Está en la página 1de 5

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “ROMULO GALLEGOS”
AREA CIENCIAS ECONOMICAS Y SOCIALES
SAN JUAN DE LOS MORROS ESTADO GUÁRICO
















Facilitador: Bachiller:
José David Rondón Solórzano Keily. C.I.Nº 21.280.726
Sección 02 Semestre 05
Comunicación Social





Mayo de 2014.

Un editorial
Es un género periodístico-expositivo, que consiste en un texto n probablemente no firmado
que explica, valora y juzga un hecho noticioso de especial importancia. Se trata de una
opinión colectiva, de un juicio institucional formulado en concordancia con la línea
ideológica también conocida como línea del medio. En otras palabras, es una opinión o
comentario que hace el editor sobre la noticia, y escrita según las experiencias del
editorialista.
Este texto es tradicional de los periódicos y suele aparecer situado en un lugar
preferente dentro de la sección de opinión de un medio de comunicación. Aunque el
editorial no lleva firma, ya que resume una opinión colectiva, hay periodistas encargados de
su redacción, los llamados editorialistas, en muchos casos lo escribe el director del
periódico.
El editorial está siempre ligado a la actualidad, ya que su relación con un hecho
reciente es lo que le otorga la característica de mensaje periodístico y lo aleja de ser un
ensayo breve.

Características del editorial:
a-El editorial debe ser hecho con frases que contengan idas concretas.
b- Contundente, que vaya al grano del asunto; que exprese, sin titubeos, el juicio directo,
para que el lector no se quede desinformado con respecto al tema.
c- Afirmativo: es decir, que proponga soluciones.
d- Penetrante: que no se quede en la superficie de los asuntos que aborda sino que vaya más
allá; que sepa exponer lógicamente futuras consecuencias; que descubra y exponga causas
subterráneas de un determinado hecho social.
e- Ágil: redactado con fluidez, claridad, lógica.
f- Convincente: que presente argumentos para persuadir al lector de que piense de la misma
forma que la institución periodística que representa.
g- Breve: que diga mucho en pocas líneas y trate de agotar en breve espacio temas que
entrañan tesis profundas y vastas.
h- Trascendente: que su juicio resulte perdurable y de influencia en la conformación de
criterios. Juicios improvisados, ligeros, contradicen la función orientadora del editorial y
arriesgan su credibilidad.

El propósito del editorial
Son explicar los hechos y su importancia, dar antecedentes (contextualización
histórica), predecir el futuro, formular juicios morales o aspectos de valor y llamar a las
acciones.
Se informa sobre un acontecimiento acerca del que se va a opinar, pero no se
detiene en él, sino que los datos informativos que aporte serán únicamente el hilo conductor
de las opiniones. Se explica el tema también porque el editorial presenta una visión
articulada y relacionada de los acontecimientos, lo que ayuda a la comprensión del tema
por parte del lector.
También tiene una función indagadora de lo que puede llegar a significar lo que está
ocurriendo, captando el síntoma de futuros acontecimientos. El editorialista debe distinguir
entre lo que hay de pasajero y accidental en un hecho, de lo que es decisivo.

EDITORIAL
¿Qué hacemos con un salario mínimo?
Lo que parece ser mucho en porcentajes, puede significar poco en el día a día

JAVIER RODRÍGUEZ | EL UNIVERSAL
Martes 13 de mayo de 2014 12:00 AM

El Primero de Mayo celebramos el Día Internacional del Trabajador, el cual por
tradición trae consigo una de las políticas públicas más esperadas por los trabajadores: el
aumento del salario mínimo. En esta ocasión, dicho aumento fue de 30%, siendo el segundo
incremento salarial que hace el presidente Maduro este año, pues en enero hizo lo propio en
un 10%. Lo anterior, implica que el salario mínimo se sitúa en Bs. 4.251, sin embargo, ante
una economía con alta inflación, cabe preguntarse si es suficiente el ajuste salarial realizado
por el Presidente y qué compramos con un salario mínimo.
Un método para responder la primera pregunta, sería comparar la inflación
anualizada publicada por el BCV, con la variación del salario mínimo. Encontramos que
desde 1999 hasta 2013, la inflación ha sido más alta que los incrementos salariales en 2/3
del período (exceptuando 2000, 2003, 2005, 2006 y 2012). Para 2014 se comparó 73% de
aumento salarial alcanzado entre mayo de 2013 y mayo de 2014, con la inflación
anualizada de mayo de 2013 a mayo de 2014, la cual se estima es de 55%, los datos
muestran que el ajuste salarial hasta mayo, logra cubrir el crecimiento de los precios en los
bienes y servicios.
Por su parte, si al salario mínimo le sumamos el monto mínimo que recibe un
trabajador por concepto de bono de alimentación y lo comparamos con el costo de la
Canasta Alimentaria Normativa (CAN), encontramos que desde 2008 hasta 2013, el salario
mínimo logra comprar poco más de una CAN (máximo 120%); es decir, un salario mínimo
solo alcanzaba para cubrir las necesidades nutricionales de una familia promedio (5
personas), según datos del INE. Estimando el valor de la CAN hasta el primero de mayo de
este año (estimación hecha con base en una inflación de 4% en el mes de abril),
constatamos como el ajuste salarial logra cubrir el costo de la CAN (117%); sin embargo,
aún le quedan meses al año, en los cuales el costo de la CAN seguirá subiendo y los
salarios se mantendrán fijos, lo que implica que probablemente a finales de año, la relación
entre el salario mínimo y la canasta alimentaria cerrará en saldos deficitarios.
Hagamos una última comparación, tomando en cuenta que el ajuste de 30%,
significó un incremento salarial de Bs. 49 por día y a esto le restamos los Bs. 6 adicionales
que debe pagar una madre soltera y sus tres hijos si hacen uso del transporte público en
promedio dos veces al día (ida y vuelta), producto del ajuste en las tarifas del servicio
realizado en Caracas el 30 de abril (incremento de Bs. 6 a 7,5). Entonces, podemos decir
que a dicha madre le quedarán Bs. 43 por día, con lo cual por ejemplo no podrá comprar 1
kg de leche en polvo, actualmente regulado en Bs. 80. En conclusión, en una economía
inflacionaria como la nuestra, analizar el impacto del ajuste salarial únicamente en términos
de variaciones resulta engañoso, pues lo que parece ser mucho en porcentajes, puede
significar poco en el día a día.


ANALISIS

El nuevo aumento del salario mínimo establecido por el Presidente de la República
Nicolás Maduro de Bs. 4.251 a partir del 1ero de Mayo del año en curso es según el mismo
“una forma de proteger al pueblo” de una inflación galopante que rompió un nuevo record
para el mes de marzo al situarse en 59,4% anual. Es innegable el efecto que este porcentaje
tuvo en el bolsillo de cada Venezolano, debido a que el sueldo mínimo no alcanza para
cubrir el monto de la canasta básica alimentaria, ni siquiera con el nuevo aumento el
Venezolano puede tener en su hogar los alimentos necesarios para una alimentación
balanceada.
Los críticos del gobierno ven este nuevo aumento, equivalente al 30%, como una
demostración de que el gobierno socialista impuesto por el fallecido Hugo Chávez no ha
podido alcanzar las metas de controlar la inflación y los precios. Quiere decir entonces
que en Venezuela con un mes de salario se pueden adquirir unas zapatos marca converse
dos pasajes de avión nacionales y 98 kilos de pollo al precio regulado. De igual forma,
con un día de salario se puede solamente adquirir un almuerzo ejecutivo, o un cartón de
huevos, o ½ kilo de queso llanero.
Finalmente se puede decir que, El aumento de 30 por ciento de salario mínimo que
rige a partir de hoy no solo se queda muy por debajo de la inflación anualizada y las
devaluaciones que ha sufrido la moneda en los últimos 12 meses, sino que tan solo
representa una cuarta parte del costo de la canasta básica familiar, es decir, que para
adquirirla se requieren cuatro salarios mínimos.