Está en la página 1de 45

Menú principal

Ad by CM

x

REVISTA ELE

ESTRATEGIAS ESPACIALES DE LAS ÓRDENES MENDICANTES

Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias de Granada

Antonio Gil Albarracín Doctor en Historia Académico

Las órdenes mendicantes y su misión en América (Resumen)

Los descubrimientos geográficos y las bulas pontificias entregaron a las monarquías de la Península Ibérica un ingente espacio por el que extender la cultura europea junto a una obligación de respetar y cristianizar a las poblaciones autóctonas. Los poderes públicos emplearon a las órdenes religiosas como eficaces agentes de colonización, pues con unos efectivos que superarían los 15.000 miembros y no superaron los 20.000, incluyendo Brasil, en poco más de tres siglos aculturaron más de 14.500.000 Km 2 mediante estrategias como la de las ciudades misionales que dotaron al continente de una red urbana consolidada. Dicha estrategia de las ciudades misionales también fue empleada por la misiones protestantes moravas en áreas de colonización anglosajona. Asimismo la fundación de ciudades misionales por las órdenes

mendicantes, especialmente los franciscanos, se mantuvo vigente tras la independencia de Hispanoamérica, como se puede comprobar con el testimonio aportado por fray José María Vila, misionero franciscano en tierras peruanas y brasileñas entre 1875 y 1880. Esta comunicación se completa con una amplia bibliografía que indica las perspectivas de investigación que se plantean en la actualidad.

Palabras

clave:

ciudades

misionales,

urbanismo,

órdenes

mendicantes

Mendicant orders and their mission in America (Abstract)

Geographical discoveries and papal bulls gave the monarchies of the Iberian Peninsula an opportunity to expand the European Culture along with an obligation to respect and Christianize indigenous population. The authorities used religious orders as settlers, for with about 15,000 members, never over 20,000, including Brazil, in about three centuries brought culture to more than 14.500.000 km 2 through strategies such as the mission cities which gave the continent a consolidated urban network. That strategy of the mission cities was also used by protestant Moravian missions in the anglo-saxon colonization. Likewise, the founding of mission cities by the mendicant orders, especially Franciscans, continued to work after the independence of South America, as can be proved with the testimony given by José Maria Vila, Franciscan missionary in Peruvian and Brazilian soil between 1875 and 1880. This paper encloses a full bibliography which indicates the perspectives research which are taking place nowadays.

Key words: missions cities, urbanism, mendicant orders

Descubrimiento y evangelización

La presencia de las órdenes mendicantes en el continente americano, empleadas como auténticos agentes de colonización por los poderes públicos han ido acompañadas de unas estrategias espaciales que han permitido en la mayor parte del continente desarrollar un proceso de aculturación que ha significado un gigantesco salto histórico, que se desarrolló durante la etapa colonial hispano- portuguesa y anglosajona, pero dicha práctica persistió tras la independencia del siglo XIX. Esta comunicación se complementa con una bibliografía actualizada indicativa de las perspectivas de investigación abiertas en la actualidad.

Los descubrimientos geográficos del siglo XV y el contacto con un continente desconocido ocasionado por los mismos supuso para los poderes europeos la ingente empresa de establecer procesos de aculturación que tuvieron como uno de sus instrumentos fundamentales la difusión de mensaje de Cristo, que las monarquías hispanas basaron en diversas bulas concedidas por el papado a sus monarcas, entre las cuales destacan [1] :

A los monarcas portugueses:

- Romanus Pontifex, de 8-1-1455, de Nicolás V (1447-1455).

- Inter coetera, de 13-3-1456, de Calixto III (1455-1458).

- Aeterni Regis, de 21-6-1481, de Sixto IV (1471-1484).

A los monarcas españoles por Alejandro VI (1492-1503):

- Inter coetera, de 3-5-1493 o bula de donacion.

- Inter coetera, de 4-5-1493 bula de partición o de demarcación. Quedó modificada por el Tratado de Tordesillas de 1494.

-

Eximiae devotionis, de 3-7-1493.

- Dudum siquidem, de 25-9-1493.

Sintiéndose las coronas portuguesa y española a partir de los documentos citados comisionadas para evangelizar América, se apoyaron en las órdenes religiosas, a las que emplearon como eficaces agentes colonizadores del nuevo continente; dicha práctica levantó una viva polémica acerca de la licitud del tratamiento que los indígenas recibían por parte de dichas coronas y los misioneros, con intervenciones tan destacadas como la de Bartolomé de las CASAS , O.P., José de Acosta, S.J., Luis de Molina, S.J., Francisco Suárez, S.J., Antonio de Vieira o Francisco de Vitoria, que están en el origen de una legislación de protección a los colonizados; a dicha polémica también se sumarían los papas Paulo III (134-1549), Pío V (1564-1572) o Urbano VIII ( 1623-1644), entre otros.

Pío V (1564-1572) o Urbano VIII ( 1623-1644), entre otros. En el fondo se veía América

En el fondo se veía América como el nuevo mundo donde se podían plasmar las utopías que partiendo del pensamiento platónico, habían generado en el renacimiento proyectos tan sugestivos como el de Tomás Moro, Tomasso Campanella o Francis Bacon, aspectos estos que dejamos de lado al no son el objeto de estas reflexiones [2] .

Órdenes mendicantes Hagamos un breve repaso del carácter de esas órdenes mendicantes que en su afán cristianizador se convirtieron en excelentes agentes de las respectivas colonizaciones de España y Portugal en América. Acerca de las órdenes mendicantes, que derivan sus denominaciones del latín ordo-inis y mendicans-ntis, entre otras acepciones, destacan las siguientes [3] :

“Instituto religioso aprobado por el Papa y cuyos individuos viven bajo las reglas establecidas por su fundador o por sus reformadores”.

“Dícese de las religiones que tienen por instituto pedir limosna, y de las que por privilegio gozan de ciertas inmunidades”.

Teniendo en cuenta que estas órdenes se han formado en el marco del catolicismo, las mendicantes son órdenes religiosas cuya regla impone la pobreza de los individuos y de sus conventos, obteniendo lo necesario para su mantenimiento de la limosna de los fieles. Nacieron como expresión del ideal evangélico.

Las primeras, reconocidas en el siglo XIII fueron las de los carmelitas, franciscanos, dominicos y agustinos. Posteriormente se le añadieron los mercedarios, los trinitarios, los servitas, los jerónimos, los hermanos de San Juan de Dios, los mínimos y los jesuitas. El concilio de Trento permitió a las órdenes mendicantes la posesión de rentas, pero les prohibió la posesión de beneficios eclesiásticos.

Hagamos un breve repaso de la media docena que tuvieron mayor incidencia en Hispanoamérica.

Franciscanos

Francisco de Asís (1182 – 1226) comienza a escribir hacia 1206, cuando abandonó su forma anterior de vida, destinada a tener situación social dentro del ordo caballeresco. Se convirtió al ideal evangélico del a pobreza absoluta. Inocencio III en 1210 les otorga el Ordo Fratrum Minorum que autoriza su particular forma de predicar. San Francisco redactó una primera regla llamada "Regula Prima"(1221), un poco más tarde redacta una segunda llamada "Bullata" (1223). Así se aproximaba a otras ódenes mas regulares como la de los dominicos. Cuando fallece San Francisco, su testamento sigue haciendo hincapié en las ideas originarias de la congregación pero que a la larga iban a chocar sin duda con el impresionante crecimiento de la orden.

No obstante, las medidas en torno a la pobreza provocaron una dura polémica en el interior de la orden, a partir del 1245. Mientras la mayoría formada por los conventuales, con pragmatismo aceptaban

las disposiciones pontificias, los grupos más rigurosos, los celantes,

de mayor idealismo, se negaban a reconocer su validez al considerar

que San Francisco sería el jefe evangélico anunciado por Joaquín de Fiore y ellos mismos los hombres espirituales de la nueva edad. Las tensiones entre ambos grupos crecieron mucho y sólo el acceso al

generalato de una persona tan prestigiosa como San Buenaventura evitó que continuase la querella y un posible cisma. No obstante la dualidad de tendencias estuvo presente y el siglo XIII se denominaron “espirituales/comunidad”, en el XIV “observancia/conventualismo” y en el XVI “estrecha observancia/regular observancia”.

Con la creciente institucionalización en el seno de la orden, el movimiento, en constante auge, se aleja de su intuición primitiva. El "Mundo Nuevo", ofrece a los franciscanos reformados de España la estupenda posibilidad de comenzar en Hispanoamérica, lejos de Europa burguesa, la construcción de una Iglesia apostólica y pobre, como la de los primeros tiempos, cuyo ideal coincide con las metas originales de la Orden de San Francisco.

A pesar de las disputas la orden franciscana formaba una sola

familia hasta que el papa León X (1513-1521) en la bula Ite vos, de 1517, entregará el antiguo sello de la fraternidad franciscana a los observantes; en su interior se mantendrían los recoletos, de práctica aún más estricta que los observantes [4] .

Los conventuales, que en España fueron obligados en 1567 a integrarse en la observancia por orden de Felipe II, acorde con la voluntad papal. En 1628 obtuvieron de Urbano VIII (1623-1644) su independencia respecto a la observancia; en 1904 volverían a ser restaurados en España[5] .

Además aparecerán en España los practicantes de la estricta observancia o descalzos, que lograron implantar su reforma en España a comienzos del siglo XVI y lograron una notable

proyección por América y Extremo Oriente[6] .

Los capuchinos, surgidos legalmente en Italia hacia 1528, llegaron a España[7] : en 1575 de la mano de Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz, que los conoció en Lepanto, para realizar una fundación en El Viso del Marqués; al año siguiente de 1576 por el Ayuntamiento de Barcelona que favoreció su establecimiento en la ciudad.

Respecto a su implantación territorial, los capuchinos no llegarían al continente americano hasta el siglo XVII, estableciendo misiones en Colombia, Cuba, Luisiana y Venezuela.

Dominicos

Domingo de Guzmán (Caleruela, Burgos, 1170-Bolonia 1221), descendiente de los Guzmán, fue canónigo regular de Osma, y el año 1203 tuvo que acompañar a su obispo, Diego de Acevedo, en una embajada por el norte de Europa. El año 1206, y cuando regresaban del viaje, después de haberse desviado para visitar el Vaticano, se encontraron en Montpellier, con los legados del papa Inocencio III: Pedro de Castelnau y Raúl de Fontfreda, desanimados por no haber podido detener el avance de la herejía. Los intentó convencer, para que adoptaran una forma más directa de vivir la predicación contra los herejes, más como hombres de Evangelio que como representantes de un poder, aunque éste fuese espiritual, obtuvo escasos resultados, a pesar de que durante el invierno del 1206-1207, fundó el monasterio de Prouille, cerca de Fanjaus, CASA destinada a las mujeres cátaras que iban convirtiéndose al escuchar su prédica. En 1209, no quiso asociarse a la cruzada decidida por Inocencio III, sino que insistió en su predicación pacífica frente a los herejes. El año 1215, se reunió en Tolosa con algunos compañeros, que bajo su dirección, se habían iniciado en la vida religiosa, esperando ser predicadores como él. Durante el III concilio de Letrán obtuvo de Honorio III, la confirmación de la

esperando ser predicadores como él. Durante el III concilio de Letrán obtuvo de Honorio III, la

fundación de la orden de los hermanos predicadores y, al año siguiente adoptaban la regla de San Agustín. Desde ese momento y hasta su muerte, se dedicará en cuerpo y alma a la predicación y a la organización de su orden por Francia y España. Fue canonizado, en 1234, por Gregorio IX, y su cuerpo descansa en Bolonia. Los dominicos alcanzaban cerca de 600 casas a mediados del S. XIV. Establecidos en América desde 1510, tuvieron gran actividad misional durante el siglo XVI, decayendo posteriormente, aunque sin abandonarla; entre sus componentes figuraron fray Antonio Montesinos o fray Bartolomé de las Casas[8] .

Carmelitas

Los Carmelitas, establecidos desde 1190 aproximadamente, acaso en el marco de la tercera cruzada, en el monte Carmelo para emular al profeta Elías, en quien veían uno de los fundadores de la vida monástica. Su norma, que se remonta a 1206, fue aprobada el año de

1247 por Inocencio IV (1243-1254); consiguió un buen número de

conventos en Italia, España y, más numerosos, en Inglaterra. Su gran siglo sería el XIV, a cuyo término se organizó una rama femenina de la orden; la relajación sufrida por la misma obligó a su reforma en los siglos XV y XVI, siendo una de sus impulsoras más famosas Santa Teresa de Jesús que, junto a San Juan de la Cruz y otros, fundó los Carmelitas descalzos o Teresianos, que a partir de 1592 se escindieron, hasta que se tornaron a reunificar en 1875. A partir de

1582

los carmelitas descalzos se introdujeron en el Congo y desde

1585

en América con su implantación en la ciudad de México[9] .

Las carmelitas descalzas se implantaron en Puebla en 1604, expandiéndose por la ciudad de México, entre otras de Nueva España, La Habana, Cartagena de Indias, Ayacucho, Cuzco, Potosí, Buenos Aires y Santiago de Chile, entre otros.

Respecto a los carmelitas calzados, aunque tuvieron presencia individual en América desde 1527, no llegaron a crear comunidades

en dichas tierras, salvo las efímeras que formaron de 1684 a 1704 en Tacunga (Ecuador) y de 1689 a 1704 en Popayán (Colombia), al serles denegada reiteradamente la autorización pertinente[10] .

Agustinos

Los ermitaños agustinos, fundados el año 388 por el obispo de Hipona, fueron organizados como orden mendicante por Inocencio IV (1243-1254), en 1244, y Alejandro IV (1254-1261) en 1256. Sus primeros eremitorios se remontan en España a la etapa visigoda, aunque es difícil de saber el contacto existente en la Península Ibérica entre los ermitaños iniciales y la orden mendicante del siglo XIII. Establecidos en América desde 1533, alcanzaron su máxima presencia durante el siglo XVI, implantándose entre México y Chile, posteriormente bajarían su actuación misionera aunque no la abandonaron totalmente.

Los practicantes más estrictos de la orden se denominaron agustinos recoletos, que desde 1912 constituyeron orden propia, en América se implantaron desde 1604 y se les suele conocer con el nombre de candelarios, su implantación se ciñó prácticamente a la actual Colombia[11] .

Mercedarios

Fundados en Barcelona en 1218 por San Pedro Nolasco, aspiraron a la perfección con el ejercicio de la caridad aplicada a la redención de cautivos; esta orden fue aprobada por Honorio III (1216-1227) y Gregorio IX (1227-1241). Extendida por Francia, Inglaterra, Portugal y España, estaría presente en América desde 1493, fundando conventos en Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, México y Perú. La rama reformada o Monjes de la Gran Observancia, aprobados por Gregorio XV en 1621, apenas tuvieron proyección americana[12] .

Jesuitas

Fundados en 1534 por San Ignacio de Loyola, fueron aprobados en 1540 por Pablo III (1534-1549) con el carácter de orden mendicante, aunque su actitud no haya sido siempre acorde a la humildad que se le suele asociar. Esta orden se ha caracterizado por acatar, junto a los tres votos de castidad obediencia y pobreza, el de obediencia al Romano Pontífice; estuvieron presentes en Brasil desde 1549 y en Florida desde 1566, extendiéndose por tierras americanas hasta que fueron suprimidas las reducciones e instalaciones jesuíticas de los territorios españoles en 1767, siendo expulsados 2.478 jesuitas de Hispanoamérica; posteriormente la propia orden fue abolida en 1773; aunque fue restaurada a partir de 1814, como es sabido[13] .

Los misioneros

Acerca de la cantidad de religiosos españoles sufragados por la corona que participaron en labores misionales en América podemos señalar hasta ahora 14.894, que aparecen distribuidos así:

Ad by CM | Close This Ad

Cuadro 1 Misioneros españoles en América

ORDEN

XV

XVI

XVII

XVIII

XIX

TO

FRANCISC

           

ANOS

2

2,713

2,201

2,736

711

8,36

(O.F.M.)

CAPUCHIN

           

OS (O.F.M.

-

-

205

581

41

827

CAP.)

TOTAL

           

(O.F.M. +

2

2,713

2,406

3,317

752

9,19

O.F.M.

CAP.)

           

JESUITAS

           

(S. J.)

-

332

943

1,065

-

2,34

DOMINICO

-

2,061

138

116

4

2,25

S

(O.P.)

           

AGUSTINO

-

530

31

1

-

562

S

(O.S.A.)

MERCEDA

           

RIOS (O.M.)

3

327

73

-

-

400

CARMELIT

           

AS (O.C.D.)

-

28

12

-

-

40

VARIOS

2

18

-

-

-

20

TOTAL

7

6,039

3,603

4,499

756

14,8

Fuente: Elaboración del autor, a partir de Borges 1992, 440.

La cifra real debió de oscilar entre los 15.000 o 15.500, a los que se han de añadir 82 franciscanos y 849 jesuitas extranjeros que pasaron a América, en total 926, de los que 308 eran italianos, 258 alemanes, 105 bohemios y el resto de diferentes territorios europeos[14] .

En cualquier caso se trata de una cifra que, incluyendo los de las zonas de colonización portuguesa, nunca debió de llegar a los 20.000 frailes en los algo más de tres siglos, incluyendo posibles estancias no controladas; las restantes órdenes mendicantes prácticamente carecieron de incidencia en América, pero si habrían de añadirse las órdenes y congregaciones femeninas que a partir de 1540 contaron con conventos de concepcionistas, clarisas, dominicas, agustinas, carmelitas descalzas o capuchinas, entre otras[15] .

Sobre la ordenación espacial generada por las órdenes religiosas, frente a la idea sostenida por Braunfels y otros, que hallan las mismas estrategias y pautas espaciales en cada orden religiosa, es más adecuado aceptar que ni siquiera una misma regla supone una identidad de tipología conventual o templaria en cada una de las órdenes, mucho menos se puede extender a un conjunto que sólo se identifican en su carácter mendicante[16] .

Los edificios adoptan normalmente los materiales disponibles y los estilos imperantes en la zona de la construcción o aportados desde otras que sirven de modelo.

Misión y organización espacial

Aparentemente las órdenes mendicantes se trasladaron a América con el encargo de cristianizar y dotación económica de la corona que le había asignado un territorio donde carecería de competencia de otros agentes cristianizadores, aunque en una realidad tan dilatada en el espacio y el tiempo es necesario distinguir siguiendo la terminología desarrollada por Pedro Borges, los siguientes aspectos[17] :

- Misiones nucleares (1493-1573), abarcan los territorios ocupados por las altas culturas prehispánicas y no fueron designadas como misiones, concepto que apareció más tarde, ni existía una asignación territorial precisa. Los conventos se establecieron en las antiguas ciudades prehispánicas que se pretendían cristianizar.

- Misiones radiales o periféricas (1573-1824), la evangelización se territorializa dedicándose cada orden a unas zonas con límites bien definidos que tenían asignadas prácticamente en exclusiva y de las que estaban excluidas las restantes órdenes. Se emplea el concepto misiones con el sentido de áreas geográficas en vías de evangelización.

Acerca de las denominaciones empleadas para designar el espacio misional podemos distinguir varios términos, entre los que llama la atención que en las dos etapas señaladas hubo unidades menores llamadas doctrinas, consistentes en una población principal o cabecera desde la que los misioneros residentes atendían las aldeas inmediatas que se denominan aledaño, anejo, visita, estancia o también misión; aunque con el paso del tiempo se denominaría doctrina a la parroquia de indios que dejaba de ser misión para depender del obispo más cercano. El concepto misión o su acepción en plural también se empleó a partir del siglo XVII para designar un territorio en vías de evangelización, sentido similar al que dio al

término conversión o conversiones; finalmente reducción se emplea referido a un poblado misional en vías de evangelización y en plural a un conjunto de poblados o misiones locales.

Respecto a la arquitectura, carentes de un modelo único ni de un referente útil en el propio territorio respecto a América las órdenes mendicantes adoptarán el que más se adapte a sus necesidades, eligiendo normalmente los modelos imperantes en España y especialmente en Andalucía o los que se habían implantado en Canarias, escala ineludible para el tránsito desde España a América.

Fuera de la implantación en núcleos urbanos existentes, que corresponde básicamente a la etapa nuclear, la misión se realiza, tanto durante la etapa radial o periférica e incluso tras la independencia, fundando ciudades misionales donde comunidades indígenas se instalaron bajo la férrea dirección de un misionero que los dirigía y adoctrinaba mientras procura la prosperidad de la fundación.

Resulta de interés constatar que el fenómeno de las ciudades misionales tuvo similar intensidad entre católicos en Iberoamérica que entre protestantes moravos en Pensylvania, valle del Ohio y los Grandes Lagos y que los aparatos misionales de unos y otros se convirtieron en excelentes agentes del proceso de aculturación a la vez que procedían a la cristianización de los indígenas[18] .

El resultado fue espectacular pues sólo en la zona de soberanía española y en poco más de tres siglos, con la intervención de una cifra muy inferior a 20.000 misioneros fueron evangelizados 14.500.000 Km2, dotando a dicho espacio de una red urbana consolidada, fenómeno sin parangón en la historia de la humanidad, al que habría que sumar los resultados obtenidos en las colonias portuguesas y en las anglosajonas.

Para el control de tan vasto territorio las órdenes establecieron sus

respectivas organizaciones territoriales específicas, sirva de ejemplo la desarrollada por los franciscanos observantes (O.F.M.), suprimida la organización dependiente de los colegios de misiones para no complicar aún más un panorama que ya resulta extraordinariamente complejo.

Ad by CM | Close This Ad

Cuadro 2 Provincias franciscanas observantes en América

 

PROVINCIA

1 os Relig.

Fundación

   

Cus.

Santa Cruz de Española

1493

--

Santo Evangelio de México

1519

1523

Custodia del Salvador de Tampico

--

--

Custodia de San Pablo de Nuevo México

1539

1622

San

José de Yucatán

1534

1536

Provincia de San Pedro y San Pablo de Michoacán

1525

--

Custodia de Santa Catalina de Río Verde

--

1621

Santísimo Nombre de Jesús de Guatemala

1530

c.

1551c.

San

Jorge de Nicaragua

1530

c.

--

Custodia de Santa Catalina de Comayagua de Honduras

1524

1587

San

Diego de México

--

1580

San

Francisco de Zacatecas

1548

c.

--

Custodia de San José del Parral

--

--

Santiago de Jalisco

1525

1565

Custodia de San Carlos de Sonora

1767

1783

Santa Elena de Florida

1528

1588

Santa Catalina de Río Verde y Tampico

--

--

Santa Fe de Bogotá, en Colombia

1509

--

Custodia de San Juan Bautista

1509

1549

San

Francisco de Quito, en Ecuador

1534

--

Custodia de San Pablo de Quito

1534

1538

XII

Apóstoles, en Perú

1532

1545

Custodia de Nª Sª de la Asunción / Nombre de Jesús

1538

1541

Custodia de San Jorge

 

1566

San

Francisco Solano, en Perú

1532

--

San

Antonio de los Charcas, en Bolivia

1532

--

Asunción de la B. V. María del Río de la Plata, en Argentina

1538

--

/ Nuestra Señora de la Asunción del Río de la Plata (1863)

   

Santísima Trinidad, en Chile

1553

--

Siete Gozos, en Chile

--

--

San Antonio, del Brasil

1500

1586

Inmaculada Concepción, del Brasil

1500

1659

c.: circa Cus.: Custodia Prov.: Provincia Relig.: Religiosos Supr.: Supresión Fuente: Elaboración del autor.

El fenómeno de la misión y de las ciudades misionales no fue exclusivo de la etapa colonial, pues se mantuvo vigente tras las independencias de las distintas repúblicas americanas, al menos durante el resto del siglo XIX.

Las misiones tras las independencias americanas

El testimonio autobiográfico de José María Vila, O. F. M., nos ilustra acerca de su actuación misional y por extensión de la de la orden franciscana en Perú y Brasil en una etapa posterior a su independencia, pues la descripción corresponde al último cuarto del siglo XIX.

Acerca de su actuación en las tierras amazónicas peruanas, señala José María Vila lo siguiente[19] :

“El Padre Misionero al saber o juzgar que hay esperanza de reducir alguna tribu o algunos individuos procura lo primero hallar un buen intérprete, si es de su misma tribu, mejor. Indaga bien el lugar de su paradero ordinario. Además se ha de averiguar qué carácter, para saber con que armas ha de guerrear: si con suavidad o con rigor. Prevenir algunos voluntarios que le acompañen y, hecha la decisión, arrostrar con tesón todas las dificultades que se presenten. Antes de proponerlo considéralo bien, porque una vez propuesto y aceptado, no conviene retroceder”.

Iniciado el viaje hacia el lugar elegido es conveniente:

“Si tenemos alguno de la misma nación se le manda sólo o con otro compañero ya cristiano que lleva alguna cosa curiosa, como espejo, cuchillo, machete, espada,

cosas de guerra es [lo] que los atrae más. Al encontrarlos, si son de buena índole, luego son invitados a ver al Padre que antes han procurado poner sobre las estrellas, considerándolo casi como una Divinidad. Determinados a ver al Padre los más animosos, no dejando nunca su arco y flechas, que es [su] única riqueza, se dirigen hacia el Padre siempre en pos de ellos. Visto el Padre y convenido el modo de proceder para formar al pueblo, se convienen entre sí el lugar más a propósito para todos. El Padre siempre procura hacer los pueblos al margen del río o cerca [de] otro pueblo civilizado, a fin de que sea fácil el roce de gente civilizada, principalmente si son católicos nuestros dependientes. Al principio no quieren llevar las mujeres, por esto deben prometer que elegido el lugar vendrán a tomarlas para formar familias y dividirlos en sus nuevas habitaciones.

Elegido el lugar a gusto de todos, se preparan los instrumentos de hachas, sierras y todo lo necesario para hacer un pueblo de madera y ramas de árboles y todo lo necesario para las casas. Es de advertir, que el Gobierno en algunas Repúblicas tenían el encargo de dar los instrumentos de cortes y arreglos de campos y aún de vestidos para los Neófitos.

Arreglada cuanta gente se podía, se empezaba el corte de árboles empezando por los más grandes y después proseguía con la limpieza de todo. Cortado todo se preparaba el leñame (sic), ramas y demás necesario para las casas, Residencia del Padre y para la Iglesia, que se procuraba conservar lo mejor. Entre tanto se mandaban a los Neófitos que vinieran con toda su gente. Conseguido esto se reunían para saber el número de habitantes que han de formar el pueblo. Sabido las casas que se tenían que edificar, se pegaba fuego a todo lo inservible para la edificación. Ordinariamente, al cabo de 15 días y[a] se podía pegar fuego. Quemado todo se procedía a la edificación de las casas que consistía en dos forcas a los extremos que viniesen paralelas, se ponía entre una forca y otra el travesero ordinariamente de 20 metros de largo con diez de ancho. Como la madera era tan abundante no había dificultades en las dimensiones. Se cubría de ramaje por el rededor y se quedaba como un salón que cada uno después de la división se arreglaba a su [a]comodo. De estas casas a veces en un día edificábamos 8 ó 10 que se dividían por familias. Últimamente se edificaba la Residencia o Casa del Padre que se procuraba hacerla más decente y grande, con la Capilla al lado”.

Una vez realizado el trabajo de procurar alojamiento a los nuevos habitantes, se procedía al arreglo de los campos para la siembra[20] :

“Regularmente, si es un lugar bueno, se procura abrir más grande y, después de elegido el lugar para las casas, todo lo demás se siembra sobre la ceniza sin trabajar ni nada, sólo procurando allanarlo lo que se consigue fácilmente. Sembrado el maíz, trigo, arroz, mandioca, patatas y otras cosas, que regularmente todo se hace bien y

pronto, pues el maíz en dos o tres meses de sembrado ya lo tenemos maduro y así lo demás proporcionalmente.

Madura la cosecha correspondiente se purificaba y se llevaba al granero público o común y el Padre distribuía según el número de personas que tenía que alimentar. Así se hacía hasta que el mismo Padre dividía los terrenos según las personas que tenía en familia. Los Padres o Hermanos Legos debían dirigirlo todo, ayudado de los cristianos más cercanos al lugar. Después de hecha la distribución, [los] que regularmente ya estaban bautizados se les enseñaba a trabajar y respetar la propiedad con estimularlos, quitando terreno del que no quería trabajar y darlo al que mejor trabajaba. Premiando a los que tenían el campo más limpio. Para que nadie tomase lo de otro, se dividían las posesiones con estacas, castigando fuertemente al que se atrevía entrar en la posesión de otro”.

Posteriormente, hacia 1880 el mismo Vila emprendió la fundación de la población de San Joaquín en la Amazonia brasileña indicando que tras elegir “sitio acomodado y cómodo a los viajeros transeúntes” en la boca del río Uaupés, buscó la población que se pretendía asentar[21] :

“Dos días estuvieron para determinarse a seguirnos algunos a la boca del río Uaupés, que algunos de ellos ya conocían. Como les había prometido muchas cosas, algunos se ofrecieron a venir y fueron, según parece, de los principales, pues tenían facultad de decidir si aceptaban o no mi proposición. No pude manifestar por entonces el deseo que tenía de que viniesen mujeres, porque aún no tenían confianza; además pensé que como no eran muy lejos, juzgué tendría ocasión de verse con nuestras Cristianas. Con la esperanza de recibir dones se ofrecieron 10 hombres, los que tomaron una balsa que ya tenían preparada. El Rey los había mandado que vieran que, si lo que yo decía era verdad, se quedasen allí conmigo, que ellos después irían, que si no me matasen y llevasen la cabeza.

Contento de haber conseguido el fin para que había ido, volvimos al pueblo con satisfacción de todos, pues que viendo los paganos que vinieron tener preparado todo para edificar el pueblo y tener tantos instrumentos para desmontar y tantas cosas para darles; luego 5 de ellos se volvieron para avisar a los suyos de la veracidad de mi promesa y de la buena gente que allí habían visto. Esperando entre tanto que vinieran los salvajes, hicimos algunos trabajos encaminados a la construcción de las casas; haciendo aún estos trabajos, después de 5 días comparecieron 50 hombres y 20 muje[res] con sus infantes, determinados todos a quedarse allí. Estos paganos, tanto hombres como mujeres, ya tenían alguna cosa para cubrirse, pues que ya habían tenido relación con los civilizados del País. Estos paganos trajeron también instrumentos con que cortar los árboles, que consistían en

una piedra afilada en forma de segur (sic), la que se rompía fácilmente en árboles fuertes. Al llegar di a ellos hachas y machetes de hierro, por lo que al ver como sin mucho trabajo cortaban se pusieron al trabajo con mucho empeño.

Para desmontar el terreno y preparar tierra para sembrar siempre tuve la precaución de consultar al Rey y a los principales a fin de que no pensasen veníamos a posesionarnos de su terreno a nuestro arbitrio. Entre tanto los hombres trabajábamos las mujeres cristianas, de las que había muy buenas, se hacían amigas entre sí, lo cual consiguieron con más facilidad aún que los hombres, pues que al cabo de un mes ya reparé que las mujeres paganas hacían la señal de la Cruz, cuando yo aún no había hablado a mis paganos de Religión. Ellas después de un mes se daban vergüenza de entrar en la Iglesia medio desnudas y los hombres comparecían sin vergüenza sólo con el taparrabos. Ellas, en fin, trabajaban con nuestras Cristianas, todo lo que éstas hacían y enseñaban y estaban con tanta armonía que parecían una familia”.

Junto al proceso de instalación y aculturación descrito está el de organización del espacio señalando que[22] :

“En pocos días, ayudado de cristianos y paganos, pudimos desmontar un terreno de unos 10 Kilómetros en cuadro; en medio de este terreno, a la margen del río, edificamos unas 100 CASAS delineadas con sus calles anchas y rectas. En medio del pueblo edificamos una Iglesia dedicada a San Joaquín, con la casa del Padre Misionero que hicimos de ladrillos disecados al sol.

Padre Misionero que hicimos de ladrillos disecados al sol. Después de edificadas las casas hicimos la

Después de edificadas las casas hicimos la división de ellas a las familias correspondientes; como todas las casas, excepto las del Padre, eran iguales, es decir, un salón de unos 20 metros de largo con 10 de ancho. Lo demás cada una de las familias hacía lo que quería en el recinto de su cabaña o casa.

Empezamos a sembrar maíz y arroz en la parte mas baja y húmeda, cosa maravillosa es ver la prontitud con que se hicieron estos granos; al cabo de dos meses ya tuvimos las plantas con dos palmos de mazorcas que parecía una maravilla. Aún no estaban sazonados los granos que empezaron a gustar asados al rescoldo y de todas maneras con tanto gusto que, a no ser la abundancia que produjeron, se lo hubieran comido en 4 días. Secadas las espigas que quedaron lo llevaron todo a casa del Padre para que distribuyese según la necesidad de cada familia. Aunque las casas eran más que suficientes para vivir, pues sobraban 15 sin inquilinos, hicimos algunos DEPÓSITOS y escuelas, lo mismo que un local para sus diversiones.

y escuelas, lo mismo que un local para sus diversiones. Este pueblo de San Joaquín al

Este pueblo de San Joaquín al principio se compuso de unas 50 familias de cristianos y unas 70 de paganos con algunos mercantes del país que luego se

establecieron. Después, con el tiempo, fue creciendo de tal manera que ahora me dijeron es una gran de población”.

Acerca de la función del misionero al frente de la nueva comunidad son reveladoras también las palabras de Vila[23] :

“Los delitos principalmente a los nuevos reducidos se castigaban de esa manera. Cuando era denunciado alguno, venía con el Catequista o con el denunciante. Al llegar delante del Padre se arrodillaba. Ellos (que regularmente juzgan que el Padre todo lo sabe) no se atreven a decir mentira; reconocida la culpa, se tocan las campanas para que sea castigado públicamente. El Padre (sin publicar el delito) le invitaba a que dijese la penitencia quería se le diese. Ellos regularmente pedían siempre más de lo que merecía en sí, ésta consistía ordinariamente en cierto número de latigazos de cuero de buey. Al dar la sentencia el Padre, con toda la severidad posible, dice que aunque la culpa delante de Dios es muy grave, pero que porque ha dicho la verdad no le da el castigo merecido, ni aún pedido por el mismo, sino que se minora en tanto. Reconocido todo, él mismo se extiende a tierra para ser abastonado (sic) por el encargado para este oficio. Después de recibida la penitencia se arrodilla otra vez y da gracias al Padre por haberle castigado y luego se levanta a dar gracias al que lo ha batido y besando el látigo promete, delante de todos, corregirse. En la Misión no teníamos cárceles, ni eran necesarias, porque sus delitos ordinariamente son: al principio por furtos, proveniente de que les cuesta reconocer la propiedad, pues juzgan entre paganos que todas las cosas son comunes, por esto poco a poco con algunos castigos públicos se remedia todo. Por lo demás no hay delitos que castigar porque respetan mucho la autoridad del Padre Misionero”.

Ante la pregunta del tiempo que habría de durar el régimen especial bajo el estricto control del misionero fundador, que continuaba obligado a vivir de la caridad, la bula dictada el 16-10-1686 por Inocencio XI (1676-1689) señalaba que solamente podían permanecer[24] : “Hasta que el Obispo a quien pertenece, o en lo

Presbíteros

seculares”.

sucesivo

perteneciere

el

territorio,

quiera

destinar

Más preciso acerca de este aspecto Vila señaló que[25] :

“Según la Regla Ordinaria, en tres años ya podíamos bautizarlos y en 5 años ya podíamos hacer la entrega al Gobierno Civil en lo material y al Obispo más cercano en lo espiritual. Después de hecho todo esto, cuando el Padre podría estar bien, entonces tenía que coger el bagaje y empezar en otro lugar la misma comedia.

Cuánto se ha de padecer para establecer un pueblo sólo el que lo ha probado lo sabe; pues que lo que he dicho sólo sucede cuando todo le ha ido a pedir de boca, porque cuántas deserciones, cuántos desengaños no ha de sufrir para conseguir en hacerles hombres. Y lo peor, que muchas veces después de haberlos hecho hombres civilizados, entregados al Gobierno y al Obispo, entran un enjambre de aventureros que, engañándolos, les enseñan doctrinas muy contrarias a las que habían aprendido con el Misionero, llegando después de tres años a desconocer al mismo Padre que los ha hecho hombres. La pena que siente el pobre Misionero en estos casos, solo Dios y el que lo padece lo saben; llegando muchas veces a arrepentirse de haberse tomado tanto trabajo”.

Muestra de reconocimiento que los Estados surgidos de la independencia tenían hacia la labor de los misioneros es el testimonio del mismo Vila al señalar que al ser aceptado como misionero el gobierno brasileño le concedió grado y sueldo de capitán del ejército, así como los medios y personal imprescindibles para el desarrollo de su labor[26] .

En definitiva las nueva poblaciones creadas por este método comenzaban su andadura bajo la autoridad, guardando a menudo un indeleble recuerdo de su origen y, a menudo, del misionero que les había impulsado y de la orden a la que pertenecía, dejando corrientemente de impronta, junto a la ordenación urbana inicial, el templo creado para la práctica de los cultos que, implantada la cristianización, se asentarían en la nueva comunidad. Incluso podía darse la circunstancia, en aquellos casos que estimaran convenientes, pues según autorizaba la citada bula dictada el 16-10-1686 que en los poblados de misiones[27] :

“Establecida ya nuestra Fe, y habiendo Curas seculares en los Pueblos grandes, y capaces, se podrán fundar Conventos de nuestra Orden con licencia del Obispo, y del sobredicho Superior General, en los cuales Conventos puedan vivir Religiosos de limosnas bajo de la disciplina regular, según la Regla y estatutos”.

Por tanto se deja abierta la puerta para la extensión de la orden por todos aquellos territorios y entre aquellas poblaciones que, gracias a su aculturación, se habían incorporado a la religión cristiana.

Conclusiones y perspectivas de investigación

Interesados por estos temas un grupo de estudiosos formamos hace desde hace años parte de la Asociación Hispánica de Estudios Franciscanos (A.H.E.F.), abierta a todos los estudiosos de estos temas, que ha celebrado varios Congresos Internacionales de los cuales se han publicado hasta ahora las actas de los siguientes[28] :

Las clarisas en España y Portugal. Congreso Internacional. Salamanca, 20-25 de Septiembre de 1993.

-

-

El

franciscanismo

en

la

Península

Ibérica.

Balances

y

perspectivas.

I

Congreso

Internacional.

Madrid,

22-27

de

septiembre de 2003.

Igualmente se ha celebrado el año 2005 el II Congreso Internacional, aunque sus actas se hayan en prensa en el momento de redactar estas líneas.

Asimismo en colaboración con la Universidad de Córdoba y bajo la dirección del Doctor Peláez del Rosal a partir de 1995 se ha celebrado durante once años consecutivos en Priego de Córdoba unos cursos de verano bajo el título genérico: El franciscanismo en Andalucía. La realidad ha superado su título pues han estado abiertos a una visión global del franciscanismo que superaba ampliamente las aparentes barreras geográficas de partida, incluyendo análisis sobre el fenómeno en el resto de Europa, en América y en Oriente; de dichos cursos se han publicado hasta la fecha 9 tomos, de cuyo contenido se inserta un amplio muestrario en la bibliografía adjunta, y se encuentran los siguientes en prensa.

La labor de acopiar los estudios de base que permitan en el futuro una sólida visión de conjunto continúa y para el verano de 2006 está convocado el XII Curso de verano también dedicado a: El franciscanismo en Andalucía, aunque igualmente abierto a cualquier

aportación ajena a dicho ámbito.

De hecho aún estamos profundizando en el conocimiento de la aportación de las órdenes mendicantes a nuestro entorno cultural y necesitamos continuar recorriendo un camino que aún se encuentra muy lejos que obtener los resultados que promete.

No obstante ya es posible aproximar una conclusión acerca de su influencia en la organización espacial de las ciudades americanas y del propio continente: las órdenes mendicantes actuaron como eficaces agentes colonizadores al servicio de los poderes civiles, labor que también desarrollaron las misiones protestantes en sus áreas de influencia. Tras la depuración de métodos iniciales, las misiones católicas y las protestantes, a la postre todas cristianas, recurrieron a la creación de ciudades misionales como medio de evangelización y aculturación de las poblaciones indígenas, hecho que permitió que un territorio ingente, que abarca la mayor parte del continente, en poco más de tres siglos se dotara de una eficaz red urbana que se extiende por la mayor parte del mismo.

El sistema de las ciudades misionales resultó tan eficaz que se mantuvo vigente tras las independencias del siglo XIX, como demuestra el extraordinario testimonio de José María Vila, inquieto misionero franciscano en América y en Asia, cuyos manuscritos han servido para documentar en las postrimerías del siglo XIX la persistencia del fenómeno analizado.

Notas

[1] García y García 1992, 33-34.

[2] Capel Sáez 1989, 26-79. K?í ž ová 2002, on line. Merle y Mesa 1972, 57-100.

[3] D.R.AE. 1986, 897, s. v. “mendicante”, 982, s. v. “orden”.

[4] Borges (director) 1992, 214-217. García Oro 2006, 201-203. Martínez Ruiz 2004, 95-98. Oltra Perales 2005, 142-143.

[5] Fernández-Gallardo 2005, 459-479. García Oro 2006, 194-199. Redondo 2005,

273-296.

[6] Abad y Sánchez 1999, 457-788. García Oro 2006, 203-210.

[7] Azcona 2005, 297-318. Borges 1992, 139-198. Echeverría 2005, 319-348. García Oro 2006, 210-211. Oltra Perales 2005, 142-143.

[8] Borges (director) 1992, 218-219. Martínez Ruiz 2004, 98-101.

[9] Borges 1992, 99-212. Martínez Ruiz 2004, 101-102.

[10] Borges 1992, 212-215, 285-287.

[11] Borges 1992, 127-138. Martínez Ruiz 2004, 88-90.

[12] Borges 1992, 11-63. Martínez Ruiz 2004, 105-106.

[13] Borges (director) 1992, 222-224. Egido 1979, 746-780, 809-816. Mörner 1992,

245-258.

[14] Borges (director) 1992, 446.

[15] Borges 1992, 267-306.

[16] Braunfels 1975. Díez González 2003, 50-51, 54. García Ros 2000.

[17] Borges (director) 1992, 431-435.

[18] K?í ž ová 2002, on line.

[19] Gil Albarracín 2003 a, 91-92.

[20] Gil Albarracín 2003 a, 92.

[21] Gil Albarracín 2003 a, 189-190.

[22] Gil Albarracín 2003 a, 191.

[23] Gil Albarracín 2003 a, 90-91. [24] Bulas Apostólicas ¿1781?, 76.

[25] Gil Albarracín 2003 a, 92-93.

[26] Gil Albarracín 2003 a, 129.

[27] Bulas Apostólicas ¿1781?, 76.

[28] GRAÑA CID, María del Mar (Editora). El franciscanismo en la Península Ibérica. Balances y perspectivas. I Congreso Internacional. Madrid, 22-27 de septiembre de 2003. MARTÍ MAYOR, O.F.M., José y María del Mar GRAÑA CID (Editores). Las clarisas en España y Portugal. Congreso Internacional. Salamanca, 20-25 de Septiembre de 1993.

Bibliografía

ABAD PÉREZ, O.F.M., Antolín. Los franciscanos en América. Madrid: Editorial MAPFRE . 318 p.

en América . Madrid: Editorial MAPFRE . 318 p. ABAD PÉREZ, O.F.M., Antolín. El franciscanismo andaluz:

ABAD PÉREZ, O.F.M., Antolín. El franciscanismo andaluz: extensión e irradiación. In PELÁEZ 1997, p. 21-28.

ABAD PÉREZ, O.F.M., Antolín. Provincia descalza de San Pedro de Alcántara:

galería de retratos. In PELÁEZ 1999, p. 273-291.

ABAD PÉREZ, O.F.M., Antolín y Cayetano SÁNCHEZ FUERTES, O.F.M. La descalcez franciscana en España, Hispanoamérica y Extremo Oriente. Síntesis histórica, geográfica y bibliográfica. Archivo Ibero-Americano, 59. Madrid, 1999, p.

457-788.

AGUILERA CASTRO, Mª Carmen. El patrimonio económico de las fundaciones franciscanas en la Córdoba bajomedieval. In PELÁEZ 2002, P. 213-235.

ALMANSA TALLANTE, Rufino. El monasterio de San Juan de la Penitencia de Cazorla de monjas de Santa Clara. In PELÁEZ 2003, p. 299-307. ALMEIDA MARADO, Ana Catarina Graça de. Los edificios de los antiguos conventos capuchos en el Algarve (Portugal): localización e integración. In PELÁEZ 2004, p. 15-36.

ÁLVAREZ CRUZ, Joaquín Manuel. El patrimonio escultórico del convento de los capuchinos de Sevilla. In PELÁEZ 1998, p. 13-37.

ANDRÉS GONZÁLEZ, Patricia. Iconografía franciscana en el monasterio de Santa Isabel de Hungría de Valladolid. In PELÁEZ 2000, p. 171-188.

ARCILA ROBLEDO, O.F.M., Gregorio. La orden franciscana en la América meridional. Roma: Pontificio Ateneo Antoniano, 1948. 416 p.

AZCONA, Tarsicio de, O.F.M. Cap. Los franciscanos capuchinos en la península Ibérica en los siglos XVI –XVII. In GRAÑA CID 2005, p. 297-318.

BARBADO PEDRERA, María Teresa y María del Rosario CASTRO CASTILLO. Los artesonados del convento de San Francisco de Lucena: la recuperación de un patrimonio histórico-artístico. In PELÁEZ 2002, p. 9-15.

BORGES MORÁN, Pedro. Religiosos en Hispanoamérica. Madrid: Editorial MAPFRE, 1992. 340 p.

BORGES MORÁN, Pedro (director). Historia de la iglesia en Hispanoamérica y Filipinas. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos. Estudio Teológico de San Ildefonso de Toledo. Quinto Centenario (España), 1992. 2 vols, I, 854 p., II, 801 p.

BORGES MORÁN, Pedro. Balance de siete años de publicaciones hispanoportuguesas sobre los franciscanos en Iberoamérica (1993-1999). In GRAÑA CID 2005, p. 373-385.

BRAUNFELS, Wolfgang. La arquitectura monacal en occidente. Barcelona: Barral Editores, 1974. 362 p.

BULAS APOSTÓLICAS a favor de los misioneros de la Seráfica Orden. s. l., s. a. (¿1781?) 210 p.

CAMACHO MARTÍNEZ, Rosario. Patrimonio pictórico de Antequera. El claustro del convento de la Magdalena. Boletín de Arte de la Universidad de Málaga, XX. Málaga, 1999, p. 471-492.

CAMACHO MARTÍNEZ, Rosario: Locus Eremus. El convento alcantarino de la Magdalena, en Antequera, desierto de penitencia. In PELÁEZ 2001, p. 43-62.

CAMPA CARMONA, Ramón de la. La fundación de las capuchinas en Sevilla:

vicisitudes y consolidación (1700-1763). In GRAÑA CID 2005, p. 663-684.

CANALDA I LLOBET, Silvia. Los azulejos de San Francisco de Asís en Terrassa (Barcelona): aproximación a sus modelos visuales. In PELÁEZ 2002, p. 17-31.

CANDAU RAMILA, Mª Eugenia. Los conventos como espacios de silencio. In PELÁEZ 1999, p. 589-597.

CAPEL SÁEZ, Horacio. Ideología y ciencia en los debates sobre la población americana durante el siglo XVI. Neocrítica, 79/80. Barcelona: Cátedra de Geografía Humana. Facultad de Geografía e Historia. Universidad de Barcelona, Enero-Marzo 1989. 107 p.

CARRASCO TERRIZA, Manuel. Presencia histórico-artística franciscana en la diócesis de Huelva. In PELÁEZ 2003, p. 309-339.

CARRIÓN ÍÑIGUEZ, Vicente Pascual. El convento de San Francisco de Yeste en Albacete, perteneciente a la provincia de San Pedro de Alcántara de Granada. In PELÁEZ 2002, p. 259-270.

CARRIÓN ÍÑIGUEZ, Vicente Pascual. Escultura y pintura en el convento de San Francisco de Yeste (Albacete), de la provincia de San Pedro de Alcántara de Granada. In PELÁEZ 2003, p. 11-29.

CARRIÓN ÍÑIGUEZ, Vicente Pascual. Los conventos de la custodia de San Pascual Bailón del reino de Murcia en la provincia de Albacete: algunas notas para su historia. In PELÁEZ 2003, p. 341-373.

CARRIÓN ÍÑIGUEZ, Vicente Pascual. La orden franciscana en Albacete. In GRAÑA CID 2005, p. 721-744.

CASTAÑEDA BECERRA, Ana María. Iconografía franciscana en la iglesia del convento de Santa Clara de Loja –Granada-. In PELÁEZ 2002, p. 33-39.

CASTILLEJO GORRÁIZ, Miguel. La traslación del convento de los PP. franciscanos de Fuente Obejuna (1520-1595). In PELÁEZ 1999, p. 293-304.

CASTILLO Y UTRILLA, Mª José del. Capillas de naciones en el convento de San

Francisco casa grande de Sevilla. In PELÁEZ 2001, P. 63-69.

CASTRO CASTILLO, Mª del Rosario. La urbanización de la huerta de San Francisco en Córdoba. In PELÁEZ 1998, p. 45-49.

CENTENO CARNERO, Gloria. El convento franciscano de San Antonio de Papua de Sevilla. In PELÁEZ 1999, p. 33-54.

CERRATO MATEOS, Felisa. Las monjas franciscanas a fines del antiguo régimen. Aspectos económicos. In PELÁEZ 1998, p. 293-307.

CHACÓN CABELLO, O.F.M., Enrique. El franciscanismo andaluz: extensión e irradiación. In PELÁEZ 1997, p. 13-20.

CHACÓN CABELLO, O.F.M., Enrique. Crónicas y fuentes documentales para el estudio de la provincia franciscana descalza de San Pedro de Alcántara. In PELÁEZ 1999, p. 321-348.

CHACÓN CABELLO, O.F.M., Enrique. Inventario de la biblioteca conventual de Santa María de los Ángeles de Miraflores de Málaga y otros “papeles”. In PELÁEZ 2000, p. 429-465.

CHACÓN CABELLO, O.F.M., Enrique. Fuentes para la historia de la provincia franciscana de Granada. Impresos y manuscritos. In PELÁEZ 2001, p. 245-257.

CHACÓN CABELLO, O.F.M., Enrique. Los franciscanos en Andalucía. In PELÁEZ 2003, p. 375-397.

CHACÓN CABELLO, O.F.M., Enrique. Fundaciones conventuales de la antigua provincia franciscano-capuchina de Andalucía. In PELÁEZ 2004, p. 205-215.

CHAVERO BLANCO, O.F.M., Francisco de Asís. La iglesia conventual de Santa Clara de Sevilla. Propuesta de lectura iconológica. In PELÁEZ 1998, p. 51-92.

CHAVERO BLANCO, O.F.M., Francisco de Asís. La iglesia del colegio de San Buenaventura de Sevilla. Lectura iconológica. In PELÁEZ 1999, p. 55-84.

CORTÉS PEÑA, Antonio Luís. La política religiosa de Carlos III y las órdenes mendicantes. Granada: Universidad de Granada, 1989. 392 p.

CORTÉS PEÑA, Antonio Luís. Los franciscanos andaluces en la segunda mitad del siglo XVIII. In PELÁEZ 1999, p. 310-319.

D.R.A.E. (Diccionario de la Real Academia de la Lengua). Madrid: Espasa-Calpe, S. A., 1986 (20ª edición).

DÍEZ GONZÁLEZ, María del Carmen. Arquitectura de los conventos franciscanos observantes en la provincia de Cáceres (s. XVI y s. XVII). Cáceres: Colegio Oficial de Arquitectos de Extremadura, Demarcación de Cáceres. Universidad de Extremadura. Servicio de Publicaciones, 2003. 443 p.

DÍEZ GONZÁLEZ, María del Carmen. Aproximación a la decoración mural pintada de los conventos franciscanos extremeños. In GRAÑA CID 2005, p. 935-948.

ECHEVERRÍA, José Ángel, O.F.M. Cap. Los franciscanos capuchinos en la península Ibérica en los siglos XVIII –XIX. In GRAÑA CID 2005, p. 319-348.

EGEA ARANDA, Juan Antonio. La orden de San Francisco en Palma del Río. In PELÁEZ 2001, p. 259-272.

EGEA ARANDA, Juan Antonio. La capilla de la Virgen de los Reyes (iglesia de

San Francisco de Palma del Río) en su contexto histórico. In PELÁEZ 2002, p. 271-

282.

EGIDO, Teófanes. La expulsión de los jesuitas de España. In GARCÍA- VILLOSLADA 1979, IV, 745-792.

ESPINOSA SPÍNOLA, Gloria. Evolución constructiva de la arquitectura franciscana en Nueva España (1524-1599). In PELÁEZ 1998, p. 93-100.

ESPINOSA SPÍNOLA, Gloria. La arquitectura franciscana del siglo XVI en la región de Tlaxcala (México). In PELÁEZ 2000, p. 15-25.

ESPINOSA SPÍNOLA, Gloria. La arquitectura franciscana Michoacán y su contexto urbano. In PELÁEZ 2001, p. 71-80.

FERNANDES, Jose Manuel. Arquitectura e urbanismo nas ilhas atlanticas. Um patrimonio cmun dos Açores, Cabo Verde, Canarias e Madeira. Historia das Ilhas Atlânticas (Economia, Sociedade, Arte e Literatura). Funchal, 1997 (www.ceha- madeira.net/canarias/hia.html).

FERNÁNDEZ ORTEGA, Antonio. La expansión de la orden descalza franciscana en el Reino de Granada. In PELÁEZ 2000, p. 259-274.

FERNÁNDEZ-GALLARDO JIMÉNEZ, Gonzalo, O.F.JM. CONV. La supresión de

la orden franciscana conventual en la España de Felipe II. In GRAÑA CID 2005, p.

459-479.

FIGUERO-DEL CAMPO, O.F.M. Misiones franciscanas en la Florida (reseña histórica). S. L., 1992. 211 p.

GABARDÓN DE LA BANDA, José F. El convento de los terceros franciscanos de Sevilla. In PELÁEZ 1999, p. 97-124.

GAHETE JURADO, Manuel. El convento de San Francisco de Fuente Obejuna: un inventario de finales del milenio. In PELÁEZ 2001, P. 273-282.

GALERA ANDREU, Pedro. El convento de San Francisco de Jaén. Historia y arte. In PELÁEZ 1999, p. 125-136.

GALISTEO MARTÍNEZ, José. Bosquejo y perspectiva histórico-artística de la V.O.T. en Aguilar de la Frontera durante los siglos XIX y XX. In PELÁEZ 2003, p.

27-43.

GARCÍA ALCARAZ, Ginés. Segunda parte de las Chrónicas de la Santa Provincia de San Pedro de Alcántara, de religiosos menores descalzos de la estrecha regular observancia de N.S.P.S. Francisco, en los Reinos de Granada y Murcia. Murcia, 1761. 611 p.

GARCÍA CAMPRA, Emilio y Antonio GIL ALBARRACÍN. La arquitectura de Albox en el siglo XVIII. El Obispo almeriense D. Claudio Sanz y Torres y elSaliente. Almería: G.B.G. EDITORA, 1993. 319 p.

GARCIA DE LA PUERTA LÓPEZ, María Isabel. Escritura de venta judicial del convento de San Esteban (vulgo, San Francisco) de Priego. Fuentes para el estudio histórico-jurídico del monumento. In PELÁEZ 2002, p. 637-648.

GARCÍA DE LA PUERTA LÓPEZ, María Isabel. Estatuto jurídico del encerramiento anejo al convento de las clarisas de Baeza: las constituciones del obispo Sarmiento de Mendoza de 1588. In PELÁEZ 2004, p. 217-226.

GARCÍA Y GARCÍA, Antonio. La donación pontificia de las Indias. In BORGES (director) 1992. I, 33-45.

GARCÍA GUZMÁN, María del Mar. Bienes habices del convento de Santo Domingo de Almería (1496), Estudios de historia y arqueología medievales, II. Cádiz, 1982, p. 29-42.

GARCÍA NARANJO, Rosa María. Señorío y patronazgo: la relación de los condes de Palma con el convento de San Francisco de la villa durante el siglo XVII. In PELÁEZ 2002, p. 283-293.

GARCÍA NAVARRO, Rosa Mª. El convento de Santa Clara de Palma del Río en el siglo XVIII. In PELÁEZ 2000, p. 297-314.

GARCÍA ORO, O.F.M., José. Reforma y reformas de la familia franciscana del Renacimiento. Cuadro histórico del tema. In GRAÑA CID 2005, p. 235-253.

GARCÍA ORO, O.F.M., José. Los Franciscanos en España. Historia de un itinerario Religioso. Santiago de Compostela: Editorial el Eco Franciscano, 2006. 491 p.

GARCIA ROS, Vicente. Los franciscanos y la Arquitectura de San Francisco a la exclaustracón. Valencia: Editorial Asís, 2000. 225 p.

GARCIA ROS, Vicente. El trasfondo arquitectónico de las querellas contra la conventualidad franciscana. In PELÁEZ 2003, p. 403-414.

GARCÍA TARGA, Juan. Arquitectura y urbanismo paleo-cristiano en el área maya:

distribución

nuevos espacios religiosos.

(www.famsi.org/reports/03101es/ 57garcia_targa/57garcia_targa.pdf).

y

uso

de

los

GARCÍA TARGA, Juan. Arqueología colonial en el área maya. Aspectos generales y modelos de estudio. Revista Española de Antropología Americana, 25. Madrid:

Universidad Complutense, Servicio de Publicaciones, 1994, p. 41-69.

GARCÍA TORRALBO, María Cruz. Evolución del espacio franciscano en Baeza y sus implicaciones culturales en el tiempo. In PELÁEZ 2000, p. 27-35.

GARCÍA VALVERDE, María Luisa. El monasterio de Jesús María desierto de penitencia de Granada: primera fundación de clarisas capuchinas de Granada. In PELÁEZ 1999, P. 349-360.

GARCIA VALVERDE, Mª Luisa y Antonio LÓPEZ CARMONA. El archivo del monasterio de Santa Isabel la Real de Granada: datos para su historia y estado actual. In PELÁEZ 1998, p. 325-353.

GARCÍA-VILLOSLADA, Ricardo (director). Historia de la Iglesia en España. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos., 1979-1980. 5 tomos.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Arquitectura y tecnología popular en Almería, Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1992 a. 381 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Francisco Ruiz Garrido (Vera, ¿1723?-1796). Arquitecto almeriense del siglo XVIII. Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1992 b. 223 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Los órganos de la catedral de Almería (500 años de historia). Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1992 c. 93 p.

GIL ALBARRACIN, Antonio. Los templos parroquiales de Tíjola y Bayarque en los territorios almerienses del Marqués de Villena. Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1994 a. 119 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El fuerte de San José en el parque natural de Cabo de Gata-Níjar (arquitectura e historia). Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1994 b. 125 p.

GIL ALBARRACIN, Antonio. El templo parroquial de Serón en los territorios almerienses del Marqués de Villena. Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1995. 159 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El templo parroquial de San Pedro, antigua iglesia

de San Francisco de Almería. Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1996 a. 197

p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Documentos sobre el Real Monasterio de la Encarnación, orden de Santa Clara, de Almería. Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1996 b. 507 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Cofradías y hermandades en la Almería moderna (historia y documentos). Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 1997. 1.068 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El templo de San Francisco de Almería, actual parroquia de San Pedro, de Juan Antonio Munar. In PELÁEZ 1998, p. 101-123.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Los Briceño y el franciscanismo almeriense, In PELÁEZ 1999, p. 361-375.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Arquitectura del Real Monasterio de la Encarnación, orden de Santa Clara, de Almería. In PELÁEZ 2000, p. 37-77.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El Real convento de la Purísima Concepción de Almería. Restauración de un conjunto histórico. In PELÁEZ 2001, p. 297-331.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El Hospicio franciscano de Albox. In PELÁEZ 2002 a, p. 295-310.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El convento de San Antonio de Padua de Cuevas del Almanzora, centro franciscano del Levante Almeriense. Axarquía, Revista del Levante Almeriense,. Mojácar (Almería), 2002 b, nº 7, p. 150-163.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Vida y obra de J. M. Vila, misionero franciscano en América y Asia. Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 2003 a. 319 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El convento de San Antonio de Padua, actual de San Francisco, de Cuevas del Almanzora (Almería). In PELÁEZ 2003 b, p. 415-454.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El convento de San Pascual Bailón de Laujar de

Andarax: conjunto barroco de la Alpujarra almeriense. In PELÁEZ 2003 c, p. 455-

498.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. La ermita de la Purísima Concepción, primitiva sede del convento de San Luís de Vélez Blanco. Revista Velezana. Vélez Rubio (Almería), 2003 d, nº 22, p. 45-50.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Acerca de los órganos de los Vélez. Revista Velezana. Vélez Rubio (Almería), 2003 e, nº 22, p. 51-61.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Documentos sobre la defensa de la costa del reino de Granada (1497-1857). Almería-Barcelona: G.B.G. EDITORA, 2004 a. 1.274 p.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Aproximación a la historia capuchina almeriense. In PELÁEZ 2004 b, p. 227-230.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. Geografía del franciscanismo almeriense. In GRAÑA CID 2005, p. 745-762.

GIL ALBARRACIN, Antonio. Las órdenes mendicantes como agentes urbanos:

fundación de conventos y transformaciones urbanas en el oriente andaluz. Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y ciencias sociales. Universidad de Barcelona, vol. IX, 194 (40), 1 de agosto de 2005 (http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-

194-40.htm).

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El convento de la Purísima Concepción de Vélez Rubio (Almería). In PELÁEZ 2006 a, en prensa.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. El convento de San Luís de Vélez Blanco, decano de los franciscanos en las tierras almerienses del Marqués de los Vélez. In PELÁEZ 2006 b, en prensa.

GIL ALBARRACÍN, Antonio. La comunidad concepcionista de San José de Vélez Blanco (Almería), 1916-1996. In PELÁEZ 2006 c, en prensa.

GIL ALBARRACÍN, Antonio: Piedad franciscana y dotaciones conventuales: el testamento de doña Mencía Fajardo.In PELÁEZ 2006 d, en prensa.

GILA MEDINA, Lázaro. El retablo mayor de la desaparecida iglesia del convento, casa grande, de San Francisco de Granada, obra de Bernabé Gaviria y Pedro Raxis, y sus transformaciones del siglo XVIII. In PELÁEZ 1998, 125-132.

GÓMEZ MARTÍNEZ, Enrique. Franciscanismo capuchino en Andujar. In PELÁEZ 1997, p. 185-197.

GÓMEZ MARTÍNEZ, Enrique. Miscelánea franciscana de un convento andujareño. In PELÁEZ 1998, p. 309-323.

GÓMEZ NAVARRO, Soledad. El franciscanismo cordobés en el catastro de Ensenada: bases económicas. Patrimonio inmobiliario urbano. Aportación a su conocimiento. In PELÁEZ 2000, p. 275-286.

GÓMEZ ROMÁN, Ana Marín. Mecenazgo y franciscanismo durante los siglos XVI al XIX en Guadix (Granada). In PELÁEZ 1999, 401-411.

GÓMEZ-MORENO CALERA, José Manuel. El tesoro artístico del monasterio de Santa Isabel la Real de Granada. In PELÁEZ 2003, p. 65-90.

GRAÑA CID, María del Mar. Franciscanos y franciscanas en el Reino de Granada. Panorama fundacional (ca. 1485-1550). In PELÁEZ 1997, p. 105-119.

GRAÑA CID, María del Mar (Editora). El franciscanismo en la Península Ibérica. Balances y perspectivas. I Congreso Internacional. Madrid, 22-27 de septiembre de 2003. Barcelona: AHEF-G.B.G. EDITORA. 2005. 1.020 p.

GUERRERO VILLALBA, Carmen. Los Sacromontes italianos. Cuadernos de Arte de la Universidad de Granada. Granada, 1989, nº 20, p. 51-64.

HORCAS GÁLVEZ, Manuel. Aproximación al estudio del franciscanismo en Baena. In PELÁEZ 2000, p. 315-331.

IRANZO LISBONA, José Damián. El real convento de Santiago de Vélez-Málaga:

orígenes y evolución histórica. In PELÁEZ 2001, p. 333-358.

IRANZO LISBONA, José Damián. Iconografía de la sillería del coro del convento Madre de Dios de Lucena (Córdoba). In PELÁEZ 2002, p. 41-46

K?Í Ž OVÁ, Markéta. Las misiones cristianas en el Nuevo Mundo como expresión del esfuerzo reformador europeo. ESTÉBANEZ CALDERÓN, Demetrio; FERNÁNDEZ COUCEIRO, Eduardo y Félix CÓRDOBA RODRÍGUEZ (Editores). El hispanismo en la república checa, IV. Praga, 2002

(http://oldwww.upol.cz/res/ssup/hispanismo4/hisp4-krizova-texto.htm).

LARIOS RAMOS, O.P., Antonio (coordinador general). Los dominicos de Andalucía en la España contemporánea. Salamanca: Editorial San Esteban, 2004. 2 tomos.

LÁZARO DAMAS, Soledad. Patronazgo y arquitectura en el monasterio de San Jerónimo de Baza. In Julián Pablo DÍAZ LÓPEZ (Editor), Campesinos, nobles y mercaderes. Huéscar y el Reino de Granada en los siglos XVI y XVII. Almería:

Ayuntamiento de Huéscar (Granada), 2005, p. 345-359.

LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ, Juan Jesús. Notas sobre el patrimonio artístico del convento de San Francisco casa grande de Granada. In PELÁEZ 1999, p. 413-437.

LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ, Juan Jesús. El antiguo convento franciscano de Consolación (Alcalá la Real) y el retablo barroco altoandaluz. In PELÁEZ 2001, p.

81-99.

LUQUE GARCÍA, Francisco Rafael. El conjunto conventual de los Remedios de Antequera como bien de interés cultural. In PELÁEZ 1998, p. 133-144.

LUQUE GARCÍA, Francisco Rafael. Historia, historiografía y leyendas del convento de los Remedios de Antequera (Málaga). In PELÁEZ 1999, p. 155-168.

MAESTRE BALLESTEROS, Antonio. Aproximación a la imaginería conservada del monasterio de la Coronada de Aguilar de la Frontera (Córdoba). In PELÁEZ 2004, p. 37-52.

MAPELLI LÓPEZ, Enrique. Historia y devoción del Cristo de Medinaceli. In

PELÁEZ 2001, p. 621-634.

MAPELLI LÓPEZ, Enrique. Paseo por el Museo de San Francisco de Santiago de Chile. In PELÁEZ 2004, P. 53-68.

MARTÍ MAYOR, O.F.M., José y Agustín BOADAS LLAVAT, O.F.M. Cofradías y tercera orden franciscana: siglos XIII al XVI. In PELÁEZ 2003, p. 511-528.

MARTÍ MAYOR, O.F.M., José y María del Mar GRAÑA CID (Editores). Las clarisas en España y Portugal. Congreso Internacional. Salamanca, 20-25 de Septiembre de 1993. 4 volúmenes.

MARTÍNEZ RUIZ, Enrique (director): El peso de la Iglesia. Cuatro siglos de Órdenes Religiosas en España. Madrid: Actas Editorial, 2004. 666 p.

MARTÍNEZ SOLA, María del Carmen. El obispo fray Bernardo de Alburquerque. El marquesado del Valle de Oaxaca en el siglo XVI. Oaxaca: Instituto Oaxaqueño de las cultura. Fondo estatal para la cultura y la artes. Secretaría de desarrollo turístico, 1998. 643 p.

MEDIANERO HERNÁNDEZ, José María. El convento ‘casa grande’ de San Francisco en Sevilla y su repercusión en el ambiente cultural y artístico bajomedieval de la ciudad. In PELÁEZ 1997, p. 121-130.

MERLE, Marcel y Roberto MESA (selección de). El anticolonialismo europeo. De Las Casas a Marx. Madrid: Alianza Editorial. El libro de bolsillo, 387, 1972. 398 p.

MIURA ANDRADES, José Mª. Franciscanos en el reino de Sevilla durante la baja edad media. In PELÁEZ 1997, p. 89-104.

MONTIJANO GARCÍA, Juan María. El ciclo sobre la vida de San Francisco en S. Pietro in Montorio y la formación de la imagen manierista de San Francisco en Roma. In PELÁEZ 2002, p. 49-81.

MONTOYA, Lucas de. Crónica General de la Orden de los Mínimos de San Francisco de Paula, su fundador: donde se trata de su vida y milagros, origen de la religión, erección de provincias y varones insignes de ella. Madrid, 1619. 458 p + 381 p. + 66 s. p.

MORALES, Juan de: Epítome de la Fundación de la Provincia de Andalucía de la Orden de los Mínimos. Málaga: Editado por Juan René, 1619. 621 p. + 6 s. p.

MORALES GARCÍA, José. XXV años (1800-1825) de presencia franciscana en el convento de Flores de Álora (Málaga). In PELÁEZ 1999, p. 443-465.

MORENO FLORES, María Antonia. El convento de San Francisco de la ciudad de Ayamonte. In PELÁEZ 2002, p. 568-591.

MORENO FLORES, María Antonia. Análisis de la escritura de fundación del

convento de las clarisas de Ayamonte (Huelva) en 1639. In PELÁEZ 2004, p. 243-

253.

MORENO HURTADO, Antonio. Las fundaciones franciscanas de Cabra. In PELÁEZ 1997, p. 161-171.

MORENO HURTADO, Antonio. La huella franciscana en los archivos egabrenses. In PELÁEZ 2001, p. 371-379.

MORENO HURTADO, Antonio. La presencia franciscana en Ronda. In PELÁEZ 2002, p. 311-317.

MORENO HURTADO, Antonio. Nuevas aportaciones para la historia del convento de mínimos de Cabra (Córdoba). In PELÁEZ 2003, p. 529-535.

MÖRNER, Magnus. La expulsión de la Compañía de Jesús. In BORGES (director) 1992. I, 245-260.

MUÑOZ JIMÉNEZ, J. M. Sobre la ‘Jerusalem restaurada’: los Calvarios barrocos en España. Archivo Español de Arte, Madrid, 1996, nº LXIX. p. 157-169.

MUÑOZ ROMERA, Fátima. Iconografía franciscana del templo de San Francisco y San Eulogio de la Ajerquía de Córdoba: Estudio del crucero. In PELÁEZ 2000, p.

93-109.

NAVARRO SEGURA, María Isabel. La Laguna 1500: la ciudad república. Una utopía insular según “Las Leyes” de Platón. Santa Cruz de Tenerife: Excmo. Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, 1999. 409 p.

NICOLÁS MARTÍNEZ, María del Mar. Las ‘claras’ y las ‘puras’ de Almería: la controversia de una fundación. In PELÁEZ 1997, p. 131-138.

NICOLÁS MARTÍNEZ, María del Mar y María del Rosario TORRES FERNÁNDEZ. Fundación e historia del convento de la Purísima Concepción de Almería. La Orden Concepcionista. Actas del I er Congreso Internacional. León, 8 al

12 de mayo de 1989. Monasterio de la Purísima Concepción. León, 1990, vol. 1, p.

229-243.

OLIVARES MORENO, Ana. La orden franciscana en Villacarrillo (Jaén). In PELÁEZ 1999, 467-482.

OLTRA PERALES, O. F. M., Enrique. Vocabulario franciscano para iniciados. Valencia: Editorial Espigas. Publicaciones Instituto Teológico Franciscano, 2005. 245 p.

OMAECHEVERRÍA, O.F.M., Ignacio. Las Clarisas a través de los siglos. Madrid:

Editorial Cisneros, 1972. 290 p.

ORTEGA, O. F. M. Pablo Manuel. Chrónica de la Santa Provincia de Cartagena, de la regular observancia de N. S. P. S. Francisco. Murcia, 1740-1752, 3 tomos.

ORTIZ JUÁREZ, José Mª. El convento Madre de Dios de Córdoba y los Padres Mohedanos. In PELÁEZ 1999, P. 649-654.

PALENCIA CEREZO, José Mª. Sobre la pintura en el claustro del convento de San Francisco de Córdoba. In PELÁEZ 1999, p. 169-192.

PALENCIA CEREZO, José Mª. El antiguo convento de Santa María de los Ángeles de Hornachuelos entre 1835 y 1959. In PELÁEZ 2003, p. 549-563.

PALENCIA CEREZO, José María. La desamortización del convento de capuchinos de Córdoba y sus cuadros en el Museo de Bellas Artes. In PELÁEZ 2004, p. 69-92.

PALMA ROBLES, Luís Fernando. El cabildo municipal lucentino y el convento y frailes del señor San Francisco (1670-1775). In PELÁEZ 1999, p. 483-493.

PALMA ROBLES, Luís Fernando. La iglesia franciscana de Lucena (Córdoba) y el vínculo fundado por don Gaspar Álvarez de Sotomayor y Valle Tenllado. In PELÁEZ 2000, p. 335-343.

PALMA ROBLES, Luís Fernando. Noticias sobre las fundaciones en las capillas de San Antonio y San Diego de la iglesia franciscana de Lucena. In PELÁEZ 2002, p.

331-339.

PALMA ROBLES, Luís Fernando. Aportación a la historia conventual franciscana lucentina del siglo XIX. In PELÁEZ 2004, p. 255-262.

PALOMINO LEÓN, Jesús A. El convento de San Francisco en la segunda mitad del siglo XIX: un proyecto reformador. In PELÁEZ 2001, p. 391-398.

PASQUAL Y ORBANEJA, Gabriel. Vida de San Indalecio y Almería ilustrada en su antigüedad, origen y grandeza. Almería, 1699. Edición facsímil con el título Historia de Almería en su antigüedad, origen y grandeza. Almería: Ateneo de Almería, 1975. 199 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El franciscanismo en Andalucía. Conferencias del I Curso de Verano sobre el franciscanismo en Andalucía (Priego de Córdoba, 7 a 12 de agosto de 1995). Córdoba, 1997. 392 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El franciscanismo en Andalucía.Conferencias del II curso de verano San Francisco en la historia y en el arte andaluz (Priego de Córdoba, 1 al 10 de agosto de 1996). Córdoba, 1998. 475 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel. La iglesia conventual de San Francisco de Priego

de Córdoba: arquitectura, escultura y pintura (1510-1995). In PELÁEZ 1998, 157-

224.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El franciscanismo en Andalucía.Conferencias del III curso de verano San Francisco en la historia y en el arte andaluz (Priego de Córdoba, 1 al 10 de agosto de 1997). Córdoba, 1999. 678 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El franciscanismo en Andalucía. Conferencias del IV Curso de Verano San Francisco en la cultura andaluza e hispanoamericana (Priego de Córdoba, 30 de julio a 8 de agosto de 1998). Córdoba, 2000. 675 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel. Algunas páginas inéditas del convento de San Esteban (vulgo, San Francisco) de Priego de Córdoba. In PELÁEZ 2000,p. 349-378.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El franciscanismo en Andalucía. Conferencias del V Curso de Verano San Francisco en la cultura y en la historia del arte español (Priego de Córdoba,1 a 8 de agosto de 1999). Conferencias del VI Curso de Verano San Francisco en la historia, arte y cultura española (Priego de Córdoba, 28 de julio a 5 de agosto de 2000), (I). Córdoba, 2001. 675 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El franciscanismo en Andalucía. Conferencias del V Curso de Verano San Francisco en la cultura y en la historia del arte español (Priego de Córdoba,1 a 8 de agosto de 1999). Conferencias del VI Curso de Verano San Francisco en la historia, arte y cultura española (Priego de

Córdoba, 28 de julio a 5 de agosto de 2000), (II). Córdoba, 2002. 651 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El Franciscanismo en Andalucía. Conferencias del VII curso de verano. El arte franciscano en las catedrales andaluzas (Priego de Córdoba, 31 de julio al 5 de agosto de 2001). Conferencias del VIII curso de verano (Priego de Córdoba, 22 al 26 de julio de 2002) (I). Córdoba, 2003. 955 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel. Un expediente litigioso de 1778 el venerable orden tercero de penitencia de nuestro padre San Francisco de la villa de Priego. In PELÁEZ 2003, p. 573-601.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel. Nuevos datos históricos del convento de San Francisco de Priego de Córdoba. In PELÁEZ 2003, p. 603-606.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El Franciscanismo en Andalucía. Actas del IX curso de verano los Capuchinos y la Divina Pastora (Priego de Córdoba, 28 de Julio al 1 de Agosto de 2003). Córdoba, 2004. 465 p.

PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel (director y editor). El Franciscanismo en Andalucía. Actas del X curso de verano (Priego de Córdoba, 2004). Córdoba, 2005, en prensa.

PELÁEZ GARCIA DE LA PUERTA, Fátima. Iconografía y reminiscencias franciscanas en la parroquia de la Asunción de Priego de Córdoba. In PELÁEZ 2003, p. 91-105.

PÉREZ MORAL, Lourdes. Conventualidad franciscana en la Córdoba decimonónica. In PELÁEZ 2000, p. 287-296.

PÉREZ MORAL, Lourdes. Actividad franciscana cordobesa en el ocaso de Isabel II. In PELÁEZ 2001, p. 413-421.

PÉREZ PEINADO, José Ignacio. El monasterio de concepcionistas franciscanas de Pedroche, centro de expansión de la orden en la diócesis de Córdoba. In PELÁEZ 2004, p. 269-281.

PULIDO CASTILLO, Gonzalo. Los franciscanos en Huéscar (Granada). In PELÁEZ 2002, p. 349-377.

PULIDO CASTILLO, Gonzalo. Fundación del convento de la Concepción de franciscanos de Motril (Granada), según un manuscrito de 1646. In PELÁEZ 2003,

p. 629-641.

RAMÍREZ GONZÁLEZ, Sergio. El monasterio de clarisas de Santa Isabel de Ronda: aproximación a su iconografía y patrimonio histórico. In PELÁEZ 2002, p.

93-118.

RAMÍREZ GONZÁLEZ, Sergio. El Patrocinio de la Virgen y el conventualismo franciscano rondeño: historia y patrimonio. In PELÁEZ 2003, p. 107-127.

RAMÍREZ GONZÁLEZ, Sergio. El antiguo monasterio de terciarios franciscanos de Caños Santos (Cádiz): historia y patrimonio. In PELÁEZ 2003, p. 129-151.

RAVÉ PRIETO, Juan Luis. El convento de capuchinos de Marchena. In PELÁEZ 2004, p. 282-296.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. Diccionario de la lengua española. Madrid:

Espasa-Calpe, 1984, 2 tomos.

RECIO VEGANZONES, O.F.M., Alejandro. Fundación del convento de San Francisco de Martos; sus cronistas y su historia durante los 50 primeros años (1573- 1623). In PELÁEZ 1997, p. 199-230.

RECIO VEGANZONES, O.F.M., Alejandro. Dos imágenes barrocas de San Francisco en Estepa, obras de los escultores Luís Salvador Carmona y Miguel Márquez. In PELÁEZ 1998, p. 235-256.

RECIO VEGANZONES, O.F.M., Alejandro. Primeros franciscanos y clarisas en las fronteras de Jaén y Córdoba: sus protomártires e iconografía en la evocación martirial de su V y VI centenario. In PELÁEZ 1999, P. 495-534.

RECIO VEGANZONES, O.F.M., Alejandro. Segunda visita oficial, en 1609, por la orden militar de Calatrava al recién fundado convento franciscano de Martos (Jaén). In PELÁEZ 2000, p. 379-406.

RECIO VEGANZONES, O.F.M., Alejandro. Historia e iconografía de tres franciscanos andaluces, apóstoles en España y evangelizadores en tierras de misión:

Diego de Alcalá, Francisco Solano y Juan de Prado. In PELÁEZ 2001, p. 423-449.

REDONDO, O.F.M. Conv., Valentín. La historia de los franciscanos conventuales

en España, ayer y

In GRAÑA CID 2005, p. 273-296.

RIBEIRO, Ana Lourdes da Costa. Salvador, século XVIII: o papel da ordem

religiosa dos beneditinos no proceso de crecimiento urbano. Tesis Doctoral, E.T.S.A.B., Universidad Politécnica de Cataluña 2003. Recensión en Biblio 3w. Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales 2003, vol. VIII, nº 463, 25 de septiembre 2003 <http://www.ub.es/geocrit/b3w-463.htm>.

RIVAS CARMONA, Jesús. Contrarreforma, obispos franciscanos y catedrales: el ejemplo del sur de España. In PELÁEZ 2003, p. 153-175.

RODRÍGUEZ DOMINGO, José Manuel. La desamortización artística en los conventos franciscanos de Granada (1809-1840). In PELÁEZ 1999, p. 193-216.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. La orden franciscana y su papel en la transformación urbana de Málaga. In PELÁEZ 1998, p. 257-268.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. El convento franciscano de San Pedro de Alcántara en la historia y el urbanismo de Málaga. In PELÁEZ 1999, p. 217-226.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. El conjunto iglesia y antiguo convento de San Francisco de Priego como bien patrimonial. In PELÁEZ 1999, p. 227-236.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. El convento capuchino de Santa Brígida de Málaga: arquitectura y urbanismo. In PELÁEZ 2000, p. 79-91.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. El real convento de Santiago de Vélez- Málaga (San Francisco) como bien patrimonial. In PELÁEZ 2001, p. 123-144.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. El real monasterio de Nuestra Señora de Gracia de Vélez-Málaga (Málaga) y su protección como B.I.C. In PELÁEZ 2002, p.

119-138.

RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco José. Conventualismo y ciudad: el convento de religiosas capuchinas de Malaga y sus sedes. In PELÁEZ 2003, p. 177-195.

ROSAL Y PAULÍ, Rafael. Franciscanos en Loja. In PELÁEZ 1997, p. 231-237.

RUIZ BARRERA, María Teresa. Iglesia del convento de capuchinos de la Divina Pastora de Sevilla. Actual programa iconográfico. In PELÁEZ 2004, p. 131-156.

SÁNCHEZ LÓPEZ, Juan Antonio. Iconografía franciscana en Andalucía: los temas y su proyección artística. In PELÁEZ 1997, p. 241-280.

SÁNCHEZ LÓPEZ, Juan Antonio. Francisco de Asís, centro de un microcosmos

seráfico. Iconografía de la iglesia del antiguo convento de los Ángeles, en Málaga. In PELÁEZ 1999, p. 237-270.

SÁNCHEZ LÓPEZ, Juan Antonio. La espiritualidad franciscana y la iconografía de

Jesús niño. Fuentes literarias para una creación artística. In PELÁEZ 2000, p. 11-

153.

SÁNCHEZ LÓPEZ, Juan Antonio. Un mecenazgo renacentista frustrado: la capilla de San Francisco de la catedral de Málaga. In PELÁEZ 2001, p. 145-178.

SÁNCHEZ LÓPEZ, Juan Antonio. Arcadia cortesana y casticismo bucólico en una imagen barroca: la Divina Pastora. In PELÁEZ 2004, P. 157-181.

SÁNCHEZ-MESA MARTÍN, Domingo. Iconografía para una nueva beatitud:

imágenes de fray Leopoldo de Alpandeire. In PELÁEZ 2000, p. 155-169.

SÁNCHEZ-MESA MARTÍN, Domingo. La flagelación de Cristo atado a la columna de la iglesia de San Francisco de Priego. Mística y plástica franciscana en torno al tema. In PELÁEZ 2001, p. 179-196.

SANTIAGO REYES, Yolanda. Nobleza y heráldica en el convento de San Francisco de Córdoba. In PELÁEZ 1998, p. 269-274.

SANTIAGO REYES, Yolanda. Fray Juan de la Puebla y las fundaciones conventuales de la provincia de los Ángeles. In PELÁEZ 1999, p. 549-552.

SANZ CABRERA, Jerónimo. Restauración de San Francisco de Priego de Córdoba. Metodología y obra. Córdoba: Diputación Provincial de Córdoba, 2001. 302 p.

SANZ DE BREMOND MAYÁNS, Ana. Documentación del convento de San Antonio Abad de franciscanos terceros de Granada en el Archivo Histórico Nacional. In PELÁEZ 2003, p. 663-682.

SCHENKLUHN, Wolfgang. Architettura degli Ordini Mendicante. Lo stile architettonico dei Domenicani e dei Francescani in Europa. Milano: EFR-Editrici Francescane, 2003. 296 p.

SIMÓN SIMÓN, Ainhoa. Los orígenes de la tercera orden regular de San Francisco en la diócesis de Astorga. In PELÁEZ 2001, p. 451-458.

SOBREQUÉS I CALLICÓ, Jaume. Els catalans en els orígens històrics de

Califòrnia. Barcelona: Columna Edicions, S. A., 1991. 421 p.

TORRES, O.F.M., Alonso de. Chrónica de la Santa Provincia de Granada, de la regular observancia de Nuestro Seráfico Padre San Francisco. Granada, 1683.

TORRES FERNÁNDEZ, María del Rosario. Los conventos franciscanos del obispado de Almería (1489-1855). In PELÁEZ 1997, p. 281-297.

URBANO DELGADO, María del Carmen. Un montillano en el Perú. San Francisco Solano y el convento de los descalzos de Lima. In PELÁEZ 2002, p. 403-417.

VALLECILO MARTÍN, O.F.M., Miguel. La orden franciscana en Andalucía:

situación actual. In PELÁEZ 1999, p. 553-558.

VALLECILO MARTÍN, O.F.M., Miguel. Franciscanos recoletos en la Bética occidental: un manuscrito inédito del siglo XVIII conservado en Estepa (Sevilla). In PELÁEZ 2000, p. 479-499.

VALLECILO MARTÍN, O.F.M., Miguel. Los colegios de misiones franciscanos en Andalucía. In PELÁEZ 2001, p. 465-490.

VARGAS MONTIEL, Manuel. Valor iconográfico de la iglesia de los Remedios de Antequera. In PELÁEZ 1997, p. 299-304.

VILLEGAS RUIZ, Manuel. El convento de los franciscanos de San Pedro Apóstol de Priego de Córdoba a la luz de una crónica del siglo XVIII. In PELÁEZ 1997, p.

149-160.

VILLEGAS RUIZ, Manuel. Breves y privilegios otorgados por distintos pontífices al convento de San Pedro Apóstol de la ciudad de Priego de Córdoba desde 1662 a 1743. In PELÁEZ 1998, p. 375-390.

VILLEGAS RUIZ, Manuel. El convento franciscano descalzo de Loja (Granada) a la luz de una crónica latina inédita del siglo XVIII. In PELÁEZ 2000, p. 407-421.

VILLEGAS RUIZ, Manuel. El regreso de los franciscanos descalzos al convento de Loja tras su expulsión de 1612.In PELÁEZ 2001, p. 509-524.

VILLEGAS RUIZ, Manuel. El convento de la Magdalena de los franciscanos descalzos de Antequera, según una crónica latina del siglo XVIII. In PELÁEZ 2002, p. 419-435.

VILLEGAS RUIZ, Manuel. El convento de Laujar, según una crónica latina inédita del siglo XVne'> In PELÁEZ 2003, p. 701-719.

ZAMORA JAMBRINA, O.F.M., Hermenegildo. Documentos referentes a los conventos franciscanos de la villa de Priego de Córdoba, y a la propia villa, conservados en el archivo provincial de la actual provincia Bética OFM. In PELÁEZ 2001, p. 525-570.

ZAMORA JAMBRINA, O.F.M., Hermenegildo. Documentación existente en el archivo de la actual provincia Bética O.F.M. sobre el antiguo convento de Santa Clara de Gibraltar. In PELÁEZ 2003, p. 735-745.

ZAMORA JAMBRINA, O.F.M., Hermenegildo. El convento de Santa María de Jesús de Sanlúcar de Barrameda según la documentación existente en el archivo de la provincia Bética OFM. In PELÁEZ 2004, p. 315-324.

ZAMORA JAMBRINA, O.F.M., Hermenegildo. Turbulentos inicios en la fundación del hospicio de Nª Sª del Valle en Lucena, según los documentos del archivo de la provincia Bética O.F.M. In PELÁEZ 2004, p. 325-331.

© Copyright Antonio Gil Albarracín, 2006

© Copyright Scripta Nova, 2006

Ficha bibliográfica:

GIL ALBARRACÍN, A. Las órdenes mendicantes y su misión en América. Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de 2006, vol. X, núm. 218 (45). <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-218-45.htm> [ISSN: 1138-9788]

Volver al índice de Scripta Nova número 218 Volver al índice de Scripta Nova

Ad by CM | Close This Ad

Menú principal

Menú principal