Está en la página 1de 6

Tramo de For mación Pedagógica (Nivel Medio / Super ior ) 

Política, Legislación y Administr ación del Sistema Educativo Ar gentino 

Apuntes de Cátedra 
Clase 2. Texto 1. 
El Estado Oligárquico Liberal (1880­1916) 
Lic. Mariano Santos La Rosa 
1. Caracterización del Estado ol igárquico­liberal 
La  finalización  de  la  gesta  emancipadora  en  América  Latina  no  tuvo  como 
correlato  inmediato  la  constitución  de  estados  nacionales.  El  proceso  de  estadidad 
en  nuestros  países  tuvo  características  diferenciales  a  las  europeas  pues  se 
desarrollo en contextos sensiblemente distintos.  En nuestro caso, la constitución es 
un  programa  por  realizar,  una  ambición  por  cumplir;  es  por  ello  que  no  pede 
señalarse  el  momento  de  aprobación  del  texto  constitucional  como  el  inicio  de  los 
estados nacionales. 
La  tendencia  estatista  y  centralista  que  adquirió  el  estado  en  los  países 
latinoamericanos  estaría  enraizada  en  la  tradición  organizativa  y  cultural  heredada 
de  la  etapa  colonial.  El  estado  determinó  fuertemente  a  la  sociedad,  apareciendo 
como  modernizador,  revolucionario,  garante  de  un  orden  represivo,  pero  en  todos 
los  casos  con  una  gran  influencia  sobre  la  sociedad. 
El estado en América Latina se consolidó como Estado Oligárquico – Liberal, es 
decir  como  una  organización  donde  solo  tuvo  posibilidad  de  participar  el  sector 
dirigente de la sociedad. 
Uno de los rasgos de la oligarquía es el considerarse la única clase capacitada 
para  gobernar,  llamada  no  sólo  a  dirigir  la  política,  administrar  la  economía  y 
dominar  la sociedad, sino también a proponer  a las clases subalternas  un proyecto 
de  organización  del  país  que,  aunque  fuera  beneficioso  para  ella  exclusivamente, 
fuese aceptado por las otras clases 
Este grupo  estuvo constituido  por  una  alianza  entre  los  productores  de  bienes 
para  el  mercado  internacional, exportadores  e  importadores,  y  finacistas. El  tipo  de 
desarrollo  económico  y  la  vinculación  que  se  estableció  con  los  países  centrales 
determinó  en  parte  el  carácter  modernizador  o  no  que  adoptaron  los  sectores 
dirigentes 
Waldo Ansaldi, en varios  trabajos,  expone las características de la dominación 
oligárquica (Ansaldi, 1986­1987; 1989; 1992 a; 1992 b): 
­  el  concepto  oligarquía  designa  una  forma  o  un  modo  de  ejercicio  de  la 
dominación  política  por  un  grupo  minoritario  perteneciente  a  clases  sociales  que 
detentan poder económico y social (Ansaldi, 1992 a: 16); 
­ no es una clase social; 
­ se sitúa históricamente entre 1880 y 1930­1940; 
­ se excluye a la mayoría de la población de los mecanismos de dirección; 
­ puede ser ejercida por clases, fracciones o grupos sociales diversos; 
­  se  constituye  a  partir  de  la  hacienda,  matriz  de  las  sociedades 
latinoamericanas; 
­ hay reclutamiento cerrado de sus miembros;
Tramo de For mación Pedagógica (Nivel Medio / Super ior ) 
Política, Legislación y Administr ación del Sistema Educativo Ar gentino 

­  en el caso argentino,  hay un carácter  estructuralmente débil  de  las clases; la 
burguesía  tiende  a  constituirse  por  el  añadido  de  grupos  provinciales  dominantes  y 
así se conforma “una clase hecha a retazos” (Ansaldi, 1992 b: 60). 
­  Actuaba  en  una  variada  gama  de  actividades  y  su  principal  base  de  poder 
económico­social residía en el control del comercio y las finanzas 
­  La  clase  dominante  tenía  una  gran  unidad,  a  diferencia  de  lo  que  hubiera 
ocurrido  si  distintos  subgrupos  controlaran  actividades  económicas  distintas 
(industriales,  agrícolas,  ganaderas,  financieras,  etc.).  Según J.  Sábato,  esta  unidad 
se  debió  a  que  la  burguesía  debió  organizarse  para  amortiguar  las  grandes 
fluctuaciones  que  afectaban  a  una  economía  capitalista  cuyo  desarrollo  se  basaba 
en la expansión agropecuaria. 
Lo  peculiar  del  caso  argentino  es  que,  dada  la  fertilidad  de  la  región 
pampeana  de  la  que  la  burguesía  argentina  se  apropió,  pudo  retener  una  enorme 
renta  diferencial.  Su  expansión  ocupó  en  la economía  argentina  el  papel  que en  el 
capitalismo  central  ocupaba  la  acumulación  de  capital.  Ese  ciclo  expansivo  de  la 
renta  diferencial  permitió  una  redistribución  de  ingresos  que  hizo  partícipes  –según 
Ansaldi–  a  los  obreros  y  la  clase  media.  Por  eso,  sus  reivindicaciones  tendieron  a 
una  redistribución  de  la  renta  en  lugar  de cuestionar  la  economía  agroexportadora. 
Esto explica la sólida hegemonía económica y cultural de la burguesía terrateniente 
y  la  limitada  posibilidad  de  que  se  dieran  proyectos  alternativos  que  plantearan 
cambios profundos. 
Si  bien  la  oligarquía  tuvo  el  control  casi  absoluto  del  sector  productivo,  debió 
aliarse  con  el  capital  inglés  que  invirtió  en  finanzas,  comercio  y  transportes.  El 
empuje del capital británico resultó de poseer avances tecnológicos de importancia, 
que se visualizaban más que nada en el ferrocarril. 
En  lo  político,  “el  Estado  oligárquico,  el  del  régimen,  no  desea  ciudadanos 
activos con capacidad de participación y decisión políticas, comprometidos; prefiere, 
en cambio, un espacio de participación política restringido, sin resistencias, uniforme 
y  con  una  amplia  masa  de  hombres  y  mujeres  pasivos,  meros  habitantes  con 
amplias libertades civiles más no ciudadanos” (Ansaldi, 1989: 98). 
Natalio  Botana  nos  ilustra  sobre  el  exclusivismo  político  de  este  Estado. 
Ejemplifica con el  Senado, institución conservadora por excelencia, que reclutaba a 
ex  presidentes  y  ex  gobernadores.  “El  Senado  comunicaba  oligarquías,  las  hacía 
partícipes  en el  manejo de  los  asuntos  nacionales  y  las cobijaba con  la garantía  de 
un mandato extenso y renovable. Allí convivía un grupo de notables [...] así quedaba 
consagrada la duración y la permanencia” (Botana, 1985: 115). 
La  legitimidad  de  los  gobiernos  oligárquicos  la  dio  el  pensamiento  positivista. 
Los intelectuales orgánicos imbuidos de estas ideas promovieron desde el Estado la 
consolidación  del  capitalismo.  “Aunque  el  positivismo  no  era  explícitamente  una 
teoría de  la política, sus  preceptos  proporcionaron postulados  importantes  a la elite 
gobernante de América Latina. 
En  su  concepción  sobre  el  tratamiento  que  debería  dársele  a  los  grupos 
étnico­sociales  diferentes  a  los  blancos,  su  papel  es  decisivo,  aconsejando  su 
exterminio o asimilación violenta. Ellos hacen el diagnóstico –término muy usado en 
ese  momento–  y  los  ejércitos  llevan  adelante  las  operaciones  que  culminó  con  la 
“conquista del Desierto” y la ocupación de la región del Chaco.
Tramo de For mación Pedagógica (Nivel Medio / Super ior ) 
Política, Legislación y Administr ación del Sistema Educativo Ar gentino 

2. La constitución del sistema de dominación ol igárqui co 
Según  Botana,  el  control  institucional  de  la  oligarquía  se  basaba  en  tres 
mecanismos: 
1­ El control electoral, a través del fraude. 
2­ El acuerdo con la oposición moderada (como los mitristas) 
3­  La  utilización  de  la  violencia  y  la  represión  con  los  sectores  intransigentes 
(U.C.R., socialistas, obreros, etc.) 
El  período  posterior  a  la  llegada  de  Mitre  al  poder  y  particularmente  luego  de 
1870,  se  caracterizó  por  un  progresivo  cerramiento  del  sistema  político.  El  interés 
que  despertaba  la  cosa  pública  fue  declinando  y  el  ascenso  de  Roca  en  1880 
significó la culminación de un proceso político social que promovía la concentración 
del poder en un restringido grupo de notables. 
El fraude les permitía controlar la sucesión presidencial, el congreso (manejado 
por los grupos dominantes provinciales, especialmente en el Senado). Pero también 
tenían  formas  de  someter  a  las  provincias  díscolas,  por  medio  de  la  intervención 
federal 
Botana  habla  de  representación  inverti da,  por  cuanto  los  gobiernos 
oligárquicos  se  mantienen  en  el  poder  gracias  a  la  inversión  del  poder 
representativo: quien elige ya no es el ciudadano sino el gobernante 
La  ausencia  de  un  mecanismo  político  que  permitiera  la  presión  de  vastos 
sectores sobre  la estructura del  poder,  posibilitó una cierta comodidad a los  grupos 
económicos preponderantes para manejar a su gusto la vida política. Esto empujó a 
la  oposición  a  crecer  fuera  de  los  límites  del  régimen  oligárquico  y  estimulará  la 
creación de un partido antisistema como la U.C.R. 
El desarrollo argentino basado en la expansión del litoral, vació de contenido al 
sistema de organización federal.  La aceptación de este hecho por  los viejos  grupos 
del interior, consagró en la clase política una realidad que se imponía por sí misma: 
ninguna otra región podría contrarrestar el peso del litoral. El mecanismo de frenos y 
contrapesos  de la constitución, copiado de  la  norteamericana,  tiene sentido cuando 
el  Estado  nacional  refleja  una  organización  de  poder  social  fraccionado.  Pero 
cuando  el  Estado  llega  a  ser  la  base  de  un  solo  grupo  social  que  lo  controla,  la 
tendencia hacia la unificación del poder se torna irresistible (J. Sábato) 
Cuando  se  producían  las  crisis  periódicas,  se  desataba  una  aguda 
competencia  entre  los  terratenientes  para  controlar  el  Estado  como  medio  de 
protegerse  contra  los  efectos  de  la  contracción  económica.  La  inquietud  de  la  elite 
por  conservar  el  control  del  Estado  estaba  determinada  por  el  hecho  de  que  el 
gobierno  era  la  fuente  principal  del  crédito  y  el  puente  para  establecer  lucrativos 
contactos  con  el  capital  extranjero.  Había  también  gran  interés  por  mantener  la 
estabilidad  política  imprescindible  para  atraer  al  país  el  capital  y  la  mano  de  obra 
necesarias  para  encarar  la  modernización.  La  elite  trató  entonces  de  apartar  de  la 
vida  política  a  los  demás  grupos  sociales  con  la  finalidad  de  reducir  al  mínimo  las 
posibles influencias desestabilizadoras (Rock) 
Al respaldarse excesivamente sobre la actividad estatal, la clase dominante se 
hizo  muy  dependiente  del  Estado.  Lo  que  el  Estado  podía  hacer  la  favorecía 
enormemente,  pero  si  dejaba  de  hacerlo  y  se  perdía  el  control  político,  la 
vulnerabilidad de la relación creada quedaría al descubierto (J. Sábato)
Tramo de For mación Pedagógica (Nivel Medio / Super ior ) 
Política, Legislación y Administr ación del Sistema Educativo Ar gentino 

Para  la  elite  era  un  peligro  que  la  clase  media  obtuviera  el  control  total  del 
Estado  y  se  desligara  de  su  dependencia  con  respecto  a  la  oligarquía.  En  tal 
circunstancia, podría obstaculizar el acceso de la elite al crédito agrícola o modificar 
el  sistema  tributario  del  país,  reemplazando  el  tradicional  sistema  de  impuestos 
internos  al  consumo  de  bienes  importados  por  un  impuesto  a  la  tierra.  Incluso 
podrían incrementar de forma tal el gasto público que pusieran en peligro la posición 
crediticia del país en el exterior (Rock) 
3. El  surgimiento de los sectores medios 
La  gran  expansión  económica,  iniciada  hacia  1880  determinó  un  crecimiento 
cuantitativo considerable de los grupos privilegiados al que se sumó la aparición de 
amplios  sectores  medios  (profesionales,  funcionarios,  pequeños  y  medianos 
comerciantes,  agricultores,  artesanos  e  industriales,  empleados,  maestros,  etc.)  y 
obreros urbanos y agrícolas (J. Sábato) 
Los  acelerados  cambios  sociales  que  se  venían  produciendo  a  partir  del 
impacto inmigratorio, la expansión económica y el desarrollo urbano, determinaron la 
conformación de las clases medias que habrían de dar una nueva fisonomía al país. 
Sin embargo, los hijos de los inmigrantes tendían a apartarse de las profesiones de 
sus padres y competían por ocupar un lugar entre los profesionales. Ello generó en 
los grupos de clase media nativos lo que llevó a ser una “obsesión por la educación 
secundaria  y  universitaria”,  el  medio  por  el  cual  podían  asegurarse  el  ingreso  a 
dichas profesiones (Rock) 
La  elite  demandaba  no  sólo  mano  de  obra  sino  también  servicios  jurídicos, 
administrativos, etc. La demanda de tales servicios fue una influencia decisiva en la 
formación  de la clase  media urbana. De esta forma, su  relación clientelística con  la 
elite les  permitía gozar  de un nivel  de ingresos razonable. Resultado de  esto fue  la 
aparición de un importante estrato de la clase media carente del espíritu de iniciativa 
empresarial que evidenciaban en Estados Unidos o Europa (Rock) 
Esta  dependencia  de  la  carrera  implicaba  también  una  dependencia  del 
Estado,  no  sólo  para  ingresar  en  la  administración  pública  sino  porque  el  Estado 
controlaba  las  universidades  y  podía  imponer  criterios  restrictivos  para  el  ingreso 
(Rock). 
La  clase  media  aumentó  en  número  y  presencia  a  medida  que  crecían  una 
economía  con efectos  multiplicadores sobre las  actividades secundarias  y  terciarias 
y un Estado cada vez más dispendioso en gastos y sus capacidades de empleo. 
Estas clases  medias  también dependían  del éxito de  la  economía exportadora 
(ya  que  el  80%  de  los  recursos  del  estado  provenían  de  las  tarifas  aduaneras). 
Además, se  oponían  a cualquier  política  proteccionista  que afectara  sus  niveles  de 
consumo. 
Pese  a  la  existencia  de  un  sector  industrial,  la  estructura  de  clases  urbana 
estaba  enraizada  en  los  sectores  del  comercio  internacional  y  los  servicios.  En 
general,  las  actividades  industriales se dedicaban  a  la elaboración de la producción 
primaria, complementándola. Por  lo  tanto, no existía una contradicción de  intereses 
entre  las  clases  medias  y  la  elite  y  por  lo  tanto,  apoyaban  el  mantenimiento  de  la 
economía  agroexportadora.  Su  situación  como  consumidores  apoyaba  esta  actitud 
(Rock)
Tramo de For mación Pedagógica (Nivel Medio / Super ior ) 
Política, Legislación y Administr ación del Sistema Educativo Ar gentino 

La gran crisis económica de 1890 produjo fuertes cambios en la estructura del 
país y originó la movilización política de las clases medias. 
La  etapa  de  génesis  del  estado  nacional  estuvo  signada  por  la  contradicción 
entre  los  ideales  del  liberalismo  en  sus  manifestaciones  locales,  cuyos  principios 
educativos  estuvieron  planteados  en  parte  en  la  constitución  nacional  y  el  la  ley 
1420,  y  en  un  modelo  político,  económico,  y  social  que,  a  pesar  de  mostrarse 
modernizador en un conjunto de aspectos, no logró incorporar a grandes sectores de 
la población. 
Una de las principales consecuencias de esta contradicción se manifestó en el 
papel  que  comenzaron  a  desempeñar  los  sectores  medios.  La  apertura  de 
oportunidades  educativas  permitió  que  una  importante  porción  de  estos  sectores 
accediera  a  la  escolaridad  media  y  superior.  Estos  grupos  fueron  los  que 
posteriormente  encabezaron  los  reclamos  por  producir  un  proceso  democratizador 
similar en la estructura política. 
A partir de las nuevas coyunturas que se producen en el mercado internacional, 
en un  principio con  la primera  guerra mundial, y  con más  fuerza  a partir  de  la crisis 
del  ’30  y  de  la  segunda  guerra  mundial,  la  caída  de  las  exportaciones  de  las 
materias  primas  y  de  las  importaciones  manufactureras,  surge  la  necesidad  de 
cambiar  los  patrones  del  crecimiento  económico.  Se  cuestiona  la  legitimidad  de  un 
tipo de estado que condujo un proceso de acumulación que no estuvo acompañado 
por políticas redistributivas ni mecanismos democratizadores del poder político. 
Bibliografía utilizada para realizar este resumen 
ANSALDI,  WALDO,  (1986­1987)  “Reflexiones  históricas  sobre  la  debilidad  de  la 
democracia  argentina,  1880­1930”,  en  Anuario,  segunda  época,  n°  12,  Escuela  de 
Historia,  Facultad  de  Humanidades  y  Artes,  Universidad  Nacional  de  Rosario,  pp. 
391­421. 
ANSALDI,  WALDO,  (1989)  “Soñar  con  Rousseau  y  despertar  con  Hobbes:  una 
introducción al estudio de la formación del Estado nacional argentino”, en ANSALDI, 
WALDO  y  MORENO,  JOSÉ  LUIS,  Estado  y  sociedad  en  el  pensamiento  nacional, 
Buenos Aires, Cántaro. 
ANSALDI,  WALDO,  (1992  a)  “Frívola  y  casquivana,  mano  de  hierro  en  guante  de 
seda.  Una  propuesta  para  conceptualizar  el  término  oligarquía  en  América  Latina”, 
en  FUNES,  PATRICIA  (comp.),  América  Latina.  Planteos,  problemas,  preguntas, 
Buenos Aires, Manuel Suárez Editor. 
ANSALDI,  WALDO,  (1992  b)  “¿Conviene  o  no  conviene  invocar  al  genio  de  la 
lámpara?  El  uso  de  las  categorías  gramscianas  en  el  análisis  de  la  historia  de  las 
sociedades  latinoamericanas”,  en  Estudios  Sociales  (Santa  Fe),  n°  2,  primer 
semestre de 1992, pp. 45­65. 
ANSALDI, WALDO, (1993 a) “Cristóbal Colón, un falso palomo; entre los equívocos 
y  la  grandeza”,  en  Módulo  I  –  Historia  Social  Latinoamericana,  UDHISAL,  Buenos
Tramo de For mación Pedagógica (Nivel Medio / Super ior ) 
Política, Legislación y Administr ación del Sistema Educativo Ar gentino 

Aires,  Universidad  de  Buenos  Aires,  Facultad  de  Ciencias  Sociales,  Carrera  de 
Sociología. 
ANSALDI,  WALDO,  (1993  b)  “¿Un  caso  de  nomenclaturas  equivocadas?  Los 
partidos  políticos  después  de  la  Ley  Sáenz  Peña,  1916­1930”,  en  ANSALDI, 
WALDO,  PUCCIARELLI,  ALFREDO  y  VILLARRUEL,  JOSÉ  CARLOS  (ed.), 
Argentina en la paz de dos guerras. 1914­1945, Buenos Aires, Biblos. 
ANSALDI, WALDO, (1994 a) “La interferencia está en el canal. Mediaciones políticas 
(partidarias  y  corporativas)  en  la  construcción  de  la  democracia  en  Argentina”,  en 
Boletín  Americanista,  n°  44,  Barcelona,  Universitat  de  Barcelona,  pp.  7­24. 
ANSALDI, WALDO, (1994 b) “Mediaciones políticas y construcción de la democracia 
argentina”, en Estudios, n° 3, Córdoba, Centro de Estudios Avanzados, Universidad 
Nacional de Córdoba, pp. 115­134. 
ANSALDI, WALDO, (1995) “Profetas de cambios terribles. Acerca de la debilidad de 
la  democracia  argentina,  1912­1945”,  en  ANSALDI,  WALDO,  PUCCIARELLI, 
ALFREDO  y  VILLARRUEL,  JOSÉ  CARLOS  (ed.),  Representaciones  inconclusas. 
Las  clases,  los  actores  y  los  discursos  de  la  memoria,  1912­1946,  Buenos  Aires, 
Biblos. 
ANSALDI,  WALDO,  (1996)  “Las  prácticas  sociales  de  la  conmemoración  en  la 
Córdoba  de  la  modernización.  1880­1914”,  en  Sociedad,  nº  8,  Buenos  Aires, 
Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, pp. 95­127. 
ANSALDI, WALDO (comp. y prólogo), (1992­1993) Clase, nación y etnia en América 
Latina, Documento de Trabajo Nº 52 y 53, UDHISAL, Buenos Aires, Universidad de 
Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales, Carrera de Sociología. 
BOTANA, NATALIO (1994) El orden conservador, Buenos Aires, Sudamericana. 
ROCK, DAVID (1977) El radicalismo. 1890­1930, Buenos Aires, Amorrortu. 
SABATO, JORGE (1991) La clase dominante en la argentina moderna. Formación y 
características, Buenos Aires, Cisea/Imago Mundi.