Está en la página 1de 2

La Nueva España

Portada | Fútbol | Ocio | Bolsa | Buscador | Turismo | Foros | Cine | Mapa web | Multimedia | Ed. Impresa
-Acceso rápido-

Extras 17/05/2003 - Nº
Buscar Titulares del
184
día Imágenes del día
Hemeroteca EDITORIAL PRENSA ASTURIANA Director: Isidoro Nicieza
Personalice lne.es
Portadas PDF Última
GIJON Modifique sus datos
Hora
Más información
Mariano Fernández Enguita. Catedrático de
Edición Sociología de la Universidad de Salamanca: «La
impresa mejor jornada educativa para el ritmo del niño es la
Portada partida»
Oviedo
Gijón
Avilés y comarca
«El obstáculo para las madres no está en el trabajo o la escuela sino en la
Cuencas familia, duermen con su enemigo»
Oriente
Occidente María FDEZ.-MIRANDA
Centro
Asturias «Sociedad y educación en el siglo XXI». Este
título fue el punto de partida de la conferencia
España
que ofreció en la ciudad, invitado por el Centro
Internacional
de Filosofía para Niños, Mariano Fernández
Economía y Laboral
Sociedad y Cultura Enguita, catedrático de Sociología de la
Deportes Universidad de Salamanca.
Sucesos
TV y Espectáculos -¿La educación ya es cosa de todos, o se sigue
volcando la responsabilidad en los centros?
Opinión / Firmas
Humor -Yo creo que nunca la sociedad dio tanta
La Galeria importancia a la educación como hoy, y nunca
Última página se le dedicaron tantos recursos. No comparto la
idea de que la sociedad abandone sus Mariano Fernández Enguita, durante su
El Campo responsabilidades para echárselas a los conferencia en Gijón.
El Mar centros. Es verdad que existen familias de ese
Motor tipo, sectores sociales que tienen dificultades o SERVICIOS
Cultura que carecen de conciencia sobre la importancia Enviar esta página
La Nueva Quintana de la educación, pero también existe lo
Campeones Imprimir esta página
contrario. Por eso, las quejas que llegan desde
Más Gijón el mundo de la enseñanza son, por un lado, que Contactar
se delega en ellos demasiado, y, por otro, que Anterior Volver Siguiente
Información todo el mundo les dice lo que tienen que hacer.
Hay que encontrar un equilibrio entre las
Contacte con lne La
Nueva España lne.es funciones de la institución escolar, de la
Publicidad profesión docente y de los demás espacios que
concurren en la materia de educar.

-En Asturias se están creando escuelas para niños menores de 3 años y hay un
programa para que los colegios abran sus puertas más temprano. ¿De qué manera va a
afectar a esos niños el hecho de que cada vez estén menos tiempo en casa?

-Con la ley anterior, el año escolar era legalmente de 210 días, y sin embargo en la
práctica no llegaba a los 170. En la mitad de España, aproximadamente, se ha
implantado la jornada continua. Es decir, en muchos aspectos se ha reducido el tiempo
escolar. Los niños, en conjunto, pasan menos tiempo en la escuela, lo que sucede es
que hoy no todo el mundo tiene la misma jornada. Eso nos lleva a una oferta de tiempo
mucho más amplia, pero no quiere decir que los niños estén desde las seis de la
mañana hasta las seis de la tarde en el colegio.

-¿Se puede decir que la jornada continua es mejor que la partida, o viceversa?

-Yo creo que la mejor jornada para los niños, la que corresponde a lo que biológica y
psicológicamente es un niño, es la partida. Es la jornada que responde a sus ritmos
naturales: espacios cortos de trabajo, descansos... Además, tiene que ver con lo que
sabemos de los biorritmos: las peores horas del día, en términos de rendimiento, son
las últimas de la mañana. Lo que ocurre es que ésa no es la única consideración. Para
mí, el gran error es que con la enorme diversidad de niños que hay, la enorme
diversidad de estructuras familiares y de ofertas paralelas o no a la escuela que hay, se
pretenda discutir cuál es la mejor solución para todo el mundo. Eso, si pensamos en los
padres. Si pensamos en los profesores, es simplemente una reivindicación sindical, que
a mí me parece comprensible, pero ilegítima: no se pueden hacer avanzar las propias
reivindicaciones laborales sobre supuestas teorías pedagógicas inexistentes.

-¿Mejor sistema mixto?


La Nueva España

-Sí: que un centro tenga una jornada y otro centro, otra, que en un mismo centro existan
las dos jornadas... Insisto en que el gran error es la búsqueda de fórmulas colectivas.

-Las distintas administraciones proponen medidas para conciliar la vida laboral y la


familiar, pero lo cierto es que una mujer hoy en día tiene muchos obstáculos para ser
madre. ¿Vislumbra alguna solución a corto plazo?

-A corto plazo, pocas. La posibilidad de que una mujer pueda ser -de forma
satisfactoria- madre, trabajadora y miembro de una familia depende de tres
instituciones: la escuela, la familia y el trabajo. La escuela ha dado a las mujeres la
oportunidad de tener una buena educación y eso ha impulsado enormemente sus
demandas de igualdad en todos los demás terrenos. En el trabajo, todavía hay una tasa
de incorporación baja de la mujer, que en parte se debe a obstáculos propios del mundo
del trabajo. Pero, al final, el obstáculo fundamental no está ni en el trabajo ni en la
escuela, sino en la familia. El problema de las mujeres españolas es que duermen con
su enemigo, que puede ser muy simpático en muchos aspectos pero no asume las
tareas domésticas ni el cuidado de los niños. Las mujeres se ven obligadas a una
sobrecarga en un período que es al mismo tiempo el de tener hijos y hacerse un lugar
en el mercado laboral. El problema está en el hogar .

-Ha cundido el desánimo en muchos profesores. ¿Cuál es su lectura?

-Es verdad que muchos profesores no están contentos con su profesión. A mí me


parece difícil de comprender, porque creo que es una profesión -en términos generales-
gratificante. Una profesión en la que la propia actividad tiene un sentido: uno sabe cuál
es la utilidad de lo que está haciendo. Y, comparada con otras profesiones con ese nivel
de formación, tiene buenas condiciones de trabajo y está bien pagada. Sí existen
problemas, sobre todo con el difícil grupo de los adolescentes. Pero, francamente,
mucho más difícil es ser médico y lidiar con gente cuya salud está en cuestión; o ser
militar e ir a la guerra; o ser periodista y que mañana te puedan demandar por lo que
has escrito.

-¿Es cierto que los alumnos de ahora son peores?

-Hay declaraciones del siglo V antes de Cristo diciendo: «Los jóvenes ya no son lo que
eran». En una sociedad que cambia, los jóvenes nunca son lo que eran. En conjunto,
ahora los alumnos son mejores: más cultos, mejor formados.

Inicio

Portada | Fútbol | Guía Ocio | Bolsa | Buscador | Turismo | Foros | Cine | Mapa web | Multimedia | Edición
Impresa