Está en la página 1de 56

LA EQUIDAD, IGUALDAD DE DERECHOS Y

OPORTUNIDADES EN EL ESTUDIANTADO DE LA
FACULTAD DE TRABAJO SOCIAL

PRESENTADO POR:

CONTRERAS CASTRO, Elvira




TRABAJO SOCIAL

PLAN DE TESIS

TITULO:
LA EQUIDAD, IGUALDAD DE DERECHOS Y OPORTUNIDADES EN EL
ESTUDIANTADO DE LA FACULTAD DE TRABAJO SOCIAL.


JUSTIFICACIÓN


En un mundo lleno de prejuicios y estereotipos de género en donde la mujer ha tenido
que esforzar para ganarse un lugar dentro de la sociedad surgen diferentes
dificultades para que esta llegue a desarrollarse profesionalmente.

Evidenciando principalmente la clara discriminación que sufren las mujeres en la
sociedad y en el mundo de la economía en general, debido a que existen grandes
diferencias que separan a los hombres de las mujeres en la participación en la
actividad económica en la estructura del empleo básicamente en el aspecto salarial.

La tesis de investigación tiene como único propósito realizar un estudio sobre la
temática de género (equidad, igualdad de derechos y oportunidades) en un contexto
de aplicación de lo aprendido a lo largo de la carrera universitaria de las estudiantes
de la Facultad de Trabajo Social, buscando con esto presentar una propuesta de
intervención que mejore las posibilidades de superación y mediación entre ambos
sexos. Es importante aclarar que la investigación no se expuso como lucha entre
hombres y mujeres, sino más bien se trata de conseguir entendimiento, colaboración
y solidaridad entre ambas partes, pretendiendo que ambos mejoren y se alegren con
la dignidad del otro, ya que el ideal no es la igualdad absoluta (equidad), pues no se
trata de que las mujeres sean hombres, sino de que hombre y mujer gocen de la
misma dignidad como personas.

Por lo cual es importante definir que el “ser mujer” no es sinónimo de abnegación,
comprensión total, sacrificio, reclusión, esclavitud, etc. Sino más bien debe ser
equivalente de superación y protagonismo en la sociedad, pues a medida que las
mujeres ganan espacios dentro del ámbito social las capacidades femeninas ganan
prestigio y confiabilidad. El despegarse del pasado y aceptar el presente es una de las
razones que han limitado el desarrollo de la educación en género, ya que los hombres
se sienten débiles si ven hacer a una mujer lo que consideran apto nada más para
ellos, y también la mujer coarta en muchas ocasiones el aprendizaje en algunos
oficios que se pueden considerar característicos de ella.

Por otra parte, integrar y reforzar la equidad de género, igualdad de derechos y
oportunidades como una forma de vida, supone reconocer que las desigualdades
entre mujeres y varones se apoyan en una construcción socio-cultural de los géneros
que discrimina a las primeras frente a los segundos.

Como parte importante, tenemos que analizar el marco operativo donde los y las
trabajadores/as sociales desarrollan sus tareas, es decir, los servicios sociales tanto
públicos como privados, donde observamos como buen número de clientes o
usuarias de tales servicios son mujeres portadoras de un complejo multiproblemático
que solicitan ayuda para su familia.

Como ilustra Langan,
1
aunque muchos de los clientes del trabajo social y muchos
trabajadores sociales son mujeres, la teoría y la práctica de aquél refleja poca
consideración acerca de la importante cuestión de la opresión de las mujeres.

Por otra parte, la mayoría de los profesionales del trabajo social también son mujeres.
Pudiera parecer que sólo este hecho debiera ser una garantía para que los problemas
de las mujeres fueran mejor entendidas y atendidas; sin embargo, la gran paradoja es
que, en muchas ocasiones, no se hace sino profundizar desde la intervención
profesional en los círculos de dependencia y discriminación de las mujeres.





1
M. I. Langan, “The unitary approach: a feminist critique” en E. Brook y A. Davies (eds),
Women, the Family and Social Work, Londres, 1985, Tavistock.
En definitiva, la educación para la equidad de género, igualdad de derechos y
oportunidades es de vital importancia porque busca transformar las relaciones de
género para que tanto mujeres como varones dispongan de las mismas
oportunidades de desarrollar su potencial y de establecer nuevas asociaciones entre
los géneros, basadas en el respeto mutuo y el diálogo, así como compartiendo
funciones y responsabilidades públicas y privadas en sistemas sociales y educativos
inclusivos.


OBJETIVO GENERAL:

Interpretar si se ha logrado una conciencia entre el estudiantado de Facultad de
Trabajo Social para la práctica de la equidad, igualdad de derechos y oportunidades


OBJETIVO ESPECIFICO:


 Conocer si el estudiantado de Facultad de Trabajo Social conocen y practican
la equidad de género en su vida cotidiana.
 Analizar si el estudiantado de Facultad de Trabajo Social conocen y practican
la igualdad de derechos entre varones y mujeres.
 Explorar si el estudiantado de Facultad de Trabajo Social conocen y hacen uso
la oportunidades que se les presenta.










PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN


PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La discrepancia de género es un problema complejo en la sociedad, de índole cultural
y social, que no se soluciona simplemente con los tradicionales movimientos
feministas y mucho menos con implementar programas a favor de las mujeres.

Dado que en el transcurso del siglo XX nuestro país pasó, de una sociedad
tradicionalista, a otra en la que se pretendía romper con un modelo tradicionalista y
patriarcal que viola los derechos de las mujeres, promoviendo la construcción de un
mundo más humano, solidario, justo y equitativo, promoviendo la descentralización, la
diversidad y el dialogo, aspectos que han sido llevados a lugares públicos como son
la participación de los medios de comunicación y la universidades para promover la
igualdad y la transformación social.

Chen y Berlinguer, consideran como reto lograr la respuesta y la participación social
para prevenir y atender las situaciones de violencia que se presentan en los diferentes
niveles de la sociedad (sea por razones de género, grupo étnico, creencias religiosas,
crimen organizado, opresión política). En ese sentido, proponen la modificación de las
actitudes sociales como condición previa esencial de cualquier enfoque que pretenda
combatir la violencia
2
.

Pues al igual que los hombres, las mujeres son parte importante de la sociedad, pues
se trabaja diariamente para generar riqueza a nivel mundial, no importando que sean
negras, o blancas, que sepan leer o escribir, si se cuenta con una cierta edad, pues lo
que se pretende es garantizar los derechos ya establecidos y la igualdad.




2
Lincoln C. y Berlinguer G. Equidad en la salud en un mundo que marcha hacia la globalización. En
OPS. Desafío a la falta de equidad en la salud: De la ética a la acción. Washinton C.C. 2001. P. 39-40

Donde las mujeres son particularmente vulnerables en las sociedades en las que
existen importantes desigualdades entre hombres y mujeres, rigidez en los roles de
género, normas culturales que respaldan el derecho del hombre a mantener
relaciones sexuales con independencia de los sentimientos de la mujer y sanciones
blandas para estos comportamientos.
3


Por ello considero importante introducir “conocimientos y práctica de la equidad de
género, igualdad de derechos y oportunidades” en el estudiantado de la Facultad de
Trabajo Social. La cual debe ser compartida y apoyada por todos los actores
involucrados en la Educación, no solamente por docentes sino también por los
gobiernos y por la sociedad civil en general.

Además se desataca la importancia de generar investigaciones que permitan tener
información para fortalecer la toma de acciones de promoción de equidad de género
en la sociedad y el desarrollo de programas para reducir la violencia de género, los
cuales cuenten con una activa participación ciudadana…con miras a construir
alianzas intersectoriales (incluyendo a la sociedad civil) que permitan utilizar todo el
capital humano y los recursos materiales disponibles. En este sentido, esta
investigación puede alimentar la reflexión y el actual debate, sobre cómo integrar y
poner en relevancia el conocimiento y la práctica de la equidad de género, igualdad
de derechos y oportunidades en las estudiantes de la facultad de trabajo social para
comprender qué modelos de relaciones están reproduciendo y creando, para hacer
propuestas comunicacionales y educativas que integren esas vivencias, promover y
prevenir la violencia de género, y contribuir en la búsqueda de una sociedad donde
todas y todos nos seamos libres e independiente.






3
Organización Mundial de la Salud-Organización Panamericana de la Salud. Informe mundial sobre la
violencia y la salud. Capítulo 4: La violencia en la pareja. Washington D.C. (E.U.A.): Las
organizaciones; 2002. p. 97-99


FORMULACIÓN DEL PROBLEMA



PREGUNTA GENERAL:


¿El estudiantado de la facultad de trabajo social conocen y practican la equidad, igualdad
de derechos y oportunidades en la vida cotidiana en el año 2012?


PREGUNTA ESPECÍFICAS:

 ¿El estudiantado de la facultad de trabajo social conocen y practican la equidad de
género en su vida cotidiana en el año 2012?
 ¿El estudiantado de la facultad de trabajo social conocen y practican la igualdad
de derechos entre varones y mujeres en el año 2012?
 ¿El estudiantado de la facultad de trabajo social conocen y hacen uso la
oportunidades que se les presenta en el año 2012?


MARCO TEORICO

2.1. MARCO REFERENCIAL

PERSPECTIVAS DE GÉNERO Y TRABAJO SOCIAL. CONSTRUYENDO
MÉTODO DESDE EL PARADIGMA INTERCULTURAL

BELÉN LORENTE MOLINA
UNIVERSIDAD DE CÁDIZ


La complejidad de las relaciones interculturales en nuestras sociedades ratifica por
una parte el carácter determinante del género en la estructuración de problemas
sociales y por otra el anacronismo de concebir la perspectiva de género con un
significado unívoco. Es por ello, que esta comunicación procura dar cuenta de la
importancia de precisar en forma contextual los contenidos dinámicos y
polisémicos del género en el marco de las intervenciones de los/as trabajadores/as
sociales.


En este sentido se pretende:
1) avanzar en un modelo de intervención social que comprenda el género
desde los principios de la transversalidad.
2) analizar los alcances y sentidos del empoderamiento de género como
estrategia metodológica en trabajo social.
3) reflexionar acerca de las razones que se sitúan en la base de un uso muy
reducido de la cuestión de género en trabajo social en nuestro país y las
implicaciones que ello sugiere. Se insiste en que los avances conseguidos
en materia de igualdad de género constituyen una conquista social a
defender, pero lejos de constreñirnos a ese debate se apunta a su análisis y
revisión, dada las tensiones existentes entre igualdad y diversidad.

Los cambios experimentados por mujeres y hombres en los últimos años están
atravesados por variables como la edad, clase, etnia, discapacidad, trabajo, etc, lo
que exige consideraciones conceptuales y una lectura reflexiva de los sentidos de
la acción profesional. Así mismo, el planteamiento de esta comunicación posee un
fondo metodológico que se apoya en una concepción procesualista, progresiva y
lógicamente inacabada.




LAS MUJERES Y EL GÉNERO

Cecilia Blondet Montero

Entre los cambios más significativos que ha experimentado el Perú en las últimas
décadas, se encuentra el nuevo y múltiple rol de las mujeres en la sociedad y en la
política. Sin duda, esta transformación en las relaciones sociales no es una novedad
privativa al Perú, sino más bien corresponde a los grandes cambios ocurridos en el
mundo en el último cuarto de siglo. Sin embargo, la experiencia peruana es ejemplar
por la rapidez con la que se suceden los cambios y por la persistencia de rasgos
tradicionales y arcaicos que conviven con la vorágine de la modernización tardía del
país.

En efecto, a nadie sorprende que las mujeres desempeñen funciones de ministras,
embajadoras, funcionarias, empresarias o banqueras. La presencia de las mujeres en
posiciones de poder y liderazgo es creciente y, en el sentido común de la población,
esta es una realidad aceptada.

Entre las explicaciones históricas del fenómeno de la emergencia femenina en la vida
pública se encuentra, en primer lugar, el proceso de modernización nacional que
ocurre en la década de 1950 y que modifica sustancialmente las condiciones de vida
de la población. La ampliación del sistema educativo, del mercado laboral y de los
servicios de salud, promueven en las siguientes décadas, la progresiva salida de un
sector importante de mujeres del ámbito doméstico y su ingreso a las universidades o
al trabajo, se posterga la edad de unión de las parejas, disminuye el número de hijos
y, en general, se trastocan los tradicionales patrones de socialización femeninos.

No obstante, la situación dista mucho de ser la ideal en términos de igualdad y
equidad entre los hombres y mujeres del Perú. Subsisten serias diferencias entre
unos y otras que requieren ser atendidas. Quizá el campo económico sea el más
rezagado en este sentido, y no es gratuito. De ahí que los diferenciales en las
remuneraciones e ingresos económicos continúen siendo un importante factor de
discriminación femenina, como lo es el hecho de que las mujeres constituyan apenas
el 30% de la fuerza laboral y que, por deficiencias educativas o menor experiencia,
sus ocupaciones se concentren en el comercio ambulatorio o en el empleo doméstico.

Otro sector con problemas, a pesar de los grandes avances logrados, es el de la
legislación, pero sobre todo, el del acceso a la justicia. El principal inconveniente en
este campo tiene que ver tanto con la deficitaria administración de justicia en el Perú y
el desinterés y la resistencia de los magistrados para aplicar la ley de manera
equitativa hacia las mujeres, como con el desconocimiento de las propias mujeres de
su condición de ciudadanas con deberes y derechos.

Precisamente, el desconocimiento que muestran las mujeres de sus derechos y
obligaciones nos plantea un tema crucial para comprender las raíces de la
discriminación. El tema de la educación resulta así un factor crucial de las diferencias,
entendidas como marginación, postergación y subordinación.

En esos estudios se presentaba como hallazgo los siguientes rasgos femeninos
compartidos a través de las culturas:

- la responsabilidad femenina en la crianza de los hijos.
- la tendencia de las mujeres a pasar el mayor tiempo en el área geográfica
cercana al hogar.
- una participación inferior en los asuntos de la comunidad.
- la valoración baja del trabajo doméstico.
- la noción de la inferioridad de las mujeres.

La influencia de estas ideas fue considerable y, pese a que han sido criticadas por
pretender brindar una visión universalista de cómo se construye la subordinación de
las mujeres, aún son usadas en la formación de jóvenes antropólogos y sociólogos.

Recientemente la antropología ha dejado de lado los intentos de comprender la
opresión de las mujeres a través de las culturas, para acercarse cada vez a más
complejas y elaboradas versiones para comprender las relaciones de género
vinculadas a las estructuras de poder y en relación con las categorías de clase y raza,
atendiendo a las particularidades de cada sociedad.


ESTUDIO DE PERSPECTIVA DE GÉNERO EN ESTUDIANTES Y DOCENTES DE
LA UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE

Estela Arcos, Irma Molina
Estudios Pedagógicos XXXII Nº2: 27-45

El género tiene la función de articular dos dimensiones complementarias que van a
tener repercusiones en los demás ámbitos de la vida de los individuos: una esfera no
remunerada donde la fuerza de trabajo se reproduce y entra en circulación (trabajo
reproductivo) y una esfera remunerada que condiciona las alternativas de intercambio
del trabajo (trabajo productivo) (Gómez 2002; Garretón 2003).

Dada esta complejidad, existen limitaciones en las perspectivas metodológicas
empleadas en la producción de información desagregada por género (CEPAL 2000;
Hill 2003). La representación del género exige un pluralismo metodológico donde lo
cualitativo y cuantitativo se complementen para permitir una imagen más precisa del
constructo (Bilbao 2002; Amescua 2002; Cortés 2003), porque posibilita la
redefinición, construcción y crítica de categorías analíticas, de indicadores, variables a
estudiar y preguntas para dar cuenta de los diferentes significados que varones y
mujeres atribuyen a comportamientos relacionados con sus identidades de género
(Bilbao 2002).

La preparación de este trabajo responde a la inquietud compartida por el equipo de
investigación sobre la necesidad de incorporar los estudios de género a la agenda de
investigación de la universidad.

Creemos que un desarrollo integral e igualitario de la sociedad pasa por la
transformación de las relaciones de género vigentes (González 1997; Stacki 2003).
Mientras hombres y mujeres se vinculen a partir de patrones de identificación que los
polarizan remarcando sus diferencias y reproduciendo su desigualdad, no hay
posibilidades de lograr un desarrollo con igualdad y equidad (Stacki 2003).

Actualmente, la universidad patrocina el proyecto académico “Transversalización de
la perspectiva de género en la educación de tercer ciclo: una tarea pendiente”, que
tiene como propósito incluir la perspectiva de género en la formación de recursos
humanos de todas las carreras de pregrado de la Universidad Austral de Chile. Ahora
se presenta un diagnóstico sobre la percepción de género que traen alumnos y
alumnas al ingresar por primera vez a la universidad, la de quienes están por
completar su formación universitaria y la de quienes tienen la responsabilidad de
dirigir la formación profesional del alumnado universitario.

Estudio exploratorio descriptivo de la percepción de docentes y estudiantes sobre
conocimiento y opinión del concepto y perspectiva de género. Una aproximación
cuantitativa para caracterizar el comportamiento de las poblaciones se complementó
con una aproximación cualitativa para explicar las tendencias observadas.

La mirada cuantitativa se realizó en tres poblaciones:
i) estudiantes que ingresan por primera vez a la universidad.
ii) estudiantes de pregrado que están cursando los dos últimos semestres de la
carrera.
iii) docentes responsables de la administración de las escuelas de pregrado.

Las exigencias para el diseño y tamaño de la muestra se definieron para tener igual
representación en los factores supuestos condicionantes (edad, sexo, estado civil,
tipo de colegio en que cursó la enseñanza media, práctica religiosa, tipo de residencia
en Valdivia, procedencia, escolaridad de la madre y del padre, actividad de la madre y
del padre, tipo de familia, jefatura de hogar).


MARCO CONCEPTUAL

Marco histórico acerca de la diferencia de género

El género es heredero de las corrientes feministas y movimientos por la igualdad de
oportunidades de la segunda mitad del siglo XX, que no solo abogan por la igualdad
de derechos entre hombres y mujeres sino también por la ruptura de los estereotipos
que mantienen la desigualdad social porque perpetúan comportamientos
discriminatorios, tales como trabajos específicos para hombres con mayor
responsabilidad, capacidad de decisión, etc. Y otros menos valorados para las
mujeres, o la existencia de disciplinas académicas y niveles de estudio que dan
acceso a la mejor calificación profesional que no se corresponden con el papel de la
mujer en la sociedad actual.

Los niños y niñas tienden a tomar conciencia de su género al adoptar determinados
elementos culturales juegos, ropas o formas de hablar, asignados a su sexo. Ya
desde la infancia, son tratados de forma diferente: a las niñas se las suele vestir de
rosa un color considerado femenino y a los niños de azul. Así que, incluso a una edad
en la que resulta imposible distinguir la conducta femenina de la masculina, se
considera importante que no se confundan su sexualidad.

La conducta estereotipada asociada al sexo: agresión masculina y pasividad femenina
procede; al menos parcialmente de los roles aprendidos durante la infancia, a los
niños se les enseña que los hombres no lloran y se les regala pistolas y coches,
mientras que las niñas juegan con muñecas y casitas que les han regalado para que
puedan imitar el rol típico de la mujer en el hogar.

Aunque cada vez hay más niñas que juegan con juguetes asignados anteriormente a
los niños, lo contrario todavía es poco común.

Muchos niños y niñas tienden a destacar sólo en aquellos campos de estudio
tradicionalmente atribuidos a su género, lo que explica en parte el dominio masculino.

Estos factores son importantes argumentos en la lucha del movimiento por hacer valer
los derechos de la mujer para la igualdad de las personas de ambos sexos.

La concepción de la diferencia de género que ha existido y sigue prevaleciendo en
nuestros tiempos designa las relaciones sociales entre los sexos, lo que quiere decir
que no existe un mundo de las mujeres separado de los hombres y que la información
sobre las mujeres es también información sobre los hombres.

Se refiere a todo lo que en cualquier sociedad se aprende sobre ¿qué es ser hombre?
y ¿qué es ser mujer?, y cómo deben comportarse de acuerdo con esa identidad, los
roles diferentes que desempeñan en la sociedad modelados por factores ideológicos,
políticos, históricos, económicos y culturales y religiosos.


Sexo
“Son las características físicas, biológicas, anatómicas y fisiológicas de los seres
humanos que los definen como hombre o mujer. Se reconoce a partir de los datos
corporales genitales; el sexo es una construcción natural con la que se nace”.

La palabra sexo originalmente se refiera nada más que a la división del género
humano en dos grupos mujer u hombre. Cada individuo pertenece a uno de estos
grupos, a uno de los dos sexos. La persona es o de sexo femenino o masculino.

José Cecilio Mendoza: Género,
citada 7 de septiembre del 2009

Género:

El género en el sentido amplio es lo que significa ser hombre o mujer, o también
masculino o femenino, y cómo define este hecho las oportunidades, los papeles, las
responsabilidades y las relaciones de una persona o dos”. Se refiere a las conductas
de identificación sexual asociadas a miembros de una sociedad. De forma general el
termino de género representa los roles, derechos y responsabilidades diferentes de
los hombres y las mujeres, y a la relación entre ellos, este no se refiere simplemente a
las mujeres o los hombres, sino a la forma en que sus cualidades, conductas e
identidades se encuentran determinadas por el proceso de socialización. El género
generalmente se asocia a la desigualdad tanto en el poder como en el acceso a las
decisiones y los recursos, las posiciones diferentes de las mujeres y los hombres se
encuentran influenciados por realidades históricas, religiosas, económicas y
culturales.

Dichas relaciones y responsabilidades pueden cambiar a través del tiempo.

José Cecilio Mendoza: Género,
citada 7 de septiembre del 2009


Género:
Es una categoría analítica que permite comprender la construcción sociocultural de las
diferencias entre mujeres y hombres a partir de las diferencias sexuales. Mujeres y
hombres asumen atributos, comportamientos, normas, prácticas y roles específicos
que son considerados como “naturales” y reproducidos de generación en generación.
Nos permite observar la forma como se relacionan las mujeres y los hombres, cómo se
construyen las identidades femeninas y masculinas, las condiciones diferenciadas en
el acceso y control de los recursos y por tanto las desigualdades que se generan.

Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social
– MIMDES




Enfoque de género

El enfoque de género es una perspectiva multidimensional que permite incorporar
estrategias que guían, orientan y favorecen la incorporación de valores igualitarios a
distintos niveles:

 El enfoque de género es una herramienta de análisis con bases en las variables
sexo y género, posibilita identificar papeles y tareas que llevan a cabo hombres
y mujeres. Permite medir y detectar asimetrías en las relaciones de poder e
inequidades.
 Se trata también de una categoría descriptiva, ayuda a reconocer las causas
que producen las desigualdades entre hombres y mujeres y por tanto ayuda
también a formular mecanismos para superarlas. Es especialmente relevante
que esta perspectiva ubique la problemática no en las mujeres o en los
hombres, sino en las relaciones socialmente construidas que provocan
desigualdad en el acceso al poder y procesos de exclusión.
 El enfoque de género es también una opción política. Al permitir identificar las
diferencias, desigualdades y discriminaciones, al permitir reconocerlas, se
establece un compromiso para la lucha contra estas inequidades.

GÉNEROY EXCLUSIÓN SOCIAL
Concepción Mimbrero Mallado y
Patricia Navarro Pérez






Igualdad de oportunidades:

Se fundamenta en el principio de igualdad y en el ejercicio de los derechos que todos
tenemos como seres humanos. Fomenta el acceso por igual de mujeres y hombres a
derechos y oportunidades, en los ámbitos económico, social y cultural. Debido a las
desigualdades existentes entre ambos sexos, dar un trato igualitario a mujeres y
hombres no es suficiente para lograr metas igualitarias, es necesario implementar
políticas de equidad. La equidad implica trato justo de acuerdo a las necesidades
respectivas de las personas.

Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social
– MIMDES

Igualdad de oportunidades

La comparación de las oportunidades y el trato que mujeres y hombres han tenido a lo
largo de la historia no ofrece dudas acerca de la persistencia de diferentes
manifestaciones de la discriminación y la desigualdad entre ambos géneros, entre las
cuales las restricciones y sobre exigencias que se continúan imponiendo a las
mujeres para su acceso al empleo y al desarrollo vocacional y profesional constituyan
unas de las más irritantes.

La igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres responde al imperativo de
corregir y revertir las desigualdades y desventajas que existen entre hombres y
mujeres, en los diversos ámbitos de la sociedad.

Constituye la garantía de que mujeres y hombres puedan participar en los ámbitos y
actividades de la economía, la política, la participación social, la toma de decisiones,
el liderazgo, la educación, la capacitación, el empleo, etc. sobre bases de equidad y
no discriminación.

De no darse la igualdad de oportunidades, ¿cómo y cuándo podrían las mujeres
convertirse en agentes del desarrollo local valoradas en su potencial? La equidad de
género implica el diseño y utilización de procedimientos diferenciales para corregir las
desigualdades de partida, por lo que está formado por medidas o acciones afirmativas
que facilitan el acceso a las oportunidades y beneficios del desarrollo.

De ahí la necesidad de elaborar e implementar políticas de gran envergadura
tendientes a intervenir en todos los niveles donde la discriminación opera. Políticas
capaces de activar sinergias entre los múltiples actores sociales, públicos y privados,
gubernamentales y no, enmarcando líneas guías en las cuales cada organismo,
según sus características y mandatos, pueda insertar su propia iniciativa o programa,
multiplicando así su efecto. Una política activa de promoción de la mujer no sólo debe
permitir mejores oportunidades de trabajo a través de planes de desarrollo políticas de
empleo pero también de orientación vocacional y ocupacional y formación profesional
y técnica sino también fomentar el cambio cultural en todas sus dimensiones roles y
tareas adjudicadas a la mujer, parámetros sobre el trabajo y la calificación profesional,
aceptación de la responsabilidad compartida por hombres, mujeres y la sociedad en
su conjunto en la preservación de la vida y el cuidado de niños y ancianos, etc. y crear
instancias de control para el cumplimiento de las normas y de sus propios objetivos.

Todo ello conduce a concebir la promoción de la igualdad de la mujer como una tarea
de carácter transversal, que ha de desarrollarse simultánea y coordinadamente en
varios planos de la sociedad en general.


Equidad de género:

Alude al principio rector del desarrollo humano que orienta todo proceso hacia la
igualdad de derechos, responsabilidades y de acceso a oportunidades de bienestar de
mujeres y hombres, reconociendo la prioridad de potenciar el pleno empoderamiento
de las mujeres como sujetos activos del desarrollo
2
. Implica trato justo de acuerdo a
las respectivas necesidades de las personas y permite dar trato diferente a quienes
están en desventaja para que tengan la oportunidad de lograr sus objetivos comunes
en condición de igualdad.
Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social
– MIMDES


Identidad de género:

El término identidad alude a la idea de lo que se es, a dónde se dirige y cuáles son las
posibilidades individuales. Es una característica bio-psico-social, producto del
intercambio permanente con los demás. La esfera biológica abarca el cuerpo que nos
constituye, la anatomía, la fisiología, lo real y lo objetivo. La esfera social contiene los
vínculos y formas de relación; como seres sociales nos vinculamos a los demás,
aprendemos, imitamos y desempeñamos diversos roles. La esfera psíquica
comprende el mundo interior donde residen los afectos, los sentimientos, la
representación de nosotros/as mismos/as y de la realidad exterior. (Velasco, 2004)
Chadi (2000) menciona que el proceso de construcción de la identidad se entrecruza
con el aprendizaje social internalizado en los primeros grupos de pertenencia, como
los grupos familiares y el ámbito escolar, de tal manera que se delinean los códigos
incorporados a la existencia.

La tipificación de la identidad sexual y de género han sido parte de la controversia
durante muchos años. Se refiere a los papeles o roles adquiridos por hombres y
mujeres que han sido generalizados socialmente y asumidos como propios sin alguna
reflexión o cuestionamiento hacia los estereotipos. (Tamayo, 2002). Estos roles o
papeles que han de jugar los hombres y las mujeres están determinados por la
exigencia de los demás, basados en estereotipos culturales y por ello, los roles
deforman o condicionan la personalidad de cada individuo. (Sánchez, 1996).

Se puede concretar que la identidad de género es un sistema bio-psico-social a través
del cual se incorporan y/o manifiestan deseos, percepciones, valoraciones, actitudes y
acciones respecto a los procesos y productos de una sociedad dada. Los estereotipos
y los roles establecidos en la identidad permiten diferenciar como simbolización
cultural, los valores y las normas que rigen los comportamientos sociales de hombres
y mujeres.

Así, la identidad de género permite visualizar las creencias propias de cada uno y los
papeles asignados social y culturalmente sin ser cuestionados, es decir, aceptados
como naturales. La identidad femenina parte de la condición de subordinación
ESFERA BIOLOGICA:
Anatomia, Fisiologia
ESFERA SOCIAL:
interacciones y
vinculos con los
otros;
imaginario.
ESFERA
PSICOLOGICA:
Sentimientos,
afectos, deseos;
lo simbolico.
respecto al hombre y la identidad masculina desde su condición de poder y
superioridad ante las mujeres.


Las tres esferas están interrelacionadas y se construyen y retroalimentan mutuamente
a lo largo de la vida. Así, cualquier cambio en una de las esferas provoca
transformaciones o efectos en las otras, manteniéndose un equilibrio siempre
dinámico.









Manual de equidad de género para docentes
Julieta Tamayo Garza


El Sexismo:

El sexismo se utiliza en las ciencias sociales para nombrar el conjunto de actitudes,
comportamientos y valores que introducen la desigualdad y la jerarquización en el
trato entre hombres y mujeres, sobre la base de la diferenciación de sexo. Frases
cotidianas como “no seas niña" o “las mujeres son irracionales” señalan el
menosprecio y la desvalorización de lo que son y hacen las mujeres.

Establecer algunas funciones como femeninas y otras como masculinas en el ámbito
laboral “esto es de mujeres y aquello es de hombres”, rechazar a una mujer en un
puesto de trabajo por considerar que no es "rentable" si se queda embarazada, son
ejemplos de la vida diaria que dan muestra del sexismo y la discriminación. A pesar
de que las mujeres son las más afectadas por este tipo de discriminación, también en
los hombres hay consecuencias negativas. El sexismo limita en los hombres algunos
comportamientos y por lo tanto su desarrollo como persona. Cuando decimos “los
niños no lloran” o los “hombres no tienen miedo”, estamos inhibiendo sentimientos o
comportamientos humanos.

El sexismo tiene consecuencias para los dos sexos pero éstas se doblan para las
mujeres, porque en una sociedad como la actual, todavía se sitúa a la mujer en una
posición de inferioridad, mientras que el hombre disfruta de más poder y privilegio en
su entorno adjudicándole el papel de dominador sobre la mujer. Los estereotipos
sexistas transmiten, mantienen y perpetúan los valores, las creencias y las actitudes
que determinan la manera de pensar, actuar y relacionarse de las personas.


Género, igualdad y equidad:

“Igualdad es dar las mismas condiciones, trato y oportunidades a mujeres y hombres.
La equidad es dar las mismas condiciones, trato y oportunidades a mujeres y
hombres, pero ajustados a las especiales características o situaciones (sexo, género,
clase, etnia, edad y religión) de los diferentes grupos, de tal manera que se pueda
garantizar el acceso”
4
.

La igualdad de género se entiende como la situación en la que mujeres y hombres
tienen las mismas posibilidades, u oportunidades en la vida, de acceder a recursos y
bienes valiosos desde el punto de vista social, y de controlarlos, el objetivo no es que
mujeres y hombres sean iguales, sino conseguir que unos y otros tengan las mismas
oportunidades en la vida; para conseguirlo, a veces es necesario potenciar la
capacidad de los grupos que tienen un acceso limitado a los recursos, o bien crear
esa capacidad “La equidad de género es la capacidad de ser equitativo, justo y
correcto en el trato de mujeres y hombres según sus necesidades respectivas, se
refiere a la justicia necesaria para ofrecer el acceso y el control de recursos a mujeres
y hombres por parte del gobierno, de las instituciones educativas y de la sociedad en
su conjunto”
5
.

4
Elementos conceptuales básicos para entender la equidad. Autor Msc. Rocío Rodríguez Villalobos.
Fundación Arias para la paz y el Progreso humano, edición 1999. Pág. 15 Consultado el 12 de
Noviembre del 2009.
5
Ibídem, Pág. 18

Representa el goce equitativo de hombres y mujeres de los bienes socialmente
valiosos, de las oportunidades, de los recursos y recompensas, no con el propósito de
que mujeres y hombres sean iguales, sino que sus oportunidades en la vida sean y
permanezcan iguales. Con ello se pretende hacer valer el respeto a nuestros
derechos como seres humanos y la tolerancia de nuestras diferencias como mujeres y
hombres, haciendo valer la igualdad de oportunidades en todos los sectores
importantes y en cualquier ámbito, ya sea este social, laboral, cultural o político.

Pero para lograr una equidad de género es necesario que la mujer haga valer su
lugar, sus capacidades y sus conocimientos. Pues es de vital importancia mejorar las
condiciones económicas, sociales, políticas y culturales de la sociedad en su
conjunto, contribuyendo con ello a alcanzar uno de los principales objetivos de la
equidad de género el cual es, lograr una ciudadanía más integral y a fortalecer la
democracia. Por tanto la equidad de género se entiende como el trato imparcial de
mujeres y hombres, según sus necesidades respectivas, ya sea con un trato
equitativo o con uno diferenciado pero que se considera equivalente por lo que se
refiere a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las posibilidades.

En el ámbito del desarrollo, con el objetivo de lograr la equidad de género, a menudo
exige la incorporación de medidas específicas para compensar las desventajas
históricas y sociales que arrastran las mujeres.

Equidad e igualdad son dos principios estrechamente relacionados, pero distintos. La
equidad introduce un principio ético o de justicia en la igualdad, la equidad nos obliga
a plantearnos los objetivos que debemos conseguir para avanzar hacia una sociedad
más justa. Una sociedad que aplique la igualdad de manera absoluta será una
sociedad injusta, ya que no tiene en cuenta las diferencias existentes entre personas
y grupos. Y, al mismo tiempo, una sociedad donde las personas no se reconocen
como iguales, tampoco podrá ser justa.





Mitos de género:

Vivimos en un mundo de estereotipos de género, nos rodean mensajes acerca de que
las mujeres son débiles y los hombres fuertes, que ellas son mejores cuidadoras y los
hombres más aptos para ganar dinero. Es un mundo en el que se supone que toda
persona debe ser heterosexual, estar casada o querer estarlo. Estos tipos de ideas
son muy conocidos, aunque el contenido de cada estereotipo varía de un lugar a otro.

Algunos argumentos han sido simplificados a fin de transmitir el mensaje, y en el
proceso se han creado contra estereotipos: los hombres beben, las mujeres son
sobrias y confiables, los hombres cometen violencia, las mujeres son capaces, los
hombres son holgazanes, entre otros. Si las mujeres son capaces y confiables,
porque no darles ese crédito.

Los mitos de género brindan una serie de imágenes de las mujeres y los hombres que
motivan a comprender lo que hacen o no hacen en formas particulares.

En el desarrollo y la búsqueda de la equidad de género algunas mujeres han
proporcionado una gran cantidad de material constructivo el cual ha sido utilizado
para llevar a la reflexión una serie de hechos que por todos los tiempos se han
caracterizado como imágenes normales entre mujeres y hombres, el perfil de los
hombres como perpetradores de violencia y de las mujeres como sus víctimas ha
ayudado a movilizar una oposición muy necesaria a la violencia basada en género.

Pero estos mitos también pueden generar un efecto opuesto al que se esperaba la
misma imagen de los hombres como naturalmente agresivos, con temperamentos
difíciles de controlar, apoya la idea de que es responsabilidad de las mujeres
permanecer calmadas y abstinentes, y pacificas ante la situación y mantener unida a
la familia.

Reconocer como mitos de género algunas de las generalizaciones que se han hecho
en Género y Desarrollo sobre las conductas, naturalezas y tendencias de las mujeres
y los hombres, y cuestionarlas, no tiene la intención de socavar el arduo trabajo y el
progreso que se han realizado en el ámbito del género. Por el contrario, nos brinda
una necesaria oportunidad para revisar algunas de las ideas que hemos llegado a dar
por sentadas, adónde nos han llevado y de qué maneras usar esto como un punto de
partida para mirar hacia el futuro y los nuevos mitos que podríamos requerir.

Lic. Sofía Rivera Tema: Reflexiones sobre equidad de género,
citada el 18 de marzo del 2009.


Mitos en el hogar:

Tradicionalmente, la sociedad ha tratado al hogar como una unidad en la cual sus
integrantes tenían intereses comunes, y no reconoció la desigualdad ni los conflictos
dentro del hogar desde una óptica de género.

Dentro del vínculo familiar la persistencia de los mitos que han transcurrido por todos
nuestros tiempos es infalible, debido a que muchos actos de desigualdad entre el
hombre y la mujer se ven como normales y en muchos de los casos hasta se vuelven
primordiales para la convivencia familiar. La sociedad marca a la familia como su base
fundamental pero para que la sociedad funcione con equidad y sin contrariedades que
denigren la integridad de las mujeres y de los hombres, la familia como base debe y
tiene la obligación de formar a sus agentes con equidad, sin que prevalezcan los
estereotipos que por tanto tiempo han persistido y que en la actualidad siguen
teniendo mucha validez. En el siguiente cuadro se representan algunos de los mitos
que han persistido en el interior de las familias:

Mitos
Mujer Hombre
La ama de casa

El encargado de llevar el sustento
al hogar

Sumisa y callada
El único con derecho a opinar y a
ordenar

Virgen y pura
Con experiencias sexuales sin ser
juzgado

Dependiente
Independiente

Débil y completamente fiel Fuerte y aventurero
Fuente: Msc. Rocío Rodríguez Villalobos, “Elementos conceptuales básicos para entender la equidad”,
fundación Arias para la paz y el progreso humano.


Estos y muchos otros mitos son los que limitan principalmente a las mujeres a su
amplio desarrollo familiar y social. Es importante reconocer que el vínculo familiar
debe de ser el principal promotor de la paridad sin discriminación y sobre todo con
igualdad de oportunidades que generen confianza, produzcan un desarrollo más
evolutivo de la sociedad y beneficie comúnmente a hombres y mujeres sin parámetros
que les impidan alcanzar la superación personal y social.

El preguntarse ¿Qué hacer? no es realmente lo importante sino más bien tener el
propósito de constituir personas que llenen las expectativas de una sociedad con
equidad. Tomando en cuenta que el hogar constituye la pieza fundamental de la
formación innegablemente le corresponde uno de los papeles más importantes, pues
no es correcto el querer seguir creando mujeres sumisas convertidas solamente en
amas de casa y hombres maltratadores, posesivos, y los únicos activamente
económicos en el hogar.

Es necesario tomar en cuenta los daños que este tipo de educación familiar han
causado, ya que la misión de cada persona debe ser llegar a la superación personal
con igualdades de derecho y oportunidades en todos los campos abiertos que nos
ofrece la sociedad. Colocar los mitos de género y desarrollo en el panorama más
amplio de la actual situación geopolítica obliga a reconocer que, aun con todo lo que
se ha logrado, adelante se tiene una ardua batalla. Superar los desafíos de trabajar
con la diferencia para alcanzar un desarrollo más equitativo e incluyente exige más
que reinventar el mito de la sonoridad global y requiere tener cuidado con los términos
para el involucramiento, así como una larga y serena mirada a quién se beneficia de
las actuales prácticas del desarrollo social.




El paradigma de la sociedad patriarcal:

Históricamente, el paradigma patriarcal ha sido antropocéntrico y, consecuentemente,
androcéntrico. Ha estado basado en la idea de dominio, que unas veces se ha
explicitado como dominio a la naturaleza y otras como dominio de unos seres
humanos por otros, en el caso que ocupan los hombres sobre las mujeres.

A lo largo de la historia, hay un gran paralelismo en la consideración cultural en la que
se adjudica a la mujeres considerando sus trabajos como improductivos, porque
consisten básicamente en producir y reproducir vida, tradicionalmente, el trabajo de
las mujeres ha tendido de forma generalizada a satisfacer las necesidades básicas de
la existencia humana.

Esto comprende desde la producción de alimentos hasta el trabajo doméstico, tareas
que, mayoritariamente, se realizan en el marco del hogar y de las comunidades.

Pero el modo de producción del trabajo doméstico produce valores de uso que se
consumen en la familia y no pueden ser vendidos en el mercado. Las mujeres han
tenido y tienen, consecuentemente menos posibilidades que los hombres para
convertir su trabajo en ingresos, los ingresos en capacidad de elección, y la capacidad
de elección en bienestar personal. Las condiciones sociales y de desarrollo de la
sociedad moderna determinan así la invisibilidad de la mujer, fundamentalmente en lo
que respecta al trabajo femenino no asalariado, a las actividades de reproducción y
cuidado de la vida. Ello se produce, seguramente, porque las prestaciones que una y
otras ofrecen no producen unas plusvalías inmediatas y se concretan, en gran parte,
en bienes intangibles.

Dentro de la sociedad patriarcal la invisibilidad de las mujeres es completamente
tangible ya que en el marco de la racionalidad instrumental propia del pensamiento
moderno conduce a la mujer al facto, en el sentido de que las mujeres son meramente
contempladas como objetos subordinados a los intereses que la sociedad patriarcal
define. El fenómeno de la sociedad patriarcal ha marcado la historia de una forma
inminente y es casi imposible pretender borrar los dogmas que a esta sociedad
competen, pues aunque han surgido algunos cambios dentro de la sociedad y se le
han dado más oportunidades y derechos igualitarios a las mujeres dentro del campo
social, político, económico, religioso, etc. Aun no se logran alcanzar las metas que se
imponen ante una sociedad actual con oportunidades aparentemente igualitarias pero
siempre marcadas por las características femeninas y masculinas que hacen la
diferencia entre un hombre y una mujer. Es importante reconocer que la confrontación
de estas dos cosmovisiones la masculina y la femenina ha sido una constante a lo
largo de los tiempos. La sociedad patriarcal ha impuesto su paradigma de dominio
pero, poco a poco, se ha ido dando un proceso de vaciamiento de su contenido,
originado un movimiento de rechazo a la sumisión y a la homogeneización. La
resistencia femenina y los esfuerzos de tantas mujeres para cambiar, han logrado que
la sociedad patriarcal aceptase lo que aparentemente es un status de igualdad en el
campo socio-laboral pero que, visto más sutilmente, resulta ser tan sólo la
incorporación de la mujer a un mundo de valores y prácticas masculinos tanto en las
ofertas a las que se puede acceder en el empleo.

Está claro que queda mucho camino por recorrer, y aunque las mujeres ya han
conquistado un espacio dentro de la sociedad patriarcal, visto desde la realidad es
como si solamente se hubiera encontrado un refugio social que no es consecuente al
mundo regido por la lógica masculina, pero si se tiene claro que debe de tenerse una
redefinición social igualitaria para todas y todos los que a ella la conforman,
principalmente en lo que concierne a la conquista del tiempo él y espacio que a cada
ser humano debe de dársele sin distinciones ni prejuicios que marquen su existencia
o limite sus capacidades, habilidades o posibilidades de superación personal.

María Novo, Tema: Sociedad Patriarcal,
Citada el 2 de febrero del año 2010.


Desigualdad e inequidad de Mujeres y Hombres en el ámbito laboral.

El trabajo de la mujer y el hombre es igual pero no es tratado como tal. No sólo no
acceden a los mismos puestos de trabajo sino que no reciben iguales remuneraciones
a pesar de tener las mismas tareas. Las mujeres siguen siendo blanco de acoso
sexual de parte de su jefes o compañeros de trabajo, de discriminación, de violencia
laboral y de otros abusos que se producen en distintas situaciones con el hombre y la
mujer en el trabajo, el problema es que muchas de estas situaciones no son
conocidas o denunciadas, por lo que miles de mujeres en todo el mundo sufren este
tipo de situaciones sin ser defendidas o protegidas.

El ámbito de trabajo requiere de pasividad, cooperativismo e igualdad de
oportunidades tanto para las mujeres como para los hombres. Ya que el trabajo es un
medio de transformación y de socialización para cada persona. Dentro de cada lugar
de empleo deben de existir normas a seguir así como también debe de existir la
validación de derechos, respaldada por el código de trabajo y por los derechos
establecidos por la misma empresa, lo que es necesario tomar en cuenta es que cada
derecho y cada obligación debe ser igualitaria para hombres y mujeres dependiendo
del cargo que ocupen, no deben de existir distinciones que marquen desigualdad
entre ambos sexos, y nunca menospreciar, el trabajo que cada cual posee.
Para poder lograr las mismas oportunidades a mujeres y hombres, es necesario tener
en cuenta que, cada quien independientemente de si es hombre o mujer, posee
capacidades, habilidades y destrezas, así como también puede tener debilidades.

Generalmente en los trabajos se connota la falta de equidad de género, por lo cual es
importante redefinir las obligaciones que como personas nos competen haciendo
valer nuestros derechos e ir en busca de abrir nuevos campos que le permitan a
mujeres y hombres buscar un equilibrio de igualdad, teniendo como principal objetivo
la equidad en los trabajos, pero para ello es completamente necesario que cada
persona trabajadora se comprometa a mejorar su ambiente de trabajo, haciéndolo
más ameno a través de las relaciones positivas y la validación de oportunidades que
debe o debería de existir.


Género, posición y condición:

La condición de las mujeres y hombres se refiere a la situación material de vida;
pobreza urbana y rural, privaciones de servicios y bienes básicos, falta de acceso a la
educación, al empleo y la capacitación, excesiva carga de trabajo y falta de
disponibilidad de tiempo. Por otra parte la posición de las mujeres se refiere a la
ubicación y reconocimiento social asignado a las mujeres en relación con los hombres
en la sociedad: inclusión o exclusión de los espacios de toma de decisiones y
participación política; igualdad o desigualdad de salarios por el mismo trabajo;
impedimentos para acceder a la educación y la capacitación; subordinación de las
mujeres a los hombres que determina las posibilidades de acceso y control de los
recursos, servicios y oportunidades.

La posición tiene que ver con:
· Valoración social y autoestima.
· Autonomía.
· Apoderamiento, toma de decisiones, participación social y política.

“La comunidad internacional ha compartido su preocupación por eliminar las
condiciones de discriminación y desigualdad padecidas por la mujer.

Para ello en el presente siglo se dieron significativos avances hacia la adopción de un
conjunto de normas internacionales, en el que los países se han comprometido a
eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer, hacer efectiva su igualdad
ante la ley y promover medidas concretas que permitan ampliar su participación en el
desarrollo económico, político, social y cultural de una nación”.

Aunque la mayoría de las normas internacionales del trabajo regulan la realidad tanto
de las trabajadoras como de los trabajadores, existen algunas normas que se refieren
especialmente a la situación de la mujer. La Organización Internacional del Trabajo,
se centran en torno a dos preocupaciones fundamentales, según las normativas, las
cuales son:
• Garantizar la igualdad de oportunidades y de trato en el acceso a la formación,
el empleo, la promoción, la organización y la toma de decisiones, así como la
igualdad de condiciones en términos de salario, beneficios, seguridad social, y
servicios de bienestar cuya prestación esté vinculada con el empleo.
• “Proteger a la trabajadora contra aquellas condiciones de trabajo que puedan
entrañar riesgos para la maternidad.”

En cuanto a la primera de ellas, las mujeres han ganado en las últimas décadas
muchísimo terreno en el mercado laboral, y muchas de ellas ocupan lugares
gerenciales tanto en ámbitos públicos como privados. Ello se debe, en gran medida, a
que la evolución del trabajo y la producción ha ido variando sus modos, dando lugar a
una preferencia por la capacidad organizativa y el conocimiento antes que la fuerza
física, donde el hombre tenía indiscutible superioridad. Sin embargo muchas veces
estas condiciones de trabajo atentan contra la salud de la trabajadora, contra la
conformación familiar y laboral de la misma, pero a pesar de esta gran cantidad de
obstáculos a la hora de encontrar una oportunidad en el ámbito laborar, las mujeres
han sabido controlar la situación y así aprovechar los pequeños espacios, para luego
esperar alcanzar un puesto verdaderamente apropiado a su profesión u oficio que
concierne.
Diferencia de género entre hombres y mujeres en El Salvador.
Citada el 2 de Octubre del 2009.



Identidad Social:

Dentro de la identidad social de las personas intervienen muchos agentes
socializadores como; instituciones, valores, patrones culturales, historia, tradición, etc.

La identidad social posee un potencial de re-elaboración y re-conceptualización, que
depende de cada quien, pero sobre todo de sus vínculos sociales y materiales, con
los demás. La identidad se construye en relación de la alteridad, sea está de
oposición o de interlocución. La identidad de género es una de las acepciones y
expresiones de la identidad social, es también susceptible a la transformación, la cual
debe darse dentro de un contexto de relaciones humanas.

Equidad de Género y Social, sociología general,
Nancy Orellana.

Diferenciación Social:

Se refiere a la diferencia entre mujer y hombre en la cual se encuentran las
condiciones físico-biológicas de nuestra identidad como seres humanos, dentro de las
condiciones socioculturales. Por lo cual la mujer se le ha impuesto, y se le pretende
seguir imponiendo como regla de vida las características sexuales dentro de las
cuales se definen los roles, las expectativas, y las conductas dentro del ámbito social.
Con esto sobresale la noción del poder del hombre sobre la mujer, Identificando el
sinónimo de desigualdad y a la misma vez se encuentra un fuerte fundamento
alrededor de la equidad de género en el cual se define que la legitimidad es la clave
para definir y valorar, en su justa dimensión al poder social como un poder legítimo

Tanto las reivindicaciones de las mujeres como la equidad de género se inscriben en
el esquema dialéctico más puro y mejor intencionado de los procesos sociales, en
otras palabras se hace una invitación a crear, modelar y construir de manera explícita
un nuevo orden en el que la equidad social tenga una concreción palpable con
respecto a la equidad de género, y así se convierta en uno de los criterios esenciales
de la utópica justicia social.
Equidad de Género y Social, sociología general,
Nancy Orellana.


Expresiones de inequidad entre mujeres y hombres
Existen tres expresiones que explican la diferencia social marcada por la historia, la
cultura y la religión, sobre la inequidad de género:

La Invisibilización:

Ve como una aberrante forma de inequidad en el transcurso de la historia, la cual está
referida al diario trabajo que la mayoría de mujeres realiza sin ser valorado ni
asalariado, trabajos que realizan las mujeres sin ser reconocidos y considerados
como obligaciones natas de la mujer.
Equidad de Género y Social, sociología general,
Nancy Orellana.

La Marginación.
Referida al índice de marginación que se da hacia la mujer aun en nuestros tiempos,
siendo esta más notable en la zonas rurales, lugares en los cuales se les niega la
formación educativa a las niñas debido a que deben de ocuparse de los oficios del
hogar, negándose hacia ellas el acceso a diferentes oportunidades a diferencia del
hombre. Y es que la determinación de los roles familiares, sociales, económicos, y
políticos históricamente impregnados del esquema patriarcal, ha remitido a la mujer a
no asumir como propias esferas de la vida personal y colectiva, que justamente
generen, fomenten, profundicen y expandan su capacidad personal y social: La
educación media y superior; el trabajo remunerado; la participación partidaria, etc. Ni
siquiera los más elementales niveles de enseñanza.

Equidad de Género y Social, sociología general,
Nancy Orellana.

La Subordinación:

En términos generales a la mujer se le atribuye una escasa capacidad de realizar
algunas de las tareas y responsabilidades que tradicionalmente ha desempeñado el
hombre. El problema ha radicado en que no se ha considerado el hecho de que la
mujer se encuentra condicionada por todas las carencias, cargos y violencia que
histórica y estructuralmente ha influido en su desarrollo personal y social. Por otra
parte el papel de subordinación a la figura y la autoridad masculina que se les ha
inculcado a las mujeres, ha tenido serias repercusiones en las posibilidades de
posesión y disposición.


Estereotipos sexistas que persisten dentro de la sociedad
Estereotipos Femeninos Masculinos
Ligados a
características
de la
personalidad

Pasividad, ternura,
sumisión, obediencia,
docilidad, timidez, falta de
iniciativa, curiosidad,
inseguridad, soñadora,
curiosa, dudosa, inestable,
falta de control,
dependencia, afectividad
marcada, debilidad y
subjetividad
Actividad, agresividad,
autoridad, valentía,
competitividad, ambición,
protección, riesgo,
creatividad, inteligencia,
dominio, dinamismo,
autoridad, aptitud para las
ciencias, franqueza,
eficiencia, objetividad, amor
al riesgo, atlético.
Ligados a roles

“súper mujer”, la mujer que
trabaja fuera del hogar
hace las faenas
domésticas, tiene el
cuidado de la familia y
tiempo para hacerlo todo.
El hombre es el que trabaja y
lleva el sustento al hogar, y
al llegar a casa debe de ser
atendido por la esposa, y
debe de descansar.
Roles sociales Actividades de
preocupación y cuido.
La mujer como valor
estético y sexual.
Actividades deportivas, el
hombre como mero valor
estético y sexual.
Roles políticos La mujer no es eficiente
para ejercer cargos
políticos.
Adquiere puestos de
mando, gestión y poder.

Roles familiares Actividades domésticas y
culinarias.
Actividades ligadas al
cuidado y educación de los
hijos.

Autoridad y actividades de
estudio.
Roles profesionales Representan poco
porcentaje de superación
Profesional.

Viven en un mundo de
oportunidades y de
superación profesional y
personal

Autora: Julia Victoria Espin López. Estereotipos sexistas, que persisten.

Equidad de Género y Social, sociología general,
Nancy Orellana.








MARCO TEÓRICO

La teoría de género brinda el marco para comprender las relaciones que establecen
mujeres y hombres y propone, además, la construcción de relaciones equitativas, en un
esfuerzo por lograr la igualdad.

La teoría de las representaciones sociales explica la construcción de estereotipos e
imaginarios sociales sobre las relaciones de pareja y, a partir de ello, conduce a la
comprensión de la manera en que se validan ciertas formas de relaciones (incluyendo
procesos comunicativos, procesos emocionales y prácticas diversas) que llevan a las
inequidades de género o a situaciones de violencia.

La importancia de la comunicación radica en que ésta es fundamental en las relaciones
interpersonales, así como en la transmisión y construcción de los imaginarios sociales; la
construcción del mundo social es posible por la comunicación, como función continua y
esencial. Se quiere identificar cómo se constituyen las relaciones de pareja a través de la
comunicación; la calidad de la misma determinará si se pueden llegar a producir
problemas de salud como la violencia de género o si, por el contrario, se establecen
relaciones tendientes hacia la equidad y el respeto.

Inicialmente se pensó hacer el estudio sólo con mujeres adolescentes, pero se decidió un
enfoque relacional (en el que participaran también hombres), a fin de enriquecer el
análisis al conocer cuál es la contribución de cada género tanto a la violencia como a la
equidad de pareja.

Esto facilitó identificar estrategias educativas y comunicativas para trabajar esta temática
en el contexto escolar.







Teoría de género

La teoría de género moderna surge a mediados del siglo XX, cuando se visibiliza (hacer
visible o evidente artificialmente lo que no puede verse a simple vista) que en la vida
social (política, cultura, educación, ciencias) se ignoraban los asuntos de las mujeres.
Elizabeth Gross refiere que las mismas mujeres empezaron a cuestionar las imágenes,
representaciones, ideas y suposiciones planteadas entonces por las diferentes disciplinas
de estudio, de cuyos postulados quedaban excluidas con el argumento (en el mejor de los
casos) de que, al referirse a los hombres, las mujeres estaban incluidas. A partir de esta
postura crítica las mujeres comenzaron el desarrollo de una visión científica para abordar
los asuntos que para ellas eran relevantes
6
.

Un análisis que tenga como marco la teoría feminista (también llamada teoría de género)
incluye las vivencias de las mujeres. Monserrat Moreno dice que con la teoría de género
es posible entender la realidad desde la perspectiva de quienes, en otros momentos,
fueron excluidas bajo la justificación de creencias sociales ( “las mujeres son débiles”, “las
mujeres deben quedarse en casa”, “existe un instinto materno”, “los hombres son
violentos por naturaleza”) que, siendo condicionantes, habían sido consideradas
naturales
7
.

La perspectiva de género permite ver elementos de las relaciones entre hombres y
mujeres que, de otra forma, no son tomados en cuenta, como la distribución del trabajo
doméstico, por ejemplo, o como la distribución de los recursos (económicos, saberes).
Marta Lamas dice que con el género es posible visibilizar la verdadera diferencia entre las
características biológicas de los cuerpos sexuados (de mujeres y hombres) y los
elementos construidos socialmente (en esos mismos seres con cuerpos sexuados)
8
.



6
Carole Pateman, Elizabeth Gross-Northeastern University Press; 1987. Capítulo Qué es la teoría
feminista, Monsour M, traductora, p. 85-105.
7
Moreno M, Sastre G, Hernández J. Sumisión aprendida: Un estudio sobre la violencia de género. Anuar
Psicol. Facultat de Psicologia Universitat de Barcelona. 2003
8
Lamas M (compliadora). El género: La construcción cultural de la diferencia sexual. 1ª Edición. México:
Miguel Ángel Porrúa; 1996. Pag. 9

A partir de estas nociones, se reconoce la existencia de una ordenación jerárquica de los
géneros (lo femenino y lo masculino). En dicha jerarquía lo masculino (trabajo, palabras,
conductas, pensamientos, opiniones) tiene mayor valor que lo femenino; de esa forma se
acepta que un género pueda mandar o decidir sobre el otro en sociedades con sistema
patriarcal donde, precisamente, se valora lo masculino sobre lo femenino.

Janet Saltzman menciona que los medios de comunicación y las personas adultas
“exponen a niñas y niños a ejemplos de modelos cuyos comportamientos están
diferenciados en función del sexo… incluso los educadores adultos (padres, maestros,
vecinos) reaccionan definiendo y respondiendo al comportamiento en función del sexo de
los educandos”
9
.

Gayle Rubin refiere que “la representación de la mujer (como doméstica, esposa,
mercancía, prostituta, débil…) se manifiesta en el contexto de las relaciones sociales, de
tal forma que estas representaciones se expresan en el contexto cultural”
10
, es decir,
desde el enfoque de las representaciones, los roles de género tienen sentido porque se
construyen y enmarcan en una cultura específica, y se traducen en estereotipos (Los
estereotipos son el conjunto de creencias sociales… asociadas a una categoría grupal,
las cuales provocan y justifican los prejuicios).

De acuerdo a Tomás Ibañez, la acción de estereotipar constituye un proceso de
percepción, significación y representación de las otras personas y de la realidad, que
funciona de manera bastante rígida.

Este proceso está orientado y cumple la función de mantener los valores sociales
dominantes, valores que emergen de la existencia de determinadas relaciones de poder
basadas en las desigualdades sociales
11
.




9
Saltzman J. Equidad y género, una teoría integrada de estabilidad y cambio. Coy M, traductora. Valencia
(España): Universidad de Valencia; 1992. P. 93
10
Rubin Gayle. El tráfico de mujeres: Notas sobre la economía política del sexo. Rev. Nueva antropología.
1986 [consultado 22 Sept 2008; VIII (30): 95-145. P. 96
11
Ibáñez T. Introducción a la Psicología social. España: Universitat Oberta de Catalunya; 2004. Pag. 120

En el ámbito de las relaciones amorosas, Marcela Lagarde dice que para las mujeres el
sentimiento amoroso se caracteriza por la dádiva de cuidados y atenciones para
satisfacer las necesidades del otro (desde la subordinación), así la mujer es la tierra y el
territorio (del otro)… la dádiva incluye objetos, atenciones, recursos materiales, simbólicos
y ella misma como persona, esto se expresa en frases como poséeme, soy tuya, haz de
mi lo que quieras
12
.

Al ser tierra o territorio de otro, la mujer se convierte en subordinada, e incluso, en una
cosa que cubre necesidades de otro, pero que no las debe tener. En cambio, para los
hombres es más importante “el deseo de trascendencia, la construcción del mundo (por lo
que) en el amor los varones no se encuentran dispuestos a la entrega amorosa, están
dispuestos a poseer, a apropiarse de una o más mujeres”
13
. Para mujeres y hombres el
amor tiene significados diferentes porque así lo dicta la sociedad, y viven sus experiencias
a través de estos modelos.

El estudio y la definición de la violencia de género, fueron una aportación de por las
teóricas feministas; en ella se reconoce que el poder que socialmente los hombres tienen
sobre las mujeres, afecta la salud y el desarrollo de las mismas; a partir de ello definen la
violencia como el conjunto de actos de control y daño que un hombre realiza en contra de
una mujer.

En la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra
la Mujer, se define a este tipo de violencia como cualquier acto o conducta basado en el
género que resulta o tiene la posibilidad de resultar, en sufrimiento o daño físico, sexual o
psicológico a las mujeres. Esto incluye amenazas de llevar a cabo dichos actos, y toda
forma de coerción o privación arbitraria de libertad en ambas esferas pública y privada.
14


El mismo documento especifica tres tipos de violencia: física, sexual y psicológica. La
violencia física es la más visible, ya que se tiene contacto físico con el cuerpo, en forma
directa o a través de un arma u otro objeto.

12
Lagarde M (generadora). Acerca del amor – las dependencias afectivas. Valencia (España): Asociación
de Dones Joves P. V.; 1999. P. 10-12
13
Ibidem.
14
Convención interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer de 1994.
Suscrita en el XXIV Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la OEA, Belém do Pará,
Brasil, Junio 6 -10 1994.
La violencia psicológica se refiere a infligir daño a la estabilidad psico-emocional de una
persona (Negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones,
devaluación, marginación, desamor, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas,
rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas.), lo que puede resultar en
detrimento de su autoestima, provocar depresión e, incluso, conducir al suicidio.

La violencia sexual comprende aquellos actos mediante los cuales se impone control
sobre la decisión y expresión de la sexualidad de otra persona.

Otra forma de violencia, considerada ya en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una
Vida Libre de Violencia, es la económica. Ésta se refiere al control que se llega a tener
sobre los recursos económicos, (sean estos propios o no) de tal forma que se amenaza la
supervivencia de la persona afectada.
15


Si, por un lado, se reconoce la existencia de violencia de género en las relaciones entre
mujeres y hombres, es conveniente mirar también hacia el otro lado, donde hay mujeres y
hombres que están participando en la construcción de relaciones no-violentas y
equitativas en pareja. La violencia no es natural, por tanto es modificable hacia
parámetros más saludables y benéficos en los niveles personal y social. Si se considerara
la violencia como natural, con un sustento eminentemente biológico, muy poco habría que
hacer desde una perspectiva social; ver a la violencia como una construcción colectiva
posibilita el cambio. En el apartado empírico veremos cómo las construcciones colectivas
tienen un gran peso en la generación de relaciones desiguales y violentas.

Se busca visibilizar cómo mujeres y hombres tienen poder diferenciado y, a partir de ello,
proponer cambios en la configuración socio-cultural, con el propósito de que ambos
géneros tengan un ejercicio de la libertad en un entorno social propicio, es decir, donde
exista equidad de género (El Instituto Nacional de las Mujeres refiere que la equidad de
género supone cambios profundos en la sociedad, la cultura y el poder para eliminar la
discriminación y la opresión en razón del sexo)
16
.


15
Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia de 2007. Publicada en el Diario Oficial
de la Federación (1º de febrero de 2007).
16
Instituto Nacional de las Mujeres. Glosario de género. 1ª Ed. México: mujeres; 2007. Pág. 60.

María Díaz-Aguado, propone, el trabajo con adolescentes y jóvenes para la erradicación
del sexismo y la violencia
17
.

Pensar en una relación de pareja equitativa implica un ejercicio para conocer a qué se
refieren la equidad y la igualdad, especificar estos conceptos con relación al género y
concretarlos en el contexto de la pareja.

De acuerdo a la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
Hacia la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), la igualdad de género se refiere a que
mujeres y hombres tengan las mismas condiciones para el ejercicio de sus derechos
como ser humano, así como la participación en diferentes ámbitos sociales: oportunidad
de representar a su gobierno; derecho a adquirir, cambiar o conservar su nacionalidad;
oportunidades en la educación y en el trabajo; eliminación de todo concepto
estereotipado; derecho a la seguridad social, a la salud, a los recursos económicos, a
organizarse en grupos de autoayuda, a participar en actividades comunitarias; igualdad de
la mujer con el hombre ante la ley; derecho a elegir libremente cónyuge; derecho a elegir
responsablemente el número de hijos y espaciamiento entre los nacimientos
18
.

La equidad de género se refiere a reconocer la existencia de condiciones y aspiraciones
diferenciadas, específicamente entre hombres y mujeres de tal forma que es necesario
implementar acciones afirmativas que aseguren el acceso igualitario a sus derechos
19
.

Las acciones afirmativas, también conocidas como “discriminación positiva” o
“discriminación a la inversa”, tienen como propósito lograr que los grupos que han tenido
menores posibilidades de desarrollo y han vivido discriminación por su condición social
(en este caso por su condición de género)
20
reciban los beneficios de programas o
proyectos destinados a eliminar o a reducir desigualdades en ámbitos específicos.



17
Díaz-Aguado MJ. Juventud y violencia de género. Jornadas de coordinación de defensores del pueblo.
17 a 19 de octubre de 2005. Alicante. España.
18
Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación hacia la mujer de 1981. Adoptada
y abierta a la firma y ratificación, o adhesión el 18 de diciembre de 1979 (3 de septiembre de 1981).
19
Instituto Nacional de las Mujeres. Ley General para la igualdad entre mujeres y hombres ¡Conócela!
México: INMUJERES; 2007.
20
Velasco JC. Discriminación positiva, diversidad cultural y justicia. Rev. De Filosofía. 2007
Teoría de las representaciones sociales

La teoría de las representaciones sociales, desarrollada por Serge Moscovici, surge de la
psicología social. En esta teoría, representar significa “sustituir a, estar en lugar de…
hacer presente en la mente, en la conciencia….es la reproducción mental de otra cosa,
persona, objeto, acontecimiento material o psíquico, idea, etc.”
21
.

Las representaciones sociales son imágenes mentales que adquieren significado en el
contexto social donde se desenvuelven las personas e implican procesos psicológicos y
sociales. Se construyen a partir de las vivencias cotidianas (información, experiencias,
conocimiento) que se intercambian en diferentes contextos mediante las relaciones
personales y que se transmiten a través de la tradición, la educación y el proceso
comunicativo. Es decir, las representaciones no son estáticas, se reconfiguran y re-
significan por la influencia de las relaciones y las comunicaciones entre las personas,
grupos y medios de comunicación en el contexto social y cultural
22
.

Los intercambios comunicativos se establecen entre personas de grupos sociales
semejantes (por ejemplo de clase, por compartir territorio, por similitudes en la edad,
porque pertenecen al mismo género) y entre personas de grupos diferentes (como entre
hombres y mujeres, entre generaciones).

De los intercambios comunicacionales se transmiten y se transforman los mensajes,
significados, y se regulan las relaciones entre mentalidades, personas y grupos, dando
sentido a sus conductas. La teoría de las representaciones sociales se desarrolla en el
contexto cultural e histórico, pues es allí donde se construye la ideología, sobre lo que se
conoce y sobre los modelos que se tienen sobre algo (como las relaciones de pareja). En
palabras de Jorge Peña y Osmar Gonzáles, las representaciones sociales condensan un
conjunto de significados, sistemas de referencia que permiten interpretar lo que nos
sucede, incluso, dar sentido a lo inesperado; categorías que sirven para clasificar las
circunstancias, los fenómenos y a los individuos con los que tenemos algo que ver.
23


21
Moscovici Serge. Psicología social, II. 2ª reimpresión. Traducido por Rosenbaum D. Barcelona (España):
Paidós Ibérica; 1991. Pag. 473, 475.
22
ibídem, pag. 481-483.
23
Peña J, Gonzáles O. Las aplicaciones de una tradición: Lo cualitativo como espacios de ideas. En Tarres
L. Observar, escuchar y comprender. México: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
(FLACSO); 2001. Pag. 331
La representación social (imaginario social) surge de un proceso integrado por dos sub-
procesos, que Moscovici definió como objetivación y anclaje. La objetivación es el
componente social del proceso de representación, es la “operación formadora de imagen
y estructurante….es re-absorber un exceso de significados materializándolos”
24
. Sus
fases son: Construcción selectiva: las informaciones que circulan son objeto de una
selección en función de criterios culturales y, sobre todo, en función de criterios formativos
(tan solo se retiene aquello que concuerda con el sistema de valores y se separan las
informaciones que son prohibidas o no tienen sentido social, que en público se pueden
dominar).

Esquematización estructurante: una estructura de imagen reproducirá, de manera visible,
una estructura conceptual. Las nociones clave constituyen un conjunto gráfico y
coherente que permite, a su vez, comprender los elementos clave y se reconstruyen de
manera esquemática.

Naturalización. El modelo figurativo, al coordinar las nociones, permitirá concretar cada
uno de los elementos que se transforman en seres de la naturaleza, imprimiéndoles
características propias y de relación entre éstas.

Un ejemplo de objetivación, es cuando se piensa en “la maternidad” y llega a la mente
una imagen parecida a la imagen uno Imagen 1. Mujer con niño en brazos


Fuente: Nuestras raíces, blog Folklore argentino






24
Moscovici Serge. Psicología social, II. 2ª reimpresión. Traducido por Rosenbaum D. Barcelona (España):
Paidos Ibérica; 1991. Pag. 486.
Para pensar en la maternidad son necesarios elementos que se relacionan con la cultura
y con el sistema de valores. Es decir, cuando se piensa en “la maternidad”, la imagen se
integra con elementos propios de la cultura de la persona que la piensa. En primer lugar,
la palabra denota el significado femenino, se imagina una mujer amorosa, cálida, feliz y
junto con ella niños o niñas pequeñas; no se considera la posibilidad de una mujer
golpeando a alguien, molesta, sin niños o niñas junto a ella. A eso se refiere la
construcción selectiva, a integrar los elementos que la cultura dice que debe tener una
imagen determinada.

Una vez que se conjuntan los elementos culturales relacionados con el concepto, se
integran en una imagen dando sentido, como un todo, a los 16 elementos seleccionados.
Esta imagen es la esquematización estructurante (como se muestra en la imagen uno).

A partir de la esquematización estructurante de “la maternidad”, es posible encontrar
ejemplos de dicha imagen en personas reales (de la “naturaleza”) con características
propias. Se llega así a la fase de naturalización.

El anclaje (El proceso de anclaje tiene una relación dialéctica con la objetivación, articula
las tres funciones básicas de la representación: función cognitiva de integración de la
novedad, función de interpretación de la realidad y función de orientación de las
conductas y las relaciones sociales) es el “enraizamiento social de la representación y de
su objeto”, es decir, que la objetivación (imagen) de algo se valida en un grupo; “la
intervención de lo social se traduce en el significado y la utilidad que les son conferidos”.
Implica “la integración cognitiva del objeto representado dentro del sistema de
pensamiento preexistente y a las transformaciones derivadas de este sistema tanto de
una parte como de otra….la inserción orgánica (de un conocimiento) dentro de un
pensamiento constituido”
25
.




25
Moscovici Serge. Psicología social, II. 2ª reimpresión. Traducido por Rosenbaum D. Barcelona (España):
Paidós Ibérica; 1991. Pág. 485

Siguiendo con el ejemplo de “la maternidad”, el anclaje se refiere a que la imagen se
comparta y acepte como tal; es útil para no dar descripciones detalladas de sentimientos,
actitudes, elementos que se pueden decir en una sola palabra o frase; la imagen está
anclada en el imaginario social, así cuando alguien expresa “qué maternal” se entiende
que se refiere a una mujer con todos los elementos integrados en el proceso de
objetivación.

Por ello, las representaciones sociales que sobre los géneros se tienen, dice Aurelia
Martín, no se encuentran en la información genética, no son parte esencial de la especie
humana, se refieren a una construcción social que cambia de una cultura a otra, en donde
el idioma que “no es neutro respecto al género… tiene impacto en los individuos”
26
.

Mª Luisa Páramo, amplia la afirmación previa, “los estereotipos y prejuicios se hacen
patentes en los distintos usos de la lengua, sobre todo en los espontáneos”
27
es decir, que
en el lenguaje cotidiano es donde se reflejan las representaciones-imaginarios sociales. A
través de los mensajes, que se transmiten en las diferentes formas de comunicación, se
establecen las condiciones y normas de género que se reproducen hacia adentro de los
grupos sociales y entre ellos.

Tomando en cuenta que este trabajo incluye la categoría de género, se adoptará la
definición de representación de género de Carmen Yon, esta se refiere a las imágenes y
conceptos que los sujetos elaboran sobre sí mismos y el mundo que los rodea, a partir de
los significados que la cultura atribuye a las diferencias corporales relacionadas con los
órganos sexuales y las funciones reproductivas de varones y mujeres.
28








26
Martín A. Antropología del Género - culturas, mitos y estereotipos sexuales. Valencia (España):
Universidad de Valencia - Instituto de la Mujer; 2006. P. 56, 237
27
Páramo ML. Uso de estrategias comunicativas de género en adolescentes. En Vigara AM, Jiménez RM
(editoras). „Género, sexo, discurso. Madrid (España): Ediciones del Laberinto; 2002. Pag. 316
28
Yon C. Género y sexualidad: Una mirada de los y las adolescentes de Lima. Lima (Perú): Movimiento
Manuela Ramos; 1998. P. 13-14, 26.
HIPOTESIS GENERAL:

El estudiantado de la facultad de trabajo social tiene un débil conocimiento y práctica
de la equidad, igualdad de derechos y oportunidades, porque las relaciones
socialmente construidas que provocan desigualdad forman parte de sus vidas
cotidianas.


HIPÓTESIS ESPECÍFICO:

 El estudiantado de la facultad de trabajo social a pesar de haber llevado el
curso de género tiene una deficiente práctica de equidad de género porque
tienen arraigada el peso de la costumbre, discriminación y subordinación
femenina.
 El estudiantado de la facultad de trabajo social tienen escaso conocimiento y
práctica de la igualdad derechos por haber interiorizado estereotipos de
género.
 El estudiantado de la facultad de trabajo social tiene débil conocimiento y uso
de sus oportunidades en participación social porque sus ideas están basadas
en asunciones culturales de tipo sexista y androcéntrica.

METODOLOGIA

TIPO DE INVESTIGACIÓN

3.1.1. Tipo de investigación Cualitativa

El presente proyecto de investigación se caracteriza por ser de tipo Cualitativo ya
que este tipo de investigación es usado principalmente en las ciencias sociales , a
su vez está basado en principios teóricos tales como, la equidad de género e
igualdad de derechos y oportunidades en su interacción social , empleando métodos
de recolección de datos que son no cuantitativos, con el propósito de explorar las
relaciones sociales y describir la realidad tal como la experimentan los
correspondientes así mismo porque se está tomando una muestra pequeña
representativa de la población .

3.1.2. Tipo Explicativo – Causal
El proyecto es transaccional ya que se desea saber y analizar si el estudiantado de
la facultad de trabajo social conocen y practican la equidad, igualdad de derechos y
oportunidades en la vida cotidiana en el año 2012.

3.2. DISEÑO DE LA INVESTIGACION

3.2.1. Diseño de investigación no experimental
En el presente proyecto el tipo de investigación que se está aplicando es no
experimental ya que se realiza sin manipular deliberadamente las variables.
Ya que estamos observando los fenómenos tal y como se dan en su contexto
natural, para después analizarlas.

3.2.2. Diseño de Investigación no Experimental Transaccional o Transversal
Este proyecto es de tipo transaccional o transversal ya que la unidad de
análisis es observada en un solo punto en el tiempo (2012). Además de ser una
investigación con objetivos de tipo explicativo para el análisis de la interacción
de las variables en un tiempo específico ya que nuestro propósito es describir si
el estudiantado de la facultad de trabajo social conocen y practican la equidad,
igualdad de derechos y oportunidades en la vida cotidiana en el año ya
mencionado.

POBLACION Y MUESTRA

 Población: 410 estudiantes, miembros de la facultad de trabajo social el año
2012.

 Muestra: 10 estudiantes, miembros de la facultad de trabajo social el año
2012.

Unidad Analítica:
 Estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional del
Centro del Perú en el año 2012, quienes fueron seleccionadas (selección
intencional) de acuerdo a las características requeridas en la investigación.










3.3.3. Tipo de Muestra: No Probabilística
Se ha elegido este tipo de muestra ya que la población nuestra vienen a ser
estudiantes de la Facultad de Trabajo Social, quienes voluntariamente nos
brindaran su apoyando con su participación para conocer datos tal como se
presenta en la realidad para la elaboración que se requieren en la presente
investigación.

3.4. MÉTODO DE INVESTIGACION

3.4.1. Método de Análisis - Síntesis.- En el presente proyecto de investigación se
está utilizando el Método de Análisis Síntesis, ya que se pretende conocer y
distinguir la equidad, igualdad de derechos y oportunidades en el estudiantado de
la Facultad de Trabajo Social en el año 2012. Estas causas serán estudiadas de
manera disgregada o separada para conocer simultáneamente la relación que
guardan entre ellas e integrarlas para conocer si estas si el estudiantado de la
facultad de trabajo social conocen y practican la equidad, igualdad de derechos y
oportunidades en el año 2012.

COD. CANTIDAD CARACTERISTICA TÉCNICA
1 2 Estudiantes Cursaron el curso de
género.
Entrevista
2 2 Estudiantes Tienen discurso
feminista
Testimonio
3


2 Estudiantes
Participan grupos de
participación política
estudiantil
Entrevista
4 2 Estudiantes Son madres de familia Testimonio
5 2 Estudiantes Del X semestre Entrevista
Total 10 estudiantes de la facultad de trabajo social
3.4.2. Método Inductivo- Deductivo.- En el presente proyecto de investigación se
utilizará dicho método, ya que partiremos nuestra investigación conociendo la
equidad, igualdad de derechos y oportunidades, para llegar a conocer de manera
general si el estudiantado de facultad de trabajo social conocen y practican la
equidad, igualdad de derechos y oportunidades.

3.5. TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE RECOLECCIÓN DE DATOS

Las técnicas e instrumentos que se utilizaran para la obtención de datos para la
realización del presente proyecto son las siguientes:

Técnica Instrumento Población
 Testimonio

 Testimonios

10 estudiantes
de la facultad
de trabajo
social
 Entrevistas

 Guía de entrevista















PREGUNTA GENERAL:

¿El estudiantado de la facultad de trabajo social
conocen y practican la equidad, igualdad de
derechos y oportunidades en la vida cotidiana
en el año 2012?
OBJ ETIVO GENERAL:

Interpretar si se ha logrado una
conciencia entre el estudiantado de
Facultad de Trabajo Social para la
práctica de la equidad, igualdad de
derechos y oportunidades.
HIPÓTESIS GENERAL:
El estudiantado de la facultad de trabajo social
tiene un débil conocimiento y práctica de la
equidad, igualdad de derechos y oportunidades,
porque las relaciones socialmente construidas
que provocan desigualdad forman parte de sus
vidas cotidianas.
PREGUNTAS ESPECIFICAS:

 ¿El estudiantado de la facultad de trabajo
social conocen y practican la equidad de
género en su vida cotidiana en el año
2012?
 ¿El estudiantado de la facultad de trabajo
social conocen y practican la igualdad de
derechos entre varones y mujeres en el
año 2012?
 ¿El estudiantado de la facultad de trabajo
social conocen y hacen uso la
oportunidades que se les presenta en el
año 2012?

OBJ ETIVOS ESPECÍFICOS:

 Conocer si el estudiantado de
Facultad de Trabajo Social conocen
y practican la equidad de género en
su vida cotidiana.
 Analizar si el estudiantado de
Facultad de Trabajo Social conocen
y practican la igualdad de derechos
entre varones y mujeres.
 Explorar si el estudiantado de
Facultad de Trabajo Social conocen
y hacen uso la oportunidades que se
les presenta.

HIPÓTESIS ESPECIFICAS:

 El estudiantado de la facultad de trabajo
social a pesar de haber llevado el curso de
género tiene una deficiente práctica de
equidad de género porque tienen arraigada
el peso de la costumbre, discriminación y
subordinación femenina.
 El estudiantado de la facultad de trabajo
social tienen escaso conocimiento y práctica
de la igualdad derechos por haber
interiorizado estereotipos de género.
 El estudiantado de la facultad de trabajo
social tiene débil conocimiento y uso de sus
oportunidades en participación social porque
sus ideas están basadas en asunciones
culturales de tipo sexista y androcéntrica.

Variables

Dimensión

Indicadores

Reactivo
Fuentes de
información

instrumento


























EQUIDAD,
IGUALDAD DE
DERECHOS Y




EQUIDAD








 Costumbre
 Discriminación
 Subordinación
femenina.
 ¿Qué conocimientos tiene sobre la
equidad?
 ¿Qué mensaje se envía en la facultad
de trabajo social acerca de la equidad
de género?
 ¿Cuáles fueron tus aportaciones
universitarias y cotidianas en el tema
de equidad de género?
 ¿Incorporas la perspectiva de género
en tu vida universitaria y cotidiana?,
¿cómo?
 ¿Qué es lo que impide la
implementación de la equidad de
género en nuestra vida universitaria y
cotidiana?
 ¿Incluir la equidad de género en la
toma de decisiones de mujeres y
hombres, mejora de condiciones de
vida y su autoconfianza?
 ¿Existe Promoción de la equidad de
género por parte tuya en tu vida
cotidiana y universitaria?, ¿cómo?
 ¿Existe Promoción de la equidad de
género por parte de la facultad de
trabajo social e incorporación del
enfoque de género?







Estudiantes de la
facultad de
trabajo social




 Guía de
entrevista

 Testimonios

OPORTUNIDA
DES









IGUALDAD
DE
DERECHOS




 Estereotipos de
género

 ¿Qué conocimientos tiene sobre la
temática de igualdad de derechos?
 ¿Qué mensaje se envía en la facultad
de trabajo social acerca de la igualdad
de derechos?
 ¿Cuáles fueron tus aportaciones
universitarias y cotidianas en el tema
de igualdad de derechos?
 ¿Incorporas la perspectiva de igualdad
de derechos en tu vida universitaria y
cotidiana?, ¿cómo?
 ¿Qué es lo que impide la
implementación de la igualdad de
derechos en nuestra vida universitaria
y cotidiana?
 ¿Incluir la igualdad de derechos en la
toma de decisiones de mujeres y
hombres, mejora de condiciones de
vida y su autoconfianza?
 ¿Existe Promoción de la igualdad de
derechos por parte tuya en tu vida
cotidiana y universitaria?, ¿cómo?
 ¿Existe Promoción de la igualdad de
derechos por parte de la facultad de
trabajo social e incorporación del
enfoque de género?
OPORTUNI
DADES
 Asunciones
culturales de tipo
sexista y
androcéntrica.
 ¿Qué entiendes tú por oportunidades?
 ¿Qué mensaje se envía en la facultad
de trabajo social acerca de las
oportunidades laborales, educativas y
como es influenciada por el género?
 ¿Cuáles fueron tus aportaciones
universitarias y cotidianas en las
oportunidades laborales y
académicas?
 ¿Qué dificultades tienes en las
relaciones de género en las
oportunidades laboral y académico?
 ¿Qué es lo que impide la
implementación la igualdad de
oportunidades en la vida universitaria
y cotidiana?
 ¿Es importante considerar la igualdad
de oportunidades en la toma de
decisiones de mujeres y hombres?
 ¿Existe la promoción de la igualdad de
oportunidades por parte tuya en tu
vida cotidiana y universitaria?, ¿cómo?
 ¿Existe Promoción de la igualdad de
oportunidades por parte de la facultad
de trabajo social e incorporación del
enfoque de género?



Los indicadores de genero pretenden mostrar las diferencias que existen
entre mujeres y hombres en materia de poblacibn, educacion, empleo,
salud, justicia y seguridad, proteccibn social, condiciones de vida, cultura, ocio
y participacion ciudadana; de tal manera que se pueda disponer, en un solo
documento, los datos necesarios para el estudio y la observaciOn de las desigualdades
sociales entre mujeres y hombres ( h ttp://www.madrid .org/iestadis/
fijas/). Para el caso que nos ocupa, contemplaremos los relacionados con la
educacion y la situacion del empleo en la universidad .


CONOGRAMA DE ACTIVIDADES:
Para la realización del presente proyecto de investigación se tendrá en cuenta el
siguiente cronograma:

















ACTIVIDADES

Oct. Nov. Dic. Ene. Feb.
01 Elaboración ,aprobación e inscripción de
proyecto de investigación
x
02 Revisión bibliografía y elaboración del
marco teórico
x
03 Preparación de instrumentos para la
recolección de datos y su aplicación
X X
04 Procesamiento de los datos x X
05 Redacción del informe final X X
06 Presentación y sustentación del informe X X

PRESUPUESTO

Presupuesto de gastos:

3 millares de papel bulky

S/. 90.00
Libros, revistas y folletos 700.00
Internet, USB

150.00
Servicios


Pasajes y viáticos 400.00
Publicación 400.00
Encuadernación 50.00
Total
Parcial
1790.00
Imprevistos (30%)

500.00
a.- Costo del Proyecto.
S/
2. 290.00

b.- Financiamiento

Autofinanciado























REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS:

 MIMDES (2011). Agenda para la igualdad entre Mujeres y Hombres 2011-2015,
Lima – Perú.
 Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Varones 2006 –
2010, Dirección General de la Mujer: MIMDES, 1ª ed. 2005.
 Dolores M. Martínez Moscoso (2012). Práctica docente con equidad de género,
México. Ed. Amaya S de RL de CV.
 Marta Postigo Asenjo (2006), Tesis Doctoral: Género e Igualdad de Oportunidades.
 Simone de Beauvoir, El Segundo Sexo, Argentina. Ed. Siglo Veinte.
 Patricia Ruiz bravo (2004), Introducción a los Estudios de Género; Red para el
desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú.
 Jorge Fernández, Elizabeth Jelin, Luis Trelles (1996), Relaciones de Género, Lima
- Perú.
 Yanko molina Brizuela (2010), Teoría de género, en contribuciones a las ciencias
sociales, Lima - Perú.
 Marta Lamas, El género: la construcción cultural de la diferencia sexual, Ed. Miguel
Ángel Porrùa, México 2000.
 Marta Lamas, usos, dificultades y posibilidades de la categoría de género, Ed.
Revista de estudios de género, México 2000.



PÁGINAS WEB:

 Dirección Internet// www.wikipedia.com. Autor: José Cecilio Mendoza. Tema:
Género, citada 7 de septiembre del 2009
 Dirección Internet// www.elsotano.com. PDF. Tema: Reflexiones sobre equidad de
género, citada el 18 de agosto del 2009.
 Dirección de Internet// www.iberoelsalvador.com. Tema: Diferencia de género entre
hombres y mujeres en El Salvador. Citada el 2 de Octubre del 2009.
 Dirección Internet //www.monografias.com. Tema: Reflexiones sobre equidad de
género, citada el 18 de agosto del año 2009.