Está en la página 1de 6

Sistema de Numeración Romano

Este sistema de numeración emplea letras mayúsculas a las que se ha asignado un valor
numérico. Los romanos desconocían el cero, introducido posteriormente por los árabes,
de forma que no existe ninguna forma de representación de este valor

Dado que presenta muchas dificultades de lectura y escritura actualmente no se usa,
excepto en algunos casos particulares, descritos a continuación:

En los números de capítulos y tomos de una obra.
En los actos y escenas de una obra de teatro.
En los nombres de papas, reyes y emperadores.
En la designación de congresos, olimpiadas, asambleas, certámenes

La numeración se basa en siete letras mayúsculas, con la correspondencia que se muestra
en la siguiente tabla:






Reglas del sistema de numeración Romano

Si a la derecha de una cifra romana de escribe otra igual o menor, el valor de ésta se suma
a la anterior.
Ejemplos: VI = 6; XXI = 21; LXVII = 67

La cifra "I" colocada delante de la "V" o la "X", les resta una unidad; la "X", precediendo a
la "L" o a la "C", les resta diez unidades y la "C", delante de la "D" o la "M", les resta cien
unidades.

Ejemplos: IV = 4; IX = 9; XL = 40; XC = 90; CD = 400; CM = 900

En ningún número se puede poner una misma letra más de tres veces seguidas. En la
antigüedad se ve a veces la "I" o la "X" hasta cuatro veces seguidas.

Ejemplos: XIII = 13; XIV = 14; XXXIII = 33; XXXIV = 34

La "V", la "L" y la "D" no pueden duplicarse porque otras letras ("X", "C", "M") representan
su valor duplicado.

Ejemplos: X = 10; C = 100; M = 1.000

Si entre dos cifras cualesquiera existe otra menor, ésta restará su valor a la siguiente.

Ejemplos: XIX = 19; LIV = 54; CXXIX = 129

El valor de los números romanos queda multiplicado por mil tantas veces como rayas
horizontales se coloquen encima de los mismos, así con dos rayas se multiplica por un
millón.

Sistema de numeración arábico
Con el Sistema de Numeración Arábigo o Decimal se pueden representar infinitos
números reales. Para ello, se utilizan diez cifras o dígitos numéricos: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
y 9 (diez son los dedos de las manos). También se usan los signos más (+) y menos (-) para
representar a los números positivos y negativos, respectivamente, y un punto (.) o una
coma (,) para separar la parte entera de la parte fraccionaria.

El sistema de numeración decimal incorpora una serie de reglas que permiten representar
una serie infinita de números.

Sus principales características son:

Sistema en base 10

Esto quiere decir que el principio de agrupamiento de este sistema es diez, en donde cada
10 unidades se forma otra de carácter superior, la cual se escribe a la izquierda de la
primera de las unidades. Esto es ilustrado en el ábaco, en donde cada vez que tenemos 10
fichas en una varilla, las transformamos en una de la varilla inmediatamente izquierda y la
ubicamos en ésta, con lo cual obtenemos que 10 unidades equivales a una decena, que 10
decenas equivalen a 1 centena y así sucesivamente.

Posee 10 dígitos

Éstos son el: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y su combinación puede formar infinitos números.
Valor posicional y relativo de cada dígito

Esto quiere decir que dependiendo de la posición en donde se ubique cada dígito el valor
que éste tendrá.

Así por ejemplo, vemos que el valor del número 2 en 3.245 no es el mismo que en el 332,
esto debido a que los dígitos actúan como multiplicadores de las potencias de la base.

Así tenemos que en el número 3.245 el 2 se ubica en las centenas, por lo que su valor
posicional será de 2*100, es decir 200. Sin embargo, en el número 332 su valor equivaldrá
a la multiplicación de 2*1, es decir 2, ya que el 2 se encuentra en la posición de las
unidades. Por otro lado, si recordamos cuál es el valor de cada base tendremos:

Unidades 1
Decenas 10
Centenas 100
Unidades de Mil 1.000
Decenas de Mil 10.000
Centenas de Mil 100.000

El siguiente cuadro muestra la posición de los números 321 y 921.004:


Si analizamos los números que se encuentran en la tabla, vemos que en el número 321, el
3 se encuentra ubicado en las centenas, el 2 en las decenas y el 1 en las unidades, por lo
que el valor relativo de éstos será 300, 20 y 1, ya que el 3 se encuentra ubicado en las
centenas (su valor relativo es 3*100), el 2 se encuentra en las decenas (su valor relativo es
2*10) y el 1 en las unidades (su valor relativo es 1*1).

Al igual que con el número anterior, podemos analizar el número 921.004, donde el 9 se
encuentra ubicado en la posición de las centenas de mil y su valor relativo es 900.000
(9*100.000), el 2 se encuentra en la posición de las decenas de mil y su valor relativo es
20.000 (2*10.000), el 1 en la posición de las unidades de mil y su valor relativo es 1.000
(1*1.000) y el 4 se encuentra en la posición de las unidades, por lo que su valor relativo
será 4 (4*1).

Como podemos ver, el valor de un número es la suma de los productos de las cifras por el
valor de posición que tiene, tal como lo hicimos con los números anteriores.

El ejercicio que se realizó anteriormente, junto con lo que indica el cuadro de texto, sirve
para componer y descomponer números. Veamos:

Para componer un número, se deben dar los dígitos que lo forman y el valor posicional de
éstos. Así por ejemplo, si alguien nos pide construir un número en donde el 9 se
encuentre ubicado en las decenas de mil, lo ubicaremos en la posición de las centenas de
mil, tal como indica el cuadro de texto, y su valor relativo será de 9*10.000, es decir,
90.000.


Ahora bien, si se nos pide descomponer un número, por ejemplo, el que se muestra a
continuación:



Lo que nosotros debemos hacer es multiplicar cada dígito por su valor posicional,
obteniendo con ello su valor relativo.

Así tenemos que el valor relativo de 1 será la multiplicación de éste por su valor posicional
1*100.000 = 100.000, del 5 será 5*10.000 = 50.000, de 9 que se encuentra ubicado en las
Unidades de Mil será 9*1.000 = 9.000, del 9 ubicado en las Centenas, será 9*100 = 900,
del 9 ubicado en las Decenas será 9*10 = 90 y del 0 ubicado en las Unidades será 0*1 = 0.



Sistema de numeración Binario
El sistema de numeración binario utiliza sólo dos dígitos, el cero (0) y el uno (1).
En una cifra binaria, cada dígito tiene distinto valor dependiendo de la posición que ocupe.
El valor de cada posición es el de una potencia de base 2, elevada a un exponente igual a
la posición del dígito menos uno. Se puede observar que, tal y como ocurría con el sistema
decimal, la base de la potencia coincide con la cantidad de dígitos utilizados (2) para
representar los números.
De acuerdo con estas reglas, el número binario 1011 tiene un valor que se calcula así:

1*23 + 0*22 + 1*21 + 1*20 , es decir:

8 + 0 + 2 + 1 = 11

y para expresar que ambas cifras describen la misma cantidad lo escribimos así:

10112 = 1110


Sistema Octal
El sistema de numeración octal es un sistema de numeración en base 8, una base que es
potencia exacta de 2 o de la numeración binaria. Esta característica hace que la
conversión a binario o viceversa sea bastante simple. El sistema octal usa 8 dígitos (0, 1, 2,
3, 4, 5, 6, 7) y tienen el mismo valor que en el sistema de numeración decimal.








El sistema hexadecimal (a veces abreviado como Hex, no confundir con sistema
sexagesimal) es el sistema de numeración posicional que tiene como base el 16. Su uso
actual está muy vinculado a la informática y ciencias de la computación, pues
los computadores suelen utilizar el byte u octeto como unidad básica de memoria; y,
debido a que un byte representa valores posibles, y esto puede representarse
como , que equivale al
número en base 16 , dos dígitos hexadecimales corresponden exactamente a un
byte.
En principio, dado que el sistema usual de numeración es de base decimal y, por ello, sólo
se dispone de diez dígitos, se adoptó la convención de usar las seis primeras letras del
alfabeto latino para suplir los dígitos que nos faltan. El conjunto de símbolos sería, por
tanto, el siguiente:

Se debe notar que A = 10, B = 11, C = 12, D = 13, E = 14 y F = 15. En ocasiones se emplean
letras minúsculas en lugar de mayúsculas. Como en cualquier sistema de numeración
posicional, el valor numérico de cada dígito es alterado dependiendo de su posición en la
cadena de dígitos, quedando multiplicado por una cierta potencia de la base del sistema,
que en este caso es 16. Por ejemplo: 3E0A
16
= 3×16
3
+ E×16
2
+ 0×16
1
+ A×16
0
= 3×4096 +
14×256 + 0×16 + 10×1 = 15882.
El sistema hexadecimal actual fue introducido en el ámbito de la computación por primera
vez por IBM en 1963. Una representación anterior, con 0–9 y u–z, fue usada en 1956 por
la computadora Bendix G-15.