Está en la página 1de 344

CONTENIDO

Direcciones

 

9

Abreviaciones y abreviaturas

13

Eugenio DOMÍNGUEZ VILCHES, Rector Universidad de Córdoba

 

Presentación

 

17

Samir Khalil SAMIR, S.J., Director CEDRAC

 

A modo de introducción

 

19

Artículos

ALARCÓN SAINZ, Juan J. y TORIJANO, Pablo A.

 

“La Historia de los Rekabitas”. Introducción, traducción y notas

31

CHRISTIDES, Vassilios

 

Religious

Syncretism

in

the

Near

East:

Allt-Athena

in

Palmyra

65

MARCOS ALDÓN, Manuel

 

Dos miniaturas del ms. Vaticano Copto 9 (año 1204-1205)

 

83

MIRALLES MACIÁ, Lorena

 

Un Mesías en los escritos rabínicos. De los “días del Mesías” al Mesías con características y nombre propios

95

MONFERRER SALA, Juan Pedro

 

Liber Iob detractus apud Sin. Ar. 1. Notas en torno a la Vorlage siriaca de un manuscrito árabe cristiano (s. IX)

119

PENELAS, Mayte

 

Novedades sobre el «Texto mozárabe de historia universal» de Qayrawān

143

RÍO SÁNCHEZ, Francisco del

 

Un debate entre Elías de Nísibe y el visir Ibn ‘Alal-Magrib(417H-1026 d. C.)

163

ROISSE, Philippe

La circulation du savoir des Arabes chrétiens en Méditerranée médiévale (sources manuscrites)

185

TORALLAS TOVAR, Sofía

 

La situación lingüística en los monasterios egipcios en los siglos IV-V

233

URBÁN FERNÁNDEZ, Ángel

 

Nomina Sacra en un ms. inédito de Lucas (Ms. BnF, Suppl. gr. 911, año 1043)

247

Varia

ROISSE, Philippe

 

Redécouverte d’un important manuscrit ‘arabe chrétien’ occidental: le ms. Raqqāda 2003/2 (olim Kairouan 1220/829)

279

TSAKOS, Alexandros

 

Linguistic notes on two funerary steles with the “Euchologion Mega” type of prayer for the dead from Christian Nubia

287

Traducciones

 

IBRAHIM SÁNCHEZ, Mouna

 

Louis

Musil,

Huellas

del

cristianismo

en

Gaza

y

sus

alrededores

 

295

Nota bibliográfica

 

CORRIENTE, Federico

On a proposal for a “Syro-Aramaic” reading of the Qur’ān

 

305

Reuniones científicas, congresos y noticias

 

ECHEVARRÍA ARSUAGA, Ana

 

Coloquio «¿Existe una identidad mozárabe? Historia, lengua y cultura de los cristianos de al-Andalus (siglos IX-XII)». [Madrid, 16 y 17 de junio de 2003]

317

SIDARUS, Adel Y.

Coptica. Une nouvelle revue d’études coptes

321

Reseñas

ABUMALHAM, Montserrat (coord.), Literatura árabe cristiana (Madrid, 2001) [M. Ibrahim Sánchez]

327

ABøƒLI› AL-ARMAN, The Churches and Monasteries of Egypt and Some Neighbouring Countries attributed to Abû øâli| the Armenian (Piscataway, NJ, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

330

ARNAULD, Dominique, Histoire du christianisme en Afrique. Les sept premiers siècles (Paris, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

332

BAISSARI, Francis, Catalogue raisonné des manuscrits de Cannoubine [= Tabt man¥iqli-ma²¥™¥…t Dayr Sayyidat Qannbn] (Kaslik, Líbano, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

335

BEHLOUL, Samuel-Martin, Ibn amzs Evangelienkritk. Eine methodische Untersuchung (Leiden-Boston-Köln, 2002) [J.P. Monferrer Sala]

336

BROWNE, G.M., Old Nubian Grammar, Languages of the World, Materials, (München, 2002) [S. Torallas Tovar]

339

CURZON, Robert, Jr., Ancient Monasteries of the East or Visits to Monasteries in the Levant (Piscataway, NJ, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

340

CHRISTYS, Ann, Christians in al-Andalus, 711-1000 (Richmond, Surrey, 2002) [J.P. Monferrer Sala]

344

DAHARI, Uzi, Monastic Settlements in South Sinai in the Byzantine Period. The Archaeological Remains (Jerusalem, 2000) [A.M.ª Lucena Martín]

349

DEL RÍO SÁNCHEZ, Francisco, Los cinco tratados sobre la quietud (šelyā) de Dādīšō c Qa¥rāyā (Sabadell-Barcelona, 2001) [J. Ferrer]

351

DÉROCHE, François, Manuel de codicologie des manuscrits en écriture arabe. (Paris, 2000) [J.P. Monferrer Sala]

353

DZUROVA, Axinia, Miniatura Bizantina (Milán, 2001) [M. Marcos Aldón]

358

EPALZA, Míkel de, Jesús entre judíos, cristianos y musulmanes hispanos (siglos VI-XVII) (Granada, 1999) [Eva Lapiedra]

359

FERRER, Joan & Maria Antònia NOGUERAS, Breve Diccionario Siríaco, Siríaco-Castellano-Catalán (Barcelona, 1999) [H. Teule]

361

FERRER, Joan & Maria Antònia NOGUERAS, Manual de Gramática Siríaca (Barcelona, 1999) [H. Teule]

361

FORTESCUE, Adrian, The Eastern Churches Trilogy (Piscataway, NJ, 2001) [A. Urbán]

362

FOURNET, Jean-Luc, Hellénisme dans l’Égypte du VIe siècle: la bibliothèque et l’œuvre de Dioscore d’Aphrodité, 2 vols. (Le Caire, 1999) [A. Sidarus]

368

FRISHMAN, Judith; VAN ROMPAY, Lucas (eds.), The Book of Genesis in Jewish and Oriental Christian Interpretation. A Collection of Essays (Louvain, 1997) [J.P. Monferrer Sala]

372

GOUSSEN, Heinrich, La literatura árabe cristiana de los mozárabes (Córdoba, 1999) [M. Ibrahim Sánchez]

376

HOFFMANN, Philippe (ed.), Rercherches de codicologie comparée. La composition du codex au Moyen Âge en Orient et en Occident (Paris, 1998) [M. Marcos Aldón]

377

HEIDE, Martin, Die Testamente Isaaks und Jakobs. Edition und Übersetzung der arabischen und äthiopischen Versionen (Wiesbaden, 2000) [J.P. Monferrer Sala]

378

HILL, J. HAMLYN, The Earliest Life of Christ Ever Compiled from the Four Gospels Being the Diatessaron of Tatian (Piscataway, NJ, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

381

HOYLAND, Robert G., Seeing islam as others saw it: a survey and evaluation of Christian, Jewish, and Zoroastrian writings on early Islam (Princeton, 1997) [J.P. Monferrer Sala]

383

HOYLAND, Robert G., Arabia and the Arabs. From the Bronze Age to the coming of Islam (London-New York, 2002) [J.P. Monferrer Sala]

386

ISKANDAR, Amine Jules, La dimension syriaque dans l’art et l’architecture au Liban, (Kaslik, Líbano, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

390

Kitb Hur™šiy™š (Traducción árabe de las Historiæ adversus paganos de Orosio). (Madrid, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

394

LAZARUS-YAFEH, Hava; Mark R. COHEN; Sasson SOMEKH; Sydney H. GRIFFITH (eds.), The Majlis. Interreligious Encounters in Medieval Islam (Wiesbaden, 1999) [J.P. Monferrer Sala]

399

MARGOLIOUTH, G., Descriptive List of Syriac and Karshuni Manuscripts in the British Museum acquired since 1873 (Piscataway, NJ, 2002) [J.P. Monferrer Sala]

presso la Biblioteca della Badia di Grottaferrata (Roma,

402

MONFERRER SALA, Juan Pedro, Historia de Adán y Eva (Apócrifo en versión árabe) (Granada, 1998) y MONFERRER SALA, Juan Pedro Scripta Arabica Orientalia. Dos estudios de Literatura Árabe Cristiana (Granada, 1999) [M. Abumalham Mas]

404

O’LEARY, De Lacy, The Syriac Church and Fathers. A Brief Review of the Subject (Piscataway, NJ, 2002) [J.P. Monferrer Sala]

405

PAHLITZSCH, Johannes, Graeci und Suriani im Palästina der Kreuzfahrerzeit. Beiträge und Quellen zur Geschichte des griechich-orthodoxen Patriarchats von Jerusalem (Berlin, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

408

PROVERBIO, Delio Vania, Inventario sommario dei Manoscritti arabi, ebraici, etiopici –con notizia dei turchi– conservati

2000) [J.P. Monferrer Sala]

413

RAMELLI, Ilaria (Trad.), Il Chronicon di Arbela. Presentazione, traduzione e note essenziali (Madrid, 2002) [ F. Del Río]

414

REININK, G

J.; KLUGKIST, A. C. (eds.), After Bardaisan. Studies

on Continuity and Change in Syriac Christianity in Honour of Professor Han J. W. Drijvers, (Leuven, 1999) [J.P. Monferrer Sala]

416

RIUS-CAMPS, Josep, Ignasi d’Antioquia, Cartes (Barcelona, 2001) [A. Urbán]

419

SEGAL, J. B., Edessa ‘The Blessed City’ (Piscataway, NJ, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

424

TARDY, René, Najrân: chrétiens d’Arabie avant l’islam (Beyrouth, 1999) [A. Sidarus]

428

TORALLAS TOVAR, Sofía, Gramática de Copto Sahídico (Madrid, 2001) [A. Boud’hors]

431

URBÁN, A., Policarpi et secundæ epistulæ Clementis Romani Concordantiæ (Hildesheim-Zürich-New York, 2001) [J.P. Monferrer Sala]

435

Índice

441

Normas de colaboración

467

Information and style sheet

469

“La Historia de los Rekabitas”

Introducción, traducción y notas

Juan J. ALARCÓN SAINZ y Pablo A. TORIJANO Universidad Complutense, Madrid

Resumen: La “Historia de los Rekabitas” es un pseudoepígrafo que procede de fuentes judías. En su estado actual, el texto ha sido cristianizado tanto en su transmisión textual como en el tema. En este artículo ofrecemos una introducción y una traducción española anotada de las versiones griega y siriaca dispuesta en columnas paralelas. Esta presentación sinóptica facilita el estudio del texto y evidencia el carácter expansivo de la versión siriaca.

Abstract: The History of the Rekabites is a pseudepigraphon that draws extensively on Jewish sources. In its present state, it has been christianized both in its textual transmission and in its theme. In this article, we present an introduction and an annotated translation into Spanish of the Greek and the Syriac versions in parallel columns. This synoptic presentation facilitates the study of the text and makes evident the expansive character of the Syriac version.

Palabras Clave: Rekabitas. Zósimo. Siriaco. Griego.

Key Words: Rekabites. Zosimus. Syriac. Greek.

Introducción La Historia de los Rekabitas o Narración de Zósimo constituye, en su forma presente un texto cristiano en el que se presenta un monje u hombre virtuoso, llamado Zósimo, que relata su viaje al lugar de residencia (isla, según la versión siriaca) de los Bienaventurados. El texto identifica a estos bienaventurados con los Rekabitas que huyeron de Jerusalén, en tiempos de Jeremías, para ir a habitar ese lugar; el

Collectanea Christiana Orientalia 1 (2003), pp. 3164

32 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

texto describe su forma de vida, su ocupación y la comunión con los ángeles que tiene lugar debido a su virtud. 1 El texto fue muy popular durante la Edad Media, como la existencia de versiones en diferentes lenguas (griego, siriaco, etiópico y armenio entre otras) claramente atestigua. 2 De estas versiones, las más antiguas y completas, y por ello las más importantes, son la griega y la siriaca. 3 La forma final cristiana del texto responde a la combinación de distintas fuentes de origen judío, como incluso una lectura superficial claramente muestra. La fecha de composición de la obra en su forma final hay que situarla entre el siglo IX de nuestra era y el siglo XI, fecha en que está datado el manuscrito más antiguo de la versión griega. 4 La lengua original tanto del texto final como la de sus fuentes, es el griego, aunque Charlesworth defiende la primacía de la

1

2

3

4

Para una bibliografía general sobre el texto que nos ocupa cfr. Lorenzo DI TOMMASO, A Bibliography of Pseudepigrapha Research 1850–1999, Journal for the Study of the Pseudepigrapha Supplement Series (Sheffield: Sheffield Academic Press, 2001), pp. 983–94; véase también Chris H. KNIGHTS, “A Century of Research Into the Story / Apocalypse of Zosimus and / or the History of the Rechabites,” JSP 15 (1997), pp. 53–66, donde se refiere exclusivamente al último siglo.

Para la versión armenia y su traducción al italiano véase A. ZANOLLI, “La leggenda di Zosimo secondo la redazione armena,” Giornale Della Societa Asiatica Italiana NS 1 (1925), pp. 146–162; para la versión etiópica y una traducción al inglés véase E. A. W. BUDGE, “The History of the Blessed Ones Who Lived in the Days of Jeremias the Prophet,” en The Life and Exploits of Alexander the Great, Being a Series of Ethiopic Texts Edited from Manuscripts in the British Museum and the Bibliothèque Nationale, Paris, with English Translations and Notes (London,

1896), 1, pp. 355–376, 2, pp. 555-584.

Para el texto crítico griego cfr. James H. CHARLESWORTH (ed. y trad.), The History of the Rekabites. Volume I: The Greek Recension, Texts and Translations Pseudepigrapha Series 17 (Chico, California: Scholars Press, 1982); para el texto siriaco principal véase F. NAU, “La légende inédite dels fils de Jonadab, fils de Réchab, et les îles fortunées,” RevSém 6 (1898), pp. 263–266, F. NAU, “La légende

inédite dels fils de Jonadab, fils de Réchab, et les îles fortunées,” RevSém 7 (1899), pp. 54–75, 136–146. Para una traducción inglesa de la versión siriaca véase James.

H. CHARLESWORTH, “History of the Rechabites,” en The Old Testament

Pseudepigrapha, vol. 2 of The Old Testament Pseudepigrapha, James H. CHARLESWORTH, OTP 2 (New York, London: Doubleday, 1981), pp. 443–465; esta

traducción inglesa se ha de corregir teniendo en cuenta las puntualizaciones de Brock, cfr. S. P. BROCK, “Review of Charlesworth’s The Old Testament Pseudepigrapha II,” JJS 38 (1987), pp. 107–114, especialmente 109-110.

Cfr. James. H. CHARLESWORTH, “History of the Rechabites,” 444–45; para una lista

de manuscritos y sus fechas cfr. también James H. CHARLESWORTH, The History of the Rekabites, pp. 4–9; J. DUNCAN DERRETT, “Jewish Brahmins and the Tale of Zosimus: A Theme Common to Three Religions,” Classicalia et Mediaevalia 34 (1983), pp. 75–89, quien añade un nuevo manuscrito (Cod. Mus. Brit. Add 10073, fols 192 v -209) a los listados por Charlesworth.

“La Historia de los Rekabitas”

33

versión siriaca. Las fechas de los distintas fuentes han de ser anteriores, pero no se puede aventurar, en justicia, ningún tipo de datación; la propuesta por Charlesworth (I-IV Era Común) es equívoca, pues no distingue entre la datación del documento en su estado de transmisión actual y la datación de las tradiciones y fuentes que lo conforman. La historia de la composición del texto es la siguiente: 5 1. los capítulos 11-16, que se podrían titular La Residencia de los bienaventurados, fueron escritos en primer lugar. 2. Un segundo autor utilizaría “la residencia de los bienaventurados” como base para la narración sobre la visita de un monje llamado Zósimo a la residencia / isla de los bienaventurados, que compuso mediante la adición de lo que ahora constituye los capítulos 1-7 y 17 (y tal vez parte del 18) en torno al núcleo formado por 11/16. 6 3. Posteriormente, este mismo autor, o tal vez un tercero, insertaría los capítulos 8-10 (la Historia de los Rekabitas propiamente dicha). 7 4. El estadio final estaría constituido por la adición de los materiales de los capítulos 19-23, que son de naturaleza claramente miscelánea y que sólo se encuentran en la tradición griega. Las versiones etiópica y armenia se habrían llevado a cabo después del segundo estadio, mientras que la siriaca se llevaría a cabo después del estadio tres. 8 A este desarrollo hay que añadir el hecho de que Ps. Palladio, en su obra De Vita Bragmanorum, intercalada en el principal manuscrito de la recensión A del Ps. Calístenes, muestra evidentes puntos de contacto. 9 De la misma manera, la transformación del país de los bienaventurados en isla, pudiera reforzar aún más el carácter compuesto del escrito, y lo

5 Cfr. Chris H. KNIGHTS, “The Abode of the Blessed; A Source of the Story of Zosimus,” JSP 17 (1998), pp. 79–93, al que sigo en su hipótesis de formación del texto. Cfr. también del mismo autor “‘The Story of Zosimus’ or ‘The History of the Rechabites’,” JSJ 24, no. 2 (1993), pp. 235–245.

6 Brian MCNEIL, “The Narration of Zosimus,” JSJ 9, no. 1 (1969, 1978). MCNEIL, “Narration.”

7 Para un análisis más detallado de esta parte del texto que nos ocupa cfr. Chris H. KNIGHTS, “The History of the Rechabites: An Initial Commentary,” JSJ 28, no. 4 (1997), pp. 413–436; “Towards a Critical Introduction to ‘The History of the Rechabites’,” JSJ 26, no. 3 (1995), pp. 325–342.

8 KNIGHTS, Abode of the Blessed”, pp. 82, 84.

9 Cfr. DERRETT, “Jewish Brahmins”, pp. 85–87, para el texto del Ps. Palladio.

34 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

relacionaría con el mito de la isla de los bienaventurados, muy popular en la época helenística. 10 La popularidad del texto en la Edad Media, atestiguada por las diferentes versiones, se debería a la presentación de Zósimo y los bienaventurados como monjes, lo que facilitaría su inclusión como lectura edificante en ambientes monásticos y eclesiales. No obstante, es evidente que el texto, aun en su estado actual, muestra claramente el origen judío de sus fuentes, sólo parcialmente cristianizadas. 11 Durante un tiempo se quiso relacionar partes del texto con los escritos de la secta judía de Qumrán, aunque esta teoría, que adolecía de un pan-qumranismo simplificador, no merece gran crédito. Sin embargo, hay que señalar que la convivencia de los bienaventurados con los ángeles, mencionada en el texto, podría hallar un paralelo en la creencia sectaria según la cual los miembros de la secta de Qumrán habían de conservar una pureza ritual extrema, debido a que los ángeles se hallaban presentes en el seno de la comunidad. 12

Traducción A continuación ofrecemos una traducción de las dos principales versiones en columnas paralelas, con el fin de facilitar la comparación

10 Sobre el mito de las islas de los bienaventurados en el mundo clásico cfr. Marcos MARTÍNEZ, “Las islas de los Bienaventurados: Historia de un mito en la literatura griega arcaica y clásica,” CFC 9 (1999), pp. 243–278.

11 Este tipo de literatura pseudoepígrafa presenta problemas en su clasificación y estudio, pues son escritos cristianos en su forma última, que resulta de la edición, transformación o simple apropiación con ligeros cambios de textos judíos anteriores. Sobre estos aspectos cfr. Robert A. KRAFT, “The Pseudepigrapha in Christianity,” en Tracing the Threads: Studies in the Vitality of Pseudepigrapha, edited by J. C. Reeves, SBLESL, vol. 6 (Atlanta: Scholar Press, 1994), pp. 55–86; Robert A. KRAFT, “Christian Transmission of Greek Jewish Scriptures: A Methodological Probe,” en Paganisme, Judaisme, Christianisme: Influences et affrontements dans le monde antique (Mélanges offerts à Marcel Simon) (Paris: De Boccard, 1978), pp. 207–226; Robert A. KRAFT, “The Multiform Jewish Heritage of Early Christianity,” en Christianity, Judaism and Other Greco-Roman Cults: Studies for Morton Smith at Sixty, edited by J. Neusner (Leiden: E. J. Brill, 1975), pp. 174–199; Robert A. KRAFT, “Setting the Stage and Framing Some Central Questions,” JSJ 32, no. 4 (2001), pp. 371–395; cfr. también M. E. STONE, “Categorization and Classification of the Apocrypha and Pseudepigrapha,” Abr-Nahrain 24 (1986), pp. 167–77.

12 Para los textos originales y una descripción de esta creencia qumránica cfr. Florentino GARCÍA MARTÍNEZ, “Textos de Qumrán,” en Literatura judía intertestamentaria, G. Aranda Pérez, F. García Martínez, y M. Pérez Fernández, Introducción al estudio de la Biblia 9 (Estella, Navarra: Verbo Divino, 1996), pp. 15– 395, y Carol NEWSOM, Songs of the Sabbath Sacrifice: A Critical Edition, HSS 27 (Atlanta: Scholars Press, 1985).

“La Historia de los Rekabitas”

35

de ambos textos. Las traducciones que ofrecemos son literales para posibilitar la comparación con los textos originales. Únicamente se han apuntado las variantes textuales más importantes, sobre todo en la columna de la traducción del texto siriaco, cuyos testigos manuscritos muestran un texto más fluctuante que el griego, y con una clara tendencia a la expansión, mientras que la versión griega es más breve y notablemente más tosca en lo literario. El texto base de la traducción griega es la edición crítica llevada a cabo por Charlesworth; el de la traducción siriaca, es la edición de Nau, suplementada con las notas críticas de la traducción de Charlesworth, y las correcciones que Brock hace a esta última traducción. En ambas columnas la disposición de los capítulos y “versos” es la de la traducción de Charlesworth. Veamos a continuación ambas traducciones.

Historia de los rekabitas. Traducción de la versión griega Narrativa de Zósimo sobre la vida de los bienaventurados. Señor bendice

Historia de los rekabitas Traducción de la versión siríaca Historia de los hijos de Yonadab hijo de Rekab, que se encuentran en medio del Océano, el Gran Mar, cuando Dios se los mostró a Zósimo, el eremita virtuoso.

1.

1.

1.

En aquel tiempo había procedente

1. Había un hombre asombroso y

del desierto, un hombre, de nombre Zósimo, que no comió pan durante cuarenta años, no bebió vino y no había visto el rostro de un ser humano.

excelente que durante cuarenta años vivió en el desierto sin comer pan, ni beber vino, ni ver rostro alguno de ser humano.

2.

Éste continuaba invocando a Dios

2. Su nombre era Zósimo. Día y

para poder ver el lugar de residencia de los Bienaventurados.

noche suplicaba encarecidamente a Dios para que le mostrara el lugar al que había trasladado a aquellos santos, los hijos de Yonadab, 13 que fueron arrebatados del mundo 14 en los días de Jeremías, el profeta, y dónde los había hecho habitar Dios. Cuando vio el Altísimo la

13 En D “los hijos de los recabitas”

14 En D “del pueblo de Israel”

36

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

 

humildad 15 del santo Zósimo por causa de aquellos benditos, entonces escuchó Dios su ruego y concedió su petición.

3.

Y he aquí que un ángel del Señor

3.

Cierto día, mientras rezaba, 16 un

fue enviado, diciéndole: “Zósimo, varón de Dios, he aquí que fui enviado desde el Altísimo, el Dios de todo, para decirte que marcharás hacia los bienaventurados, pero no vivirás con ellos.”

4. “Pero no exaltes tu corazón diciendo, ‘durante cuarenta años no comí pan y vino no bebí’, pues la

palabra de Dios está por encima del pan, y el espíritu de Dios está por encima del vino’.

5. Y en lo que dices ‘no vi el rostro

de un hombre’ he aquí que el rostro del Gran rey está cerca de ti. 6. Zósimo dijo: “Sé que cuanto quiere el Señor puede (conseguirlo)”.

7. El ángel le dijo: “Sabe también

esto, que no eres digno de participar en una de sus comidas; no obstante álzate, marcha.”

ángel vino junto a él. Tomó la palabra y le dijo: “¡Zósimo, hombre de Dios! He sido enviado desde el cielo junto a ti 17 para servirte de guía y mostrarte el camino, para que puedas ir a ver a aquellos santos, según pediste al Altísimo; 4. Pero no te vanaglories en tu corazón porque hayas estado durante cuarenta años sin comer pan, sin beber vino, 18 y sin ver la cara de hombre alguno, excepto el rostro de los ángeles; ahora, acércate”

2.

2.

1.

Yo Zósimo, saliendo de mi cueva

1.

Salí de la caverna,

mientras Dios me precedía, marché

 

sin conocer el camino por donde iba.

2.

Y después de haber seguido en

2.

y viajé junto con el ángel durante

camino durante cuarenta días, mi espíritu se desanimó y mi cuerpo

cuarenta días; llegué a un lugar, cansado 19 y fatigado, y me postré,

15 En B “su desazón; en D “su trabajo y su humildad”

16 B y D añaden “vino a él una voz”

17 En D se añade “por Dios”

18 En D el párrafo acaba de forma más extensa: “sin ver la cara de hombre alguno; pues las palabras de Dios son mejores y más agradables que el pan, y su espíritu más satisfactorio y dulce que el vino. Y tampoco digas: ‘Rostros de ser humano no he visto, sólo la cara del rey celestial? Ahora, acércate”

19 En B y D “agotado”

“La Historia de los Rekabitas”

37

desfalleció. Y desanimado, me senté y estuve rezando durante tres días en aquel lugar.

3. Y he aquí que vino un animal del

desierto, cuyo nombre es camello; y poniendo sus rodillas en la tierra me puso sobre su cuello, marchó por el

desierto y me hizo bajar.

4. Y había un gran griterío de fieras

allí, y rechinar [de dientes] y veneno mortal.

5. Presa del pánico, recé al Señor; y

aconteció un gran seísmo en aquel

lugar con gran ruido.

6. Y sopló una tempestad de viento

y me arrebató de la tierra y me elevó en sus alas; y continuaba rezando y marchando. Y me colocó en un lugar al lado de un río. Y el nombre del río era Eumeles

7. Y he aquí que yo deseaba cruzar

el río. Alguien me gritó desde el agua diciendo: “Zósimo, hombre de Dios, no me puedes cruzar, pues el

ser humano no puede romper mis aguas; pero ¡mira desde mis aguas hasta el cielo! 8. Y mirando, vi una muralla de nube que dominaba desde las aguas hasta el cielo.

9. Y la nube dijo: “Zósimo, hombre

de Dios, a través de mi no pasa

un

por causa del agotamiento 20 , rogando a Dios durante tres 21 días;

3. Entonces vino un animal y me

cargó [sobre él], reanudando la marcha conmigo encima 22 durante muchos días, hasta que llegó al Gran

Océano. 23

(4,5,6)6a. Cuando vi el Gran Mar, me quedé asombrado de su inmensidad, pensando qué hacer.

7. De repente una voz vino junto a

mí diciendo: “¡Oh hombre de Dios! Nunca un hombre ha avanzado o pasado por encima de mí; observa y

entiéndelo”

8. Miré y vi en medio del mar

(como) una densa muralla de una nube pendiendo 24 sobre el mar, cuya cima ascendía hasta lo más alto de los cielos;

8a. Pensé 25 que, tal vez, en su interior se encontraban aquellos santos,

9. porque escuché una voz desde

dentro de la nube diciendo: “¡Padre

20 En B se omite “por causa del agotamiento”

21 En D “cuarenta”

22 Lit. “debajo de mí”

23 En D “al Gran Mar, el Océano, que rodea la tierra”

24 En B y D “blanca”

25 En D se añade “en mi corazón”, es decir, “para mis adentros”

38 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

pájaro de este mundo, ni un soplo de viento, ni el mismísimo sol. Ni siquiera el tentador en el mundo puede cruzar a través de mí.

Zósimo!” 26 Entonces yo alabé y di gracias a Dios, por hacer hablar a las naturalezas mudas, porque todo le resulta fácil de hacer.

3.

3.

1.

Yo estaba asombrado por estas

(1)1a. Entonces rogué ante el

palabras y por la voz que me las había dicho.

Altísimo, por actuar conmigo según le parece bien a su voluntad.

2.

Y mientras rezaba, he aquí que

2.

Inmediatamente surgieron dos

dos árboles surgieron de la tierra, hermosamente formados y agradabilísimos, llenos de fragantes frutos.

árboles sobre la orilla del mar, inmensos, nunca había visto nada semejante a ellos, espléndidos y majestuosos.

3. E inclinándose el árbol que estaba

3.

Entones se inclinó uno de los

en

este lado, me tomó sobre su copa

árboles, 27 yo me cogí de sus ramas,

y se alzó mucho sobre el medio del

y se levantó hacia el cielo, me subió

río. Y se encontró con el otro y me

y

me colocó en su copa, con

recibió en sus ramas, e inclinándose,

delicadeza, hasta aquella nube; al

me

colocó sobre la tierra.

mismo tiempo el otro árbol se

 

inclinó hacia él, 28 y el primero de aquí dobló su copa y me condujo al

del

otro lado.

4.

Y ambos árboles se elevaron, y

(4)4a. Con delicadeza me dejó caer

me

pusieron más allá del río.

su interior. De esta forma crucé el Gran Océano y aquella nube, 29 gracias a la providencia divina.

en

5.

Y descansé durante tres días en

5.

Descansé en aquel lugar durante

aquel lugar. Y de nuevo me levanté

y marché, pero no sabía hacia dónde.

6. Y aquel lugar estaba lleno de una

gran fragancia, y no había una montaña aquí o allá, pero aquel lugar está nivelado, impoluto, todo adornado; y toda la tierra era

tres días, sin cesar en mi boca las

alabanzas a Dios; 30 después me puse en marcha por aquella tierra que

estaba en el interior del mar.

6. Era agradable y hermosa, llena de

árboles espléndidos, cargados de frutos deliciosos y fragantes; era

(como) una isla grande y extensa, sin ninguna montaña ni colina,

26 En D se añade “bienaventurado tú, porque has sido considerado digno para venir a

este lugar”

27 En D se añade “y me cargó en su copa”

28 En D “hacia mí”

29 En D se añade “y la densa niebla”

30 Lit. “sin cesar de alabar a Dios por mi boca”

“La Historia de los Rekabitas”

39

hermosa

adornada de flores 31 y repleta de muchas y suculentas delicias

4.

4.

1.

Y allí vi un hombre desnudo

1. Mientras estaba considerando la

sentado: y me dije para mí, “¿acaso

belleza de aquella tierra, me acerqué

es éste el tentador?”

un poco y vi a un hombre que estaba sentado desnudo.

2. Y me acordé de la voz de la nube

que me dijo: “ninguno pasa a través

de mí, ni siquiera el mismísimo tentador del mundo”

3. Y así, cogiendo valor, le dije:

“saludos, hermano.”

4. Y él, contestándome, me dijo: “la

gracia sea contigo.”

5. Y de nuevo le dije: “dime,

hombre de Dios, ¿quién eres?

6. Y, contestándome, me dijo: “pues

¿eres tú? ¿quién eres?

7. Y, contestando, le dije todo acerca

de mí, y que había rogado al Señor y

me había traído a este lugar.

8. Y, contestando, me dijo: “también

yo sé que tú eres un hombre de Dios; si no lo fueras, no habrías

atravesado la nube y el río y el aire.

9. Pues la anchura del río es de unas

treinta millas, y la nube [llega] hasta el cielo, y la profundidad del río

[llega] hasta el fondo del abismo.

(2)2a. Tuve miedo al verlo y dije:

“Saludos, hermano”

3,4. Él me respondió diciendo: “Ven en paz, y alegría tengas,

(5,6,7)8. pues sé que eres un hombre de Dios, de otra manera no habrías podido entrar aquí”

5.

5.

1.

Y después de completar este

1. Me volvió a preguntar: “¿Has

discurso, el hombre dijo de nuevo:

venido del mundo de la vanidad?”

“¿tú viniste aquí desde la vanidad del mundo?

2. Yo le dije. ¿Por qué estás

desnudo?

(2)2a. Le dije: “Ciertamente he venido del mundo de la vanidad para veros. Pero dime, ¿Por qué estás desnudo?”

31 En D “hermosas flores”

40

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

3.

Y dijo: “¿Cómo has sabido que

3.

Me respondió: “Tú eres el que

estoy desnudo? Pues tú llevas las pieles de las ovejas de la tierra, y las

está desnudo sin saberlo, porque tu vestimenta es corruptible, en

mismas son destruidas con tu cuerpo; pero considera la altura del cielo y contempla cómo es mi vestido.

cambio, la mía es incorruptible. Si quieres verme, ven y mira 32 hacia lo más alto de los cielos”

4.

Y después de mirar hacia el cielo

4.

Al mirar hacia arriba, vi su rostro

vi

que su rostro era como el rostro

como el (rostro) de un ángel; mis

de

un ángel, y su vestido era como

ojos quedaron nublados y caí a

el

relámpago que va de este a oeste.

tierra.

Y

tuve miedo porque era un hijo de

Dios. Y quedé sobrecogido de pavor, cayendo sobre la tierra.

 

6.

6.

1.

Y después de haberme dado la

1.

Entonces se acercó a mi lado, me

mano, me alzó diciendo, “también

cogió de las manos y me puso en

yo

soy uno de los bienaventurados.”

pie. Me dijo: “No tengas miedo, yo

 

soy uno de los santos junto a los que [tan] ardientemente has deseado venir.

2.

Ven para que te lleve

ante los

2.

Pero ven conmigo y te conduciré

ancianos.

3. Y habiendome tomado de la mano, caminó a mi lado y me llevó ante una muchedumbre. Y en aquella muchedumbre había ancianos como hijos de Dios, y había jóvenes que estaban de pie al lado de los ancianos.

junto a los santos benditos, mis hermanos” 3. Y marchaba conmigo, llevándome de la mano, preguntándome sobre el mundo y sobre todo lo que en él había. Entonces me condujo hasta la asamblea de los santos; al verlos, caí a tierra y los adoré.

3a. Era una asamblea de elegidos, de jóvenes excelentes y de magníficos santos.

4.

Y cuando llegué cerca de ellos

4. Cuando me vieron aquellos

dijeron: “éste ha venido de la vanidad del mundo; vamos, recemos al Señor y nos revelará este misterio.”

santos, mucho se asombraron, y preguntaron diciendo todos a la vez: 33

5.

“Quizás ha llegado el final pues

5.

“Hermanos, ¿acaso ha llegado el

un

hombre de la vanidad ha venido

fin del mundo y por este motivo ha

32 En B “no mires”

33 En B “el uno al otro”

“La Historia de los Rekabitas”

41

aquí.”

6. Y una vez que se levantaron,

rezaron a Dios con una sola voluntad, y he aquí que dos ángeles bajaron del cielo y dijeron: “no temáis al hombre, pues lo envió Dios para que permanezca siete días, y comprenda vuestras maneras de vivir; entonces marchará y volverá a su lugar.”

7. Cuando los ángeles de Dios

dijeron estas palabras, subieron hacia el cielo ante nuestros ojos.

podido un hombre venir hasta

aquí?”

6. Entonces se levantaron todos para

rezar y pidieron a Dios que les

informara acerca de mi llegada junto

a ellos.

6a. Dios escuchó su súplica y vi que (he aquí que) dos ángeles descendieron de los cielos y se pusieron ante la asamblea de los santos; contestaron y les dijeron:

“Todavía no ha llegado el fin, no temáis por la venida de este hombre

a vuestro lado; sin embargo,

permanecerá con vosotros siete días.

6b. Escribidle e informadle de todo sobre la Providencia Divina que está

a vuestro lado, y de lo que ha hecho con vosotros; después os dejará y volverá a su lugar contento”

7. Los ángeles, después de decirles

estas cosas, subieron a los cielos.

7.

7.

1.

Entonces los ancianos de los

1.

Entonces los santos se alegraron y

bienaventurados me entregaron a uno de los servidores diciendo:

“Guárdalo durante siete días.”

2. Así, cuando el servidor me recibió, me llevó a su cueva; nos sentábamos debajo de un árbol y nos procurábamos nuestras necesidades;

me recibieron en paz.

1a. Aquellos santos benditos me confiaron a uno de ellos que era un diácono. 34

1b. Los santos le dijeron: “Guarda contigo a este hermano nuestro durante siete días”

2. El santo diácono me acogió y me

llevó a su tienda; con él me senté debajo de aquellos hermosos

árboles.

34 La palabra puede significar también “ayudante, sirviente, servidor”. Siempre que aparezca la palabra en siriaco, traduciremos por “diácono”.

42

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

 

2a. Y con él quedé deleitado por la delicia de su oración, pues aquel lugar se parecía al Paraíso de Dios, y aquellos santos (se parecían) a Adán y Eva antes de haber pecado.

2b. Ellos ayunaban desde la novena hora hasta la novena.

3.

pues desde la hora sexta hasta la

3.

Entonces comían 35 lo que

sexta [ayunábamos], y sólo entonces

comíamos. Y el agua fluía desde el árbol, más dulce que la miel, y bebíamos hasta saciarnos, y de nuevo el agua se hundía hasta su lugar.

4. Y todo

habían oído sobre mí, “un hombre procedente de la vanidad del mundo llegó aquí.”

el clan de los de allí

5. Y todo el clan estaba turbado y

vinieron a verme porque les parecía

extraño.

6. Así, me preguntaban todo, y yo

les contestaba.

7. Y desfallecí en cuerpo y espíritu,

y le supliqué al hombre de Dios que me servía y le dije: Te ruego, hermano que si vienen a verme, les digas “no está aquí”, para que pueda descansar un poco.

necesitaban de los frutos de aquellos

árboles; en cuanto al agua, que era dulce y deliciosa como la miel, fluía de las raíces de los árboles; cada uno bebía lo que necesitaba, y justo después de haber comido, dejaba de fluir; sólo fluía por la novena hora.

4. Cuando escucharon las familias

de aquellos santos lo que allí sucedía

por mi causa, y les fue dicho por sus hermanos: “he aquí que un hombre ha venido del mundo de vanidad”, 36

5. entonces, comenzaron a sentirse

agitados. Todas las buenas familias

de los santos venían a mi lado para verlo, porque el asombro los sobrecogía por mi causa.

6. Y me preguntaban sobre este

mundo, y yo les respondía.

7. Pero por la fatiga, la duración y la dificultad del camino, 37 me estremecí y no pude seguir hablando, ya que no me dejaban descansar ni de día ni de noche. Entonces rogué a aquel diácono y le dije: “Te pido, oh santo, hazme un favor: si vienen y te preguntan por mí, diles que no me encuentro aquí, hasta que pueda descansar, porque estoy muy fatigado”

35 En D se añade “cantidad”; la traducción en D sería lit.: “Entonces se alimentaban de los frutos de aquellos árboles [según] la cantidad de sus necesidades”

36 En D “de una tierra maldita”.

37 En D “por la fatiga de tanta conversación”.

“La Historia de los Rekabitas”

43

8. Y gritó el hombre de Dios

diciendo: “ay de mí, que la historia de Adán me ha sido repetida. Pues a aquél le engañó Satán por medio de Eva, y a mí, este hombre, mediante la adulación, quiere hacerme un mentiroso. Pues aunque está aquí, me dijo: ‘miente y di que no está.’”

9. Llevadme de aquí, pues huiré del pueblo, pues he aquí que quiere sembrar en mí semillas del mundo de la vanidad.

10. Y toda la muchedumbre y los

ancianos se alzaron contra mí y dijeron: “marcha de entre nosotros, hombre, no sabemos de dónde has

venido hasta nosotros.”

11. Y yo me lamenté con un gran

sollozo, y mi entendimiento se fue de mí, y grité a los ancianos diciendo, “perdonadme señores míos”. Y los ancianos cesando [de gritar] ofrecían silencio.

8. Aquel santo diácono, al escuchar esto de mí, clamó en voz alta diciendo: “¡Oh Santos Padres, qué desgracia me ha tocado en este día! 38 Por poco me parezco a Adán

en el Paraíso, que transgredió la ley

por

hombre, con su malvado consejo, quiere convertirme en un mentiroso. Me ha dicho: “Miente y di a tus compañeros que no estoy aquí” 40 (9)9a. Sacad a este hombre de aquí, para que no siembre la mentira entre nosotros” 41

este

el

consejo

de

Eva; 39

10. Entonces una gran asamblea de honorables ancianos y espirituales jóvenes que se parecían a los ángeles del cielo entraron a reunirse y me dijeron: “¡Hombre de pecado, sal, vete de nuestro lado, no sabemos cómo te has podido preparar para llegar junto a nosotros!

10a. Tal vez deseas engañarnos igual que el Maligno engañó a nuestro padre Adán” 11. Entonces yo, el miserable Zósimo, caí sobre mi rostro [al suelo] ante ellos, y con amargas lágrimas les suplicaba ardientemente diciendo: “¡Tened compasión de mí, oh santos, perdonadme esta locura, oh ángeles terrestres!” Tras mucho suplicarles por el perdón, tuvieron misericordia de mí.

11a. Todos ellos quedaron en profundo silencio, y al poco rato me

38 Lit. “una desgracia ha sido tomada en cuenta para mí en ese día; se ha de corregir el texto de Nau por “día”.

39 En D “del mal”.

40 En D “Él no está aquí”.

41 Lit. “en nuestra región”.

44

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

 

(tomaron la palabra y) dijeron:

“Hermano, cuéntanos todas las cosas por cuya causa ha tenido lugar

tu venida aquí, a nuestro lado; estate tranquilo y no temas”

12.

Entonces les conté todo desde el

12.

Entonces les conté toda la

principio hasta ahora, y que había

pedido a Dios ir hacia ellos, y que me había juzgado digno.

13. Y los ancianos dijeron: “y ahora

¿qué quieres que hagamos por ti?”

14. Yo les dije: “quiero tomar de

vosotros vuestros lugares de asentamiento y vuestras formas de vida

8.

1. Y se alegraron con gran alegría; y tomando tablas de piedras, las grabaron con sus uñas así: escuchad, escuchad, hijos de los hombres, de nosotros que hemos llegado a ser bienaventurados. Porque también nosotros procedemos de vosotros.

historia, cómo había pedido a Dios

que me mostrara su 42 lugar.

13. Entonces los ancianos me

respondieron: “Y ahora que Dios te ha contestado, amigo nuestro, que nos has visto a nosotros y nuestro lugar, ¿qué deseas?” (14)14a. Les dije: “Solicito de vuestra benevolencia 43 que me escribáis la historia de vuestra llegada aquí, para que (vuestra historia) sea una buena enseñanza y hermoso ejemplo para todo el que desea ser conducido por el temor de Dios”

8.

1. Entonces tomaron unas tablas de piedra 44 y escribieron en ellas como sigue: “Escuchad todos los que estais en el mundo de vanidad, y tened en cuenta toda la Providencia 45 que aquí existe.

1a. Nosotros somos los llamados hijos de los rekabitas; 46 procedemos

42 Lit. “vuestro”

43 Se ha de corregir la edición de Nau de a “benevolencia”

44 En D se añade “como las que grabó Moisés en la montaña”

45 En D se añade “que Dios nos ha facilitado”

46 Utiliza la forma del plural hebreo

47 En B se omite “hoy”

48 En C en este punto se traduce: “En aquel tiempo existió un hombre de los hijos de Israel, cuyo nombre era Rekab. Este Rekab era un hombre excelente, y tenía un hijo cuyo nombre era Yonadab; este Yonadab siguió los pasos de su padre Rekab. En aquel tiempo estaba con él, en Jerusalén, Jeremías el profeta. Y le fue comunicado por Dios que en Jerusalén sobrevendría una amarga sentencia procedente de diversos pueblos; y que ellos los conducirán cautivos, a una dura cautividad…”

“La Historia de los Rekabitas”

45

2. Pues cuando Jeremías el profeta

proclamó que la ciudad de Jerusalén sería entregada en manos de los destructores, rasgó sus vestidos, y se ciñó de saco alrededor de su cintura, y extendió ceniza sobre su cabeza, y puso polvo sobre su cama. Y exhortó a todo el pueblo a que se apartara de su malvado camino.

3. Y nuestro padre Rekab, hijo de

Aminadab, escuchó y nos dijo:

“escuchad hijos de Rekab e hijas de vuestro padre, quitad vuestros vestidos de vuestros cuerpos y no bebáis una jarra de vino, y no comáis pan [cocido] por el fuego, y

licor y miel no bebáis, hasta que el Señor no preste atención a vuestra petición.”

4. Nosotros dijimos: “lo que nos ha

ordenado, hagámoslo y escuchemos.”

5. Y arrancamos de nuestro cuerpo

nuestro vestido, y no comimos pan cocido a fuego, y no bebimos una jarra de vino, ni miel, ni licor y nos lamentamos con un gran lamento y suplicamos al Señor.

6. Y escuchó nuestra oración, y apartó su cólera de la ciudad de Jerusalén. Y obtuvo la ciudad de Jerusalén compasión por parte del Señor. Él se compadeció de su

49 En A “Elías”.

50 En A “los hijos de los hombres”.

51 Lit. “ha retornado de la ira de su cólera”.

de vosotros, y marchamos de vuestro mundo a este lugar en el que hoy 47 estamos. 48

2. Pues en aquel tiempo Jeremías, 49

el profeta, proclamaba y profetizaba contra Jerusalén la ruina y la destrucción por causa de los pecados

de los hijos de Israel, y, al poco [tiempo] llegó un destructor para destruir y matarlos. Entonces Jeremías, el profeta, desgarró sus

vestidos, se cubrió con un saco y esparció polvo sobre su cabeza. Después enseñó a los hijos del pueblo 50 el camino de la gracia, y les proclamaba para que retornaran al lado del Señor.

3. Nuestro padre, Yonadab, el hijo

de Rekab, escuchó cómo ordenaba el profeta: “Pan no comeréis, ni vino beberéis, hasta que el Señor escuche vuestra súplica” Entonces nuestro padre nos dijo: “Pan no comeremos, ni beberemos vino, ni nos pondremos vestido alguno” Y nosotros hemos obedecido su palabra.

4. Y le hemos dicho: “Vamos a cumplir todo lo que nos ordenaste”

5. Así pues, nos hemos quitado los

vestidos de nuestros cuerpos, no hemos comido pan, ni hemos bebido vino, nos hemos lamentado amargamente y hemos dirigido la oración a Dios.

6. Él ha aceptado nuestra súplica y

ha puesto fin a su cólera furibunda. 51

46 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

pueblo, y apartó su cólera, portadora

de

muerte.

9.

9.

1.

Y después de estas cosas murió el

1.

Después que murió el rey Josías,

rey de la ciudad de Jerusalén, y otro

rey se alzó.

2. Y todo el pueblo se congregó en

torno a él y le informaron acerca de nosotros y dijeron: “hay algunos de entre tu pueblo que han cambiado su

camino con respecto a nosotros.”

(3). Así, cuando el rey los llamó, les preguntó porqué habían hecho esto.

4. Y nos convocó y preguntó:

“¿quiénes sois, y de qué religión, o

se estableció otro rey. 52

2. Y cuando reunió a todo el pueblo

de los judíos, algunos hombres le dijeron por nuestra causa: “Tenemos aquí una familia que procede de

nosotros, pero no se comporta como nosotros; van desnudos, y no comen [pan] ni beben [vino]” Entonces el rey envió 53 (3). a llamarnos.

4. Cuando entramos en su presencia,

nos preguntó el rey: “¿Quiénes sois?

de

qué familia?”

¿De qué familia?”

5.

Y nosotros le dijimos: “somos de

5.

Le respondimos: “Somos de tu

tu pueblo, de tu ciudad Jerusalén”. Y

dijo el rey: “¿de quiénes sois hijos?”

Y le dijimos: “somos hijos de tu

siervo y padre nuestro Rekab, hijo

mismo pueblo y de la ciudad de Jerusalén; somos hijos de Yonadab,

hijo de Rekab.

de

Yonadab”.

6.

“Y cuando el profeta Jeremías

6.

Cuando Jeremías, el profeta, en

proclamó, mientras tu padre el rey

vivía, la muerte para la ciudad de Jerusalén: ‘todavía tres días y toda la ciudad será condenada a muerte.’” (7). “Cuando el rey, tu padre, lo escuchó, se arrepintió de sus pecados, y proclamó un decreto para todos con el fin de que apartaran de su malvada senda.”

8. “Y cuando nuestro padre, tu

servidor, lo escuchó, nos ordenó

diciendo: no bebáis una jarra de vino

y no comáis pan procedente del

fuego hasta que el Señor escuche

52 En D se añade “malvado”.

53 En D se omite “Tenemos… el rey envió”.

los días del rey, tu antecesor,

proclamó

(7)6a. a los hijos del pueblo para que se arrepintieran,

8. nuestro padre escuchó la palabra

del profeta, y [nos] advirtió y nos ordenó que no comiéramos pan ni

bebiéramos vino, ni volviéramos a

preocuparnos por el vestir, ni

 

“La Historia de los Rekabitas”

 

47

vuestra súplica.” (9). “Y nosotros escuchamos el mandato de nuestro padre, y

viviéramos en casas. 54

 

desnudamos nuestros cuerpos, y no bebimos vino, y no comimos pan del fuego; y rezamos al Señor por la ciudad Jerusalén.”

 

10.

“Y tuvo piedad el Señor de su

(9)10.

Entonces

Dios

escuchó

su

pueblo, y apartó su cólera. Y [lo]

oración

y

eliminó

su

ira

de

la

vimos, y nuestra alma se deleitó y dijimos: ‘Así, es bueno para

ciudad.

nosotros.’”

10a. Y lo hemos amado con toda nuestra alma, hemos permanecido encadenados con su amor; este [su amor] ha sido agradable a nuestros ojos para que de esta manera podamos permanecer cómodamente desnudos 55 toda nuestra vida”

10.

10.

1. Y nos dijo el rey, “habéis hecho

bien”.

2. “Ahora mezclaos con mi pueblo,

y comed pan, y bebed vino, y glorificad a vuestro Señor, y estaréis obedeciendo a Dios y al rey.”

3. Pero

desobedecemos a Dios”

nosotros

dijimos:

“no

4. Entonces montó en cólera el rey

y nos puso en prisión. Y permanecimos allí durante aquella

noche.

1. El rey contestó y nos dijo:

“Habéis actuado bien.

2. Sin embargo, mezclaros con los

hijos de vuestro pueblo, poneros

vuestros vestidos, comed pan y bebed vino y abandonad al Señor; vosotros seréis hijos obedientes de nuestro reino”

3. Nosotros, entonces, respondimos

al rey: “Nunca abandonaremos nuestras promesas al lado de Dios, ni romperemos 56 nunca el pacto con

Él”

4. El rey se enfadó con nosotros y

ordenó que todos fuéramos encerrados en prisión. Mientras estábamos encerrados, permanecimos de vigilia en oración ante el Señor.

54 En D se añade “Nosotros obedecimos y guardamos los mandamientos de nuestro padre”.

55 En B “para que podamos habitar aquí”; en D “para que podamos continuar aquí”.

56 En D “nos saldremos”.

48

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

5.

Y he aquí que una luz brilló en la

5. En esa primera noche 57 brilló ante

celda. Y un ángel quitó el tejado de la prisión, y nos cogió de la parte

nosotros una gran luz, y se nos aparecieron los ángeles de Dios con

superior de la cabeza y nos sacó de la prisión y nos puso en el aire, y nos llevó hacia el agua del río, y nos dijo: “dondequiera que el agua vaya, id también vosotros.”

una forma excelsa; entonces nos sacaron a todos de la prisión.

6. Y caminamos con el agua y con el

ángel.

7. Entonces, cuando nos trajo hacia

este lugar, el rió se secó y el agua desapareció. Y el lugar se dividió y surgió agua del abismo.

8. Y rodeó este país, y vino una

muralla de de nube y ensombreció el agua.

9. Y

tierra, sino que nos dio este país.

no

nos dispersó por toda la

11.

(1). Escuchad, escuchad, hijos de los hombres, sobre el lugar de residencia de los bienaventurados.

(6)5a. Nos pusieron en el aire que está por encima de la tierra,

7. y nos trajeron a este lugar que

ves. 58 Nos hicieron habitar en él, a nosotros 59

7a. y a nuestras castas mujeres, que

junto con nosotros entregaron sus almas a Dios. Ellas habitan aparte de nosotros, alejadas de nosotros, en esta tierra, perseverando, como nosotros, en el ayuno, en la oración y en la alabanza de Dios. Cuando nos trajeron y nos pusieron los ángeles de Dios en este lugar, en medio de las aguas de este mar, 60 Dios ordenó y las aguas ascendieron desde el abismo, y rodearon este lugar.

8. También por orden de Dios una

nube se convirtió en una muralla por encima de las aguas, y se elevó hasta los cielos.

11.

(1)1a. Dios nos reunió en esta isla según su voluntad, y no sembramos [semilla alguna] en toda la tierra,

57 En D se añade “mientras estábamos de vigilia”.

58 En C “El Señor vio su fe y envió un ángel vigilante que los condujo fuera de la prisión llevándoles en medio del Gran Mar, a la tierra que es el Paraíso”.

59 En D “y a nuestros hijos”.

60 En D “isla”.

“La Historia de los Rekabitas”

49

2. Pues Dios nos puso sobre esta

tierra, pues también somos piadosos, pero no inmortales.

3. Pues la tierra produjo un fruto

muy fragante, y sale de los troncos

de los árboles agua más dulce que la miel, y estos son para nosotros comida y bebida.

4. Y rezamos día y noche, y éste es

todo nuestro afán.

5. Escuchad, hijos de los hombres,

que no hay entre nosotros viña, ni campo cultivado, ni obras de madera o hierro, ni hay casa entre nosotros, ni edificio, ni fuego o espada, ni hierro trabajado o sin trabajar, ni oro ni plata, ni aire más pesado o más picante.

2. sino que Dios nos puso como

criaturas santas 61 en esta tierra; aquí

estamos sin pecados, sin malos o abominables pensamientos.

2a. Somos mortales, pero estamos puros e inmaculados, nuestras almas con nuestros cuerpos están limpios de toda mancha, y dependemos de la esperanza de nuestro Señor. Nuestra visión 62 está fija, constante y continuamente, en la luz de la vida futura.

(4)2b. No dejamos de rezar a Dios ni de noche ni de día, pues esa es nuestra función. 63

3. Dios dio orden y en esta tierra

brotaron, para nosotros, árboles

espléndidos y excelentes, llenos de frutos magníficos, maravillosos y abundantes.

4. También de las raíces de los

árboles fluyen unas aguas dulces y

deliciosas; con aquellos frutos y esta agua obtenemos placer, descanso y alimento. 64

5. No poseemos viñas, ni semillas,

ni agricultura; tampoco nos dedicamos a la madera ni al hierro, 65 ni a las casas o edificaciones, ni al oro o la plata.

5a. Tampoco tenemos invierno ni

lluvias,

puede brillar por encima de

sol no

nieve ni

hielo;

el

nosotros, porque se lo impide la

61 En este punto se ha de modificar el texto de la edición de Nau de qaddîša’ a qaddîše’, en plural; la traducción de Charlesworth, “holy land”, implica el término

qaddišta’, por ser “tierra” un sustantivo femenino en siriaco.

62 En D “la visión de nuestro conocimiento”.

63 En D “y nuestro trabajo”.

64 Lit. “somos deleitados, descansamos y somos alimentados”.

65 En D “bronce”.

50

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

 
 

nube

que

nos

rodea

como

una

muralla.

5b. La tierra donde nos encontramos está repleta de una luz espléndida, y la oscuridad y la noche no pueden penetrar en ella. Poseemos un

aspecto 66 brillante y habitamos en la luz.

6.

Ni hay entre nosotros quienes

6.

También

hay

entre

nosotros

tomen para sí mujeres, excepto hasta

que tengan dos hijos.

7. Y después de producir dos hijos,

se separan el uno del otro, y permanecen en castidad, no sabiendo que estuvieron una vez en la intimidad del matrimonio, sino como si estuvieran desde el principio en virginidad. 8. Un hijo permanece para el matrimonio, y el otro para la virginidad.

12.

1. Y no hay enumeración de tiempo,

ni semanas, ni meses, ni año. Pues cada día nuestro es un sólo día

(2). En nuestras cuevas hay en el suelo hojas de los árboles, y es nuestra misma cama debajo de los árboles.

3. Y no estamos desnudos con

algunos hombres que toman mujer;

sólo una vez tiene relaciones sexuales el hombre con su mujer.

7. Después se separan el uno del otro y viven en castidad hasta el fin de sus vidas. No surge el recuerdo de su relación en la mente de ninguno de ellos, sino que permanecen toda la vida como aquellos que crecen vírgenes.

y

8. Entonces

engendra dos hijos: uno de ellos es para el matrimonio; el otro crece virgen. De esta manera nos ha sido

ordenado por Dios, y verdaderamente así es nuestra costumbre.

la

mujer

concibe

12.

1. No tenemos medida de los años,

1a. porque aquellos que sirven con pureza y santidad, aumentarán los años de su vida; en cambio, los años de los pecadores disminuirán; no existe entre nosotros ningún cálculo de meses 67 ni de años.

(2)3. No estamos desnudos como

66 En D “mente”.

67 En D “ni de semanas ni de días”.

“La Historia de los Rekabitas”

51

respecto

al

cuerpo,

como

podéis pensar, sino que vamos

insensatamente

pensáis,

pues

cubiertos con un vestido 68 de gloria.

tenemos

el

vestido

de

la

A

nadie mostramos la desnudez de

y avergonzamos unos de otros.

inmortalidad

no

nos

nuestros cuerpos,

3a. sino que estamos cubiertos con una túnica de gloria, la misma que vestían Adán y Eva antes de pecar.

4.

En la hora sexta comemos cada

4. A la hora novena nos

día;

pues cae el fruto del árbol por

alimentamos de los frutos de los

mismo

en

la hora sexta y

árboles. No es que las horas se

comemos

y

bebemos

hasta

la

distingan entre nosotros, sino que

saciedad.

 

cuando llega el momento de la comida, aquellos árboles dejan caer sus frutos entre nosotros, sin que nosotros tengamos que recogerlos 69 [de los propios árboles]; en el momento apropiado nos dan lo que necesitamos.

5. Y de nuevo el agua se hunde de

vuelta a su lugar.

4a. De esta manera somos alimentados por ellos tanto como necesitamos; a continuación bebemos de las aguas que surgen de las raíces de los árboles, muy abundantes, dulces y deliciosas.

5. Después las aguas dejan de manar. 70

6.

Sabemos, también, que vosotros

6.

También tenemos conocimiento

estáis en el mundo y que estáis en

de

vosotros, gente que habitáis en el

pecado, también sabemos vuestras obras. Pues cada día los ángeles de

mundo, de cómo sois; conocemos a los que hacen el bien y a los que se

Dios vienen y nos anuncian, también, el número de vuestros

dedican al mal, porque los ángeles vienen continuamente a nuestro

años.

lado, y nos cuentan vuestras obras y

la

duración de vuestras vidas.

7.

Nosotros suplicamos por vosotros

7.

Entonces rogamos por vosotros,

al Señor, porque también nosotros procedemos de vosotros y de vuestra

suplicando a Dios por vuestra causa, porque también somos como

68 En D “estola”.

69 Lit. “hacerlos bajar”.

70 Lit. “vuelven a reunirse”.

52 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

raza, pero

Dios

nos

eligió

a

vosotros, 71 [procedemos] de los

nosotros,

y

Dios

nos

puso

a

hijos de Adán.

nosotros, sin pecado, en este lugar.

8. Y los ángeles de Dios habitan con nosotros durante todo el día y nos dicen todo sobre vosotros y nos alegramos con los ángeles a causa de las obras de los justos. 9. Pero nos entristecemos por las obras de los pecadores, y sollozando, rogamos al Señor, para que cese su cólera y perdone vuestros pecados.

7a. Dios nos separó y nos eligió según su voluntad, y nos trajo para ponernos en este lugar en el que [ahora] estamos 8. Los ángeles de Dios viven con nosotros y nos informan de lo que pasa a vuestro lado. Nos alegramos por las buenas acciones que hacen

los justos que están con vosotros,

9. y nos apenamos por los pecadores

y los paganos que existen en el

mundo. Además, suplicamos a Dios

continuamente para que se apacigüe

su cólera sobre vosotros.

9a. El santo ángel de Dios nos ha

la

palabra de Dios, que procede de la virgen santa, madre de Dios, María, 73 y [también nos ha anunciado] todo lo que ha hecho,

anunciado 72 la encarnación de

completado y soportado por la salvación de los mortales.

9b. Y entonces le adoramos, damos gracias y alabamos por 74 la providencia que hay en la carne.

9c. Entonces rogamos por vuestro amor, oh gentes, para que no seáis incrédulos cuando os encontréis con esta historia,

9d. a no ser que seáis entregados a un jefe 75 cruel e inmisericorde; por tanto rodeaos de esos misterios que

71 Lit. “de vosotros”.

72 En D se añade “sabiendo que vosotros sois virtuosos”.

73 En A se omite “María”.

74 En A se añade “la gloria de”.

75 En D “juez”.

“La Historia de los Rekabitas”

os confiamos.

53

9e. Que esta historia os sirva de salvación para vuestras vidas.

9f. Cuando nos tengáis presentes en vuestros pensamientos ocultos, seáis imitadores de nuestras costumbres, vayáis corriendo tras la paz, deseéis un amor inalterable, y améis la pureza y la santidad,

9g. entonces, estaréis completos en todas las cosas buenas y heredaréis el reino de Dios.

13.

13.

1.

Y cuando llega el tiempo de los

1.

Sabemos del santo ayuno de

cuarenta días, todos los árboles

cuarenta días de nuestro Señor

cesan en sus frutos.

2. Y el maná, que ciertamente dio a

nuestros padres, llueve del cielo. Y el maná es más dulce que la miel.

3. Y así sabemos que el tiempo del

año ha cambiado.

4. Cuando viene el momento de la

sagrada pascua, entonces de nuevo

los árboles producen el fruto de

fragancia y así sabemos que es el comienzo de un año.

5. La fiesta de la resurrección del

Señor se lleva a cabo con una gran vigilia, pues velamos durante tres días y tres noches.

porque los frutos de los árboles se retiran y cesan.

2. Dios hace llover para nosotros,

desde los cielos, un maná, durante todos los días del santo ayuno, como

el que dio a nuestros padres cuando los sacó de Egipto.

3. Aprendemos cuándo llega la santa pascua porque florecen los árboles a nuestro lado y dan frutos dulces, espléndidos y abundantes.

4. Entonces sabemos que es la

pascua de nuestro Señor.

5. En la fiesta de la resurrección de

nuestro Señor de entre los muertos, guardamos vigilia durante tres días y tres noches.

5a. Entonces, por la alegría y el gozo que nos rebosa, nos damos cuenta de que es la santa fiesta de la resurrección de nuestro Señor.

54 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

5b. Y resplandecemos de una alegría espiritual cuando celebramos las fiestas con los ángeles santos; igualmente, también nos

regocijamos y cantamos alabanzas en todas las fiestas de nuestro Señor

y nuestro Salvador 76 por la

providencia de nuestro Señor.

5c. Y todas las asambleas por encima de nosotros, y todos los ejércitos de los cielos se alegran con nosotros en nuestras fiestas

14.

14.

1. También conocemos nuestro tiempo de consumación, pues no hay incomodidad o prueba, ni esfuerzo para nuestro cuerpo, ni

(1)1a. De nuevo os hacemos saber, hermanos, que entre nosotros no existe la enfermedad ni el dolor, ni la debilidad para nuestros cuerpos,

ansiedad, ni enfermedad, sino que

ni

la desesperación, ni el tormento ni

hay paz y mucha tolerancia y amor.

las

tentaciones; tampoco Satán tiene

ningún poder que pueda afectarnos,

pues no existe entre nosotros ni la

ira, ni la envidia, ni la lujuria, ni los

malos pensamientos, sino serenidad

 

alegría, amor y cariño junto con Dios y cada uno de los otros.

y

2. Pues nuestra alma no se

2.

Y el alma de cada uno de nosotros

apesadumbra por causa de los

no

está entristecida ni apenada, o

ángeles de la partida, pues los ángeles se alegran cuando reciben nuestras almas y nuestras almas

desea quedarse cuando vienen los ángeles de Dios para guiarla fuera del cuerpo; todo lo contrario,

también se alegran con los ángeles

estamos alegres y contentos, al igual

cuando los contemplan.

que

los ángeles santos con nosotros,

3. Como una novia recibe al novio, así también recibe nuestra alma la anunciación de los santos ángeles, que no dicen nada superfluamente,

cuando [los ángeles santos] son enviados en busca de nuestras

almas.

3. Igual que la novia pura se alegra

con su novio prometido, también el alma se alegra con la buena nueva y

pura que recibe 77 de los ángeles

76 En el texto siriaco se utilizan los términos

correspondientes a “señor” y “salvador”; Brock traduce “fiestas dominicales”. 77 En A se omite “y pura que recibe”.

y

adjetivos

“La Historia de los Rekabitas”

55

sino sólo esto: “te llama el Señor”.

santos. Pues la dicen [los ángeles] nada más que esto: “¡Oh alma pura, tu Señor te llama para que vengas junto a Él”

4.

Entonces el alma sale del cuerpo,

4. Entonces el alma, con gran

y

avanza hacia los ángeles; y al ver

alegría, sale del cuerpo al encuentro

el

alma sin tacha salir, se alegran los

del ángel, y todos los ángeles santos,

ángeles y,

extendiendo

sus ropas,

cuando ven aquella alma pura

la

reciben.

saliendo del cuerpo, extienden para ella sus brillantes túnicas.

5.

Entonces los ángeles la bendicen

5. Y la reciben con alegría diciendo:

diciendo: “bendita eres tú, oh alma, pues la voluntad de Dios se ha cumplido en ti.”

15.

(1). Y el tiempo de nuestra vida es éste:

(2). Si uno sale del cuerpo en la juventud, los días de su vida aquí son trescientos sesenta años. (3). El que sale del cuerpo en la vejez, los días de su vida aquí son setecientos ochenta y ocho.

4. Y el día de nuestra conclusión nos

ha sido hecho evidente por los ángeles.

(5). Y cuando los ángeles de Dios vienen a tomarnos, marchamos con ellos.

“¡Bienaventurada eres tú, oh alma pura y bendita, que has cumplido la voluntad de Dios, tu Señor!”

5a. Esta es la providencia de cada uno de nosotros.

15.

(1-3)4. [Cada uno de nosotros] sabe distinguir el momento de su partida gracias a una revelación procedente de los ángeles santos.

4a. Vivimos durante un tiempo larguísimo; la extensión de nuestra vida no es, como la vuestra, corta y breve.

4b. También los ángeles santos de Dios nos visitan en este hermoso orden que os hemos informado cuando son enviados en busca del alma de cada uno de nosotros. (5)4c. Primero vienen al lado de nuestros ancianos; y aquellos santos ancianos, cuando ven llegar a los

56

Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

 

ángeles, inmediatamente ordenan con alegría que se reúnan todos nuestros santos hermanos.

6.

Y los ancianos, cuando ven a los

6.

Una vez que todo el pueblo se ha

ángeles, congregan a todo el pueblo, y salimos con los ángeles cantando hasta que los ángeles llegan al lugar

de nuestra residencia.

7. Y como no tenemos herramienta

alguna, los ángeles de Dios hacen ellos mismos la tumba para nuestros

cuerpos.

reunido, inmediatamente vamos alegres y gozosos con los ángeles al lugar en el que se entierran los cuerpos.

7. Como no tenemos nada de lo necesario para la excavación [de una fosa], son los mismos ángeles los que hacen una sepultura para los cuerpos.

7a. Cuando han terminado todas estas cosas, entonces se separa de

nuestra asamblea, y aquel que va a partir se muestra muy contento.

8.

Y así, el que es llamado por Dios,

8.

Todos nosotros nos acercamos a

baja;

y

todos

nosotros,

desde

el

su

lado, gozosamente, y le damos la

pequeño

hasta

el

grande,

lo

paz con el beso del Señor, mientras

saludamos,

enviándolo

y

es

acompañado y conducido por los

despidiéndolo.

 

santos ángeles.

9.

Y

entonces

el

alma

sale

del

9.

Entonces el alma de nuestro santo

cuerpo y los ángeles la saludan.

10. Y nosotros contemplamos la forma del alma, como una forma de luz que esta completa de acuerdo a todo el cuerpo sin lo referente a lo masculino y lo femenino.

hermano abandona el cuerpo en el que había morado.

9a. Y, alegremente, alejada de sufrimientos, así se va acercando y

llega al lado de los ángeles de Dios,

y [ángeles y almas juntas] se van

elevando con alegría al lado de Dios.

10. Todos nosotros juntos observamos el alma cuando sale del cuerpo, de forma clara e inconfundible; el aspecto del alma cuando sale del cuerpo es la imagen de una maravillosa luz, formada y modelada con la imagen y la apariencia del cuerpo, 78 capaz de volar en espíritu. 79

78 En D se añade “menos lo que es necesario [para distinguir] entre lo masculino y lo femenino”.

79 Lit. “voladora y espiritual”.

“La Historia de los Rekabitas”

57

16.

16.

1.

Entonces, mientras los ángeles lo

1.

Mientras estamos mirando a los

alzan entonan una canción y un himno cantando a Dios, y de nuevo otras divisiones de los ángeles se encuentran con afán, saludando al alma que viene y entra en los firmamentos.

santos ángeles, ellos toman aquella alma bendita e inmaculada y la saludan; y así se eleva ascendiendo de nuestro lado en alabanza. Cuando asciende y pasa por el origen del poder de los cielos altísimos, entonces la reciben con alegría otras cohortes,

1a. y los arcángeles la saludan; después, la conducen 80 a los tronos y dominios 81 que están por encima de ellos. Así continúa elevándose hasta que entra a adorar a Dios, su Señor.

1b. Cuando la reciben las cohortes

supremas de querubines y serafines, las que permanecen en la puerta de

 

la

Santísima Trinidad,

2. Y cuando llega al lugar en que es

2.

entonces, el mismo Hijo de Dios

necesario adorar a Dios, el mismo Hijo de Dios, junto con los ángeles,

recibe al alma de sus manos y la introduce para que adore a su Padre.

recibe el alma del bienaventurado y lo ofrece al padre inmaculado de los eones. (3) Y de nuevo, cuando los ángeles arriba entonan un himno, nosotros abajo los escuchamos atentamente, y otra vez cantamos, y ellos nos

(3,4)5. Cuando el alma cae sobre su rostro [a tierra] para adorar a Dios, entonces se nos muestra la revelación, y todos nosotros caemos

escuchan atentamente arriba en el cielo. (4) Y así entre nosotros y los ángeles la glorificación de la alabanza sube. 5. Y cuando el alma del bienaventurado, habiendo caído sobre su rostro, adora al Señor, entonces también nosotros, cayendo [sobre el nuestro], adoramos al

tierra y, en compañía del alma, adoramos al Señor.

a

80 Lit. “alargan hacia ella [su mano].

81 En D se añade “y poderes”.

58 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

Señor en la misma hora.

6. Y cuando el Señor la levanta,

también nosotros nos alzamos.

(7)

designado, también nosotros llegamos a la iglesia, y cumplimos la acción de gracias del Señor.

lugar

Y

cuando

llega

al

8. Habiendo escrito estas cosas y

toda la manera de vivir de los bienaventurados, se las dimos al hermano Zósimo y lo enviamos hasta el lugar de los árboles cerca del río Eumeles.

6. En el momento que Dios hace levantar el alma de su adoración, también nosotros nos ponemos en pie. (7)7a. A continuación Dios envía para que vaya el alma a una majestuosa mansión hasta el día de la resurrección 82 de todos en conjunto. 83

7b. Entonces, nosotros también abandonamos el cuerpo del alma de nuestro hermano [volviendo] 84 a nuestra asamblea, y con alabanza al Espíritu Santo completamos el servicio puro y santo del Señor.

8. En verdad, esta es nuestra providencia, [la de nosotros], los santos, tal y como os lo hemos escrito y enviado en estas tablas por medio de nuestro hermano Zósimo. 85

(3)8a. También Dios, nuestro Creador, nos ha otorgado esto:

Podemos oír la voz de los ángeles, las alabanzas de los espíritus, los ejércitos y las cohortes celestiales que continuamente alaban a Dios.

(3)8b. Cuando alaban a Dios, también nosotros, del mismo modo, alabamos en nuestra tierra. 86

8c.

Y

los

ángeles

toman

y

transmiten

nuestras

oraciones

y

alabanzas,

que

se

introducen

y

82 Lit. “último día”.

83 En este punto sigo las indicaciones de Brock.

84 En D se añade “a la congregación”.

85 “por medio de nuestro hermano Zósimo”, no aparece en la edición de Nau, pero sí en la traducción de Charlesworth.

86 Lit. “lugar”.

“La Historia de los Rekabitas”

59

adoran con amor ante aquel trono digno de adoración, místico 87 y conocedor de todos los secretos.

8d. Así, con la ayuda de los ángeles

y los ejércitos celestiales pasan

nuestras oraciones y se introducen

ante Dios.

8e. Esta es toda nuestra providencia.

Y somos llamados los santos, y

verdaderamente los somos.

8f. Os hemos escrito y enviado [esto], oh hombres que vivís en el mundo de vanidad, por medio de este nuestro hermano Zósimo, que

ha venido [aquí] junto a nosotros

desde vuestro lado gracias a la

misericordia de Dios, y ha permanecido en compañía nuestra durante siete días.

8g. A continuación me acompañaron y viajamos 88 hasta la orilla del Gran Océano. 89

17.

17. 90

(1).

Y yo, Zósimo, supliqué de

(1)1a. Entonces todos juntos nos

nuevo a los Bienaventurados para

arrodillamos a las orillas del mar, y

que

suplicaran a Dios en mi favor,

rezamos pidiendo a Dios que se

de

manera

que

los

árboles me

convirtiera en guía y refugio para

recibieran

para hacerme cruzar [el

nuestro hermano Zósimo.

río]. (2). Y todos clamaron hacia Dios y

dijeron:

mostrado tus maravillas y has hecho

“Oh Dios que nos has

(2,3)3a. De repente, en ese mismo momento, se apareció sobre el mar una nube blanca, cuya cima llegaba

87 Lit. “oculto”.

88 En D “viajaron conmigo”.

89 En B se añade “Entonces aquellos oraron a Dios diciendo: ‘Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, que tu bondad le acompañe, que tu paz y benevolencia estén con él’”.

90 En B y D los capítulos 17 y 18 contienen múltiples variantes; únicamente apuntaré las más notables.

60 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

que tu esclavo, Zósimo, viniera hacia nosotros desde el mundo de la vanidad, colócalo de nuevo en su lugar con paz.” (3). “Y ordena que esos árboles se inclinen y suban a tu sirviente y lo pongan al otro lado.” 4. Y cuando ellos completaron su oración, inmediatamente los árboles delante de ellos se doblaron y me recibieron como al principio.

hasta las alturas más elevadas.

3b. Y alabamos a Dios, que todo le resulta sencillo de hacer.

(4)4a. Inmediatamente reaparecieron aquellos dos árboles en medio del mar, y por orden de Dios se inclinó uno de aquellos árboles a mi lado, al lado de Zósimo.

(5). Y cuando estuve de pie al otro lado del río, grité con voz fuerte y dije: “hombres de justicia, que sois hermanos de los santos ángeles, dadme una bendición con paz, pues he aquí que marcho de vuestro

4b. Yo me agarré a sus ramas cuidadosamente, y se extendió hacia lo más alto de los cielos. Me llevó con delicadeza subiéndome hasta lo más alto y [hasta] la cima de aquella nube blanca. (5)5a. Otra vez se inclinó hacia mi lado el otro árbol, dobló su copa el primero de aquí, se inclinó también hacia mí el otro árbol, y me depositó en tierra firme.

lado.”

5b.

Y

así,

de

nuevo,

crucé

el

Océano,

el

Gran

Mar,

y

aquella

nube.

(6). Y a la vez que hacían la bendición, clamaron todos diciendo:

“paz para ti hermano.”

18.

(1). Entonces supliqué al Señor y una tormenta de viento vino hacia mí. Y me tomó sobre sus alas y me arrastró hasta el lugar donde me encontró sentado, y partió con paz. (2). Y levantando su voz me dijo el viento: “bienaventurado eres,

5c. Entonces di gracias y alabé a Dios, el Misericordioso, que cumple la voluntad de los que le temen, escucha su súplica y los salva.

18.

“La Historia de los Rekabitas”

61

Zósimo, porque has sido contado entre los bienaventurados.”

3. vino el animal del desierto cuyo

nombre es camello. Y me cogió

sobre su cuello y me llevó durante ochenta y cinco estaciones.

4. Y me puso en el lugar donde me

encontró orando.

5. Y se fue en paz, clamando y

diciendo: “bienaventurado eres, Zósimo, porque has sido contado entre los bienaventurados.”

19.

(1) Pero viéndome alabado, Satanás quiso tentarme y expulsarme de la estación. (2) Y vino un ángel de Dios y me dijo: “Zósimo, he aquí que viene Satanás a tentarte, pero el Señor luchará por ti. Pues la gloria de tu fe necesita que resistas a Satanás (3) Y un ángel de Dios apareció clamando y diciendo: “Bienvenido, bienaventurado de Cristo.” (4) “Ven, te llevaré a una cueva que será la residencia de tu cuerpo.” (5) “Pues será tu cueva un martirio en el desierto, una cura para los enfermos que se acerquen, un sitio de prueba y tortura para los demonios.” (6) Y tomando mi mano, me

(1,2)3. Inmediatamente llegó aquel animal, 91 que cargó conmigo

4. llevándome a la caverna, mientras

yo alababa y glorificaba a Dios, que

me respondió y escuchó la voz de

mi

súplica, y cumplió mi deseo; para

Él

sea la alabanza, amén, de parte de

los ángeles y los hombres, 92 por siempre, amén. 93

91 En B y D “he aquí que un león grande y poderoso llegó y se acercó cargándome sobre su espalda”.

92 Lit. “los [seres] celestiales y los terrenales”.

93 En B se añade: “y todo el que crea la historia de estos santos, los hijos de Yonadab hijo de Rekabim, la misericordia de Dios sea sobre él gracias a las oraciones de la madre bendita, madre de Dios, María, y de todos los santos, ahora y en todo tiempo”.

62 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

fortaleció y me llevó durante cuarenta días hacia la cueva que yo había estado habitando.

(7) Y se convirtió en una mesa de justicia, y yo me pasaba las noches con los ángeles de Dios. (8) Y puse las tablas que me fueron

santos

dadas

bienaventurados sobre la plataforma del altar en mi cueva.

por

los

20.

(1) Y he aquí que, cuando subieron los ángeles de Dios, el diablo apareció con una apariencia salvaje y llevado de cólera y de rabia. (2) Me dijo: “Yo sabía que Dios haría por ti como hizo por los bienaventurados; ellos pueden permanecer sin pecado, y ser más grandes que los ángeles.” (3) “Y por esto traje un pensamiento malvado y entré en el cuerpo de la serpiente, actuando astutamente hacia uno que es astuto.” (4) “Y mediante esto hice que Adán, el primer hombre, transgrediera y probara del árbol de la vida, puesto que Dios le ordenó no comer de él, de manera que permaneciera igual que la gloria de Dios y de los santos ángeles.” (5) “Y tú otra vez, habiendo marchado, trajiste este mandamiento de vuelta.” (6) “Para que no permanezcan sin pecado yo te mostraré cómo te destruiré a ti y a todos los que reciben este mandamiento, para que no permanezcan sin pecado y [cómo destruiré] el libro que trajiste de allí.”

21.

(1) Y habiendo dicho esto el diablo

“La Historia de los Rekabitas”

marchó de mi lado. (2) Y después de ocho días trajo consigo mil trescientos sesenta demonios y me arrancó de mi cueva, mientras yo rezaba. (3) Y me golpearon, jugando a la pelota [conmigo] entre ellos durante cuarenta días. (4) Y después de los cuarenta días, el diablo sollozó delante de mí y dijo: “¡ay de mí que por un sólo hombre perdí el mundo, pues me venció mediante su oración!” (5) Y comenzó a huir de mí, pero yo, agarrándolo, permanecí en pie y dije: “no escaparás ni huirás de mi hasta que me jures que no tentarás nunca más a un ser humano.” (6) Y sollozando con un gran y violento sollozo, me juró por el firmamento del cielo: “mientras tu lugar de residencia exista, ciertamente no te perseguiré hasta ese lugar.” (7) Entonces lo liberé, enviándolo al fuego eterno a él y a los demonios que estaban con él. (8) Entonces vino el ángel que estuvo de acuerdo conmigo en la mesa y me llevó a mi cueva con mucha gloria.

22.

(1)Y viví después de esto treinta y seis años, y transmití el modo de vida de los bienaventurados a los padres que están en el desierto. (2) Pero el diablo sollozaba a causa de las tablas sobre el modo de vida de los bienaventurados, “si esto llega al mundo, entonces me he convertido en el hazmerreír, y estos permanecerán sin pecado, y yo [permaneceré] solo en la insensatez”.

63

64 Juan J. Alarcón Sainz ― Pablo A. Torijano

(3) Y después del cumplimiento de los treinta y seis años, aparecieron los ángeles de Dios ante mí, de la misma manera que ante los bienaventurados. (4) Y todos los monjes y todo el que escuchó se congregaron juntos y este testamento fue leído a todos. (5) Y en tal conducta, entregó el alma a Dios.

23.

(1) Y yo Kruso, siendo uno de los que estaban en el desierto, habiendo enviado el testamento, lo doy a

todos los que quieran aprender y beneficiarse. (2) En efecto, los ángeles de Dios llevaron el cuerpo de Zósimo como un regalo precioso. (3) Y contemplamos el alma del bienaventurado, brillar siete veces más que el sol. (4) Y siete palmeras surgieron en el lugar inmediatamente y dieron sombra a la cueva. (5) Y también una fuente de agua, agua santa, surgió en aquel lugar. Y hasta este día es una cura y salvación de todos los que vienen a ella enfermos. (6) Paz para todos los que escuchan el recuerdo del Santo Zósimo. (7) Y el Señor es abogado y socorro de todos, por los interminables siglos de los siglos, amén.

Religious Syncretism in the Near East:

Allāt-Athena in Palmyra

Vassilios CHRISTIDES IGOAS, Greece

Resumen: El propósito del presente artículo es examinar aquellos problemas relativos a la fusión Allāt-Athena, centrándose en el caso de Palmira. Ha de tenerse en cuenta, para ello, que los griegos no establecieron dogmas religiosos, asunto que queda confirmado, incluso, en un detallado análisis de los atributos de Athena. Vaya por delante que el autor no pretende ofrecer un tratamiento exhaustivo de las representaciones artísticas de la fusión Allāt- Athena.

Abstract: The aim of the present article is to examine those problems concerning the so-called Allāt-Athena, focusing on the case of Palmyra. It should be taken into account that the Greeks did not have any fixed religious dogmas, a matter that has been confirmed even through a detailed analysis of the attributes of Athena. It is not the purpose of the present author to give any exhaustive treatment of the artistic representations of the so-called Allāt- Athena cluster.

Palabras Clave: Allāt. Athena. Sincretismo religioso.

Key Words: Allāt. Athena. Palmyra. Religious syncretism.

The fusion of the Greek divinities with those of the Near East is complicated and puzzling. M. Rostovtzeff, who was one of the first to deal with this problem, tried to solve it by labeling the Hellenized artistic representations of fused divinities with the term ‘interpretatio romana’, vaguely meaning the Graeco-Roman understanding of local Near Eastern divinities 1 . A number of archaeologists, based on isolated artistic elements, such as, a griffin or a female figure flanked

1 M. ROSTOVTZEFF, “The Caravan Gods of Palmyra”, Journal of Roman Studies 22 (1932), pp. 107-116.

Collectanea Christiana Orientalia 1 (2003), pp. 6581

66

Vassilios Christides

by two lions, labeled the fused divinities Allāt-Nemesis’ or Allāt- Atargatis’ without any complete comparison of relevant attributes 2 . Other scholars considered the Greek-Oriental artistic depictions of local divinities simply as Greek artistic forms used for the representation of Near Eastern divinities without any religious importance 3 . To accept the latter view is to deny any Greek religious influence on the Palmyrenes, who had close cultural ties with the Graeco-Roman world and did not simply imitate external forms. The Palmyrenes, a Semitic people, whose commercial activities extended from Yemen to the coastline of Syria, were heavily influenced by Greek culture. Their aristocracy used Greek as a second language and added a Greek name to the original Semitic. 4 Many relevant articles have been published in the periodicals, Syria, Berytus and in the Polish series Studia Palmyrenskie. References to other relevant works appear below. In spite of a number of mistakes noticed in the use of Greek language by the Palmyrenes, many caused by a spirit of simplification of the Greek language, the Greek expression in general is adequate, actually attesting an idiomatic koine used by the Palmyrenes. The appellation ‘wahbalat’, ‘the gift of Allāt’ is either rendered in transliteration: ‘ουαχµπαλα- ουαβάλλαθος’ or in translation ‘Αθηνόδωρος’ (‘the gift of Athena’). On the Palmyrene coins both appellations appear side by side; see Wad. 2615, ‘Ουαβάλλαθος Αθηνόδωρος’. 5 While most of the archaeological and epigraphical material concerning Palmyra has been collected and published, little progress

2 See for example, J. STARCKY, “Allath, Athèna et la déesse syrienne”, Mythologie gréco-romaine, mythologies périphériques, ed. Lilly Kahil and C. Augé (Paris, 1981), 119-130; also H. Seyrig, who discovered and studied many Syrian monuments, reaching some highly speculative conclusions.

3 J. TEIXIDOR, The Pantheon of Palmyra (Leiden, 1979), pp. 61-62.

4 H.J.W. DRIJVERS & M.J. VERSTEEGH, “Hatra, Palmyra und Edessa. Die Städte der syrisch-mesopotamischen. Wüste in politischer, kulturgeschichtlicher und religions- geschichtlicher Beleuchtung“, ANRW II, 8, ed. W. Haase and G. Temporini (Berlin- New York, 1977), pp. 799-906; J. STARCKY & M. GAWLIKOWSKI, Palmyre (Paris, 1985); M. GAWLIKOWSKI, “Les dieux de Palmyre”, ANRW II, 18.4, ed. W. Haase and H. Temporini (Berlin-New York, 1990), pp. 2605-2658 with the most important bibliography concerning various aspects of the Palmyrene culture. 4 For the Palmyrene inscriptions see mainly J. TEIXIDOR, “Bulletin d’épigraphie sémitique”, Syria 44-54 (1967-1977).

5 W.H. WADDINGTON, Inscriptions grecques et latines de la Syrie, 2 vols. (Paris,

1870).

Religious Syncretism in the Near East

67

has been made concerning the nature of the fusion between the Greek and Near Eastern divinities. Some important questions were not even raised and discussed: What were the actual attributes of the so-called Allāt-Athena? Was the worship of Allāt-Athena the same in Nabatene, Palmyra and other places of the Near East? Did all the worshippers of the fused divinity share the same religious beliefs? What was the relationship between the religious image of Allāt in the form of a Mesopotamian goddess accompanied by a lion and that of Allāt in the form of Athena? The aim of the present article will be the examination of such problems concerning the so-called Allāt-Athena, focusing on her nature in Palmyra. Of course, it must be taken into consideration that the Greeks did not have any fixed religious dogmas and even just the detailed examination of the attributes of Athena is elusive. 6 It is not the purpose to give here an exhaustive treatment of the artistic representations of the so-called Allāt-Athena. Such work has been done in an admirable way in the articles “Allāt”, and “Athena” in the Lexicon Iconographicum Mythologiae Classicae (hereafter LIMC). Nevertheless, there is a loose connection between these two articles as well as the relevant articles “Ishtar”, “Atargatis” and the actual attributes of the fused divinity of Allāt-Athena, which appeared in a rather superficial and confusing way. M. Gawlikowski in an extensive article examined in great detail the beautiful statue of Athena made of Pentelic marble, which was found in the temple of Allāt in Palmyra, and compared it successfully with the Greek prototypes. 7 The question which has not been asked firmly is: Who were the worshippers of the marble statue of Allāt-Athena? Did they worship her in the same way as their nomad compatriots? What traits, if any, of this fused divinity did they recognize and appreciate? How much of the Greek religion and mythology did the Palmyrenes understand? For example, in the tomb of the “Three Brothers” there are two frescoes (2 nd c. A.D.), one depicting the visit of Odysseus to the court of the king of Skyros in order to persuade the hero Achilles to join the Greek army in Troy and the other illustrating the myth of Casiopeia. The same scenes also appear in two mosaics of a Palmyrene house. 8

6 C.J. HERINGTON, Athena Parthenos and Athena Polias (Manchester, 1955), p. 50.

7 M. GAWLIKOWSKI, “The Athena of Palmyra”, Archeologia 21-22 (1996), pp. 21-32.

8 H. STERN, Les mosaïques des maisons d’Achille et Cassiope de Palmyre, (Paris,

1977).

68

Vassilios Christides

The scene of Odysseus in the court of the king of Skyros was very popular in Greek and Roman art and, frequently appeared in the artistic representations of Antioch at the time of the wall painting (2nd c. A.D.). It is, therefore, logical to assume that the Palmyrene artist was inspired by and imitated an Antiochian prototype. The question, which naturally arises, is whether the artist and the people for whom it was made understood the actual meaning of the Homeric scene. 9 There is no doubt that in Antioch the people, at least the elite, were well aware of the Homeric heroes and Achilles’ episode. At that time the deeds of Homeric heroes were part of the Greek learning. 10 It is plausible that the elite of Palmyra understood Achilles’ scene, being aware of the contents of the heroic cycle and in particular of the episode of Odysseus’ visit to Skyros. The Palmyrene paintings and mosaics depict Achiles’ episode in the typical way it appears in Roman art. Achilles, who is dressed in female clothes, unmasks himself as soon as he sees the shield brought as a gift by Odysseus, and seizing it leaps into the foreground. 11 Odysseus went there to persuade the hero Achilles, whose mother had hidden him among the women, disguised in female dress, hoping to save him from an early death in the Trojan War. Finally, Odysseus persuaded Achilles to tear his clothes off and join him. No study has addressed the theatrical plays which were performed in the Palmyrene theater, built in Severan times, but not completed. 12 Performance of any classical Greek plays could certainly evidence an understanding of Greek mythology. A relief found in the city of Palmyra (1 st c. A.D.), judging by the costumes of the represented figures and incomplete inscription is of particular importance regarding Palmyrene understanding of Greek mythology and its fusion with local religious beliefs. It is inserted in a niche framed symmetrically with vine leaves. It depicts a woman seated on a cushioned throne wearing a ‘calathos’ in the form of a turreted city wall and dressed in a long tunic. One of her legs rests on

9 For a similar case in Nabatene see a detailed discussion in V. CHRISTIDES, “The Beginning of Graeco-Nabataean Religious Syncretism: Two Stone Lintels from Sweydah of Natatene: ‘The Judgment of Paris’ and ‘Athena and Aphrodite with the Lion’”, Graeco-Arabica 6 (1995), pp. 272-300.

10 I. HAMDI, Ηελληνορωµαϊκή παιδεία εν Αιγύπτω από του Α' έως του ∆' µ.Χ. αιώνος κατά τους παπύρους (Athens, 1972).

11 Margaret R. SCHERER, The Legends of Troy in Art and Literature (New York–

London, 1963), plate 31.

12 J. STARCKY & M. GAWLIKOWSKI, Palmyre (Paris, 1985), pp. 114, 145, note 6.

Religious Syncretism in the Near East

69

the shoulder of a little boy. An eagle with outstretched wings is perched next to her head and a dog is seated close to her legs. Beside her another female figure appears to be holding an olive branch, dressed in a similar fashion and wearing the same type of ‘calathos’ (Fig. 1). Various views have been expressed concerning the identity of the persons or gods represented this relief. A. Bounni, the first to try to interpret it based on the elliptic inscription of the relief and the ‘calathos’, considered the seated figure as the goddess Ishtar-Astarte and her companion Tyche 13 . Colledge correctly points out that the inscription of the relief is elliptic and the words ’štr’ ¥bt’ could mean either the ‘god Ishtar-Astarte’ or simply the ‘good goddess’, with the proper name lost. 14 He also considers this relief as representing Ishtar- Astarte and Tyche. Nevertheless, the most plausible identification is that the seated goddess represents Dimitra and her consort, her daughter Persephone, known also as Korē. The cult of these two deities, which appear frequently together, was closely related to the renewal in vegetation and the afterlife. 15 There is no doubt that the unknown Palmyrene artist was inspired in his relief by the artistic representation of Eutychides’ Tyche of Antioch, a standard type imitated by the later artists. 16 Eutychides’ statue depicts the goddess Tyche of Antioch seated on a rock wearing the city as a crown and resting her right leg on a young boy personifying the river Orontes. An orientalized painting of Eutychides’ Tyche appears in the temple of Palmyrene gods in Dura Europos bearing the inscription ‘Τύχη Παλµυρων’ (Tyche of Palmyrenes) 17 . Tyche (Fortune) could be personified by any important goddess and this painting most probably represents the goddess Atargatis accompanied by her usual animal, the lion, attached to her throne. Concerning the Palmyrene relief, the seated goddess with the turreted crown represents the queen of the Underworld, Dimitra; Korē, the acolyte next to her, having an indistinguishable function, bears a

13 A. BOUNNI, “Note sur un nouveau bas-relief palmyrénien”, Les Annales archéologiques de Syrie. Revue d’Archéologie et d’Histoire 15 1 (1965), pp. 87-98.

14 M. COLLEDGE, The Art of Palmyra (London, 1976), p. 48.

15 M.P. NILSON, Geschichte der griechischen Religion (Munich, 1955), I 2 , p. 461; E. DES PLACES, La religion grecque (Paris, 1969), pp. 48-51.

16 See the picture of a Roman marble copy of Eutychides’ statue from the year 300 B.C.

in J.J. POLLITT, Art in the Hellenistic Age (Cambridge, 1986), fig. 1, p. 3.

17 M. ROSTOVTZEFF, Dura-Europos and its Art (Oxford, 1938), front page.

70

Vassilios Christides

similar crown. The eagle perched next to the head of Persephone does not represent a symbol of royalty but that of immortality. 18 Thus the Palmyrene artist used the 4 th century statue of Tyche of Antioch as a model to represent the goddesses of the Underworld, Dimitra and her daughter, Persephone (Korē). Dimitra is accompanied by the chthonian dog along with a perched eagle with outstretched wings, typical symbols of immortality. Next to her Persephone holds an olive branch. The funeral aspect is strongly emphasized in the Palmyrene religion as it is shown in the numerous funeral banquets of Palmyra, for which illustrated tesserae were issued as entrance tickets, and in the beautifully decorated tombs where, according to Gawlikowski, the dead were mummified. 19 The idea sometimes expressed that the people of Palmyra could be rigidly divided into various religious layers, each recognizing and worshipping the local divinities in its own way, is here taken to be only partly true. But undoubtedly there was a differentiation in the religious understanding of the local divinities by the different groups of the Palmyrene people as will be seen in the following discussion of the goddess Allāt-Athena.

1. Primitive Allāt and her Early Development Allāt and her sisters ‘Uzza and Manāt were the most important goddesses of the pre-Islamic Arabs. 20 Ibn al-Kalbī describes Allāt as a square stone 21 :

ﹰﺔﻌﺑﺮﻣ ﹰﺓﺮﺨﺻ ﺖﻧﺎﻛﻭ

In the Safaitic inscriptions, Arab poetry and a number of Arabic sources, the pre-Islamic Arabs invoke Allāt in their oaths, ask her protection while traveling with their caravans. They carry her idol in their wars to help them in fighting, and her idol also has an apotropaic character protecting the tombs from violators. 22 Allāt’s sister, ‘Uzza,

18 For both symbolisms, see E.R. GOODENOUGH, Jewish Symbolism in the Greco- Roman Period (New York, 1958), III, pp. 186 ff.

19 J. STARCKY & M. GAWLIKOWSKI, Palmyre (Paris, 1985), p. 127.

20 T. FAHD, Le Panthéon de l’Arabie centrale à la veille de L’Hégire (Paris, 1958), pp.

111-112.

21 See IBN AL-KALBI, Kitāb al-Asnām, ed. A. Zeki, (Cairo, 1924, 2 nd ed.), p. 16.

22 E. LITTMAN, Semitic Inscriptions (New York, 1904), pp. 135, 148; IBN HIŠĀM, Sīrat al-Nabawīyah, ed. M. Saqqā (Cairo, 1955), I, p. 227; IBN AL-KALBĪ, Kitāb al-Asnām, ed. A. Zeki (Cairo, 1924, 2 nd ed.), p. 16.

Religious Syncretism in the Near East

71

is also frequently invoked in the Arabic inscriptions along with her sister. But although these two goddesses are almost indistinguishable, ‘Uzza appears as a tougher, crueler divinity. Sacrifices of camels were offered to ‘Uzza and the blood of the victims was smeared on the head of ‘Uzza. 23 Ibn al-Kalbī calls her “She – devil”: 24

ﹰﺔﻧﺎﻄﻴﺷ ﻯﺰﻌﻟﺍ ﺖﻧﺎﻛ

Camel sacrifices and drinking of their blood by pre-Islamic Arabs also appear in the Byzantine hagiographical work, The Narrations of Nilus Sinaiticus. 25 Although the name of ‘Uzza is not reported in the above source, her association with the morning star and the camel sacrifices manifest the goddess ‘Uzza. The third sister Manāt, also closely associated with her sister Uzza, was usually invoked for oaths. 26 The nomadic Arabs were in constant relations with the townspeople of Palmyra who had created a vast trade network from Yemen to their city. Actually, part of the core of the population of Palmyra was composed of Arab nomads who had settled there. It is not surprising, therefore, that Allāt and the other Arab divinities were accepted and incorporated into the Palmyrene pantheon. In the milieu of Palmyra, Allāt was developed and acquired a new form. It should, nevertheless, be noticed that while this transformation was taking place, a number of the nomadic Arabs related with Palmyra continued to worship Allāt in her primitive form. The transformation of Allāt appears first in the land of the Nabataeans under the Hellenistic-Roman tradition. Initially her aniconic appearance changes into semi-anthropomorphic. Thus, there is an idol in Wādī Rūm, south of Petra, dating from the 1 st c. A.D., depicting, in a crude semi-anthropomorphic way, two divinities which are placed in a niche (Fig. 2). An inscription next to them indicates that they are the ‘goddess ‘Uzza and the Lord of the House’. Savignac

23 IBN AL-KALBĪ, Kitāb al-Asnām, pp. 11, 21; ZUHAYR, Dīwān, ed. A. Y. Tha‘lab

(Cairo, 1944), p. 178.

24 IBN AL-KALBĪ, Kitāb al-Asnām, p. 25.

25 V. CHRISTIDES, “Once Again the ‘Narrations’ of Nilus Sinaiticus”, Byzantion 43

(1973), pp. 39-50.

26 IBN AL-KALBĪ, Kitāb al-Asnām, p. 14.

72

Vassilios Christides

published it first 27 , reprinted later by Zayadine. 28 ‘Uzza appears in a semi-anthropomorphic figure whose stellar eyes and a sketchy nose can be recognized. Zayadine, following J. Starcky, calls it ‘Uzza– Aphrodite’, but this idol has little in common with the Greek goddess of beauty, Aphrodite, save her relationship with the morning star 29 . We should be very careful before labeling any two divinities side by side as if they are identified in toto. Even the bilingual inscription found on the island of Cos, mentioned by Zayadine, in which the name ‘Uzza is translated into Greek as Aphrodite, should not be misinterpreted. It simply reveals that for the Greek inhabitants of Cos, ‘Uzza and obviously her sister Allāt had an important similarity with Aphrodite, most probably their astral character, since both were related with the morning star. Likewise, when Herodotos, the Greek author of the 5 th century B.C., mentions that the main goddess of the pre-Islamic Arabs is Alilat (Allāt), whom he calls Ourania (Celestial), he based himself solely on the astral nature of Allāt coinciding with that of Aphrodite. 30 The Greek inscriptions from the awrān frequently have references to the goddess Athena who seems to be fused with Allāt 31 , although there is not a single bilingual inscription found in awrān with a clear identification of these two divinities. But in the city of Cordoba, a 3 rd century A.D. inscription reports “Athena-Allath” (Fig. 3). 32 In spite of the lack of any direct evidence of the identification of Allāt-Athena in the inscription in the land of the Nabataeans, the numerous references to her and the translation of theophoric names (wahbalat = Аθηνόδωρoς) reveal the direct fusion of these two divinities. But this identification, as stated above, should not be applied in toto. The Greek goddess Athena, worshipped throughout Greece and in particular in Athens, had a multitude of attributes expressed in her cult

27

28

29

30

31

32

M.R. SAVIGNAC, “Le sanctuaire d’Allat à Iram”, Revue Biblique 43 (1934), pp. 587,

fig. 10.

F. ZAYADINE, “The God (ess) Aktab-Kutbay and his (her) Iconography”, in F. ZAYADINE (ed.), Petra and the Caravan Cities (Amman, 1990), pp. 39, fig. 1.

F. ZAYADINE, “L’iconographie d’al-‘Uzza-Aphrodite”, Mythologie gréco-romaine,

mythologies périphériques, pp. 113-117; F. ZAYADINE, “The God (ess) Aktab-

Kutbay and his (her) Iconography”, in F. ZAYADINE (ed.), Petra and the Caravan

Cities (Amman, 1990), pp. 37-51.

HERODOTUS, III, 8.

D.

SOURDEL, Les cultes du Hauran à l’époque romaine (Paris, 1952), passim.

F.

CUMONT, “Une dédicace à des dieux Syriens trouvée à Cordove”, Syria 5 (1924),

p.

324.

Religious Syncretism in the Near East

73

surnames. Thus we meet the expressions ‘Athena Hygeia’ (Protector of Health), ‘Athena Polias’ (Guard of the City), ‘Athena Nike’ (the Victorious), ‘Athena Promachos’ (Fighting for the City), and others. 33 The Greek inscriptions from the awrān reveal only some of these attributes. While there is no Greek inscription with reference to “Athena Nike”, in Waddington (2410 and 2099) there are references to a dedication of a statue of Nike (Victory) offered to the goddess Athena. The most common cult surname is Аθηνά κυρία (the Lady, the City Goddess). There is also an elliptic inscription mentioning Athena Parthenos (Waddington 2107). In general, we understand from the Greek inscriptions of awrān that Athena is frequently mentioned as the protector of the city (mainly in Bostra) and according to Greek religious practices, little statues, temples, altars and other parts of the temple and its surroundings are dedicated to her (Waddington 2203a). Thus it is obvious that Athena’s main attributes, which were fused coinciding with those of Allāt in the land of the Nabataeans, were the martial ones and that of the protector of Cities. The statues of Athena found there emphasize the martial character of Allāt-Athena. A statue found in the museum of Sweyda, represents an orientalized goddess of the type of Athena Promachos. But more frequently the artistic form we meet is that of the type of Athena Parthenos somewhat altered. I believe that the prominently displayed and horrifying ‘gorgoneion’ representing a monstrous head on Athena’s chest is the reason for this preference. The apotropaic attribute was of great importance in Greek religion and even more so in pre-Islamic Arab religion. It is for this reason that this artistic form was widely used in the caravan city of Palmyra, where the fused divinity of Allāt-Athena also appeared. Palmyra, being on the trade crossroads of the Near Far East, received cultural influences from various areas. Thus, the Palmyrene goddess Allāt in her various forms developed mainly under the influence of the Mesopotamian goddess Ishtar, the Syrian goddess Atargatis and the Greek goddess Athena. It should be noticed that while Allāt was developing, Ishtar continued to coexist in Palmyra. Her independent existence is testified in a Palmyrene tessera, bearing her name, dressed in a long tunic and leaning on a sceptre (R.T.P. 121). A number of Palmyrene tesserae (entrance tickets to funeral banquets) manifest an attempt by the Palmyrenes to represent the aniconic desert goddess Allāt in an anthropomorphic form without any

33 J. RUDHARDT, Notions fondamentales de la pensée religieuse et actes constitutifs du culte dans la Grèce classique (Geneva, 1958), pp. 89 ff.

74

Vassilios Christides

connection with the later adopted form of the goddess Athena (R.T.P. 123, 164, 165, 272). The most conspicuous characteristic of the artistic form of this divinity is the constant appearance of a lion next to her. Du Mesnil du Buisson and especially Drijvers traced the origin of the Palmyrene Allāt to the Syrian goddess Atargatis based on the iconographic evidence of Allāt accompanied by the lion. 34 Nevertheless, a careful scrutiny of the sources reveals a closer resemblance of Allāt with the goddess Ishtar introduced from Mesopotamia. Ishtar is reported mainly as a military goddess called ‘Lady of the War’ in the code of Hammurabi and she appears in the Assyro-Babylonian art fully armed, seizing a sword while arrows protrude over her shoulders. 35 Of course, Ishtar is also the goddess of love and fertility, but this aspect was not taken on by the developed divinity of the desert goddess Allāt. In contrast Atargatis had multiple aspects covering an amazingly wide spectrum. Glueck delineates her role according to her attributes, she is the Guardian Goddess, the Grain Goddess, Goddess of Fertility, Fish Goddess, Dolphin Goddess, etc. 36 The last attribute places her diametrically opposite to the goddess of the Desert Allāt. Ishtar inspires terror in her enemies and protects and guides her own people. She is also related with the morning and evening star. All these attributes correspond perfectly to those of Allāt and explain their association. Ishtar appears constantly with a lion symbolizing strength and royal power. Of course, the lion was not an uncommon symbol for other Mesopotamian divinities as well, but it was used for Ishtar ‘par excellence’. 37 In Assyro-Babylonian art Ishtar appears next to the lion or on top of it, and often the lion appears as a surrogate replacing her. 38 It should be noted that the goddess Atargatis was never substituted by the lion. It is therefore not coincidental that the goddess Allāt in Palmyra also appears in a statue and on a tessera, which bear her name (R.T.P. 165), simply with her surrogate, the lion. The

34 R. DU MESNIL DU BUISSON, Les tessères et les monnaies de Palmyre (Paris, 1962), p. 375; H.J.W. DRIJVERS, “Das Heiligtum der arabischen Göttin Allāt im westlichen Stadteil von Palmyra”, Antike Welt, 7 3 (1976), p. 31; H.J.W. DRIJVERS, “De Matre inter leones sedente. Iconography and Character of the Arab Goddess Allāt”, in Hommages à Maarten J. Vermaseren (Leiden, 1978), I, 331-351.

35 E. DHORME & R. DUSSAUD, Les religions de Babylonie et d’Assyrie (Paris, n. d.), pp. 69 ff.

36 N. GLUECK, Deities and Dophins (London, 1966), passim.

37 E.R. GOODENOUGH, Jewish Symbolism in the Greco-Roman Period, vol. III, p. 59.

38 E. DHORME & R. DUSSAUD, Les religions de Babylonie et d’Assyrie, p 71.

Religious Syncretism in the Near East

75

reverse side of this tessera depicts a camel demonstrating her association with the nomadic Arabs on the left side of which appears the morning star. There is not any artistic appearance of Allāt on top of a lion in Palmyra, a common depiction of Ishtar. Such a depiction appears in Hatra, where we meet a unique triple fusion of Allāt, Ishtar and Athena (Fig. 4). In another tessera (R.T.P. 164) seated there is a depiction of Allāt’s bearing name, dressed in a long tunic with an uncovered head, holding the branch of a palm tree in one hand and resting the other on a crouching lion. Actually, the lion occupies the corner on the right side of the viewer. This is not the posture typical of the goddess Atargatis seated on a throne between two lions, but it reminds us instead of similar depictions of the goddess Ishtar. The depiction in the tessera R.T.P. 123 could be considered as somewhat closer to the artistic form of Atargatis enthroned between two lions. It shows Allāt seated on a throne, resting her left hand on a lion while the morning star occupies the upper left corner. In front of her the typical animal of the desert, the camel, is marching. Nevertheless, even in this tessera there is only one lion and it also reminds us of the depiction of Ishtar. A forthcoming article by Gawlikowski illuminates all aspects of the artistic depiction of the lions of Allāt. 39 In addition to the independent transformation of Allāt into an anthropomorphic figure in Palmyra, we notice another appearance in the form of the Greek goddess Athena. Most probably this fusion was transmitted from the land of the Nabataeans. The martial spirit of the goddess Athena, her predominant position in the Greek pantheon and her prestigious position as the Guardian Goddess of the city of Athens explain her fusion with Allāt and acceptance of her artistic form for the representation of the fused divinity Allāt-Athena in Palmyra. An inscription found in Palmyra reveals their fusion. 40

The fused divinity Allāt-Athena appears in Palmyra, seated or standing in a frontal posture resembling the Greek type of Athena Parthenos and wearing a simplified helmet, holding a spear in the right hand while the left is resting on a small circular shield. On her chest, the gorgoneion breastplate with the frightening head of Medusa is

39 M. GAWLIKOWSKI, “The Lions of Allāt”, 2003. Forthcoming. I thank Prof. Gawlikowski for permitting me to read this paper before its publication. 40 M. GAWLIKOWSKI, “Allāt-Athena of Palmyra”, Graeco-Arabica 2 (1983), p. 221.

76

Vassilios Christides

prominently placed. I believe that this evidence that the apotropaic aspect of the goddess Athena is the most conspicuous attribute accepted by the fused divinity Allāt-Athena. A typical example of the seated fused divinity can be seen in a relief found in a temple of Khirbet es-Sane, northwest of Palmyra. 41 Allāt-Athena is enthroned flanked by two lions, carrying the typical weapons of Athena, a spear in her right hand and a circular shield in her left. Her petrified expression and the stiffness of her posture betray the intermingling of Semitic and Greek elements. Although this relief resembles the typical appearance of Atargatis seated, flanked by two lions and carrying her sceptre, there is little in common between the goddess of fertility, Atargatis, and the military appearance of the fused goddess Allāt-Athena. Allāt-Athena inspires, in general, a warlike spirit and her breastplated gorgoneion an apotropaic feeling of awe in contrast to the peaceful royal dignity of Atargatis. It should be noted that the depiction of a worshipper next to Allāt-Athena offering a sacrifice is evidence of the cult nature of this relief. Among the standing reliefs of the fused goddess Allāt-Athena, the most important was found in Khirbet Wādī Swane. 42 In this relief Allāt-Athena, dressed in a long tunic, is standing next to the god Shams. Her helmet is crudely made, the gorgoneion is well demonstrated and her hand rests on a long shield in a gesture similar to which we meet in the type of Athena Parthenos (Fig. 5). Her association with the god Shams, the Sun-god of Palmyra, reveals her importance as a chief goddess of Palmyra; a worshipper next to Shams manifests the performance of a sacrifice ritual. Another relief from Homs bearing the name of the goddess Athena is of particular interest. It represents three divinities, in the middle of whom stands the goddess Athena (Fig. 6). She is dressed in a long tunic and has all the attributes of the goddess Nemesis. She carries the measuring stick and over her right shoulder the wheel is clearly depicted. She draws aside her garment in a gesture symbolizing her pointing to her chest in order to avert the Evil Eye. Nemesis is the deification of an abstract idea conveying the meaning of ‘moral indignation’. Nemesis became very popular in the Hellenistic and Roman periods; she personifies the goddess who punishes those guilty

41 D. SCHLUMBERGER, La Palmyrène du Nord-Ouest (Paris, 1951), plate XXXVIII. 42 For other reliefs depicting standing Allāt-Athena, see D. SCHLUMBERGER, La Palmyrène du Nord-Ouest, and the descriptions found in the articles “Athena and Allāt” in LIMC (Zurich-Munich, 1981).

Religious Syncretism in the Near East

77