Está en la página 1de 7

1.

4 Cerámicas
La cerámica está estrechamente vinculada a la historia del ser humano; viene a
ser fiel reflejo de su creatividad y de su evolución, de su desarrollo técnico, testigo
de sus costumbres, de sus ideas, de su concepción religiosa y espejo de sus
obsesiones. El pavor y la fascinación que inspira el fuego quedaron conjurados por
el dominio alcanzado sobre éste. El fuego presta al objeto hecho de tierra y agua
su perdurabilidad y su dureza al propio tiempo que su fragilidad. La cerámica no
debe asociarse únicamente a los antiguos productos del menaje doméstico o de la
construcción y decoración ornamental, pues existen en la actualidad usos muy
técnicos y vanguardistas como chips y material magnético para ordenadores,
prótesis médicas (desde dientes hasta articulaciones), protecciones para cohetes,
aislantes eléctricos, etcétera.

El vocablo cerámica proviene de la palabra griega “Keramos”, y designa todos los
productos elaborados a partir de tierras arcillosas cocidas. Los distintos tipos de
cerámica son consecuencia de los tipos de barros o arcillas, de los modos de
prepararlos y trabajarlos, de los hornos y las temperaturas, así como de los
tratamientos de sus superficies mediante barnices y esmaltes. Los productos
cerámicos más conocidos y propios de este oficio son; el barro cocido, la alfarería,
la alfarería barnizada, la loza (mayólica, faienza), el gres y la porcelana.

El proceso cerámico consta de cinco etapas:
 la selección y preparación de las materias primas
 la preparación del cuerpo cerámico, que consiste en la preparación de la
mezcla, homogenización y amasado
 el moldeado, que puede hacerse por varios procedimientos
 el secado
 la cocción.

Como resultado de todo ello se obtiene el producto cerámico, que deberá pasar
controles de calidad. Todas las etapas son importantes, pero es sin duda la
cocción la más crítica e interesante, tanto desde un punto de vista básico, por
cuanto supone un conjunto de reacciones del mayor interés científico, como
aplicado porque en esta etapa se consigue realmente el producto cerámico final.
El proceso de cocción se realiza a temperaturas superiores a los 900°C, cuando
la mayoría de los minerales comunes que entran a formar parte de la pasta son
inestables. A estas temperaturas unos minerales se transforman en polimorfos
de alta y otros funden parcial o totalmente y se producen reacciones entre los
distintos fundidos o reaccionan con los más resistentes, y se neoforman fases
estables ante las nuevas condiciones termodinámicas. Con el enfriamiento, más
o menos rápido, se produce en general una congelación del equilibrio alcanzado
a alta temperatura y coexisten antiguos minerales, que soportan la elevación de
la temperatura, junto con otros neoformados (ahora metaestables) y fases
vítreas que no llegan a cristalizar. Este proceso de sinterización es el que
proporciona realmente el producto cerámico duro y resistente.




















Algunos Productos:

 El barro cocido define las arcillas modeladas y cocidas, sin revestimientos
de ninguna clase. Es poroso e higroscópico. Su color deriva de las
característica

 s de la arcilla y de su cocción; varía entre los ocres claros, los rojos férricos,
los grises verdosos o los pardos. Es el producto cerámico más antiguo y
existe en casi todas las culturas desde el Neolítico.
 La alfarería define los recipientes de tierras arcillosas. Tradicionalmente se
aplica este término a la cerámica más popular para uso doméstico. Es
absorbente.
 La alfarería barnizada abarca los recipientes de tierras arcillosas
recubiertas de un barniz vítreo, generalmente a base de plomo.
 La loza se caracteriza por su blancura debido bien sea a la aplicación de un
esmalte opaco sobre una tierra de color, bien sea a la de un barniz
transparente sobre una tierra blanca, cocidos, tanto el uno como el otro, a
temperaturas variables. En muchos casos ha sido una imitación de la
porcelana.
 El gres es una cerámica hecha de tierra opaca y vitrificada a alta
temperatura. Es muy duro y no es absorbente. Su color varía entre el
blanco sucio, los amarillos claros, los rojizos o los grises.
 La porcelana consiste en una mezcla de caolín, feldespato y cuarzo a la
que se aplica un vidriado de feldespato y que luego es cocida a alta
temperatura. Sus propiedades características son la blancura, la ausencia
de porosidad, la translucidez, la sonoridad y la resistencia a la abrasión.


















PRINCIPALES MINERALES UTILIZADO COMO MATERIA PRIMA
CERÁMICA

PRINCIPALES ROCAS UTILIZADAS COMO MATERIA PRIMA
CERÁMICA







CRITERIOS PARA LA ELECCIÓN DE LAS MATERIAS PRIMAS
CERÁMICAS

La elección de una materia prima depende en esencia de: a) el producto que se
desea, y b) su disponibilidad. La materia prima condiciona las características de
la pasta y mediante el proceso de fabricación elegido se obtiene un producto con
unas propiedades determinadas, que permitirán usos demandados por el
mercado. Por tanto, si se parte de las características y usos del producto
cerámico, la elección de las materias primas estará muy condicionada. Sólo la
disponibilidad, que se traduce al final en calidad y precio, podrá hacer factible la
fabricación del producto cerámico.
Para materiales estructurales apenas existen limitaciones. La composición
admitida es muy amplia y la disponibilidad también. Pero para ciertos refractarios
(alta alúmina, sílicona-luminosos, de circonio o cromo), o para porcelana
artística las materias primas necesarias son escasas y caras.



MATERIALES ESENCIALES EN CERÁMICA TRADICIONAL SEGÚN
PRODUCTO

Clasificación de los productos cerámicos

Los productos cerámicos tradicionales se pueden clasificar por la temperatura de
cocción y/o por la coloración final. Según el color de cocción los productos
pueden ser coloreados o blancos, y se pueden clasificar según el rango de
temperatura de cocción de la siguiente forma:

 Productos de color: Cerámica estructural
 Temperatura: 850° -1100°C
 Productos de cocción blanca
 Temperatura: 1100°-1250°C
 Productos refractarios
 Temperatura> 1450°C

Las arcillas empleadas para obtener cada uno de los productos anteriores son,
respectivamente, arcillas de color (normalmente arcillas rojas), arcillas blancas
(arcillas caolinícelas) y arcillas refractarias (arcillas refractarias y otras materias
primas, según el tipo de refractario).
Otra clasificación (Enrique y Amorós, 1985) de los productos cerámicos
tradicionales puede basarse en la porosidad, así se tienen:

a) Productos porosos, con un 10-20% de absorción de agua.
b) Productos no porosos (vitrificados o gresificados) con una absorción de agua
inferior al 10%.



Bibliografías:

http://www.edu.xunta.es/centros/iesmontecastelo/system/files/CER%C3%81MICA.
pdf

http://www.ehu.es/sem/seminario_pdf/SEMINARIO_SEM_2_031.pdf