Está en la página 1de 23

Enlaces Químicos

Enviado por omoscoso


Indice
1. Introducción
2. Tipos De Enlace
3. Valencia
4. Resonancia
5. Conclusiones
6. Bibliografía

1. Introducción
Cuándo hacemos leche en polvo, o cuando le echamos azúcar al té, ¿desaparece la leche o el
azúcar? Claro que no, uno respondería que estos se están disolviendo en el agua. Pero en
realidad, ¿Qué sucede? ¿Por qué sucede? Son hechos tan comunes que se nos olvida hacernos
estas preguntas. En realidad lo que sucede es que la leche y el azúcar son solutos, que serán
disueltos en un solvente como el agua. Pero ¿qué es lo que en realidad sucede? ¿Qué son los
solutos y los solventes? Bueno estas preguntas serán respondidas en este informe.
Este informe habla de enlaces y soluciones, pero, para entenderlos hay que empezar por
conocer el significado de estas palabras, para luego poderpasar a un lenguaje más técnico.
Enlace significa unión, un enlace químico es la unión de dos o más átomos que se han unido
con un solo fin, alcanzar la estabilidad, tratar de parecerse al gas noble más cercano, para la
mayoría de los elementos alcanzar ocho electrones en su último nivel. Las soluciones
son mezclas homogéneas, no se distinguen sus componentes como separados, entre al menos
dos reactantes un soluto, que es él que será disuelto, y un solvente, que es él que disolverá al
soluto.
¿Qué mantiene unidos a los Átomos?
Un concepto básico en química es el estudio de cómo los átomos forman compuestos. La
mayoría de los elementos que conocemos existen en lanaturaleza formando agrupaciones de
átomos iguales o de distintos tipos, enlazados entre sí.
Todos los compuestos están constituidos por dos o más átomos de un o más elementos
diferentes, unidos entre sí por enlaces ya sean estos iónicos o covalentes.
2. Tipos De Enlace
Si los átomos enlazados son elementos metálicos, el enlace se llama metálico. Los electrones
son compartidos por los átomos, pero pueden moverse a través del sólido proporcionando
conductividad térmica y eléctrica, brillo, maleabilidad y ductilidad. Véase Metales.
Si los átomos enlazados son no metales e idénticos (como en N2 o en O2), los electrones son
compartidos por igual por los dos átomos, y el enlace se llama covalente apolar. Si los átomos
son no metales pero distintos (como en el óxido nítrico, NO), los electrones son compartidos en
forma desigual y el enlace se llama covalente polar -polar porque la molécula tiene un polo
eléctrico positivo y otro negativo, y covalente porque los átomos comparten los electrones,
aunque sea en forma desigual. Estas sustancias no conducen la electricidad, ni tienen brillo,
ductilidad o maleabilidad.
Cuando una molécula de una sustancia contiene átomos de metales y no metales, los electrones
son atraídos con más fuerza por los no metales, que se transforman en iones con carga
negativa; los metales, a su vez, se convierten en iones con carga positiva. Entonces, los iones de
diferente signo se atraen electrostáticamente, formando enlaces iónicos. Las sustancias iónicas
conducen la electricidad cuando están en estado líquido o en disoluciones acuosas, pero no en
estado cristalino, porque los iones individuales son demasiado grandes para moverse
libremente a través del cristal.
Cuando los electrones son compartidos simétricamente, el enlace puede ser metálico o
covalente apolar; si son compartidos asimétricamente, el enlace es covalente polar; la
transferencia de electrones proporciona enlace iónico. Generalmente, la tendencia a
una distribución desigual de los electrones entre un par de átomos aumenta cuanto más
separados están en la tabla periódica.
Para la formación de iones estables y enlace covalente, la norma más común es que
cada átomo consiga tener el mismo número de electrones que el elemento de los gases nobles -
grupo 18- más cercano a él en la tabla periódica. Los metales de los grupos 1 (o IA) y 11 (o IB)
de la tabla periódica tienden a perder un electrón para formar iones con una carga positiva; los
de los grupos 2 (o IIA) y 12 (o IIB) tienden a perder dos electrones para formar iones con dos
cargas positivas, y de la misma forma los de los grupos 3 (o IIIB) y 13 (o IIIA) tienden a formar
iones con tres cargas positivas. Por la misma razón, los halógenos, grupo 17 (o VIIA), tienden a
ganar un electrón para formar iones con una carga negativa, y los elementos del grupo 16 (o
VIA) a formar iones con dos cargas negativas. Sin embargo, conforme aumenta la carga neta de
un ion, éste tiene menos estabilidad, así que las cargas aparentemente mayores serían
minimizadas compartiendo los electrones covalentemente.
El enlace covalente se forma cuando ambos átomos carecen del número de electrones del gas
noble más cercano. El átomo de cloro, por ejemplo, tiene un electrón menos que el átomo de
argón (17 frente a 18). Cuando dos átomos de cloro forman un enlace covalente compartiendo
dos electrones (uno de cada átomo), ambos consiguen el número 18 del argón (Cl~~Cl). Es
común representar un par de electrones compartido por medio de un guión entre los átomos
individuales: Cl~~Cl se escribe Cl8Cl.
Otros Elementos De Un Enlace
Iones
Los átomos están constituidos por el núcleo y la corteza y que el número de cargas positivas del
primero es igual al número de electrones de la corteza; de ahí su electronegatividad. Si la
corteza electrónica de un átomo neutro pierde o gana electrones se forman los llamados iones.
Los iones son átomos o grupos atómicos que tienen un número de electrones excesivo o
deficiente para compensar la carga positiva del núcleo.
En el primer caso los iones tienen carga negativa y reciben el nombre de aniones, y en el
segundo están cargados positivamente y se llaman cationes.
Elementos electropositivos y electronegativos
Se llaman elementos electropositivos aquellos que tienen tendencia a perder electrones
transformándose en cationes; a ese
grupo pertenecen los metales.
Elementos electronegativos son los que toman con facilidad electrones transformándose en
aniones; a este grupo pertenecen los metaloides.
Los elementos más electropositivos están situados en la parte izquierda del sistema periódico;
son los llamados elementos alcalinos. A medida que se avanza en cada período hacia la derecha
va disminuyendo el carácter electropositivo, llegándose, finalmente, a los alógenos de fuerte
carácter electronegativo.
Electrones de valencia
La unión entre los átomos se realiza mediante los electrones de la última capa exterior, que
reciben el nombre de electrones de valencia.
La unión consiste en que uno o más electrones de valencia de algunos de los átomos se
introduce en la esfera electrónica del otro.
Los gases nobles, poseen ocho electrones en su última capa, salvo el helio que tiene dos. Esta
configuración electrónica les comunica inactividad química y una gran estabilidad.
Todos los átomos tienen tendencia a transformar su sistema electrónico y adquirir el que
poseen los gases nobles, porque ésta es la estructura más estable.
Valencia electroquímica
Se llama valencia electroquímica al número de electrones que ha perdido o ganado un átomo
para transformarse en ion. Si dicho número de electrones perdidos o ganados es 1, 2, 3, etc. Se
dice que el ion es monovalente, bivalente, trivalente, etc.

Esta Tabla Ejemplifica Los Tipos De Enlace
3. Valencia
En la mayoría de los átomos, muchos de los electrones son atraídos con tal fuerza por sus
propios núcleos que no pueden interaccionar de forma apreciable con otros núcleos. Sólo los
electrones del 'exterior' de un átomo pueden interaccionar con dos o más núcleos. A éstos se les
llama electrones de valencia.
El número de electrones de valencia de un átomo es igual al número de su familia (o grupo) en
la tabla periódica, usando sólo la antigua numeración romana. Así, tenemos un electrón de
valencia para los elementos de los grupos 1 (o IA) y 11 (o IB); dos electrones de valencia para los
elementos de los grupos 2 (o IIA) y 12 (o IIB), y cuatro para los elementos de los grupos 4 (o
IVB) y 14 (o IVA). Todos los átomos de los gases nobles excepto el helio (o sea: neón, argón,
criptón, xenón y radón) tienen ocho electrones de valencia. Los elementos de las familias
(grupos) cercanas a los gases nobles tienden a reaccionar para adquirir la configuración de
ocho electrones de valencia de los gases nobles. Esto se conoce como la regla del octeto de
Lewis, que fue enunciada por el químico estadounidense Gilbert N. Lewis.
El helio es el único que tiene una configuración de dos electrones de valencia. Los elementos
cercanos al helio tienden a adquirir una configuración de valencia de dos:
el hidrógeno ganando un electrón, el litio perdiéndolo, y el berilio perdiendo dos electrones. El
hidrógeno suele compartir su único electrón con un electrón de otro átomo formando un enlace
simple, como en el cloruro de hidrógeno, H8Cl. El cloro, que originalmente tiene siete
electrones de valencia, pasa a tener ocho. Esos electrones de valencia pueden representarse
como: o . Las estructuras de N2 y CO2 se pueden expresar ahora como
o y o . Estas estructuras de Lewis muestran la configuración de ocho electrones
de valencia de los gases nobles para cada átomo. Probablemente el 80% de los compuestos
covalentes pueden ser representados razonablemente por las estructuras electrónicas de Lewis.
El resto, en especial aquellos que contienen elementos de la parte central de la tabla periódica,
no puede ser descrito normalmente en términos de estructuras de gases nobles.
Soluciones
Todas las soluciones están formadas por al menos un soluto y un solvente. Las soluciones son
mezclas homogéneas entre solutos y solventes. El soluto es el que se disuelve en el solvente. El
solvente debe encontrarse siempre en mayor cantidad, excepto el agua.
Conductibilidad
Ningún solvente puro conduce la corriente eléctrica. Y ningún soluto puro conduce la corriente
eléctrica, a menos que este en estado líquido. Pero una solución puede conducir la corriente.
Para que esto suceda, la solución debe estar formada por un soluto electrolito (es decir,
compuestos formado por enlaces iónicos no orgánicos) y por un solvente polar como el agua, lo
cual forma una solución electrolita.
Las soluciones de NaCl (sal común) o CuSO4 (sulfato cúprico) en agua conducen la electricidad
a toda su intensidad. Pero, el acido acetico o vinagre común (CH3-COOH) al disolverse en agua
produce iones los cuales pueden conducir la electricidad, pero solo levemente.
4. Resonancia
Una extensión interesante de la estructura de Lewis, llamada resonancia, se encuentra por
ejemplo en los iones nitrato, NO3-. Cada N tiene originalmente cinco electrones de valencia,
cada O tiene seis, y uno más por la carga negativa, suman un total de 24 (5 + (3 × 6) + 1)
electrones para cuatro átomos. Esto proporciona un promedio de seis electrones por átomo,
por tanto, si se aplica la regla del octeto de Lewis, debe producirse un enlace covalente. Se sabe
que el átomo de nitrógeno ocupa una posición central rodeado por los tres átomos de oxígeno,
lo que proporcionaría una estructura de Lewis aceptable, excepto porque existen tres
estructuras posibles. En realidad, sólo se observa una estructura. Cada estructura de
resonancia de Lewis sugiere que debe haber dos enlaces simples y uno doble. Sin embargo,
los experimentos han demostrado que los enlaces son idénticos en todos los sentidos, con
propiedades intermedias entre las observadas para los enlaces simples y los dobles en otros
compuestos. La teoríamoderna sugiere que una estructura de electrones compartidos
localizados, tipo Lewis, proporcionaría la forma y simetría general de la molécula más un grupo
de electrones deslocalizados (representados por puntos) que son compartidos por toda la
molécula.
Definiciones
Enlace químico: fuerza entre los átomos que los mantiene unidos en las moléculas. Cuando dos
o más átomos se acercan lo suficiente, puede producirse una fuerza de atracción entre los
electrones de los átomos individuales y el núcleo de otro u otros átomos. Si esta fuerza es lo
suficientemente grande para mantener unidos los átomos, se dice que se ha formado un enlace
químico. Todos los enlaces químicos resultan de la atracción simultánea de uno o más
electrones por más de un núcleo.
Enlace iónico: concepto de enlace químico. Enlace iónico. Estructuras cristalinas de los
compuestos iónicos. Límites de estabilidad. Energía de red. Ciclo de born-haber. Propiedades
generales de los compuestos iónicos.
Enlace covalente: introducción. Teoría de Lewis. Teoría del enlace de valencia. Carácter
dirigido del enlace covalente. Orbitales híbridos. Resonancia. Teoría de repulsión de pares de
electrones de la capa de valencia. Teoría de orbitales moleculares. Moléculas diatómicas homo
y heteronucleares. Transición entre el enlace iónico y covalente: electronegatividad y
polarización.
Enlace metálico: propiedades generales de los metales. Estructuras de los metales. Teoría de
enlace. Conductores aislantes y semiconductores.
Enlaces intermoleculares: evidencias. Enlaces por fuerzas de van del waals:
orientación, inducción y dispersión. Enlaces de hidrógeno. Propiedades de los compuestos
covalentes.
Tipos de enlace
En la unión o enlace de los átomos pueden presentarse los siguientes casos:
1. Enlace iónico, si hay atracción electrostática.
2. Enlace covalente, si comparten los electrones.
3. Enlace covalente coordinado, cuando el par de electrones es aportado solamente por uno
de ellos.
4. Enlace metálico, so los electrones de valencia pertenece en común a todos los átomos.
5. Conclusiones
Bueno, como hemos visto al hacer jugo o endulzar al té se producen una serie de reacciones
químicas que nunca hubiéramos imaginado. Los enlaces, las soluciones, la fractura de enlaces y
la formación de otros, ¿quien lo hubiera imaginado? Pero ahora que sabemos todo esto, cuando
nos sentemos a tomarnos un té ya no se nos olvidara pensar en esto.
Bueno hasta aquí llega nuestro informe, y con estos ejemplos de lo aprendido concluimos este
informe:


QUIMICA
Enviado por laya-crispina


Indice
1. Introducción
2. Definición de enlace químico.

4. Fórmulas de lewis para moléculas e iones poliatómicos.
5. Geometría electrónica y molecular.
6. Teoría de enlace de valencia.
7. Estado de la materia
8. Glosario
9. Conclusión
10. Bibliografía
1. Introducción
Las propiedades de las sustancias están determinadas en parte por los enlaces químicos que
mantienen unidos a los átomos. Cuando los átomos interactúan para formar un enlace químico,
solo entra en contacto sus regiones más externas.
En la mayor parte de las moléculas los átomos están enlazados por uniones covalentes. La
mayoría de los enlaces iónicos se obtienen de la purificación de minerales que contienen al
compuesto.
Las estructuras que se utilizan para representar los compuestos covalentes se
denominan Estructura de Lewis, en dicha estructura solo se muestran los electrones de
valencia.
La tendendencia de los átomos en las moléculas a tener ocho electrones en su capa de valencia
se conoce como Regla del Octeto, formulada por el mismo Lewis.
También hablaremos sobre la electronegatividad, el concepto relativo, en el sentido de que la
electronegatividad de un elemento solo se puede medir respecto de la de otros elementos.
Sabemos por varios experimentos que las moléculas tienen estructuras definidas; esto es, los
átomos de una molécula tienen posiciones definidas relativas uno con el otro en un espacio de
tres dimensiones, es de aquí donde sale el estudio experimental denominado El Momento
Dipolo.
El modelo de repulsión de pares de electrones de la capa de valencia basado en las estructuras
de Lewis, es un método bastante sencillo y directo para predecir las geométricas moleculares.
La mecánica cuántica posee dos teorías: teoría del enlace de valencia y la teoría de orbítales
moleculares, ambas emplean los métodos de la mecánicacuántica pero hacen diferentes
suposiciones y simplificaciones.
2. Definición de enlace químico.
Se define como la fuerza de unión que existe entre dos átomos, cualquiera que sea
su naturaleza, debido a la transferencia total o parcial de electrones para adquirir ambos la
configuración electrónica estable correspondiente a los gases inerte; es decir, el enlace es
el proceso por el cual se unen átomos iguales o diferentes para adquirir la configuración
electrónica estable de los gases inertes y formar moléculas estables.
Enlace iónico:
El enlace iónico: fuerza electrostática que mantiene unidos a los iones en un compuesto iónico.
Características del enlace iónico.
- Se rompe con facilidad obteniéndose los iones que lo forman, generalmente basta disolver la
sustancia.
- Las substancias con enlaces iónicos son solubles en solventes polares.
Formación de los compuestos iónicos.
Resulta de las interacciones electrostáticas entre iones, que a menudo resulta de la
transferencia neta de uno o más electrones de un átomo o grupo de átomos a otro, es decir, es
la atracción de iones con carga opuesta (cationes y aniones) en grandes números para formar
un sólido. Ejemplo: un átomo de sodio (Na) fácilmente puede perder un electrón para formar el
catión sodio, que se representa como Na+, un átomo de cloro puede ganar un electrón para
formar el ion cloruro Cl -, Se dice que el cloruro de sodio (NaCl), la sal común de mesa es un
compuesto iónico porque está formado por cationes y aniones. El Na+ es el catión y el Cl – es el
anión.
NaCl

Enlace Covalente:
Enlace covalente: enlace en el que dos átomos comparten dos electrones.
Características del enlace covalente.
- Es muy fuerte y se rompe con dificultad.
- Si la diferencia de electronegatividades entre los 2 átomos es marcada, tenemos un enlace
polar y se favorecerá la solubilidad de la sustancia en solventes polares. Ejemplo: un enlace
O-H
- Si la diferencia de electronegatividades es poca, tenemos un enlace no polar y se favorecerá
la solubilidad de la sustancia en solventes no polares. Ejemplo: un enlace C-H o C-C
Tipos de enlaces covalentes. Los átomos pueden formar distintos enlaces covalentes: En un
enlace sencillo, dos átomos se unen por medio de un par de electrones. En muchos compuestos
se formar enlaces múltiples, es decir, enlaces formados cuando dos átomos comparten dos o
más pares de electrones. Si dos átomos comparten dos pares de electrones, el enlace covalente
se denomina enlace doble. Un triple enlace surge cuando dos átomos comparten tres pares de
electrones.
Formación de los enlaces covalentes. Se forma cuando dos átomos comparten uno o más pares
de electrones. Este tipo de enlace ocurre cuando la diferencia de electronegatividades entre los
elementos (átomos) es cero o relativamente pequeña.
El enlace covalente se representa con una línea recta que une a los 2 átomos, por ejemplo:
O-H
Veamos un caso simple de enlace covalente, la reacción de dos átomos de hidrógeno para
formar una molécula H2. Un átomo aislado de hidrógeno tiene la configuración electrónica
del estado fundamental 1s1, con la densidad de probabilidad para este único electrón
esféricamente distribuida entorno al núcleo del hidrógeno (figura a).

Cuando dos átomos de hidrógeno se acercan uno a otro, el electrón de cada átomo de
hidrógeno es atraído por el núcleo del otro átomo de hidrógeno tanto por su propio núcleo
(figura b).

Si estos dos electrones tienen espines opuestos de forma que pueden ocupar la misma región
(orbital), ambos electrones pueden ocupar preferencialmente la región entre los dos núcleos.
Porque son atraídos por ambos núcleos. (figura c):

Los electrones son compartidos entre los dos átomos de hidrógeno, y se forma un enlace
covalente simple. Decimos que los orbítales 1s se solapan, así que ambos electrones ahora están
en los orbítales de los dos átomos de hidrógeno. Mientras más se aproximan los átomos, más
cierto es esto. En este sentido, cada átomo de hidrógeno ahora tiene la configuración del helio
1s2.
Otros pares de átomos no metálicos comparten pares electrónicos para formar enlaces
covalentes. El resultado de esta compartición es que cada átomo consigue una configuración
electrónica más estable (frecuentemente la misma que la del gas noble más próximo).
Enlaces covalentes polares y no polares:
Los enlaces covalentes pueden ser polares y no polares. En un enlace no polar tal como el de la
molécula de hidrógeno, H2, el par electrónico es igualmente compartido entre los dos núcleos
de hidrógeno. Ambos átomos de hidrógeno tienen la misma electronegatividad (tendencia de
un átomo a atraer los electrones hacia sí en un enlace químico), es decir que los electrones
compartidos están igualmente atraídos por ambos núcleos de hidrógeno y por tanto pasan
iguales tiempos cerca de cada núcleo. En este enlace covalente no polar, la densidad electrónica
es simétrica con respecto a un plano perpendicular a la línea entre los dos núcleos. Esto es
cierto para todas las moléculas diatómicas homonucleares, tales como H2, O2, N2, F2 Y Cl2,
porque los dos átomos idénticos tienen electronegatividades idénticas. Por lo que podemos
decir: los enlaces covalentes en todas las moléculas diatómicas homonucleares deben ser no
polares.
Un enlace covalente polar, tal como el fluoruro de hidrógeno los pares electrónicos están
compartidos desigualmente. El enlace H-F tiene algún grado de polaridad ya que H y F no son
átomos idénticos y por lo tanto no atraen igualmente a los electrones. La electronegatividad del
hidrógeno es 2,1 y la del fluor es de 4,0, claramente el átomo F con su mayor
electronegatividad, atrae el par electrónico compartido mucho más fuertemente que H.
Ladistribución asimétrica de la densidad electrónica está distorsionada en la dirección del
átomo más electronegativo F. Este pequeño desplazamiento de densidad electrónica deja a H
algo positivo. El HF se considera una molécula diatómica heteronuclear, ya que contiene dos
clases de átomo.
Momentos bipolares. La polaridad de una molécula la indicamos por su momento dipolar, que
mide la separación de cargas en la molécula. El momento dipolar, µ, se define como
el producto de la carga Q y la distancia r entre las cargas:
µ = Q x r
Para mantener la neutralidad eléctrica, las cargas en ambos extremos de una molécula
diatómica eléctricamente neutra deben ser iguales en magnitud y de signo opuesto. Sin
embargo en la ecuación Q se refiere solo a la magnitud de la carga y no a su signo, por lo
que µ siempre es positiva. Los momentos dipolo generalmente se expresan en unidades Debye
(D), así denominadas en honor de Peter Debye. El factor de conversión es:
1 D = 3,33 x 10-30 C m
(Donde C es Coulomb y m es metro)
Un momento dipolar se mide colocando una muestra de la sustancia entre dos placas y
aplicando un voltaje. Esto produce un pequeño desplazamiento de la densidad electrónica de
cualquier molécula, así que el voltaje aplicado disminuye ligeramente. Sin embargo las
moléculas diatómicas que contienen enlaces polares, tales como HF, HCl, y CO, tienden a
orientarse en el campo eléctrico. Esto hace que el voltaje medido entre las placas disminuya
más marcadamente para estas sustancias, y así decimos que estas moléculas son polares.
Moléculas tales como F2 o N2 no se reorientan, así que el cambio de voltaje entre las placas es
ligero; decimos que estas moléculas son no polares. Generalmente, cuando las diferencias de
electronegatividades en las moléculas diatómicas aumentan, los momentos dipolares medidos
aumentan.
Los momentos dipolares asociados con enlaces individuales sólo pueden medirse en moléculas
diatómicas simples. Más que pares seleccionados de átomos, lo que se sujeta a medición son
moléculas enteras. Los valores medidos de momentos dipolares reflejan las polaridades
globales de las moléculas. Para las moléculas poliatómica son el resultado de todos los dipolos
de enlace de las moléculas.
El momento dipolo de una molécula formada por tres o mas átomos está determinado tanto
por la polaridad de sus enlaces como por su geometría. La presencia de enlaces polares no
necesariamente significa que la molécula presente un momento dipolo. Por ejemplo el dióxido
de carbono (CO2) es una molécula triatómica, por lo que su geometría puede ser lineal o
angular. Cuando la molécula es lineal; no tiene momento dipolo y, cuando la molécula es
angular; tiene un momento dipolo. En este caso, el momento dipolo de la molécula completa es
la resultante de los dos momentos de enlace, es decir, de los momentos dipolos individuales de
los enlaces C = O. el momento de enlace es una cantidad vectorial, lo que significa que tiene
tanto magnitud como dirección. El momento dipolo medido es igual a la suma vectorial de los
momentos de enlaces.

3. Predicción del tipo de enlace usando la escala de electronegatividad de Pauling.
La escala más usada para medir electronegatividades se basa en una desarrollada por Linus
Pauling. El observó que cuando se combinan los átomos de diferentes electronegatividades, sus
enlaces son más fuertes de lo esperado. Se cree que son dos los factores que contribuyen a la
fuerza del enlace. Uno de ellos es el enlace covalente entre los átomos. El otro es la unión
adicional producida por una atracción entre los extremos opuestamente cargados del enlace
dipolo. La fuerza extra del enlace se atribuyó entonces a la unión adicional y Pauling utilizó este
concepto para desarrollar su tabla de electronegatividades.
Cuando se tenga algún interés en conocer algo acerca de la polaridad de un enlace, tal vez dicho
interés se base en la diferencia de las electronegatividades entre los dos átomos unidos por el
enlace. Si la diferencia es pequeña, el enlace será relativamente no polar, pero si es grande, el
enlace será polar. Si la diferencia en la electronegatividad es muy grande, el par de electrones
se concentrará casi en forma exclusiva alrededor del átomo más electronegativo y el enlace será
iónico. Se ve por consiguiente, que el grado del carácter iónico del enlace, según sea medido por
la cantidad por la carga soportada de los átomos en cada extremo podrá variar desde cero hasta
un 100%, dependiendo de las electronegatividades de los átomos unidos.
Por ultimo, vale la pena tomar nota de las tendencias de electronegatividad dentro de la tabla
periódica. Se observará que los elementos más electronegativos se encuentran en la parte
superior derecha de la tabla; los menos electronegativos se encuentran en la parte inferior
izquierda. Esto consiste con las tendencias de la energía de ionización (El) y de la afinidad
electrónica (AE). Es también consistente con las observaciones realizadas en donde los átomos
procedentes de los extremos opuestos de la tabla —litio y flúor, por ejemplo— forman enlaces
que son esencialmente iónicos y que átomos como el carbono y el oxígeno forman enlaces
covalentes que sólo son poco polares.


4. Fórmulas de Lewis para moléculas e iones poliatómicos.
Las formulas de Lewis las usamos para mostrar los electrones de valencia en dos moléculas
simples. Una molécula de agua puede representarse por uno de los siguientes diagramas.

Una molécula de H2O tiene dos pares electrónicos compartidos, es decir, dos enlaces
covalentes simples. El átomo O tiene dos pares no compartidos:
En las formulas de guiones, un par de electrones compartidos se indican por un guión. En el
dióxido de carbono (CO2) hay dos dobles enlaces, y su formula de Lewis es:

Una molécula de dióxido de carbono (CO2) tiene cuatro pares electrónicos compartidos, es
decir, dos dobles enlaces. El átomo central (C) no tienes pares sin compartir.
Los enlaces covalentes en un ion poliatómico pueden representarse de la misma forma. La
formula Lewis para el ion amonio, NH4, muestra solo ocho electrones, aunque el átomo N tiene
cinco electrones en su capa de valencia y cada átomo H tiene uno, con un total de cinco más
cuatro (1) igual nueve electrones. El ion NH4+, con una carga de 1+, tienen un electrón menos
que los átomo originales.

Describir formulas de Lewis es un método de contar los electrones que es útil para la primera
aproximación para sugerir esquemas de enlaces. Es importante saber que las formulas de
puntos de Lewis solo muestran el número de electrones de valencia, el número y las clases de
enlaces y el orden en que están conectados los átomos. No intentan mostrar las formas
tridimensionales de las moléculas e iones poliatómicos.
Regla del Octeto. Limitaciones de la regla del octeto para la formula de Lewis.
Regla de octeto. Se basa en que un átomo diferente del hidrógeno tienden a formar enlaces
hasta que se rodea de ocho electrones de valencia, es decir, un enlace covalente se forma
cuando no hay suficientes electrones para que cada átomo individual tenga el octeto completo.
Al compartir electrones en un enlace covalente, los átomos individuales pueden completar sus
octetos.
La regla del octeto funciona principalmente para los elementos del segundo periodo de la tabla
periódica. Estos elementos solo tienen subniveles 2s 2p, los cuales pueden contener un total de
ocho electrones. Cuando un átomo de uno de estos elementos forman un compuesto covalente,
pueden obtener la configuración electrónica de gas noble [Ne] al compartir electrones con otros
átomos del mismo compuesto.
Limitaciones del las reglas de octeto para las formulas de Lewis.
Las formulas de Lewis normalmente no se escriben para compuestos que contienen metales de
transición d y f. los metales de transición d y f utilizan en el enlace orbítales s y p.
1.- La mayoría de los compuestos covalentes del berilio, Be. Debido a que Be contiene solo dos
electrones en la capa de valencia, habitualmente forma solo dos enlaces covalentes cuando se
enlaza con otros dos átomos. Por lo tanto se usa cuatro electrones como el número necesario
para Be en la etapa 2, en la etapa 5 y 6 se usa solo dos pares de electrones para Be.
2.- La mayoría de los compuestos covalentes de los elementos del Grupo IIIA, especialmente
boro, B. Estos elementos contienen solo tres electrones en la capa de valencia, así que a
menudo forman tres enlaces covalentes cuando se enlazan a otros tres átomos. Por lo tanto, se
usa seis electrones como el número necesario para los elementos IIIA contiene solo tres
electrones en la etapa 2; y en las etapas 5 y 6 se usa solo tres pares de electrones para los
elementos IIIA.
3.- Los compuestos o iones que contienen un número impar de electrones ejemplos son NO,
con 11 electrones en la capa de valencia, y NO2, con 17 electrones en la capa de valencia.
4.- Compuestos o iones en los que el elemento central necesita más de ocho electrones en la
capa de valencia para mantener todos los electrones disponibles, D. cuando uno se encuentra
con esto, se añaden las reglas extra a las etapas 4 y 6.
Etapa 4a: si C, el numero de electrones compartidos, es menor que el número necesario para
enlazar todos los átomos al átomo central, entonces C se aumenta el número de electrones
necesario.
Etapa 6a: si C debe aumentarse en la etapa 4a, entonces los octetos de todos los átomos
podrían satisfacerse antes de que todos los electrones D hayan sido añadidos. Colocar los
electrones extra sobre el elemento central.
Muchas veces que violan las reglas del octeto son muy reactivas por ejemplo, los compuestos
que contienen átomos con solo cuatro electrones de valencia (limitación 1 de arriba) o seis
electrones de valencia (limitación 2 de arriba) frecuentemente reaccionan con otras especies
que suministran pares electrónicos. Compuestos como estos que aceptan un par de electrones
para compartir se denominan ácido de Lewis: una base le Lewis es una especie que puede
disponer de un par de electrones para compartir. Las moléculas con un número impar de
electrones a menudo se dimerizan (combinan en pares) para dar productos que sí satisfacen la
regla de octeto, ejemplos son la dimerización del NO para formar N2O2 y del NO2 para formar
N2O4.
5. Geometría electrónica y molecular.
Geometría molecular.
Es la distribución tridimensional de los átomos de una molécula. La geometría de una molécula
influye en sus propiedades físicas y químicas, como el punto de fusión, punto ebullición, la
densidad y el tipo de reacción en que puede participar.
La geometría alrededor de un átomo central dado de una molécula, es aquella que hace mínima
la repulsión de los pares de electrones, los usados para formar enlaces y los no usados que
quedan como pares libres alrededor de cada átomo en la molécula.
Para comprender cabalmente este principio, se debe saber que la estructura electrónica de
moléculas en base a la configuración de octetos, necesariamente deja en libertad pares de
electrones. Obviamente, estos pares, ubicados alrededor de un átomo que se considere central,
deben situarse de manera que la repulsión electrostática entre dos pares, sea mínima. Así, lo
primero es hacer un balance electrónico de la molécula en base a octetos, luego decidir cual
átomo se considera central para luego analizar que pasa con los pares de electrones alrededor
de éste. Los ejemplos de moléculas que se presentan a continuación, cubren prácticamente
todas las posibilidades geométricas posibles de alcanzar.

BeCl2 La idea aquí es que los pares de electrones en los enlaces y los pares solitarios de un
átomo, se posicionen lo más alejados posibles. Como ejemplos comencemos con la molécula
BeCl2 que tiene la estructura de Lewis señalada. Nótese que hay dos pares de electrones
alrededor de Be, de modo que para que estos se encuentren lo más alejados posibles, formarán
un ángulo de 180° entre sí, generando así la máxima separación entre los pares de electrones.
Esto nos genera la estructura lineal para BeCl2.
BeH2 Este caso es similar al anterior, es lineal, no quedan e- libres, todos en los enlaces y
produce una conformación lineal
CO2 Recordar que C (1s22s2 2p2), contiene 4 e- en la capa de valencia que corresponden los
seleccionados en la figura, todos se comparten para formar los octetos alrededor de cada
átomo, no permanecen pares de cargas libres y la molécula es lineal.

BF3 La estructura de Lewis para esta molécula, es la que se presenta a la izquierda. Aquí el B no
presenta pares solitarios sin ocupar y solo está rodeado por tres pares de electrones que forman
enlaces. Es una molécula deficiente en electrones.
La agrupación de los F a su alrededor a 120° hace mínima la repulsión, por lo que la geometría
molecular es la que se muestra, plana formando 120°, un triángulo equilátero.
NH3 Se predice la estructura del NH3 mediante pasos a seguir durante
el procedimiento referidos a la figura de la izquierda
PASO 1 Escribir la estructura de Lewis (octeto). Obsérvese que nada se ha establecido aún
sobre la verdadera geometría.
PASO 2 Contar los pares electrónicos y reagruparlos para minimizar la repulsión. Esta
molécula presenta 4 pares de electrones y lo mejor que se puede lograr es una redistribución
tetraédrica.

PASO 3 Se Ubica los átomos H en sus posiciones, los tres compartiendo pares de electrones
como se muestra a continuación
PASO 4 Se Nombra la estructura de la molécula, basándose en la posición de los átomos.
Colocando los pares electrónicos determina la estructura y que la geometría se basa en los
átomos. Es incorrecto afirmar que NH3 es tetraédrico. Realmente, posee una agrupación
tetraédrica de sus pares electrónicos, pero su geometría, es una pirámide trigonal.
Hasta el momento hemos tomado casos en que 2, 3 y 4 pares de electrones se ubican alrededor
de un átomo del centro. Sin embargo, esto puede ocurrir con 5 y 6 pares de electrones también
de modo que conviene mostrar la forma que todos se agrupan alrededor de un átomo, con el fin
de lograr la mínima repulsión entre ellos. La Tabla a continuación muestra todos estos casos.


Este esquema lo ocuparemos ahora para deducir la geometría de algunas moléculas típicas.
XeF4 Debido a que los gases nobles presentan una estructura de capas de valencia s p
completamente ocupadas, siempre se pensó que eran químicamente inactivos. Así, por muchos
años se le consideró gases inertes hasta que en 1960 varios compuestos de Kr, de Xe y de Rn
fueron sintetizados. Un ejemplo es el compuesto XeF4 cuya estructura de Lewis se muestra a la
derecha.
Nótese que el átomo Xe se encuentra rodeado por seis pares de electrones, en total 12
electrones que exige que la forma adquirida por estos sea octaédrica, como se ve en la figura
que acompaña.

La estructura geométrica dependerá de cómo se estos pares solitarios y los enlaces se ubiquen.
Las posibilidades son como las que se señala para los casos a , b a la derecha y, obviamente,
debemos decidir cuál de estas dos formas geométricas es la correcta.
En el caso a, estos pares solitarios se encuentran a 90° entre sí en cambio, en b están separados
por 180° y esta es la geometría más correcta para evitar la repulsión de los pares de electrones
solitarios.
La geometría experimental coincide con este análisis, muestra los 4 F ocupando el plano
ecuatorial. Así, XeF4 es cuadrado plano con el Xe en el centro molecular
Estructuras geométricas de H2O, NH3, CH4.
Vamos a comparar ahora lo que se logra con las moléculas señaladas, puesto que todas poseen
un átomo central con 4 pares electrónicos de los cuales, el metano los ocupa totalmente y las
otras en forma parcial. Lo que se logra es

y se ve claramente que la existencia de pares electrónicos libres disminuyen el ángulo de la
estructura pseudo-tetraédrica en estas moléculas.
Enlaces múltiples en VSEPR
Hasta el momento nuestro tratamiento considera sólo moléculas con enlaces simples. Para
saber como manejar la situación en moléculas con enlaces dobles, triples etc, tomemos la
estructura del ion NO3- para el que se requiere escribir tres estructuras resonantes


Además, el ion NO3- se sabe que es planar con ángulos de enlace de 120° y esta estructura
planar es la que se espera para tres pares de electrones solitarios alrededor del átomo central.
Esto significa que un doble enlace debe contarse como un par solitario efectivo en
la descripción de la geometría molecular. En realidad, esta bien que sea así porque disponer "
dos pares solitarios " en un enlace doble, " los obliga a no ser independientes"
En VSEPR, enlaces múltiples cuentan como un par solitario efectivo
Moléculas que no contienen un átomo central.
Para ilustrar estos casos, usemos la molécula METANOL, la estructura de Lewis se muestra a la
derecha y donde se observa que no hay un átomo central, definido sino que el C y el O forman
parte del centro molecular.
La geometría se puede predecir investigando previamente como se ordenan los pares solitarios
alrededor de cada uno de los átomos participantes, que no son de los extremos, esto es, C y O
Nótese que hay 4 pares solitarios de electrones alrededor del carbono, que lo obligan a adoptar
una forma tetraédrico. Alrededor de éste, se ubican 3 átomos H y el átomo O que proviene del
grupo OH.

Ahora bien, recordemos que el átomo O en el H2O dispone de 2 pares solitarios sin compartir,
que hacen que adopten una geometría angular. En la molécula metanol, una posición del agua
está ocupada por el átomo C del CH3 pero preservando la forma angular, como lo muestra la
figura a la derecha.
La geometría final se logra conocer juntando ambas formas desarrolladas para cada fragmento
y se observa claramente que el H del grupo OH no es lineal respecto a la línea de unión C-O
sino que forma un ángulo muy parecido al que corresponde al agua. La última la figura a la
izquierda nos entrega la forma final que debe adoptar el Metanol, con un entorno tetraédrico
alrededor del átomo C y una forma angular alrededor del átomo O.

I-3 : ion azida. La estructura electrónica de Lewis para este ion es la que aparece en la figura a
la izquierda. Allí podemos observar que, si bien no existen enlaces múltiples, el átomo central
acomoda en total 10 e 's ocupando orbitales atómicos d superiores. en todo caso, como átomo
central maneja 5 pares de electrones de los cuales, 2 forman los enlaces y los otros tres deben
agruparse de modo que la repulsión electrónica sea mínima.
La estructura a describe el caso en que dos de los pares solitarios salen perpendicular al plano
formado por los átomos y formando un ángulo de 90° con el tercer par solitario (en el plano de
los tres átomos de Iodo).
La estructura b produce otra agrupación de los pares solitarios, que también forman 90° entre
sí y finalmente, la figura c ubica los tres pares solitarios formando 120° entre sí logrando la
mínima repulsión.
La geometría c es la que corresponde al resultado experimental y la molécula I-3 es lineal.
Geometría electrónica: Se refiere a la ordenación geométrica de los electrones de valencia
alrededor del átomo central.
Geometría molecular: Se refiere a la ordenación de los átomos o núcleos en el espacio, no de los
pares de electrones.
6. Teoría de enlace de valencia.
La teoría de enlace de valencia es una teoría aproximada para explicar el enlace por par de
electrones o covalente con la mecánica cuántica.
Teoría básica.
De acuerdo con la teoría sobre enlace valencia, se forma un enlace entre dos átomos cuando se
satisfacen las condiciones siguientes:
- Un orbital de en un átomo viene a ocupar una porción de la misma región del espacio que
ocupa un orbital del otro átomo. Se dice que los dos orbítales se traslapan. Esto se explica ya
que a medida que el orbital de un átomo se traslapa con el otro, los electrones en orbítales
comienzan a moverse alrededor de ambos átomos. Debido a que los electrones a ambos
núcleos a la vez, jalan juntos a los átomos. La fuerza del enlace depende de la cantidad de
traslape; mientras mayor sea la sobreposición mayor será la fuerza de la unión.
- El número total de electrones en ambos orbítales no es mayor a dos. Lo dos orbítales no
pueden contener más de dos electrones, porque en una región dada del espacio solo pueden
estar dos electrones (esto ocurre siempre y cuando si los espines de los electrones son
opuestos).
A medida que el orbital de un átomo se traslapa con el orbital de otro, los electrones en los
orbítales empiezan a moverse alrededor de ambos átomos. Debido a que los electrones son
atraídos a ambos núcleos a la vez, jalan juntos a los átomos. La fuerza del enlace depende de la
cantidad de traslape; mientras mayor sea la sobreposición mayor será la fuerza de la unión. Los
dos orbítales no pueden contener mas de dos electrones, porque en una región dada del espacio
solo pueden estar dos electrones (y eso solamente si los espines de los electrones son opuestos).
Importancia del enlace químico.
El enlace es la unión entre los átomos de un compuesto. La unión o enlace entre los átomos
tiene su origen en la estructura electrónica de los mismos. La actividad química de los
elementos radica en su tendencia a adquirir, mediante su unión con otros átomos, la
configuración de gas noble (ocho electrones en la capa más externa, salvo el helio que sólo tiene
dos), que es muy estable. Es corriente distinguir tres tipos principales de enlaces químicos:
iónico, covalente y metálico. Aunque dichos enlaces tienen propiedades bien definidas, la
clasificación no es rigurosa, existiendo una transición gradual de uno a otro, lo que permite
considerar tipos de enlace intermedios. Gracias a estos enlaces se forman los compuestos
químicos, por ejemplo la sal.
La sal común es una sustancia bien conocida. Es utilizada para conservar y aderezar alimentos.
Nuestra sangre posee casi la misma proporción de sal que el agua del mar, y es fundamental
para mantener muchas de nuestras funciones vitales. Está formada por un no metal, el cloro y
un metal alcalino, el sodio. Ambos en estado puro son extremadamente peligrosos para el
hombre, sin embargo, forman juntas una sustancia, la sal común, que es inocua en pequeñas
cantidades. Se dice por tanto que han formado un compuesto químico, una sustancia muy
diferente de los elementos que la componen.
Muchas de las sustancias que conocemos están formadas por uniones de distintos elementos.
El azúcar, por ejemplo, está formado por oxígeno, hidrógeno y carbono. Estos átomos que
pierden o ganan electrones para unirse se transforman en iones, átomos con carga eléctrica.
Estos iones se unen para formar compuestos químicos, y la forma de unirse entre ellos se
realiza mediante enlaces químicos.
7. Estado de la materia
Todas las sustancias pueden existir, al menos en principio, en los tres estados: sólido, líquido y
gaseoso. Como muestra la siguiente figura:

En un sólido, las moléculas se mantienen unidas en forma organizada con poca libertad
de movimiento. En un líquido las moléculas están unida, pero no en una posición tan rígida y
se puede mover libremente. En un gas, las moléculas están separadas por distancias que son
grandes en comparación con el tamaño de las moléculas.
Los tres estados de la materia pueden ser convertibles entre ellos sin que cambie la
composición de la sustancia. Un sólido (por ejemplo el hielo) se fundirá por calentamiento y
formará un líquido (agua). (La temperatura a la cual se da esta transición de denomina punto
de fusión). El calentamiento anterior convertirá el líquido en un gas. (Esta conversión se lleva a
cabo en el punto de ebullición del líquido.) por otro lado el enfriamiento de un gas lo
condensará para formar un líquido. Cuando el líquido se enfría aun más se congelará y se
formará un sólido.
El plasma es considerado como el cuarto estado de la materia, pues su presencia en el
universo es muy abundante. Se trata de una masa gaseosa fuertemente ionizada en la cual,
como consecuencia de temperaturas extremadamente elevadas, los átomos se han visto
despojados de su envoltura de electrones y coexisten con los núcleos atómicos en un estado de
agitación intensa. Las estrellas, durante una parte importante de su vida, están constituidas por
grandes masas de plasma. Debido a la violencia de los choques entre núcleos, en tales
condiciones se producen reacciones de síntesisde núcleos nuevos con una considerable
liberación de energía. El Sol es esencialmente una enorme esfera de plasma.
8. Glosario
- Capa de valencia. Capa electrónica externa de un átomo que contiene los electrones que
participan en el enlace.
- Electrones de valencia. Electrones externos de un átomo, los cuales son los implicados en el
enlace químico.
- Catión. Ion cargado positivamente que se forma por la remoción de electrones de átomos ó
moléculas.
- Anión: Ion cargado negativamente que se forma por la adición de electrones a átomos o
moléculas.
- Enlace sigma, o. Enlace covalente formado por orbítales que se traslapan por los extremos:
su densidad electrónica está concentrada entre los núcleos de los átomos que se unen.
- Enlace pi, t. enlace covalente formado por el traslape lateral de los orbítales; su densidad
electrónica se concentra arriba y abajo del plano de los núcleos de los átomos que están
unidos.
- Carga formal. La carga sobre un átomo en una molécula o ion enlazado covalentemente; los
electrones enlazantes se cuentan como si estuvieran igualmente compartidos entre los dos
átomos enlazados.
- Resonancia. Concepto según el cual son necesarias dos o más formulas de Lewis
equivalentes para la misma disposición de átomos (estructura de resonancia) para describir
el enlace en una molécula o ion.
- Geometría iónica. Es la disposición de los átomos (no de pares electrónicos, no
compartidos) sobre el átomo ce3ntral de un ion poliatómico.
- Hibridación: termino que se utiliza para explicar las mezclas de los orbítales atómicos en un
átomo (generalmente el átomo central) para generar un conjunto de orbítales híbridos.
- Orbítales Híbridos: son orbítales atómicos que se que se obtienen cuando dos o más
orbítales no equivalentes, del mismo átomo, se combinan preparándose para la formación
del enlace covalente.
- Orbítales moleculares. Orbítales producto de las interacciones de los orbítales atómicos de
los átomos que se unen.
- Solapamientos de Orbítales. Interacción de orbítales de átomos diferentes en la misma
región del espacio.
- Plana Trigonal. Ocurre si hay tres pares de electrones en la capa de valencia de un átomo, el
cual tienden a estar acomodados en un plano, dirigidos hacia los vértices de un triángulo de
lados iguales (triángulo equilátero), las regiones del espacio ocupadas por pares electrónicos
están dirigidas a ángulos de 120º uno al otro.
- Plana Cuadrada. Termino usado para describir las moléculas e iones poliatómicas que
poseen un átomo en el centro y cuatro átomos en las esquinas de un cuadrado.
- Plasma. Mezcla de iones y electrones, como en una descarga eléctrica. En ocasiones el
plasma se ha considerado el cuarto estado de la materia.
- Hielo cuántico. El hielo cuántico es un estado en el que la materia está tan próxima al cero
absoluto (0 ºK) que el movimiento atómico disminuye: Todos los núcleos se colapsan en un
"superátomo" alrededor del cual giran todos los electrones. Se ha considerado el quinto
estado de la materia.
9. Conclusión
Un enlace iónico es una fuerza de atracción enérgica que mantienen unidos los iones. Dicho
enlace se puede formar entre dos átomos por la transferencia de electrones de la capa de
valencia del otro. Los cationes monoatómicos de los elementos tienen cargas iguales al número
de grupos.
Un enlace covalente es una energía fuerza de atracción que mantiene unidos a dos átomos por
la comparición de sus electrones enlazantes son atraídos simultáneamente hacia ambos
núcleos atómicos y pasan una parte del tiempo cerca de un átomo y otra parte del tiempo cerca
del otro. Sin un par de electrones no es compartido igualmente, el enlace es polar. Esta
polaridad es el resultado de la diferencia que hay en las electronegatividades de los átomos
para atraer hacia ellos los electrones enlazantes.
La regla del octeto predice que los átomos forman suficientes enlaces covalentes para rodearse
de ocho electrones cada uno. Existen excepciones para la regla del octeto, en particular para los
compuestos covalentes de berilio, para los elementos del grupo 3A y para los elementos del
tercer periodo y subsecuentes de la tabla periódica.
Linus Pauling desarrolló un método para determinar las electronegatividades relativas de la
mayoría de los elementos. Esta propiedad(electronegatividad) permite distinguir el enlace
covalente polar del enlace covalente no polar.
Las formulas de Lewis son representaciones sencillas de los electrones de la capa de valencia de
los átomos en las moléculas y los iones. se pueden aplicar reglas sencillas para dibujar estas
formulas. Aunque los átomos de la formula de Lewis satisfacen con frecuencia la regla del
octeto, no son poco comunes las excepciones a esta regla. Se pueden obtener las formulas de
Lewis al seguir las reglas para la escritura, el concepto de Carga formal con frecuencia ayudara
a decidir cual de las varias formulas de Lewis da la mejor descripción de una molécula o ion.
La Geometría molecular se refiere a la ordenación de los átomos o núcleos en el espacio, no de
los pares de electrones y la Geometría electrónica se refiere a la ordenación geométrica de los
electrones de valencia alrededor del átomo central.
La teoría de enlace de valencia, es una de las aplicaciones de la mecánica cuántica en el cual se
forman orbítales híbridos mediante la combinación y reacomodo de los orbítales de un mismo
átomo. Todos los orbítales híbridos tienen la misma energía y densidad electrónica y el número
de orbítales híbridos es igual al número de orbítales atómicos puros que se combinan.
La materia presenta tres estados líquido, que son líquido, sólido y gaseoso (aunque se habla de
un cuarto y quinto elemento; plasma y hielo cuántico respectivamente).