Está en la página 1de 16

1.

CAMPOS SEMÁNTICOS DE PLATÓN
IDEA: Para el autor esta sería la realidad primera, modelo de todas las demás
copias, y ocupando una realidad inmaterial distinta de las demás. Las ideas son
entidades únicas, inmateriales, perfectas, eternas e inmutables, y actúan de modelo
del resto de la realidad. Hay una gradación importante entre ellas, estando en primer
lugar la idea del bien, que en el texto del mito de la caerna aparece como
representación del sol. !n el mito de la caerna, los ob"etos más perfectos del exterior
de la cuea, recogen precisamente ese mundo de las ideas, y solo pueden ser
conocidas mediante el uso de la ra#ón.
VERDADERA FILOSOFÍA/ CIENCIA: !stos t$rminos nos conducen a la episteme
o conocimiento erdadero, frente a la %oxa u opinión. !ste es el conocimiento que
nosotros adquirimos fuera de la caverna, adquirido gracias a nuestras facultades
racionales y que nos permite conocer la erdadera realidad inteligible, aquella
con&gurada por el mundo de las ideas. !ste es un conocimiento arduo y que se
prolonga en el tiempo, y que requiere un esfuer#o importante por el indiiduo 'en el
texto, aquel que sale de la caerna y debe contemplar poco a poco el exterior(. )onsta
de dos partes: la ra#ón discursia, que es la que se aplica en la deliberación racional de
principios matemáticos o &losó&cos y la ra#ón pura, que es un acto de contemplación
casi místico de la aut$ntica realidad.
DIALÉCICA: *na de las formas de conocimiento erdadero en Platón que se
expresa a partir de toda la obra, ya expuesta de manera intuitia por su maestro
+ócrates. !l ,ombre aprendería a tra$s del diálogo con una sucesión de preguntas y
respuestas, en un intento de de&nir los conceptos abstractos e ideas. Poco a poco
amos descartando ,ipótesis y enriqueciendo otras, ,asta alcan#ar la de!nici"n
precisa de lo que buscamos. Posteriormente, una e# llegado a la idea, se produciría el
sentido contrario. La de&nición abstracta a impregnándose en los conceptos más
concretos y aplicándose a las realidades sensibles. !sta es forma que utili#a Platón
para llegar al concepto de -"usticia. en la misma obra de la /epública. '!n el texto, la
palabra dial$ctica no aparece, pero sí continuamente referencias al diálogo y la
oposición de ideas(.
O#INI$N: Hace referencia al c%n%cimient% fals%& de car'cter sensi(le,
ale"ado del conocimiento inteligible y racional, y sometido por tanto a la mera
sub"etiidad 'cada uno tiene su propio "uicio(. Platón lo pone en boca de los so&stas y
su &n fundamental es el enga0o y la persuasión del oyente. !n el símil de la línea, esta
-%oxa. ,aría referencia a la creencia 'pistis) y la imaginación 'eikaisia) 'el
conocimiento de los ob"etos sensibles y de las imágenes: lo que endría a ser la
ciencia empírica, y el arte actuales(. 1inguno de estos saberes ,umanos, según Platón
tiene releancia para el erdadero conocimiento de la realidad. !n el texto del mito de
la caerna, ,ay que distinguir entre aquellos ob"etos re2e"ados en el interi%r de la
caverna por el fuego 'imágenes o iconos 3 ei4aisia( y los ob"etos en sí mismos
mostrados a los esclaos 'ob"etos físicos 3 pistis(.
)*SICIA: La "usticia para Platón iene a ser el orden o e+uili(ri% entre distintas
irtudes de cara a la construcción de una polis perfecta: dar a cada cual l% +ue
c%rresp%nde p%r su naturale,a. !n esta idea de "usticia, cada ciudadano debe
cumplir el papel asignado según su naturale#a para el buen funcionamiento de la
ciudad: los &lósofos serán los gobernantes garantes de esta irtud, los guardianes
serán guiados por la fortale#a y el pueblo llano por la templan#a. !l ideal de "usticia
platónico es por otro lado, plenamente organicista y no se basa en una asignación de
derec,os indiiduales 'como podría ser la tradición contractualista(, sino en un reparto
de deberes para el buen funcionamiento de la comunidad.
ESADO: !n Platón el estado se identi&ca con el gobierno "usto y adecuado de la
Polis o la ciudad estado griega. !ste estado tiene arias características: se entiende de
forma %r-anicista 'importa el con"unto y no el inter$s indiidual(, es aut%ritari%
'Platón rec,a#a profundamente la democracia, al que considera el gobierno de los
ignorantes(, elitista o arist%cr'tic% 'el gobierno siempre debe ser e"ercido por los
me"ores y los más preparados, los sabios o reyes &lósofos(. Platón considera solo que
un estado fuerte y unido será capa# de afrontar los peligros potenciales que pueden
acosar a la polis: la democracia representa la desunión y la luc,a de facciones por el
poder. Por otro lado, la isión de Platón cambiaría posteriormente en otras obras,
mostrándose más tolerante con la democracia.
ED*CACI$N: )on este t$rmino, Platón se reconoce seguidor de la paideia
griega, es decir: la educación se entiende fundamentalmente como formación del buen
gobernante y del buen ciudadano para el correcto funcionamiento del estado, ,erencia
de +ócrates y de los so&stas. +in embargo no se propone una educación igual para
todos los ciudadanos, en cuanto que Platón no de&ende una democracia. La educación
que reciben los distintos estratos de la población será muy distinta dependiendo del
rango que ocupen en la ciudad. 5sí, los gobernantes tendrán una educación
sumamente larga, que les capacite para elar por los intereses de la polis, los
guardianes una formación basada en las necesidades militares, mientras que el pueblo
llano asumirá solo una educación super&cial basada en el conocimiento t$cnico 'tecn$(
de la profesión que ,an de ocupar en el futuro,
.O/ERNANE: !l gobernante platónico es aristocrático, es decir, pertenece a una
$lite determinada, formada adecuadamente para sus funciones, y que recibe
,abitualmente el apelatio de re0es !l"s%f%s. +on aquellos c%n%ced%res del
mund% de las ideas, despu$s de una prolongada educación a cargo de la polis.
5ctuarían como mandatari%s ilustrad%s& paternalistas& conocedores de las
necesidades de la polis y fuertemente responsables con sus deberes asumidos, pero
que en ningún momento a a compartir su poder con aquellos que consideran menos
formados o ignorantes, y que pueden ser aut%ritari%s. Por otro lado, Platón no
concentra el poder en una persona 'monarquía o tiranía(, sino más bien en un grupo
determinado 'gobierno compartido de la aristocracia(. 6 tampoco Platón considera que
el gobernante pertene#ca a una casta determinada, cerrada: cualquier persona nacida
en cualquier ambiente social puede llegar a formar parte de la $lite gobernante. Por
otro lado, los gobernantes asumen una forma de ida comunal, en la que la propiedad
priada ,a sido abolida, puesto que, guiados por las ideas, ,an de"ado de tener inter$s
en los bienes materiales.
1O2/RE3 La isión de Platón del ,ombre es puramente dualista. !l ,ombre es
una me#cla de cuerp% 0 alma, en la que el alma es el elemento inmaterial, puro,
inmutable, perteneciente al mundo de las ideas, mientras que el cuerpo sería una
prisión transitoria sometida al mundo de lo sensible, y por lo tanto, corruptible,
sometido al cambio y que desaparece con el paso del tiempo. Para explicar esta unión,
Platón ,i#o referencia a la teoría de la transmigración de las almas. !l alma, que ,abita
en el mundo de las ideas, caería al mundo sensible y se reencarnaría sucesias eces
en distintos cuerpos: cuando esos cuerpos desaparecían, ascendía nueamente a ese
mundi inmaterial y se repetiría el proceso inde&nidamente. %e esta interpretación
parte tambi$n la idea platónica del conocimiento como un recuerdo de lo que
conocimos en el mundo de las ideas, cuando el alma agaba sola en esa realidad.
AL2A: !l alma para Platón recoge la parte noble del ser ,umano, ese elemento
inmaterial y puro. Pero el alma, no es uniforme, sino que tiene una divisi"n tripartita&
explicada en el mito del carro alado: el alma se aseme"a a un carro tirado por un auriga
y dos caballos, uno blanco y otro negro. 5sí existirá un alma concupiscible, marcada
por su cercanía al mundo sensible, existirá un alma irascible, marcada por su fortale#a,
y un alma racional, más cercana al mundo de las ideas 'el auriga(. %ependiendo del
alma que domine sobre las demás, los ,ombres tendrán una naturale#a determinada u
otra. 5sí, los gobernantes estarán regidos por el alma racional, los guardianes por el
alma irascible y el pueblo llano o traba"adores por el alma concupiscible. !s por ello
que estos últimos, sometidos al mundo sensible, deben ocuparse de los traba"os
manuales y de la actiidad productia de la polis, mientras gobernantes y guardianes
forman la $lite de la polis.
42/IO INELI.I/LE3 !sto se recoge en el texto con todo aquello inculado al
e5teri%r de la caverna. !n el desdoblamiento que propone Platón para interpretar la
erdadera naturale#a de la realidad, el ámbito inteligible recoge precisamente aquella
esfera de la realidad aut$nticamente erdadera, que sire de modelo para el mundo
sensible. !ste ámbito inteligible apunta en sentido metafísica, ,acia los conceptos
matemáticos en primer lugar y en su lugar más alto por las propias ideas. !n el plano
del conocimiento, son cognoscibles por la ra#ón discursia 'dianoia( y la ra#ón pura
'contemplación o noesis(.
42/IO SENSI/LE: en el texto aparece con todo aquello inculado con el
interi%r de la cueva& 0 rec%-e ese mund% material, copia el mundo de las ideas
efectuado por un demiurgo, modelador de una realidad primigenia sin forma. !ste
ámbito sensible tiene características bien marcadas: está sometido al cambio, a la
corrupción, la imperfección y la destrucción. !s cognoscible meramente por la opinión,
y en cuanto cambiante no es erdadero. !ra, de alguna manera, las ,ipótesis que
proponía Heráclito para explicar el mundo e incluyen, siguiendo el símil de la línea, los
ob"etos físicos y las imágenes.
/IEN3 !n Platón el bien iene a representar la idea m's su(lime y el más alto
grado de conocimiento que puede adquirir el sabio, necesario para el gobierno de la
Polis. !n el texto aparece simboli#ada con el t$rmino 6s%l7, y como indica el mismo, es
el último estadio de conocimiento al que puede aspirar el ,ombre estudioso. )on esto
Platón de"a muy clara la conexión entre la $tica y la erdad. Pero esta idea de bien no
es puramente $tica, sino esencialmente política, inculada al correcto ordenamiento de
la polis. !l correcto funcionamiento dependerá del orden o "usticia entre los distintos
integrantes del estado platónico. +in embargo, el bien no es asequible para todo el
mundo, y a eces ,a de ser impuesto a aquellos que por sí mismo no desean aplicarlo:
Platón rec,a#a el intelectualismo moral de +ócrates 'quien conoce el bien lo ,ace
siempre(.
VIR*D: +on las excelencias $ticas del comportamiento ,umano. +e
corresponden con distintas facultades del alma. %ependiendo del alma que domine en
el ser ,umano, dominará una irtud u otra. 5sí, los ,ombres con un alma racional
tendrán la sabiduría y la prudencia como principal irtud, mientras que los guardianes
tendrán la fortale#a y la clase traba"adora con un alma concupiscible tendrán la
templan#a.
7. )58P9+ +!8:1;<)9+ %! =51;
ENENDI2IENO3 !n la teoría del conocimiento de =ant, el entendimiento se
correspondería con la facultad del c%n%cimient% 8uman% capacitada para
pensar el %(9et% pr%veniente de la intuici"n sensi(le. !ste entendimiento sería
capa# de construir conceptos, apre,ender y estructurar la información fenom$nica que
nos llega de la experiencia empírica. +i la percepción estaba en manos de la est$tica
trascendental, el entendimiento es la facultad estudiada en la lógica trascendental, y
como tal, estudia los elementos formales que permiten tal progreso: los conceptos
empíricos y las categorías o conceptos puros.
RA:$N3 La ra#ón es el elemento diferenciatio del ,ombre con el resto de los
animales, pero las tesis de =ant an muc,o más allá de esta bree de&nición. #%r la
ra,"n entendem%s la capacidad de la facultad del entendimient% pr%pia de
l%s 8%m(res& n% para crear c%ncept%s& sin% para %rdenarl%s 0 para
c%nducirl%s 8acia un !n determinad%. !sa ra#ón podrá ser utili#ada para múltiples
tareas: la ra,"n pura tratará del conocimiento teórico y las condiciones para discernir
el conocimiento erdadero o falso, mientras que el uso de la ra,"n pr'ctica nos
conducirá a dilucidar el comportamiento ,umano, la $tica y los &nes del ser ,umano.
)omo tal, la ra#ón no se tiene que limitar al conocimiento fenómenico proeniente de
la experiencia empírica, sino que tambi$n puede usar ideas noum$nicas 'metafísica(
álidas para la "usti&cación de la $tica.
IL*SRACI$N3 !n t$rminos ,istóricos, es el moimiento cultural dominante del
siglo >?<<< basado en el empleo de la ra#ón para modi&car y reformar la sociedad
estamental de la $poca. !n el sentido más &losó&co del texto, es fundamentalmente el
uso de la ra#ón para permitir el paso de un estado de dependencia o ,eteronomía
'minoría de edad( por parte de los indiiduos iletrados o ignorantes, ,acia indiiduos
adultos, independientes y autónomos, capaces de e"ercer su libertad sin necesidad de
la superisión paternalista de distintos tutores.
*SO #;/LICO DE LA RA:$N3 !n el sentido del texto, ,ablamos de la li(ertad
de l%s individu%s& en cuant% pers%nas ilustradas 0 aut"n%mas <d%ctas= para
e5presar sus %pini%nes respect% a un tema determinad%> !sto se traduce en
t$rminos políticos en libertad de imprenta y tolerancia religiosa o el disfrute de
distintas libertades políticas. !ste uso público de la ra#ón permite la me"ora paulatina
de las leyes y las costumbres, eitando el riesgo de caer en reoluciones y cambios
drásticos que pondrían en riesgo el correcto funcionamiento de la sociedad, y
fomentando un reformismo ilustrado que aya ampliando paulatinamente el bienestar
y las libertades de los indiiduos.
*SO #RIVADO DE LA RA:$N3 !n relación con el texto, implica la restricci"n
de la li(ertad individual en cumplimient% c%n determinad% %rden le-al %
9ur?dic%. Los indiiduos, en cuanto integrantes de una sociedad ordenada por un
derec,o determinado, no tienen una libertad in&nita, sino que tienen que cumplir las
leyes básicas que permitan el correcto funcionamiento de esa sociedad 'incluso cuando
esas leyes est$n le"os de ser "ustas(. !l no cumplir esas leyes indiidualmente
permitiría a los demás actuar de la misma forma que nosotros y caeríamos en el riesgo
de caer en la anarquía y el desorden.
LI/ERAD3 La libertad, en t$rminos $ticos es sinónimo de aut%n%m?a m%ral
'capacidad de elegir libremente sin coacciones externas y de forma responsable por
uno mismo, gracias al uso de la ra#ón(. !n t$rminos políticos 'inculados con el sentido
del texto( se traduce en ese uso público de la ra#ón: li(ertad de e5presi"n&
tolerancia religiosa que el príncipe ilustrado debe conceder a sus súbditos de forma
inapelable, como un derec,o propio e inalienable de cada indiiduo ilustrado. Hay que
precisar que la libertad, en t$rminos metafísicos, es una de las ideas de la ra#ón, de
carácter noum$nico, y que se comprenden como postulado de la ra#ón práctica,
necesaria para la existencia de la misma moral.
2INORÍA DE EDAD3 C%n este t@rmin% 8acem%s alusi"n al estad% de
8eter%n%m?a +ue d%mina a a+uell%s individu%s +ue % (ien est'n s%metid%s a
la aut%ridad paternalista de un tut%r <fact%r e5tern%= % (ien a su pr%pia
incapacidad de 8acer us% de su pr%pia ra,"n 0 actuar m%ralmente c%n
resp%nsa(ilidad pr%pia. !sta minoría de edad no obedece a una edad concreta o
particular, sino que es un estadio mayoritario en una sociedad por lo general iletrada e
inculta. La fórmula ilustrada para eliminar esta minoría de edad se basa precisamente
en la instrucción y la educaci"n como medio del indiiduo para ,acerse responsable
personalmente de su propio destino, por un lado, y por otro, en la progresia
li(eraci"n del tutela9e paternalista de los responsables políticos 'iglesia y estado,
especialmente(.
*ORES3 )on la palabra tutores ,ace referencia a los poderes políticos y
religiosos que de forma paternalista mantienen la tutela sobre aquellos ,ombres que se
mantienen en una minoría de edad y no son capaces de gobernarse por sí mismos. La
i-lesia 0 el estad% a(s%lut% serán fundamentalmente aquellos poderes fácticos que
tengan más intereses en mantener su dominio sobre los súbditos, en la medida en que
obtienen una posición social priilegiada gracias a los mismos. Puesto que =ant no
puede cuestionar abiertamente la monarquía absoluta de @ederico <<, se centra en la
cuestión religiosa y en la crítica al tutela"e que mantiene la "erarquía eclesiástica y
muc,os soberanos autoritarios sobre las cuestiones de fe y las decisiones religiosas de
sus súbditos. !l cuestionamiento de la monarquía absoluta endrá de la mano de las
reoluciones liberales y especialmente de la /eolución @rancesa, cinco a0os más tarde
de la publicación del pan2eto.
CI*DADANO/S;/DIO3 +on diferentes status políticos de los indiiduos ba"o el
estado moderno. +iendo sA(dit%, el indiiduo está sometido al arbitra"e del monarca
absoluto y su sumisión al mismo, la pertenencia a una sociedad estamental diidida
en priilegiados y no priilegiados. !n cuanto ,ablamos de ciudadan%, estamos
,aciendo referencia a un su"eto político tratado por igual en un estado de derec,o que
,a dado un status "urídico similar a todos los miembros integrantes de la sociedad.
!ste carácter de ciudadano se desarrolla fundamentalmente a partir del triunfo de la
/eolución @rancesa, pero es fruto de toda la ideología ilustrada del siglo >?<<<. +u
triunfo endría acompa0ado del auge del liberalismo y de la sustitución de la sociedad
estamental por la sociedad de clases, muc,o más abierta.
1O2/RE3 !l ,ombre en =ant a muc,o más allá de su mera naturale#a
fenom$nica 'naturale#a biológica( y tiene una dignidad moral particular, radicalmente
distinta a la del resto de las criaturas de la naturale#a, basándose precisamente en su
libre albedrío y su conciencia moral. Est% c%nvierte al individu% c%m% un ser
di-n% de respet%& entendid% c%m% un !n en s? mism% 0 sin +ue el rest% de la
s%ciedad l% pueda c%nvertir en un medi% para %(tener %tr%s !nes distint%s de
l%s su0%s pr%pi%s> !ste planteamiento es general a toda la tradición ilustrada que es
profundamente ,umanista y pone al ,ombre 'entendido como indiiduo( como &n
último sobre el que debe girar todo progreso y desarrollo de la sociedad.
DE/ER<ES=3 Postulado básico de toda la $tica moral de =ant. La $tica formal de
=ant es una $tica basada en el cumplimiento de deberes impuestos desde el
imperativ% cate-"ric%& anteponi$ndose a cualquier otro &n $tico ni cálculo de
consecuencias indiidual o empírico 'felicidad personal, bien, utilidad etcA(, y basados
fundamentalmente en la autonomía del su"eto moral y su capacidad racional. 5mbas
cosas son las que fundamentan el imperatio categórico 'tratar al ,ombre como &n en
sí mismo y nunca como medio, según la teoría del derec,o de =ant(. !sto nos obligaría
a tener la libertad como uno de los pilares básicos a cumplir en cualquier sistema
político moderno.
VOL*NAD DEL #*E/LO3 =ant apela aquí a los planteamientos contractualistas
de moda en esa $poca, especialmente aquellos inculados con las teorías de L%cBe y
sobre todo R%usseau 'y su idea de oluntad general(. !l pueblo 'que endría a ser
entendido como el -tercer estado., no priilegiado( a adquiriendo más protagonismo
político, busca una mayor representación en el estado y pide parcelas de libertad cada
e# mayores en el campo religioso, cultural o económico. !sto conducirá
de&nitiamente a las reoluciones liberales que se abren en <nglaterra y !stados
*nidos y alcan#an su máxima expresión con la /eolución @rancesa 'BCDE(.
DI.NIDAD 2ORAL/CONCIENCIA 2ORAL3 !n cuanto que el ,ombre actúa con
autonomía y ,aciendo uso de la ra#ón, eso le permite go#ar de un status moral
distinto al del resto de la naturale#a. !sto ,ace a los indiiduos dignos en sí mismos, y
legitimados para preserar unos derec,os básicos 'ida, libertadA(, inalienables. !n el
fondo el imperatio categórico tiene como &n último el respeto de la dignidad moral de
los indiiduos autónomos.
F. )58P9+ +!8:1;<)9+ %! 85/>
IDEOLO.ÍA: %entro del materialismo ,istórico, y en el contexto de la
superestructura, la ideología sería todo c%n9unt% de creencias 0 c%sm%visi%nes
+ue vienen desarr%llad%s p%r las clases altas de una estructura ec%n"mica
determinada para dominar más adecuadamente a las clases no priilegiadas.
5glutinan cualquier construcción cultural Greligiosa, &losó&ca, política, de ocioH y no
tienen una base neutral. !sta posición iene dada por 8arx por el carácter dependiente
que otorga la superestructura Glo culturalH frente a la infraestructura Glo puramente
socioeconómico: formas y relaciones de producciónH. )omo consecuencia de esto, la
superestructura será un mero re2e"o de la infraestructura y las relaciones de
producción dominantes. Por todo esto tienen un carácter de -ilusión. y de -enga0o.. !n
el capitalismo, la ideología dominante será el utilitarismo, o el -cálculo frío. o el -pago
al contado., destruyendo cualquier otra ideología Gcreencias o aloresH que se oponga
al mismo.
CLASE SOCIAL3 La sociedad de 8arx es una sociedad explicada desde la
dinámica de la ,istoria económica y el materialismo ,istórico. +i entendemos que la
estructura socioeconómica es el elemento fundamental con&gurador de la realidad de
los ,ombres, lógicamente la sociedad estará guiada por esa estructura económica. La
clase social es un -rup% de 8%m(res unid% entre s? p%r su vinculaci"n c%mAn a
unas f%rmas 0 relaci%nes de pr%ducci"n determinadas. !l elemento económico,
por tanto, y no el estatus o el abolengo, se conierte en el estrati&cador básico de la
sociedad entre grupos priilegiados y no priilegiados. 5parte de esto, 8arx concede
una importancia fundamental a la c%nciencia de pertenecer a una clase social
determinada, porque es la manera como tiene la clase social de defender sus intereses
frente al resto de la sociedad. !s por ello que el Manifesto Comunista ,ace de entrada
un llamamiento al proletariado precisamente para tomar conciencia de su identidad.
L*C1A DE CLASES3 !s uno de los t$rminos más importante del materalism%
dial@ctic%. +i la realidad en 8arx es ,istórica, esta se traduce en un con2icto, en un
perpetuo enfrentamiento. !se con2icto se canali#a a partir de la %p%sici"n +ue e5iste
entre distintas clases s%ciales +ue luc8an p%r el c%ntr%l de l%s medi%s de
pr%ducci"n 0 las fuentes de ri+ue,a. )ada sistema de producción en la ,istoria
'esclaismo, feudalismo o capitalismo( tendrá su peculiar oposición de clases
'amo3esclao, se0or3asallo( pero tienden a la simpli&cación con la llegada de la
/eolución <ndustrial 'burguesía3proletariado(. Por otra parte, esta luc,a de clases
podrá ser más o menos enconada dependiendo de las circunstancias ,istóricas, pero
no permiten la idea de una sociedad armónica, basada en la cooperación entre
distintos grupos sociales. La reforma o el progreso de un sistema político o económico
determinado es algo que no solo el marxismo niega, sino que además tenderá a
desaparecer, puesto que el declie del capitalismo conducirá a un enfrentamiento cada
e# mayor entre las clases en pugna.
/*R.*ESÍA/#ROLEARIADO3 +on las dos clases sociales dominantes en el
sistema de producción capitalista: cualquier tipo de rangos intermedios, según 8arx,
,an quedado eliminados por causa de la industriali#ación. %e esta manera, queda la
burguesía, que correspondería a los estratos altos de la sociedad, y que son l%s
detentad%res del capital, y por tanto, los due0os de los medios de producción y de
las mercancías producidas. +u origen se remontaría a la !dad 8edia, pero es en la
$poca de 8arx cuando se ,ace con el poder del estado liberal, y toma conciencia de su
aut$ntico poder. 8ientras tanto, el proletariado es un producto social nueo de la
/eolución <ndustrial: el operador de las máquinas, los nueos medios de producción
que aparecen en esta $poca.. proocado por sustituyendo progresiamente a
artesanos y campesinos. )uenta únicamente con el tra(a9% de sus man%s, que pone
al sericio del burgu$s capitalista, a cambio del cual recibe un salario determinado.
!sta relación entre burgu$s y proletario no es en absoluto equilibrada, puesto que el
burgu$s estará tentado a retener parte del salario que corresponde en "usticia al alor
del traba"o del proletario, conirti$ndose en parte de su propio bene&cio 'plusalías del
traba"o(.
ESADO3 !n el sentido del texto, 8arx ,abla del 6estado representativo
moderno7> !se estado es, en t$rminos ob"etios, el estad% li(eral alcan#ado por las
reoluciones burguesas, en las que se ,an otorgado unos derec,os y libertades
políticas, ,an abolido las diferencias "urídicas del 5ntiguo /$gimen y ,an introducido
mecanismos de representación popular por sufragio censitario. +in embargo, desde la
perspectia marxista, el estado tiene una connotación puramente ne-ativa: en
cuanto que forma parte de una superestructura política, el estado es solo re2e"o de las
relaciones de producción y representa por tanto tan solo los intereses particulares de la
clase burguesa, defendiendo la libertad de comercio y el derec,o a la propiedad
priada, como forma de legitimar "urídicamente estos intereses egoístas. !l estado
liberal es tan solo un eslabón en el desarrollo ,acia una sociedad sin clases, y como tal,
tiene que ser sustituido a la fuer#a 'de manera reolucionaria( por un estado comunista
'una dictadura del proletariado( que logre modi&car las formas de producción y llegar a
la igualdad de clases.
2ODOS DE #ROD*CCI$N: %entro de la explicación del materialismo ,istórico,
cada sistema económico 'esclaismo, feudalismo, capitalismoA( gira en torno a unas
bases materiales que parten de los modos o formas de producción. !stas constituyen
el nAcle% ('sic% de la infraestructura s%ci%ec%n"mica& 0 las +ue determina
las relaci%nes +ue e5isten entre las distintas clases s%ciales> +i durante buena
parte de la ,istoria ,umana los modos de producción ,an permanecido inariables, la
dinámica propia del capitalismo reclama una transformación progresia de los mismos:
del taller artesanal pasamos a la manufactura, y de la manufactura a la producción
industrial 'y del fordismo al toyotismo, en nuestros días(. La mundiali#ación y la
expansión continua del mercado obliga a crear modos de producción cada e# más
efectios y baratos y con ello a efectuar cambios continuos en la misma tecnología.
RANSFOR2ACI$N REVOL*CIONARIA3 !n la interpretación de 8arx& los
cambios en la sociedad no se producen de forma paulatina y armónica, sino que son
más bien disrupciones iolentas, producidas por tensiones sociales, económicas y
políticas. +in embargo, la irrupci"n del capitalism% 8a supuest% una
transf%rmaci"n cada ve, m's r'pida de las estructuras s%ci%ec%n"micas 0 a
su ve,& de t%das la superestructura p%l?tica 0 cultural> )onforme aan#a el
proceso de mundiali,aci"n iniciado en los comien#os de la edad moderna 'expansión
europea del siglo >?<(, el capitalismo tiende a ,acerse más ,omog$neo, más agresio
e impone sus propias reglas del "uego y sus propios alores morales. La burguesía
impone a escala global su propia isión del mundo. *na transformación de este tipo
solo puede responderse con otro cambio igual de reolucionario: la abolición del
capitalismo y el paso a una sociedad comunista, en la que el mercado y la propiedad
priada quedan abolidos y la economía pasa a ser plani&cada y controlada en su
totalidad por el estado.
EC#LOACI$N: La explotación de unas clases por otras ,a existido desde
siempre 'por el control de la ida del amo frente al esclao, por la posesión de la tierra
en el feudalismo, etcA(, sin embargo esta explotación se ,ace mas -abierta. en el
capitalismo industrial, y se uele esencialmente económica. El (ur-u@s e5pl%ta al
pr%letari% a partir de las plusval?as +ue %(tiene de l%s salari%s de l%s
tra(a9ad%res. !l bene&cio que debía ir directamente al proletario se queda en manos
del burgu$s, alienando al traba"ador. 5l mismo tiempo, el proletario queda sometido a
las leyes de oferta y demanda del mercado, quedando tanto su traba"o como su propio
salario a merced de esas fuer#as impersonales.
COSIFICACI$N3 !s otra forma de ,ablar de la alienaci"n. El 8%m(re es
c%nvertid% en una mercanc?a s%metida a las le0es del mercad% Gun mer%
val%r de cam(i%D& en un ob"eto que sire para el bene&cio de otro indiiduo. Pierde su
dignidad personal y su autonomía 'de"a de ser un &n en sí mismo( y se conierte en
medio puesto al sericio de otros. !sta cosi&cación se ,a desarrollado de distintas
formas a lo largo de la ,istoria, pero se ,ace especialmente isible a partir del
capitalismo industrial. !l ,ombre no e recompensado su traba"o por el salario que
recibe ni el producto reali#ado por su traba"o queda en sus manos, pasando a manos
del capitalista.
1O2/RE<S=3 La interpretación del ,ombre de 8arx parte de arios supuestos. !n
primer lugar, el ,ombre se entiende como un ser eminentemente (i%l"-ic%&
material, olidando cualquier dualismo platónico o de raíces cristianas. 5l mismo
tiempo ese ser ,umano de"a de ser entendido como un indiiduo marcado
especialmente por su carácter racional: el ,ombre se entiende como un ser s%cial,
inmerso en comunidades que están delimitadas esencialmente por su inculación a la
estructura económica, generando clases sociales. Por último, el ,ombre se explica por
su acci"n& su tra(a9% sobre el medio que le rodea y sobre su interacción con sus
seme"antes. !se traba"o en principio debería ser la forma de reali#ación del ,ombre, el
medio para alcan#ar sus propios &nes y su autonomía. +in embargo, en cuanto que el
traba"o está mediati#ado por un sistema económico, este se conierte en forma de
explotación y dominación, y no de reali#ación personal.
IL*SIONES RELI.IOSAS E #OLÍICAS3 Las ideas religiosas y políticas preias al
capitalismo y las ideas de 8arx son tomadas como meras creaci%nes ide%l"-icas
puestas al servici% de las clases d%minantes> 5sí, la creencia en %ios y en la ida
futura es tomada como una inención de los poderosos para aliiar las tensiones de los
pobres en este mundo material 'un opio para el pueblo, en frase de Iauer, o la
alienación que ya en su día criticó @euerbac,(. Las ilusiones políticas se basan en la
creencia que el liberalismo y las reoluciones burguesas ,an traído la aut$ntica libertad
a los pueblos oprimidos, cuando en realidad no ,an cambiado las bases
socioeconómicas que traerían la erdadera igualdad de las clases oprimidas. !n ambos
casos, se tratan de enga0os que adormecen la potencial conciencia reolucionaria de
esos grupos sociales desfaorecidos.
J. )58P9+ +!8:1;<)9+ %! 1<!;K+)H!
)OVIALIDAD: Niet,sc8e asume la realidad en devenir& cam(iante&
c%n ale-r?a 0 superand% cual+uier perspectiva ni8ilista. !sto se traduce
en toda su isión del conocimiento: superamos cualquier idea petri&cada de
erdad y su lengua"e de conceptos, y en su lugar proponemos la interpretación
y la metáfora. !n el campo de la $tica, esto se traduce en una transmutación de
los alores tradicionales. Los alores que se tendrán en cuenta serán aquellos
que est$n a faor de la propia ida, aquellos puramente dionisíacos 'placer,
gusto de la ida, desequilibrio, pasiones etcA( que en un primer momento
triunfaron en Lrecia antes de la llegada de la &losofía y el espíritu puramente
apolíneo.
#OSIIVIS2O: !n sentido puramente ob"etio, el positiismo es una
c%rriente ide%l"-ica +ue impulsa a las ciencias <0 a su m%del% de
c%n%cimient% mecanicista 0 determinista= c%m% el Altim% -rad% de
c%n%cimient% +ue puede alcan,ar el ser 8uman%. !sta ciencia cumplirá el
papel de destructora de mitos &losó&cos y religiosos, e impulsará al ,ombre
,acia el progreso gracias al paulatino dominio de la naturale#a por parte de la
ciencia y la t$cnica. +u máximo impulsor fue )omte, pero es la corriente
dominante en el siglo ><>, conforme la ciencia aya ganando independiencia y
fuer#a frente a la &losofía. La posición de 1iet#sc,e al respecto es bastante
crítica: el positiismo se conierte en la última continuación de la erdad,
aunque sea a costa de destruir las erdades anteriores 'el mundo platónico o
las erdades religiosas(. 6 sin embargo, para 1iet#sc,e no es su&cientemente
radical, porque ,a cambiado una erdad por otra.
RA:$N: Para 1iet#sc,e el uso de la ra#ón como ,erramienta de
comprensión de la realidad Gtal y como se ,a utili#ado desde la &losofía antigua
,asta la modernidadH está completamente superado. La ra#ón ,a deformado la
realidad, la ,a ,ec,o er a los ,ombres ba"o el prisma de lo erdadero y lo
falso, y sobre todo ,a permitido la creación de conceptos que ,an eterni#ado un
instante de esa realidad continuamente sometida al cambio. Ia"o el uso de la
ra#ón se esconde una oluntad de poder, de dominio de la realidad por parte de
la propia &losofía y los &lósofos, que 1iet#sc,e considera muc,as eces
ineitable, pero que tiene que ser criticada con dure#a, puesto que destruye la
aut$ntica esencia cambiante de la realidad.
IDEA/ CONCE#O: !ste t$rmino aparece repetidamente en el texto de
1iet#sc,e, y dependiendo de su posición cambia su signi&cado. 5sí en el primer
párrafo, -idea. tiene un signi&cado platónico 'realidad última, eterna,
inmutable, perfecta, en otra esfera de la realidad diferente a esta(, mientras
que la -idea. eoluciona ,acia su signi&cado moderno en otros párrafos 'la idea
entendida como representación mental del su"eto(. !n cualquier caso& la
den%taci"n para Niet,sc8e es ne-ativa& en cuant% encierra una
c%mprensi"n de la verdad& un c%ncept% +ue encierra la realidad 0 la
petri!ca. /ecordemos que frente a este concepto, 1iet#sc,e reclamaba la
eliminación del lengua"e propiamente &losó&co y su disolución en la metáfora
'la in&nita interpretación de la realidad cambiante por parte de cada indiiduo(.
ES#ÍRI*S LI/RES / INCI#I :ARA*SRA3 )on estos t$rminos
1iet#sc,e ,ace referencia a su propia interpretación del ,ombre, aunque con
distintos matices. !l ideal del ,ombre por llegar tras su &losofía, a a ser el del
super8%m(re& a+uell%s individu%s fuertes +ue sean capaces de +ue(rar
c%n las c%nvenci%nes m%rales de la s%ciedad <p%r es% 8a(la de
esp?ritus li(res= 0 +ue una ve, +ue 8a0an aceptad% el ni8ilism% sean l%
su!cientemente capaces para darse a ell%s mism%s sus pr%pi%s val%res
0 sus pr%pias c%ncepci%nes m%rales. !sto lo ,a re2e"ado 1iet#sc,e en
distintas ocasiones: al ,ablar de la moral de los se0ores, que dominaba la
cultura griega ,om$rica y sobre todo, en la metáfora del camello 'el ,ombre
ie"o, sometido a la carga de la ie"a moral(, el león 'el asesino del gran dragón
G%iosH, los espíritus libres( y el ni0o 'aquel indiiduo que ya no siente miedo
ante nada y ,a superado el sentimiento de culpa(.
2*NDO VERDADERO / A#ARENE3 !l concepto de -mundo erdadero.
es en sí mismo, un error, algo falso. La &losofía desde Platón ,asta el postiismo
del siglo ><> ,a deseado buscar una idea de erdad absoluta, que intentase
detener o estabili#ar la realidad cambiante. !se -mundo erdadero. expuesto
en el texto ,a ido al mismo tiempo perdiendo relación con la realidad que en un
primer momento Gcon PlatónH pretendió describir, y en la medida en que esto
ocurría, el ideal de erdad se a ,aciendo más anquilosado, más corrupto y
menos io. El mund% verdader% ven?a a ser una realidad paralela
<mund% de las ideas % la creencia reli-i%sa en %tra vida= +ue
des!-ura(a el mund% aparente <el de l%s sentid%s& material&
decadente=& per% +ue c%n el pas% del tiemp% fue cuesti%n'nd%se cada
ve, m's p%r la !l%s%f?a 0 la ciencia>
+in embargo, esa crítica no ,a sido su&cientemente radical. !l ,ec,o de
que 1iet#sc,e niegue la existencia de un mundo erdadero o de una erdad en
sí misma, a muc,o más allá de sustituir una erdad por otra 'como ,ace la
ciencia(, o de conertir el mundo aparente en el único real. Lo que pretende
1iet#sc,e en el último párrafo es precisamente aca(ar destru0end% la
epistem%l%-?a en s? misma> %estruido lo erdadero, tambi$n se destruye lo
falso, lo aparente. 1o nos quedan límites para distinguir entre uno y otro.
2ORAL / VIR*D3 La moral tiene un sentido negatio, especialmente en
el texto 'piadoso, irtuoso, pecador, penitencia(, no en el único sentido de que
1iet#sc,e de&ende un relatiismo de alores, sino sobre todo en referencia a
que esta moral apunta ,acia una negación de la erdadera ida, los instintos o
los sentimientos. La propuesta niet#sc,eana pasa por una transmutación de los
alores: será bueno y moral todo aquello que sea positio para la ida. +erá
inmoral todo aquello que aya contra esta ida terrena, incluidas todas las
interpretaciones que pretendan quitar importancia a esta realidad material 'la
creencia religiosa en otra ida, en un mundo distinto a este etcA(
M. )58P9+ +!8:1;<)9+ %! H9/=H!<8!/
EORÍA RADICIONAL3 )uando ,ablamos de -teoría tradicional., la escuela de
@ran4furt ,ace referencia a la forma como se ,a construido el pensamiento cientí&co y
t$cnico a lo largo de la !dad 8oderna, especialmente a partir de %escartes, pero
tambi$n a las teorías inculadas con las ciencias sociales, la psicología, la política, la
sociología y la economía, que ,an emergido en el siglo ><> siguiendo el modelo
positiista de las ciencias naturales. !stas teorías se caracteri#an por:
a( ser e5cesivamente a(stractas y ale"adas del contexto ,istórico
cultural que las e nacer. La ciencia se ,a creído siempre independiente de las
circunstancias ,istóricas.
b( +e ,an creído supuestamente ob"etias. +egún 8ax Neber, las
ciencias s%ciales s%n neutrales, están basadas en "uicios de ,ec,o y no de alor.
c( Por último las teorías tradicionales ,an estado ale"adas de una
pra5is, de una puesta en práctica: describen cómo es la realidad, pero no intentan
transformarla. Para ellos la $tica y la moral no tiene nada que er con la inestigación
cientí&ca: son ámbitos separados.
EORÍA CRÍICA3 !n ocasiones este t$rmino es sinónimo de la misma !scuela de
@ran4furt. !n sentido más estricto, la teoría crítica es la propia forma de análisis
&losó&co y social que propone esta escuela y parte de lo siguiente:
a( La 8ist%ricidad de cualquier teoría cientí&ca o social, siguiendo las tesis de
Hegel y 8arx. 1ingún descubrimiento se puede explicar sin contexto ,istórico,
especialmente el socioeconómico.
b( ;iene un componente de desenmascaramient%: ;oda teoría tradicional tienen
una carga ideológica, y la teoría crítica debe intentar descubrir los intereses ocultos
que pueden manifestar. ;odas ellas están sometidas a relaciones de poder que pueden
in2uir en esas ciencias, es decir, pueden encubrir los intereses de una clase social o
sobre todo para la !scuela de @ran4furt, las ine&ciencias o exigencias de un sistema
impersonal 'como el estado o el capitalismo(.
c( ;oda teoría crítica que se precie debe tener un c%mp%nente emancipativ%& de
li(eraci"n, y que por lo tanto no se quede en una mera exposición teórica
'importancia de la praxis(. !sto quiere decir que la teoría crítica tiene el deber de
actuar en nombre de la reforma y me"oramiento de una sociedad determinada, y no
ofrecer una mera descripción.
AD2INISRACI$N OALIARIA3 Hor4,eimer ,ace referencia a la aumento de
la interención estatal impersonal en las decisiones priadas de las idas de los
,ombres. 1o es únicamente en relación con los regímenes propiamente totalitarios
'fascismos o comunismos(, sino tambi$n puede entenderse como las administraciones
y burocracias de democracias liberales o los estados del bienestar occidentales. Las
(ur%cracias estatales tienden a 8%m%-enei,ar a l%s ciudadan%s de un pa?s
para c%nse-uir sus intereses particulares % inclus% el (ienestar -eneral de la
s%ciedad, y para ello pasan por encima de cualquier diferencia indiidual, y tienden a
comportarse de forma excesiamente fría y abstracta, de manera puramente t$cnica
frente a los integrantes de esas sociedades desarrolladas.
#RO.RESO3 !sta es una idea ,eredada de la <lustración con la que la !scuela de
@ran4furt mani&esta una doble lectura. Por un lado ,a sido la idea de progreso mal
entendida la que ,a conducido a la e5pansi"n de una raci%nalidad instrumental&
al d%mini% a(s%lut% de la t@cnica s%(re la ra,"n pr'ctica& 0 a la %presi"n de
un%s 8%m(res p%r %tr%s. !se progreso t$cnico ,a conducido, por e"emplo, al uso de
la bomba atómica o la guerra química para exterminar más e&ca#mente sociedades
enteras. Para la !scuela de @ran4furt, el ideal de progreso tiene que retornar a las
raíces positias de la <lustración: un progreso moral que nos condu#ca al predominio de
la ra#ón práctica o emancipatia y que llee a la erdadera autonomía del ser ,umano
y su liberación frente a la naturale#a y sus seme"antes.
REVOL*CI$N3 5 diferencia de 8arx, la teoría crítica expone con muc,as
reseras el uso de la reolución como forma de cambio social y político. La ra#ón
básica es que los procesos reolucionarios, especialmente los propiamente marxistas,
8an tra?d% c%m% resultad% la aparici"n de re-?menes aut%ritari%s. !n nombre
de la reolución, se ,an puesto en entredic,o o abolido los derec,os básicos ,eredados
de la ilustración y el liberalismo político, como la dignidad de la persona, la libertad de
expresión o los mecanismos de representación política. 5demás, según la !scuela de
@ran4furt, el neocapitalismo posterior a la crisis del 7E ,a sabido reinentarse y
solucionar por sí mismo una crisis terminal, conduciendo a una sociedad de clases
medias, con un amplio consumo de masas y derec,os generali#ados 'estado del
bienestar(, que de alguna manera ,a cuestionado la propia luc,a de clases 'y los
consiguientes procesos reolucionarios( que ,abía preisto 8arx para el siglo ><>.
SOCIEDAD )*SA/CORRECA: !n relación con el sentido del texto, Hor4,eimer
se separa por completo del ideal utópico de la sociedad sin clases marxista, a la que
considera un totalitarismo encubierto. La sociedad "usta o correcta de la escuela de
@ran4furt ,a ido transformándose a lo largo de las d$cadas, pero siempre ,a pasado
por un refor#amiento de la democracia, la denuncia de las ideologías dominantes y sus
formas de opresión, y la creación de una sociedad ciil desarrollada, con capacidad de
crítica e ilustrada, y muy implicada en la ida política y social. !sta ,a sido la teoría de
la @tica c%municativa de )ur-en 1a(ermas, en las últimas d$cadas.
LI/ERAD3 !s un alor fundamental para la !scuela de @ran4furt de cara a una
sociedad "usta. )on la defensa de la libertad 'política(, la escuela abandona las
posiciones más autoritarias del marxismo y del totalitarismo, conierte en blanco de
sus críticas las actuaciones impersonales del estado, y esgrime la libertad y los
derec,os políticos de los indiiduos como un alor necesario para cualquier sociedad
bien ordenada. +in embargo, una máxima libertad política no es compatible con el otro
de los principios básicos de cualquier estado occidental, el de la "usticia 'entendido
como igualdad económica y derec,os sociales y económicos(. %e a,í que una sociedad
puramente regida por el mercado, sea una sociedad completamente libre, pero
sumamente in"usta en cuanto que sería muy desigual.
)*SICIA3 Por "usticia entendemos en el texto todo el ideal de i-ualdad s%cial&
esgrimidos por socialistas, socialdemócratas y utilitaristas del estado del bienestar. !sa
igualdad social se traduce fundamentalmente en una serie de derec8%s s%ciales 0
ec%n"mic%s ('sic%s 'con&gurantes de ese estado del bienestar(. +in embargo, un
exceso de "usticia social nos induciría a crear un estado demasiado poderoso que
podría poner en peligro las libertades de los indiiduos. !s por ello que Hor4,eimer
busca una solución intermedia, al igual que ,ará una d$cada despu$s 'a0os setenta(
)%8n RaFls con su contrato social, en el que pone la libertad y la igualdad como los
dos alores fundamentales de cualquier democracia occidental.
1O2/RE: La idea del ,ombre 'o la ,umanidad( es muy cercana a la propia de la
<lustración. El 8%m(re es un ser d%tad% de li(ertad& di-nidad 0 c%nciencia
m%ral& con una especi&cidad que ,ace a cada indiiduo único e irrepetible, y por lo
tanto, completamente digno del respeto 'es un &n en sí mismo(. !se ,ombre, sin
embargo, sufre con frecuencia la dominación y la alienación de otros indiiduos o de
mecanismos impersonales, como puede ser un mercado, una sociedad de consumo o la
burocracia de un estado, y se conierte en un mero número en manos de burocracias
NA*RALE:A: La naturale#a en t$rminos de la !scuela de @ran4furt se conierte
en todo el 'm(it% de la realidad +ue r%dea al 8%m(re 0 +ue puede utili,ar para
su pr%pi% (ene!ci%. !sta era la idea de /ac%n 'poner la naturale#a al sericio del
,ombre gracias a la t$cnica(. +in embargo, los mismos seres ,umanos pueden ser
entendidos como mera naturale#a, y entonces pierden su propia natural y se
conierten en meras mercancias, se cosi&can. !ste ,a sido el riesgo de las sociedades
más aan#adas 'bomba atómica, clonación, etcA(. 5 pesar de estos riesgos, la
tendencia de la modernidad es el dominio absoluto de esa naturale#a, introduci$ndose
en los campos más controertidos de la biotecnología o el desarrollo ecológico
sostenible.
O. )58P9+ +!8:1;<)9+ %! +5/;/!
ESENCIA3 La esencia es el ser en sí mismo, la realidad que nos rodea
entendida como algo cerrado, compacto. !s decir, ob"etos que tienen una
de&nición por ellos mismos, que están predeterminados para un plan o proyecto
particular: todos los ob"etos naturales y arti&ciales que nos rodean parten de
esta característica. !s por ello que +artre lo llama ser enDs?, ,ablando de esa
realidad plena. !l ,ombre es la antítesis de la esencia, en cuanto que no está
prederminado para ser ninguna esencia concreta particular, sino todo lo
contrario.

ECISENCIA3 es la c%ndici"n ('sica 0 previa de t%d% act% 8uman% <0
de la pr%pia c%nciencia de s? mism%=. +i la realidad que rodea al ,ombre
está caracteri#ada por tener una esencia determinada, en el ,ombre, la
e5istencia es previa a la esencia. La condición existencial se conierte en el
ínculo que unen a un gran con"unto de pensadores, que an desde Pascal o
=ier4egaard ,asta +artre o Heidegger 'existencialismo ateo( o a los autores más
cercanos a la religión. !n con"unto, y a pesar de todas sus diferencias,
concuerdan en otorgar a la existencia como elemento preio a cualquier
esencia o de&nición ,umana, recalcando la singularidad, la indeterminación y la
libertad in,erente al mismo ,ombre. @rente a la interpretación de %escartes
'llegamos a la existencia a tra$s del pensamiento: -pienso luego existo.(, la
conciencia o el su"eto descubre en primer lugar su condición existencial 'su
&nitud, el estar arro"ado en el mundo, el estar con los demás( antes de
cualquier contenido del pensamiento.
VISI$N ÉCNICA DEL 2*NDO3 !n el texto, esta expresión se emplea
para aquel con"unto de cosas que tiene una función determinada en el mundo:
t%das las c%sas +ue crea el 8%m(re se 8an c%nstruid% c%n una !nalidad
particular 'como el abrecartas que menciona el texto(. De la misma manera&
p%dr?am%s pensar +ue la idea de un Di%s cread%r del 8%m(re p%dr?a
r%(ar el car'cter e5istencial del mism%& al %t%r-arle una esencia
predeterminada. !sta es la ra#ón por la que el existencialismo de +artre
necesariamente es ateo. Para que el ,ombre sea nada y tenga una existencia
completamente libre, es necesario que no exista ningún creador preio a $l.
!sta posición distancia a +artre del existencialismo -cristiano. '8arcel, Paspers(,
que e a %ios no como negador de la condición ,umana, sino todo lo contrario.
1O2/RE3 La isión del ,ombre en +artre es la eidencia de la nada, el
acío 'aunque este t$rmino no tiene nada que er con el ni,ilismo(. !sto
signi&ca que para explicar al ser ,umano pone en primer lugar la existencia
frente a la esencia, lo que quiere decir que el 8%m(re n% est' c%ndici%nad%
ni determinad% p%r nin-una esencia ni nin-An pr%0ect% previ%& sin%
+ue se c%n!-ura as? mism% en el 8ec8% pr%pi% de e5istir. !s por ello que
el ,ombre se entiende, desde esta perspectia más puramente metafísica,
como la ausencia de de!nici"n. !l ,ombre es a lo sumo, proyecto por
cumplirse en el propio desarrollo de la existencia y ba"o la más absoluta
libertad. !ntendido de forma más metafísica, el ,ombre fue denominado por
+artre como el paraDs?& conciencia de la existencia que debe de&nirse frente a
la realidad 'enHsí( que le rodea.
#ROEECO3 5l igual que la nada, es un sinónimo para ,ablar del ser
8uman%. !s el único elemento de&nidor del ,ombre. Los indiiduos eligen su
propio camino en la existencia, con&gura su propia esencia. !ste proyecto tiene
tres características básicas:
a= +e construye de forma particular& sin-ular& Anica, es decir, que cada
indiiduo crea o fabrica su propio proyecto de ida: sus alores, sus metas, sus
inquietudes, etcA
(= +e ,ace con total y a(s%luta li(ertad, independientemente de las
condiciones que nos toquen iir. Para +artre, la libertad es compa0era
inseparable del ,ombre.
c= !l su"eto se conierte el Anic% resp%nsa(le de su propia ida. !n cuanto
ser libre, no puede depositar la responsabilidad de sus acciones en un ser que
sea distinto a $l mismo '%ios, un partido político, un dirigenteA(.
AN.*SIA3 !l ,ombre o para-sí al ser último creador de su propio destino,
se encuentra con la ineitable responsabilidad de asumir las consecuencias de
sus actos. Esta resp%nsa(ilidad le pr%v%ca una an-ustia& el mied% a la
e+uiv%caci"n % al err%r en nuestras pr%pias decisi%nes. !s por ello que
todos los "uicios relacionados con las opciones personales, la política, la $tica o
con la religión, no tienen a ningún %ios ni a ninguna regla moral infalible al &nal
del camino: tan solo quedan en manos del propio su"eto que le con&ere su
propio sentido. @rente a la alegría y la falta de culpa del super,ombre de
1iet#sc,e, el ni,ilismo 'la ausencia de ese %ios( en +artre sume al su"eto en la
#o#obra y en la inquietud permanente. 1o ,ay ninguna decisión superior a otra:
todas nadan en esa angustia.
RES#ONSA/ILIDAD3 La libertad nos llea necesariamente a asumir que el
su"eto 'que es entendido como puramente autónomo( se conierte en el último
responsable de sus actos. !l su"eto se conierte en creador particular de sus
propios alores. )omo ,emos dic,o antes, la resp%nsa(ilidad recae s%(re @l
mism% 0 n% s%(re nadie m's& en cuant% +ue nadie le puede impedir a
actuar de una f%rma distinta a c"m% @l l% desee> La ausencia o el desío
de la responsabilidad se conierte en una conducta inaut$ntica, en la que su"eto
reniega de su propia libertad.
La responsabilidad tambi$n conierte al su"eto en portador de una $tica,
que oscila entre una isión solipsista y egoísta 'no salimos de nuestro mundo
particular( considerar al resto de los ,ombres como proyectos que pueden
conertirse en competidores de nuestro propio proyecto de ida '-el in&erno
son los %tr%s.(. +artre sin embargo aboga por una $tica del deber al modo
4antiano, en el que cada indiiduo3proyecto se conierte en un &n en sí mismo,
y por lo tanto se ,ace digno del respeto, al igual que sucede con la formulación
del imperatio categórico 'a diferencia de =ant no existe ninguna
fundamentación racional ni uniersal para esta $tica: +artre la asume de forma
indiidual, aunque $l la desee para sus seme"antes(.
ELECCI$N3 !s el otro gran rasgo de&nitorio del ,ombre. Los ,ombres
somos libres, en sentido metafísico 'no necesariamente político(. !s decir,
independientemente del estado político en el que iamos, de las condiciones
biológicas que disfrutemos o suframos, el ,ombre es por de&nición libertad.
!stá condenado a ser libre, como menciona el propio +artre. Es decir& puede
%ptar p%r un pr%0ect% % p%r %tr%& per% est' %(li-ad% ineludi(lemente a
ele-ir> La misma n% elecci"n& el de9arse llevar <la vida inaut@ntica % la
mala fe= es en s? misma una elecci"n s%(re nuestra pr%pia e5istencia.
Por otro lado& ninguna elección que ,agamos es superior a las demás, ni
moralmente me"or ni más erdadera. +e asume desde la ausencia total de un
responsable superior al propio su"eto.