Está en la página 1de 10

DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013

Por: Diego Antonio Onofre Pérez
1

LA INVALIDEZ DE LA TEORIA CUANTITATIVA DEL DINERO EN LA ACTUALIDAD
BREVE REFLEXIÓN TEÓRICA E HISTÓRICA SOBRE LAS FUNCIONES DEL DINERO

Introducción
El debate en torno al tema de la aceptación o rechazo de la Teoría Cuantitativa del Dinero ha
dado lugar a las discusiones más controvertidas entre los economistas contemporáneos, no
obstante también es necesario reconocer que no se trata de un tema nuevo y que a lo largo de la
historia se han suscitado debates similares en determinados contextos coyunturales.
Es así como observamos a que a lo largo de la historia del pensamiento económico, grandes
pensadores como Marx y Keynes -por mencionar esencialmente a algunos, aunque no sean los
únicos- se han visto en la necesidad de replantearse y de redefinir las concepciones
convencionales del dinero, y esto a su vez los obligó a reflexionar sobre el papel que desempeña
éste en el funcionamiento de la economía en general. Sus sugerencias teóricas en torno a las
funciones del dinero vinieron a revolucionar los conceptos más arraigados que se tenían sobre la
Teoría Cuantitativa del Dinero y esto en gran medida lo podemos atribuir a que los contextos
históricos (siempre cambiantes) exigieron a ambos autores esta tarea. De esta manera es como
nos podemos dar cuenta de que cuando una teoría pierde vigencia para explicar la realidad
existente, debe replantearse.
Sin embargo, a pesar de las contribuciones hechas por los autores ya mencionados, el
desarrollo de la Teoría Cuantitativa del Dinero siguió su curso alcanzando su máxima refinación
y sistematización en la obra de Milton Friedman, donde la culminación de su trabajo llega a la
tesis central de que “la inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario”
[Friedman: 1993:13]. Los planteamientos de Friedman fueron ampliamente popularizados hasta
el punto de reconocer a su vertiente teórica y a sus adeptos bajo el nombre de “monetaristas”. Por
otra parte, pese a su grado de aceptación, la teoría de Friedman también fue y es motivo de
múltiples críticas. En este sentido, el presente trabajo se inscribe en esta postura crítica por lo
que pretende agregar elementos que contribuyan a reflexionar sobre la pertinencia y vigencia de
la Teoría Cuantitativa del Dinero en particular desde su perspectiva “monetarista”.
Para cumplir con nuestro cometido el presente documento se dividió en dos secciones:1) la
primera reservada para un análisis teórico y crítico de la Teoría Cuantitativa del Dinero, aquí se
utilizan planteamientos de Marx y Keynes como contra-argumentos de dicha teoría;2) la segunda
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
2

es una reflexión sobre la ausencia de la dimensión histórica en la construcción de la Teoría
Cuantitativa del Dinero, esto para finalmente proponer que el análisis de las funciones del dinero
debe considerarse en primera instancia como un problema histórico y después como problema
teórico. Ya que, solo así se podrá comprender la invalidez de la Teoría Cuantitativa del Dinero
para la actualidad. En otras palabras el presente ensayo propone recuperar la historicidad en el
análisis económico para así tener una compresión más cabal y completa de los fenómenos que se
presentan.

1. Breve análisis teórico sobre la Teoría Cuantitativa del Dinero
La Teoría Cuantitativa del Dinero es simplemente una teoría del valor relativo al dinero respecto
al resto de las mercancías o, dicho de otra forma, del poder de compra de cada pieza monetaria
[Rojas: 1987:33]. A esto debemos agregar que dicha teoría se expresa comúnmente en la
denominada Ecuación Cuantitativa del Dinero, la versión más popularizada de esta ecuación es
la propuesta por Irving Fischer
1
, dicha ecuación es la siguiente:
MV=PT
Donde M es la masa dineraria; V la rotación media de cada unidad monetaria, es decir, el
número de compras en las que en promedio cada unidad dineraria actúa como intermediaria en
un año; P es un índice de precios, y T es un índice del total de transacciones realizadas. “El
contenido básico de la ecuación cuantitativa se identifica generalmente con una relación de
causalidad o de interdependencia entre la masa monetaria (M) y el índice de precios (P). Si en la
ecuación V y T se suponen constantes, entonces cualquier incremento de la masa monetaria se
refleja en un incremento proporcional de los precios de todas las mercancías” [Rojas: 1987:37].
En este sentido, es importante hacer notar que en la interpretación “monetarista” de la Teoría
Cuantitativa del Dinero, donde el principal exponente de tal corriente es Milton Friedman, se
llega a la conclusión de que la inflación es siempre en todas partes un fenómeno puramente
monetario. De esta forma tenemos que la aceptación generalizada de tal teoría tiene
implicaciones prácticas y políticas, puesto que existe un Banco Central encargado de emitir la
masa monetaria, por lo que éste debe regular el crecimiento de dicha masa de tal manera que no
exceda la expansión del mercado.

1
Aunque existen múltiples versiones de la Ecuación Cuantitativa del Dinero para fines prácticos de este trabajo
decidimos utilizar la propuesta por Irving Fischer, ya que, además de ser la más estable, esta muestra en esencia el
planteamiento cuantitativista de manera simple y clara.
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
3

Ante tales implicaciones de política económica observamos que vale la pena examinar los
fundamentos en que se sustenta dicha teoría. En primer lugar señalaremos que el hecho de que
esta teoría se exprese en una ecuación indica que las condiciones que determinan esta relación
entre las variables que entran en juego son inmutables. Entonces dado que V y T se suponen
constantes, la atención entre la relación de causalidad se centra entre M y P, por tanto, podemos
afirmar que la Teoría Cuantitativa del Dinero supone una relación de causalidad variable entre la
masa monetaria (M) y el nivel de precios (P), pero que las condiciones que la determinan son
inmutables a lo largo del tiempo.
2
Lo que significa sostener la premisa de que hasta ahora el
dinero sólo ha fungido y solamente fungirá como un medio de cambio.
En términos generales, se deduce que la argumentación central del planteamiento
cuantitativista se basa en que las mercancías en general son más o menos valiosas según el grado
de escasez o abundancia. El dinero también queda sujeto a este planteamiento y de ahí que su
valor se determine por la cantidad de piezas monetarias existentes. Lo que llama la atención de
este enfoque es que no postula una teoría específica del dinero, por lo que reducen a éste como
una mercancía cualquiera. Aquí radica la debilidad del enfoque cuantitativista puesto que no
podemos reducir las funciones del dinero como si solamente fuera un medio de cambio.
Debido a los motivos ya mencionados, este enfoque teórico ha conducido a innumerables
debates. Y aunque han sido muchos los autores que han discutido la pertinencia de esta teoría
-debido a la brevedad que apremia el presente ensayo- solo nos limitaremos a confrontar los
planteamientos de la Teoría Cuantitativa del Dinero con la perspectiva de Marx y Keynes en
torno a este tema, la selección de estos autores también reside en la influencia que estos ejercen
en todas las corrientes y posturas críticas frente a los cuantitativitas.
Para iniciar la crítica desde la perspectiva marxista dejaremos hablar al propio Marx: “Las
mercancías no se vuelven conmensurables por obra del dinero. A la inversa. Por ser todas las
mercancías, en cuanto valores, trabajo humano objetivado, y por tanto conmensurables en sí y
para sí, pueden medir colectivamente sus valores en la misma mercancía especifica y esta
convertirse en su medida colectiva de valor, esto es, en dinero. En cuanto medida de valor, el

2
Al decir que las condiciones que determinan la relación que mantienen la masa monetaria y el nivel de precios
dentro de la ecuación cuantitativa son inmutables, nos referimos al papel que desempeña el dinero de modo tal que
estimule el nivel de precios, esta ecuación solo expresa que es un medio de cambio y no abre la posibilidad a que
desempeñe otra función.
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
4

dinero es la forma de manifestación necesaria de la medida de valor inmanentemente a las
mercancías: el tiempo de trabajo.”[Marx: 2007:115].
A diferencia de la argumentación central que expresa la ecuación cuantitativa del dinero, en
el planteamiento de Marx, el valor de las mercancías no está determinado por su escasez o
abundancia en el mercado, sino por el tiempo de trabajo incorporado en ellas. En este sentido
sólo en cuanto medida de valor, el dinero es la forma de manifestación, o dicho de otra manera,
el medio por el cual se puede magnificar la cantidad de trabajo incorporado en las mercancías.
Regresando a la diferencia central entre Marx y el planteamiento cuantitativista, en torno a de
que depende el valor de una mercancía, tenemos que esta radica en la contextualización histórica
del problema, ya que en las “sociedades tradicionales”, es decir, donde opera la reproducción
mercantil simple
3
, el problema de la determinación del valor de una mercancía puede estar más
asociado a la escasez o abundancia de esta en el mercado. Sin embargo, en el modo capitalista de
producción –donde opera la reproducción mercantil ampliada- la condición anterior no es
suficiente, ya que en este modo de producción el valor de las mercancías está determinado por la
cantidad de trabajo incorporado en ellas, y esto se debe a que la circulación de mercancías está
orientada para llevar a cabo la acumulación de capital.
De esta manera, este último punto, nos lleva a analizar la otra función del dinero que denota
Marx, la de medio de circulación. En el modo de producción capitalista se observa la necesidad
de acelerar el proceso de intercambio, ya que solo a si se pondrá en marcha nuevamente el
proceso de producción, en donde se crea el valor y por tanto se valoriza al capital. En vista de lo
anterior el dinero juega un papel muy importante, ya que por ser la medida de valor por
excelencia de todas las mercancías, el dinero posee las características suficientes para acelerar el
curso del proceso de acumulación de capital.
Ahora bien, dado que el proceso de acumulación de capital es la fuerza que alienta a este
modo de producción, es necesario mencionar un aspecto muy importante en la argumentación de
Marx en torno al dinero como medio de circulación: “La división del trabajo convierte en
mercancía el producto del trabajo, y con ello torna en necesaria la transformación del mismo en
dinero” [Marx: 2007:132]. Como se puede apreciar, en la cita anterior sigue presente el
argumento de que el valor de las mercancías está en función del trabajo incorporado en ellas y en

3
En economías donde opera la reproducción mercantil simple, es decir, en economías de trueque, la principal
función del dinero es la de medio de cambio.
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
5

tanto que el dinero se intercambia por estas, el dinero a su vez asume una nueva forma de
expresar la cantidad de trabajo incorporado.
Además, en una economía capitalista también debe considerarse la entrada de una nueva
mercancía (la fuerza de trabajo) en el juego del mercado, ya que este hecho traerá una serie de
implicaciones en cuanto a las funciones del dinero. Marx señala básicamente tres las cuales son:
1) atesoramiento; 2) medio de pago; y 3) dinero mundial, por falta de espacio no entraremos en
detalle sobre la explicación de cada una de ellas, sin embargo mencionaremos que estas
condiciones nos hablan de que el dinero en sí y para sí dentro del modo de producción
capitalista, se ha transformado en capital y por tanto tenemos que si se conserva una perspectiva
cuantitativista solo tendremos una mirada parcial del fenómeno, ya que esta, no es suficiente para
comprender el contexto actual, y la razón principal se debe a que la perspectiva cuantitativista no
contempla ninguna teoría valor-trabajo.
Por otra parte la perspectiva keynesiana también aporta elementos críticos frente a los
planteamientos cuantitativistas, ya que una de las principales preocupaciones dentro de la obra de
Keynes gira en torno al tema del dinero, puesto que es una variable fundamental para explicar el
funcionamiento de una economía monetaria. En este sentido, es como podemos observar que
para dar un significado claro a su teoría, Keynes se vio en la necesidad de averiguar en donde
reside la peculiaridad del dinero, aunque ello implicara romper con las concepciones
convencionales (en particular de corte neoclásico
4
) acerca de éste.
Emprender esta tarea implicó el comparativo del dinero respecto al resto de las mercancías
con base en los atributos que cualquier mercancía per se debe poseer: 1) rendimiento o
producción (q); 2) costo de almacenamiento (c); 3) su prima de liquidez (l). El análisis de estos
atributos seria clave para determinar la peculiaridad del dinero con respecto de otras mercancías.
“Se deduce que el rendimiento total que se espera de la propiedad de un bien, durante un
periodo cualquiera, es igual a su rendimiento menos su costo de almacenamiento más su prima
de liquidez, es decir, a q – c + l. Es decir, q – c + l es la tasa de interés propia de cualquier bien,
donde q, c y l se miden en unidades de sí mismos como patrón” [Keynes: 2003:223].En palabras
del propio Keynes podemos apreciar la importancia de estos atributos, ya que la relación que
mantienen entre sí en determinado bien da lugar a su rendimiento total, es decir, su tasa de

4
Cabe mencionar que la corriente monetarista se fundamenta en gran medida en los pilares de la economía
neoclásica, por otra parte la crítica de Keynes a la escuela neoclásica propone planteamientos interesantes que ponen
en duda la validez de la Teoría Cuantitativa del Dinero.
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
6

interés, la cual a su vez, para el caso del dinero, es una variable de suma importancia para
explicar el funcionamiento de la economía, ya que esta influye en los niveles de producción y
ocupación.
En vista de lo anterior y dada la importancia de la tasa de interés monetaria, Keynes trata de
definir las peculiaridades del dinero que lo diferencian con respecto de los otros bienes. En
primer lugar se destaca que:1)“el hecho de que el dinero tiene, tanto a la larga como a la corta,
una elasticidad de producción de cero, o en todo caso una muy pequeña, por lo que respecta al
poder de la empresa privada, como una cosa distinta de la autoridad monetaria” [Keynes:
2003:226]; 2) “la segunda diferencia del dinero es que tiene una elasticidad de sustitución igual,
o casi igual, a cero; lo que quiere decir que a medida que el valor en cambio del dinero sube, no
hay tendencia a sustituirlo por algún otro factor […] Esto se desprende de esa peculiaridad del
dinero de que su utilidad se deriva únicamente de su valor en cambio…” [Keynes: 2003:227]; y
3) “más allá de cierto nivel, el rendimiento del dinero consecuente con la liquidez no baja en
respuesta a un aumento de su cantidad en nada que se aproxime a la magnitud en que baja el
rendimiento de otros tipos de bienes cuando su cantidad aumenta en forma comparable”
[Keynes: 2002:229]. En este punto tienen gran relevancia los bajos o insignificantes costos de
almacenamiento del dinero, ya que si estos fueran elevados, contrarrestarían el efecto de las
previsiones acerca del valor del dinero en fechas futuras.
Las condiciones anteriores muestran como en la teoría de Keynes se logra deducir la
importancia de la tasa monetaria de interés, debido a que ésta surge como consecuencia de la
combinación de las características propias del dinero anunciadas anteriormente. “La primera
condición significa que la demanda puede dirigirse predominantemente al dinero; la segunda,
que cuando esto ocurre, no puede emplearse más trabajo en producir más dinero; y la tercera, que
no hay atenuación en ninguna parte debido a la imposibilidad de que cualquier otro factor sea
capaz, si es lo bastante barato, de desempeñar el papel del dinero tan bien como él” [Keynes:
2003:230].
A grosso modo hemos expuesto las peculiaridades del dinero para Keynes y como se puede
observar todas esas características anunciadas anteriormente implican romper teóricamente con
las perspectivas cuantitativistas. Sin embargo en el análisis de Keynes sigue ausente la dimensión
histórica como herramienta analítica, por tanto a dieferencia de Marx, Keynes no logra integrar
por completo una teoría del valor-trabajo en sus construcciones teóricas, sin embargo le fue
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
7

suficiente diferenciar las funciones del dinero en una economía de truque y una economía
monetaria para llegar a nuevas conclusiones. No obstante, debemos tomar en cuenta que el paso
de una economía de trueque a una economía monetaria es un problema histórico, de ahí el título
de nuestro siguiente apartado.

2. El análisis de las funciones del dinero como problema histórico y después como
problema teórico
Las versiones más primitivas de la Teoría Cuantitativa del Dinero se remontan al siglo XVI,
donde encontramos su origen en una simple asociación de variables; 1) la cantidad de dinero en
circulación; y 2) el nivel de precios. Donde la cantidad de dinero en circulación determina el
nivel de precios, ya que se observaba que al aumentar el primero, aumentaba el segundo en
consecuencia. Hasta aquí, solo tenemos la relación de dos variables como resultado de la
observación de su comportamiento y que por tanto es comprobable empíricamente. Por otra
parte, también tenemos que a este fenómeno observable se le han dado diversas interpretaciones
teóricas incluso dando lugar a múltiples debates a lo largo de la historia como lo son:
mercantilistas vs clásicos, escuela bancaria vs circulacionistas, horizontalistas vs verticalistas etc.
Esto nos habla de una falta de consenso respecto a un tema que además ha causado polémica
desde hace más de dos siglos, pero por qué es así, por qué no se ha llegado a un consenso
respecto a este tema después de tanto tiempo. A nuestro parecer, esto se debe a la falta de
inclusión de la historia como herramienta analítica para comprender los fenómenos económicos.
El único autor que si se fundamenta en una perspectiva histórica para elaborar su teoría es Marx
y es por ello que su obra resulta ser más completa e integral.
En la primera sección del presente trabajo se abordó de manera general el tratamiento teórico
que diversos autores han dado al tema del dinero y sus funciones en la economía, cabe destacar
que cada una de estas construcciones teóricas descansan en determinados supuestos que dan
validez a sus planteamientos. En este sentido, nos interesa hacer hincapié en que la divergencia
de los distintos resultados de cada una de las posturas ya examinadas radica en la definición de
sus supuestos, por tanto, la pertinencia de uno u otra postura teórica esta en relación a la validez
de dichos supuestos, y en este contexto la acreditación o desacreditación de tales se puede
resolver en un análisis histórico, ya que pudimos darnos cuenta que ciertos supuestos que se
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
8

manejan solo fueron validos en determinados contextos históricos y por tanto son inoperantes en
otros.
Con lo anterior resulta claro que la definición de los supuestos es crucial para obtener una
teoría correcta o incorrecta. Ahora bien, dado que la determinación de estos supuestos está en
función a un análisis de las funciones del dinero, este debe formularse como un problema
histórico antes que teórico para ejemplificar este punto haremos referencia al método de Marx,
llamado por el mismo Materialismo Histórico donde para él, el desarrollo objetivo de la historia
responde a procesos concretos, en el caso del dinero es como tenemos que Marx llega a la
conclusión de la transformación del dinero en capital dentro del modo de producción capitalista:
“El dinero y la mercancía no son capital desde un primer momento, como tampoco lo son los
medios de producción y de subsistencia. Requieren ser transformados en capital. Pero esta
transformación misma solo se puede operar bajo determinadas circunstancias coincidentes: es
necesario que se enfrenten y entren en contacto dos clases muy diferentes de poseedores de
mercancías; a un lado los propietarios de dinero, de medios de producción y de subsistencia, a
quienes les toca valorizar, mediante la adquisición de fuerza de trabajo ajena, la suma de valor
de la que se han apropiado; al otro lado, trabajadores libres, vendedores de la fuerza de trabajo
propia y por tanto vendedores de trabajo. Trabajadores libres en el doble sentido de que ni están
incluidos directamente entre los medios de producción –como si lo están los esclavos, siervos de
la gleba, etc.-, ni tampoco les pertenecen a ellos los medios de producción –a la inversa de lo que
ocurre con el campesino que trabaja su propia tierra, etc.-, hallándose, por el contrario, libres y
desembarazados de estos medios de producción. Con esta polarización del mercado de
mercancías están dadas las condiciones fundamentales de la producción capitalista.” [Marx:
2007:892].
En contraste al pasaje anterior de Marx también tenemos una contraparte desde la perspectiva
monetarista de la Teoría Cuantitativa del Dinero por parte de Friedman, y aunque también
intenta incluir la dimensión histórica en su análisis, no logra hacerlo de manera correcta.
“En este libro solo habremos echado algunas ojeadas fugaces a la inacabable fascinación de
los jardines monetarios que han florecido y se han marchitado durante los milenios transcurridos
desde que la humanidad se dio cuenta de que sería útil separar el acto de la compra y el acto de la
venta, desde que alguien decidió que no tenía inconveniente en vender un producto y un servicio
a cambio de otra cosa que no pensaba consumir ni emplear en la producción, sino únicamente
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
9

como medio para poder adquirir otro artículo u otro servicio que sí podían ser consumidos o
empleados en la producción. Esa “otra cosa” que establece el nexo entre las dos transacciones es
lo que llamamos dinero, con independencia de numerosas formas físicas que haya adoptado,
desde las piedras y las plumas o el tabaco, pasando por el cobre, la plata y el oro, hasta los
billetes de papel y los asientos en los libros de contabilidad. ¡Quién sabe cuál será la encarnación
futura del dinero! ¿Quizás unos bytes de ordenador?” [Friedman: 1993:14 y 15].
Aludiendo a la cita anterior es cómo podemos afirmar que el análisis de Friedman, aunque es
un análisis histórico, no logra definir correctamente la evolución de las funciones del dinero, ya
que este es solo un análisis superficial y aparencial, es decir, solo examina los cambios de forma
y no toma en cuenta los cambios de contenido. De esta manera es como Friedman solo puede
obtener una mirada parcial y deformada respecto al tema, ya que, como se puede apreciar en la
cita anterior, para este autor la función esencial del dinero siempre ha sido la misma y lo único
que logra detectar es el cambio de forma a lo largo de la historia. No es un error analizar los
cambios de forma de las cosas –ya que por ser objetos de percepción inmediata, se suele iniciar
un análisis a partir de ellos- lo que es un error, es omitir que estos corresponden a cambios en su
contenido y viceversa. En este sentido, el análisis de Friedman termina siendo una recolección de
hechos muertos que no tienen continuidad objetiva y por tanto en su análisis las transformaciones
del dinero no responden a una utilidad concreta.

Conclusiones
A lo largo de este trabajo se expuso la ausencia de un análisis histórico riguroso de las funciones
del dinero para la construcción y desarrollo de la Teoría Cuantitativa del Dinero en su
perspectiva monetarista. Esta omisión nos parece un grave error puesto que sus conclusiones y
derivaciones conllevan un gran sesgo teórico, un ejemplo de esto es la tesis central a la que arriba
Fridman la cual pregona que la inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario.
Es por ello que el presente ensayo versó en torno a la importancia de recuperar la
historicidad en el análisis económico, ya que solo así se pueden formular supuestos más
apegados a la realidad y por tanto elaborar teorías que nos ayuden a comprender mejor a los
fenómenos económicos que se presentan. En este documento solo hicimos alusión a los temas
que conciernen al dinero, sin embargo también puede utilizarse este método para el análisis de
otros temas.
DEPFE-UNAM ECONOMÍA POLÍTICA 2014-1 01/10/2013
Por: Diego Antonio Onofre Pérez
10

En este sentido, es necesario recuperar la teoría del valor-trabajo de Marx para comprender
las condiciones económicas actuales, ya que por la poca claridad en la comprensión de la
creación del valor por parte de las escuelas económicas imperantes en la actualidad (entre ellas la
neoclásica y la monetarista) se ha seguido validando postulados sumamente primitivos, en este
caso como el de la Teoría Cuantitativa del Dinero. También cabe mencionar que la obra de Marx
se fundamenta en una perspectiva materialista de la historia, por tanto observamos que esto le
permitió a Marx ubicar las tendencias de desarrollo de la sociedad en general y dentro del modo
de producción capitalista en particular.

Bibliografía
1. Friedman, Milton [1993], Los perjuicios del dinero. Hacia un nuevo liberalismo
económico. Grijalbo, México.
2. Keynes, J. M. [1986], Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. Cap. 17,
FCE, México, pp. 198-216.
3. Marx, Karl [2007], El Capital, Tomo I/ Vol. 1, Cap. 3: “El dinero, o la circulación de
mercancías”, Siglo XXI editores, México, pp.115-178.
4. ___ ___ [2007], El Capital, Tomo I/ Vol. 3, Cap. 24: “La llamada acumulación
originaria”, Siglo XXI editores, México, pp. 891-954.
5. Rojas González, Raúl [1987], “¿Era Marx un monetarista? Investigación Económica
179.