultados y encontrar
soluciones precisas a los problemas planteados.

Es una tarea compleja en cuanto se trata de una persona que está dentro de la situación pero que tiene que tener la
facilidad de distanciarse y aportar una visión que ayude a conducir el trabajo hacia las metas establecidas y hacia las
mejores respuestas educativas que se puedan plantear.

19
b) Coordinación Externa:

Coordinarse con el Berritzegune en los temas que tienen que ver con la diversidad y con la
respuesta a las necesidades educativas especiales.

En la coordinación externa el papel tanto del Profesorado Orientador, Profesorado Consultor o


Profesorado Coordinador de n.e.e. se centra en situaciones concretas, ya definidas por el Equipo
Directivo, que precisan de la intervención directa de algún miembro del Berritzegune en el centro.
Para lo que se coordinará y, en su caso, trabajará de forma conjunta con la persona del
Berritzegune.

A medio plazo no se puede olvidar que todo el Berritzegune debe tender a dar respuesta a la
diversidad, así como el Profesorado Orientador o el Profesorado Consultor se irá convirtiendo en
asesor de centro, en cuanto se entienda que es el funcionamiento general correcto de un centro lo
que más facilita la respuesta a todos y cada uno de los alumnos y alumnas de dicho centro.

En este proceso la intervención de los diferentes asesores de área o etapa, así como de los distintos
Asesores del Berritzegune será algo que deberá incrementarse, especialmente en cuanto a su
relación con este profesorado que desarrolla tareas de coordinación de la atención a la diversidad
y más específicamente dentro de ella a la respuesta a las necesidades educativas especiales.
Porque no debemos olvidar que cuando se realiza una adaptación curricular, o cuando se define un
proyecto de trabajo, en algún momento del proceso se hablará, necesariamente de áreas (en cuanto
a contenidos, metodologías, estructuración del área...) y en estos campos los mejores especialistas
del Berritzegune no son los Asesores de n.e.e. sino los diferentes asesores de área o etapa.

5. LA COORDINACIÓN DE LOS APOYOS DESDE UNA ÓPTICA COLABORATIVA

Siendo la coordinación de las intervenciones con el alumnado con n.e.e. una función
fundamental dentro de las asignadas a los Asesores de necesidades educativas especiales, que se
deduce del análisis de las funciones recogida en la normativa vigente, debe entenderse ésta
tomando como referencia un contexto colaborativo.

¿Qué se quiere decir con esto? Se quiere señalar que existen diversos agentes que intervienen
sobre un alumno o grupo de alumnos, clase o centro escolar. Si bien el Asesor de necesidades
educativas especiales es el eje central donde van a confluir todas las informaciones y desde donde
se generan las orientaciones de intervención, existen diversos niveles de responsabilidad en el
proceso educativo y en según que fase de éste nos encontremos.

20
En primer lugar hay que partir de la constatación de que un alumno o alumna con necesidades
educativas especiales se encuentra ubicado en un grupo heterogéneo de alumnos, una clase. La
persona responsable de la atención educativa sobre ese alumno o alumna o ese grupo es el
Profesor Tutor, en torno a un área concreta específica es el Profesor o profesora quien tiene la
responsabilidad de guiar la acción formativa, coordinados por el Profesor Tutor. El resto de
profesionales vienen en ayuda del Profesor como son el Prof. Consultor o el Prof. Orientador, El
Prof. de Pedagogía Terapéutica o el de Audición y Lenguaje, el especialista de apoyo educativo,
el Logopeda, Fisioterapeuta, Terapeuta Ocupacional etc.

En el contexto acotado de centro escolar, es el Consultor, Orientador o persona designada por


el centro quien asume la tarea directa coordinación del proceso, colaborando con el profesor tutor
en la asunción de la responsabilidad del alumno o alumna.

Ahora bien, todos los y las profesionales que intervienen deben seguir una línea de coherencia,
interviniendo de forma sumativa, creando sinergias que potencien la acción educativa. Quien
permite asegurar dicha coherencia al proceso por disponer de toda la información conjunta y
objetiva, quien propone los recursos convenientes y necesarios para el niño o niña, que aseguren
una intervención sumativa y quien acompaña en su itinerario educativo manteniendo la
continuidad del mismo son los Asesores y las Asesoras de necesidades educativas especiales.

Si bien este trabajo no lo puede desarrollar en soledad sino en colaboración, recabando


informaciones, debatiendo las propuestas educativas, devolviendo adecuadamente las demandas
etc.

Hay que tener en cuenta que antes de llegar a realizar la demanda al Asesor de necesidades
educativas especiales, debe realizarse un trabajo de respuesta en el propio centro bajo la dirección
y orientación y asesoramiento del profesorado Consultor o en su caso del profesorado Orientador.

También es preciso señalar que los mejores recursos y los más adecuados para la respuesta a la
diversidad y a las necesidades educativas especiales en primera instancia son aquellos más
cercanos y más ligados al itinerario formativo del propio centro y los que se tienen que activar
antes de pedir recursos extraordinarios .

5.1. Actuaciones colaborativas en la evaluación psicopedagógica

Se entiende como Evaluación Psicopedagógica al proceso de recogida, análisis y valoración de la


información relevante sobre los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y
aprendizaje. Su fin es identificar las necesidades educativas especiales del alumnado así como
fundamentar y concretar las decisiones en relación con las propuestas curricular y el tipo de
ayudas que se puedan precisar.

21
La Evaluación Psicopedagógica es la base para la realización del Plan de actuación y consta de:

- Una valoración por parte del Asesor de las características y circunstancias personales del
alumno o alumna
- Una evaluación de carácter curricular que se realiza por parte del equipo docente del
centro escolar.
- La valoración de la interacción del alumnado con el profesorado, con sus compañeros y
compañeras, teniendo en cuenta el contexto escolar y familiar del mismo, realizada en el
centro escolar.
- Análisis de las barreras para la participación y el aprendizaje derivadas tanto de las
características personales del alumnado como del contexto en el que se encuentra
escolarizado y de los puntos fuertes en los que pueden sustentarse las propuestas del
Plan de Actuación, con la colaboración del Asesor/a

5.1.1. Agentes que intervienen

El Proceso de Evaluación Psicopedagógica lo coordina, dirige y autentifica el Asesor de


necesidades educativas especiales correspondiente. En este proceso intervienen, aportando su
información los siguientes agentes educativos:

a) El Asesor de n.e.e. valora las características y circunstancias personales del alumno o


alumna, analizando y validando para el sistema educativo, si procede, las informaciones
disponibles de las redes sanitarias y sociales o recabando información complementaria a
través de las pruebas o técnicas oportunas. Igualmente presta ayuda técnica y
asesoramiento al profesorado y profesionales que intervienen en los distintos procesos de
la Evaluación Psicopedagógica.

b) El Profesorado Orientador o el Profesorado Consultor, en su caso, o en su defecto aquel


profesor o profesora designado por el equipo directivo, que son responsables en el ámbito
interno del centro escolar, de la organización y coordinación de los aspectos
correspondientes a la evaluación psicopedagógica como son la evaluación de la
competencia curricular, del contexto escolar y de la interacción del alumno evaluado con
el profesorado y el resto de compañeros.

c) El profesorado tutor y de los distintos ámbitos, áreas o asignaturas que imparten docencia
a ese alumno o alumna, realizan la evaluación de carácter curricular destacando los
niveles de competencia del alumno y señalando los puntos fuertes y los puntos débiles.

22
d) El profesorado de Pedagogía Terapéutica o el Prof. de Audición y Lenguaje, así como
otros técnicos cuya intervención se demande para esta evaluación específica, como puede
ser el Fisioterapeuta, Terapeuta Ocupacional, Logopeda, profesorado del CRI u otro
profesorado especialista cuya intervención se considere significativa. Este profesorado
colabora en la evaluación de la competencia curricular y/o en aquellos aspectos
específicos de su competencia para los que sea requerido. Igualmente colabora en la
evaluación de las interacciones del alumnado con el medio y el contexto escolar y
familiar.

e) Los padres y/o representantes legales del alumno o alumna aportando las informaciones
disponibles así como su punto de vista sobre las necesidades educativas que perciben en
su hijo o hija.

f) En la medida de lo posible, en función de la edad y madurez del alumno o alumna


implicado se contará con su propia opinión tratando de recoger su punto de vista con
respecto a sus necesidades educativas y su Plan de actuación.

5.1.2. Inicio de un proceso extraordinario de intervención educativa

a) La solicitud de evaluación psicopedagógica constituye el inicio de un proceso


extraordinario de intervención educativa. En el caso de alumnado con necesidades
educativas especiales derivadas de una discapacidad la solicitud tiene lugar cuando esta se
ha diagnosticado por los organismos competentes. En el resto de los casos debe realizarse
únicamente cuando hayan resultado insuficientes todas las medidas ordinarias de
respuesta a la diversidad del alumnado como son la adecuación del curriculum del ciclo,
adecuación de la programación del área o materia, refuerzo educativo, permanencia de
una año más en el curso o ciclo etc.

b) La Evaluación psicopedagógica de los alumnos con necesidades educativas especiales se


inicia a petición del director del centro a la Dirección del Berritzegune de la zona
correspondiente, quien remite al Asesor de necesidades educativas especiales que valora
la pertinencia de la solicitud y dirige y coordina el proceso evaluador. Dicha solicitud
debe incluir una información lo más completa posible del tutor o tutora, así como la
autorización expresa de los padres o representantes legales para iniciar el proceso.

23
5.1.3. Actuaciones colaborativas en el proceso de elaboración de la evaluación
psicopedagógica

a) Una vez iniciado el proceso de Evaluación Psicopedagógica, el Asesor de n.e.e


correspondiente debe reunir a los coordinadores del proceso de evaluación en el centro, al
tutor o tutora del alumno o alumna, distribuye las tareas y establece el calendario de
realización de la Evaluación, estableciendo las pautas de actuación de los mismos.

b) Al finalizar el proceso de Evaluación Psicopedagógica el Asesor o Asesora de


necesidades educativas especiales, informa verbalmente a los responsables del centro
escolar de las conclusiones del mismo. Asimismo facilita orientaciones precisas dejando
constancia por escrito sobre las medidas apropiadas para una adecuada respuesta a las
necesidades educativas del alumno o alumna. Cuando este alumnado sea valorado como
de necesidades educativas especiales se incluyen las pautas para la elaboración del Plan
de Actuación incluyendo la previsión de las medidas de acceso, refuerzo educativo o
adaptación curricular que se vieran necesarias.

c) Del mismo modo se determina quién informa a los responsables legales del alumno, y al
propio alumno o alumna, si se considerara oportuno, sobre las conclusiones del proceso y
las medidas que se proponen.

5.1.4. La colaboración en la Evaluación Psicopedagógica en la fase de inicio de la


escolaridad

a) Cuando un alumno o alumna no haya estado matriculado previamente en el centro y


los padres o responsables legales hayan manifestado sus necesidades educativas
especiales el Director del Centro Escolar remite la solicitud de Evaluación
psicopedagógica al Berritzegune correspondiente.

b) El Asesor o Asesora designado para la realización de dicha Evaluación, se entrevista


con los padres o responsables legales y recaba toda la información necesaria para la
toma de decisiones de escolarización y de los recursos y apoyos más relevantes que
fueran necesarios. Valora los datos e informes aportados por los padres y responsables
legales; informes del área sanitaria, de salud mental, de los servicios sociales, del
Centro de Preescolar si hubiera estado escolarizado con anterioridad y si existieran
informes de los Equipos específicos de atención temprana de las redes sociales y
sanitarias.

24
5.2. Planes de actuación para la adecuada respuesta al alumnado con
necesidades educativas especiales

Se entiende como un Plan de actuación un documento donde se recogen los aspectos


fundamentales de la intervención educativa que se aplicarán durante un periodo de
tiempo escolar determinado y que recogen las aportaciones de la Evaluación
psicopedagógica y las prescripciones para un adecuado progreso individual del
alumno o alumna con necesidades educativas especiales.

Todos los Planes de Actuación deben ir precedidos de una evaluación


psicopedagógica en la que se tengan en cuenta además de las circunstancias y
características personales del alumno o alumna el contexto educativo en el que esté
escolarizado.

25
I. INTRODUCCIÓN II. PROCEDIMIENTO A

SEGUIR III. CUADERNILLO DE PROTOCOLO

UNIFICADO

1. Solicitud de Evaluación - Diagnostico Psicopedagógico

2. Actuaciones Colaborativas en la Evaluación Psicopedagógica 3.

Seguimiento del Alumnado con NEE - Solicitud de Revisión

27
I. INTRODUCCIÓN

Si bien al hablar del proceso de asesoramiento sobre necesidades educativas especiales, definidas
en el artículo 2 del decreto 118/1998 de 23 de junio de 1998 (BOPV del 13 de julio), nos estamos
refiriendo a un conjunto de procedimientos (recogida de información, valoración, diagnóstico,
orientaciones, seguimiento de la respuesta educativa, etc.) que se articula entre asesor o asesora y
el centro escolar en torno a un alumno o alumna, la necesidad de contextualizar estos
procedimientos en sus circunstancias concretas hace necesario el desarrollo sistemático de toda
una serie de actuaciones previas a la solicitud de evaluación-diagnóstico psicopedagógico. Entre
las que destacan dos: la respuesta del centro con los recursos ordinarios de que dispone a la
problemática planteada y la coordinación entre la asesoría de necesidades educativas especiales
del Berritzegune y el consultor u orientador

Así, ante indicios de la problemática anteriormente señalada, el tutor o la tutora lo comunicará al


consultor, orientador o persona a quien la dirección del centro haya encomendado estas funciones,
a fin de realizar una primera aproximación a la comprensión de las dificultades que en alumno o
alumna presenta en su proceso de enseñanza y aprendizaje. Para ello realizará una primera
recogida de información y las valoraciones pedagógicas que considere oportunas, para establecer
si procede las medidas de intervención necesarias con los recursos ordinarios disponibles.

Si a pesar de realizadas estas actuaciones no se alcanzara a comprender la dimensión del


problema, antes de plantear a los padres la necesidad de solicitar asesoramiento psicopedagógico,
el consultor, orientador o persona determinada por la dirección del Centro expondrá el caso a la
asesoría de necesidades educativas especíales del Berritzegune con la finalidad de revisar
conjuntamente el proceso desarrollado hasta esa fecha y de consensuar necesidad inaplazable o no
de realizar la solicitud de evaluación-diagnóstico psicopedagógico.

28
II. PROCESO A SEGUIR

Realizadas las actuaciones descritas anteriormente, el proceso a seguir supone una serie pasos que
deben seguirse sistemáticamente para que la coordinación de los apoyos sea realmente eficiente.

1. Solicitud de evaluación psicopedagógica

El centro escolar define la demanda con el protocolo establecido (Solicitud de Evaluación -


Diagnostico Psicopedagógico). Esta definición de la demanda debe exigirse que sea completa y
no solo un simple trámite burocrático o administrativo. La demanda es completa cuando se
rellenan los distintos apartados del documento de solicitud donde se explicitan todas las
informaciones que se solicitan. Es un documento que se rellena después de una reflexión del
equipo del centro educativo, donde se especifican aquellos puntos débiles que se observan en el
alumno o alumna y también todo aquello que se ha realizado para afrontarlos y su resultado.

Este documento, no sólo es un documento en el que los responsables legales autorizan la


intervención. También cumple la función de informar a los padres y madres, si no se ha hecho
antes, cuál es el problema que se percibe y qué es lo que se ha hecho y que se pretende.

Este documento que firman los padres tampoco es una "carta en blanco", entrando la intervención
en una especie de agujero negro de silencio y desinformación. Si se inicia un proceso los padres y
madres deben estar informados del resultado, de las decisiones, se les debe pedir su opinión y
debe establecer un sistema para que ellos estén al tanto de lo que se hace y los avances del
alumno o alumna.

2. Pertinencia de la solicitud

El Asesor o Asesora de n.e.e. analiza la demanda deliberando si procede o no una intervención


diagnóstica y la correspondiente evaluación psicopedagógica. Para ello se vale de la
documentación aportada por el centro, las consultas efectuadas en el equipo de la Asesoría, las
consultas ocasionales con los y las técnicos especialistas que pudieran estar implicados en el
proceso y, dialogando con el propio centro, establece la decisión.

Del mismo modo, si estima que la solicitud de evaluación-diagnóstico psicopedagógico es


pertinente establece el proceso de evaluación, la distribución de tareas, los agentes implicados en
la evaluación, el calendario etc., pudiendo utilizar para ello un protocolo ya establecido
(Actuaciones Colaborativas en la Evaluación Psicopedagógica).

29
3. Planificación del proceso a seguir

Una vez establecido el calendario del proceso evaluador los agentes implicados, se reúne con los
técnicos de apoyo que pudieran estar concernidos en este proceso. Para tomar esta decisión se
analiza la información disponible y la que se precisa reunir para el proceso evaluador.

Para la recopilación de la información es importante tener una visión unificada del proceso, donde
no se soliciten repetidamente por los distintos técnicos informaciones similares.

Con este fin se PUEDE disponer de un cuadernillo de protocolos donde se unifiquen las
informaciones comunes y se concreten los aspectos más específicos de cada área de intervención
especializada. (CUADERNILLO DE PROTOCOLOS UNIFICADOS)

Puede ser conveniente que se haga llegar al centro este cuadernillo siempre que pueda ser
respondido por el profesorado en relación con el niño o niña sin necesidad de intervención
especializada.

Esta información servirá de pauta para establecer las herramientas más especializadas de
evaluación desde las distintas ópticas en los diferentes ámbitos o áreas a evaluar.

Con esta información se establecen los calendarios de evaluación para cada técnico
(Fisioterapeuta, Terapeuta Ocupacional, Logopeda, etc.) que coordinará el Asesor o Asesora de
n.e.e como Coordinador de los apoyos.

4. Proceso de evaluación y conclusiones

Cada uno de los técnicos, debidamente coordinado, desarrolla su proceso evaluador y recopila la
información necesaria para el desarrollo de las actividades colaborativas determinadas para la
evaluación psicopedagógica.

Finalizada la misma, el Coordinador de Apoyos establece una reunión con los distintos
especialistas a fin de contrastar las informaciones, realizar una síntesis de las mismas y establecer
las pautas de actuación de cada profesional.

Esta coordinación supone la definición de tareas, eliminar interferencias posibles, en caso de duda
o de posibles solapamientos establecer quién actúa, cómo se complementan las intervenciones,
etc.

30
5. Intervención y seguimiento

A partir de este momento cada especialista interviene según las líneas establecidas y los acuerdos
tomados. Se articulará un procedimiento de información para el seguimiento del caso, que puede
adoptar formas diversas, de manera que cada cual sepa lo que tiene que hacer, lo que hacen los
demás, los avances y problemas significativos que aparecen en el proceso para conocimiento del
resto de los agentes que intervienen y cómo resolver situaciones de emergencia o conflictivas.

En definitiva se trata de desarrollar, bajo la supervisión y dirección del asesor o asesora de n.e.e,
determinadas sesiones o actuaciones de seguimiento para introducir, si procede, mejoras en el
proceso de intervención, modificar programas, cambiar estrategias, coordinar actuaciones en
función de los avances observado en el alumno o alumna. La necesidad de este seguimiento cobra
mayor sentido al finalizar cada curso escolar, por estar unida esta evaluación a la toma de
decisiones en orden a articular las intervenciones de cara al curso próximo,

6. Revisión de la valoración psicopedagógica

A lo largo de su escolarización un alumno o una alumna con n.e.e puede precisar de nuevas
valoraciones en aspectos determinados de su desarrollo. En tal caso, el asesor de n.e.e. recoge la
necesidad detectada en las reuniones de coordinación y seguimiento con los distintos
profesionales que intervienen, la analiza y establece quiénes son los agentes implicados en esta
valoración y el calendario de la misma, pudiendo utilizar para ello un protocolo ya establecido
(Seguimiento del Alumnado con NEE. Solicitud de Revisión).

31
III. CUADERNILLO DE PROTOCOLOS UNIFICADO

Este Cuadernillo incluye tres protocolos, cuya finalidad y cometido en cada caso es la siguiente:

PROTOCOLO 1

Solicitud de Evaluación - Diagnóstico Psicopedagógico

Es la solicitud que rellena el profesor tutor o la profesora tutora especificando: los motivos de la
solicitud y problemas que el alumno o alumna presenta en el aula, los rasgos más acentuados
observados, las actuaciones realizadas y otras observaciones. Recoge la autorización de los
padres para la intervención psicopedagógica y con el visto bueno del Director o Directora del
Centro es remitida al Berritzegune.

PROTOCOLO 2

Actuaciones Colaborativas en la Evaluación Psicopedagógica

En este documento, junto con los datos del alumno o alumna y otros datos de interés, el asesor
o asesora de necesidades educativas especiales establece el personal implicado en la
valoración psicopedagógica, los aspectos a valorar y la fecha.

PROTOCOLO 3

Seguimiento del alumnado con NEE - Solicitud de Revisión


En aquellos casos de alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales que ya ha sido
valorados, pero que por distintas circunstancias precisasen la intervención y/o valoración de
un nuevo profesional (fisioterapeuta, logopeda o profesor de audición y lenguaje, terapeuta
ocupacional, profesorado del CRI, etc.) que no participó en la valoración inicial, el centro
rellena el anverso de esta solicitud. Junto a los datos del alumno o alumna y otros datos de
interés concreta en qué aspectos es preciso realizar una nueva valoración.

Analizada la demanda hecha por el centro, el asesor o asesora de necesidades educativas


especiales determina la necesidad de la intervención y/o valoración, el profesional o
profesionales implicados y la fecha (reverso de la solicitud). Entregando para su conocimiento
copia de la misma al profesional o profesionales implicados.

32
EBALUAZIO-DIAGNOSTIKO PSIKOPEDAGOGIKOAREN ESKA
SOLICITUD DE EVALUACIÓN - DIAGNOSTICO PSICOPEDAGÓGICO

IKASTEGIA: BERRITZEGUNE:
CENTRO:
IRAKASLEA: MAILA: EREDUA:
PROFESOR/A: NIVEL: MODELO:
IKASLEA: JAIOTEGUNA:
ALUMNO/A: F. DE NACIMIENTO:
IKASLEAREN HELBIDEA: TELEFONOA:
DIRECCIÓN DEL ALUMNO/A: TELEFONO:

1.- ESKAERAREN ARRAZOIAK ETA GELAN DITUEN ARAZOAK. / MOTIVOS


DE LA SOLICITUD Y PROBLEMAS QUE PRESENTA EN EL AULA.

2.- IRAKASLEAK ANTZEMANDAKO EZAUGARRIRIK NABARMENENAK /


RASGOS MAS ACENTUADOS OBSERVADOS POR EL/LA PROFESOR/A.

ORRIAREN ATZEKO ALDEAN EGINDAKO JARDUERAK ETA BESTE OHAR BATZUK


ADIERAZI
EN EL REVERSO DE LA PÁGINA INDÍQUESE LAS ACTUACIONES REALIZADAS Y OTRAS
OBSERVACIONES.

33
EGINDAKO JARDUERAK ETA BESTE OHAR BATZUK
(Proposatu eta egindako jarduerak dagoen arazoaren aurrean. Familiaren ¡ritziak ...) .
ACTUACIONES REALIZADAS Y OTRAS OBSERVACIONES. (Ante la problemática existente
acciones propuestas y realizadas. Opiniones de la familia....).

Baimena ematen dut ñire seme/alabarekin parte hartze psikopedagogikoa egin dadin. Era berean, baimen zehatza ematen
dut isilpeko datuakjaso, zaindu eta hezkuntza-administrazioko beste erakunde batzuei helarazteko, hezkuntza-parte
hartzea harén beharretara egokitzeko asmoz.

Autorizo la intervención psicopedagógica con mi hijo/a y doy mi consentimiento expreso para que se
recoja, custodie y ceda a otras instancias de la administración educativa los datos de carácter
personal y reservado únicamente con el objeto de adecuar la intervención educativa a sus
necesidades.

AITA/AMA/TUTOREAREN BAIMENAREN SINADURA


FIRMA DEL PADRE/MADRE/TUTOR-A

Horretarako baimen zehatzik eman gabe, ez da inolako parte hartzerik egingo.


No se realizará intervención alguna sin el consentimiento expreso.
I
.......................................................(en), 200................. (e)ko ............................................ (e)n
.......................................................(e)an.

En...................................................................................de................................................................. de 200
.......................................................................................
TUTOREAREN IZENPETZEA: Vo. B°. El Director/a IKASTETXEAREN ZIGILUA:
FIRMA DEL PROFESOR/A TUTOR/A: SELLO DEL CENTRO:

34
ACTUACIONES COLABORATIVAS EN LA EVALUACIÓN PSICOPEDAGOGICA

IKASLEAREN DATU AK / DA TOS DEL ALUMNO 0 ALUMNA

Izen- abizenak:
Nombre y apellidos

Jaiotze-data:
Fecha de nacimiento

Etapa: Maila: Eredua.


Etapa Nivel Modelo

Tutorea:
Tutor-a:
Ama: Aita:
Madre: Padre:

Ikaslearen Helbidea:
Dirección del alumno:

DATU INTERESGARRIAK / DA TOS DE INTERÉS

HPBAHOLKULAR1A
ASESOR/A DE NEE

IKASTETXEKO KORDINATZAILEA
COORDINADOR EN EL CENTRO

35
ACTUACIONES COLABORATIVAS EN LA EVALUACIÓN PSICOPEDAGOGICA

PERSONAL IMPLICADO ASPECTOS A VALORAR FECHA

PROFESOR CONSULTOR /
ORIENTADOR

PROFESOR TUTOR

PROFESOR DE ÁMBITO ,
ÁREA 0 ASIGNATURA

PROFESOR DE PEDAGOGÍA
TERAPÉUTICA

PROFESOR DE AUDICIÓN Y
LENGUAJE/ LOGOPEDA

FISIOTERAPEUTA

TERAPEUTA OCUPACIONAL

PROFESORADO DEL CRI

OTROS ESPECIALISTAS

................................................(en), 200............... (e)ko .................................... (e)n................(e)an.

En....................................................................de........................................................... de 200..........

36
HPB dituzten UMEEN JARRAIPENA. BALORAZIO ESKAERA
SEGUIMIENTO DEL ALUMNADO CON NEE - SOLICITUD DE REVISIÓN

(A rellenar por el centro )

IKASLEAREN DATUAK / DATOS DEL ALUMNO 0 ALUMNA

Izen- abizenak:
Nombre y apellidos

Jaiotze-data:
Fecha de nacimiento

Etapa: Maila: Eredua.


Etapa Nivel Modelo

Tutorea:
Tutor-a:

ÍKASTETXEKO KORDINATZAILEA
COORDINADOR EN EL CENTRO

DATU INTERESGARRIAK / DATOS DE INTERÉS

SOLICITUD DE ACTUACIÓN /ASPECTOS A VALORAR

..............................................(en) 200...............(e)ko................................(e)n............(e)an

TUTOREAREN IZENPETZEA KOORDINATZAILEAN IZENPETZEA

37
ANÁLISIS DE DEMANDA

(A rellenar por el asesor o la asesora de necesidades educativas especiales)

H P B AHOLKULARIA
ASESOR/A DE NEE

........(en) 200....... ......(e)ko...............................(e)n...... (e)an

NECESIDAD DE INTERVENCIÓN /VALORACIÓN

PROFESIONAL IMPLICADO Poner una FECHA DE INTERVENCIÓN


cruz

PROFESOR DE AUDICIÓN Y LENGUAJE/


LOGOPEDA

FISIOTERAPEUTA

TERAPEUTA OCUPACIONAL

PROFESORADO DEL CRI

OTROS ESPECIALISTAS

38

También podría gustarte