Está en la página 1de 7

Lectoescritura: origen del fracaso educativo

A la educación se le otorga una importancia representativa, ya que ésta es la formación
integral del individuo, ante la sociedad y es la escuela en donde el rol del docente
determina la situación. La importancia de La lectura y escritura, juega un papel
determinante para el futuro escolar, el docente debe diseñar las estrategias que ayude a
resolver este problema. Muchos autores afirman que la lectura y escritura deben ir unidas,
porque ambas se dan gradualmente e interactúan en el proceso de enseñanza
aprendizaje. A partir, de ésta experiencia personal considero que la escritura es el
resultado del aprendizaje de la lectura, o sea, el reconocimiento de las letras: signos,
símbolos, representaciones, entre otros. Es decir, cuando el niño conoce y reconoce los
signos y símbolos, procede a expresar en forma escrita. Plasmando con su mano de tinta
a papel.
Para escribir necesariamente, debe tener una coordinación de motricidad fina; sensorio-
motora, en la coordinación de sus sentidos; viso-motora, la coordinación específica entre
su visión — táctil. En el presente trabajo abordo La temática de la problemática de la
lectoescritura desde la experiencia personal como una forma de proponer alternativas
para una efectiva enseñanza de la lectura y escritura en nuestros niños. La principal
justificación es la presencia de problemas de aprendizaje de lectura y escritura en
nuestros niños y por consiguiente también en la ausencia de un método o técnicas
adecuadas para La enseñanza y aprendizaje de la lectoescritura en las escuelas rurales.
Asimismo, el objetivo central del presente trabajo es identificar la problemática en el
proceso del aprendizaje de la lectoescritura en nuestras escuelas y proponer a partir de
mi experiencia personal alternativas de solución a esta problemática. Es decir, educamos
pensando siempre en un futuro incierto y descuidamos permanentemente el "aquí y
ahora", que es lo único certero que tienen los niños. Hablamos del niño como hombre del
futuro o como profesional del futuro y aunque este modo de ver la infancia ha sido
superado con creces y desde hace mucho tiempo por la Psicología, en la práctica todavía
es un modelo imperante y fuerte.
Los alumnos cursantes de la segunda etapa de educación básica, no poseen las
competencias básicas mínimas exigidas en el perfil aproximado para un alumno que haya
logrado aprobar la etapa anterior. Los métodos de enseñanzas de lectura y escritura está
ausente del enfoque constructivo como se describe en la nueva reforma curricular no se le
está ayudando a avanzar, donde se le motive a ser proceso escrito y lector. Esta falta de
destreza es una de las causas que nos ha llevado a la deficiencia didáctica metodológica
de la lectura y escritura. Esta problemática incide a la formación integral del niño, del cual
no aprende a poseer habilidades como "aprender a aprender", "a hacer", "a ser" y "a
convivir".
Por tal razón, es necesario rediseñar nuevas estrategias que permitan a estos alumnos
mejorar a tiempo su deficiencia en lectura y escritura; ya que toda esta situación acarrea
un problema básico a nivel académico, es que si los estudiantes no leen y escriben bien,
difícilmente podrán acercarse con éxito al conocimiento. Ante esta situación los maestros
deben plantearse varias interrogantes, y las respuestas conducirán a encontrar nuevas
actividades para motivar a los estudiantes a leer y escribir. En las escuelas se ha
fragmentado el lenguaje, creyendo que así era más fácil para los niños, pero no, pues se
ha pospuesto su propósito natural que esa transmisión de significados. En nuestro
sistema educativo, tanto en lectura como en escritura son de prioridad los aspectos
superficiales, y no la comunicación. De muchas maneras, se prohíbe que los niños
cometan errores y así son reprimimos de una manera muy eficaz los deseos del niño de
comunicar y esto lamentablemente lo hace bastante inseguro, ineficaz y muy
dependiente.
¿Por qué muchas veces la lectura y la escritura se hacen tan difíciles de aprender en
nuestras aulas? Se cree que ello obedece a que muchos de los docentes, en su gran
mayoría no se hallan plenamente identificados con el problema, por el contrario dejan de
lado la preocupación y asumen que el niño será reforzado en casa y que son los padres
quienes deberían inculcar a sus hijos el amor por la lectura y la escritura. Se puede
mejorar el desarrollo de la lectoescritura a través de ofrecer a los educandos la motivación
necesaria por leer y escribir, ofreciéndoles una oferta variada de lecturas, revistas y libros
de diversos temas, géneros y autores.

El estudiante debe tener libertad para elegir lo que desee leer, de acuerdo a su capacidad
lectora e intereses. Asimismo se puede motivar colocando ejemplares de cuentos,
revistas y libros en la biblioteca o espacio de aprendizaje. Debemos promover
conversaciones sobre autores, temas o asuntos tratados en los libros. Estimule a los
estudiantes a comentar sobre situaciones o personajes interesantes que hayan
encontrado en sus lecturas. Lea en voz alta a los estudiantes fragmentos interesantes de
la obra que les va a asignar. Invite a autores e ilustradores a su espacio de aprendizaje.
Por otro lado, se cree firmemente que todo docente debería promover la adquisición de
destrezas de lectoescritura, estimulando a los niños a crear sus propios poemas y
cuentos; invítelos a redactar cartas, resúmenes, invitaciones, felicitaciones, anécdotas,
ensayos, chistes, informes, reportajes, noticias, anuncios, lemas, . El niño que produce
sus propios textos se entusiasma con la lectura y la escritura, debido a que todo escritor
es el primer lector de su obra.
También se puede estimular la lectura y escritura mediante la exploración de conceptos
basados en la interpretación de fotos, dibujos, vídeos, ilustraciones de cuentos,
composiciones musicales y letras de canciones. Las actividades que se lleven a cabo
deberán proveer ejercicios en los cuales se articulen e integren las cuatro artes del
lenguaje: hablar, escuchar, leer y escribir. Por ejemplo, Si el estudiante escucha la
narración de un cuento se debe proveer para que escriba sobre éste, (desde el punto de
vista informativo o creativo), lea su escrito y lo comente. A la educación se le otorga una
importancia representativa, debido a que la misma está enfocada a la formación integral
del individuo, sin utilizar factores de importancia a la sociedad y a la escuela en donde el
rol del docente determina la situación.
Se ha acostumbrado a pensar que la lectura y escritura son aprendizajes mecánicos y
puramente instrumentales, pero en realidad son aprendizajes fundamentales cuya
transferencia cognitiva y afectiva va mucho más allá de lo que podríamos imaginar; por
algo, a nivel universal, entre los aprendizajes esenciales para la vida están: la lectura y la
escritura.

Estas habilidades son herramientas importantes para desarrollar niveles cada vez más
elaborados de pensamiento, comunicación e interacción positiva con los demás y con el
medio, además de que son instrumentos muy valiosos para aprender, seguir estudiando y
seguir aprendiendo. En el mundo actual la capacidad para aprender a lo largo de toda la
vida es no sólo una necesidad, por la velocidad con que avanza la ciencia y la tecnología,
sino que es también un derecho de todos, que tiene que ver con la equidad que tanto
necesitamos para acortar las brechas que existen en nuestro país. Garantizar estos
aprendizajes en todos los estudiantes de nuestras escuelas se convierte en un
compromiso sociopolítico y ético primordial, que estamos en obligación de cumplir.

De otro lado, el significativo avance de la tecnología en el campo de la comunicación y de
la información, llevó a argumentar, en algún momento, que la imagen y la palabra hablada
reemplazarían ventajosamente a la lectura y la escritura; sin embargo, la realidad
demuestra que la habilidad lectora y la producción escrita cobran mayor vigencia en el
mundo globalizado, donde el acceso a la información llega principalmente por escrito a
través del Internet, un medio cada vez más generalizado. Pero no basta con leer
mecánicamente, más importante es desarrollar las habilidades que permitan comprender,
seleccionar, organizar, procesar y utilizar la información; de lo que se deduce que el uso
de sistemas informáticos requiere la aplicación de habilidades lectoras, de escritura y de
pensamiento lógico, cada vez más desarrolladas.

Por todas estas acotaciones y más, es lamentable que en las aulas de clases de nuestro
país se sigan presentando este tipo de deficiencias en los estudiantes y que esta situación
parezca no importarle a nadie; de hacer caso omiso a esta problemática, los alumnos
involucrados en estas dificultades de lectura y escritura posiblemente sean estudiantes
problemas académicamente, y con un futuro muy incierto, ya que no poseen las
habilidades ni estrategias necesarias para afrontar los estudios y seguir adelante.
La LECTURA, entre otras cosas, es importante para:
Desarrollar la atención y concentración.
Desarrollar la capacidad de decodificación y comprensión de mensajes.
Ayudar al descentramiento, es decir, salir de sí para ponerse en el lugar del otro.
Tener actitud dialógica para escuchar y aprender de los demás.
Ponernos en contacto con nuestra interioridad ya que es, por lo general, una
actividad personal, silenciosa, que confronta permanentemente otras ideas y
sentimientos con las de uno mismo.
Ser, una forma indispensable para ponerse en contacto con el mundo, con el
conocimiento, otras realidades, con el pasado, diversas opiniones, etc. No todo lo
podemos ver y comprobar por nosotros mismos, gran parte de información nos
llega por escrito (periódicos, revistas, libros, Internet).
Ponerse en contacto con todo lo anterior, permitiendo al lector ampliar su
panorama y desarrollar criterios para comprender e interpretar su propia realidad.
Estar actualizados, en esta época en que los avances científicos y tecnológicos
avanzan rápidamente, quien no lee queda desfasado.
Por otro lado la REDACCIÓN favorece:
La organización y estructuración del pensamiento.
La actitud dialógica. Escribimos principalmente para ser leídos por otros, para
comunicar algo.
El sentido lógico.
La capacidad de argumentación.
Niveles de expresión más elaborados.
Enseñar a leer y escribir, así como enseñar a pensar, es educar para la esperanza
de una mejor calidad de vida.
La escritura y la lectura son procesos distintos, pero dos caras de una misma moneda. Se
valen de un mismo código a descifrar, sin embargo, los propósitos por los cuáles se
escribe son distintos de aquéllos por los cuáles se lee. Al producir escritura el sujeto se
vale de los mismos signos pero la intencionalidad lo orienta a la búsqueda de las
combinaciones posibles con el objeto de llegar a construir exactamente lo que quiere
expresar. El lector se ve involucrado y acepta un juego semántico en el cual interactuará
con un mensaje poli significante al que cargará con las representaciones de su propio
espectro de vivencias. Si bien son dos procesos diferenciados por su intencionalidad, para
el niño, en una primera etapa, van a la par. Sólo aprende a valerse de los signos gráficos
para producir significados a partir de interpretar el universo simbólico con que cada cultura
carga sus signos lingüísticos. Al analizar los roles que juegan en el proceso de
aprendizaje: la escritura, el niño, el maestro, vemos cuanto tienen que ver en las
construcciones de conocimientos, las experiencias vivenciales de los estudiantes y la
pertenencia a una cultura. Los hombres hablamos y, lo hacemos según lo aprendimos y
practicamos en un medio socio-cultural: familia, barrio, ciudad, región, país. Así, el
principal referente que posee el niño, para la incorporación de la escritura, es la lengua
materna.
John Downing, científico canadiense, que desde la década del 60 dirigió importantes
investigaciones sobre lectura comparada, pudo elaborar los siguientes postulados:
 Existe un proceso psicolingüístico universal en el proceso de la lectura y la
escritura en todas las lenguas y en todas las condiciones culturales.
 Esos universales son cognitivos más que perceptuales y centrales más que
periféricos.
Dentro de este proceso cognitivo debemos reconocer:
 La variedad de influencias que el niño recibe de su entorno
 Las experiencias que el niño ha tenido antes de iniciar el aprendizaje de la lectura.
La escritura es un elemento básico para desarrollar las actividades de comunicación,
confrontación, producción y comprensión de textos, es una actividad intelectual que
produce influencias reciprocas; entre las actividades de producción de lenguaje oral y
escrito,- y entre los artefactos de producción del lenguaje escrito. Bustamante (1995)
PROBLEMAS EN LA ESCRITURA
a) Lentitud.
b) Dirección incorrecta de letras y números.
c) Mucha o poca inclinación.
d) Espaciamiento.
e) Falta de claridad.
f) Incapacidad para mantener la línea horizontal.
g) Letra ilegible.
h) Mucha o poca presión del lápiz.
Leer supone un proceso de construcción de la significación de un texto en el que se
coordinan datos del texto con datos del contexto. El papel del lector, lejos de ser un mero
decodificador es muy activo, pone en juego sus competencias lingüísticas y cognitivas a
fin de participar en este proceso de transacción con el texto. Este rol activo se expresa a
través de una serie de estrategias básicas mencionadas por Goodman en 1982:
 Muestreo: el lector no ve todas las letras sino sólo algunas.
 Anticipación: consiste en completar, en función de los conocimientos previos del
lector, el resto de la información visual que excede los lugares de las fijaciones
oculares.
 Predicción: se trata de prever cómo seguirá el texto.
 Autocorrección: cuando leemos algo que no tiene sentido o que resulta
contradictorio los lectores expertos volvemos atrás a fin de verificar si leímos mal.
 Inferencia: es la capacidad de leer lo que no está escrito explícitamente, es decir
"leer entre líneas".

En el aula, se puede propiciar el trabajo de los estudiantes con estas estrategias de modo
que, puedan ir apropiándose de las características del sistema de escritura y del lenguaje
escrito, a través de prácticas de lectura de diferentes textos de circulación social.
Respecto a la Lectura e interpretación de textos, Ferreiro distingue cinco etapas
evolutivas en las que el estudiante:
 Anticipa el contenido del texto sólo en función de la imagen a la que el mismo
acompaña.
 Anticipa el contenido del texto en función de la imagen pero comienzan a tomar en
consideración propiedades como longitud, espacios entre palabras, letras
conocidas que apoyan sus predicciones.
 Descifra silabeando y deletreando y llega a comprender algunas palabras del
texto.
 Descifra silabeando y deletreando y llega a comprender todo el texto.
 Lectura fluida.
Según González, la lectura es una forma de diálogo y como tal pone en juego una
interacción entre el escritor, el que tiene la palabra y un lector que va siguiendo la
propuesta y la interpreta, critica y compara. Para ello se vale de su experiencia personal y
de sus saberes previos. Para comprender un texto el lector tiene que interactuar con él,
desplegando una actividad cognitiva. Es decir para entender lo que lee, un lector
experimentado o que quiere llegar a serlo debe actuar sobre el texto: se encamina al texto
con preguntas que guían la lectura, ajusta su modalidad de lectura al propósito que
persigue, relaciona la información del texto con sus conocimientos previos, realiza
inferencias, formula hipótesis y las pone a prueba, está atento para ver qué entiende y
qué no, decide volver a leer ciertas partes para aclarar dudas, comparte con otros lectores
sus interpretaciones, comenta sobre lo leído, etc. La lectura es uno de los procesos
cognoscitivos más complejo que lleva acabo el hombre. Aprender a leer es una tarea
difícil y decisiva que requiere de una persona especializada y unas técnicas específicas.
La lectura es la base de posteriores aprendizajes y una importante separación en el
ámbito socia! y cultura! al hablarse de sujetos: "alfabetizado y "analfabetos".
FACTORES QUE INFLUYEN EN LOS TRASTORNOS DE LECTURA Y ESCRITURA
Escobar (1978) señala: "existen varios factores que influyen en los trastornos de lectura y
escritura "los cuales organizó en 3 áreas:
 Físico: La inhabilidad para la lectura y escritura en la consecuencia de la falta de
una función en la denominación del cerebro. También se han estudiado las
deficiencias visuales y auditivas corno factores físicos.
 Ambientales: El fracaso de los niños en la lectura y escritura se debe ante todo a
una enseñanza incorrecta. La instrucción inadecuada proveniente en parte por la
utilización de métodos inadecuados. También influyen factores como las
diferencias culturales, las diferencias de lenguaje y problemas socio-emocional.
 Psicológicos: Una memoria visual pobre, ¡a inteligencia y los desórdenes del
lenguaje están asociados con una lectura y escritura pobre.


Los alumnos en buena medida no entienden lo que leen, hecho que confirma el informe
PISA en todos los países estudiados y situación que se agrava en España por los peores
resultados obtenidos. Se estima que en 2009 un 25,7 de los estudiantes de la Educación
Secundaria no consiguen descifrar el sentido de un texto sencillo. Estas son estimaciones
globales, pero sin duda la situación ha ido a peor y en los niveles en que se mueve en
general la escuela pública en sectores más difíciles es posible que esta cifra aumente al
70 u 80% según señalan las pruebas de Evaluación de PISA y ENLACE.

La mayoría de los alumnos no entienden lo que leen en formato papel o digital, y no es
que no sepan leer. Conocen la mecánica de la lectura y son capaces de articular (más o
menos bien) la lectura oral de un texto, pero leer no es comprender. Un texto es una serie
de oraciones articuladas en párrafos y secciones que tienen una determinada intención
comunicativa. Si los alumnos solo acceden a la lectura mecánica, es imposible que
puedan entender la globalidad del texto y sacar inferencias. Y es que leer es un acto más
complejo de lo que parece y nuestra relación con el texto es más estrecha de lo que
cabría suponer. Entender un texto supone:
Primero, ser capaces de concentrarse en el acto de lectura abstrayéndose de lo que
rodea (hecho muy preocupante porque cada vez es más difícil la abstracción en una tarea
concreta y menos en la interiorización de un texto escrito).
Segundo, entender el léxico que contiene, un problema cada vez mayor porque parece
que se reduce la competencia lingüística en este sentido: cada vez son necesarias menos
palabras para un hablante medio. Podríamos preguntarnos cuántas palabras dominan los
alumnos a nivel de tercero de Educación Secundaria y con ello nos daríamos cuenta que
el nivel de aprendizajes es bastante limitado.
Tercero, ser capaces de entender la conexión entre las oraciones mediante los
conectores lógicos (consecuencia, causalidad...)
Cuarto, conseguir sintetizar el texto en ideas centrales o nucleares y ponerlas en relación
con lo que saben y su propia vida.
Quinto: Captar el sentido global y lograr extraer conclusiones y reflexiones personales.
No cabe duda de que sin estos requisitos un texto leído no es comprendido. Y somos
conscientes de que esto queda a años luz de la realidad de los alumnos que sudan ante
un texto periodístico sencillo sobre el que se les pide unas preguntas que centren el texto
y lo resuman así como sobre la comprensión global del mismo.
Es necesario reorientar el currículum en un noventa por ciento para reforzar las
habilidades comprensivas mediante ejercicios sistemáticos y semanales de comprensión
y expresión oral y escrita en base a textos periodísticos y literarios. Mediante estos textos
se les obligará a intentar decodificar el sentido global de los mismos por medio de
resúmenes en 50 palabras o incluso en la dimensión de twitter (140 caracteres),
responder a preguntas básicas sobre el significado del mismo que llevará en otras
preguntas a que establezcan relaciones con su propia vida y su conocimiento de la
realidad.
Estos ejercicios son difíciles, , y los resultados podrían ser bajos, pero son preferibles a mi
juicio a todo tipo de exámenes en que se les pida memorizar datos que no entienden, así
como a los niveles morfológico o sintáctico que aborda la gramática. En estas pruebas
semanales y sistemáticas de comprensión lectora tendrán que ejercitar la concentración y
afinar su capacidad expresiva para exponer las ideas del texto en relación a su realidad
concreta.
Pienso que solo poniendo en fuerte tensión el lenguaje de nuestros alumnos podremos
atacar de raíz este problema al que no se está dando ninguna importancia, Pero yo lo
considero nuclear, tanto que yo diría, como he escrito arriba, que es el problema central
de todo el sistema educativo.