Está en la página 1de 1

MEDIA - Cine > 10 Producción de un film > 10.9 Postproducción http://recursos.cnice.mec.es/media/cine/bloque10/pag9.

html

Inicio I Software I Enlaces I Galería I Buscador I Índice I Sugerencias

Inicio > Cine > 10 Producción de un film > 10.9 Postproducción

10.9 Postproducción
Recordemos en este punto que el proceso de elaboración de un film posee distintas
fases. La penúltima de estas etapas consiste en la llamada postproducción.
Ciertamente, en los últimos años, debido a la creciente importancia que poseen los
procesos de convergencia entre las tecnologías digitales y el ancestral celuloide, la
postproducción basada en los efectos visuales ha conseguido una cierta notoriedad
pública de la que nos hicimos eco en los apartados 7.09 y 7.10. Aquí repasaremos
las líneas maestras que explican los procesos de la fase de postproducción. Todas
ellas definibles como de laboratorio o de sala.

Desde el punto de vista humano, en la postproducción intervienen los técnicos de


laboratorio y de sala y, durante un período, el director de producción. Sin embargo,
cuando se trata de tomar decisiones finales suele ser una labor del productor
(recuérdese que legalmente es el propietario de la película). No es infrecuente que
en Europa también intervenga el director, por el contrario en EE.UU. puede que
haya finalizado su tarea tras el último día de rodaje.

La elección de un laboratorio concreto, y al margen del reducido número de ellos


que existen en España (de facto tan sólo en Barcelona y Madrid), suele ser una
decisión del director de fotografía. Parte de las labores del laboratorio se solapan
cronológicamente con el rodaje para con ello poder advertir posibles errores
subsanables; por ejemplo, los decorados no se desmontan hasta haberse visionado
todo lo filmado en ellos por si es necesario realizar repeticiones. Asimismo, en el
laboratorio se realiza un revelado diario del material registrado para advertir
posibles desenfoques, ralladuras de negativo, problemas extremos de iluminación y
de cámara.

Del resultado diario se realiza una copia del negativo del celuloide en vídeo digital;
es lo que se llama telecinado. En esa copia en vídeo va inscrita una señal numérica
(Keycode) que funciona como un código de tiempos y facilita las labores de
montaje. En algunasocasiones , aunque pocas, el equipo de cámara, ante posibles
dudas de iluminación, enfoque o supuestos problemas en el chasis o en el paso de
ventanilla, solicitará un positivo de la toma del plano concreto generador de la duda.
Esto se debe a que el proceso de positivado es muy caro y sólo se realiza en las
copias finales para la exhibición en los cines.

El profesional que se encarga del montaje o edición de las imágenes recibe el


nombre de Montador. Es el encargado de ordenar los planos dotándolos de un
sentido, siguiendo las directrices del guión, siempre teniendo en cuenta el punto de
vista del productor (en EE.UU. y Europa) y del director (en Europa). Hasta
principios de los años noventa del pasado siglo, se utilizaba la moviola, proceso
más costoso que implicaba hacer un positivo que se cortaba y empalmaba
físicamente hasta obtener una primera copia. Hoy en día, como hemos dicho, se
edita un telecinado, lo que elimina el proceso de positivado. El equipo de montaje lo
completa un Ayudante o Auxiliar de Montaje, cuya labor ha variado con la aparición
de las técnicas digitales. Así, mientras su labor antes era de selección y marca de
las imágenes, ahora realiza un primer montaje bruto, respetando el orden numérico
de las claquetas mientras el Montador Jefe se encarga, más tarde, de afinar esos
puntos de corte.

A continuación se añadirán los efectos especiales, o de truca, y el director de


fotografía realizará un etalonaje: un proceso mediante el que se calibran e igualan
los niveles y densidades cromáticas y lumínicas de la fotografía de la película.

Paralelamente, en las salas de sonorización y mezclas se crean los efectos


especiales de sonido (efectos sala), se realizan los posibles doblajes (al comprobar
a posteriori que determinada frase no es inteligible), se suma la música y finalmente
los Ingenieros de Sonido realizan las mezclas de todas estas pistas conformando la
banda sonora del film.

El montaje final, aprobado por director y productor, es enviado al llamado Cortador


de Negativo que selecciona los trozos indicados por el keycode y se los entrega a
un Montador de Negativo, que los empalma añadiéndole el rollo final de títulos de
crédito. De este negativo se obtienen otros y, para protegerlo para el futuro, se
guarda y no se le vuelve a utilizar. Las copias estándar que vemos en los cines
salen, pues, de esas ‘segundas copias’.

Cada copia estándar tiene un coste superior a los mil euros por lo que, según las
expectativas de mercado, se tirarán más o menos copias.

Es obligatorio depositar una copia en la Filmoteca Española y, si se ha recibido


algún tipo de ayuda autonómica, en las filmotecas respectivas.

1 de 1 11/12/08 5:43 PM

Intereses relacionados