Homenaje póstumo.

Óscar Acosta
Antología mínima de su obra poética
y narrativa
D.R. Guancasco Editorial
Colección: Homenajes Póstumos
D.R. Óscar Acosta
Correo electrónico: contacto@guancascoeditorial.com
www.guancascoeditorial.com
© Primera edición: Guancasco Editorial. 2014.
San Pedro Sula, Honduras, C.A.
Diseño de cubierta: Guancasco Editorial
Ilustración de portada: Guancasco Editorial
Diseño y diagramación de interiores: Gustavo Campos
Consejo Editorial:
Jairo Mejía Rodríguez
Gustavo Campos
ISBN:
CUADERNILLO SIN VALOR COMERCIAL.
No está permitida la reproducción total o parcial de este li-
bro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de nin-
guna forma o por cualquier otro medio, ya sea electrónico,
mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin
el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.
Índice
El libro de poemas 7
El nombre de la patria 8
Los amantes 9
Jorge Luis Borges 10
El fuego 11
El rostro 13
Llegar a ti, entonces, es buscar... 14
La muchacha que ronca 15
El vengador 16
El regresivo 17
La veleta 18
Antología mínima de su obra poética y narrativa
7
Biografía
Óscar Acosta, escritor, periodista, antólogo, ensayista, di-
plomático y académico, nació en el barrio Las Delicias de
Tegucigalpa el 14 de abril de 1933 y murió en julio de 2014,
a los 81 años.
Es autor de los libros Poesía menor, Formas del amor, Tiempo
europeo, Tiempo detenido, Escritura amorosa, Vitrales, Escrito
en piedra, Poemas para una muchacha, Familia numerosa, Mi
país y Poesía, selección 1952-1971, del libro de cuentos El arca
que apareció en Lima en 1956 y de una biografía del polí-
grafo hondureño Rafael Heliodoro Valle, así como de cen-
tenares de artículos sobre temas literarios.
Su obra poética ha sido traducida al francés, alemán, ita-
liano, griego, portugués y rumano y sus libros han sido
publicados en Tegucigalpa, Lima, San Salvador, Madrid y
Roma.
Es Premio Nacional de Literatura Ramón Rosa, Premio Ru-
bén Darío de Poesía de Nicaragua, Premio de Literatura
José Trinidad Reyes de la Universidad Nacional Autónoma
de Honduras, Premio de Ensayo Rafael Heliodoro Valle de
la UNAH y Medalla Presidencial Pablo Neruda del año
2204, entre otros.
Ha sido Presidente de la Asociación de Prensa Hondure-
ña, Presidente del PEN Club de Honduras y Director de
la Academia Hondureña de la Lengua, así como Secreta-
rio de la Legación de Honduras en Perú y Embajador de
nuestro país en España, Italia y El Vaticano. En Roma fue
Vicepresidente y Presidente del Instituto Italo Latino Ame-
ricano (IILA).
Óscar Acosta
8
Fue el primer Jefe del Departamento Editorial de la Univer-
sidad Nacional Autónoma de Honduras (1958-1965), sien-
do director de la Revista de la Universidad y de la revista
Honduras Literaria., órgano mensual de esa institución.
Fue subdirector del diario El Día de Tegucigalpa, en donde
laboró quince años consecutivos, y editor de la revista Vida
del diario El Heraldo. Asimismo fue presentante en Hon-
duras de la Comunidad Latinoamericana de Escritores que
tiene su sede en México y de la Comisión de Libertad de
Prensa de la Sociedad Interamericana (SIP).
Ha sido el editor de las revistas Presente y Extra, dirigiendo
la de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la de la Aca-
demia Hondureña de la Lengua, entre otras.
La obra literaria de Óscar Acosta ha sido comentada favo-
rablemente por Alfonso Reyes, Miguel Ángel Asturias, Ge-
rardo Diego, José María Souvirón, Pablo Antonio Cuadra,
Sebastián Salazar Bondy, José Manuel Caballero Bonald,
Oto Raúl González, Sergio Ramírez, Manuel José Arce,
Enrique Anderson Imbert, José Luis Cano, Jorge Carrera
Andrade, Roberto Armijo, Sara Rolla, Hernán Antonio
Bermúdez, Mario Gallardo, Marcos Carías, Helen Umaña
y Eduardo Bähr.
Texto extraído de El arca, edición del cincuentenario 1956-
2006.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
9
El libro de poemas
Estas páginas llevan el mismo rumbo.
Todas ellas forman una alameda de norte
a sur; árboles solos en la noche.
No hay descanso para ellas. Las interroga
el hombre cuando necesita un espejo,
cuando la lágrima busca un ojo redondo,
cuando una caricia requiere constructor;
se buscan, hacen falta, se abren solas
como una enorme y misteriosa for de plumas.
Leamos, en voz baja, el libro de poemas.
Óscar Acosta
10
El nombre de la patria

Mi patria es altísima.
No puedo escribir una letra sin oír
el viento que viene de su nombre.
Su forma irregular lo hace más bella
Porque dan deseo de formarla, de hacerla
como a un niño a quien se enseña a hablar,
a decir palabras tiernas y verdaderas,
a quien se le muestran los peligros de la mundo.

Mi patria es altísima.
Por eso digo que su nombre se descompone
en millones de cosas para recordármela.
Lo he oído en los caracoles incesantes.
Venían en los caballos y en los fuegos
que mis ojos han visto y han admirado.
Lo traían las muchachas hermosas en la voz
y en una guitarra.

Mi patria es altísima.
No puedo imaginármela bajo el mar
o escondiéndose bajo su propia sombra
por eso digo que más allá del hombre,
del amor que nos dan en cucharadas
de la presencia viva del carácter,
está ardiendo el nombre de la patria.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
11
Los amantes

Los amantes se tienden en el lecho
y suavemente van ocultando las palabras y los besos.
Están desnudos como niños desvalidos
y en sus sentidos se concentra el mundo.
No hay luz y sombra para sus ojos apagados
y la vida no tiene para ellos forma alguna.
La cabellera de la mujer puede ser una rosa
extenuada o un río de agua astuta.
El fuego es solamente un golpe oscuro.
Los amantes están tendidos en el lecho.

Óscar Acosta
12
Jorge Luis Borges
Conocí a Borges en Jerusalén
en una concurrida reunión judía
para celebrar la feria internacional del libro
y le hablé de aquellos hondureños
que en tiempo pretéritos
escribieron en diarios bonaerenses.
Me confesó que no había leído nada
de Rafael Heliodoro Valle, ni de Arturo Mejía Nieto,
ni de Marcos Carías Reyes
y mucho menos del infortunado Jaime Fontana
y me di cuenta que no quería
saber nada de mi empobrecida nación.
y que para él nunca había existido
Tegucigalpa.
Quiero decir, en su descargo,
que Borges estaba completamente ciego
cuando conversó conmigo.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
13
El fuego
Frotó el indio la yesca,
el pedernal, el pino
con otro pino viejo,
la madera, las hojas
de roble, la corteza
de los ceibos caídos,
el cuerpo del animal
salvaje, el carbón
mineral endurecido.
El mundo cambió entonces
otro espejo movible
que no era el del agua,
alzó su brazo rojo
en la espesa maleza,
en el ámbito crudo
de miles de años
a la sombra, iluminados
solamente por el rayo
o por el centelleo
de los lúcidos ojos
de las feras.
Tú te callaste entonces
viendo crecer la lengua
clarísima, la llama
Óscar Acosta
14
que levantó su lanza,
su corona de espinas
y que lamió la noche
como animal salvaje.
Ante tu limpio rostro
de indígena doncella
nacía otro milagro:
el milagro del fuego.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
15
El rostro
De tu rostro purísimo y resplandeciente
surge una luz silenciosa
que todo lo desnuda, descubre
paraísos y mares de ceniza,
oculta sombras con su bella campana
y vuela como un pájaro.
Olvidar tu rostro es ahogar el corazón,
tratar de ignorarlo es vivir
a ciegas, dando tumbos;
no es necesario volver a decir
que tu rostro nos promete un reino
en un universo inmóvil y destruido.
Óscar Acosta
16
Llegar a ti, entonces, es buscar...
Llegar a ti, entonces, es buscar
la voz de un niño entre las multitud,
recoger el miedo interminable
que origina un viento nocturno,
iluminar el amor con una lámpara
de primitivo y de dulce aceite,
tocar con los dedos un pájaro de azúcar
que besa el cuello de las mujeres,
limitar la invasión de la nieve
que llega con sus armaduras de frío
y verte tranquilo y reposado
quemando el intacto silencio.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
17
La muchacha que ronca
En la noche apacible
en que los pájaros descansan
en las ramas del almendro del patio
y en que los gatos caminan
despaciosos sobre los tejados
se oyen, a lo lejos,
las ambulancias rapidísimas
y las sirnas de la policía,
mientras tú, apartando las sábanas,
te haces a un lado, fatigada,
cierras los ojos intentando dormir
y te sorprende que te diga
a la hora de desayunar
que roncas sin saberlo.
Óscar Acosta
18
El vengador
El cacique Huantepeque asesinó a su hermano en la selva,
lo quemó y guardó sus cenizas calientes en una vasija. Los
dioses mayas le presagiaron que su hermano saldría de la
tumba a vengarse y el fratricida, temeroso, abrió dos años
después el recipiente para asegurarse que los restos esta-
ban allí. Un fuerte viento levantó las cenizas cegándole los
ojos para siempre.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
19
El regresivo
Dios concedió a aquel ser una infnita gracia: permitir que
el tiempo retrocediera en su cuerpo, en sus pensamientos
y en sus acciones. A los setenta años, la edad en que de-
bía morir, nació. Después de tener un carácter insoporta-
ble, pasó a una edad de sosiego que antecedía a aquella.
El Creador lo decidiría así, me imagino, para demostrar
que la vida no sólo puede realizarse en forma progresiva,
sino alterándola, naciendo en la muerte y pereciendo en
lo que nosotros llamados origen sin dejar de ser en suma
la misma existencia. A los cuarenta años el gozo de aquel
ser no tuvo límites y se sintió en poder de todas sus facul-
tades físicas y mentales. Las canas volviéronsele oscuras y
sus pasos se hicieron más seguros. Después de esta edad,
la sonrisa de aquel afortunado fue aclarándose a pesar de
que se acercaba más su inevitable desaparición, proce-
so que él parecía ignorar. Llegó a tener treinta años y se
sintió apasionado, seguro de sí mismo y lleno de astucia.
Luego veinte y se convirtió en un muchacho feroz e irres-
ponsable. Transcurrieron otros cinco años y las lecturas y
los juegos ocuparon sus horas, mientras las golosinas lo
tentaban desde los escaparates. Durante ese lapso lo lle-
gaba a ruborizar más la inocente sonrisa de una colegia-
la, que una caída aparatosa en un parque público, un día
domingo. De los diez a los cinco, la vida se le hizo cada
vez más rápida y ya era un niño a quien vencía el sueño.
Aunque ese ser hubiera pensado escribir esta historia, no
Óscar Acosta
20
hubiera podido: letras y símbolos se le fueron borrando de
la mente. Si hubiera querido contarla, para que el mundo se
enterara de tan extraña disposición de Nuestro Señor, las pa-
labras hubieran acudido a sus labios en forma de balbuceo.
Antología mínima de su obra poética y narrativa
21
La veleta
Un gallo cantó tanto desde una cúpula que importunó
a las brujas que en la noche celebraban en un bosque de
Hungría hace setecientos años su sexto congreso mun-
dial. Estas lo maldijeron ordenándole quedarse inmóvil
y mudo donde estaba. Luego se olvidaron involunta-
riamente de él y desaparecieron entre la sombra. Así na-
ció el primer gallo de lata de la historia o sea la veleta.
Este libro se terminó de imprimir en
Diseños Impresos Múltiples
Su tiraje consta de 40 ejemplares

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful