Está en la página 1de 8

Afición

a los p{oblemas

El aficionadoa resolverproblemasseplanteacon frecuenciaa sí mismo

preguntassimilaresa las qui ofrecenoeslrarelaciónde temas' Quizá des-

i.rbí" pot sí mismo p

ha[a

darseel casoque no estéconscienteen lo absolutode que estárepitiendo

bien esa_Preguntaes_supreferida:sabeque

form^apartede ta

siemprela mismapregunta.o

a,tit-u¿mentaladecuadádurantetal o cual fasedel trabajo

y tiene^lacostumbrede provocarla actitud correctaplanteandola pregunta

qo" convienéhacerde dichaspreguntas.Puede

gotrtnt

de esetipo o, habiendooido hablar de ellas,

áirectamenteei ,rlo

correcta.

Este a,ficionadoa resolverproblemaspuede encontrarlas preguntasy

sugerenciasde

dei perfectamente las explicaciónesy-los-ejemplosqu: las ilustran, pueden

p.ráiti.l.

nuestralista de gran utilidad. Le puedenpermitir comPren-

uio correctode ellas; Pe-ro ng lograráuna completa de encontraren su propio trabajo.el procesoque fa

sospecharel ^"

-".ror

iomprensión

pre¿¡untatrata de ptovocaf. Debe exper'imentarsu utilidad descubriendo

én lo quele

aficiona¿oa resolvei problemas debe estarprepáradoa plantearse

puedeserútil personalmente'

nt

todaslas preguntasde la lista, Pero

conducea ello un atentoexamendel problemaqueseestudia,y si no estima

que debía planteársela.De hechodebereconocerél mismo si la presente

s'ituaciónei parecidaa alguna otra en la que ha podido aplicar la misma

no debeplantearseninguna si no le

pregunta

"f::flrtaú

con éxito'

pues, ante todo, de comprenderel problema de un modo tan

completo

"r, .i ptobl.-a

el dgs'eOreal de

radicalenentregarseal proble,rnaen cuerPoy alma'

y itaio como sea,posibte.Pero estono basta.Debe concentrarse

y desearansiosamentesu solución' li

"o puedehacernacer

resolVedo,más yale abandonarlo.El secretodel éxito real

Analogia

" La analogiaesunaespeciede

'

similitud.Objetossemeiantes concuerdan

unoscon otráSen

dan en.qier,tas r,elacionesentrgsusrespectivos elementos. , , ."'

algunoi aspectos,rnientras que objetos análogosconcuef-

J

I

I r,l

ifi

{l

il

itr

,$,

ifi

r.üt

Itr

tffi

$fi

58

Breae

diccíona¡io

de

lüurística

1 un paralelogramorectangular es análogoa tangular.De hecho,las relacionesentre ros lados

del un pararelepípedorec- -paralelógiamo

son

-

semejantesa las que existenentre las carasdel paraleleiípedo. cada lado del paralelogramoesparaleloa.uno solo áe-losotros ladosy perpendiculara los lados restantes. cada caradel paralelepípedoes paralelaa una sola de las otras carasy perpendiculara lascarasrestantes.

el lado del paralelogramoy

como

cir las dos consideracionesanterior-esa una sola que se aplique a ambas

figuras.

cada elementolímite es paraleloa uno solo y perpendiculara los res- tanteselementoslímites.

Así pues, hemosexpresadociertasrelacionescomunesa los dos siste- masde objetosque hemoscomparado,a saber,los lados del rectánguloy las carasdel paralelepípedorectangalar. La analogiade dichos sistemas consisteen la comunidadde ¡elaciones.

consideremoscomo "elemento "elemento límite"

límite" la caradel pararelepípedo. podemós entoniesredu-

2. La analogíaocupa todo nuestro modo de pensar,tanto nuestras

cotidianasconversacionesy nuestrasmás banaleséonclusionescomo los

mediosde expre'siónartísticay las rnás altasrealizacionescientíficas.Así, pues,seempleaen los másdiferentesniveles. con frecuenciael vulgo empleaanalogíasvagas,ambiguas,incomple- tas o'no del todo claras,pero la analogir puede,alcanzaiel nivel dé la

precisiónmatemática.Todo género de analoglapuede jugar un

el descubrimientode la solución,por ello no debemosdeso¡idar"iág"no.

papel en

3. Debemos considerarnosfelices cuando, tratando de ¡esolver un

ffi

problema,logramos descubrir un problema anáIogo má¡ sencillo. En la

sección1_5,nuestroproblemaprimiiivo concerníaa ia diagonalde un

lelepípedorectangular;el estudio de un problema análogo más sencillo

que trataba de la diagonal de un rectángülonos llevó a-la solución del

problemaprimitivo.

mosque resolverel siguienteproblema. Encontrw el centro de grauedadde tn tetraedro homogéneo. si no setiene ninguna noción del cálculointegral y pocosconocimien- tos.defísica,el problema-noesnada f.icil; eraun problernacientífico muy serioen tiemp-osde Arquímedeso de Galileo. Así-pues,si deseamos¡esol- verlo utilizandoun mínimo de conocimientos previos,noshacefalta buscar un problemaanilogo mássencillo.El correspondienteproblemade geome- tría planasepresentapor sí mismo. Encontrarel centrode grauedadde an triángtlo homogéneo. Ahora debemosrespondera dos preguntasen lugar de una. pero ello

para-

vamos a examinarotro casodel mismo género.Tene-

Analogía

puederesulta¡ másf.ácil -a condiciónde establecerentrelas dosuna rela-

ción adecuada.

4. Descartemos,por el momento,el problemaprimitivo del tetraedro

y concretémonosal problema anáÁogo,más sencillo,concernienteal triin-

,glrlo. P"r" resolvedódebemostener algunasnocionessobrelos centrosde gravedad.El siguienteprincipio esplausibley sepresentanaturalmentepor

sí mismo. Si an si¡tem¿de nzarasS constade elementoscttyoscen:Nrosde grauedad' sehallan todossoúrean mismoplano, el plano contieneigaalmenteeI cen- tro de grauedaddel coniunto d'el sistemaS.

Esteprincipio oos proporcionatodo lo que necesitamo-t

casodel

1:l

triángulo.En plimer lugar, implica que el centrode gravedad-deltriángllo

estásituadoeñ el plano del mismo. Podemosentoncesconsideraral triin-

gulo

ttnfinitamente

El centrode gravedadde c¿dafibra (o de cada

punto medio,y todosestoscentrosestán el vértice C al punto medio M de AB

paralelogramo)es,desdeluego,su iitoados sobre la línea que une

(ver fig. 7). Toáo plano que pasepor la medianaCM del triángulo contienetodos los centroi de gravedádde las fibras paralelasque constituyenel triángulo.

corno

compuestode fibras (bandas muy delgadas,paralelogramos

estrechos") paralelosa uno de los lados del triángulo (el

enla fig.7).

ladoAB

M

Frc, 7

B

Así pues,llegamosa la conclusiónde que el centrode gravedaddel trián- gulocompleto estásituado sobreestamisma mediana.Ahora bien" como del mismomodo puedeestarsituadosobrelas otrasdosmedianas,el centro de gravedadserá,forzosamente,el punto de interseccióncomúna las tres nedianas. Es convenienteverificar entonces, Por geometríapura, independiente- mentede todahipótesismecánica,que lastresmedianasson,en efecto,con- currentes.

60

Breoe

dicciona¡io

de

haurística

5'

Después der

casodel triángulo, el der

afor" ;"p;;ü;

tetraedro es ¡elativamente

que se

-

--

' nos había

fácil. Ya hémosresu¡]tg

a anátogo al

Pt"P^Tlll^{:l:r^:_m:ig"ienre,

,'r fesolver er

tenemosun modetoírrgo;r'.

problemaanálogo que

nossirve ahoü de modelo,hemos

susrados

supuesto el

AB. Ahorao*o-,

paralelas a su aista AB.

triánguro rBC compuésto de fibras paralelasa uno de

a

suponer qüe el tetraedro ABCD secompone de fibras

Los puntos medios de ras fibras

que constituyen el

triángulo estáo si-

vértice"p"",,"i.i,,";:"H:;ffI xJii:,fr:i:"r#.1x,l,ffi.Í3;:ffl

medi¡

dro estánsituadossobie

el pra.noqu.

.rnJ el

tuados sobrela

';'2;"el::;"):r':;:";,,1?,i5i:'g éi;pdd''o,u^m"raalli,opr"no

punto medio zlf

de ra arista

En el caso del triángulo, teníamos debía contener al centró de-gravedJ

tres medianas, cada una de las cuales

Esastres medianas de_

á.i-triargoro.

F¡c. 8

B

l:i:h.Or"r, concurrir en un punto queeraprecisamente el

centro degra-

En el cásodel

uniendo er

tetraedro, tenemos seisplanos

punto

medio

¿.

.^¿" *irt"

d.;;;*dad del,

"punto

f -----

MCD,

-""r"'".ir?""op,ll,^,

medianos,

talescomo

.^a,

ñJirotunto,

ercentro

uno detoscuaresdrl:i.-11:::lr:

r^ii.-.

:r^"r-:rirfr1":r debenconcurrir enun

de gravedad

buscado.

queesprecisamente

-l--

!r

f^lL¡Jó¡r¡qr¡re

6'

Hemos,pues,,resuelto e-lproblema dercentro de

n*ogéñeo'. para

compre¿r ;-;;l;"

gravedad derte-

sorución, esconveniente veri-

lt:^r-ot:

trcar'pormediodera,gegmejú^ purue

independier¿;rtJ;^t^oia

j;nlm:ánica,

etriechodeq,i.r* ,d pi.il;;;;;,",*,;,

.onri_

efecto,

Al resolver eI probrema del centrode gravedad der triángulo homo-

Analogía

6l

géneo,habíamosya indicadoque convenía,a f.in de completarnuestraso-

iución,verificar que las tres medianaseran, en efecto,concurrentes.Este

problemaera análogoal del tetraedro,pero visiblementemássencillo- Podernosnuevamenteutilizar, para resolverel problemarelativo al te- traedro,el problema análogoconcernienteal triángulo (que podemossu- poneraquí como resuelto). En efecto,considérenselos tres planosmedia- nosque pasanpor las tres aristasDA, DB, CD, partiendodel vértice D,' cadauno de ellos pasaigualmente Por el punto medio de la aristaopuesta (el planomedianoque pasapor DC pasaigualmentepor M; véasefig. a). Ahora bien, esostres planos medianosintersectanal plano del triángulo ABC sobrelas tres medianasde dicho triángulo. Estastres medianaspasan por el mismo punto (estees el resultadodel problema anilogo más sen- citto¡ y dicho punto, como el punto D, escomún a los tres planosmedia-

nos.La

medianos. Hemos demostradoque 3 de los vérticeD tienenuna rectacomún.Lo

nosmedianosque pasanpor I comoparalos 3 planosmedianosque Pasan por B y para los 3 que pasanpor C. Estableciendoentre estosdiversoshe-

ihos unirelación adecuida,podemosdemostrarque los 6 puntosmedianos tienenun punto común. (Los 3 planosmedianosque-Pasan_porlos lados

del triángulo

que se órtan

demostrar,por cadalínea de interseccióndebepasarotro plano mediano. )

7. En los párrafos 5 y 6 nos hemosvalido de un problema análogo

rectaque une los dos puntos comuneses común a los tres planos

6 planos medianosque Pasan por el mismo debeserciertopara los 3 pla-

ABC d*erminan un punto común y 3 líneas de intersección en dicho punto. Ahora bien, según lo qu¡ acabamosde

mássencillo, cóncernienteal triángulo, para resolverun problema acefc

del tetraedro.No obstante,los dos casosdifieren en un punto importante. En el párrafo i hemosempleadoel método de un problema análogomás

senci[ó, del cual hemoscopiadola

:aafo6 hemosempleadoel resultd¿odel problema tnilogo mássencillo,sin preocuparnosdel modo cofno se había obtenido dicho resultado.A veces i. po.á. utilizar a la aez el métodoy el resultadodel-problema análogo

mái sencillo.Nuestro precedenteejemplo es una prueba de ello, Pero -a condiciónde considerailos párrafos 5 y 6 como elementosdiferentesde la soluciónde un mismo Problema' Nuestro ejemplo estípico. Pararesolverun problemaque senos plan- tea, podemoscon frecuenciautilizar la solución de un problema análogo másiencillo, ya seautilizando su métodoo su resultadoo ambosa la vez. Naturalmente,en ciertoscasosdifíciles, se puedenpresentarcomplicacio' nesqueno han sidomostradasen nuestroejemplo.En particular la solución del problemr anilogo no siemprepuede emplearsede inmediato Para re-

solución Punto Por punto' En el pá-

62

Breoe

diccionario

de

heurístíca

Analogt'a

63

solverel problema

transfo¡marl" y moáificarla, buscar otorlormr.

*i*r:."

primitivo. convieng

l*da

ser extensiva al

entonces,reconsidera¡ la sorución,

ir.l^

-irri^ürr"

problema originJ,

gue se

menos"{.rn",

de suscarac-

tipo-d.-irliriorr.,

,.

triáng'ro homo-

ma-

j;:üiunros

s"ui.r,ao

figuramássimple de una dimensión,el triángulo es el polígonomás

ó'

rs

:::

convenrente, prever el resurtado ó ar

:::

terísticas,que sean-d:

basancon i¡m¡encia en la analosiá.

extremos)y su interior es de una dimensión. El tríángulo tiene tres elementoslímites de dimensiónceto (r vérti

ces),3 elerñentoslímite de una dimensión(1 lados) y su interior esde dosdimensiones. El tetraedrotiene 4 elementoslímite de dimensióncero (4 vértices), 6 deunadimensión(6 aristas),4dedosdimensiones(4 caras),y suinte-

me:os.pt"urilter. frt"

Así,

,

podgmossaberque er celnt¡ode gravedad de un

rresvértices j.t

a*ir,

;

géneocoincide conel delus

terialesde igual masacolocados en los

esto,podemos conjehrrar que el centro de

neo coincide con el de suscuatrovértices.

virtices ai-triardü¡l

gravedad del gv^

lwrr4lurr

te¡'ra;iro

homogé- rior esde tres dimensiones. Dichos númerosse puedenagruParen una tabla. Los númerosen co-

elementosde dimensióncero, de una; cledos y de

Estahipótesis esuna

"infe¡encia

por analogía". sabiendo que el trián-

-'

r-.

ser el tipo de conclusión máscomún

gulo i' el tetraedro son parecido, .n i,,o.h*

que se Parecen en un aspecto más.Seríaabsurdó .onfúridi, la

con la certidumbre de.lares

igualmente absurdo o inclusomá.

lumna representanlos tresdimensiones;los

al segmento,al triángulo y al tetraedro:

a:pectos, podemos conjeturar

piausibilidad

conjeturas, pero no prestarres atención sería

númerosen renglonescorresponden,respectivamente,

2

331

4641

L

.La_inferencia por

aylopilparece

uiil.

^nopor.ion" rripot.ri,;ár;;;

v sindudaalzuna.r.,TT

11"r, g"g la

prausi-

podránquizá confirmar.

ex=periencia

o unestrictó¡azonamiento

El

humanos

hacía un

favorito, el niño

químicoque

experimenta sobre"ii*"i.r

Por poco que estemosfamiliarizadoscon las Potencias- del.binomio,

nosseráiácil

cal. Encontrarnosuna notable regularidad en el segmento,el triángulo y

el tetraedro.

los remedios áestinados a ros

era ;;;ié"

Io

que

r., p"rro

deducesus concrusionespor

niño

réconoceren estosnúmerosuna seccióndel triángulo de Pas-

obietosque hemoscomPa- "inferencias por analogia",

anarogia. pero

conocidomío. cuai¿o lrevaían "l ,"t;;;;?

preguntó:

-¿Qué

*El

-¿Qaé clasede animal esel rnédico de los animales?

9' La conclusión

esan ueterinario? médicode los animales.

por

10.

Si la experiencianosmuestraque los

radoestánestreciramenterelacionadosentre sí,

comola que sigue,puedenparecernostener

un valor incontestable.

segmentode recta homogéneocoincide

¿Por-qué no sospecharíamos

segmento _de_ rectahomo-

raz6nL:L.

anarogía stcad,ade un

tienen .á,

El centro áe gravedadd. on

paralelos esmás sólidi que

rosos. Sin embarso.t:":l*_1:,

ll9:1.1*t"gías"precisas

gran número de casos

casosmenosnume-

conel de susdos puntosextremos.El centro de gravedadde un triángulo

homogéneo.coinciáe con el de sustresvértices.

de gravedadde un tetraedrohomogeneocoincidecon el de

q* ícentro

suscuatrovértices? Por otra parte, el centro de gravedadde un

géneodividela

Él centro de

vérticesy el punto medio del lado opuestosegúnla rmón 2.:1. ¿cómo no

sospecharqui

divida

la cJnclusión deducida de

aquítambiénÁ^

i,"p"r,d;"

p"ro que vagassiniilitudes, ejemplos

la can_

srstemáticamente crasificados cuentan'más que una fortuita corección de

casos, En el precedentepárrafo g,

centro-de gravedadder terraedro.

distanciaentresusdospuntosextremossegúnla

hemosadelantado una

Dicha hipótesis se;";;i;;

del'triáng"r".

hipótesis sobre el

'p;i;;;'¡:eforzura

ra

anaro-

1.,

gravedadde un triángulo divide la distanciaentreuno de sus

el centro de gravedadde un.tetraedrohomogé1"9

lo

gía: el casoder tetraedroes anárogo. al

mediante etexamend¡

decir,

La analogíaentre:

ot1o.rro.*ñálogo, el.t'e.,i;;;rlü;ffic.,."

.

tet¡aedro

segmentoestácomprendido

r

un s€gmentode recta de densidid'unrror*.;

triángulo

" lá

opuestasegúnla taz6n3:l?

distaniia entre uno deius vérticesy el centro de gravedadde la cara

Parece-inverosímil que las hipótesissugeridaspor estascuestionessean

'

segmeoto tiene numerososaspectos. U:r

triánguloen un plano,un tetraeáro en el espaciá. Ei;.;,ir€nüi.

destruya.El sentimientode que ser engañosogaiaal investigador

tanto en maternáticas,.o*ó en lal demáscienciasy encuentrasu expresión

.rn ord.tt arnonioso y simplé no podría

falsas,que una tan belia regularidad .se

en una recta,un

r".,

64

B¡eoe

ilicciona¡io

d.e h.eurística

B¡illante

id.ea

en el

verdad)

adagiolatino: imprex sigirun

ueri (rasencilrez es el seto de Ia

si he tenido o no pleno éxito en esta empresa, guardo al menos la

fEsta ultima

constatación nos.sugiere extender nuestro razonamiento a

lo

que ., ¿;;;;;;

ril;;;;"#i.,

las

siónquemi modestacontribuciónseadel gustode algunosy tengaapli-

dimensiones.parece-poco n$^!r"]r"g

7

merasdimensiones. para,t

je

queta !st1 inducción

'lt

hipótesis is .rna

Í_

¡

rruoucclóN ¡latruÁrlca,

f tt.

Terminaremor t"

eacionesmás tarde."

rrespri- o"

."ror.,

"Brillante idea", así corno "buena idea", son expresionescorrientes

)

r-,2,3,'d+.i"

"inferenciá

u{e la posibilidadde un adelantosúbitohaciala solución.(VéasePRocREso

La ocurrenciade una brillante ideaesuna expe-

.¡iencia familiar a todo el mundo, pero difícil de describir.Por ello nos Pa-

receinteresantecitar una sugestivadescripciónde ella, proporcionadainci- ,dentalmente por una autoridadtan antiguacomoAristóteles.

"acto

ly LocRo,6; pigina 160.

por inducción,,, ilustra el hechode

i*o.rc.ró*

considerando brevemente el

iri-á"deraidea

estánarurarmente basaá" .n t" "nJolir:^iv*

página 114.)

ir.l.nt.

,#ioo

ff"fifuTportante enelcüaru

I) Dos sistemasde

l^

Estegénero de analogía entre

^natigia arcanzár" pr

Seconvendrá,en general,que el concebiruna ideabrillante esun

"sagacidad" como sigue: "Sagacidad es

descubriradivinandouna relación esencialen un lapso de tiempo inapre- . ciable.Así, por ejemplo, si usted ve a alguien hablar de un cierto modo

erementos matemáticos J y ,, tienen ent¡e sí una

lo, "1.*"rrt"r-á;l.rtán

regidas

desagacidad".Aristóteles define

dependencia tal que ciertas r.t".iono-"ntr"

ryt

mentos

y J,

mism.asleyesque rigen ras,.r".-i-o*, correspondientes entreros ele-

de S,.

.i

e¡tá ilustrado

por lo que hemos

carasder

a un hombre rico, ustedpuede adivinar instantáneamenteque la persona

estátratandode conseguirdinero prestado.O bien, observandoque la parte

rbrillantede la luna estásiemprefrente al sol, ustedpueded9 pronto saber

l'"rid: enet-pá*afo r. Seans losdaos;;i;;;;;""r"rt.il

paralelepípedo rectangular.

II) Los elementos de

*

el porqué;estoes,porquela luna estáiluminada por la luz del sol."

El primer ejemplo, sin ser malo, es un tanto trivial. No se requiere muchasagacidadpara suponeralgo de estaíndole acercade los ricos y el

dinero.La idea no esmuy brillante. El

esnotablesi hacemosun Bequeño esfuerzode imaginaciónpara situarlo

en su propio escenario.

Hay que tenerpresenteque en tiemposde Aristóteleshabía que obser- var el sol y las estrellassi se quería conocerla hora, ya que los relojes no existían,y seteníanque observarlasfasesde la luna si sequeríaviajar de noche, dado que no habia alumbrado público. Se estaba,pues, en aquel entoncesmuy familiatizado con el cielo que un habitante de la ciudad de hoy en día, y su natural inteligencia no estabafalseadapor la mediocreasimilaciónde artículosperiodísticosdivulgandoteoríasastro- nómicas.Veían la luna como un discoplano, similar al discodel sol, pero muchomenosbrillante. Sehan debido de asombrarde los incesantescam- bios de forrnasy de posicionesde la luna. Ocasionalmentela observaban "que

rosdossistemas J y.,, secorresponden biunívoca-

aair,

q".

sr

exrsteuna ¡elación entre ros

misma relación debe existir entre

Este tipo de ¡eración

el nom_

p"i iJil;*;i;;r;il*il

s" se corresponden entre sí

a varios Ltementos de .S,

1i,opori"nt.'in

ain"rr*

mente bajo ciertasrela;ione1' Es

elementos de

correspondie.rt.r

los elementos

uno de los-sistemas,

la

-o,ro"rirr"n,a.

segundoejemplo,por el contrario,

entredossisremasesungénero**y

bredeisomorfismo (oisómorfisÁ"'rrii*¿rrl.

rrr)

Los erementos de dos

que.un

sistemas s y

elemento d"l;;;"qponde

*,:"t^,T":9.

oa¡o

¡amas del

Grupos, pero que

crertasrelaciones' Este- género de reiación

estudioavtnzado de"matemáti.ur, ." particurar pararaTeo¡ía de

-no_podemos.tr"¡;;;;? en forma detallada) recibeel

(u hómomorfir.o,li"r¿"

qir¿á mejor

s.' pr"J.'.onsrderar er isomorfismo m*

d'eanatogía.]

pr.ciro

logistay matemático, dedicó una

t,issenschafxiebrc, aI

tema

;";;;;^'d",¿;i"íin. o. ,u

nombre de isomorfismo meroedro

término er de rromeomorfismo)

to*:,::.o otro tipo m.ry

Itolzano U"r""r1:^(.1781_1848),

im¡1{an,.^:!ri

extensaparte de su

a la luz del día, hacia el amanecero haciael ocaso,y descubrían

lado brillante de la luna siempreestáhaciael sol", lo cual constituyepara

ellosun respetablelogro. Ahora concibenque los aspectosvariantesde la luna sonparecidosa los de una pelotaque fueseiluminadadesdeun lado

tal que la mitad petmanecieseiluminaday lt

concepcióndel sol y de la luna no cornodiscosplanos,sino como cuerPos redondos,uno dando y el otro recibiendola luz. Se comprendeentonces

áé rcfir

el

detaheurística(vor. 3,

"No

yá}s, 2e3_5751. Érlii¡"

,

;I;.;r

obra:

de investigaciónque no

talento;no creoqle

teria'Perouoy"-er*.ranne en aséntar, en

¡amings de la

mayoriade los casosrossiguesin tenerplenaconciencia de e'o. si bien

en ra

pretendo "" ioiurot,r.,í

aquí ningún pro?edimiento

hombres de

ma_

y to,

seaconocido'desde hacetrempo de Ios

encuentr.o "qui

otramitad oscura.De ahí la

"^a".o-pr.tamente nuevo en la

térnlinos.r"r*,'i"r'i.!t",

toaohombre;;É;;.;;ue

investigación seguidos pár

* T¡aducción ligeramente modificad¿ del texto gtiego.

i

66

Breoe

d.icciona¡io

ile

heu¡ística

Detinicióo

67

la

mente,

imaginación,una brillante idea, .rri dot.llo

relaciónesencial,se ":l modifican sus anterioresconcepcionesinstantánea-

"o

lapsode tiempo)inapreciable". He ahí ün súbito sartode la

condición.

de ingenio.

Es la parte principal de un

"plobrema por resolver,'.

poR

DEMoSTRAR, 3;

pi-

VéasetambiénrrÉn¡.tNos ^NTrcuosy NUEvos,2; páginat)L.)

se

una condiciónse dice redundantesi contiene.t"-"nior'rlp?rfluos.

contradictoria ctando sus elementosse oponen unos a otros y son in-

suerteque ningún objeto puedgsatisface¡.lacondición.

.

si una

condiciónsee*presapor un número de ecua-

número de las incógnitas,puede ser iedun-

.*pnoa por utr

contrariq si la coníicio"',i

esinsuficient^epara deter-

"*proa poi igual nú-

lara

Contradictorio.

Corolario.

VeasecoNolclóN.

Es un teoremaque se determinafácilmentey que se de-

"prima

o

palabta

"pro-pina"'

ducedel exarnende otro teorerra que se acabade demostrar.La

provienedel latín; una traducciónliteral sería

(Véase pRoBLEMAs poR Rrsolvrn, nnonrruAs

ginal6t.

es la incógnita? ¿Qué se pide?; ¿qué se quiere determinar?; pide que busque?

esta cond.ición? ¿Por medio de quécondiciónestánrelacionadas

alumnodebesercapaz.de

claramente.Además,estaspreguntasatraen "problema la-atención

estaspaltes, es,convenienterepetir con frecuencia

¿Cuál

¿qué sele

-'

¿Cuálei son'losdaús? ¿Qué elementosle dan?; ¿de qué dispone?

)Caál

dice

compatiblesde tal

Asi¡or.ejemplo,

la incógnitay los datos?

Estaspreguntasdebeplantearlasel profesor a fin de sabersi el enun-

ciadode ün problemaha-sidocomprendido;el

respondera éll"s

deialumno sobrelas partesprincipalesde un

bre la incógnita, los áatoa,la condición. Como puedeser necesariala re-

por resolver", so-

ctonesIrnealesmayor que el danteo contradictoria. Por el

númeromenor de ecuaciones que de incógnitas,

minar las incógnitas.Por último, si Ia coñdicióo,.

mero de

termina¡ las incógnitas,

contradictoriao insuficiente.

ecúacionescomo de incógnitas,es en general'suficilnte

de- petidaconsideraciónde

tón"i

8, 10,

pero puede, en cierto-scasosexcepcionales,ser

esaspreguntasen

r

pRoBLEMAs rnÁcttcos, L, página163; rNtcl'tas, página85')

Estaspreguntasson de la mayorimportanciaparatodo aquelque tenga

resolver.Le permiten medir su propia comprensión.del

un problemapor

pro6l.ma,

iel

nitaion los datos.Por ello, aI resolverun problema,no sedebende perder de vista en ningún momentodichoselementosy preguntarse; ¿Caál es la

problema.I-a solución consisteesencialmenteen relacionat la incóg-

todaslasfasesde la solución.(Véanselos eiemplosde las

L8,2o; PLANTEora rcuaclórJ, 3, 4, páginasL45-146;

¿Conoce

algún problema que serelacione con el suyo? Es púctica-

probremacompretamente n.reío,que no

sepa-

resuelto;por-io

deírás,'si

un tal problernaexistliese probleÁa, debemossiem-

s.rsresurtados,del

ocupa.De ahí la pregunta: ¿Conoce otirio proAir*o qo, ,,

en recordarproblemasya

propuestó. po¡ el coh-

¡ealmenteútil. Debemos buscarlos que estáníntimamente

al nuestropor medio de ra

o,r¡l¡rocÍ^r.

tratamoseslograr la movilización

" ioc*o,

r

menteimposibleimaginatun

¡ezcaen nada a otro o que.no tenga ningún punto en común aoo on p.o-

blem¿anteriormente

seríainsoluble.De hechq c.raná" resorvemos un

coñcentrar su atención sobre esta o aquella parte principal

pre valernos-de-los que ya hemosresuelto, varerios de

método.empleadoo de la_experienciaadquirida al resolverlos. y, claro

está,

los problemasde los cualesnos valemos estaránen algun modá relaciona-

dosal que nos

relacionecon el saio? En general, nó se tiene ninguna dificultad

resueltos que estánmás o menosreracionados con el

trario, la dificultad estriba en que, encontrándos" Áo.iror, resulta difícil

g.legir el gue s:a

ligados al problema por resolver;hay que MrRARBrENLA rNcócNrra, o

buscarun problemaya resueltoque estéligado

cENER^LIzActóN, lrlnrtculÁRtzAclóN

incógnita?; ¿cuáles son los datos?

Et problema

puede tene¡ numerosasincógnitas.La condición P"t*

presentir

iar

soscasos,convieneintroducir ciertasmodificacionesen laspreguntas,como por ejemplo: ¿Cuáles son las incógnitas?; ¿cuál esel primer dato?; ¿cuál

is el'segundo dato?;

diversaspartesque debenconsiderarsepor separado'Puederesul-

ventajosoel considerarlos datostambién por separado.En estosdiver-

¿cuáles son las diversaspartes de la condición?;

esla primera dáusul¿ de la condición?

¿cuál

Lasprincipalespartesde un "problema por demostrar"sonla hipótesis

esIa hipóte'

-ils?; y la conilusión, sieñdolas preguntascorrespondientes: ¿Cuál

¿caál

La finalidad de la preguntaqueaquí

esla cgrccluión? Aq,d¡ítambién podemosnecesitarvariar la ex-

¿De

quéhipótesisparteusted?; ¿cuáles sonlasdiversas

Definir un térrnino es dar

de los conocimientosantJriormente aiquiridos lnnocírso

una parte esenci¿lde nuestrosconocimñntos matemáticos Ia retenernosen ¡.

Ia-memoria qo forma de

¿conoce algún teorernaque re prcdi ticularmenteútil en el casode un

cuandohay que demostraro refuta¡ .ri t.orem" propuesto.

presiónverbal,modificar esaspreguntastan frecuentementeútiles, pregun-

iandopor ejemplo:

partesde ' su hipótesis?(Eiemploen la sección19.)

su significado en otros térmi-

nosque sesuPonenconocidos.

teoremas- ya demostrados.De ahi lz pregunra:

"problema serü¡il? Estapregunt" p;.d'. serpar-

poi

aimostiar',, es d&ir,

Definición.

1. En matemáticasexistendos tipos de términosfécnicos.Algunos se

68

Breoe

dicciona¡io

d.e

heurística

acePtancomo términos

como términos derivadoi y se

primarios y no se les define. Otros se consideran

definen de un modo formal, .,

¡;;;;;;

t'érminos primitivos y de términos deri-

pues, no se da un¿ definición

ptrrro

bisec- no,

se da su significado por medio de

yados,. pero previamtnte definidos. Así

formal de

el.contrariq sedefiÁende

triz de -un ángulo", la

,, -_"o9"T?r

nociones primariastalescomoel'punto, l^ rrit^,.i

un modo foimarnociones tarescombIa

.,circunferencia',, la.paúbola

€xp.resar como siguela

definicibn de esteúltimo té¡mino: se

puntos que estána isual

distan_

fijo recibeel"nombre de

üoao,to,

(foco)

parabotdat.Lvgr geométrico de los

crade l.am? un punto fi

f ocode la paúbola,la

elementos consider¿dos,"r,.il

jo,y de una rectafija. Ef punto

¡ectafija

su diíectriz.'.se rouré"nti.n¿. qo.

plano fijo, y que el punto fijo

!1.y"

i

r"_rupJn" qu" *no

9l punto, ia recta,er praío, disácia

no sehalla sobrela rcctafija (direciriz).

lector puede no .ono parábola,foco, directr.iz. pero los otros términos, talés como

dospuntos, fijo, lugar geométrico, etc.

rl

el signíficado de los términos definidos:

.t ;ú;t."d"

de todos

entre

'.

definiciones dadar en los diccionario¡ no difieren

matemáticas por su forma exterior, p.r;

;¿;

^.L!t.

mucho de

redactadas

las , definiciones

bajo una idea diferenre.

El autor de un d'

Acepta,,,^to,"r."nt"]'üir"LT¿':f

l"i,';T',1;,IJi:f

,Í:1,1*tr;

iljl

fr

*!t

r'il

ilr[

llilr

tlri

Hrfi

l;fi

#$

l

i

posiblebajo la forma de una definición.

- El matemático, por el

*.nos no

del

no tiene

ficado matemático.

contrario, no se ocupadel sentidousuarde sus

es estasu preocupación principal.

Lo

que

todo otro término técnico

común I corriente,

rt

rignu

intersección de una rectadaday

términos técnicos;ui

las palabras "circunferencla,, o,.parábola"'_o

mismo género-- pueden significar en el lenguaje

3'

gran.importancia pan-ér. La definició";^í;.;1i;i"ri"o

Ejemplo'

Determin¿r er.puntode

una parábolacuyo foco y directrii son dadas.

Núestro modo de

nuestrosconocimientotj

abordar cuarquier problema dependerá der estadode

E", el probñma

iresente

depÉnderáprinciparmente

I.

i"'or;auora. si

."i*imientos

ser

delosconocimientos quetenlamos deiasprrft.JlJ.,

conocemos ri.en l1

parábora,trataremos deutitizar,Áti*

y

entresacarde ellos alguno íúil: ¿conoce algtin teorem;¿r;;;-ir"da

* A esterespecto,las

ideashancambiado desdeel

punto,

la

cípulos, los cualesdefiníaner

niciones" lon poco form¿res, .onrtitny*

¡ectay -*¿', a.pr"no.-ii;

tr.n

Dichas'ustraciones, cla¡o.tía,*nl.r-itid¿s

tiempo deEucridesy susdis-

il;ü;tas.,defi-

una especiede ilust¡aciones

! il::tilt

ei"ir"r" ,iiy'.1.o-.na"-

Delinición

69

titil? ¿Conoce algún problema qae se relacioneal suyo?Si nuestroscono- cimientosen lo que conciernea la paúrboLasonlimitados,el foco, la direc, triz son términos más bien.molestosy, naturalmente,desearíamosdesha- cernosde ellos. ¿Cómo lograrloT Oigamos el diálogo entre el profesor y

el alumnodiscutiendoel problemapropuesto.Ya han elegido unanotación

apropiada:P para.uno cualguierade los puntos de interseccióndésconoci- dos,F para el foco, d. pala la directriz, c pal:. la rectaque intersectaa la parábola. -¿Caál es la ixcógnitd -El punto P. -¿Caáles son los ddtos? -Las rectasc y d, y el punto F. -¿Caál e¡ la cond.ición? -P es un punto de intersecciónde la recta c y de la parábola cuya directrizes/ y su foco F. -Correcto. Seque no han tenido muchasocasionesde estudiarla pa-

rábola,pero creo,sin embargo,que puedendecir lo

que es una parátbola.

-La

paribola es el lugar geométricode los puntos equidistantesdel

foco y de la directriz. -Bien. Veo que recuerdancorrectamentel¿ definición. Muy bien, pero

hayque sabertambiénutilizada: regreJea las definicione¡. Conociendola

definición de la parábola,

¿qué

puededecir del punto P/

-P

sehalla en la paráboIa.Por lo tanto P estáa igual distanciade /

ydeF.

-iMuy

bienl Dibaie xna figara.

F¡c.9

El alumno introduceen la figura 9 los segmentosPF y Pp, esteúltimo perpendiculara /. ¿paede enunciarel problemaen diferentestérminos?

_11"r",

70

Breoe

diccionaño

de

heu¡ístíca

-¿Puede enunciar ia condición del problema valiéndosede los seg- mentosque acabade introducir?

-P

-Bien,

-La

-Bien.

esun punto de la rectac tal que PF :

PQ,

pero dígalo en palabras. ¿Qué esPQl perpendicularde P a d.

¿Puede aho¡aenunciarel problemaen forma diferente?Perq por favor, trate de serclaroy conciso.

un punto P sobreuna rectac dada,a igual distanciadel

punto dado F y de la rectadadad.

-Determinar

el progresologrado desdeel enunciadooriginal del p¡oble-

ma hasta esteúltimo. Aquél estaballeno de términos técnicos,poco fa-

miliares: paábola, foco, directriz; teniaun aire-solemne,ampuloso.Ahora

quedanadade esostérminos. Ha simplficado ustedel problema. ¡Bien

hecho!

no

-Observe

4. Eliminación de términos técnicos;tal es el resultadologrado en el

ejemploprecedente.Partimosde un enunciadoque conteníavariosde esos términos (parátbola,foco, directriz) para llegar finalmente a un nuevo enunciadodesprovistode ellos.

Parapoder eliminar un término técnicohay que conocersu definición;

pero ello no basta,hay que empleada.En el ejemplo precedente,no bas-

tabaconocerla definición de la parábola.El

en la figura los segmentosPF y PQ, cuyaigualdad estabaaseguradapor la propia definición de la parábola.Esees el procesotípico. Se introducen elementosapropiadosen la concepcióndel problema. Despu&, sobre la basede la definición, se establecenrelacionesentre los elementosintrodu- cidos.Si estasrelacionesexpresancompletamenteel significadodel término, hemosutilizado la definición y, habiéndolautilizado, hemoseliminado el término técnico.

El procesoque acabamosde describirpuede llamarseel regresoa lat defirciciones.

Volviendo a la definición de un término técnicoeliminamosdicho tér- mino, pero introducimosen su lugar nuevoselementosy nuevasrelaciones. El cambioproducidoen nuestraconcepcióndel problemapuedeser impor- tante.De todasformasseobtendráun nuevoenunciadqalgunav,rnraclóN DELPRoBLEus,,pigina l)3.

,. rábola" y tenemosuna vaga idea de la forma de la curva,sin sabernada másacercade ella, nuestrosconocimientosson, en toda evidencia,insufi

cientesparapoder resolverel problemapropuestoo cualquierotro relativo

paso decisivofue introducir

Definiciones !

teoremdrconocidos. Si conocemosla pdabra "pa-

a la paúbola

¿Qué

tipo de conocimientosse requierenparatal propósito?

Sepuedeconsiderarque la geometríaconsisteen axiomas,en definicio-

Delinición

7l

nesy en teoremas.La paráholano forma parte de los axiomas,los cuales tratansolamentede términosprimarios,talescomoel punto, la recta,etc Toda argumentacióngeométricarelativa a Ia paribola, la soluciónde todo problemaque la concierne,implica ya seaa su definición o algrin teorema queseaplique a ella. Así pues,para resolverestetipo de problemasdebe- mosal menosconocerla definición y mejor si conocemosademásalgunos teoremas. Lo que hernosdicho ace¡cade la parábolaes cierto, por supuestq de todanoción derivada.Cuandoempezamosa resolverun problema donde intervieneuna noción de estegénero, no podemossaberde momento si serámejor emplearla definición de estanoción o un teoremaque la con- cierna;pero lo que es seguro es que tendremosque emplear lo uno o lo otro. Hay casos,sin embargo,donde no hay elecciónposible. Si sólo cono- cemosla definición de la noción y nadamás,entoncesestamosobligadosa empleada.Si no sabemosmayorcosaapartede la definición,nuestrasposibi- iidadesradicanen ella y a ellanos debemosde reportar.Perosi conocemos diversosteoremasaplicablesa la noción,si tenemosuna grandeexperiencia ensu einpleo,esposibleque senos ocurraun teoremaapropiadoque con- ciernaa dicha noción.

6. Definicionesnzúltiples. La esferasedefine usualmentecomoel lu-

gar geométricode los puntos situadosa una distanciadada de un punto

dado. (Los puntos se consideranaho¡a en el espacio,no restringidos a

unplano.

círculoque gira alrededor de uno de sus diámetros.Existen igualmente

otrasdefinicionesde la esfera,y muchasotras seríanposibles.

problema por resolverconciernea alguna noción derivada,

)

Tambiénsepuededefinir comola superficieengendradapor un

Cuandoel

comola "esfera" o la "parábola"

cabela elecciónentre variasdefiniciones.Mucho puededependerentonces dela elecciónde la definición apropiadaal caso. Determinar la superficie de la esferaera un problema importante y difícil en la épocaen que Arquímedeslo resolvió. Arquímedestenía que elegirentre las definicionesque acabamosde dar. Prefirió concebirla es- fqracomola superficieengendradapor un círculo girando alrededorde un diámetrofijo. Inscribió en el círculo un polígono regular, de un número par de lados,dos de cuyosvérticesopuestosse unían por el diámetro fijo del círculo. El polígono regular se aproxima al círculo I, girando con é1, engendrauna superficieconvexacompuesta,por una parte de dos conos cuyosvérticesestánen los puntos extremosdel diámetro fijo, y por otra parte,entrelos conos,de variostroncosde cono.Estasuperficiecompuesta iguala aproximadamentela de la esfera y Arquímedes la empleó para

y queremos¡emitirnos a su definición,