Está en la página 1de 12
DE NECESIDAD DE LAS MÁQUINAS ENSEÑAR 25 LA CAPITULO2 LA NECESIDAD DE LAS MAQUINAS DE
DE
NECESIDAD
DE
LAS MÁQUINAS
ENSEÑAR
25
LA
CAPITULO2
LA NECESIDAD DE LAS MAQUINAS
DE ENSEÑAR
B. F. Skinner
liciosos. Como consecuencia, podemos dar por sentado que el chico
salivaba a la vista de un texto griego o latino y que ptobableménte
mejoró su puntería con el arco; pero cabe dudat que esto tuviere
efecto alguno sobre su conocimiento del gtiego y del latín'
Los esfuerzosactualespor emplear recompensasen la educación
denotan la misma totcida ditección. Los textos adornados con ilus-
tracionesen cuatro colores,los episodiosemocionantesde una pelí-
cula científica. las actividades interesantes de clase, todas estas
cosas harán interesante y hasta attactiva la escuela (tal como
probablementegustó al niño estudiar gdego y latín); sin embargo,
para generarformas específicasde conducta; estascosasdeben rela-
cionarse con la conducta del estudiante en formas especiales.Sólo
27 26 LA NECESTDADDE LAS rvrÁQUrU¡,SOe rNSpÑ¡,n B. F. SKINNER entonces serán verdaderamente compensatorias o,
27
26
LA NECESTDADDE LAS rvrÁQUrU¡,SOe rNSpÑ¡,n
B.
F.
SKINNER
entonces serán
verdaderamente compensatorias o, en términos téc-
nicos, "tefotzadofas".
conseguimos vincular un acto tef.orzadot con la conducta
rparato en que vna tata o un mono
:ten una palanca e inmediatamente
rs elementos nos confieren un con-
rectando refuerzos y
distribuyéndo-
enaccionarta_patanca.on.u"lqoill'i,:lrf t:i¿r??f#".n:1,'j.l:t;
gosperíodos.fRefozando clases-especialesde reaccionesa la palanca
(por e¡emplo,presionesmuy
Iigeraso muy
fuerteso hechascbn,rn"
manoo la_otra), "formamos,,-distintos éstiloso
topograftasáe1a
conducta.Reforzandoúnicamentecuandomedian "ti'rt",'riá, o a"r.,
de.estímulosparticulares,ponem(
arnbiente.De todosesrosprocesos
y.ya han
resultadoprácticas fijas
de formascomplejalde conduóta
temente,son adecuadaspara fines'
abordarel prob.lemade-leducadorpodemos empezarpasando
.@l
que la educacióndebeprovocar.Los obietivosde la educación Pro-
gresivase cambiaronpára conformarlosa esta limitación y muchas
tareasdignasquedaronsencillamenteabandonadas.
Afottunadamente,podemosresolverel problemade la educa-
ción sin descubrirni inventar refuerzosadicionales.Nos basta con
revist-áa los refueriosdisponibles. {Qué
revtstaa los retuerzosdrsponibles. ¿Qué
fazonespositivaspuede dar
rázone,positivasp,rtd.
d",
el estudiantepara-suestudio?Podémosseñalarlas
el estudiantepara su estudio?Podémosseñalar
el estudiantepara.sue.s.tudio?Podémos-señalarlas
ventajásulterio-
ventajásulterio-
res de una educación(las formas de vida que estánsólo a
a disposi-
dispori-
jv:l'
dio de la conductase encuentrancomplicadoselementosde equipo
destinadosa regir la conductade organismosindividualesdurante
muchashoraso-muchosdlas de estudiocontinuo.Las condicionesyl
los cambiosde condicionesrequeridosno pueden determinarsea
mano, no sólo potque el experimentadorno disponede tiempo y
energla,sino porque muchascontingenciasson demasiadosutiles
I,
y
précisaspara serprovocadassin ayudade instrumentos.En la edu- -
.,.i*+t'
caciónse presentael mismo problema.
Considérese,por ejemplo,el comportamientotemporariode la
conductallamada'iritmo". A menudola conductaesefectivasólosi
se la gtadúadebidamenteen el tiempo. Las diferenciasindividuales
28 29 B. F. SKINNER LA NECESIDAD DE LAS ¡UTÁQUTNASOB BNSBÑ¡,N El niño identifica el
28
29
B.
F.
SKINNER
LA
NECESIDAD
DE
LAS ¡UTÁQUTNASOB
BNSBÑ¡,N
El niño identifica el material que correspondea la muestrade
lo cual significahastaque hayamirado la muestranuevamente.Por
supuesto,cabela posibilidadde muchasottas combinacionesde reac-
cionesy refuerzos.En una versiónauditiva,el niño escuchaun arma-
do de ionos que sirve de muestray exploraotras muestrasbuscando
una concordancia.
Si generalmentese dispusiesede dispositivossimilatesa éstos
en nuestrasescuelasde párvulos y
jarünes de infantes, nuestros
niños manejadansus ambientescon mucha mayor destrcza.Seían
más
en su trabaio,mássensi
a la qtúsica,
en los deDortes. etc. Jus vldas
vidas serían
serran más
mas erectlvas. No
ivas.
ü7ZA en
D
las condicionesnecesaúaspnra prouocar
i
luz
de lo que conocemosacercade contilgencias áiferencialesde rc-
f,rer".r,.l
-irrundodel niño
del niño pEq
po-
fsrz,q.el-inu.njo
6regidq. Y únicamerite1ásmáquin-asloSiémeclíaián, bues no ptiede
brecido.Y únicameritelásmá
"iffenarse de otra manerala ftec"en.ia *' la sutilezaa dedE r,efuerzosr,e.íue¡-z-o-q-
rcqu€ridas.-
Por supuesto,el maestroestáen situaciónde desventaja al en-
señarconductaexpertay discriminativa,debidoa que en gran parte
30 3r B. F. SKINNER LAS.MÁQUINAS DE ENSEÑAR LA NECESIDAD DE esainstrucciónno es oral. -Puede
30
3r
B.
F.
SKINNER
LAS.MÁQUINAS
DE
ENSEÑAR
LA
NECESIDAD
DE
esainstrucciónno es oral.
-Puede ocurrir que los métodosdel aura,
en los cualesse dice que el maesffo"se cómunica"con el .st,rJ"rr-
con
Mirada de este modo, la lecl
máxima eficacia mediante a
,,capacidades orales" se
te, "imparte información" y construye
adap-
ouedeaDrendera distinzuir enÚeletrasy gfuposde lettas de un al-
te? mejor a las asignaturascorrientes,cuyo aprendizaiesuele con-
iabeto simplementecomóparrtasvisuales _empleando el dispositivoy
si'lerarseque va más allá
que la adquisiciónde formas'de conducra
aéabande describirse.Se le
puede enseñar
los procedimientosque
o de control de ambiente.ño
obstante,quizásvalgala penaecharun
a id^entificarcorrespondenciasarbitrarias (por ejemplo, entfe
.ma-
segl¡ndovistazo.Las caracterizacionestradicionJes
dé la conducta
manoy de imprenta) en
yúsculas v minúsculás,entreletrasescritasa
oral originan paruel maestroproblemascasiinsuperablesy
-estlmulól
áccesibleaI
m_ismo
p-ueden 'eslablecer lás
lisis másriguroso sugiereotra posibilidad.
podemós
definir términos "n "ná-
io-gpo_h¿rlarn&j_q_ Ae control de
¡i;ñ]ti"". c"t ü" ágtlá"á¡-fonogtáfico,.
ie
como "información", "conocimiento" y
"capacidadoral"
refiriéndo-
letras impresasy
sonidos' entre sonidosy
nos a la conductade
cual inferimos-su piesencia. pod.emos lu;ego
corle-spot'denciasentre
letras, entre palabtasy
sonidos,éntre sonidos -y
palabrasimpresas,
,la
enseñarla conductadirectamente.En
lugai
de "transmitir i"ror-u-
etc. liodo esto nodrlá serle
enseñadoal estudiantesin pronunciar
ción al estudiante",.podemospr-ovocar siñplementela conducta
lue
se toma como indicio de que el estudiantéposeeeseconocimiento.
e aptendiesemás Pronto a Pronun-
rto).
En vez de enseñar"conocimiento del
idiomá francés",pod.mo, .n-
El mismo üspositivo puedeenseñarcorresPondenciasentrepa-
señarla conductade Ia cual inferimos
eseconocimienio.En lugar
labras y las ptopiedadesd]eobjetos.
El alumno elige.una
palabra
de enseñar"una capacidqdde leer",
podemos
armar .l
r"f.tio'rio
impresáo habladla que, por ejemplo,correspondaen el iüoma a un
conductorque distingueal niño qr'resabeleer del q,r. no ,"b.,
;bíd" ilustrado,, ott"'p.lrbtá
i*pt.t"
o hablada.I.as cortesponden-
o,
un niño lee o "demuestfa que
ciassemánticasdifierenin
aspectosimpoftantesde los apareamientos
io conductorde sran compleiidád.
rlabraen una lista-;lee en voz aha;
regulares,pero puede (y eñ realidad,debe)
emplearse -el
mismo
pó ro
á.
ptogi
"ción
y
refuerzo. Las manerastradicionalesde
ritos en un texto; reordenafrases;
:scrito; se comporta debidamente
>naemocionalmentea sucesosdes-
largalista. No hacenadade esto
inienar a leér eitablecentádosestosrepertorios, pero lo hacenindi-
rectamentey,
lamentablemente,en forma ineficaz.Al "construir en
íecesidadde leer", al motivar "su predisposiciónmental",
un niño la
al "compaftir información",etc', el maestrodispone,a vecescasi
todo lo hacedespuésde aprendido.Provo-
rasta'¡ y resultatentadorhacerIa prueba de
subreptiiiamente,muchas áe
hs contingencias que se acabande
.t.rrr.i"t
v éstas-sonlas determinantesde 1o
que se aprende.Una
cosadenominada"habilidad
de letr,'. de la
maneraeipllcita de tratar el asunto aclamel programa,sugierepro'
cualemanaránrodasesrasconductasespecíficas.
pero .Jó
tJ^liá"¿
cedimiento^seficacesy ganntizaun
alcanceque a menudofalta en.los
trosc,hahechojamás. "Enseñara leeri'
estareasiempre.ncamirraá" "n
métodostraücionalei."Por t.tpn.tto, muchó de lo que se llama lec-
rucstablecerciertosrubrosespecíficosen esaclasederipertorio.
tura no seha incluido,pero
puedeocutrir queno senecesiteenseñar-
. Es verdadqueentrelasparter
lo, puesuna vez qu.'*
han implantadoeitos repertoriosbásicosel
rlcncia.Un estudiantepuedeádqui
nihá empieza " re.ibir refuerzoautomáticoal responderal material
lnnyorfacilidaddebidoa
que ha
durnnteun tiempoutilice unas.n
del texto.
La mismanecesidadde definición conductotasurgeal enseñar
otrashabilidadesorales (pot ejemplo,un segundoidioma), así-como
las asignatutastradicionalesde la educación.Sin embargo,al-pto-
s partes del repenorio tienden a
estédando ptueba acabadade su
gresar-haciaesenivpl, tpnemosque.superar-u4alimitacióndel
dis:
positivo(descrito).[E-1estudiantepuedeelegirunarespuestasin
set
e porque tod¿slas partesson úti-
ensiefldoreforzadaspor el mundo
:nseñanzaexpllcitade la lectura.
iapaz de hablar ni ésctibir, pero qneremosque aprendaa
emitir la
respuesta,dadoque éstaesla clasede conductaque,posteriormente
le resultatámásútil. La emisiónde conductavetbal se enseñame-
p ,y
p
,y
32 B. F. SKINNER LA NECESIDAD DE LAS IT,IÁQUTN¡,S ¡T TNSE,Ñ¡N 3) diante otta clase
32
B.
F.
SKINNER
LA
NECESIDAD
DE
LAS IT,IÁQUTN¡,S ¡T
TNSE,Ñ¡N
3)
diante otta clase de máquina. Un marco de material de textos que
apareceen la abertura del cuadrado es incompleto: en lugar de cier-
tas letras o cifras hay agujeros. Puede hacerse aparecer las letras o
cifras en estos agujeros moviendo regletas deslizantes (un teclado
serla una evidente mejora). Cuando se ha terminado el material, el
estudiante coteia su respuesta accionandg una manivela. La máquina
"siente" las posicionesde las regletasdeslizantesy si estánbien, lleva
a su lugar un nuevo marco de material, volviendo las regletas a su
posición de teposo. Si la respuesta está equivocada, las regletas
vuelven a su posición original y es necesario volver a correrlas.
La máquina puede decir al estudiante que está equivocado sin
decide qué es lo que está bien. Esto es una ventaia, pero relativa-
mente costosa.Además, la conductaóorrectase especificade manera
un tanto rígida. Esta clasede máquina sirve probablemente sólo para
los primetos grados. Un ptocedimiento más sencillo y más barato,
con mayor flexibilidad, consiste en permitir al estudiante comparar
su respuesta escrita con un texto revelado (existe un dispositivo en
haceun estudiante,y accionaun contadorque se exponea la vista
al finalizar el conjunto. Luego el esiudianteregistrael número de
erroresque ha cometidoy lo puede compararcon lo que hubiese
cortespondidorespondiendoa todo bien.
La investigaciónexploratoria rcalizadaen escuelasy colleges
indica que lo que ahora enseñael
maestro,libro de texto, lectura
o película se puede enseñaren la mitad del tiempo con la mitad
del esfuerzomedianteuna máquinade este tipo general.l Basta
con sólo ver a los estudiantesen el trabajo para comprendergue
esto es un cálculo prudente. El estudianiepermanecéactivo. Si
se detiene, el progtama se detiene (en contrastemarcadocon la
práctica del aula y la televisión educativa); pero nada lo obliga,
pues él no se siente incünadoa detenerse. El¡Ef¡¡egs_llmediato
.]'frec,'.nt.sostieneuninterésactivo.(Elintffi
más-guieiuálqrüid efecto'ile
nbvededque haya.
La novedadpuede
tener que ver con el interés, pero el material contenidoen la má-
quina es siempre novedoso. )
Cuando los procedimientosinstruc-
que
se aplica este ptincipio ) . Es adecuado para instrucción oral más
allá de los gtados primarios
inferiores (es decir, escuela secundaria
inferior, escuela secundaria y college y en la educación industrial y
profesional ) . El material correspondiente al programa se almacena
en cintas de papel plegadas. Se expone cada vu, un marco de ma-
terial, cuyo tamaño puede variar según sea la natutaleza del
conte-
tivos normalesson muy eficaces,puedeocurrir que lo que se gane
no seatanto, En un cierto experimento,2que tenía que ver con la
edr¡caciónindusttial, hubo aproximadamenteuna economlade 25
por ciento en el tiempo requerido patala instrucción,más o menos
un 10 por ciento de tetencióny alrededorde un 90 pot ciento de
los alumnosprefirieron estudiarcon mágüina. Al estudiante,por lo5-1
general,le gustalo queestáhaciendo;no seesfuerzaen absolutopor I
nido. El estudianteescdbeen una tira de papel separada.No puede
mirar partes del material que no estén autorizadas sin dejar constan-
salvarse,como sería por ejemplo, el caso en que dejase que su f
atención no se concentrase.No necesitafozarse pata ttabajat y I
cia del hecho, porque una vü
que la máquina está catgaday cettada,
sólo se la puede abrir perforando la tira de papel.
El estudiante ve el material impreso en la ventanilla grande de
la izquietda. Esto puede ser una oración que debe completarse,una
pregunta a la cual hay que responder o un problema a solucionar.
El estudiante escribe su
respuestaen una pane descubiertade una
suele librarse del esfuerzogeneradopor un control desagradable.,'
No tiene raz6n algunapara sentir ansiedadacercade los próximog
exámenes,pueséstosno sonnecesarios.Tantoél comosu instructo{
conocensu posición en cualquier momento. I
No menosimpottante, como
quinas de enseñar,es el hecho de
tira de papel, en el lado derecho. Entonces mueve una regleta des-
lizante que cubre la respuestapor él escrita con una superficietrans-
prircnte y descubre material adicional en la abertura grande. De
ente modo puede saberque su respuestaestá mal sin que se le diga
de libertad püa
al ritmo
a los estudiantesen ^v^nzar un aula pam f
r Bajo la di¡ección de Allen
Calvin, del Hollands College, .rna .la.e dJ
qué es lo que está bien. Por ejemplo, puede ser una lista de erro-
ren comunes. Si su respuestaestá entre ellos, tiene la posibilidad
de lucer otr4 prueba en una parte de la tira de papel que acabade
rlc¡cubrirse. La nueva operación de la máquina tapa su segunda
rc;liucrrtrl y destapa la respuestacorrecta. El estudiante consigna
utrn l'errpucsttrcquivocada haciendo una perforación a su lado, con
lo crtolrleirrrrnnconstanciapor si el instructor desearevisarlo que
8e grado del
Sistema Escolar Roanoke terminó todas las tareas de una clase
de grado 9e en ál1ebln en un solo perlodo lectivo.
Los puntos logrados en
la prueba fueron compatablesa lo normal en un 9e grado; nueve mesesdespués
los alumnos recordabanel 90 % ó más del material estudiado.
2 Con el mismo material y a la luz del experimento anterior, J. J. Hughes
y M. J. McNamara dieron cuenta de resultados más recientes a Ia Ame¡ican
PrychologicalAssociation de Nueva York, en septiembrede 1961. Su labor se
refirió al uso de textos programadosen la educación industrial.
34 B, F. SKINNER LA NECESIDAD DE LAS MÁQUINAS DE ENSEÑAR 35 la causa mayor
34
B,
F.
SKINNER
LA
NECESIDAD
DE
LAS MÁQUINAS
DE
ENSEÑAR
35
la causa mayor de ineficiencia en la educación. Algunos esfuerzos
por mecanizar Ia insrucción han pa¡ad9 pot alto este punto-. Un
iaboratorio de idiomas controlado desde una consola central pre-
supone un grupo de estudiantes que avanzanmás o menos al mismo
bilidad de un libto "ordenadode tal maneraque sólo para quien
hubiesecumplido con lo indicado en la página uno fuese visible
la páginadosy asísucesivamente".Pensaronque,conun libto asl,
"mucho de lo que ahota tequiere instrucción personalpodría re-
t
i'f"
se permita una cierta elecciónde materiales. El
rF4* 5
ritmo.
iuando
i*
'mirmo "rrn error ha cometido en escala enorme la televisión educativa.
'l
Ya es bastante ineficaz una clase de veinte o treinta
alumnos que
solversecon texto impfeso", Por supuesto,aunqueconcebidacon
elementosmuy difereñtes,la máquináde enseñares uno de estos
libros.
progresanal unísono; pero, ¿qué
ái"ñt.r de una media docena áe
mismo oaso?
debemos decir de todos los estu-
estados qve avanzan marcando el
Al uatar de enseñara más de un estudiantepor vez periudi-
actuales.Pero lray posibilidadesmás promisorias:las condiciones
cteadaspor una buena máquina de enseñatpermiten aplicat a \a
educaciónlo aptendidoen investigacionesde laboratorio y ampliar
nuestroconocimientoen basea experimentosrigurososrealizadosen
escuelasy colleges.
Los conceptosdel procesode aprendizajeque sustentanlas
prácticascomunesquedaron rezagadoshace mucho tiempo. Por
ejemplo, se dice que los maestrosy los libros de texto "imparten
infotmación". Exponenal estudiantea material verbal y no verbal
iv
3 Thorndike, Edward y Atthut
Gatest Elemenlary Principles ol Educa-
y llevan a su atenciónrasgosparticularesde esematerial,y se ase-
gura que en tal virtud "dicen algo al estudiante". A pesatde evi-
denciadesalentadoraen contrario,siguesuponiéndoseque si se dice
algo a un estuüante, éste ya lo sabe. Dentto de este esquema,
enseñares transmitir información, concepto que, a ruiz de una
analoglafalsa,ha adquirido prestigioinmerecidoen basea la inge-
niería de las comunicaciones.Es indudable que algo se transmite
desdeel maestroal estudiante,pues si se interrumpe la comunica-
ción, la instruccióncesa;pero el maestrono es tan sólo una fuente
de la cual manaconocimientodestinadoal estudiante.No meio-
ramosnecesariamentela instrucciónpor el hechode altent las con-
dicionesde la transmisión,como,por ejemplo,adoptandouna moda-
lidad sensodadiferente. Esteesun error cometidopof ciertasseudo-
máquinasde enseñarque, al aceptarnuestraincapacidadpara ense-
ñar a leer, han procuradorestablecerla comunicaciónvaliéndosedel
discursograbado. El estudianteya no se absorbeen la lectura de
un libro, comoen el casodel retrato tradicional;mira fijamenteal
espaciocon los auricularesen la cabeza.Por iguales motivos es
posibleque no tenganrelevanciainmediatalas mejorasen la codi-
ficnciónde información.
tion. B. MacmillanCo., Nueva Yotk, 1929.
,6 B. F. SKINNER LA NECESIDAD DE LAS MÁQUINAS DE ENSEÑAR 17 El estudiantees más
,6
B.
F.
SKINNER
LA
NECESIDAD
DE
LAS MÁQUINAS
DE ENSEÑAR
17
El estudiantees más que un receptor de información. Debe
rcalizatLrnau otra clasede acción. La opinión tradicionaldice que
debe"asociarse".La corrientede informaciónque va del maestro
al estudiantecontieneparesde rubros que, por el hecho de estar
muy cercao de otra manerarelacionados,terminan conectándose
en el cerebrodel estuüante. Esta es la vieja doctrina de la asocia-
ción de ideas,robustecidaactualmentepor una atraccióncientlfica,
aunquecarentede espíritu crítico, hacialos reflejos condicionados;
dos cosasque ocurren juntas en la experienciase conectande una
En un casoimportante de Io que llamamos instrucción, el con-
trol sc transfiere simplemente de los estlmulos llamados formales
a los temáticos. Cuando un estudiante aprende a memorizar, por
ejemplo, un poema, es evidentementeinadecuadodecir que al leer
el poema se presenta a sí mismo en divetsas partes contiguamente
u otra forma tal que despuésuna de ellas recuerdala otra al estu-
diante. El maestroejerceescasocontrol sobre el proceso,salvo
cetciorarsede que las cosascoincidan juntas con frecuenciay que
el estuclianteles preste atención; pot ejemplo, haciendoque las
experienciasseanvívidaso, como solemosdecit, memorables.Cier-
tos dispositivosllamados máquinasde enseñarson sencillamente
formas de presentarcosassimultáneamente,en formas que llamen
y hlego las asocia. No se concreta simplemente a leer el problema
una vez y otra hasta que lo sabe. (Es posible que jamás lo pueda
aprendet de esa manera. ) Debe hacerse alguna otra cosa, como
$abencuantos han memorizadopoemas a partir del texto. El estu-
diante debe hacer tespuestas ptovisorias mientras ap^rt^ del texto
$u mirada. Miraú fugazmente el texto de cuando en cuando para
procurarse ayuda fragmentaria, emitiendo una respuesta aprendida
parcialmente.
Si un pasaje recordado tiene sentido, puede ocurrir
que esto sirva de confirmación
pero si el pasaje es frag-
mentatio u
oscufo, para confirmar -automática, la exactitud de una respuesta
la atención. El estudianteescuchael discursograbado,por ejemplo,
al mismo tiempo que mita las ilustraciones. La teorla dice que
asociaráestaspresentaciones,la auditiva y la visual.
Peto el acto que se exige al estudianteno es una u offa clase
de asociaciónmental de experienciascontiguas. Es más objetivo
emitida el estudiante consultará el texto luego de emitido.
Una máquina de enseñar facilita este proceso. Presenta una
poesía verso a verso y pide al estudiante que la lea. El texto "se
desvanece" entonces; es decir, rebulta cadavez menos claro y menos
completo en presentacionessucesivas. Otros estímulos (derivados
en este casode la propia conducta del estudiante) ocupan su lugar.
En un cierto procedimiento unas cuantas letras faltas de importancia
se omiten en la primera presentación. El estudiante lee el verso
sin su ayuday dala pauta de su éxito escribiendolas letras omitidas,
que confirma la máquina. Al aparecer nuevamente el verso, falta
de él una parte mayor, pero dado que recientemente ha respondido
para aplicar el principio con eficacia.
-- Sólo en las primerasetapasde la educaciónnos interesaprin-
cipalmenteestablecer lormas de conducta.Por ejemplo,en el as-
pecto verbal,-iffi-éñamosa un niño a hablar, eventualmentecon
dejo y pronunciaciónaceptables,y luego a escribiry deletrear. Pos-
teriormente,se adquierela topogtafíade la conducta;el estudiante
sabehablary escribiry ahoradebehacerloadecuadamente,es decir,
que debehablaro escribiren determinadasformasen determinadas
circunstancias.En cuantoa la rnaneraen que lo logra imperauna
vasta incomprensión.Por lo generalla educaciónempiezafijando
los llamadosrepertoriosformales. Se enseñaal niño pequeñoa
hacerde "eco" a una conductaverbal, repetir estlniulosverbales
con precisiónrazonable.Un poco despuésse le enseñaa leer, a
e¡nitirconcluctaverbalbajo el controlde estímulostextuales,Estos
y otronrcpettoriosformalesse utilizan en etapasposterioresde la
In¡trtrccirSnpafa evocarnuevasrespuestassin "confotmarlas".
a un texto más completo, el estudiante puede sin embargo leerlo
correctamente. Llega asl el momento en que no queda ningún
tante precisión para el término medio de los estudiantes.
Si el lector quiere ptobar este método con un amigo o un
familiar suyo, puede hacerlo escribiendo una poesía en un pizarrón
con caligrafia clara, y omitiendo algunas letras poco importantes.
Pedirá entonces al sujeto que lea la poesía en voz alta, pero sin
que haga ningún esfuerzo por retenerla en la memoria. A conti-
nuación borará otras letras. Deberá adivinar hasta dónde puede
llegat sin comprometer el éxito de su sujeto en la lectura siguiente,
pero en condicionés controladas esto puede determinarse con bas-
tante ptecisión paru el término medio de los estudiantes.
El sujeto también lee la poesla en voz alta, sin hacer esfuerzo
alguno por memorizatla, aunque es posible que tenga que hacer
nlgún esfuerzo para recordarla. Se borran luego otras letras y se
rcpite el proceso. Para una docena de renglones de material co-
LA NECESTDADDE LAs ¡r¡.{QurNeson exsBÑen 39 )8 B. F. SKINNER El estudiante escribe el nombte
LA NECESTDADDE LAs ¡r¡.{QurNeson exsBÑen
39
)8
B.
F.
SKINNER
El estudiante escribe el nombte correspondiente
contlcne números.
un número en el primer espacio. Si no puede hacetlo, acciona la
i
mlquina para que déscubra, no tan sólo una inücación de si acierta
o
eitó eqüivoca-do,sino ayuda adicional, como, por ejemplo, algunas
lcttas de la respuesta correcta.)
Aprender
una poesía o los nombres de obietos ilusttados
es
tatea rélativamente iencilla. Para formas más complefas de conoci-
que intervienen. El hecho simple de enseñar a un estudiante una
ilustración con leyenda no es más efectivo que hacer que lea una
poesía. Debe hacer algo. Como estlmulo formal, la leyenda suscita
una respuestaverbal, en este caso no en presenciade
otra conducta
verbal pot parte del estudiante,sino en presenciade la ilustración.
El control de la respuesta consiste en pasar del rótulo a la láminai
el estudiante debe dar el nombre
del objeto
ilustrado
sin leerlo.
'
Los pasos dados en la enseñanza con ilustraciones rotuladas
(
pueden también concertarse singularmente bien sin la máquina.
Supóngase que estamos dictando una clase de anatomla médica a
nivel de libro de texto. Ciertas láminas rotuladas representan lo que
debe aprenderseen el sentido de que el estudiante eventualmente:
I)
daú los nombtes de las pamesindicadasy describirá relaciones
entre ellas, y 2) po&á señalar,dibujar o consEuir modelos de par-
tes, o relaciones enffe ellas, conociendo sus nombres.
Para enseñar
los nombres mirando una lámina en que sólo aparezcanincompletos
mismo sentido cuestiones mucho más generales de epistemología'
Cabe la posibilidad de que entendamos plenamente la nattaleza
o
únicamentelas letras iniciales. Por último, podrá dar los nombres
\
del conoiimiento
sólo después de haber resuelto los problemas
completos de partes identificadas sólo mediante números en una
nueva lámina. Sus respuestasverbales han pasado del control de
los estímulos del texto al de los detalles anatómicos ilustrados.
Eventualmente, cuando estudie un cadáver, el control pasatá a la
anatomla teal del cuerpo humano. El, entonces, en este sentido,
"conoce los nombres de las partes del cuerpo y puede mencionar
relociohesentre ellas".
prácticos relativos a impartitlo.
([Es
posible idear un recursol destinado
pas t po¡ alto uno
^
rt
don pasos en el "desvanecimiento" de estímulos textuales. Una
ldmlnc o ¡ráfico con rótulos completos es seguidapor otra que sólo
40 B. F. sKTNNER LA NECESIDAD DE LAS MÁQUINAS DE ENSEÑAR 4I estudiantesen un estudiopiloto,
40
B. F. sKTNNER
LA
NECESIDAD
DE
LAS MÁQUINAS
DE
ENSEÑAR
4I
estudiantesen un estudiopiloto, eshabitualmenteposibleintroducir
un4 mejoraconsiderableen una versióntempranade un programa.
(lCabe la posibilidadde diseñaruna
máquina] que suministreal
programadorla realimentaciónnecesariaen Íorma cónveniente.Cuan-
La máquina para la enseñanza(descrita más ardba) dista
,
bastantede las "aulas electrónicas"a menudovislumbradasbara
escuelasy collegesdel futuro. Muchasde éstas,que a menudo'tie-
nen su pequeñacomputadoraincorporada,se basanen er¡ores de
comprensióndel procesode aprenüzaje. Se las idea con objeto de
repetir las condicionesactualesdel aula. Cuandola enseñanzaestá
il
descritasmás ardba. Peto varias ventajas de la instrucción progra-
rnada se pierden cuando el matetial se emplea en la instrucción
I
esbozarestudiossubsiguientes,recomendarcambiosde los progra-
mas con diferentesniveles de dificulrad, etc., y en tal meáidJ el
curso que sigue el estudiante tendrá "ramificaciones". Pero los
cambiosen el nivel de dificultad o en el carácterdel temade estudio
clirecta.
En primer lugar, el estudiante debe construir y no elegit una
-resp-.restal dado qui ésta es la condúEíque-ñálaclélante le resul-
ila tttif,.'
En segundo lugar, debe progr.i"r hasta el nivel en que
pueda emitir una réspuestay no tan sólo reconocercomo cotrecta
4
Tenace, Herbert S.: "DiscriminationLearning \üfith and Vithout
Errors". Disettacióninéditaparael doctoradoen Filosoflaen el Departamento
de Psicologla,Universidadde Harvard, 1961.
r
Piessey,S. L.:
"A
simpleapparatuswhich givestestsand scoresand
teaches".Scbooland.Society,L926,2t,
págs, 37)-376. Este artlculoy otros
relacionadoscon la enseñanzamediantemáquinas,por S. L. Pressey,estánin'
cluidosen Lumsdaine,A. A. y Glasser,Robett
(comps.):
TeacbingMacbines
and.ProgrammedLearning:A SourceBoo,€.NationalEducationAssociation,
\)flnnhington,D.C.,1960.
42 B. F. SKINNER I,A NECESIDAD DE LAS MAQUINAS DE ENSEÑAR 43 ii Al aumentarla
42
B.
F.
SKINNER
I,A NECESIDAD DE LAS MAQUINAS DE ENSEÑAR
43
ii
Al
aumentarla presiónde un gas,el volumendisminuye.Esto
.
l
se debea:
l
a
El espacioentre moléculasse reduce.
il
)
b)
Las moléculasse achatan.
c)
Etcétera
44 45 B. F. sKTNNER NE ENSEÑ,{N LA NECESIDAD DE LAS UÁQUTNAS La atención que
44
45
B. F. sKTNNER
NE
ENSEÑ,{N
LA
NECESIDAD
DE
LAS UÁQUTNAS
La atención que se pfovoca mediante estímulos.atrayentes debe
Sólo la última
debe
distinguirse de la'atencilón que
"se -presta".
s
;pt*e;;;
Mirar v esc":hársgn
rzos.
Una paloma puecle aprender a com
.áiorét, p.ri¡.t
plotélo
si "-prestaaiencióná ^lo ellos"' El exqe,ri-
,n.ntudo, ,.
de que
ir"otupu
haga, no
atrayendosu-áteñCiéñ,-. ¡[F
-'_ ,
De igual manera,un.estu-
sino of@rar.
;?;i#;';;-'iiá",
( I
diantebi.n ir*tr.,id¿5*##enli¿"";
diagramas,muestraSde_discursograb.ado.ymúsica,etc',nopofque>'
sean cosasatrayenres, sino porque algo
despq¡$ de
haber prestado atención'
aLsultvr¡'
intefesante ocurre a veces
.
aespuqs
oe
naoer
.
Prtrslauu
'Jtu
*uvoríu d.
lo,
meüos
no consiguenenseñ-ar **
.
u&nJ.,
estimulanal estudianteantes ",rlio*rirnal.s que mire o escuche "-
ft.q".
atentamentelPor muchO que un texto impresoa cuatro colores
47 or BNsrÑ¡'n 46 LA NECESIDAD DE LAS uÁQurN¡s B. F. SKINNER enseñar,,consucon_trolsobrelqq \
47
or
BNsrѡ'n
46
LA NECESIDAD DE LAS uÁQurN¡s
B.
F.
SKINNER
enseñar,,consucon_trolsobrelqq
\
heilio-áepreitár -ateniión-seá-refor-
-qg¡qeeuc_ngias
dé-!a a,cs!ó_!,_pueden
queél
J
\
"f+.s.r*b
9ecg1id1d dé
zadojtlcazmente.
r¡'"?7{'
-;
;
;
(!.tra
actividad vinculada con el pensamiento es la de estu_
* r'F'
drar.r ,.
no
tan sólo qirar
un texto y
leerlo, sino mirar y reer con
miras a acción
futurglsupongamos
que enseñamos a un-chico una
Láminay.
.lespués,
eñ*ausencia" de la iiustración,
lo
,.forr"-á,
.on
generosidadpor contestar bien a pregunras rehóionadas. Si el niño
no ha hecho antes algo parecido u-.ró, es posible
q.r.
rro,.
i"gi"r¿
mayor éxito.
".o--
si entoncesle enseñamos otra lámin a'.tal vez r.
por-tede
maneradístinta: puede que desarrolleconducta q*
ta la
probabilidad
de contestar-bien ras preguntas r"Éril"i"nt.r. ""Á"n_
Será ventajoso para é1 (y-para nosotros coirno"educado
qu.
conducta, en vez <ie <iejarlalibrada ul
ri
,.
uEnseñe esta clase
-de
I -Enseñamos a un alumno "a estudiar" cuando le enseñamosa tomar ^rur.
.o"
uy"d,
de'instrumentáción adecuada'
UNIVERCID/.,D
D:
CHILE
F|
|
1
\.'.
:-
A
;ii-
I
-L/{
-¡.-
F.\üuL?;'.1')
ilE
,bO6EALES
G¡Eh¡CI^A$
para.suponer_que sea m€nos
adaptablea la instrr-rcciónprogramada
qr-relos simplesrepertoríos verbales.