Pontevedra, ciudad que camina

Celebramos el Congreso de la Red de Ciudades que Caminan, una
organización que agrupa a municipios y entidades cuya finalidad es promover
una cultura de movilidad sostenible de base peatonal.

Será en Pontevedra, los días 16 y 17 de octubre de 2014
Una experiencia que quizá te interese conocer de cerca
En 1999 era una ciudad
dormida, amenazada por
vientos dominantes: coches,
incomodidad, atascos, ruído. Se
inicia la transformación con una
medida simbólica, trascendente
y no del todo comprendida: el
centro histórico se veda a la
circulación de coches
particulares. Es el punto de
partida de un modelo urbano
que devuelve la ciudad a sus
habitantes. A partir de entonces,
las personas son lo importante.

Poco a poco toda la ciudad se
va incorporando al nuevo
modelo y presenta índices de
calidad urbana que merecen
varios reconocimientos,
especialmente en lo referente a
la accesibilidad universal, el
sistema de movilidad, el
carácter peatonal, la seguridad
vial, la conservación del
patrimonio y la movilidad
infantil.
Pontevedra,
ciudad que
camina
Las personas utilizan su propia energía para moverse.

Siete de cada diez desplazamientos se realizan a pie o en bici.

Caminar es la facultad más básica, la costumbre que nunca debe perderse voluntariamente, el
instrumento más eficaz, sano, económico y natural.

Toda la ciudad es un completo itinerario peatonal. Dos quilómetros máximo de distancia plana lo hacen
posible, y el diseño del espacio público se pone sobre todo al servicio del que camina.
Mejor a pié
Nuestra propia energía es la que necesitamos para salvar distancias de dos o tres km o menores:
caminar es la solución a los problemas que presentan las ciudades ante el dominio de los coches.

Sean pequeñas como Pontevedra o sectores de otras más grandes, reducir los desplazamientos a motor
permite un uso más amable y apropiado del espacio. Los coches tienen que ayudarnos, no invadirnos.

Aquí, un mapa de distancias y tiempos nos anima a movernos caminando entre los puntos más
importantes de la ciudad, para salir de casa o del trabajo convencidos de que caminar es la manera más
fácil y cómoda de llegar a cualquier parte.
Caminar resuelve
El principal objetivo de las
políticas de movilidad es
que las personas vivamos
seguras.

En segundo lugar, que
circulemos fluída y
cómodamente.

Hemos limitado la
velocidad de los coches a
30 km/h, pero eso no es
suficiente: se
generalizaron los badenes
salvavidas, que prolongan
el espacio peatonal sobre
la calzada y anuncian a
los conductores que
invaden áreas sensibles.

Cero muertos. Sólo el 8%
de los heridos necesitan
atención hospitalaria, y de
los 1.200 accidentes
anuales, sólo el 30%
necesitan intervención
policial.
Salvavidas de asfalto
En coche?
Si realmente
lo necesitas,
adelante!
Casi 55.000 vehículos para 83.000 habitantes en el municipio (índice de
motorización del 66,2%).

Pueden convivir tantos coches en las ciudades? La solución es que
circulen sólo los que son necesarios. Las urgencias, los repartos, los
abastecimientos, los servicios públicos, las personas residentes... el coche
nunca debe monopolizar el espacio, siempre escaso, de las ciudades.

El resultado: más comodidad, menos atascos, aire más puro, menos
ruídos, más salud.
Muchas personas necesitan
llegar a Pontevedra a trabajar o
hacer gestiones en su activa y
variada oferta de servicios
administrativos.

Es muy intensa la utilización del
coche privado en nuestro
entorno geográfico, muy
dinámico y de población
dispersa.

Para aparcar hay varias
alternativas. La mejor, dejar el
coche a 10 minutos del centro
de forma gratuíta y sin límite de
tiempo (hay unas 2.500 plazas).

Si deseas hacer una pequeña
gestión de menos de 15
minutos, puedes utilizar una de
las aproximadamente 500
plazas gratuítas de
aparcamiento rotatorio de
servicios en superficie.

También dispones de unas
4.000 plazas en aparcamientos
subterráneos convencionales.
Aparca y camina
La reducción del tráfico
trajo consigo un
espectacular descenso del
uso de combustibles
fósiles de efecto
invernadero.

En sólo 12 años se
contrajo el uso de
combustibles un 60%.

Se estima que hoy se
emiten unos 500 Kg de
CO2 menos por
ciudadano.

Ello fue posible gracias a
las peatonalizaciones y a
la reordenación del tráfico
a motor, que permitió
reducir las circulaciones
innecesarias por la ciudad.
Menos de la mitad
de combustible
39%
61%
El pedagogo italiano Francesco
Tonucci, autor de “La ciudad de los
niños” fue uno de los inspiradores
de la transformación de
Pontevedra, un proceso que
actualmente sigue de cerca y que
sirve de constatación de sus
propuestas regeneradoras de la
ciudad.

Es la propia ciudad la que ayuda al
proceso de educación de las niñas
y niños, fomentando su autonomía
y permitiéndoles crecer en libertad,
ajenos a indeseables amenazas.

El Camiño Escolar está pensado
para ganar la confianza de los
padres.

21 monitores se disponen en los
principales cruces media hora antes
de la entrada al colegio.

El 70% de los niños ya van a pie y
pueden entrar a numerosos
establecimientos en caso de alguna
incidencia, donde les ayudarán.

Un sistema en el que participan
también padres y maestros y que
incluye un foro para que los niños
expresen sus propias opiniones.
Al cole a pié
El uso de la bicicleta es
creciente en los últimos años.

Es un medio limpio y bastante
adecuado para Pontevedra, ya
que al tener calmado el tráfico
de coches, las bicis no
soportan grandes amenazas.

Por eso no hay carriles bici.
Circulan integradas con los
tráficos peatonales y rodados
sin generar problemas
significativos. Sus usuarios
disponen de aparcamientos
específicos para estos
vehículos.

Libre de carril bici
Todas las
personas tienen
los mismos
derechos de uso
sobre la ciudad,
por lo que ésta se
ha adaptado a las
limitaciones de los
que mayores
dificultades tienen.

Plataformas
únicas, rampas,
mobiliario urbano
adaptado,
accesibilidad a
edificios y el largo
camino de la
adaptación de los
espacios privados
de toda la ciudad,
un proceso en
marcha y que se
realiza a medida
de que los locales
van reformándose.
Accesible
e integradora
Si vives en
Pontevedra,
además de una
ciudad libre de
gases y ruído,
dispones de más de
20 km de sendas y
paseos peatonales
accesibles que
parten del centro y
son escenario
permanente de
paseo, actividad
deportiva y ocio.

Son paseos que
siguen el curso de
los ríos y unidos al
centro histórico
conforman los
circuítos del
Pasominuto, un
medidor de pasos,
quilómetros,
calorías y tiempos,
de utilidad para la
prevención de
enfermedades
cardíacas.
!
Unha guía de suxestións para pasear polos espazos máis agradables da
cidade tendo en conta as distancias que percorres,
os pasos que dás, o tempo que che leva e as calorías que consumes.
Móvome, logo existo.
Vivir en salud
La ciudad dispone de tres parques naturales, con
más de 150 ha, además de numerosos parques
urbanos. Aquí están registradas 134 especies
distintas de áves silvestres. Gracias al saneamiento
del río-ría han ido reapareciendo las lampreas,
anguilas, doradas, lubinas, chocos, camarones o
nutrias. Así mismo, existen 219 especies de árboles
distintas y en los últimos años se plantaron medio
millón de árboles.
La biodiversidad,
preservada
La ciudad recoge agua para el uso doméstrico en el río Lérez, y la devuelve depurada a la ría unos
quilómetros después. Un completo sistema de canalizaciones, recientemente reforzado, ayudó a eliminar
la práctica totalidad de los vertidos, de tal manera que el medio natural no recibe prácticamente
elementos contaminantes.
Devolver el agua prestada
Pontevedra no da
facilidades para construir
centros comerciales
cerrados y periféricos, que
en tantos lugares han
mortificado las áreas
comerciales urbanas
creando nuevos
problemas de movilidad y
fomentando un exagerado
consumismo.

Aquí, se decidió que la
propia ciudad, con su
estructura empresarial y
urbana, se beneficiaría de
esta actividad comercial
fomentando las relaciones
de proximidad, la
pluralidad de actividades
en el centro urbano y la
cohesión social.
El comercio, dentro
Un espacio que es la continuación de los domicilios particulares, siempre activo, mimado, con un ágil sistema
de mantenimiento, bien iluminado y dotado, para el desarrollo de la vida social y económica es lo que
garantiza el éxito de la ciudad.

La innovación y el diseño a través de empresas locales e iniciativas públicas permiten obtener mobiliario
personalizado, exclusivo y adaptado a las condiciones de accesibilidad, así como un diseño del espacio
pensado para el desarrollo expansivo de la vida colectiva.
Espacio público
U
n

m
a
p
a

p
a
r
a

c
a
m
i
n
a
r