Está en la página 1de 3

¡El que quiera entender, que entienda!

El ex presidente Ernesto Samper trató para los medios de


comunicación colombianos el tema de la reelección. Les dio a los
colombianos y latinoamericanos una buena lección de democracia.
Cree que el sector político en el poder “está utilizando la
democracia para destruir la democracia”, forma política de la
cual nos apreciábamos los colombianos y sin que para tener este
sentimiento fue necesario pertenecer a un determinado grupo
partidista. Cree que Uribe es quien más a despreciado y violado
la Constitución Nacional en los últimos años. "Un tercer mandato
presidencial traería graves costos institucionales. Se estaría
derogando la democracia por vías democráticas”. Invito a los
colombianos a analizar que un presidente, sea quien fuere, no
puede ser el dueño de un país y manejarlo como si tratara de una
finca, a su antojo y concentrado en sus manos y voluntad todos
los poderes públicos. Samper habló de la importancia de los
contrapesos que se establecieron en la Constitución del 91 para
limitar el poder de un presidente y garantizar los valores de la
democracia para la totalidad de los colombianos.

En su generoso y amplio análisis de la democracia colombiana,


publicado en el periódico El Tiempo y otros medios, expresó que
no se considera "antiuribista" pero decididamente sí
"antireeleccionista". No por los hombres sino por los
inconvenientes que se derivan de la permanencia en el poder de
una misma persona por tantos años. Uno de esos inconvenientes es
la corrupción. No ha habido en el mundo, a través de la historia
universal, un mandatario con estadía mayor de 8 años en el
gobierno que no haya ahogado su país en la corrupción y
terminado muy mal. Si con 8 años de gobierno de Uribe estamos
hasta el cuello de corrupción, lo sostienen el Fiscal,
Procurador y Contralor de la Nación, con 12 años sería la
fatalidad, el acabose. Eso no es cuestión de Uribe, es de todo
los gobiernos, léase bien, de todos los gobiernos muy
prolongados de un mandatario. "Soy antireeleccionista pero no
antiuribista, a pesar de que mantengo serias diferencias con el
Presidente Uribe. Estoy contra la reelección por razones
institucionales. Advierto el profundo daño que la permanencia y
la concentración del poder en una sola persona le puede hacer a
nuestras instituciones democráticas”, señala Ernesto Samper.

La posición del ex presidente es clara, enérgica pero no


antidemocrática. Invita a usar la Constitución Nacional, la
misma que tratan de esgrimir unos para perpetuar a Uribe en el
poder, ahora para impedir que eso suceda. “Si se lanza Uribe no
vacilaría en recomendarle al liberalismo y todos los
colombianos, por las mismas razones institucionales que se
abstenga de concurrir a votar el referendo y vote en blanco en
las presidenciales. Como amigo del Presidente todavía soy de
los que espero que él, en algún momento, tome la decisión lúcida
de salir a la historia por la puerta grande del final de su
segundo período. Entre más se demore Uribe en irse, más pequeña
será la puerta de su salida”. No hay, de parte de Samper, un
solo agravio, todo lo contrario, son frases de amistad para el
presidente, para Colombia y la democracia. “La idea es que los
sufragios en blanco sean tan numerosos en los comicios de mayo
de 2010, que las autoridades electorales tengan que convocar a
unas nuevas votaciones con otros candidatos. El artículo 258 de
la Constitución, según el cual, cuando en una elección los votos
en blanco superen los sufragios emitidos por personas, se deben
repetir las elecciones cambiando de candidatos”. Sería una
histórica lección de democracia al mundo".

La verdad verdadera, (con redundancia y todo), es que la oferta


de Uribe no es infalible, como no lo fue en los 8 años
anteriores. Acabar con la guerrilla es un espejismo, algo que ha
venido usando engañosa y exitosamente para mantener determinado
grado de popularidad en las encuestas cerradas que con
frecuencia son divulgadas. Él sabe que en Colombia hay mucha
repulsa contra los guerrilleros y por eso la usa a sabiendas de
que nunca la irá a acabar por el sistema violento. “Una
reelección del presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez,
no solucionaría el tema de la paz con la guerrilla, por lo menos
hasta el 2014, cuando se llame nuevamente a elecciones
presidenciales” y vuelva a usar el mismo cuento para prolongar
su gobierno 4 años más mientras la democracia agoniza y la
constitución desaparece. Políticamente a Uribe no le interesa
acabar con las guerrillas, eso sería acabar con su popularidad
y su sueño personal de ser presidente hasta morir. El problema
de la guerrilla, hay que dejar la ingenuidad, no lo va a
solucionar Uribe nunca. Técnicamente parta su provecho, no le
interesa.

Samper, aseguró en declaraciones a emisoras de radio que los


colombianos estamos "caminando hacia un abismo con los ojos
abiertos… Nadie está discutiendo los méritos de Uribe pero es de
la esencia de la democracia que haya renovación”. En este caso
toca que usar la frase del verdadero redentor, “el que quiere
entender que entienda”. Colombia caerá más hondo que Venezuela,
porque aquí no tenemos el río de dinero que si tiene el vecino
país para derrochar alrededor de una determinada élite y que
sacan del petróleo. El desarrollo del país no se obtiene con
discursos diciendo que vamos muy bien, es con hechos palpables y
con la participación democrática de todos los colombianos.