Está en la página 1de 4

Universidad de Panamá

Facultad de Derecho y Ciencias Políticas

Derecho Procesal

Integrantes:
Мaiela Gómez 8-889-1248
Kevin Bengaly 8-881-2230

Tema:
Principio de Inmediación

Grupo:
II-F Diurno










INTRODUCCION

El presente trabajo merece atención a un principio general del proceso.
Los principios procesales son directrices a las normas jurídicas, dan las ideas fundamentales al
derecho y además los incorpora para suplir las lagunas del ordenamiento jurídico. Es por esto
que los principios aunque si bien es cierto no son abarcados en su totalidad en un proceso, se
encuentran presentes en toda función jurisdiccional.
El principio de inmediación fue desarrollado con objetivos de comprender la definición que la
doctrina le asigna e identificar su aplicación en el ordenamiento jurídico, el cual consideramos
esencial para lograr una relación directa entre el juez y los medios involucrados en el proceso.

PRINCIPIO DE INMEDIACION
El principio de inmediación exige la relación directa del juez con las partes y los elementos de
prueba que él debe valorar para formar su convicción. Cuando existe un intermediario, como
ocurre en el proceso escrito, la convicción del juez se forma bajo influjos de comunicación
preparada por un tercero, lo que puede traducirse en aumento del margen de error en el
entendimiento.
La inmediación, sin embargo, no es un principio exclusivo del proceso oral, es susceptible de
ser combinada en cualquier tipo de proceso, sea escrito, oral o mixto. Se patentiza toda vez que
el juez arguye su conocimiento a través de la observación directa, y en algunas veces
participante, de los hechos aunque les sean presentados por escrito. Aunque reviste una
caracterizada importancia en el sistema oral.

IMPORTANCIA DE LA INMEDIACIÓN
La importancia de la inmediación en el sistema oral se entiende cuando las partes aportan sus
alegaciones de hecho y sus ofrecimientos de prueba deben producirse directamente, frente y
ante el Tribunal, procurándoles la identificación física del juez, su presencia, hasta el punto de
considerarse viciada una tramitación si el juez no la presencia directamente.
KLEIN señala que la oralidad es la compañera necesaria de la inmediación en el procedimiento.
En tanto en cuanto el procedimiento sea inmediato, la oralidad no precisa de otra
fundamentación. La clave del proceso se halla en la exposición del caso litigioso, en la
reconstrucción del supuesto fáctico y en la prueba, ésta asegura el proceso, facilita las
aclaraciones y suministra los mejores puntos de vista y las mejores impresiones sobre las
personas del juicio.


CARACTERÍSTICAS DE LA INMEDIACIÓN

La inmediación revierte algunas características típicas del principio, como lo son; la presencia
física del juez, la recepción de alegatos y pruebas durante la audiencia, el juez que falla es quien
ha presenciado la audiencia, entre otras no menos importantes.
Este contacto directo de partes, testigos y peritos con el Tribunal es el que da lugar a toda serie
de reacciones judiciales a que KLEIN aludía acertadamente.
Hemos nombrado la audiencia, la cual es el medio donde la inmediación despliega toda su
efectividad, en relación a los juicios orales, pues la audiencia pública utilizada en el sistema
escrito no pasa de ser un lapso para realización de actos singulares del proceso, los cuales deben
reducirse a un acta escrita. En el proceso oral las pruebas deben practicarse en el debate, salvo
excepciones, por lo que la parte promovente despliega en la audiencia sus alegatos y pruebas
mientras que la otra parte controla.

Al contrario de la inmediación como principio probatorio, el cual no permite que la actividad
probatoria tenga lugar ante juez diferente al que va a sentenciar, salvo excepciones en el proceso
oral; la etapa de alegatos puede ocurrir sin inmediación, ya que este principio no es de la esencia
de esa fase, tal como lo contempla el Código de Procedimiento Civil en el juicio oral. Sin
embargo, dentro de los alcances de la oralidad, la ley o la interpretación del mandato
constitucional en ese sentido (artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela), pueden exigir que los alegatos se realicen oralmente en presencia del juez, lo que
permite a este aclarar todo lo relativo a la determinación de cuáles son los hechos
controvertidos, ya que como lo establece el artículo 862 del Código de Procedimiento Civil,
para el debate oral del juicio oral, el cual podría ser aplicable a todas las audiencias, el juez
puede hacer en él los interrogatorios a las partes que estime necesarios.
En razón del principio de inmediación se consagra la proximidad del juzgador con las partes y
con el material del proceso, facilitándose obviamente el dictado de la resolución definitiva en su
momento.
A su favor se alega que resulta imprescindible para poder resolver con acierto, especialmente en
lo relativo a la valoración de ciertos medios de prueba (por ejemplo, el testigo y la declaración
de parte); menos útil en otros medios, como la documental.
De manera creciente se va implementando en el proceso civil y en el penal (ambos,
ampliamente entendido). En todo caso, en los órganos judiciales colegiados, estimamos
necesaria la presencia, sin exclusiones, de todos los miembros del tribunal.
La vigencia del principio de inmediación se percibe claramente en el modelo procesal de justicia
oral, en el que las actuaciones se celebran en presencia directa del juzgador. Por otro lado, no
resulta difícil la imaginación de su presencia, auténticamente pura, en las manifestaciones
primitivas de administración de justicia.

CONCLUSION
Según lo investigado, hay consenso en la doctrina con los conceptos. Se define el principio de
inmediación como la circunstancia de que el juez actúe junto a las partes en tanto sea posible en
contacto personal con ellas, prescindiendo de intermediarios. En lo que la doctrina no parece
coincidir es que el principio de inmediación es un principio procesal.
Se logró ver que el objeto de la inmediación se centra en permitir al juzgador apreciar lo visto
en el proceso, procurando así alcanzar una mejor percepción de lo narrado y lo ocurrido.