Está en la página 1de 3

Las células

Salvo contadas excepciones, las células son diminutas. Su forma es muy variada: algunas son esféricas, otras son prismáticas y otras
tienen forma cilíndrica. Básicamente, encontramos dos tipos de células: las células procariotas, sin núcleo, y las eucariotas, con
núcleo.
Tipos de células
De acuerdo con la existencia o ausencia de núcleo, las células se clasifican en dos
grupos:
 Las células procariotas tienen una organización muy sencilla y carecen de
núcleo. Las eubacterias y las arqueobacterias son células procariotas.
 Las células eucariotas son todas las que tienen núcleo. Las células animales, las
vegetales, las de los hongos y las de protoctistas (algas y protozoos) son
eucariotas. Son células más complejas que las anteriores y tienen un núcleo
delimitado por una doble membrana.
Partes de una célula eucariota
La mayoría de las células tienen tres partes principales: la membrana, el citoplasma y el núcleo.
 La membrana plasmática separa la célula del exterior, la protege y regula la entrada y
salida de sustancias.
 El citoplasma es el interior celular. En él hay unas estructuras que se llaman orgánulos,
que desempeñan diferentes funciones celulares (respiración, elaboración o
almacenamiento de sustancias, etc.).
 El núcleo celular es el centro de control de la célula. Se encuentra separado del
citoplasma por una envoltura nuclear.
La teoría celular
Schleiden, en 1838, comunicó sus trabajos sobre la estructura microscópica de las plantas y concluyó que todas estaban formadas
por células, y Schwann, en 1839, extendió esta conclusión a los animales. Surgió entonces la teoría celular, que tenía los siguientes
principios:
1. Todos los seres vivos están constituidos por una o más células; es decir, la célula es la unidad morfológica de todos los seres
vivos.
2. La célula es capaz de realizar todos los procesos necesarios para permanecer con vida; es decir, la célula es la unidad
fisiológica de los organismos.
3. Toda célula proviene de otra célula.
4. La célula contiene toda la información sobre la síntesis de su estructura y el control de su funcionamiento y es capaz de
transmitirla a sus descendientes; es decir, la célula es la unidad genética autónoma de los seres vivos.
Los dos primeros principios fueron establecidos por Schleiden y Schwann; posteriormente, Virchow aportó el tercero, y Sutton y
Boveri, el cuarto.
Las células animales
Las células eucariotas son de dos tipos: animales y vegetales. Pese a tener tres partes bien diferenciadas y comunes a todas ellas (la
membrana, el citoplasma y el núcleo), presentan diferencias: hay estructuras celulares exclusivas de las células animales y otras
exclusivas de las vegetales.
Que una célula sea animal no quiere decir que esté solo en los animales; es decir, en los seres pertenecientes al reino animal. Las
células animales se encuentran en los protozoos y en los hongos, además de en los metazoos.
Sea cual sea el ser vivo al que pertenezcan, las células animales tienen una serie de características que las diferencian de las
vegetales. Por ejemplo, carecen de pared celular y de cloroplastos, pero sí tienen centríolos, orgánulos exclusivos de las células
animales.
Ambos tipos de células también se diferencian por unos orgánulos con forma de saco, las vacuolas. Estas son características de las
células vegetales. En las células animales existen estructuras similares denominadas vesículas.


1. Membrana plasmática. Está formada por una doble capa de fosfolípidos, con colesterol y proteínas. Es una capa dinámica y
flexible en la que se pueden formar vesículas para englobar sustancias, y a la que se pueden unir otras vesículas. Las
sustancias pueden atravesarla por simple difusión (como el agua) o mediante transporte activo, con consumo de energía.
2. Hialoplasma. Fluido que ocupa el citoplasma; en su seno se encuentran los orgánulos celulares.
3. Núcleo. Delimitado por una envoltura nuclear, en su interior se encuentra el nucléolo.
4. Retículo endoplásmático. Sistema membranoso formado por sáculos y tubos, conectados entre sí con la membrana celular
y la envoltura nuclear. Hay dos tipos: el rugoso, que lleva adosados ribosomas, y el liso, sin ellos. El rugoso almacena y
transporta las proteínas sintetizadas por la célula, y el liso sintetiza y transporta lípidos.
5. Aparato de Golgi. Conjunto de 5-10 sáculos aplanados y superpuestos. En él se acumulan las sustancias procedentes del
retículo y las excreta al exterior.
6. Centrosoma. Formado por filamentos de proteínas, está relacionado con el movimiento y la organización del citoesqueleto.
7. Vesículas. Estructuras membranosas pequeñas que transportan y almacenan sustancias. Pueden unirse a la membrana para
verter su contenido fuera de la célula.
8. Ribosomas. Pequeños orgánulos que sintetizan proteínas.
9. Citoesqueleto. Filamentos proteicos que constituyen una red. Dan forma a la célula e intervienen en el transporte de
sustancias.
10. Mitocondrias. En ellas se realiza la respiración celular, un conjunto de reacciones químicas mediante las cuales la célula
obtiene energía.


Las células vegetales
Las células vegetales son las de las algas y las plantas. Tienen una pared celular que recubre a la célula proporcionándole protección
y resistencia. En su citoplasma albergan unos orgánulos exclusivos de ellas, los cloroplastos, que realizan la fotosíntesis.
1. Conjunto de la membrana celular y la pared celular. La pared da forma y rigidez a la célula e impide su ruptura. Presenta
varias capas sucesivas segregadas por la célula a medida que crece. La más externa sirve de unión entre las células. El
intercambio de gases y solutos se realiza a través de unas cavidades u orificios denominados plasmodesmos.
2. Hialoplasma. Fluido que ocupa el citoplasma, similar al de las células animales. Debido a la existencia de la gran vacuola, el
espacio ocupado por el hialoplasma es menor en determinadas células vegetales.
3. Vacuola. Es una gran vesícula que almacena sustancias. Por ejemplo, en las células de la piel de la naranja, este orgánulo
acumula el aceite esencial que da el olor característico a este fruto. En otros casos, simplemente almacena agua. Aparte de
esta gran vacuola, en las células vegetales también hay vesículas más pequeñas que cumplen funciones similares de
almacenamiento, transporte y secreción, como en las células animales.
4. Cloroplastos. Son orgánulos con una doble membrana que los separa del citoplasma, y en cuyo interior hay acúmulos de
sáculos formados también por membranas, en los que se encuentra la clorofila. Los cloroplastos son propios de las células
de las partes verdes de la planta: hojas y tallos no leñosos. En otras zonas de la planta no existen. En los órganos destinados
a almacenar reservas (como los tubérculos de las patatas), los plastos que aparecen son los llamados amiloplastos,
orgánulos especializados en acumular glúcidos en forma de almidón.
5. Aparato de Golgi. Conjunto de 5-10 sáculos aplanados, con la misma estructura y función que en las células animales.
6. Mitocondrias. Como en las células animales, en estos orgánulos se realiza la respiración celular. La diferencia radica en que,
en las células vegetales, los glúcidos que participan en las reacciones de la respiración provienen del metabolismo autótrofo
y no de materia orgánica conseguida del exterior.
7. Retículo endoplasmático. De igual función que el de las células animales, también se distingue el liso y el rugoso. En el
rugoso, adosados a las membranas, se encuentran los ribosomas, cuya función es la síntesis de proteínas.
8. Núcleo celular. De igual estructura y función que en las células animales. En las vegetales no se encuentra, normalmente,
en el centro celular, sino desplazado hacia un lado como consecuencia del crecimiento de la vacuola.