Está en la página 1de 7

Hay un debate importante en torno al uso de la violencia en manifestaciones

,
protestas, huelgas y otros actos. Para ello, tal vez lo mejor sea repasar qué
procedimientos han tenido éxito anteriormente, y explicar por qué.
En primer lugar, debemos establecer cul es la causa por la que se lucha. !reo que los
"erechos Humanos redactados tras la ## $uerra %undial son un buen principio en el
que coincide la inmensa mayor&a de la gente, independientemente de su ideolog&a'
podr&amos, por tanto, contar como objetivos de una revoluci(n el derecho a la
vivienda, o la lucha contra un régimen que viole los ""HH, o la lucha por los
derechos de una minor&a, o por mejores condiciones de trabajo.
)tro punto que hay que aclarar lo antes posible es qué se considera violencia.
*+iolencia contra las personas, o contra los objetos, Por ejemplo, la jornada de
trabajo de - horas se consigui( en Espa.a tras la huelga de la !anadiense. "urante
dicha huelga, los trabajadores cortaron el suministro eléctrico de toda /arcelona, se
produjeron disturbios contra la polic&a, y destruyeron material de la !anadiense' si
bien no hubo ning0n muerto ni heridos graves 1aunque s& los hubo en disturbios
producidos unos meses después que ten&an su ra&z en dicha huelga2. *3e considerar&an
como violencia esos disturbios y ataques contra las propiedades de diversas
empresas, Probablemente, la opini(n generalizada de los medios de comunicaci(n
actuales es que s&, de modo que a lo largo del trabajo consideraré también como
violencia los disturbios y los piquetes de las huelgas, si bien marcando una diferencia
clara con los movimientos normalmente ms conocidos como 4terroristas5, y actos
como poner bombas o atentar contra personas. 6o obstante, como bien dice Hessel,
esta diferencia, en un contexto ling7&stico, parece estar diluyéndose 14Hay que ser
israel& para calificar como terrorista la no violencia52.
8na vez aclarados estos conceptos bsicos, creo que lo mejor ser&a empezar por
$andhi, el ejemplo ms conocido de no violencia.
Evidentemente, su lucha supuso todo un triunfo y un buen ejemplo' sin embargo, no
creo que se le pueda atribuir todo el éxito. 9a independencia de la #ndia estuvo
plagada de ataques terroristas :que $andhi nunca conden(, pese a preferir sus propios
métodos;, as& como por el ataque del Ejército 6acional #ndio, formado por <=.>>>
soldados y apoyado por ?ap(n. @ampoco conviene olvidar el hecho de que durante los
conflictos ms graves, $ran /reta.a estaba inmersa en la ## $uerra %undial, no
pudiendo dedicar su atenci(n a sofocar los movimientos independentistas.
En resumidas cuentas, no pretendo deslegitimizar las acciones de $andhi, ya que
indudablemente fueron uno de los factores ms importantes para conseguir la
independencia de la #ndia, pero no podemos saber hasta qué punto exacto lo fueron'
no cuando hab&a atentados terroristas y un gobierno independentista profesional que
contaba con un ejército a su servicio. En la #ndia también hubo violencia.
)tro ejemplo que se suele citar es la Aevoluci(n de los !laveles. En este caso, creo
que se ve mucho ms claro c(mo la revoluci(n no fue tan pac&fica. 3i bien no fue
necesario el uso de la violencia, esto fue as& debido a la gran fuerza de los sublevados,
que sobrepasaban con creces los medios de la dictadura para conservar su poder. B
esto fue as& gracias al uso de armas' sin ellas, poco se habr&a podido conseguir. "e
hecho, la escena que da nombre a la revoluci(n, la de los manifestantes portando
claveles, no fue ni el origen del golpe de estado ni un acontecimiento imprescindible'
fue solamente un evento sin el cual se habr&an alcanzado los mismos objetivos.
El otro de los C grandes ejemplos que se suele citar es el de %artin 9uther Ding. Este
también me parece una falacia' no por la actuaci(n de 9uther Ding, que sin duda fue
impecable, sino por otros motivos.
Para empezar, si bien el discurso de 9uther Ding era claramente pacifista, no lo fue
tanto su efecto. 3u asesinato produjo una oleada de <FG motines en H> ciudades
distintas, que obligaron a la $uardia 6acional a intervenir y que se saldaron con
numerosas muertes.
Por otra parte, no hay que olvidar la importancia de otros movimientos defensores de
los derechos de los afroamericanos que no estaban tan dispuestos a condenar la
violencia, como %alcolm I o los Panteras 6egras.
En resumen, creo que no se puede considerar que ninguna de estas tres revoluciones
fuera pac&fica. El pacifismo tuvo un papel importante dentro de ellas, probablemente
imprescindible, pero no fue el 0nico. "eber&amos, tal vez, cambiar el enfoque y ver
qué tipo de derechos sociales han sido conquistados mediante la revoluci(n pac&fica, y
en qué medida.
El sufragio femenino depende directamente de la revoluci(n rusa de <J<K. 9a 8A33
fue uno de los primeros pa&ses en permitir el voto de las mujeres' esto oblig( a todas
las potencias capitalistas a permitirlo también, temerosas de que los movimientos
feministas de sus pa&ses comenzasen a admirar el modelo soviético.
9os derechos laborales, por ejemplo, inevitablemente han estado ligados a la
violencia, si bien a ese tipo de violencia a la que hac&a referencia en la pgina
anteriorL violencia contra las estructuras, contra la propiedad, o violencia no letal
contra la polic&a y las fuerzas de seguridad.
9a revoluci(n francesa de <-=-, la revuelta de HaymarMet en EE88 1con la posterior
condena a los célebres %rtires de !hicago2 y la ya mencionada huelga de la
!anadiense en Espa.a son s(lo tres ejemplos sobresalientes de las numerosas huelgas
que tuvieron lugar en todo el mundo para lograr la jornada laboral de - horas. En la
mayor&a de los casos, no creo que se deba hablar de violencia' hay que tener siempre
presente que estamos hablando de violencia contra la propiedad y de disturbios, sin
usar medios letales.
6o obstante, as& como los medios de comunicaci(n condenan este tipo de violencia,
es probable que Hessel también lo hiciera. En el libro no habla espec&ficamente de
esto, sino que se centra ms en el terrorismo. 9a mayor&a de colectivos de
4indignados5, considerados como los seguidores ideol(gicos de Hessel, s& condenan
claramente este tipo de actos, considerndolos como violentos. En la manifestaci(n
del <G de octubre de F><< en Aoma, de hecho, algunos manifestantes pac&ficos
redujeron a un grupo de manifestantes que lanzaban piedras y otros objetos contra
sucursales bancarias, ayudando a la polic&a a detenerlos.
"ebemos, por tanto, considerar que los derechos laborales también han sido obtenidos
mediante el uso de la violencia.
!onsiderando otra alternativa, la lucha por los derechos de los homosexuales me
parece un buen ejemplo de lucha pac&fica, tal vez el mejor ejemplo. El matrimonio
homosexual parece estar extendiéndose poco a poco, sin necesidad de ning0n tipo de
terrorismo, violencia contra la propiedad, etc.
Por supuesto, esta lucha tampoco est completamente exenta de violencia. %uchos
historiadores consideran que la ra&z del activismo 9$/@ se encuentra en los
disturbios de 3toneNall de <JHJ. 9os disturbios comenzaron con una redada de la
polic&a en el bar 3toneNall 1era ilegal llevar puesta 4ropa del sexo opuesto52, que los
clientes intentaron detener. 3e fue produciendo una escalada de violencia que se
extendi( por todo el barrio de $reenNich +illage, y los disturbios duraron varios d&as.
Este evento también dio origen a las marchas del orgullo gay, que en la actualidad se
celebran en numerosos pa&ses. 9a primera marcha del orgullo gay fue organizada para
conmemorar el primer aniversario de los disturbios de 3toneNall.
)tro escenario en el que la revoluci(n pac&fica jug( un importante papel fue el fin del
apartheid en 3udfrica, gracias a la intervenci(n del l&der negro 6elson %andela, que
posteriormente ser&a presidente.
6o obstante, la lucha por el fin del apartheid también estuvo plagada de violencia, con
un enorme n0mero de disturbios violentos 1siendo los ms conocidos los disturbios de
3oNeto2, y con la influencia también de la $uerra de la frontera de 3udfrica, en la
que, si bien hab&a intereses territoriales, también se luch( contra el apartheid.
En resumen, esto no quiere decir directamente que la idea de revoluci(n pac&fica de
Hessel esté equivocada. 3ignifica, simplemente, que no hay ning0n ejemplo hist(rico
de cambios importantes conseguidos por la v&a pac&fica. 3& podemos encontrar
peque.os logros 1existe una gran cantidad de activistas famosos y organizaciones que
han conseguido diversos progresosL se podr&a citar, por poner algunos ejemplos, a
Omnist&a #nternacional o Aigoberta %ench02, pero a la hora de realizar grandes
cambios como los que se proponen hoy en d&a en un contexto de crisis, la tarea se
torna imposible.
9os indignados, a los que ya he mencionado como sucesores de Hessel, no han tenido
mucho éxito en sus propuestas. %ovimientos como el <G;% o la plataforma )ccupy
fracasaron estrepitosamente en sus intentos. En Espa.a, la POH 1Plataforma de
Ofectados por la Hipoteca2 parece estar teniendo un éxito muy moderadoL si bien no
est consiguiendo cambiar ninguna de las condiciones, al menos su presi(n ha servido
en un peque.o n0mero de casos para frenar el desahucio o para lograr acogida y
medios para las familias desahuciadas. #r(nicamente, muchos medios de
comunicaci(n y pol&ticos como Esteban $onzlez Pons o !ristina !ifuentes han
tildado a la POH de violentos y han llegado a compararlos con el entorno proetarra, a
pesar de que en este caso la violencia ni siquiera se reduce a disturbios contra la
polic&a o da.os a la propiedad, sino a pegar pegatinas y a hacer ruido.
!omo apunte, ahora que ya hemos analizado casos muy diversos de resistencia
pac&fica, y aunque resulte demasiado evidente, considero importante resaltar c(mo la
resistencia pac&fica es ms 0til a medida que no se cruce con los intereses de las
personas que tienen el poder.
Os&, como hemos visto, la lucha contra una dictadura suele ser la que ms violencia
utiliza, incluso en los ejemplos se.alados como revoluciones pac&ficas 1ni qué decir
tiene que la mayor&a de estas luchas no han sido mencionadas precisamente porque
nadie podr&a ponerlas como ejemplo de revoluciones pac&ficasL la Aevoluci(n
Prancesa, la cubana, la rusa o la lucha contra el Eje en la ## $uerra %undial ser&an
algunos de los ejemplos ms conocidos2. Por supuesto, hay excepciones, pero en
general se aprecia esta tendencia. 3in embargo, en luchas que no tienen relaci(n
directa con los intereses del poder, como la ya mencionada de los derechos 9$/@, el
uso de violencia no es tan necesario. O la élite ;uso el término para incluir no s(lo a
los gobernantes de un territorio pol&ticamente hablando, sino también a gente
poderosa e influyente contra la que a menudo también se dirigen las revoluciones; le
preocupa perder su poder y recurre a todos los medios para protegerlo' sin embargo,
que haya o no matrimonio homosexual es algo que suele preocuparle mucho menos.
Esta diferencia no se ha hecho patente en algunos casos, puesto que a menudo las
dictaduras han tenido una fuerte carga ideol(gica. Os&, en la Olemania nazi, por poner
un ejemplo, no se podr&a tolerar la homosexualidad, y ésta ser&a reprimida casi con
tanta fuerza como un intento por cambiar el régimen. 3in embargo, ahora no es una
ideolog&a como la nazi la que se impone, ocupando el papel de la dictaduraL es el
simple ego&smo, la avaricia.
En ese sentido, al no haber ideolog&a, es fcil explicar por qué algunas luchas parecen
estar triunfando y otras no. O los pol&ticos, empresarios y banqueros espa.oles lo
mismo les da que los homosexuales puedan casarse o noL son s(lo una herramienta
para conseguir votantes. 3in embargo, cualquier intento de ataque contra ellos es
combatido contundentemente' la mejor prueba de ello es el exceso de violencia de las
unidades de antidisturbios en manifestaciones pac&ficas, que ha sido ampliamente
denunciado en un gran n0mero de medios de comunicaci(n de todo el mundo, e
incluso por algunas figuras como la presidenta de Orgentina, !ristina Pernndez.
6o obstante, el uso de la violencia entre los indignados no s(lo no ha llegado a
aplicarse, sino que ha sido hbilmente utilizado por el $obierno para defenderse.
#nfiltrar polic&as entre los manifestantes para llevar a cabo actos de violencia en su
nombre, como sobradamente se ha demostrado 1siendo el caso ms célebre el video de
un polic&a infiltrado gritando a los otros 4que soy compa.ero5, adems de muchas
otras fotos y videos2, ha demostrado ser una técnica eficaz para justificar las cargas
policiales, dispersar las manifestaciones, y poder condenarlas posteriormente en los
medios de comunicaci(n.
6os encontramos, quiz, ante una situaci(n ms compleja que cualquier otra anterior.
El hecho ms relevante me parece que el poder meditico est prcticamente
monopolizado. En Espa.a, por ejemplo, los grupos Prisa y +ocento poseen la gran
mayor&a de medios importantes de comunicaci(n 1especialmente si excluimos
aquellos menos relacionados con la situaci(n sociopol&tica, como los dedicados a
informar exclusivamente sobre f0tbol, otros deportes, m0sica, nuevas tecnolog&as,
cine, etc.2. Para abarcar el resto de los medios, tan s(lo hace falta a.adir unos pocos
grupos ms.
9a evidente imparcialidad de estos medios 1expuesta constantemente por medios
rivales, por organizaciones neutrales o incluso por sus propios accionistas, como se
produjo a finales de F>>K en la ?unta $eneral de Prisa2 queda camuflada por el hecho
de que existan alternativas' incluso dentro del propio grupo, los distintos medios se
ven muy frecuentemente como entidades muy diferentes entre s&. Esto se debe a la
poca difusi(n que se le da a este sistema. Es muy poco frecuente que en la portada de
un peri(dico figure a qué grupo editorial pertenece, y mucho menos en una emisora
de televisi(n. Por tanto, si el p0blico no conoce las relaciones entre distintos medios,
se formar una idea de pluralidad meditica que no se corresponde con la realidad.
Esto contrasta con ejemplos de propaganda anteriores, sirviendo como ejemplo ms
destacado la propaganda del régimen naziL con un control tan absoluto, cada persona
en Olemania estaba totalmente segura de d(nde ven&a la informaci(n, y sab&a que las
alternativas no eran permitidas. Por el contrario, en la actualidad existe una falsa idea
de pluralidad que camufla el hecho de que casi todos los medios de comunicaci(n
pertenecen a un reducido n0mero de personas.
Este fue un hecho que pasaron por alto los indignados. !uando la convocatoria del <G
de mayo empez( a extenderse por todo el pa&s y las plazas de cada ciudad
comenzaron a rebosar de gente acampando, se extendi( el optimismo. En los debates
se animaba a dejar atrs al PP y al P3)E, los dos grandes partidos que nos hab&an
sumergido en la crisis y a explorar alternativas. Partidos tan diversos como /ildu,
#zquierda 8nida o la Palange Espa.ola apoyaron la idea, y desde las plazas parec&a
claro que el PP no ganar&a las pr(ximas elecciones 1las generales de F><<2. 3in
embargo, s& las gan(, y una vez ms, el segundo partido ms votado fue el P3)E.
9os indignados hab&an considerado el factor del voto 0tilL las alternativas a los dos
grandes partidos siempre van a ser menos votadas, porque al querer sacar a un partido
del poder, la opci(n ms segura y c(moda es votar al partido que qued( en segundo
lugar. 3in embargo, hab&an pasado por alto el hecho de que los grandes medios de
comunicaci(n siempre van a tener ms poder e influencia que lo que se diga en una
plaza, y dichos medios, en su mayor&a, defend&an al PP o al P3)E. 9os indignados
hab&an sido atrapados en el juego mediticoL los medios afines al PP les acusaban
falsamente de defender al P3)E, mientras que los medios afines al P3)E procuraban
ocultar su discurso e informar de hechos ms concretos 1como, por ejemplo, el abuso
de los antidisturbios al desalojar la acampada de /arcelona, del que pudieron hacer
responsable a !i82.
En conclusi(n, creo que la idea de resistencia pac&fica no tiene argumentos demasiado
s(lidos como para demostrar que es la opci(n ms viable. !omo esbozo de una
alternativa, cabr&a decir que el terrorismo :dejando de lado si es moral o no, puesto
que ser&a un debate demasiado largo y profundo, y centrndonos s(lo en si sirve para
cumplir sus objetivos; también muestra se.ales de fracasoL E@O, las POA! o el AOP
s(lo han servido como excusa para condenar una ideolog&a, y es discutible si el #AO
contribuy( a la independencia de #rlanda o ésta se hubiera producido de todas formas.
9as revoluciones violentas parecen mostrar una eficacia inicial, y un posterior decliveL
es indiscutible que la revoluci(n cubana, la rusa o la revoluci(n del < de septiembre
en 9ibia mejoraron considerablemente las condiciones de vida de los ciudadanos de
los pa&ses mencionados, y contribuyeron a asegurar sus derechos humanos. 6o
obstante, el hecho de tener que mantener el poder mediante la fuerza también llev( a
que se produjeran mayor o menor n0mero de excesos. En !uba, los ""HH se
cumplen mejor que en cualquier otro pa&s de 9atinoamérica 1tal y como asegura
Omnist&a #nternacional, y pese a la amplia difusi(n que se le da a los opositores
pol&ticos2, pero la 8A33 o $adhafi también trajeron evidentes violaciones de los
""HH.
@al vez la mejor soluci(n sea usar todos los recursos pac&ficos posibles, y saber que la
violencia es una herramienta que, en caso de necesidad, va a mostrar una considerable
eficacia' siempre que procuremos usarla en la menor medida posible y respetando los
""HH.
/ibliograf&a
O/! 1<QGQF><C2. El < de mayo y la revuelta de HaymarMet.
Odam, /arry 1<J-K2. @he rise of a gay and lesbian movement.
Omnist&a #nternacional 1NNN.es.amnisty.org2
//!, secci(n )n this "ay. = Opr <JH-L %artin 9uther Ding shot dead.
/lacM Panther 1NNN.blacMpanther.org2
!arter, "avid 1F>>=2. 3toneNallL @he riots that sparMed the gay revolution.
!6@ Puerto Aeal. 9a huelga de la !anadiense y la jornada de - horas.
$utiérrez 9(pez, %R Osunci(n. $andhiL las bases de argumentaci(n de la no;
violencia.
Heehs, Peter 1<JJ-2. #ndiaSs Preedom 3truggleL O 3hort History.
Hessel, 3téphane 1F><>2. T#ndignaosU 1traducido en F><< por @elmo %oreno 9anaspa2
9ondo.o, Patti 1<JJC2. 9a 3udfrica del OpartheidL el mundo en un solo pa&s.
%alcolm I 1NNN.malcolmx.org2
Planeta 3edna. 9a Aevoluci(n de los !lavelesL El fin de la dictadura ms larga de
Europa occidental.
Aomero;9aull(n, Aicardo 1F><<2. El <G;% y el optimismo de la voluntad.
9as noticias recientes 1indignados, <G;%, la POH, Prisa, etc.2 han sido extra&das de
diversos medios 1El Pa&s, F> %inutos o P0blico2. Olgunas reflexiones al respecto de
los indignados corresponden a mi experiencia personal al asistir a los debates en las
plazas.