Está en la página 1de 3

Gobierno Abierto, propuesta para los partidos políticos

Por Wilfredo Jordán 1

Cuando el debate de gobiernos como Chile, Perú o Colombia giran en torno a cómo establecer políticas de gobierno abierto para mejorar la gestión pública y la participación ciudadana; en Bolivia, éste es aún es un término poco conocido, por eso su reflexión e implementación deben ser discutidas, más cuando estamos entrando a un periodo de recambio de autoridades nacionales y más adelante municipales y departamentales.

Antecedentes

En 2011, el estudio La web social en las instituciones del Estado 2 advertía un uso experimental, aislado y timorato de las redes sociales. Entonces teníamos siete cuentas de instituciones públicas (viceministerios y gobiernos departamentales y locales) en Twitter, siete en Facebook y algunos canales en Youtube. El estudio observaba la ausencia de una estrategia integral de gestión de redes sociales en las instancias públicas.

Hoy esta realidad ha cambiado. Los ministerios, gobiernos departamentales y alcaldías tienen presencia en Internet y a diario palpamos una suerte de difusión y propaganda que, aunque no termina de casarse con cultura Web 2.0 más participativa, creativa, lúdica e interpeladora, se viene integrando a los equipos de comunicación tradicionales y se le otorga más importancia.

Pero los tiempos de Internet son cortos y con los avances aparecen más retos. Uno de ellos es el gobierno abierto, un modelo de administración pública con énfasis ciudadano cuyos principios radican en la transparencia, la colaboración y la participación, para lo cual Internet es una aliada.

Pilares del Gobierno Abierto y experiencias en Bolivia

-Transparencia. Es optar por una política de publicación de datos abiertos (open data), libres y públicos sobre gastos, inversiones, presupuestos y otros que hacen a la gestión pública. Estos datos deben estar disponibles a un costo razonable, deben ser modificables; ser provistos bajo términos que permitan reutilizarlos, redistribuirlos e incluso integrarlos con otros conjuntos de datos; y no debe existir discriminación en términos de esfuerzo, personas o grupos.

No existe una experiencia de datos abiertos en Bolivia; aunque en 2013, el Ministerio de Economía y Finanzas publicó en su sitio web una noticia con apoyo de un set de datos complementarios listos para su descarga en formato CSV (comma-separated values). Lamentablemente, la iniciativa no paso más allá de esa experiencia.

1 Periodista digital. Documento elaborado para la construcción de la agenda digital en Bolivia, que promueven La Comunidad Más y Mejor Internet para Bolivia, la comunidad global de innovadores +SocialGood, Hivos Sud América y La Pública. Todos los avances de la agenda digital pueden consultarse en:

(*) Periodista digital.

Con todo, mal hacen los ministerios o reparticiones estatales en publicar en sus portales web los presupuestos anuales o informes de gestión en tablas en formato PDF 3 . Una publicación de estos datos debería contener ficheros CSV que cualquier ordenador puede leer, así le permite al operador hacer cruces o integraras a tablas más grandes a fin de cruzar datos, hacer comparaciones y encontrar nuevos patrones.

-Colaboración. Implica que las personas puedan acceder y aprovechar los datos públicos para crear softwares, herramientas y/o aplicaciones adicionales con distintos fines, desde públicos hasta emprendimientos individuales. En Bolivia, en el marco del hackaton regional Desarrollando América 2012, con datos de salud y educación del Municipio de La Paz, los emprendedores José Martínez y María Gutiérrez crearon Ideal Factory, una aplicación que permite, en uno de estos rubros, identificar posibles competencias o aliados. La aplicación, disponible en http://blackoutdal.net23.net/, tiene un potente valor si es que vamos a emprender un proyecto nuevo, pues nos permite acceder a un análisis competitivo e informativo.

-Participación. Quiere decir que la ciudadanía pueda involucrarse en discusiones y propuestas sobre políticas públicas o de legislación sobre cualquier asunto público, para lo cual Internet y las redes sociales nos proporcionan excelente medios. Un ejemplo ha sido la recopilación de insumos que realizó, a través de Internet, en 2011, el Viceministerio de Defensa del Consumidor, para construir la Ley de Defensa del Consumidor. En el mismo año, la Asamblea Legislativa de Cochabamba activó redes sociales para recoger propuestas destinadas a la elaboración del Estatuto Autonómico de ese departamento 4 .

En diferentes niveles del Estado

Como ocurrió en 2011 con las redes sociales, éstas son experiencias aisladas y experimentales. Hace falta integrarlas, complementarlas y aplicarlas en el marco de una política de gobierno abierto. Lo interesante es que no debe partir desde el ámbito nacional. En el contexto de las autonomías, una política de gobierno abierto puede implementarse en el ámbito local a través de una ley municipal y lo propio en los otros niveles. En España existen varios municipios que están implementando planes y políticas de gobierno abierto.

Propuesta para las organizaciones políticas

En este contexto, algunos temas que las organizaciones políticas deben reflexionar a la hora de hacer sus propuestas electorales en este tema pudieran ser:

3 Un ejemplo palpable es el resumen de los datos que arrojó el Censo de Población y Vivienda 2012. Disponible en: http://www.ine.gob.bo:8081/censo2012/PDF/resultadosCPV2012.pdf 4 Ver Cochabamba construirá su estatuto de forma participativa, usando redes sociales

a) Política de acceso a informes de gestión, POA, presupuestos y otros documentos públicos. ¿Cómo harán las organizaciones políticas para facilitar el acceso a datos, qué información será o no pública?

b) Propuestas de leyes nacionales y/o municipales para que los ministerios y/o alcaldías publiquen documentos en formatos abiertos y reutilizables.

c) Ley de transparencia y acceso a información pública.

d) Directrices de portales web con datos abiertos.

e) Transparencia de apertura de sobres de licitaciones y/o contrataciones a través de plataformas virtuales.

f) Política de uso de redes sociales enfocadas a la participación ciudadana para la construcción de leyes y políticas públicas.

g) Apertura a nuevas formas de ejercicio democrático usando Internet, softwares de participación y votación, aplicaciones de deliberación.