Está en la página 1de 14

UNIVERSIIDAD CENTRAL DE VENEZUELA

FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES
ESCUELA DE ADMINISTRACIÓN Y CONTADURÍA
CÁTEDRA DE GEOGRAFÍA
PROFESOR ERNESTO MARTÍNEZ
MATERIAL DE APOYO BIBLIOGRAFICO
FUENTE: BEATRIZ CEBALLOS GARCÍA
LAFORMACIÓN DEL ESPACIO VENEZOLANO
FONDO EDITORIAL DE LA UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA
EXPERIMENTAL LIBERTADOR (FEDEUPEL) CARACAS 1999
TERCER CAPÍTULO
Las estructuras espaca!es
"#$%a%tes e% Ve%e&ue!a'
Te#r(a ) pra*s'
Te#r(a
La estructura del espacio está definida como un producto social;
resume la dinámica desencadenada por los grupos humanos al
relacionarse con su medio; dinámica que responde a propósitos bien
definidos propios de condiciones históricas dadas.
La conformación de la estructura espacial de Venezuela
reproduce los intereses del sistema capitalista, dentro del cual se han
localizado tres manifestaciones históricas esenciales: mercantilista,
de libre comercio y monopolista. En el proceso han ugado papel
fundamental los grupos sociales pri!ilegiados del pa"s y el Estado, con
su acción pol"tica, por dominar y sacarle pro!echo al medio ,
han coincidido en crear y aceptar nue!as condiciones de
producción que aceleran las tendencias intr"nsecas impl"citas en
la utilización del espacio.
El espacio en Venezuela, en su formación, registra carac#
teres cónsonos con diferentes modalidades de organizaciones
espaciales, la sistematización de una teor"a e$plicati!a de la in#
terdependencia de los elementos que comprenden el sistema
espacial de Venezuela a tra!%s del tiempo, nos han impuesto la
necesidad de diferenciar las estructuras espaciales dominantes
desde la colonia hasta nuestros d"as. En este sentido logramos
diferenciar dos grandes estructuras &seccionada& que define al
espacio de la Venezuela agraria 'colonia y naciente
(ep)blica, hasta fines del siglo *+*, y la estructura
&centralizada& que define al espacio de la Venezuela
petrolera '-./0 hasta nuestros d"as,. Entre estas dos
manifestaciones se nos presenta el espacio del petróleo
'principios del siglo ** hasta la d%cada del 10,.
Primer mapa: El Espacio seccionado
La combinación de los elementos integrantes de la
organización espacial de Venezuela para este per"odo
descubre una estructura espacial dominante &seccionada& 'o
realizada,; áreas o secciones con relati!a interdependencia o
autonom"a entre ellas, organizadas desde sus respecti!os
puertos para satisfacer las demandas de un mercado e$terior.
Esta capacidad dominante responde a un proceso de pe#
netración colonizadora cuyo propósito fue incorporar cada
espacio al monopolio de ese proceso producti!o que arranca
desde los inicios del silo *V+, dirigido desde la metrópoli.
2l ubicarnos en ese tiempo encontramos una Espa3a
orientada por los principios del mercantilismo, a partir de los
cuales la base del mo!imiento comercial descansa en la
obtención y colonización espa3ola en los nue!os dominios
territoriales; Venezuela es uno de ellos, donde los espa3oles
entran en contacto con comunidades ind"genas que, por su
estructura económica familiar y de parentesco, corresponden
- 1 1
a sociedades primiti!as. 4e calcula en unos /00.000 los ind"genas
que hab"an estructurado el territorio de Venezuela en tres grandes
áreas demográficas.
5
5. 6rito 7igueroa, 7ederico: La estructura económica de Venezuela Colonial, P. 58. La
costa#monta3osa 'muy poblada, centros de relati!a densidad, agricultura, de azada e
intercambios,; los llanos 'escasa población, nomadismo, aldeas con relati!a densidad
concentradas en los interflu!ios, pesca intensi!a e intercambios,: el área 2mazónica#
9rinoquence 'escasa población recolectores, cazadores y pescadores,.
:aralelo al proceso de sometimiento definiti!o de la población
ind"gena se introduce una superestructura pol"tico#administrati!a,
transplantada de la metrópoli, con la cual e!olucionará la sociedad
colonial.
La rareza de los ricos yacimientos de metales preciosos obligó al
conquistador a buscar otra fuente de riqueza: la tierra; la tase
e$tracti!a da paso a la agr"cola con !isos de escla!ista: primero el
aborigen y luego el negro tra"do de ;frica; se instituyen en fuerza
de trabao, uno por la !"a de la encomienda y otro por la escla!itud,
que harán posible en lo sucesi!o la econom"a <olonial.
En este marco estructural se conformó la organización espacial
de Venezuela agraria, propia de un pa"s inserto en un mercado
e$terno, que le e$ig"a producir cacao y caf% fundamentalmente para
dar satisfacción al consumo e$ótico de los europeos y
norteamericanos.
El espacio de la Venezuela agraria adoptará as", una estructura
&seccionada&. <ada sección o área ha sido seleccionada al ofrecer
las condiciones ecológicas necesarias para desarrollar los culti!os
mencionados y atender a las e$igencias de ese mercado e$terno. La
importancia de tales &secciones& se complementa por la cercan"a al
mar y la conformación de puertos como La =uaira, :uerto cabello,
>aracaibo y los de cabotae, asociados a los referidos, alrededor de
los cuales se organizará la producción, recolección, almacenae y
transporte de los culti!os se3alados, as" como otros productos:
cuero, a3il y tabaco. La red de comunicaciones 'caminos de
recuas, r"os, e te,, incorporan las haciendas monoproductoras
'plantaciones, y hatos, a los puertos. <ada hacienda,
plantación y hato, leos de mantener una interdependencia
frente a un mercado interno responde a intereses del mercado
e$terior, primero como colonia y luego como (ep)blica
naciente.
1
En el espacio de estructura &seccionada& el papel de las
ciudades consiste en recibir y despachar la producción
agr"cola e$portable y trasegar hacia el campo escasas
mercanc"as manufacturadas en el e$tranero. Es lógico
considerar, por las condiciones en que se manifiesta la
dinámica del espacio que fuesen burgos de las zonas
cacaoteras y cafeteras y algunos puertos los que
monopolizasen el más prudente auge urbano.
/
El cambio pol"tico introducido con el proceso de
independencia a principios del siglo *+* no alteró esta
estructura &seccionada& producto histórico de la inserción del
pa"s en un mercado colonial e$terno.
?urante la (ep)blica, el Estado !enezolano abre el
territorio al <omercio +nternacional capitalista a tra!%s de
casas comerciales e$traneras, pero en lo interno se
conser!an relaciones de producción precapitalistas,
semifeudales y hasta escla!istas. Los cambios,
socioeconómicos, generados por el proceso independentista,
parecen reducidos a la intensidad con que es utilizada, en
adelante, la mano de obra escla!a que tiende a decaer, en
fa!or de otras relaciones precapitalistas de corte
&semifeudal& que parcialmente están presentes desde la <o#
lonia y dieron origen al medianero, aparcero o peón, etc. La
generalización de estas relaciones de producción aseguró a
4. Santaella, Ramón: Lo geohistóríco en la dependencia de
Venezuela. (Mimeo, p. 140).
5. Rangel, Domingo: La Venezuela Agraria.
@ 2 2
los grandes propietarios de tierras una mano de obra ser!il y

barata
que les facilitó ampliar los culti!os y e$tender la superficie de sus
fundos con la incorporación de bald"os.
Los grandes terratenientes terminan por compartir el poder
pol"tico con los comerciantes asociados a las casas e$traneras
monopolistas que funcionan desde mediados del siglo *+*. dichas
casas importan y e$portan libremente, suministran pr%stamos a
cr%dito a grandes terratenientes y a medianos y peque3os
propietarios de tierra y productores. A
La estructura espacia l contin)a &seccionada& en áreas pro#
ductoras organizadas en función de los puertos de e$portación con
los que conforman los denominados hinterland. La estructura agro#
e$portadora de Venezuela y las condiciones naturales de sitio no
sólo constituyen factores !alorizados de dichas áreas, sino tambi%n
de fortalecimiento de los n)cleos urbanos 'centros de distribución,
meor situados en ellos con relación a esa acti!idad comercial y en
donde se concentran las clases que perciben mayores ingresos de
los generados por dichas e$portaciones agr"colas.
Segundo Mapa: El espacio de la Venezuela del Petróleo
La Venezuela del :etróleo se identifica con el proceso de
desestructuración 'económica, social y espacial,. La introducción
de un nue!o elemento 'el petróleo, inicia cambios en el conunto de
relaciones generando un nue!o proceso de
A. V%ase al respecto Federico Brito Figueroa. Historía Económica y Social de Vene-
zuela. Ediciones de la 6iblioteca, p.-@A
estructuración. La no asimilación de toda la estructura por el nue!o
elemento impide su crecimiento orgánico y pro!oca el proceso de
distorsión en el ámbito nacional del presente siglo.
Las in!ersiones directas de comienzo del presente siglo son
cla!es en la e$plicación de los cambios en este per"odo. 4e busca el
combustible indispensable para el desarrollo industrial de los
pa"ses de econom"as a!anzadas: el petróleo. Venezuela gracias
a su configuración geológica posee este recurso del subsuelo.
Bo as" la tecnolog"a y la legislación propiamente petrolea.
El inter%s de esos capitales por nuestro recurso petrolero
y la necesidad del Estado !enezolano por obtener mayores in#
gresos para el fisco y poder realizar obras p)blicas conducen a
negociaciones en las que nuestros espacios son colocados al
ser!icio de esos intereses foráneos que inscriben los mecanis#
mos antes sugeridos. En consecuencia, la e$ploración, e$plota#
ción y cualquiera otra acti!idad relacionada con la industria
petrolera depende directa o indirectamente de factores e$ter#
nos.
4e conforma una estructura económica diferente de la
agroe$portadora del per"odo anterior, como e$presión de la
condición del área dependiente de los pa"ses industriales. Ve#
nezuela responde as" a las nue!as necesidades de los monopo#
lios internacionales. El proceso de deformación de la econo#
m"a con implicaciones# sociales, se arraiga en el pa"s. Los bene#
ficios de la acti!idad producti!a, apoyada en una alta tecnolo#
g"a, ahorradora de mano de obra, no trascienden a la mayor"a
de la población nacional, localizada fundamentalmente en el
sector agr"cola tradicional, en decadencia desde comienzos del
siglo, al no haber podido responder a las !ariaciones de pre#
cios y ni!el de la demanda mundial.

>ientras sube el :.6.C., por efectos del sector petrolero,
desciende la población empleada en el mismo en contraste con
el peso de la empleada en la agricultura: &la principal fuente de
trabao no es la principal fuente de riqueza&.
D
En la e$pansión de las in!ersiones directas e$traneras 'es#
pecialmente norteamericanas, uega un papel importante la ac#
ción del Estado Venezolano, el cual gracias a nuestro legado
histórico, representa a la Bación como due3a de los recursos
del subsuelo y puede e$plotar directamente, a tra!%s del Estado,
5 3 3
tales riquezas 'o mediante institutos autónomos oficiales,, o conceder
a un sueto pri!ado nacional o e$tranero la autorización de
e$ploración, e$plotación y comercialización. 2 principios de este per"odo,
el de la Venezuela del petróleo, la acción del Estado está representada
primero por <ipriano <astro y luego por el =eneral Euan Vicente
=ómez, quien bao un r%gimen dictatorial hace del Estado un aparato
represi!o garante de la reproducción de las grandes in!ersiones
realizadas en la e$plotación de la &industria petrolera&.
D. Tovar Ramón: Imagen geoeconómica de Venezela, p..,.
Esta acción del capital e$tranero con el apoyo y actitud
complaciente del gobierno !enezolano, contribuye a configurar áreas
o centros dinámicos reducidos; unos, que funcionan como fuentes de
materia prima para la e$portación 'centros petroleros y sus áreas de
influencia,, al occidente y oriente, y otros, que funcionan como
mercado de productos manufactureros importados 'ciudades más
importantes y sus áreas de influencia,, al centro del pa"s. Estos centros
constituyen la nota espacial en el desigual crecimiento que genera la
distorcionante penetración de los capitales e$traneros en una
e$plotación que en ese momento no respond"a a la e!olución
económica social del pa"s. 2quellas áreas que no participan ni de las
acti!idades petroleras, ni de los programas estatales, siguen
congeladas en las estructuras pre#capitalistas de relaciones de
producción, basadas en la e$plotación de la fuerza de trabao en
forma ser!il.
En consecuencia en la &Venezuela del petróleo& asistimos a la
coe$istencia de dos e$presiones económico#sociales: la agr"cola o
agraria y petrolera en el proceso de la nue!a estructuración del
espacio nacional.
8
Tercer mapa: El espacio centralizado
El espacio de la Venezuela petrolera es respuesta de la
transferencia del ingreso petrolero por arte de la pol"tica del Estado
&empresario&, con intereses de las empresas multinacionales
y de los grupos de empresarios nacionales.
La estructura espacial, en consecuencia, es producto de
la acción combinada de estos intereses frente al aumento del
sector petrolero en los ingresos fiscales a mediados de siglo.
8. 7reyssinet, Eacques, El Concepto de subdesarrollo. p.--0, Este fenómeno de
coe$istencia no lo entendemos como un simple dualismo, es decir, como una
yu$taposición de dos sectores heterog%neos. Entre ambos sectores e$iste una relación
dial%ctica:...La econom"a capitalista ha destruido al sistema precapitalista; su esp"ritu, su
forma se han !isto grandemente alterados, han perdido su unidad y su Flibertad Gde
comportamiento. En cuanto a la econom"a capitalista local, %sta no constituye un sistema,
sino sólo la e$crecencia de un sistema capitalista e$tranero...lo que e$iste es la
desintegración del sector tradicional y la no integración al sector modernoH.
?espu%s de -.15 cambia la estructura del ingreso
fiscal; la participación estatal en los beneficios petroleros
aumenta, primero, gracias a la Ley de Iidrocarburos '-.15,
y, luego, con las modificaciones de la Ley de +mpuesto
?irecto sobre la (enta. Es as" como entre -.15 y -./0 el
Estado millonario inicia y promue!e la construcción de la
infraestructura f"sica 'especialmente la red !ial, y la crea#
ción de ser!icios. Estas in!ersiones se orientan especial
mente en las áreas más pobladas, donde con!ergen la red
#!"as que se construyen en el per"odo propuesto. Esta
infraestructura sir!e a la consolidación del proceso migra
torio de Venezuela. El %$odo rural es masi!o como res#
puesta a las condiciones precarias del campo frente a la
concentración de los beneficios petroleros en dichas áreas
pobladas y, en donde, la respuesta a este uego de fuerzas
genera la macrocefalia urbana.
En estas áreas se dan las condiciones propicias para la
in!ersión de capitales e$traneros y nacionales en especial en
el sector industrial bao el modelo de &sustitución de
importaciones& inducido por el capitalismo financiero.
2hora el espacio nacional adopta una estructura !ent"a#
lizada$ definida a partir de los espacios de in!ersión que han
1 4 4
sido seleccionados en atención a !entaas corporati!as. El Estado no
sólo proporciona la infraestructura de relación y crea los ser!icios
necesarios en apoyo a una econom"a de aglomeración, sino tambi%n es
&empresario& y se reser!a la administra# ción de las industrias
básicas 'sider)rgica, administración de
.. 2uglade, =eorg%s: &Le Risque el la cance& 'mimeo,, p,-A. La centralidad es entendida como &la
estructura espacial de la dependencia del capitalismo indus
trial y financiero. Econom"a de aglomeración, centro de consumo, reser!a de
mano de obra, son los atributos indispensables en la realización de las rentas de
las tierras urbanas y los beneficios comerciales en manos de grupos in!ersionistas
nacionales y e$tranerosJ.
industrias básicas 'siderurgica, administración, petroqu"mica, etc,.
&El capitalista tiende a concentrar sus in!ersiones en aquellos puntos
que garanticen la mayor rentabilidad originando un proceso en una
sola dirección que hace que los puntos que ofrec"an las meores
condiciones de rentabilidad inicial se mantengan como espacios de la
riqueza, donde se concentra el grueso de las in!ersiones, manteniendo
una situación de estancamiento generalizado sobre el resto del terri#
torio&.
-0
Los beneficios de la acti!idad petrolera se centralizaron en
<aracas y resto del centro#norte del pa"s, y en >aracaibo; en la
primera por ser tradicional centro hegemónico nacional, cuya área de
difusión comprende el resto de las ciudades ubicadas en el ee
<aracas#La =uaira#Valencia#:uerto <abello, y en >aracaibo por ser
el )nico centro de importancia, heredado del per"odo agrario, incluido,
en el área petrolera nacional de mayor importancia producti!a.
4in embargo, es &El <entro& que abarca territorialmente el ee
<aracas#La =uaira#Valencia#:uerto <abello, el espacio dominante de
in!ersión, engendro del proceso de :etrolización.
-0. Lisco 2ntonio Los espacios de consumo, p.50.
Cuart# Cap(tu!#
La petr#!&ac+%' Te#r(a ) pra*s'
Te#r(a
Cuart# $apa, E! Ce%tr#
EL <EBC(9 es el espacio dominante de in!ersión, donde
se concentra el e$cedente de todo el pa"s. Es el espacio pri#
!ilegiado que sustrae una parte importante de la capacidad de
inter!ención del Estado una !ez conformada la estructura es#
pacial &centralizada&. <oincide territorialmente con la porción
centro#norte del pa"s, espec"ficamente el ee que abarca <aracas
#>aracay#Valencia#:uerto <abello, y los Valles del Cuy hasta
6arlo!ento.
<aracas eerce el control pol"tico, económico e ideológico
tanto a ni!el regional como nacional. ?e all" que consideremos
EL <EBC(9 como una unidad espacial definida a partir de la
dinámica que genera el sistema <aracas y su área metropolitana
bao el proceso de petrolización y que pro!oca el auge de una
econom"a de aglomeración, de mercado y de renta urbana.
La d%cada de -./0 marca el inicio de la configuración de
la estructura &centralizada& con un nue!o proceso de
&urbanización&. 2hora se apoya en mecanismos internos de
acumulación de capital, como es el desarrollo industrial indu#
cido por el aumento de los gastos p)blicos en infraestructura y
/ 5 5
ser!icios, los que son financiados por el sector cla!e del aparato
producti!o: el sector petrolero 'fundamentalmente bao los efectos de
la Ley de Iidrocarburos de -.15 y las modificaciones de la Ley de
+mpuesto sobre la (enta,.
Codo este proceso pro!oca cambios cuanti#cualitati!os en la parte
centro norte, determinando una tendencia de integración urbano#
industrial, primero hacia la cuenca del Lago de Valencia y
recientemente hacia los Valles del Cuy. La autonom"a de las &secciones&
organizadas en función de :uerto <abello y de La =uaira se rompe bao
la hegemon"a de la metrópoli de <aracas. La porción norte de ambos
hinterland 'áreas inmediatas de los centros más importantes: Valencia,
>aracay y <aracas,, quedan incluidos en el espacio de EL <EBC(9
bao una tendencia hacia la especialización, pero que se efect)a en el
sentido de una integración progresi!a del conunto, alrededor y bao la
dirección de <aracas.
4e trata de un proceso irre!ersible: la unicidad de un espacio que
hemos denominado EL <EBC(9, definido por oposición al resto
llamado &EL +BCE(+9(&. La causa de esta oposición parte del proceso
de pet"olización dirigido fundamentalmente por la acción del Estado al
orientar el gasto p)blico en infraestructura y en especial en la industria
de la construcción, como mecanismo principal de la difusión de la
renta petrolera del Estado. 4u efecto multiplicador de empleo tanto di#
recto como en ser!icio, es el principal atracti!o de las migraciones. ?e
tal forma el Estado fortalece las bases f"sicas y los mercados urbanos
que promue!en el proceso de urbanización y localización industrial en
EL <EBC(9 bao el modelo de la sustitución de importaciones.
Este proceso está inserto en la e!olución del capitalismo en su
fase monopolista#financiera. La promoción de esta dinámica estará
representada por las acciones de las llamadas Empresas
>ultinacionales. Estas son responsables de una nue!a organización
del espacio mundial que responde a las e$igencias del sistema
capitalista en su proceso de reauste.
La producti!idad creciente es el obeti!o fundamental en la
reconstrucción del sistema. Los mecanismos están orientados a la
necesidad de baar los costos de producción a tra!%s de cambios en los
procedimientos t%cnicos: reducción del tiempo de trabao y de
mano de obra mediante la acentuación de la di!isión social
del trabao internacional y con la introducción de nue!os
equipos. Estos cambios lle!an a la internacionalización de
la producción 'especialización y a la integración producti!a,.
En el proceso de internacionalización los pa"ses no indus#
triales son seleccionados por las empresas transnacionales para
cubrir las )ltimas etapas del proceso producti!o de bienes de
consumo 'en!asar, ensamblar,, de esta manera sus insumes
son bienes semi#elaborados producidos en el e$terior por sus
casas matrices, y lógicamente acorde con los intereses de acu#
mulación de capitales de las grandes empresas metropolitanas.
La selección de los espacios a ni!el mundial se austa
a las !entaas comparati!as ligadas al desarrollo de las acti!ida#
des industriales y espacios con una infraestructura de produc#
ción y mo!ilización de recursos, posición geográfica fa!orable y
cercan"a de los mercados de consumo y fuentes de materias
primas. La porción centro#norte del pa"s re)ne todas estas !en#
taas: un poblamiento históricamente importante es reforzado
por las migraciones masi!as en respuesta a las construcciones
de infraestructura !ial y de ser!icio concentrado en la misma.
Las ciudades o mercados de consumo más importantes se co#
munican fácilmente con los puertos de e$portación e importa#
ción, cuya función pasa a ser fundamentalmente de importa#
ción de bienes de insumes y de capital indispensables para de#
sarrollar una industria de acabado en las ciudades más pró$i#
mas a ellos ':uerto <abello#La =uaira,.
El espacio de EL <EBC(9 comienza a estructurarse bao
la lógica del capitalismo: la ma$imación de los beneficios. Los
impactos espaciales se e$plican a partir de la contradicción cam#
po#ciudad. La acti!idad agr"cola se contrae en superficie y en
mano de obra. 4e !erá as" limitada, bien a una agricultura
dirigida a la industria 'ca3a de az)car, c"tricos, etc,, o a la in#
tensidad propia de las necesidades del consumo inmediato de
las grandes ciudades 'hortalizas y flores,.
A 6 6
La fuerte tendencia a la e$pansión del área urbano#industrial en
detrimento de las áreas rurales no encuentra gra!e &resistencia&;
descansa fundamentalmente en la estructura agraria 'tenencia y sistema
de e$plotación agr"cola, frente a la inyección de capitales dirigidos a la
acti!idad más rentable en este espacio: la industria.
Las masas de la población rural son atra"das por los asentamientos
industriales, pero se trata de industrias cuyas tecnolog"as a!anzadas
permiten definir desigualdad en el crecimiento socio#económico en
cualesquiera de las áreas donde se establecen, por el hecho de atraer una
mano de obra poco calificada y mal remunerada.
@5
Es la proyección de
una tecnolog"a que no se corresponde con las necesidades de estos
espacios, pero !an a influir con sentido muy particular en el proceso y
contenido de la urbanización: se refuerza la disparidad de ingreso entre
la ciudad y el campo y se da lugar a la llamada &urbanización de la
econom"a&, entendida como la tendencia al predominio urbano en las
relaciones económicas urbano#rurales dentro del conunto de la
econom"a de cada pa"s de 2m%rica Latina.
@1
La contradicción ciudad#campo la hemos identificado con la
industrialización sustanti!a asociada al proceso de petrolización.
La econom"a urbano#industrial se opone a la econom"a rural y
tradicional; esta oposición se traduce en una situación singular en la
contradicción ciudad#campo, que no puede ser entendida como una
simple diferenciación de formas espaciales, no es ni &una dicotom"a
ni una e!olución continua como dan por supuesto el e!olucionismo
natural, incapaz de comprender estas formas espaciales como producto
de una estructura y procesos sociales.&
@/
2ceptamos la ciudad y el campo como una consecuencia de la
di!isión geográfica del trabao en "ntima relación con la distribución
espacial de la población y en función de sus acti!idades económicas,
austadas tanto a sus &g%neros de !ida& como a sus &modos de !ida&
espec"ficos.
@A
@5. Santaella! Ramón, =eograf"a, industria manufacturera, 'mimeo,, p. --..
%&. Tovar! Ramón, <onsideraciones sobre una fuente para la in!estigación y la ense3anza
de la geograf"a de Venezuela, p. D/
%5. "astells! Manuel, La <uestión Krbana, p.5%&. Co!ar, (amón, <onsideraciones
sobre una fuente para la in!estigación y la ense3anza de la geograf"a de
Venezuela, p. D/
Esta relación ha !ariado a tra!%s de la historia. En la ac#
tualidad el campo cede frente a la ciudad; &...El campo pierde
autonom"a y la ciudad lo organiza en función de sus particulares
intereses. 4e produce asi una desestructuración del paisae rural
tradicional dentro de un proceso de urbanización acentuada&.
@D
La descomposición de la estructura agraria 'originada por
la persistencia del sistema tradicional de tenencia de la tierra
en las nue!as condiciones económicas, y la industrialización
&dependiente& pro!ocan la contracción acelerada de la pobla#
ción de los centros más importantes, y fundamentalmente la
capital.
-u%t# $apa, La Metr#p#!&ac+%
El espacio de <aracas en su crecimiento formal y funcio#
nal ha correspondido desde la %poca colonial hasta nuestros
d"as a la estructura socio#económica en asociación a los impe#
rati!os del capitalismo en su e!olución.
4u estructura actual urbana corresponde al proceso que
hemos denominado la &petrolización&, que conlle!a las causas
estructurales definidas por la transferencia de los ingresos pe#
troleros a partir de -./0. 'Espacio centralizado,.
<aracas, la capital del pa"s, y sus alrededores se Lcon!ierte
en el espacio de in!ersión por e$celencia, su crecimiento e!o#
luti!o es !iolentado y toma signos de una seudo#urbanización.
La pol"tica in!ersionista del sector p)blico introduce el meca#
nismo de e$plicación de dicha urbanización.
Esta acción que se intensifica con el incremento de los
ingresos fiscales por concepto de petróleo despu%s de -.15#18,
incenti!a los mo!imientos migratorios masi!os de la población
D 7 7
rural, la cual !en"a sufriendo un proceso de descomposición
@8
,
@D. #$idem.
que no puede e$plicarse por una supuesta difusión de los !alores
urbanos, sino porque las bases estructurales de la nue!a situación han
!enido desorganizando los sistemas culturales tradicionales.
@.
2sistimos a una &urbanización inducida&, cuya e$plicación está
dada por la yu$taposición a la primera población urbana, de una gran
masa progresi!amente creciente de población desempleada y que
desempe3a funciones espec"ficas en la sociedad urbana.
50
@8. Co!ar, (amón, La po$lación de Venezuela, -.A8. p. 50. En relación a este fenómeno de
urbanización inducida el profesor (amón Co!ar se e$presa en los siguientes t%rminos: &En
nuestro pa"s no ha habido como fuera el caso histórico de los pa"ses metropolitanos del
capitalismo, el crecimiento interno que al producir las fortunas transferibles a los otros
sectores de la econom"a, genera su r%plica en la correspondiente estructura social&.
@.. <astells, >anuel, La cuestión ur$ana! -.D1, pp. /8#A@.
50. Co!ar, (amón, La po$lación de Venezuela, p.D.. la urbanización &induci da& se identifica
con el fenómeno de macrocefalia, Co!ar afirma al respecto: &La concentración 'macrocefalia,
de la población !enezolana no debe estimarse como tendencia a la urbanización, por el
contrario es una muestra de nuestro empobrecimiento. Las acti!idades agr"colas contin)an
atrapando gran cantidad de mano de obra con pobres salarios y escasos rendimientos,
incapaz de suplir las necesidades del consumo interno e imposibilitados de con!ertirse en un
mercado sólido para las industrias !ernáculos&.
Los efectos de esta &urbanización inducida& pro!oca el proceso de la
&metropolización&, traducida en nuestro pa"s bao el fenómeno de
macrocefalia y representado por la metrópoli nacional: <2(2<24.
Los mecanismos de la centralización se profundizan a partir de -./0,
momento en que se agudiza la concentración de los ingresos en el área
metropolitana de <aracas. <orresponde a este momento el incremento
de la migración rural#urbana por las pobres condiciones del campo,
poca capacidad de empleo en acti!idades, incremento del gasto p)blico
en construcción urbana, el aumento de la acti!idad terciaria basada
sobre todo en las importaciones, y las e$pectati!as creadas por el
desarrollo industrial. 4in embargo, esta )ltima acti!idad por las
caracter"sticas que posee 'fuerte tendencia al monopolio,
procesamiento de bienes intermedios importados, producción
destinada a sectores de altos ingresos, tecnolog"a sofisticada, no
requiere de mucha mano de obra de baa calificación y con la
incorporación de mano de obra e$tranera producen grandes
problemas de cesant"a y subempleo y la proliferación de las
áreas marginales.
La comprensión del fenómeno de metropolización en
Venezuela e$ige conocer la e!olución del espacio de <aracas
desde la colonia hasta nuestros d"as, del espacio seccionado al
centralizado.
E! espac# "e Caracas "e !a Ve%e&ue!a A.rara
<aracas fue desde la consolidación de su fundación a fines
del siglo *V+ hasta principios del siglo ** un burgo agr"cola.
Esta acti!idad gu"a en un primer momento el reparto y la con#
centración de la tierra. En la ocupación u organización de su
espacio, el <abildo como institución, uega un papel de control y
administración y el grupo oligárquico mantuano desde %l, logra
desarrollar pol"ticas basadas en sus intereses de grupo. En este
per"odo el crecimiento urbano fue lento; la organización de la
producción agr"cola 'escla!ista y precapitalista, limita las
funciones urbanas a las acti!idades comerciales y pol"ticas.
En efecto, el d%bil ni!el de las fuerzas producti!as frenaron
el desarrollo de un mercado y especialmente impidieron la
di!ersificadoMM de las acti!idades producti!as y su concentra#
ción en las ciudades, creando una estabilidad relati!amente
grande de la aldeana <aracas.
5-
La independencia pol"tica no produce cambio en la fun#
ción económica de <aracas. Esta sigue circunscrita a la condi#
ción de mercado, casi en los t%rminos del siglo *V+++ pues,
aunque hay cierta ampliación de las acti!idades mercantiles a
causa de la libertad de comercio, se mantienen los mismos
mecanismos de tipo colonia.
8 8 8
5-. :ai$, <atherine. &%pro&imación teórica al pro$lema de la ur$anización de los pa'ses
su$desarrol lados& !ade"no' de la Sociedad Venezolana de Plani(icación. Bos. -1-#-15.
9ctubre#diciembre -.DA, p. -15.
2s", el espacio urbano de <aracas se desarrollará )nicamente a
partir de necesidades de infraestructura comercial que son e$igidos por
la e$plotación de ciertos productos y por los requerimientos
administrati!os y militares, a fin de controlar la producción y
comercialización
El espacio de "aracas en la Venezuela del petróleo
2 principios del siglo ** y espec"ficamente despu%s de los a3os
treinta en el espacio de <aracas se producen algunas transformaciones
en respuesta a los cambios en la estructura económica del pa"s,
transformaciones que al principio del siglo, se lle!aron a cabo en
medio de grandes pausas y respondiendo básicamente al imperati!o
propio de la e!olución histórica. Lo que pronto caracterizó el negocio
petrolero fue su capacidad de enriquecimiento 'amplió el espectro de
los fa!orecidos en el marco de la población, y su carácter sostenido y
creciente, el cual estimuló las operaciones comerciales. <omo
resultado de este proceso se produo una acumulación de capital en
mano de la burgues"a, que al generar in!ersiones transformó en poco
tiempo la estructura urban"stica y la dinámica de <aracas y otros
!inculados a la industria petrolera.
5@
<omo efectos directos de la transferencia del producto petrolero
en <aracas surgen acti!idades, cuya finalidad era satisfacer las nue!as
necesidades creadas por el aumento de la capacidad adquisiti!a de la
burgues"a y, con ello, el aumento del consumo de art"culos suntuarios.
4e produo el crecimiento de firmas distribuidoras de automó!iles, la
!enta de bienes ra"ces y la construcción de urbanizaciones hacia el
este de la ciudad 'despu%s de -.50: Los <aobos, La 7lorida, <ountry
<lub,.
?e esta forma asistimos a la correlación entre la acumulación de
riquezas circulantes y la dinámica de la ciudad que acti!a las
operaciones especulati!as y las acti!idades bancarias.
)%. *inte"o, Rodol(o + ot"o'! "arco histórico! etnología económica y
actitudes hacia el traba#o, p.$%.
4in embargo, los cambios espaciales se suceden dentro de una
Venezuela que en t%rminos ocupacionales sigue siendo agr"cola
y en donde la participación del petróleo no altera en forma
significati!a la composición total de los ingresos fiscales
55
la
ciudad contin)a siendo el centro administrati!o más importante
del pa"s, pero como un gran burgo agr"cola hasta el principio de
siglo.
E! espac# "e Caracas e% !a Ve%e&ue!a petr#!era.
La ciudad de <aracas entra en una fase de intenso creci#
miento, de profunda transfomación a un ritmo muy acelerado.
4i bien, para este Na3oO se dean sentir los factores generales que
e$plican el ritmo de crecimiento de las ciudades más
importantes 'disminución de la mortalidad, aumento de la
natalidad y las migraciones rurales, es tan sólo despu%s de la
4egunda =uerra >undial cuando estas !ariables adquieren
fuerza, a tal punto de que el carácter de las migraciones se
har"a masi!o. Estas migraciones que se dirigen especialmente
hacia <aracas son parte de un proceso que se ha iniciado a
principios de siglo como respuestas a las condiciones de !ida y
trabao en el campo frente al desarrollo de la acti!idad
petrolera en su fase e$#plotación#e$plotación.
51
55. Co!ar, (amón, Perspectiva (eogr)*ica de Venezuela, p.5',.
51. +bidem, Consideraciones sobre una &uente para la in'estigación y la
. 9 9
ense(anza de la )eogra&ía de Venezuela! p.D/. 2nte la independencia de las
categor"as campo#ciudad surge una etapa nue!a, tal como lo refiere el profesor Co!ar:&...
2sistimos a la sustitución de una sociedad global, rural, apoyada en haciendas y hatos, por
una sociedad urbana apoyada en los capitales obtenidos por la !"a del ingreso fiscal
petrolero '...,. En t%rminos geográficos, una minor"a de centros eerce fuertes presiones so#
bre las parcialidades del territorio que organizan&.
?espu%s de -.1/, en este trasfondo estructural han actuado como
est"mulo las acciones del gobierno al crear situaciones de falsa
producti!idad totalmente apoyadas en los cuantiosos ingresos fiscales
por concepto de la renta petrolera '2plicación de la Ley de
Iidrocarburos: planes de obras p)blicas: auge de la industria de la
construcción,. El aumento poblacional corresponde a una e$pansión
e$agerada y desproporcionada de las acti!idades terciarias, sin que las
acti!idades secundarias ocupen un papel de importancia.
5
#FF
En electo, no obstante eme en la d%cada del ,/0 se produce el
desarrollo de la industria manufacturera bao el modelo de sustitución
de importaciones, su alto ni!el tecnológico no proporciona fuentes de
trabao. En consecuencia, la mayor parte de la población acti!a se
orienta hacia las acti!idades del sector terciario.
:or otra parte la incapacidad de las econom"as urbanas para
e$pandirse de un modo paralelo a estos aumentos de la población
han generado enormes problemas de desempleos y aloamiento,
problemas que se reflean en el crecimiento masi!o de una población
dedicada a labores que quedan fuera del sector que perciben salarios
regulares, y en la proliferación de barrios, de miseria en la periferia del
espacio urbano.
<on la e$pansión de las áreas urbanas despu%s de -../0
'fundamentalmente al sureste, se inicia un proceso de urbanización
&inducida&, en donde las contradicciones son la nota definidora. :or un lado, un
espacio de urbanizaciones costosas y otro del dominio de ranchos.
5/.<astells, >anuel, o$+ cit+ p. A.. 2n"bal Puiano 'citado, considera que esta situación está
inserta en la realidad del proceso de industrialización que pasó de una parte de la población
agr"cola al sector terciario&.
Estos ranchos forman los barrios asentados fundamentalmente en
las tierras altas 'cerros, hacia la periferia de la ciudad, los que
constituyen la forma dominante en el espacio urbano de
<aracas, dada la importancia de su ni!el de agregación. 4on
ellos una manifestación de los desequilibrios pro!ocados por
los mecanismos de la centralización, donde la desigualdad de
crecimiento se manifiesta en la baa disponibilidad para satisfacer
las necesidades#elementales de la mayor"a de la población
localizadas en esas áreas marginales.
La !iolencia en el crecimiento poblacional por causas es#
tructurales ya denunciadas pro!oca alteraciones en el proceso
de ocupación del espacio urbano. 4e produce el estallido del
n)cleoJ: &el centro cambia su función; se con!ierte en sede de
acti!idades comerciales, financieras y de gestión 'terciario su#
perior, y se ha ido !aciando en su función residencial. 4ignificó
'..., la dispersión por todo el ámbito de la ciudad de funciones
que antes eran e$clusi!as del centro.
5A
En el primer espacio urbanizado 'antes de -.50#1/ hasta
este per"odo, se acelera el proceso de fragmentación. +dentifi#
camos este proceso cuando en una !i!ienda de uso netamente
residencial se pasa a una !ariedad de usos, llegándose al e$tremo
de e$cluir el residencial por usos comerciales, alternando en
una misma !i!ienda.
5A. <ede3o, >arua de, *so del espacio y deterioro ambiental '>imeo, <aracas,
-.80.
J Los t%rminos de &estallido del n)cleo&, fragmentación, deterioro, utilizados en este
te$to son introducidos en el seminario de contradicción ciudad#campo por el profesor
(amón Co!ar.
Este proceso e!idencia que el ritmo de crecimiento de la
ciudad ha sido tan acelerado que se han !iolentado los cam#
bios, haciendo que el fenómeno de deterioro se manifieste ple#
namente en el espacio urbano.
5D
Estos cambios responden en su
forma 'colecti!a o multifamiliar, al proceso de densificación del
-0 10 10
espacio urbano. Este tipo de !i!ienda aparece como un &encla!e&, dado
su carácter de intrusión. La anarqu"a es la nota definidora del espacio
de <aracas. La propiedad pri!ada funciona bao una econom"a
dineraria donde el producto deberá responder a la lógica del
funcionamiento capitalista en la ocupación del espacio urbano: la
especulación.
La pol"tica de construcción de los organismos oficiales '6anco
9brero#+B2V+, sigue la misma lógica al con!ertirse en promotoras de
construcciones, de compleos residenciales de grandes alturas 'El Valle
y La >oran,, con material prefabricado. &4on e$presión de un
apro!echamiento más intensi!o del espacio; no solo se reducen espacios
ganando en capacidad de acoger más población en función de la altura,
sino que se aspira ganar en tiempo de construcción&.
58
El estado estimula la inter!ención del sector pri!ado y act)a
coherentemente con los intereses económicos tendentes a la
construcción de renta en marcos del sector de la construcción y afines
'comercio y finaliza,.
5D+"astells! Manuel, ,a ce'tión "-ana, o"Q, cit, p.@', <astells define el deterioro en los
siguientes t%rminos: &El deterioro surge cuando el !alor locati!o de la urbanización es
inferior al !alor de cambio y por tanto consiguientemente se produce un proceso de
deterioro de sobreareocupación y negati!a de reparación por parte de los propietarios.
58."e$ados de Roa, 6eatriz, ,a me't"a de .l /alle. <+=?&. <+=?, 6olet"n BR.A <aracas
-.DA, p.-0.
&El espacio no es ya un bien de uso, sino una mercanc"a que se
presta a todo tipo de fruct"feras especulaciones&.
5.
En estos mismos sentidos 7ourquet define la ciudad:
&La ciudad no es la simple proyección en el espacio inerte de
fluos. La ciudad '..., es una fuerza producti!a, en su
espacialidad, ella no es la suma #de equipos colecti!os
yu$tapuestos. Bo se puede definir limitándola a ciertos criterios
de dispersión de pro$imidad y de densidad y concentración. Ella
es un medio de producción, un !alor de uso para la
producción&.
10
Se*t# $apa, E! espac# s#ca! "e !a cu"a" "e Caracas
El espacio social de la ciudad de <aracas traduce los efectos
de la desigual distribución de los ingresos en la organización
espacial. Esta organización, al mismo tiempo agudiza las
desigualdades al profundizarse la e$istencia de una marcada
homogeneidad social interna entre diferentes sectores de los
ranchos, donde las causas de su homogeneidad se mantiene y
se profundizan en la medida en que se consolida el proceso de
apropiación de la renta urbana causada por la reciente etapa del
proceso de petrolización.
:ara mediados de la d%cada del D0, como efecto del incre#
mento del gasto generado por el e$cedente petrolero, ingentes re#
cursos se !uelcan de nue!o hacia las acti!idades no reproducti!as,
5.. #snard! ,+ &LFspace geogrephie&, 0olet1n, !.I.2.D., 34&, <aracas, -.DA,
p../D.
10. Fourquet! Francois, ,o' c5ipemenl' d po/oi",p.6 'traducción libre,.
Knión =en%rale dFEdicions, :ar"s -.D5, p.1/.
fundamentalmente de ser!icios, especulación inmobiliaria, gastos
corrientes del Estado. Las in!ersiones correspondientes son reali#
zadas fundamentalmente en el área metropolitana de <aracas, en
donde se encuentra la concentración de los ingresos y una demanda
insatisfecha de ser!icios y !i!iendas para sectores medios y altos.
:ara definir el Espacio social de la ciudad de <aracas se partirá
de las siguientes consideraciones:
-. El Espacio social de la ciudad de <aracas responde a
la estructura socio#económica del pa"s en
asociación con los imperati!os del capitalismo fi#
nanciero#monopolista.
@. El Espacio social de la ciudad de <aracas se tra#
duce en una marcada segregación socio#econó#
mica que se infiere a partir de las caracter"sticas
de la !i!ienda y los mecanismos de apropiación
de la renta urbana.
-- 11 11
5. El estado !enezolano promue!e el fortalecimiento de la
econom"a pri!ada en los espacios urbanos al transferir
parte de los ingresos petroleros a los sectores pri!ados
de la construcción, quienes los manean con propósitos
más lucrati!os que sociales.
La estructura socio#económica actual del pa"s nos e$plica en gran
parte la estructura espacial dominante. ?espu%s de -./0 asistimos a una
gran estructura espacial centralizada. El espacio !enezolano adopta esta
estructura definida a partir de los espacios de in!ersión que han sido
seleccionados en atención a las !entaas comparati!as regionales.
?e esta forma el espacio de &EL <EBC(9& se con!ierte en el
e'pacio dominante de in/e"'ión y dentro de %l, el espacio
correspondiente a la ciudad de <aracas. &Econom"a de aglomeración,
centro de consumo, reser!a de mano de obra son los atributos
indispensables en la realización de las rentas urbanas y los beneficios
comerciales y financieros en manos de grupos in!ersionistas y
e$traneros.
1-
La lógica de funcionamiento de estos grupos; ma$imización
de los beneficios, orientará la naturaleza de sus in!ersiones. En efecto,
el carácter selecti!o de las in!ersiones en el pa"s define igualmente a
escala local y espec"ficamente en el espacio de <aracas.
La selección de espacios en el área metropolitana de <aracas, a
fin de obtener el má$imo de pro!echo en detrimento de otros espacios
ha generado una marcada segregación espacial que se agudiza en la
d%cada del D0 a partir de la aplicación de una serie de mecanismos
económicos, pol"ticos#sociales de carácter estructural y coyunturaM, en
"ntima relación con el fenómeno que hemos denominado &la
petrolización& 'en su fase más reciente por el considerable aumento de
los ingresos petroleros y del gasto p)blico,.
1-.<astells, >anuel op. cit,p.@',5. 2nglade =eorges. Le ris+ue et la chance 'mimeo,,
9taSa, mayo -.D8, p.. 'coloquio de la 2sociación de geógrafos de Puebec,.
El Espacio social de <aracas traduce la e$istencia de una
segregación urbana entendida como:
La tendencia en la organización del espacio a la configura#
ción de zonas de acentuada homogeneidad social interna y fuerte
disparidad entre ellas.
1@
La significación o alcance de esta se#
gregación espacial la podemos apreciar a partir del análisis es#
pacial de la !i!ienda y el tipo de in!ersión.
En el espacio urbano de <aracas podemos diferenciar áreas
de homogeneidad en donde tipo, calidad y estatus de las !i#
!iendas al relacionarse ofrecen diferentes modalidades en donde
los contrastes entre ellas son la nota definidora de la espa#
cialidad urbana.
15
Kn espacio de in!ersión 'al sureste #noreste, donde la ten#
dencia es el aumento al precio de la !i!ienda, la poca corres#
pondencia entre el precio de la tierra y las densidades de cons#
trucción, los ingresos altos y un "ndice de desempleo más bao,
con una accesibilidad interna pri!ilegiada, no obstante su re#
ciente incorporación como áreas urbanas; y otro espacio 'al
Este especialmente, con tendencias contrarias.
1@. +bidem.p.-D.. >anuel <astells identifica !i!ienda como&...el elemento de
consumo de la estructura Krbana, corresponde a un bien diferenciado que
presenta toda una gama de caracter"sticas en lo concerniente a su calidad
'equipamiento, confort, tipo de construcción, duración, su forma 'indi!idual,
colecti!a, integración en conunto de habitaciones, y su estatuto institucional
'sin t"tulo, alquiler, en propiedad, en copropiedad, que determina los ni!eles de
sus ocupantes.
15. Biculescu de +rene. ,enta urbana! propiedad de la tierra y su relación con
el capital promocional. El caso de <aracas. 'Cesis de grado,, K.<.V., <aracas,
-.D8, p.AA.
El mercado de la !i!ienda del área metropolitana de <a#
racas en la d%cada del D0 presenta caracter"sticas estructurales
monopólicas por parte de la oferta: escasez de tierras, atraso
de la industria de la construcción y dependencia del proceso
producti!o del capital promocional#financiero.
6ao este trasfondo estructural se da lo coyuntural que
-@ 12 12
agudizará los efectos estructurales, al pro!ocar el aumento de la
demanda. Lo identificamos con el e$traordinario incremento de los
ingresos petroleros de Venezuela a partir de -.D1 en razón del aumento
de los precios de este producto.
2s", el Estado !enezolano con apoyo de los ingresos petroleros
promue!e el fortalecimiento de la acti!idad pri!ada. ?e esta forma se
produce una reducción proporcional de las in!ersiones directas del
estado en construcción de !i!iendas y ser!icios p)blicos y la pre!isión
de los mecanismos necesarios para incenti!ar el sector pri!ado en la
construcción de obras de inter%s social.
4in embargo, en la práctica de esta pol"tica habitacional se
generan acti!idades especulati!as. :aralelamente a la definición de esta
pol"tica se incrementa la liquidez monetaria en poder del p)blico
como consecuencia del aumento del gasto p)blico 'aumento de
salarios y sueldos,, concentrándose fundamentalmente en el área
metropolitana de <aracas
11
.
11. <astell, >anuel, oh. cit. p. -8.. La lógica de funcionamiento de los promotores está muy
bien descrita por <astells; &... organiza la acti!idad, pone en relación los diferentes
elementos del proceso y racionaliza el mercado dentro de la lógica del beneficioF por otra
parte como todo proceso de concentración #racionalización capitalista, lle!a esta lógica
hasta sus )ltimas consecuencias, eliminando sistemáticamente cualquier criterio que no sea
la rentabilidad y, en consecuencia, !a dirigido a la part e de la población que puede pagar
una !i!ienda o un alquiler ele!ado, sin peruicio de realizar &obras sociales& preci sas cuando
lo e$ige la estrategia de los mercados p)blicos&.
Kna parte importante de este e$ceso de liquidez se !ierte en la
adquisición de !i!iendas creando presiones inflacionarias en este
mercado 'aumento de precio de la !i!ienda y de la tierra,.
Esto hará que los promotores 'agentes cla!es en este proceso,
aumenten la demanda de !i!ienda, sinti%ndose más atra"dos por la
construcción de aquellos, suetos a est"mulo oficial, pero tambi%n a la
especulación.
1/
Las !i!iendas construidas estarán dirigidas a la
población de &medianos#altos y altos ingresos&.
La apropiación de la renta urbana por el capital
promocional y frente a cierta escasez de tierra determinan el
precio de la !i!ienda por la apetencia de compra y la capacidad
de pago de los compradores 'renta de monopolio,.
1A
En el espacio de <aracas se ha producido un incremento
de las !i!iendas multifamiliares en el per"odo -.D-#DD de gran
significación '80T,. 4in embargo, este incremento no se tra#
duce en uno similar en el n)mero de los apartamentos '10T,.
4e trata de !i!iendas multifamiliares de poca altura. 4on apar#
tamentos de luo dirigidos a las clases medias#altas y altas los
que definen en la construcción. (esponden a la lógica interna
del beneficio, deando desatendida la mayor parte de la pobla#
ción de <aracas la cual se desplazará hacia la periferia con
tuerte tendencia hacia el sector oeste de la ciudad, sin ignorar
el proceso paralelo originado con el hacinamiento
1D
.
1/. >ar$, <arlos, <ap. *LV. La renta absoluta. D08 '<itado en Biculescu de
+rene, ob. cit. p. --,. Esta renta monopolio corresponde a un precio de mono#
polio del producto final independiente de toda publicidad. <arlos >ar$ la
define como el precio...&no determinado que por el precio de producción, ni
por el !alor de las mercanc"as, sino por las necesidades y por la sol!encia de
sus compradores...&.
1A. +bidem. p. -0..
1D. :alacios, Luis <arlos y otros. 4Hipótesis sobre las características del
desarrollo de Caracas-. "uadernos 4.V.:. Bos -58#10. <aracas, p. @0D
Eunto a esta pol"tica habitacional se produce un predominio
creciente de acti!idades comerciales y financieras en el uso del
espacio urbano desplazando acti!idades directamente pro#
ducti!as
18
. 2 su !ez esta situación se traduce en un acentuado
proceso de desempleo creciente o subempleo, aumento de la
&marginalidad& y deterioro de la calidad de !ida de la mayor"a
de la población de <aracas que no llega a satisfacer un m"nimo
de necesidades básicas ya estructuralmente indi!iduales y bio#
lógicas, ya deri!adas de su condición urbana: !i!ienda, nutri#
ción, transporte, ser!icios asistenciales, etc.
-5 13 13
Bi a)n la pol"tica habitacional promo!ida directamente por el
Estado, a tra!%s de organismos oficiales como el +B2V+, y con la
promoción de programas de reno!ación urbana, responde a los
requerimientos de la mayor"a de la población. Estas acciones están
inmersas dentro de un marco estructural al cual hemos aludido,
haciendo que pol"ticas como la de reno!ación urbana terminen, en su
gran parte, subordinadas al funcionamiento del mercado de la tierra.
Las personas finalmente desplazadas ser"an aquellas que se encuentran
en peor situación respecto al mercado de la !i!ienda.
La propiedad pri!ada funciona bao una econom"a dinerada
donde el producto deber"a responder a la lógica del funcionamiento
capitalista en la ocupación del espacio urbano; la especulación
-.
+
18. +bidem.pp.@-1#@5@.
1.+ Lander, Luis, .esarrollo urbano y marginalidad. <EB?E4, K<V. <aracas, abril
-.DA, p. --/. Esta especulación descansa sobre la renta monopolio, al respecto Luis
Lander se e$presa en los siguientes t%rminos: &El precio de la tierra ya no depende de su
localización, de su uso y de la intensidad de este )ltimo, se ha comprobado que a medida
que aumenta el grado de urbanizaciones se fortalece un mercado oligopólico que uega con
la demanda, acentuando o creando situaciones de escasez, a fin de subir los precios y por
esta !"a obtener fabulosas ganancias&.
6ao esta nota que genera la anarqu"a y la crisis urbanas se dan
dos gra!es modalidades de construcción de la !i!ienda que se
corresponden con espacios bien determinados por sus caracter"sticas
socio#económicas.
En el &espacio de in!ersión& se obser!a una baa
densificación de las edificaciones. 4u rentabilidad está asegurada por el
ele!ado precio de la !i!ienda que se e$plica más por la sol!encia de
los compradores que por el precio de la tierra. En oposición,
encontramos áreas con tendencias a localizarse en el sector oeste de
alta densificación de las edificaciones promo!idas fuertemente por el
Estado como productor y con el apoyo del sector pri!ado. Estas
son dirigidas al consumo de la población definida dentro de la
clase &media& 'una !ez creada la demanda sol!ente,. La
rentabilidad es asegurada al proponerse la construcción de
torres de altura considerable en un reducido espacio bao
criterios que poco dignifican la condición humana de quienes
las habitan.
El espacio ha perdido su calidad primigenia de !alor de
uso, controlable por el Estado y sus instituciones sucedáneas
como <onseo >unicipal y 9ficina de Krbanismo, etc., para
caer en el campo de una categor"a económica equi!alente a la
de una mercanc"a sueta a las caracter"sticas del mercado, y
que se presta a todo tipo de fruct"feras especulaciones.
2 su !ez, estos mecanismos siguen pro!ocando la prolife#
ración de barrios donde las !i!iendas son en general
autoconstru"das, tipo rancho con un grupo familiar numeroso y
de baos ingresos, no integrados a la trama urbana y con un
ambiente deteriorado, carente de ser!icios de todo tipo.
En s"ntesis, el análisis del proceso de producción de la
!i!ienda en el área de <aracas nos ha lle!ado a definir el
espacio social de la ciudad de <aracas a partir de las
desigualdades socioeconómicas de al población urbana que se
traduce en una marcada segregación espacial.
-1 14 14