Está en la página 1de 4

Vigorexia.

Se refiere a un trastorno o desorden emocional que provoca que la persona se


vea a si misma de manera distorsionada; ante el espejo lucen débiles y poco
desarrolladas muscularmente. Esta percepción la lleva a realizar ejercicio
físicos constantes de manera obsesiva- compulsiva sin importar las
consecuencias.

Afecta tanto a mujeres como hombres, pero al contrario que la anorexia es mas
común en el sexo masculino entre los 18 y 35 años. El físico culturismo es uno
de los deportes que más comúnmente se relaciona con este tipo de trastornos.

Esta terrible situación que puede empezar con una simple idea de subir de
peso puede llega a convertirse en una idea mortal mucho más dañina que la
anorexia y bulimia, pues el enfermo puede durar con este trastorno máximo 6
meses.

Este trastornos de reciente aparición, aún no ha sido reconocido como


enfermedad por la comunidad médica internacional.

Tipos de vigorexia

Existen 2 manifestaciones:

- La extrema actividad del deporte.


- El comedor compulsivo para subir de peso y que ante el espejo se sigue
viendo muy delgado por lo que sigue comiendo más.

Causas de la vigorexia

Existen ciertos aspectos que provocan el desarrollo de estos trastornos


emocionales y de alimentación, como son:

- Ciertas alteraciones bioquímicas en los neurotransmisores a nivel cerebral


relacionados con este tipo de patologías y más concretamente con la
serotonina.

- Factores socioculturales como el culto al cuerpo y los modernos cánones de


belleza.
Detección de las personas con vigorexia

• Tiene una imagen desproporcionada de si mismo, siempre se ven


débiles.
• Están obsesionados por alcanzar un cuerpo musculoso.
• Practican deportes sin importar las condiciones climáticas, sientan
alguna molestia o indisposición.
• La mayor parte de las horas del día las dedican a realizar ejercicio físico,
dejan de lado sus compromisos sociales, laborales y culturales.
• Se frustran y se sienten culpables cuando no pueden realizar sus
ejercicios o alguien critica dicha actividad y la conciencia con la que la
practican.
• Complementan su rutina de ejercicio con una dieta extremadamente rica
en alimentos proteicos, carbohidratos y pobre en lípidos, para así
aumentar la musculatura del cuerpo.
• Con el fin de lograr su objetivo optan además por el consumo de
anabolizantes o esteroides que faciliten o mejoren ese aumento de
proporciones corporales.
• Continuamente se están pesando y viendo al espejo.
• Baja autoestima.
• Son personas introvertidas que rechazan o les cuesta aceptar su imagen
corporal.
• Presentan cambios bruscos de conducta: Esto suele suceder sobre todo
cuando ya se consumen esteroides.
Consecuencias

• Quienes padecen vigorexia, en la mayoría de los casos su cuerpo se


desproporciona adquiriendo una masa muscular poco acorde con su
talla y contextura física.
• Problemas óseos y articulares debido al peso extra que tiene que
soportar el esqueleto.
• Aumenta el riesgo de padecer enfermedades.
• Se pueden presentar convulsiones.
• Mareos.
• Dolores de cabeza.
• Lesiones hepáticas.
• Lesiones cardiacas.
• Disfunción eréctil.
• Problemas de fertilidad.
• Cáncer de próstata.
• Falta de agilidad y acortamiento de músculos y tendones.

Tratamiento contra la vigorexia.

Esta patología debe tratarse a nivel multidiciplinario centrándose sobre todo en


terapias cognitivo - conductuales destinadas a modificar la autoestima, la
imagen corporal y la superación del miedo al fracaso.

Es necesaria la participación de nutriologos para corregir los trastornos


metabólicos.
En algunos casos son necesarios los fármacos que actúen sobre las sustancias
involucradas en el trastorno.

Durante el tratamiento es imprescindible el apoyo de la familia y amigos más


cercanos.