Está en la página 1de 3
 
Aliados del agricultor
Los cultivos son ecosistemas que el ser humano ha modificado para obtener una serie de beneficios, este mismo hábitat, que no se sostiene por sí solo, es lo que llamamos agroecosistema. Estas modificaciones en la ecología de la flora y la fauna originan una disminución en la biodiversidad, causando varios problemas ambientales que se incrementan con prácticas agrícolas muy contaminantes, como ya conocemos: uso de pesticidas, fertilizantes sintéticos, herbicidas… Todo esto por intentar controlar absolutamente todos los procesos naturales e intentar eliminar las plagas. Lo que se desconocía es que las plagas son señal de que algo en el sistema agrícola está fallando y esa perturbación es la que hacía que el agricultor gastara una enorme parte de sus recursos económicos en intentar erradicar la plaga, algo totalmente imposible. Como bien sabemos hoy en día, las especies plaga por su biología son muy resistentes y se reproducen de una forma exponencial en un entorno en el que sus enemigos han desaparecido, enemigos que desaparecen por los mismos tratamientos químicos que se pretenden usar para la plaga. Las corrientes van cambiando esta forma de pensar gracias a nuevos descubrimientos, estudios entomológicos, investigaciones agrarias, sistemas de producción ecológica, etc., que demuestran que fomentando los enemigos de la plaga, un suelo sano y vegetación natural, los costes de producción disminuyen a la vez que se protege al medio ambiente y la salud del agricultor. Para organizarnos, podemos diferenciar dos grandes clasificaciones: fauna auxiliar y lucha biológica.
Fauna auxiliar
. Son los enemigos que las especies plaga tienen en la naturaleza, todos autóctonos, que son beneficiarios de nuestra actividad. Esta fauna (en su mayoría artrópodos) nos aporta tres grandes ventajas en nuestros cultivos: -
 
Depredación o parasitismo sobre insectos que pueden ser dañinos. -
 
Polinización. De vital importancia económica, en cultivos no anemófilos. -
 
Reciclaje de materia orgánica. Junto con los hongos, los insectos descomponedores  juegan un papel fundamental en el mantenimiento de la materia orgánica y conservación del suelo fértil.
 
Himenóptero sobre flor de olivarda (
Dittrichia viscosa
)
 
Existen multitud de métodos para potenciar su actividad: conservar la vegetación natural marginal de la parcela (lindes, setos, herrizas), sembrar plantas melíferas, colocación de cavidades artificiales y cajas nido (para aves insectívoras, murciélagos, avispas…), establecer cubiertas vegetales…
Lucha biológica
. Es el otro método de control de plagas y enfermedades; consiste en utilizar organismos vivos para combatir a otro organismo. Este concepto lo separo del anterior puesto que el control de plaga con fauna auxiliar ocurre de forma natural, es decir, puede ocurrir sin intervención humana. La lucha biológica es un método artificial que usa organismos vivos, a través de varias estrategias: inoculación, importación, incremento, conservación e inundación de: -
 
Parasitodes. -
 
Depredadores. Realizando sueltas para incrementar el número. Normalmente se utilizan en cultivos bajo plástico. -
 
Entomopatógenos. Bacterias, hongos, virus y nematodos fundamentalmente.
Control biológico con plantas
. Se trata de una intervención indirecta usando diferentes propiedades de las plantas autóctonas para el beneficio del cultivo o de fauna auxiliar. -
 
Plantas alelopáticas. La alelopatía es la cualidad de ciertas plantas que producen compuestos bioquímicos que afectan al crecimiento o al desarrollo de otros organismos. Hay alelopatía que produce efectos positivos o que provocan efectos negativos. -
 
Plaguicidas. En botánica hay diferentes plantas con aceites esenciales o secreciones que tienen efectos perjudiciales en hongos o en artrópodos.
Minador de hoja sobre cártamo. Huésped de varias especies parasitoides.
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505