Está en la página 1de 14

Biología.

Ingeniería en Alimentos – TP 9
1
TRABAJO PRÁCTICO N° 9 - TEJIDOS ANIMALES I
Objetivos
• Reconocer a nivel de microscopio óptico diferentes tipos de tejidos animales de
acuerdo con la morfología de sus células y las características de la sustancia
intercelular.
• Establecer relaciones entre tipos celulares y función de distintos tejidos.
Materiales biológicos
• Preparados histológicos permanentes
Materiales no biológicos
• Microscopio
• Papel para limpieza de lentes
• Aceite de inmersión
• Xilol
Desarrollo: En todos los casos se realizarán observaciones de los distintos tipos celulares:
forma y tamaño relativo de las células, forma, posición y tamaño del núcleo, presencia de
nucleolo/s, diferenciación de organelas celulares, presencia de límites celulares,
características y abundancia de la sustancia intercelular, identificación de sus componentes.
Se efectuará un dibujo, lo más detalladamente posible, de cada uno de los cortes, con
identificación de las estructuras observadas y aumento utilizado.
1. Corte de piel (coloración hematoxilina-eosina). Diferenciar epidermis, dermis e
hipodermis. Observar y diferenciar los distintos tipos celulares en cada capa.
2. Corte de tiroides (coloración hematoxilina-eosina). Observación de tejido epidérmico
cúbico.
3. Corte de tejido muscular liso (coloración hematoxilina-eosina). Observación de células
musculares y miofibrillas.
4. Corte de tejido muscular estriado (coloración hematoxilina-eosina) Identificación de
fibras musculares, núcleos y unidades contráctiles.
5. Corte de miocardio (coloración hematoxilina-eosina). Identificación de fibras
musculares, núcleos y unidades contráctiles.
6. Corte de médula espinal de gato (coloración por método de Cajal). Observación e
identificación de células nerviosas en sustancia gris.
Introducción
Los grupos de células especializadas para cumplir una misma función son llamadas
tejidos.
En los animales hay cuatro clases generales de tejidos: epitelial, conectivo,
muscular y nervioso.
En muchos casos, varios de estos tejidos se asocian para llevar a cabo una función
particular. Esta unidad estructural y funcional de tejidos asociados se denomina órgano. Un
órgano como el estómago está recubierto tanto externa como internamente con epitelio, y
contiene dentro de sus paredes tejidos conectivo, muscular y nervioso.
Un grupo de órganos que interactúan para llevar a cabo un proceso determinado es
denominado sistema. El sistema digestivo, por ejemplo, está conformado por boca, faringe,
esófago, estómago, intestino.
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
2
TEJIDO EPITELIAL
Este tejido recubre superficies corporales externas e internas. Sus células,
dispuestas ajustadamente unas con otras, forman una barrera efectiva entre el cuerpo y su
medio ambiente. En algunos casos, como en los órganos sensoriales, las células epiteliales
cumplen la función de responder al estímulo proveniente del ambiente. Otras células
epiteliales son responsables de la absorción, secreción y excreción.
Las capas de células epiteliales descansan generalmente en una membrana basal
(fibras de colágeno secretadas por las células epiteliales como estructura de soporte) la cual
las separa de los tejidos subyacentes. Carecen de irrigación sanguínea por lo que se nutren
por difusión de sustancias provenientes del tejido conectivo. Reciben terminaciones
nerviosas libres que forman en algunos casos verdaderas redes.
Las células epiteliales poseen especializaciones en su borde libre de acuerdo con la
función que realizan. Así por ejemplo pueden presentar microvellosidades que aumentan la
superficie de absorción; cilias o flagelos para la traslación; cubiertas protectoras
queratinizadas en los epitelios que están expuestos a fricciones o cambios térmicos.
Teniendo en cuenta la función se los clasifica en epitelios de revestimiento y epitelios
glandulares. De acuerdo con la forma celular pueden distinguirse tres tipos principales de
tejido epitelial: el escamoso o plano, el cúbico y el cilíndrico (o columnar). Estos pueden
presentarse como una capa única de células y se denominan simples, o como más de una
capa de células, denominándose estratificados. Ocasionalmente las células parecen estar
estratificadas, pero haciendo una observación más minuciosa es evidente que hay una capa
simple de células, de allí el nombre de epitelio pseudoestratificado.
EPITELIOS DE REVESTIMIENTO
Epitelio Plano Simple: Está constituido por una sola capa de células planas que se
interdigitan entre sí. Se encuentra revistiendo algunos vasos sanguíneos y linfáticos, en los
alvéolos pulmonares, el glomérulo renal y en las cavidades peritoneal, pericárdica y pleural
(mesotelios).
Epitelio Cúbico Simple: Con características similares al anterior, aunque sus células son
más altas. Se encuentra recubriendo el ovario, los túbulos renales y los folículos de la
glándula tiroides.
Epitelio Cilíndrico Simple: Las células que lo componen son cilíndricas y muestran una
marcada polaridad encontrándose el núcleo en la región basal de la célula. Cubre la
superficie interna del tubo digestivo desde el cardias hasta el ano, y cumple funciones de
secreción, absorción y protección. En el intestino las células presentan microvellosidades y
en el útero, cilias.
Epitelio Pavimentoso Estratificado: Está formado por varias capas, las cuales se van
aplanando a medida que se alejan de la membrana basal. Cumple funciones de protección y
se encuentra en lugares muy expuestos. En la piel las células superficiales pierden el núcleo
y se queratinizan. El epitelio que recubre boca, esófago, córnea y vagina recibe el nombre
de mucosa; en este caso las células superficiales no se queratinizan.
Epitelio Cúbico Estratificado: Está formado por dos capas de células cúbicas y se halla en la
conjuntiva, el tracto anal interno y en la uretra femenina.
Epitelio Polimorfo o de Transición: Es un epitelio pavimentoso en el cual las células cambian
de forma según el estadio funcional, es decir, en el órgano vacío adquieren mayor altura, en
tanto que en el órgano distendido tienden a aplanarse. Reviste la vejiga y las vías urinarias.
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
3





Figura 1.- Tipos de epitelios.
Fuente: Animal Science at
Cornell University

EPITELIOS GLANDULARES
Las glándulas son estructuras compuestas por células epiteliales modificadas cuya
función es la secreción. La secreción es un proceso celular por el cual ciertas células
liberan moléculas específicas al medio extracelular.
Las glándulas exócrinas liberan los productos de secreción por medio de un
sistema de conductos, que se abren al exterior del organismo, mientras el producto de
secreción de las glándulas endócrinas difunde a la sangre. Tanto las glándulas exócrinas
como endócrinas se forman durante el desarrollo embrionario. Si ésta es exócrina, mantiene
la conexión con la superficie en forma de conductos de excreción, mientras que las
prolongaciones de las glándulas endócrinas forman grupos de células muy profundas, que
pierden su conexión con la superficie que les dio origen.
Las glándulas exócrinas pueden ser unicelulares o pluricelulares. Un ejemplo de
glándulas unicelulares son las células caliciformes de varias mucosas que son secretoras de
mucina, una glucoproteína. Las glándulas multicelulares se clasifican según la forma de sus
partes secretoras en tubulares, alveolares y acinosas. Son glándulas exócrinas
pluricelulares las sudoríparas y sebáceas.



Figura 2.- Esquema de glándulas exócrinas:
1a) tubular simple; 1b) tubular compuesta; 1c)
y 2b) alveolar simple; 1d) alveolar compuesta;
1e) y 2a) tubuloalveolar compuesta; 3a)
sección transversal de un acino mucoso con
luz amplia y células con abundante material
de secreción en el citoplasma que desplaza el
núcleo hacia la base; 3b) sección transversal
de un acino seroso de luz pequeña e irregular
y células con núcleo esférico central
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
4
En el caso de las glándulas endócrinas las células sintetizan sustancias
denominadas hormonas que son secretadas al torrente sanguíneo y así alcanzan órganos
blanco distantes, sobre los cuales actúan. Ejemplos de estas son: hipófisis, tiroides,
paratiroides, adrenales, ovarios y testículos.


Figura 3.- Glándulas endócrinas. Corte de
folículos de tiroides limitados por epitelio
cúbico simple. Imagen de Guia Prático de
Histologia.





Figura 4.- Esquema del páncreas, glándula mixta (endócrina y exócrina). Imagen de J ohns Hopkins
Pathology



Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
5
TEJIDO MUSCULAR
El tejido muscular está formado por células fusiformes denominadas fibras
musculares, que poseen la característica de acortarse al ser estimuladas, propiedad
conocida como contractilidad muscular. Las fibras musculares contienen unidades
menores, las miofibrillas, que por su parte están formadas por miofilamentos de actina y
miosina, dispuestos en forma paralela a la dirección del movimiento celular durante la
contracción. La membrana celular que rodea a la fibra muscular, el sarcolema, es
especialmente excitable, capaz de propagar un impulso y desencadenar el proceso de
contracción celular. Su citoplasma recibe el nombre especial de sarcoplasma.
El tejido muscular puede ser clasificado de acuerdo a su morfología, en músculo
liso y músculo estriado; este último se diferencia en esquelético y cardíaco.

TEJIDO MUSCULAR LISO (TML)
El TML está formado por haces o fascículos de fibras musculares rodeadas por
vainas de tejido conectivo. La fibra muscular lisa relajada es fusiforme y alargada, de
tamaño variable de acuerdo al órgano donde se encuentre. Se disponen en forma alternada;
así la región central de una fibra se halla en contacto con el extremo ahusado de las fibras
vecinas. Posee un solo núcleo central con dos o más nucleolos. El sarcoplasma presenta
miofibrillas que sólo son visibles al microscopio electrónico. La célula muscular lisa está
recubierta por una capa de glucoproteínas, y más externamente por fibras reticulares. La
inervación está a cargo del sistema nervioso autónomo, por lo que la contracción del TML es
involuntaria. Forma parte de las paredes de las vísceras y de los vasos sanguíneos.
Produce la constricción de los vasos sangúineos y de las vías respiratorias, la propulsión de
los alimentos por el tubo digestivo y la contracción de la vejiga.

Figura 5.- Tejido muscular liso. Imagen de Oxford University Press México




Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
6
TEJIDO MUSCULAR ESTRIADO (TME)
Forma los músculos del esqueleto y está constituído por fascículos de fibras
musculares, las que a su vez están compuestas por miofibrillas de una estructura muy
compleja. Las fibras musculares son, en general, más grandes que las del TML; cilíndricas,
estriadas y con múltiples núcleos ubicados periféricamente. Su contracción es regulada
voluntariamente. Se unen a los huesos por los tendones.

Figura 6.- Tejido muscular estriado. Imagen de Oxford University Press México
Una característica propia de este tejido es la presencia de estrías transversales. Si
se observa una fibra muscular con luz polarizada, se la encuentra constituida por bandas
mayores con birrefringencia positiva, las bandas oscuras A, que alternan con bandas
menores con birrefringencia negativa, las bandas claras I. A su vez, las bandas A tienen
una banda central, la banda H o estría de Hensen; en el centro de esta banda se describe
una línea M. Cada banda I posee una línea central llamada línea Z. A un segmento
comprendido entre dos líneas Z se lo denomina sarcómero, y esta secuencia se repite a
todo lo largo de la fibra muscular.
Las miofibrillas están constituidas por dos tipos de miofilamentos: filamentos
gruesos de miosina y filamentos finos de actina. La distribución de los filamentos es
diferente para cada banda. En un corte transversal observado al microscopio electrónico, es
posible notar que en la banda A cada filamento de miosina se encuentra rodeado de seis
filamentos de actina. Además la miosina envía prolongaciones que se disponen radialmente,
dirigiéndose hacia las fibras de actina. En las bandas H se encuentra únicamente filamentos
gruesos de miosina. La distribución en la banda I muestra sólo seis filamentos delgados de
actina.
La base fundamental de los miofilamentos es su organización macromolecular, es
decir, a sus proteínas estructurales. Las esenciales son la miosina, la actina y la
tropomiosina, que representan el 70% del total de las proteínas del músculo. El 30%
restante está constituído por proteínas solubles, algunas de ellas enzimas y mioglobina,
proteína encargada de transportar oxígeno. Otras proteínas involucradas en la contracción
muscular son: tropomiosina, troponina y calcecuestrina.








Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
7









Figura 7.- Conformación del
músculo esquelético desde el
nivel microscópico al molecular.
Esquemas modificados de
Universidad de San Diego,
California y de Kimball Pages




La membrana
plasmática de la fibra
muscular se continúa con un
sistema de túbulos
transversales, los túbulos T,
que están en contacto con el
retículo endoplásmico que recibe el nombre de retículo sarcoplásmico y es un sistema
complejo formado por cisternas y túbulos que se orientan paralelamente a la miofibrilla. La
función de ambos es la conducción y liberación de las sustancias que intervienen en la
contracción muscular. Gracias a su disposición es posible que un cambio de la membrana
plasmática externa pueda dar lugar a respuestas casi simultáneas de varios sarcómeros y
como consecuencia, de las miofibrillas de toda una masa de fibras musculares (Fig. 8).






Figura 8.-
Propagación del
potencial de acción
por la fibra
muscular. Figura
del libro Life. The
Science of Biology
(Purves, Sadava,
Orians y Heller).
2001. W.H.
Freeman and Co.


La irrigación del músculo estriado esquelético se hace por medio del tejido conectivo
que lo rodea. La inervación se realiza mediante filetes del sistema nervioso central que
llegan también por el tejido conectivo. Cada fibra nerviosa puede inervar sólo una fibra
muscular. A este conjunto se lo conoce como unión neuromuscular.
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
8
Contración muscular: Durante la contracción, la longitud del sarcómero disminuye dado
que los filamentos de actina se deslizan hacia el centro de la banda A formando la línea M.
De este modo la banda H y la banda I se hacen más angostas, mientras que la banda A
mantiene inalterada su longitud. Este mecanismo de contracción, denominado "hipótesis de
deslizamiento de los filamentos" tiene como resultado total, que la líneas Z se acercan entre
sí y toda la miofibrilla se acorta (Fig. 7).
El filamento de miosina está formado por muchas moléculas de miosina, cada una de
las cuales está constituida por dos cadenas polipeptídicas largas que terminan en una
cabeza globular. El filamento de actina consiste en dos cadenas entrelazadas de
monómeros globulares de actina envueltas por tropomiosina y troponina (Fig. 9).


Figura 9.- Filamentos de actina y miosina. Figura del libro Life. The Science of Biology (Purves,
Sadava, Orians y Heller), 2001. W.H. Freeman and Co.



Durante la contracción, la cabeza de miosina, tras la unión con un sitio de inserción
sobre el filamento de actina, se inclina en dirección a la línea M, por lo que el filamento de
actina es deslizado en esta dirección. Inmediatamente se liberan las cabezas de miosina de
los sitios de inserción que vuelven a su posición normal para unirse al próximo sitio de
inserción del filamento de actina. El proceso se repite, arrastrando así a los filamentos de
actina, mientras que la miosina permanece en su lugar. La energía necesaria para modificar
la orientación de las cabezas de miosina proviene del ATP hidrolizado por la ATPasa
localizada en la cabeza de miosina.
La iniciación de la contracción muscular se produce al difundirse un potencial de
acción en el sarcolema que desencadena una variación del potencial en las cisternas del
retículo sarcoplásmico que liberan iones de calcio hacia el sarcoplasma circundante. Los
iones de calcio se unen a la troponina cambiando su conformación que a su vez modifica la
de la tropomiosina exponiendo los sitios de unión entre la actina y la miosina. Durante el
estado de reposo el complejo troponina-tropomiosina bloquea los sitios de inserción de las
cabezas de miosina sobre el filamento de actina. Al ponerse en contacto las cabezas de
miosina con los sitios de inserción de la actina se inicia el deslizamiento de los filamentos
(Fig. 10). La contracción continúa mientras existan iones de calcio en concentración elevada
en el sarcoplasma. Una bomba activa de calcio, localizada en la membrana del retículo
sarcoplásmico, bombea constantemente iones Ca hacia las cisternas y al cabo de 20 mseg
lleva la concentración de Ca al nivel mínimo (10
-7
M), determinando el estado de reposo. De
este modo se elimina la unión de iones Ca a la troponina, y el complejo troponina-
tropomiosina bloquea nuevamente los sitios de inserción sobre los filamentos de actina,
manteniéndose la fibra en estado relajado.


Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
9










Figura 10.-
Mecanismo
molecular de la
contracción
muscular. Figura del
libro Life. The
Science of Biology
(Purves, Sadava,
Orians y Heller).
2001. W.H. Freeman
and Co.

TEJIDO MUSCULAR CARDIACO (TMC)
El corazón está compuesto, entre otros tejidos, por músculo involuntario que
presenta estriaciones como el TME. En un corte longitudinal, en el que las fibras corren casi
paralelas, se observan extremos ramificados característicos que se unen con fibras vecinas.
La célula es multinucleada y sus núcleos se ubican en la región central. Las mitocondrias
son grandes, exhiben numerosas crestas paralelas y se ubican tanto en la zona perinuclear
como paralelamente a las fibras musculares. Las fibras musculares cardíacas se asocian en
sus extremos constituyendo los discos intercalares.
Un grupo especial de fibras musculares, las fibras de Purkinje, son las encargadas
de conducir el impulso nervioso. Están situadas fundamentalmente en el tabique
interventricular y forman una red compuesta por unidades celulares que, a diferencia de las
fibras cardíacas típicas, no se anastomosan. Este sistema regula las contracciones
coordinadas del miocardio.

Figura 11.- Tejido muscular cardíaco. Imagen de Oxford University Press México
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
10
TEJIDO NERVIOSO
El tejido nervioso en su totalidad conforma el sistema nervioso en el que existe una
continua transmisión de flujo de información gracias a la íntima relación que existe entre sus
componentes. Responde a estímulos externos e internos, siendo su principal función la
capacidad de respuesta ante las condiciones cambiantes lo que ayuda a la supervivencia
del individuo. La irritabilidad y la conductividad son las dos propiedades más importantes de
los elementos componentes del sistema nervioso. Se entiende por irritabilidad a la
capacidad de una célula de reaccionar ante distintos estímulos y por conductividad a la
capacidad de transmitir los efectos de la estimulación hacia otras partes de la célula. La
célula nerviosa, o neurona, se irrita y estimula muy fácilmente, lo que produce la aparición
de una onda excitatoria o impulso nervioso que puede transmitirse a lo largo de distancias
importantes. Al recibir el estímulo de distintas formas de energía (lumínica, térmica, etc.) se
transforman en actividad eléctrica, lo que normalmente ocurre en estructuras celulares
denominadas receptores sensoriales. La actividad eléctrica se transmite bajo la forma de
impulsos nerviosos hacia los centros del Sistema Nervioso Central, donde actúan sobre
otras células nerviosas. En base al manejo central de la información sensorial, finalmente se
envían mensajes bajo la forma
de ondas de impulsos desde el
Sistema Nervioso Central hacia
los órganos efectores
(músculos ó glándulas).




Figura 12.- Transmisión de la
información desde el receptor
sensorial hacia los órganos
efectores con procesamiento en la
médula espinal. Imagen del Curso
Klaser de Edison College. Copyright
2003 Pearson Education Inc.
Benjamin Cummnings



Algunas células nerviosas realizan sus funciones integradoras por medio de
hormonas, liberadas por los terminales nerviosos, y cuya meta final es la sangre. Tales
células se dice que tienen actividad neurosecretora.
El sistema nervioso se divide anatómicamente en Sistema Nervioso Central (SNC)
y Sistema Nervioso Periférico (SNP).
El SNC está compuesto por el encéfalo y la médula espinal. Las células están
agrupadas en núcleos y las prolongaciones citoplasmáticas (axones y dendritas), a menudo
denominadas fibras nerviosas, suelen agruparse en fascículos o haces de fibras.
El SNP comprende a todo el tejido nervioso fuera del encéfalo y la médula espinal.
Está compuesto por grupos de células nerviosas, denominados ganglios;
entrecruzamientos de fibras nerviosas, los plexos y grupos de fibras nerviosas de recorrido
paralelo, bajo la forma de nervios ó raíces nerviosas. Los nervios parten, de a pares, del
encéfalo y la médula espinal, denominándose nervios craneales y nervios espinales
respectivamente.
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
11
Las fibras que parten del SNC son denominadas eferentes o motoras, puesto que
llevan impulsos desde el SNC hacia la periferia. Las
fibras que parten de los ganglios e ingresan al SNC
por medio de los nervios craneales y espinales, se
denominan aferentes ó sensitivas, pues llevan el
impulso desde a periferia hacia el SNC.







Figura 13.- Sistema nervioso. Imagen del Curso Klaser de
Edison College. Copyright 2003 Pearson Education Inc.
Benjamin Cummnings


La unidad funcional del tejido nervioso es la neurona. Su característica primordial es
la presencia de prolongaciones citoplasmáticas, el axón y las dendritas, que pueden
alcanzar enormes longitudes, por intermedio de las cuales se comunica con otras células
nerviosas o con los diversos órganos desde donde recibe ó a los que transmite información.
Las neuronas se ubican predominantemente en el SNC y en conglomerados celulares
denominados ganglios nerviosos. Los axones o cilindroejes constituyen el SNP y
generalmente reciben el nombre de nervios.
La forma de la neurona es irregular, sus límites son casi siempre poligonales y
presenta superficies cóncavas entre sus prolongaciones. El cuerpo celular presenta un único
núcleo grande con varios nucleolos. El citoplasma o neuroplasma es escaso y presenta dos
elementos característicos: los cuerpos de Nissl y las neurofibrillas. Posee asimismo todos
aquellos organoides que son comunes a otras células. Los cuerpos de Nissl, también
conocido como sustancia cromatoide, tienen gran afinidad por los colorantes básicos
dándole al citoplasma un aspecto manchado. Esta sustancia
corresponde a grupos de cisternas y vesículas del retículo
endoplásmico rugoso (RER) y ribosomas libres.
Químicamente contienen ribonucleoproteínas. Se extiende
por el citoplasma de las dendritas y se estima que la gran
cantidad de proteínas por ella producida es utilizada por la
misma neurona para su propio trofismo y para asegurar el
crecimiento casi continuo de las dendritas.


Figura 14.- Neurona multipolar. Imagen de Loyola University's
LUMEN


Las neurofibrillas y los neurofilamentos constituyen el citoesqueleto de la neurona;
son abundantes en el citoplasma y se prolongan por las dendritas y el cilindroeje. Algunas
neurosecreciones, como la acetilcolina, son sintetizadas en la terminal del axón y
empaquetadas en vesículas sinápticas. Las enzimas requeridas para su síntesis son
elaboradas por los ribosomas libres y se desplazan por los microtúbulos y microfilamentos.
Los neurotransmisores peptídicos migran por el sistema vesicular. El Aparato de Golgi está
muy desarrollado y se ubica en la región perinuclear. Las mitocondrias tienen forma de
bastón; se distribuyen tanto en el citoplasma celular como en sus prolongaciones y son muy
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
12
abundantes en la región terminal del axón. Ocasionalmente se encuentran centríolos
aunque resulta difícil explicar la función de estos en células que, como las neuronas, no se
dividen.
Las neuronas tienen inclusiones en su citoplasma. En algunos tipos se observan
pigmentos oscuros (melanina) denominados sustancia nigra; otras veces presentan
depósitos grasos.
Existen dos tipos de prolongaciones: los axones y las dendritas. El axón es una
prolongación constante para cada neurona, y por lo general es la más larga, con
ramificaciones múltiples en la región terminal, el telendendrón. Su citoplasma, denominada
axoplasma, es escaso y posee neurofilamentos y neurotúbulos orientados en manojos
paralelos. Está cubierto por una membrana citoplasmática denominada axolema. Las
prolongaciones dendríticas son ramificadas e irregulares, su superficie es espinosa y
favorece el contacto con otras terminaciones nerviosas. Es posible distinguirlas del axón por
la presencia de sustancia de Nissl.
De acuerdo con su morfología pueden distinguirse distintos tipos neuronales:
neuronas unipolares, bipolares y
pseudounipolares.





Figura 15.- Tipos de neuronas en base al
número de prolongaciones: unipolar; bipolar;
pseudounipolar y multipolar.

Neuroglia: En el SNC existe un conjunto de células que cumplen funciones generales de
nutrición y sostén, las células de la glia o neuroglía. Poseen diferentes orígenes,
morfología y funciones. Las de la macroglía son de origen ectodérmico y comprenden a los
astrocitos y oligodendrocitos. Las de la microglía son de origen mesodérmico y agrupan
a los microcitos y células ependimarias; llegan al SN por medio de los vasos sanguíneos.
Los astrocitos son las células gliales de mayor tamaño y se caracterizan por poseer
largas y abundantes prolongaciones citoplasmáticas. Algunas veces estas prolongaciones
se ensanchan en su porción terminal formando los pies vasculares que se conectan con los
vasos sanguíneos. Los astrocitos cumplen funciones de intercambio entre los vasos
sanguíneos y las neuronas. Otra de sus funciones es la regulación del equilibrio iónico.
Los oligodendrocitos son similares en morfología y función a los astrocitos, aunque
de menor tamaño y menor número de prolongaciones citoplasmáticas. Estas células forman
la mielina del SNC. Se encuentran tanto en la sustancia blanca como en la gris conformando
las células satélites de las neuronas.
Los microcitos son células muy pequeñas, que poseen propiedades macrofágicas.
Las células ependimarias son células pequeñas con largas prolongaciones.
Cumplen funciones de sostén y se le atribuyen capacidades secretorias y regenerativas.
Conservan su aspecto epitelial cubriendo la superficie interna de los ventrículos cerebrales y
el conducto central de la médula espinal (canal del epéndimo).
Se distinguen fibras mielínicas y amielínicas. Algunas fibras nerviosas, formadas por
los axones de las neuronas, están recubiertas por vainas de mielina tanto para protegerlas
como para facilitar la conducción nerviosa. Las vainas que protegen a los axones del SNC
están formadas por los oligodendrocitos, en tanto que las del SN Autónomo y SNP
provienen de las células de Schwan que envuelven los axones cubriéndolos con capas
concéntricas de membrana plasmática. La mielina está constituída por un 40% de proteínas
y 60% de lípidos como esfingomielina y colesterol, y se interpreta que su función principal es
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
13
la de aislar el axón para prevenir la
disipación de energía e incrementar la
velocidad de conducción. Esta vaina no es
continua, sino que se interrumpe a
intervalos regulares constituyendo los
Nódulos de Ranvier.


Figura 16.- Formación de la vaina de mielina
por la célula de Schwann. Figura de Life. The
Science of Biology (Purves, Sadava, Orians y
Heller). 2001. W.H. Freeman and Co.




Figura 17.-
Fotografía al
microscopio
electrónico y
esquema de
una neurona.
Imagen del
Curso Klaser de
Edison College.
Copyright 2003
Pearson
Education Inc.
Benjamin
Cummnings

Sustancia gris y Sustancia blanca: El SNC se compone de sustancia gris y sustancia
blanca. La sustancia gris contiene los cuerpos de las células nerviosas, mayoría de fibras
amielínicas, astrocitos, oligodendrocitos y células de la microglía. La sustancia blanca
contiene fundamentalmente fibras mielínicas, oligodendrocitos. astrocitos y microglía. La
distribución de sustancia gris y blanca
varía en las distintas zonas del SNC.
En un corte transversal de
médula espinal la sustancia gris forma
una figura central en forma de H. Las
partes dorsales de la H son las astas
posteriores y las ventrales son las
astas anteriores. En las astas
anteriores se encuentran la mayor
parte de las neuronas motoras. La
barra transversal se denomina
comisura gris y es recorrida por el
conducto del epéndimo.

Figura 18.- Corte transversal de la
médula espinal con la disposición de la
sustancia gris y blanca.
Biología. Ingeniería en Alimentos – TP 9
14
Nervios periféricos: Durante su desarrollo periférico, las fibras nerviosas se unen en haces
conformando los nervios periféricos: los nervios espinales están formados por las fibras
unidas a la médula espinal, mientras que los nervios craneales están formados por las
fibras unidas al encéfalo.
El nervio espinal se forma al abandonar la médula a nivel de la punta de las astas
anteriores y posteriores respectivamente, una raíz ventral y una dorsal que a su vez se
reúnen en el nervio espinal. La raíz dorsal presenta un engrosamiento oval, el ganglio
espinal, que contiene cuerpos de células nerviosas. Las raíces dorsales se componen de
fibras aferentes ó sensitivas, siendo los cuerpos celulares de estas fibras los que se
encuentran en el ganglio. De estas neuronas, pseudounipolares, parte una prolongación
central hacia la médula espinal, mientras que una prolongación periférica pasa al nervio
periférico y termina en una víscera, denominándose fibras aferentes viscerales, ó en una
estructura no visceral denominándose fibras aferentes somáticas. Las raíces ventrales
contienen las fibras eferentes ó motoras, de las cuales gran parte va al músculo
esquelético, y se denominan fibras eferentes somáticas, mientras que otras terminan en el
músculo liso, denominándose fibras eferentes viscerales.
Los nervios craneales pueden estar formados exclusivamente por fibras motoras ó
sensitivas aunque hay algunos de carácter mixto y se forman del mismo modo que los
nervios periféricos.
Los nervios periféricos contienen cantidades importantes de tejido conectivo, que
protege y sostiene las fibras nerviosas muy finas y delicadas. Todo el nervio está rodeado
por una gruesa capa de tejido conectivo denso irregular, el epineuro. A menudo las fibras
nerviosas están agrupadas en fascículos bien diferenciados, separados por prolongaciones
del epineuro. Los fascículos están rodeados por una capa circular de tejido conectivo, el
perineuro, que es menos rico en fibras que el epineuro. Dentro del perineuro, los espacios
entre cada fibra nerviosa están ocupados por tejido conectivo laxo, que forma el endoneuro.




Figura 19.- Dibujo esquemático de la organización histológica de un nervio. Figura de Life. The
Science of Biology (Purves, Sadava, Orians y Heller). 2001. W.H. Freeman and Co