Psicoperinatalidad

Dichas difcultades pueden aparecer antes del
nacimiento. Cuando el bebé todavía no está ahí pero
que se le está buscando y no viene, como son las
difcultades para procrear naturalmente. Necesitando
ayuda en los Servicios de Procreación médicamente
asistida (PMA).
También en el embarazo pueden surgir situaciones
imprevistas, como los abortos naturales, la indicación
de abortos terapéuticos por malformaciones etc.,
requiriendo un seguimiento del embarazo, hasta el
nacimiento de ese deseado bebé.
La necesidad (a veces) de tener que hacer un pasaje por
el servicio de Neonatología, bien sea por el nacimiento
prematuro de un bebé o bien para ayudar al bebé a
estabilizar sus funciones respiratorias u otras, tras el
nacimiento, supone una fuente de preocupación que
genera un estado de ansiedad en los padres y familiares
cercanos (abuelos etc.).
Tanto si el paso del bebé es puntual, de corta duración,
como si la estancia en Neonatología debe prolongarse,
el psicólogo perinatal va a estar en contacto con el bebé
y a la escucha de su evolución a través de la técnica de
Observación de bebés (Método de Esther Bick). Así
mismo estará informado del estado del bebé tanto
por los neonatólogos como por las enfermeras de la
Unidad Neonatal.
Su relación con los ginecólogos u otros especialistas
requeridos por la madre, va a permitir crear un “hilo
conductor” entre todos ellos, lo que va a posibilitar
una mayor información, abordar el aspecto humano
y no solo médico.
Es muy importante la escucha de las vivencias
emocionales del “padre” en dichos momentos, desde
su difícil posición de “tercero exterior”, asegurando
el comienzo de la construcción de la relación entre
el bebé y la madre en su papel de protector de dicha
relación precoz “madre-bebé”.
El apoyo emocional a los padres hace que su ansiedad
sea menor y por tanto que el bebé se sienta en mayor
seguridad y protección. Tan necesarios en este
momento del comienzo de la vida.
La escucha de los temores de los
futuros padres, por antecedentes
patológicos familiares forma parte de la
preocupación por el bienestar psíquico
tanto de ellos como del futuro bebé.
También pueden surgir situaciones
inesperadas en el parto, postparto, la
lactancia, etc.
El psicólogo perinatal, es un especialista
que está formado a la escucha de esa
edad muy temprana, de lo que viven el
bebé y sus padres, así como los adultos
que están cercanos al entorno del
La Psicoperinatalidad es una especialidad que se ocupa de la escucha emocional muy
temprana, de las difcultades que aparecen en torno al nacimiento de un bebé.
Autor: Mª del Rosario Roncero García-Noblejas
Fecha: 26/06/2013
Hospital Nuestra Señora del Rosario
C/Príncipe de Vergara, 53. 28006 Madrid, España.
www.hospitalrosario.com
pequeño bebé (abuelos, hermanos etc. y profesionales
del hospital que se ocupan de ellos).
En dichas situaciones todos nos sentimos fragilizados
psíquica o emocionalmente. Esa parte emocional
fragilizada por las difcultades (a veces inesperadas),
va a repercutir en nuestra relación con el bebé o futuro
bebé y va a determinarla.
La escucha emocional de las difcultades que pueden
aparecer en torno al nacimiento de un bebé, por un
especialista en psicología perinatal, es importante,
porque ayuda a los padres a no sentirse solos en
esos dolorosos momentos. Les ayuda a « digerir » la
ansiedad y el estrés y a poder situarse en la realidad,
para poder hacer frente y estar más tranquillos.
Al mismo tiempo, la relación de los padres con el
bebé se hace más cercana y armoniosa a pesar de
las difcultades, ayudando a los padres a asumir la
dolorosa situación transitoria por la cual hay que
pasar.
Inevitablemente surgen preguntas en dichos
momentos de incertidumbre.
Son los especialistas perinatales
los encargados de responder.
Los padres y futuros padres
deben buscar una alianza
confada con ellos, para hacer
frente, acompañados, en esos (a
veces) difíciles momentos.
La colaboración multidisciplinar
de los especialistas que se
ocupan del bebé y de sus padres,
con el psicólogo perinatal,
potencia el abordaje de las
difcultades, en equipo. Lo que,
en consecuencia, amplia las posibilidades de bienestar
del bebé y de sus padres.
El pequeño bebé, dotado desde muy pronto de sus
propias e importantes capacidades, puede sentir el
estado emocional de sus padres, la preocupación
de los profesionales etc. llegando a poder sentir un
importante estado de ansiedad o estrés que podría
llegar a tener repercusión en su desarrollo emocional.
El psicólogo perinatal, podría ayudar enormemente a
evitarlo o mitigarlo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful