Está en la página 1de 59

La participación del movimiento estudiantil en el Cordobazo

María Laura Freyre (Universidad de Buenos Aires)

“Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país con una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan” Manifiesto Liminar 1918.

La idea para la realización de esta monografía fue centrarme particularmente en el accionar del movimiento estudiantil cordobés y su participación en la movilización social que se ha denominado “el Cordobazo” en 1969, desde la óptica de algunos de sus participantes, testigos directos y de dirigentes estudiantiles de la década del sesenta. En este trabajo se intenta una aproximación al fenómeno estudiantil en la provincia de Córdoba como aporte novedoso, puesto que se centra en la recopilación de testimonios de actores sociales relacionados con el movimiento estudiantil de la época, a modo de revisión y reformulación de las perspectivas acerca del Cordobazo, a casi cuarenta años después de los acontecimientos. De este modo intento contribuir con nuevas ideas sobre el fenómeno en cuestión, desde la mirada retrospectiva de algunos de sus participantes. Para abordar estas cuestiones, se propone en la siguiente monografía, la indagación de las diferentes concepciones y representaciones, respecto de la significación del Cordobazo, que tienen quienes participaron de dicha movilización y del movimiento estudiantil en los años

sesenta, a partir del testimonio de actores sociales de dicha década. El objetivo fue investigar

y comparar las representaciones y diversas explicaciones que estos actores le dan al

Cordobazo desde la mirada subjetiva, cercana e interiorizada de quienes han sido partícipes del fenómeno, con la carga valorativa que ello implica. Para ello se establecieron determinados temas o problemáticas ejes que permitieron indagar sobre aspectos puntuales

del Cordobazo, de modo tal, que fuera factible la comparación de los diversos testimonios. Los aspectos centrales o temas ejes analizados fueron los siguientes: la influencia del

contexto de los años sesenta y de otras movilizaciones sociales precedentes en la organización de la práctica y organización política de los estudiantes del sesenta; la relación entre el movimiento obrero y el movimiento estudiantil en la época del sesenta y en la participación del Cordobazo en particular; el Cordobazo como fenómeno producto de la solidaridad obrero-estudiantil o como producto de la acción de obreros estudiantes; el Cordobazo como fenómeno espontáneo o como fenómeno organizado y planificado en sus resultados; la caracterización del movimiento estudiantil universitario de la época en sus modalidades de organización, práctica política y concepciones y representaciones relevantes;

la

contribución del Cordobazo al quiebre del gobierno de facto de Onganía; los cambios en

el

movimiento estudiantil a partir del mismo y cuáles fueron las repercusiones del hecho en

la

nueva organización estudiantil que comienza a tomar forma a comienzos de los setenta.

Para llevar a cabo los objetivos descriptos se realizaron entrevistas 1 semi estructuradas a los siguientes actores sociales vinculados con el movimiento estudiantil cordobés del sesenta:

-Julio César “Gali” Moreno: Filósofo, columnista del diario La Voz del Interior y La Nación, periodista universitario de la época, cubría la sección educación en el diario La Voz del Interior, y trató los acontecimientos de mayo de 1969.

1 En el anexo de esta monografía ponemos a disposición del lector la Desgrabación de las entrevistas completas. Recomiendo enfáticamente la lectura de dichas entrevistas, puesto que el texto completo permite contemplar la riqueza del discurso del entrevistado, más allá de los recortes aquí seleccionados de modo arbitrario para ilustrar nuestras argumentaciones teóricas.

-Francisco Delich: Sociólogo, Presidente del Centro de estudiantes de Derecho en Córdoba en 1956, Presidente de la FUC (Federación Universitaria de Córdoba) en 1957 y luego de la FUA en 1958, electo al Consejo Superior por Franja Morada en 1959, profesor en la Universidad de Córdoba en la época del Cordobazo, y autor de un libro sobre el tema, “Crisis y protesta social, Córdoba 1969.” -Héctor “Toto” Schmucler: Presidente del Centro de Estudiantes de Filosofía, Miembro de la Juventud Comunista. -César Arese: Abogado laboralista, Juez de Cámara, miembro del Centro de Estudiantes de derecho, clandestino en la época del Cordobazo. En esta monografía parto de una determinada hipótesis acerca de los acontecimientos ocurridos el 29 de mayo de 1969. Siguiendo a Weber, entiendo que todo fenómeno social es multicausal y por lo tanto considero que los hechos del Cordobazo no se deben a una sola causa o factor, sino que por el contrario, son el resultado de múltiples factores que confluyen en la determinación de un hecho tan complejo como el Cordobazo. Coincido con los autores que como Delich (1994), afirman que para comprender al Cordobazo debemos enfocarlo como el resultado de la conjunción de diversos elementos y actores sociales. El Cordobazo, no es sólo producto de la reacción contra un gobierno autoritario y contra determinadas medidas de política económica, también expresa la crisis del sistema político. Francisco Delich considera que esta movilización social no fue el resultado de una reacción gremial en contra de las medidas de racionalización del modelo económico. Los sindicatos con mayor presencia en el Cordobazo, Luz y Fuerza, SMATA, y UTA, nucleaban a los obreros mejor remunerados del país. Si bien las quitas zonales y la supresión del Sábado Inglés habían provocado un clima de hostilidad entre los trabajadores, una movilización de la envergadura que adquirieron los hechos de mayo no puede explicarse remitiéndonos sólo a cuestiones de índole económica. “Ni pura circunstancia, ni agregado de causalidades, ni determinación mecánica, las razones de la violencia cordobesa de mayo hay que buscarlas en las acciones de sus protagonistas, que no sólo han respondido a una política, sino afirmado una conciencia.” 2 Otras perspectivas respecto a los factores explicativos del Cordobazo destacan los elementos económicos presentes en la lucha. Dentro de esta línea Beba y Beatriz Balvé (1989) consideran que este movimiento subsume lucha política contra el régimen y lucha económica contra la burguesía. Dicen las autoras: “¿Y cuál fue el objeto del encuentro librado durante mayo en Córdoba? Establecer las condiciones de la lucha económica contra el poder social vigente y, con ello, debe necesariamente establecer una relación de enfrentamiento con las fuerzas armadas del estado político.” 3 En esta mirada particular acerca del Cordobazo, se descarta la hipótesis que pone a las cuestiones económicas como el factor explicativo de los hechos de mayo. Además encontramos que existen diversas investigaciones y publicaciones que hacen referencia al Cordobazo como un fenómeno de movilización social cuyo principal protagonista fue el movimiento sindical y los obreros cordobeses. Sin embargo, desde esta óptica, quiero destacar que el movimiento estudiantil y los estudiantes también tuvieron una participación importante, que intento describir a partir del discurso de alguno de sus participantes. Con esto no quiero negar que en la movilización social del 29 de mayo intervinieron otros y diversos actores sociales como los partidos políticos, el apoyo de la clase media, etc., sino que, por la extensión de este trabajo, quedan fuera del objeto de estudio que ha sido

2 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 24. 3 Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: “El ´69 huelga política de masas. Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo.” Editorial Contrapunto. Buenos Aires. 1989. Pág. 202.

abordado. La unidad de análisis es el movimiento estudiantil, por lo que el recorte del objeto de investigación se limita al análisis de la participación de los estudiantes en el Cordobazo. No es objeto de este trabajo relatar aquí aquellos hechos, por la mayoría conocidos, que constituyeron la movilización social que ha trascendido con el nombre de Cordobazo: la extensión de la protesta social en la formación de barricadas, utilización de bombas molotov, quema de automóviles, destrucción de determinadas instituciones, presencia de francotiradores, la represión por parte de la policía y luego, ante su incapacidad de retener el conflicto, la intervención del ejército. En vez de ello, intento describir cuál fue la participación de los estudiantes en dichos acontecimientos a partir del testimonio de algunos actores sociales relacionados con el movimiento estudiantil en la década del sesenta.

Un poco de historia

ANTECEDENTES

Y CONTEXTO HISTÓRICO

Es fundamental para todo análisis sociológico la contextualización socio-histórica de los fenómenos sociales, por ello, a continuación presentaremos algunos de los hechos relevantes que precedieron al Cordobazo. En este apartado pretendemos contribuir a la descripción de un determinado clima de época que nos permita adentrarnos en las características del período a analizar para comprender al Cordobazo en el marco de sus coordenadas históricas. Para la selección de los mismos hemos tenido en cuenta aquellos acontecimientos que se refieren al mundo estudiantil 4 , puesto que este constituye nuestra unidad de análisis, pero vale la pena aclarar que ello no implica que se desconozcan otros acontecimientos relevantes en el ámbito obrero tales como las cuestiones referidas a las protestas por las denominadas quitas zonales o aquellas ocasionadas por la derogación por ley nacional del sábado Inglés. Acontecimientos estos que despertaron la reacción de los trabajadores pero también de los estudiantes que acudían en su apoyo, así como de la sociedad en general. -CONTEXTO NACIONAL En los años sesenta y en particular a partir del golpe de Estado de 1966, la sociedad argentina comienza a sentir cambios importantes y cada vez más rápidos. En el plano nacional, “la concentración del poder económico y la subordinación al capital financiero, se traduce en nuestro país, en la subordinación cada vez mayor del capital nacional (cuando no es directamente desplazado y reemplazado) al capital extranjero, en la concentración de capitales monopólicos y en el traslado (en la acentuación) de la relación de subordinación externa al plano interno, no solamente de una clase social sobre otra, sino de una clase sobre el conjunto de las clases de una región, que encuentran así una manera de trasladar, los efectos de la dominación externa, consolidando su poder interno.” 5 Respecto al plano de la educación universitaria, Delich (1994) destaca que la intervención a las universidades y el éxodo de gran cantidad de profesores, intelectuales e investigadores altamente calificados que debieron presentar su renuncia por no acatar a las autoridades de la intervención, troncharon una evolución optimista para el país. El golpe de estado de 1966 interrumpió la consolidación de una estructura científico-tecnológica moderna en la universidad. Los estudiantes fueron doblemente afectados. Por una parte descendió inmediatamente el nivel académico. Por otra se instaló entre 1966 y 1969 un clima opresivo dentro de la universidad, y la reunión de autoritarismo y mediocridad. La protesta no se hizo esperar. Pero los estudiantes no protestan porque la universidad [tuviera] un bajo nivel

4 Para el contexto histórico referido a los hechos relevantes del movimiento estudiantil nos basamos en la cronología que utiliza Francisco Delich en su libro Crisis y Protesta Social. Córdoba 1969 editado por la Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba y el Centro de Estudios Avanzados de la UNC. 5 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 109.

académico, o por la discrecionalidad del poder en su interior, sino porque como institución

se resiste a asumirse como un instrumento de transformación social.” 6 En alusión a la política intervensionista del nuevo gobierno, “El periódico La Voz del Interior, en esos días, comentaba que -“por Resolución del Poder Ejecutivo se suspenden docentes universitarios, bajo las disposiciones de la ley 16.912”-. Esta legislación dicta la intervención en las universidades que, a partir de ese momento, comienzan a depender del Ministerio de Educación, y se suspenden las actividades de los consejos directivos y del

Superior. (

Ortega, fue vivida como una singular frustración por estudiantes e intelectuales que vieron ahogadas sus expectativas individuales, políticas y sociales. La irritación e impotencia que creó el golpe del 66 es un antecedente importante para comprender la participación masiva de estudiantes e intelectuales en la protesta social del 69”. 7 Lo anteriormente mencionado adquiere una relevancia mayor al contemplarlo en la perspectiva del clima de época, que caracterizaba a la década del sesenta como el momento de cambios y liberalización de las costumbres luego de la Segunda Guerra Mundial. “Cuando por el mundo entero corren aires de dialogo y comunicación, cuando las instituciones se flexibilizan para ajustarse a nuevas exigencias, la universidad institucionaliza el autoritarismo, que por las exigencias del medio se disfraza de un lenguaje paternal que se extiende no solamente hacia los estudiantes, sino hacia los investigadores y profesores. Instrumento de integración, la universidad produce exactamente el efecto inverso en el medio estudiantil, empujado entonces a apartarse de la universidad como uno de sus centros de preocupaciones, obligado a contar con una estrategia global para evitar su despolitización. Los estudiantes descartan toda reforma propiamente universitaria, asumen sólo algunas reivindicaciones parciales, inmediatas, cotidianas, pero piensan con toda coherencia que es preciso una estrategia global a nivel de la sociedad para que la universidad se transforme. Se descarta toda acción propiamente universitaria (que de ninguna manera debiera ser contradictorio con una estrategia global) y se alejan del medio que los produce. Esta doble orientación, hacia los problemas inmediatos y hacia objetivos metauniversitarios, los acerca conflictivamente a los sectores sindicales” 8 .

La política de autoritarismo ostensivo de Onganía, como lo expresa Facundo

)

Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente consideramos que el Cordobazo no puede ser entendido sin remitirnos a la relación obrero-estudiantil, “porque a lo largo del siglo los estudiantes argentinos (y latinoamericanos) hicieron de su solidaridad con la clase obrera y los sectores populares un principio permanente que alentó, por lo menos verbalmente, sus

estrategias (

En 1969 los estudiantes no pueden establecer una relación paternalista hacia

los obreros, ni pretender representarlos ante el conjunto de la sociedad. No solamente porque los sindicatos son fuertes, sino porque en el sistema de relaciones políticas en el que se desarrolla su acción han asumido de hecho la representatividad de los sectores populares,

incluyendo a los estudiantes (

Los estudiantes no pueden asumir el rol de intelligentzia,

sólo les queda su acción como masa movilizada.” 9 “No pueden sino comprobar la pérdida de prestigio de las ocupaciones liberales, la proletarización creciente de las profesiones, el

y que las nuevas pautas establecidas

hecho de que las élites no se recluten en su seno ( estrechan su margen de maniobra y movilidad.” 10

)

)

)

6 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág.81.

7 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba.

8 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 85.

9 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág. 89.

10 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág. 91.

Ante esta situación de transformación social que enfrentan los estudiantes, y este contexto general, intentaremos ubicar la participación del movimiento estudiantil en el Cordobazo.

El mes de mayo fue particularmente convulsionado, marcado por un clima de movilización y

protesta social y política, tanto en la ciudad de Córdoba, como en otras provincias del país. Los disturbios se generalizaron en Rosario, La Plata, Tucumán, Corrientes y Chaco. El clima

social se caracterizaba por los enfrentamientos entre los estudiantes y la policía. En algunas oportunidades los saldos de esos enfrentamientos eran muertos, heridos, detenidos y destrozos materiales. Además, de la cronología de los hechos, podemos destacar la solidaridad del movimiento estudiantil para con los trabajadores, puesto que aquellos respondían con medidas de adhesión a los reclamos de las diferentes agrupaciones obreras y estudiantiles en diferentes provincias del país. Como elemento de continuidad y semejanza a

lo largo de los días previos al 29 de mayo, se destaca la reacción estudiantil frente al

autoritarismo y la represión policial, y la solidaridad para con los reclamos del sector obrero.

A su vez, a medida que avanzan los días de mayo podemos corroborar un aumento del

ejercicio de la violencia por parte de la fuerza policial, que al ser desbordada por las movilizaciones estudiantiles se ve obligada en algunos casos a recurrir a la ayuda de las demás fuerzas de seguridad, y reclamar la intervención de las tropas del Ejército. Esto constituye un indicador y antecedente de la posterior pérdida del monopolio de la violencia legítima por parte del Estado provincial el 29 y 30 de mayo, como una expresión más de la pérdida de legitimidad del gobierno provincial y también del gobierno nacional, ambos fuertemente cuestionados por la ciudadanía en su conjunto. La suma de los hechos anteriormente detallados, culminará en la pérdida del monopolio de la fuerza en la ciudad de Córdoba por las 48 horas en las que se prolongó el Cordobazo, y en la herida que este hecho significó para el gobierno de Onganía, por la pérdida de control que ello implicaba para un gobierno de facto que carecía de la legitimidad social que se obtiene por el resultado de las urnas. “Ese Cordobazo, sobre todo simbólicamente, empezó el desmoronamiento, digo empezó, pero a lo mejor ya venía, pero fue un golpe decisivo, digo, la historia se separa después del Cordobazo.” (Héctor Schmucler.)

RELACIÓN DEL CORDOBAZO CON OTRAS MOVILIZACIONES DE LA ÉPOCA Respecto de la participación estudiantil en la movilización social del Cordobazo, los diferentes actores entrevistados coinciden en señalar la particularidad y especificidad de dicha práctica política en comparación con fenómenos similares de participación estudiantil como el Mayo Francés, las protestas de los estudiantes en Berkeley o en Praga. Tal es así que, “el Cordobazo se parece más en este sentido histórico a la Reforma Universitaria que a protestas aparentemente similares. Está lejos del mayo francés por su contexto y acción, o de las protestas en los campus californianos que se produjeron por aquel entonces. Con ambas tiene en común el protagonismo estudiantil. Pero la construcción social del evento es radicalmente distinta por la distinta significación del movimiento estudiantil en sociedades industrializadas como EEUU y Francia y sociedades pre-industrializadas como Argentina.” 11 Aquello como elementos de diferenciación, pero como elemento de continuidad podemos

destacar, en palabras de uno de nuestros entrevistados, que “hubo un hilo conductor entre la reacción estudiantil a la intervención de las universidades-que se inició en agosto de 1966 y

se prolongó hasta fin de ese año- y la gran llamarada del Cordobazo. La resistencia a la

dictadura militar- hay que resaltarlo, no para crear un mito, sino para resaltar una historia un tanto olvidada- empezó en Córdoba con aquella extraordinaria movilización estudiantil del segundo semestre de 1966, que hizo reverdecer en esta ciudad los laureles de la Reforma Universitaria de 1918. Aquella gesta de los estudiantes de Córdoba tuvo un mártir- Santiago

11 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág. 10.

Pampillón- y produjo hechos anticipatorios del Cordobazo de 1969, como la ocupación del barrio Clínicas” 12 . Para comprender la participación del movimiento estudiantil en el Cordobazo resulta importante destacar su relación con la participación en otras movilizaciones anteriores. Por ello debemos recordar que “todo el estudiantado argentino reaccionó contra la intervención de las universidades, y la imagen infame de aquella “noche de los bastones largos”, cuando la policía agredió salvajemente a docentes y alumnos de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Buenos Aires, [y] puso al desnudo el verdadero rostro de la dictadura recién advenida.” 13 Según Delich: “En la Universidad la reacción fue muy fuerte porque se produce la noche de los bastones largos y entonces ahí empieza, ese es el punto de inflexión, es un punto muy fuerte porque yo creo que si Onganía y los militares hubieran pensado las consecuencias,… pero es que la había costado tan poco sacar al gobierno, que sacar las universidades les debe haber parecido una pavada; la cuestión es que se produce una pinza muy fuerte entre la reacción de los profes y de los que se van, se produce un exilio de acá, de aquellos, y empieza la opinión publica internacional, empiezan a haber denuncias, empieza todo, de uno u otro modo se convocaba para testimoniar lo que había pasado en la Universidad y cada vez que echaban a alguien era una cosa que tenía repercusiones muy fuertes.” (Delich.) Según el testimonio de Elpidio Torres (1999) el sector universitario es el único que reacciona inmediatamente al golpe de estado de 1966, “los universitarios de Córdoba realizan un detallado diagnóstico sobre el futuro de la “revolución argentina”, y concluyen que debían comenzar de inmediato la lucha contra la nueva dictadura militar.” 14 En este marco de un gobierno represivo y dictatorial, particularmente hostil con la comunidad universitaria en el contexto de la vigencia de la Doctrina de la Seguridad Nacional que veía a las universidades como nidos de subversión, para los estudiantes del sesenta, el ejemplo de “La Revolución Cubana, (…)aparecía como una fiesta digamos, del pensamiento y de las posibilidades políticas, revolucionarias, el movimiento era la explosión de ideas dentro de las aspiraciones que teníamos todos de un cambio revolucionario.” (Schmucler.) En este convulsionado clima de época “Los acontecimientos de Corrientes y Rosario en las primeras semanas de mayo del 69, en coincidencia con los sucesos del 15 de mayo en el Córdoba Sport, donde se reprimen a los asambleístas del SMATA, van a ser detonantes junto a otros sucesos, del alza del movimiento estudiantil.” 15

Los hacedores de la historia

En general, los entrevistados coinciden en señalar que el Cordobazo fue una movilización y protesta obrero-estudiantil con apoyo casi unánime de la población. En relación al apoyo de la sociedad civil en las jornadas de mayo, ellos dicen: “Junto con las muertes, las primeras muertes, y la represión muy dura fue lo que desbordó, hizo que tanto los sindicatos como los estudiantes ya comenzaran una especie de explosión, de agitación y que se dio en este contexto, y, en que la población comenzó a acompañar, en lugar de permanecer indiferente, que es lo normal; hay una protesta, la gente mira, la gente comenzó a participar, a ayudar a

los manifestantes, estábamos en la calle y salía la gente y decía “che quemen esto”, sacaban las cosas para que se quemen” (Arese.) Dicho apoyo popular puede era evidenciado en los “papeles que la población arroja desde los balcones. Los vecinos aplauden a los

LOS ACTORES SOCIALES DEL CORDOBAZO

12 Moreno, Julio César: La espuma de la cerveza. Córdoba derrotada y recuperada. El Emporio Ediciones. Córdoba 2005. Pág. 91.

13 Moreno, Julio César: Ibidem. Pág. 91.

14 Torres, Elpidio: El Cordobazo organizado la historia sin mitos. Editorial Catálogos. Bs. As, 1999. Pág. 80.

15 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba.

manifestantes, que portan banderas y vocean consignas y estribillos.” 16 Yo creo que fue una confluencia de dos grandes sectores, con el apoyo de la clase media, de la clase política, porque los partidos políticos estaban todos en el Cordobazo, y no solamente los partidos de izquierda, y en las manifestaciones del Cordobazo participaron todos, participaron los peronistas, los radicales y obviamente los partidos de izquierda más contestatarios, además del Partido Comunista que tenia fuerza todavía en aquella época, todas las versiones socialistas, ósea hubo una participación política además de la participación de la clase media.” (Moreno.) Sin embargo, las opiniones se dividen a la hora de establecer cuál de dichos actores sociales tuvo mayor peso en los sucesos de mayo. Así, podemos distinguir quienes piensan que el Cordobazo fue el resultado de la confluencia en la lucha, de las agrupaciones estudiantiles y de las organizaciones gremiales de los trabajadores, y quienes sostienen que existió una primacía sindical con acompañamiento de los sectores estudiantiles. Julio César Moreno y Francisco Delich son partidarios de la hipótesis de la confluencia obrero-estudiantil como causal de los resultados de la movilización del Cordobazo. Ellos dicen: “Toda la sociedad política se corría y acá en Córdoba se notaba más que en otros lados, así que ahí hay, yo digo se empezó a fijar el Cordobazo y lo que si marcó, yo diría que la tesis de lo que quiero contestarte con esto, es que es un punto de encuentro muy importante del movimiento estudiantil con los sectores populares en general, pero, a la vez, yo diría es el último gran momento de la clase obrera urbana industrial, en términos sociológicos, esa es clase obrero industrial, eso se empieza también a radicalizar y por eso esa famosa expresión de Krieger Vasena cuando se produce el Cordobazo: “¿por qué los obreros mejor pagados del país, por qué se insurgen así?” y mi respuesta es ahí mismo, por eso, justamente por eso porque son los mejores pagados.” (Delich.) “Yo creo que el Cordobazo es la primera oportunidad en que se pone en la práctica el viejo principio reformista de la unidad obrero-estudiantil. Y hay una exégesis que yo no estoy muy de acuerdo que dice que la participación del movimiento sindical de la clase trabajadora fue el factor fundamental en ese hecho social y cultural que fue el Cordobazo. Yo no digo eso, yo no estoy de acuerdo con eso. Yo creo que el Cordobazo fue fundamentalmente la confluencia de dos grandes vertientes, la gran industria y la universidad de masas, con sus respectivas expresiones, en el caso de la gran industria los sindicatos industriales, en el caso de la universidad de masas, las organizaciones estudiantiles de la época.” (Moreno.) Por otro lado, dentro del grupo de los partidarios de la hipótesis de la primacía sindical, Beatriz y Beba Balvé (1989) consideran que los actores principales de los acontecimientos de mayo fueron centralmente los obreros. Así, definen al Cordobazo como el “espacio- tiempo de cinco horas donde se libra un enfrentamiento que asume formas de lucha armada de masas, siendo las fuerzas enfrentadas por un lado el movimiento obrero combativo y resuelto, y las fuerzas armadas del estado. Cuando la lucha se desenvuelve en el ámbito de la lucha económica, los obreros se encuentran solos.” 17 Las autoras amplían su punto de vista diciendo que “los estudiantes que previamente se habían solidarizado con los obreros en los plenarios llevados a cabo durante el mes de mayo y que habían acompañado el momento de la protesta, cuando se inicia el momento de la lucha abierta, se retiran del campo de batalla, afirmándose en su territorio para ofrecer resistencia a las fuerzas represivas que iniciaban el momento de las detenciones, quedando inmersos en el mundo de lo jurídico.” 18

16 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 78. 17 Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: “El ´69 huelga política de masas. Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo.” Editorial Contrapunto. Buenos Aires. 1989. Pág. 200. 18 Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: Ibidem. Pág. 201.

Dentro de esta perspectiva los entrevistados Héctor Schmucler y César Arese creen en la primacía sindical en el Cordobazo y declaran: “…Creo que la participación estudiantil, como movimiento estudiantil, al margen de estudiantes concretos, como movimiento estudiantil, yo tengo la impresión de que en el Cordobazo ha sido muy precaria, a pesar de que parece la fusión de obreros estudiantes, (es cierto el barrio Clínicas fue un escenario, inclusive de resistencia, etc.) pero me parece, por lo que conozco, (…)sin duda, que no fue orgánica, salvo la participación de este grupo, justamente de Kosak 19 , que estaba en bastante vinculación con los dirigentes obreros del momento, Tosco, en fin, los que estuvieron en ese momento; yo creo que como organización estudiantil, como esto que era la Federación Universitaria, tengo la impresión de que fue poco significativa.”; “…la organización universitaria, autónoma que le comentaba recién, había perdido magnitud y creo que orgánicamente nunca estuvo en los preparativos de toda esa lucha de esos días, donde estuvieron orgánicamente los sindicatos, estuvo SMATA, estuvo Luz y Fuerza, pero eran los dirigentes sindicales que tuvieron una responsabilidad orgánica en todo esto. Tengo la sospecha de que como organismo estudiantil fue menor, al margen, insisto, de los estudiantes concretos, algunos seguramente más vinculados a algunas organizaciones políticas.” (Schmucler.) “La característica del Cordobazo fue que resultó de la confluencia de sectores sindicales, de la CGT de los Argentinos y del sector más dialoguista del peronismo de las 62 organizaciones que confluyeron en una coordinación, no fue un accidente, sino una coordinación, para realizar una protesta el 29 de mayo. Y el 29 de mayo tuvo, en principio, una plataforma reivindicativa de carácter exclusivamente sindical, como fue el tema de las quitas zonales.” El Cordobazo “fue un paro obrero, organizado por los sindicatos, los estudiantes acompañaron, lo que ocurre es que los estudiantes normalmente acompañaban y coordinaron los grupos estudiantiles, coordinaron acompañar a los sindicatos, esa es la característica. Las columnas de larga planificación están organizadas por los obreros.” (Arese.)

EL CORDOBAZO ¿FUE PRODUCTO DE OBREROS ESTUDIANTES O DE LA SOLIDARIDAD OBRERO-ESTUDIANTIL? Para responder a esta pregunta respecto a los actores participantes del Cordobazo, Delich (1994) plantea la emergencia, en los años sesenta, de un nuevo actor social: los trabajadores- estudiantes. Aunque éstos no son obreros industriales, su pertenencia al mundo laboral implica una nueva conciencia respecto del mundo de los obreros industriales y un acercamiento a ellos en tanto trabajadores. “Este tipo de estudiantes tiene para con los obreros una actitud igualmente ambigua: solidaria, porque están en igual situación, diferente, porque de ellos los separa un proyecto de ascenso social distinto”. 20 La emergencia de un nuevo tipo de estudiante y el cambio en la composición social del estudiantado universitario, se produce como un reflejo de los cambios sociales en el conjunto de la sociedad, que se manifestaban al interior de las casas de estudio, en el quiebre del perfil de la universidad de elite, que cada vez se iba acercando más al modelo de universidad de masas. “A lo largo de los sesenta, la masificación de la universidad permitió el ingreso de nuevos grupos sociales, relacionados con los sectores de servicios y productivos; muchos de estos estudiantes estaban vinculados a sindicatos con intensa actividad política, como Luz y Fuerza o SMATA, y a pequeñas empresas subsidiarias de la renovación industrial que habían

19 El kozakismo significó la ruptura con la tradición “gorila”, antiperonista del movimiento estudiantil cordobés, que posibilitó nuevas miradas respecto del fenómeno peronista, una apreciación positiva del mismo y el inicio de relaciones más fluidas con las direcciones sindicales. Constituyó un antecedente importante en el pensamiento y la formación de los futuros activistas del movimiento estudiantil a partir de 1968. 20 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 95.

surgido en Córdoba por esos tiempos. Esto facilitó el fortalecimiento de las relaciones entre el movimiento estudiantil y los movimientos políticos y sociales.” 21 Respecto a esta cuestión los entrevistados plantean lo siguiente: “Sí existieron obreros-estudiantes, estudiantes- obreros, pero no era algo significativo, eran relaciones, vasos comunicantes, institucionales, reunión con los sindicatos, porque los estudiantes se acercaban a las fabricas, para repartir

panfletos, porque iban a reuniones barriales, todo eso existió.” (Arese.) “¿Qué es lo que caracteriza a un estudiante? Se refería a los estudiantes universitarios, él [Sartre] dice, una cierta edad de la vida y una cierta relación con el saber y que eso a veces se hace una mezcla explosiva. Y yo creo que en Córdoba en aquel momento, en la gran industria se daba un fenómeno parecido, había jóvenes trabajadores que tenían una edad de la vida, como decía Sartre, y una relación con el saber y con la técnica o con el saber a

ahí también se plantea la similitud entre el joven estudiante

universitario y el joven trabajador industrial, súmale el espíritu de la época. Y ahí está, porque acá el Smata en su época, las agrupaciones de Smata como sindicato cuando pasa a ser controlado por la izquierda no? y las agrupaciones sindicales de base, de izquierda, se han planteado, así como los estudiantes plantearon un cambio curricular de los contenidos de la enseñanza, éstos plantearon un cambio en el sistema productivo: queremos estar también nosotros, queremos cambiar la orientación del sistema productivo, queremos fabricar otras cosas. (Moreno.) Desde otra mirada, Beatriz y Beba Balvé (1989) refutan esta perspectiva acerca de la relación entre obreros y estudiantes y plantean lo siguiente. “En Córdoba, la fuerza social de enfrentamiento es obrera y la iniciativa en las luchas está en sus manos y en relación al ámbito de la lucha económica. En este ámbito, el grado de legitimidad de sus luchas en relación al Estado es inexistente y aquí, los obreros se encuentran solos en las luchas.” 22

través de la técnica (

)

EL CORDOBAZO…¿UN FENÓMENO ESPONTÁNEO U ORGANIZADO? Esta pregunta aún hoy sigue generando disputas y debates teóricos. Este aspecto de los hechos de mayo sigue generando controversias entre quienes caracterizan al Cordobazo como una movilización fruto del espontaneísmo de las masas y quienes lo entienden como el resultado de la organización planificada. Las respuestas a esta pregunta y las opiniones de los entrevistados consultados, se encuentran divididas. Tres de los entrevistados, Julio César Moreno, Héctor Schmucler y Francisco Delich, coinciden en señalar el contenido espontáneo de la movilización, puesto que destacan la masificación de la participación y la rapidez de los acontecimientos, en los que las bases en muchos casos sobrepasaban a sus dirigentes. Ellos dicen: “yo me acuerdo de las grandes asambleas en la ciudad universitaria de principios de mayo, fines de abril, mayo del 69, cuando yo le contaba que debutaba como cronista, y ahí ya no iba ni como estudiante ni como militante de alguna agrupación, sino como periodista y había mucha espontaneidad, no es que caían los grandes aparatos y decían tal cosa y eso se votaba y se hacia, no, no, había mucha discusión, mucho debate, mucha incerteza y las cosas se movían con mucha velocidad y a veces la masa, por llamarla de algún modo, superaba a los dirigentes en sus planteos.” (Moreno.) En referencia a esta cuestión Francisco Delich plantea que “hubo una dosis de azar, de

particular reunión de circunstancias que hacen de mayo un episodio único, singular (

) fue

una fuerza social que niega con su acción la raíz misma del orden social, trata de construirse contradictoriamente, a partir de negociaciones y afirmaciones, ni claras ni coherentes,

21 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba. 22 Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: “El ´69 huelga política de masas. Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo.” Editorial Contrapunto. Buenos Aires. 1989. Pág. 199.

desarrolla su conciencia, estrecha su solidaridad, tienta un nuevo estilo de acción, afirma nuevas reivindicaciones, señala nuevos objetivos, postula nuevos valores.” 23 En general todos los entrevistados reconocen la presencia de elementos producto de la organización y planificación, y elementos que se deben a un desarrollo espontáneo de los acontecimientos. Sin embargo, se diferencian a la hora de establecer en cual de los polos poner el énfasis. Algunos mencionan la organización y planificación llevada adelante por los sindicatos, que estructuran la movilización de las columnas de modo tal que fuera posible despistar a la policía; otros dan cuenta de la presencia de armas en el enfrentamiento como indicio de que se esperaba, y se quería producir un rebrote social del tipo que ocurrió; y también se menciona la organización, planificación y consignas de las agrupaciones estudiantiles cuyo objetivo era generar un alto grado de conmoción social. Desde la otra perspectiva se pone el énfasis en que, el grado de movilización y el apoyo masivo de la sociedad civil excedió por mucho lo que se esperaba para una movilización social, en el contexto de un gobierno dictatorial. Teniendo en cuenta todos los testimonios podemos entender que “el Cordobazo, no fue el producto espontáneo de un anarquismo de ocasión, ni el ejercicio caprichoso de una violencia soberbia y elitista, sino la expresión de una rebeldía profunda de los trabajadores organizados, de los jóvenes estudiantes, y del pueblo de Córdoba, que encarnaban y sintetizaban en su protesta, en sus banderas, en sus gritos, y aún en sus broncas, los anhelos contenidos en el espíritu y en la conciencia de millones de argentinos.” 24 “En todo movimiento de este tipo hay un grado de organización y un grado de espontaneidad, pero tal como se dieron las cosas, yo creo que fue mas espontaneidad que organización. Acá no hubo una paciente tarea en los meses previos, ir preparando digamos el estallido de un movimiento, acá hubo mucha espontaneidad tanto en la universidad como en los sindicatos. Y la prueba está en que la huelga, un paro de 48 horas, un jueves y un viernes, o 72, jueves, viernes y sábado se decide por la parte gremial en una reunión que se hace el día antes o dos días antes del Cordobazo.” (Moreno.) “Hay una parte que era organizada y hay una adhesión espontánea importante, no es que sean contradictorias, las dos cosas, porque hay una parte que son Elpidio, Tosco y el negro Atilio, esos tres, porque la planificación no les fue fácil, porque por primera vez, en la historia de las movilizaciones obreras cordobesas, la movilización no va hacia el centro por eso se desconcierta la policía.”; mirá como se distribuyó la gente y ahí te vas a dar cuenta, que el paro fue convocado paro activo, está diciendo vamos a la pelea, porque sino quédate en tu casa a tomar mate y está todo bien, nos vemos, es un paro activo, en donde se distribuyó los gremios para acá para allá y vos sabes que un gobierno, una dictadura de esas reprime, así que estabas haciendo, un operativo anti discreción. Y una vez que, el eco yo digo también espontáneo, porque cuando la gente se empezó a sumar y a salir a la calle…” (Delich.) “El tema era el contexto social, el humor social, eso si era espontáneo, porque nadie planificó que veinte o treinta barrios de Córdoba salieran, estuvieran en las esquinas, bloquearan calles, los vecinos salían a tirar cosas, pero el movimiento de ingreso de los obreros organizados que se dirigieran al centro de Córdoba, ese día fue el único día que yo conozca en la historia de Córdoba que se cortó la luz, se interrumpió la luz, eso fue de Luz y Fuerza. Entonces era organizado, era organizado, lo que no era organizado era la repercusión popular.” (Arese.) “Como movimiento general, el Cordobazo yo creo que tuvo mucho de espontáneo. No creo que nadie haya calculado lo que se iba hacer, yo creo que los acontecimientos, como muchas veces en la historia, se arranca algo y después ya no se sabe hasta donde se llega.

23 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 119. 24 Torres, Elpidio: El Cordobazo organizado la historia sin mitos. Editorial Catálogos. Bs. As, 1999. Pág. 17.

Bueno, que había, eso sí, están los datos, todas las cosas, la voluntad, las marchas, todo esto que se hizo. Sin duda no fue absolutamente espontáneo, inclusive el conflicto, el enfrentamiento violento.” (Schmucler.) Respecto al grado de organización con que contaban los grupos movilizados, Beba y Beatriz Balvé (1989) destacan que aquel era menor para las masas estudiantiles en comparación con las filas de los obreros. Por ello, las autoras destacan un mayor grado de espontaneidad en el grupo de los estudiantes. “En cuanto a los estudiantes, éstos se solidarizan con los obreros y brindan su apoyo a la huelga con movilizaciones pero, no tienen unificados los criterios respecto a la puesta en práctica del plan de lucha. Es así como en algunos casos se cita a los estudiantes a la puerta de las facultades, en otros se deja en libertad de acción para que cada uno decida la manera en que participará y otros, adhieren al paro pero se expiden en contra de cualquier tipo de violencia.” 25 Sólo uno de los entrevistados destaca la primacía del contenido de organización y planeamiento detrás de los acontecimientos del Cordobazo: “Había comandos, grupos, éramos grupos de derecho teníamos que ir a Av. Maipú, los de medicina, no se, tenían que ir al clínicas, eso lo ignoro. Pero se había planificado que los grupos estudiantiles tenían que ir a determinados puntos y ahí hacer su acto, que fueron 20, para causar la mayor conmoción social posible. El hecho de que la represión fuera muy dura y que empezará haber muertos eso sucumbió por la ciudad inmediatamente, entonces ahí reaccionan tanto los otros estudiantes que no estaban como otros obreros, más agregados de la población, que me parece que quedó a las cinco de la tarde, claro de las dos o tres de la tarde a las cinco de la tarde la ciudad estaba totalmente, prácticamente todos los barrios de la ciudad tenían focos de resistencia, de gomas en la calle.” (Arese.)

LA RELACIÓN ENTRE MOVIMIENTO OBRERO Y MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Tal como mencionamos anteriormente consideramos que no podemos remitirnos al fenómeno del Cordobazo sin referirnos a la relación entre las organizaciones estudiantiles y las sindicales. Para comprender dicha relación debemos tener en cuenta que el sector estudiantil posee características particulares, entre ellas, es imprescindible mencionar que como tal, la figura de estudiante, a diferencia de la de los obreros, corresponde a una etapa transitoria de la vida y como tal provisoria, en la mayoría de los casos asociada la juventud. A su vez, el colectivo de los estudiantes no se identifica con una posición de clase social, sino que por el contrario, es la situación de ser jóvenes y estudiantes el elemento que los aglutina, pues si bien en los sesenta todavía existía cierta homogeneidad en los orígenes sociales de los estudiantes, las consecuencias del proceso de masificación universitaria comenzaban a manifestarse en las características heterogéneas del colectivo estudiantil. En relación con este aspecto, resulta interesante destacar la opinión de Julio César Moreno respecto de la edad como uno de los factores de coincidencia y aglutinantes, en la confluencia de las organizaciones estudiantiles y obreras en la manifestación del Cordobazo, que citamos anteriormente en el apartado referido a la solidaridad obrero-estudiantil. Para explicar esta cuestión, desde otra perspectiva, Francisco Delich ensaya una hipótesis acerca de la confluencia obrero-estudiantil y menciona lo siguiente: “Las bases obreras empujan a sus dirigentes en demanda no tanto de salarios como de participación política. De allí, por lo demás, que puedan articular grupos no obreros en igual instancia.” 26 Es decir, los estudiantes. La opinión de César Arese coincide con este diagnóstico: “Los estudiantes iban a hablar a las fabricas, iban acompañando, a hablar a las fabricas, porque los estudiantes,

25 Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: “El ´69 huelga política de masas. Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo.” Editorial Contrapunto. Buenos Aires. 1989. Pág. 194. 26 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 69.

las agrupaciones estudiantiles, (tal vez asumiendo la representación de un partido), pero hablaban en las puertas de las fabricas y había relaciones entre determinados obreros, agrupaciones sindicales, que tenían relaciones con los grupos estudiantiles, era normal. Sí había reuniones en los barrios, en los sindicatos, con estudiantes. Y otro fenómeno, que también puede explicar un poco también el hecho, como la Universidad tenía proscripta la

actividad estudiantil, en algunas facultades se hacían, pero también muchas reuniones se hacían en los sindicatos, se pedía permiso en los sindicatos para que les facilitaran, como los sindicatos no estaban intervenidos, era una actividad normal, era normal que los estudiantes pidieran para hacer sus reuniones en el sindicato Luz y Fuerza, sindicato gráfico, pero varios sindicatos admitían, que los estudiantes le pidieran los salones, para sus reuniones, eso generaba muchos nexos.” (Arese.) Además, Delich (1994) plantea como una hipótesis para la alianza policlasista entre obreros

y estudiantes, el carácter subordinado del interior, de Córdoba, al que se suman las consecuencias de la subordinación que adquiere la posición nacional en el contexto internacional bajo la hegemonía norteamericana.

“Hasta 1960, la declamada “unidad obrero-estudiantil” había sido otro de los mitos vaciados

de

contenido. Desde el Movimiento Obrero, identificado con el peronismo, habíamos visto a

la

mayoría de los estudiantes nucleados en la FUA, y en la FUC en el ámbito de nuestra

provincia- en la vereda opuesta a la de los trabajadores.” 27 Según Elpidio Torres, en este contexto, para entender la relación entre el movimiento estudiantil y el movimiento obrero “es revelador señalar las principales diferencias entre integralistas y reformistas, pues la resultante de esa discusión derivó en un giro trascendental del conjunto de los universitarios hacia el Movimiento Obrero al comienzo de la década del sesenta. A partir de allí se planteó una nueva y más fructífera relación entre los trabajadores y estudiantes; la consigna de la unidad obrero-estudiantil tuvo un nuevo contenido y se expresó luego con rotunda contundencia en el mayo cordobés.” 28 El relato de uno de nuestros entrevistados concuerda con la opinión de aquel conocido dirigente sindical: “había un caldo de cultivo distinto, incluso los propios organizadores lo advirtieron, el lanzado de reivindicación de carácter sindical iba a encontrar, por ejemplo, un eco en el movimiento estudiantil, algo que en ese momento era moneda corriente, es decir, que los estudiantes coordinaran con los sindicatos, después desapareció. Es más, los dirigentes sindicales naturalmente también coordinaban con los dirigentes estudiantiles. El Cordobazo tuvo, yo no sé exactamente como fueron los entretelones de la coordinación entre sindicatos y estudiantes, pero la coordinación existió y fue aceitadísima, fue una maquinaria que se movió el día del Cordobazo, o sea, hubo una organización y una planificación destinada a producir niveles de conmoción ese día que acompañaba el paro.” (Arese.)

CARACTERÍSTICAS DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL EN LOS SESENTA Para comenzar podemos mencionar que los entrevistados coinciden en destacar a las siguientes agrupaciones estudiantiles como las principales de la época: La Franja Morada, (en ese momento no tan ligada explícitamente con el Partido Radical) el Integralismo, el peronismo, el socialismo, la izquierda comunista, el MNR y la Juventud Comunista. Respecto a la práctica política hegemónica del movimiento estudiantil en los sesenta podemos mencionar como principales características a las siguientes: los actos relámpago, las asambleas, él carácter masivo de la participación estudiantil, su alto grado de representatividad en el conjunto estudiantil, la autonomía de las agrupaciones estudiantiles respecto de otras agrupaciones políticas y de la estructura formal universitaria, y su falta de organización en un sentido orgánico, debida a la amplia actividad de las bases que

27 Torres, Elpidio: El Cordobazo organizado la historia sin mitos. Editorial Catálogos. Bs. As, 1999. Pág. 73.

28 Torres, Elpidio: Ibidem. Pág. 74.

desbordaban a sus dirigentes. Sin embargo, a partir del golpe de Estado de 1966 se produce una disminución en los niveles de actividad del movimiento estudiantil como consecuencia

de la represión y la persecución político-ideológica en las universidades que son intervenidas

por el gobierno. En referencia a estos aspectos nuestros entrevistados nos comentaban lo siguiente: “…los centros estudiantiles y, en consecuencia, la Federación Universitaria, que agrupaba los centros estudiantiles, tenían una fuerte autonomía y estaban enmarcados por el espíritu de militancia de la época, que qué quiero decir militancia de la época, quiere decir una absoluta autonomía de la estructura administrativa universitaria, para decir un ejemplo simple, nadie imaginaba que un centro estudiantil manejara recursos económicos, nadie podía imaginar que el centro estudiantil o la Federación Universitaria fueran vehículos para negociar cargos, eran centros de acción, de acción político, gremial, etc Esto en los centros de cada una de las facultades, algunos con mucho poder, con mayor o menor influencia sobre el conjunto de los estudiantes, pero eran verdaderamente representativos y la Federación universitaria que agrupaba a los centros eran entidades de peso.” (Schmucler.) “A comienzos del año 60, para poner exacto, la Universidad es autónoma, la Universidad esta muy metida hacia adentro, las disputas son disputas ideológicas, son muy fuertes pero son espacios de discusión y espacio de enfrentamiento también entre los partidos y entre las organizaciones, la izquierda, el centro, la derecha, las Universidades son más marcadas porque, por su carácter simbólico, en la Universidad, no se discute tanto salario como orientaciones, así que es un momento de gran incremento del debate netamente ideológico. En el caso de las disciplinas si me decís como era la sociología digo una gran discusión entre Germani y la modernidad y la forma de neo marxismo y las cátedras nacionales del peronismo que después se afirman y nosotros en económicas, digamos, las discusiones entre liberales, keynesianos, tercer mundistas, era un pan de cada día así que, yo creo que en las universidades, por eso, la reacción de la Universidad es mucho más fuerte contra el golpe del 66 que la reacción política.” (Delich.) “Había militantes dispersos porque luego del 66, año en que se instaura la dictadura militar de Onganía se disuelven todos los centros y luego de la efervescencia del año 66, al

asesinato de Pampillón, la resistencia estudiantil a la dictadura, en los años 67 y 68 se dio una suerte de depresión en el movimiento estudiantil, que en el comienzo de los años, fines del 68 y comienzos del 69 comenzó a revertirse. De esa depresión se paso a una excitación social que desembocó en el Cordobazo.”. “Había un gran grado de aceptación a las organizaciones estudiantiles, los estudiantes no eran indiferentes a todas estas ideas. Era normal organizar una asamblea, que la gente participara, que se debatiera, que se debatieran este tipo de temas, se generaban actos, de política nacional, internacional, que los cambios de la sociedad se debatieran en asambleas importantes.” (Arese.)

A mediados de los sesenta y particularmente luego de 1966 se produce un quiebre en la

modalidad organizacional, consignas y práctica política del movimiento estudiantil. La violencia política ejemplificada por los francotiradores que actuaron en los hechos de mayo,

constituye un antecedente de lo que ocurrió luego en los años setenta, los cuales estuvieron marcados por la radicalización y la extensión de las organizaciones armadas. “Paulatinamente la acción manipuladora, la negociación, ha dejado paso entre los estudiantes

a la acción callejera y violenta. Ya, en 1966, la toma del barrio Clínicas demostró

suficientemente la incapacidad de la policía de contener las manifestaciones y de romper el control sobre el barrio. En 1969 ocurrió exactamente lo mismo pero a nivel de la ciudad entera. La gimnasia revolucionaria permitió una acción sensiblemente más eficaz.” 29

29 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 101.

Respecto a las consignas típicas del movimiento estudiantil en la década del sesenta, podemos mencionar que aquellas se caracterizaban por referirse a cuestiones gremiales y administrativas alusivas a la situación interna de la universidad. “Lo novedoso de este renovado movimiento estudiantil estuvo dado por la participación masiva de los estudiantes en los reclamos en torno a la situación académica: libertad de cátedra, pluralismo teórico, autonomía universitaria, concursos. Muchas veces estos reclamos fueron acompañados en las asambleas por profesores, algunos de los cuales habían sido expulsados por el golpe del 66.” 30 Las consignas universitarias de los estudiantes de la década del sesenta eran centralmente de carácter corporativo. “Una corporación se define como sabés, por intereses particulares, entonces digo, los intereses estudiantiles, todo en esa época nuestra se empezó a discutir, si había exámenes mensuales, después se sacaron, turnos de exámenes, obligaciones estudiantiles, comedor universitario, el comedor fue algo importante, esas son reivindicaciones corporativas.”(Delich.) Sin embargo, los entrevistados nos cuentan que hacia fines de los sesenta, se comienzan a dejar de lado las consignas meramente gremiales o que respondían a intereses corporativos y se manifiesta un viraje hacia consignas de carácter revolucionario, referidas a la sociedad en su conjunto y a cuestiones externas a la universidad en sí. “El movimiento estudiantil tenia reclamos entre comillas “gremiales”, que serían mayor presupuesto, mayores asignaciones educativas, estructura edilicia, etc. Pero eran casi mínimas, casi marginales con respecto a las consignas de carácter político, era común que las propuestas, los programas estudiantiles se refirieran básicamente a la unidad con el movimiento obrero y a la necesidad de un cambio, digamos, por un lado, anti dictatorial de manera absoluta.”; “Y las ideas se exponían, eran todas discusiones que hoy parecerían insólitas, como por ejemplo, qué dijo Lenin en el año 1916 acerca de cómo debería ser la estrategia para el derrocar el zarismo y la réplica del otro que decía, no, acá nos tenemos que adaptar a la corriente nacional, pero el tema no era si teníamos que cambiar o no, sino cómo había que cambiar, cómo había que hacer una nueva sociedad, la discusión era esa. Aquel que dijera: “bueno, estamos bien, sigamos así” o aquel que restringiera el discurso a una reivindicación meramente estudiantil, ya era considerado como alguien conservador. Aparte de, más becas, más profesores, más estructura o más ayuda escolar o más presupuesto, qué plantea usted para la liberación nacional y revolucionaria, estábamos todos obligados a suponer un programa de gobierno, un programa de sociedad, un ideal de sociedad y naturalmente tenía que ser revolucionario. La diferencia podía ser entre Socialismo Revolucionario y Socialismo Nacional Revolucionario, el carácter que se podía dar a ese cambio, eso aún en sectores que podían considerarse más tradicionales como Franja Morada que era radical, era radical reformista, reivindicando la Reforma del 18, sin embargo, habría que revisar los panfletos de esa época, que incluso eran revolucionarios también, de izquierda.” (Arese.) El 24 de mayo del 69 “El radicalismo de Córdoba postuló en el primer Congreso Provincial de Estudio y Actualización Doctrinaria de la Unión Cívica Radical, entre otras cosas, “la lucha revolucionaria en la que el pueblo de la patria deberá intervenir a fin de cambiar las estructuras, la colectivización de la tierra, de las riquezas naturales y de los medios de producción previa una justa indemnización.” 31 En concordancia con este espíritu de época “las organizaciones estudiantiles comienzan a plantearse una lucha que excede totalmente el campo gremial propiamente dicho, y hacen extensiva su mirada a la caída del régimen

30 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba. 31 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 64.

burgués y la creación de una nueva república.” 32 Estas nuevas consignas reciben la influencia de corrientes de pensamiento de la época como el guevarismo y el romanticismo de izquierda. En este contexto de ideas revolucionarias, “otra posición del movimiento estudiantil apuntó a hacer una crítica al sistema educativo en su totalidad, al que entendía como el principal vehículo de reproducción ideológica del sistema capitalista. Estas posiciones llevaron a impulsar como práctica política y de cuestionamiento, la creación de cátedras paralelas.” 33 “Una de las consignas más difundidas en aquella época “tripartito, tripartito” en defensa del gobierno tripartito y paritario o tripartito, que había sido derogado por el gobierno de Onganía. En el 69, estoy haciendo un salto muy grande no?, hay un cambio de consignas que revela el cambio ideológico y político que se había producido en el movimiento universitario. Una consigna predominante era, por ejemplo, “ni golpe, ni elección, revolución”. Entonces de la defensa del gobierno tripartito y la autonomía universitaria, de la reforma del 18, de sus ideales clásicos digamos, a la consigna “ni golpe, ni elección, revolución”, bueno, ahí esta reflejado el gran cambio que se produce en esos dos o tres años”. (Moreno.) “En este cambio de consignas se reflejan las profundas mutaciones políticas e ideológicas acaecidas en esos breves e intensos tres años de la historia cordobesa y nacional. Los estudiantes que salían a la calle tenían tal vez los mismos rostros, pero las ideas eran distintas. En el 66 se defendía la democracia constitucional y las elecciones libres, después del 69 se proclamaba la revolución. O en todo caso, ambos valores se entremezclaron en una compleja trama cultural, sin que se pudieran hacer distinciones demasiado claras entre uno y otro.” 34 En las consignas estudiantiles, yo creo que en general, no eran ya casi consignas universitarias, era como si la Universidad fuese la plataforma para, para la protesta, para las discusiones, todo estaba cruzado, no había quien desmintiera nada, ni la política universitaria, ni tampoco el gobierno, se empezó yo calculo que a mediados del año 67,en un año ya había perdido todo, se veía lo que era además la derecha medio neo falangista en la política y la derecha económica que era Krieger Vasena, que era muy fuerte. Así que yo tengo la impresión, para mi el corte es ese cuando uno pasa del 56, 57, 58,60, hasta el 60 todavía, nosotros éramos más, la disputa también era política pero mas al interior de lo universitario. En los 60´s, después de la ley, el envión que traía el movimiento estudiantil lo politizó todavía más y además porque fue la ruptura con Frondizi.”(Delich.) Estos cambios vertiginosos y radicales en las formas de la práctica política y en las consignas del movimiento estudiantil que mencionan los entrevistados tendrán consecuencias importantes en los nuevos modos de la política estudiantil universitaria que caracterizaron a los años setenta. En este sentido resulta interesante destacar que “las movilizaciones de mayo del 69 superan ampliamente a las anteriores, pero hay un elemento importante a resaltar, que es el distanciamiento que el movimiento estudiantil toma de las formas orgánicas y tradicionales de los aparatos de representación estudiantil, que darán lugar con el tiempo a nuevas formas democráticas y de autogestión. La crisis de legitimidad de la conducción tradicional del movimiento estudiantil produjo el surgimiento de formas de democracia directa que dio motivo a la aparición de una nueva dirección integrada por

32 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba.

33 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: Ibidem.

34 Moreno, Julio César: La espuma de la cerveza. Córdoba derrotada y recuperada. El Emporio Ediciones. Córdoba 2005. Pág 92.

cuadros surgidos casi espontáneamente de las bases; ello abrió paso a una nueva generación de activistas y de dirigentes políticos que tendrán protagonismo en y luego del Cordobazo.” 35

Lo que pasó después

CORDOBAZO “El Cordobazo impulsó en la universidad una pronta radicalización de las organizaciones estudiantiles, que ya no buscaron en las viejas tradiciones políticas universitarias sino que el imaginario comenzó a rescatar políticas e ideas con cuestionamientos más amplios y radicales. Las reivindicaciones sostenidas en este movimiento marcaron la década del setenta tanto en las nuevas prácticas políticas, en las formas de organización, como en las formas de expresión de las organizaciones populares.” 36 En referencia a esta cuestión, los entrevistados mencionan la importancia que revistió el Cordobazo como ejemplo de las potencialidades que aportaba la movilización social y como una forma de protesta que contaba con un amplio grado de legitimidad y apoyo popular en el contexto de un régimen dictatorial. El

Cordobazo había demostrado la capacidad de movilización de las organizaciones estudiantiles y sindicales pero también había evidenciado el grado que alcanzaba la hostilidad social hacia un gobierno de facto y el rechazo de la sociedad civil en su conjunto hacia el proyecto autoritario de un gobierno que tanto en el nivel nacional como provincial, paulatinamente perdía cualquier punto de apoyo y consenso social. “El Cordobazo generó confianza en la posibilidad de los obreros y de los estudiantes en la apertura de un proceso insurreccional o de organización popular destinada a derrocar un gobierno y quizás, con la idea de proponer una transformación social de fondo. El Cordobazo marcó que era posible que los obreros y los estudiantes, la población, pudiera conmover a la sociedad.” (Arese.) La hipótesis de Delich (1994) acerca de la radicalización política de los estudiantes en los años setenta, considera que los cambios en la orientación política e ideológica de los mismos no se deben a un cambio en la composición social del estudiantado, sino a un cambio en lo que significaba la radicalidad en la década del sesenta-setenta, a la luz de los acontecimientos que marcaban un cambio en el clima de época. Este autor considera que la juventud siempre estuvo asociada con planteos radicales, y menciona como ejemplo a la juventud protagonista de la Reforma de 1918, cuyo pensamiento radical se basaba en el liberalismo frente al clericalismo y el conservadurismo imperantes en la universidad de la época. En los años sesenta, los entrevistados coinciden en marcar un viraje de las consignas y discursos, que son críticos respecto del reformismo, para inclinarse cada vez más hacia ideas cercanas a los ideales revolucionarios. Los cambios en el ámbito universitario comienzan a ser impensables sin lograr cambios en el conjunto del sistema social. Hubo un momento de mucha radicalización y me parece que es, te digo, el momento de mayor inclusión del movimiento estudiantil, no como movimiento corporativo sino como movimiento social, esto es propiamente movimiento social y movimiento social muy próximo de los sectores populares y por eso, porque te va a extrañar que la radicalización de la radicalización vaya para los grupos armados que ocurre de nuevo después de los 70. Así que hasta ahí yo creo que el movimiento estudiantil se despegó en cierto modo de la historia de la Universidad para ser mas parte de la historia política y de la historia social y eso sin transición siguió, en el 71, 72, 73, hasta y el 73 ni hablar, después que gana Cámpora, todavía la universidad es muy…la Universidad se desestabiliza y probablemente ayuda a desestabilizar también el propio gobierno de Cámpora.” (Delich.) “Con el movimiento de la Reforma Universitaria, los estudiantes adoptaron una filosofía liberal que paulatinamente se degrada, eclosiona en forma contradictoria durante el

CAMBIOS

EN EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL A PARTIR DEL

35 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba. 36 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: Ibidem.

peronismo y es finalmente abandonada al comienzo de la década del sesenta, cuando otros dos hijos del liberalismo reformista, Fidel Castro y Che Guevara, lo destrozan llevándolo hasta las últimas consecuencias. A partir de entonces los grupos marxistas minoritarios se transforman en mayoritarios y los antiguos católicos, clericales algo fascistizantes, devienen cristianos revolucionarios.” 37 Yo creo que el movimiento estudiantil empieza a ser, en cierto modo, desgarrado por esta presencia fuerte de los grupos armados, es una presión política muy fuerte y en la cual el mensaje por supuesto, es para que te ocupás de las cosas de la Universidad si estamos por construir una sociedad socialista, culta, etc. en cierto modo el debate propiamente universitario se acalla un poco, siguen las demandas por la autonomía, por el cese de las intervenciones, por los concursos.” (Delich.) La radicalización que se produce en la década del setenta también se explica por la emergencia de la sociedad civil ante la oclusión de las vías tradicionales de la política que supuso la instauración del gobierno de facto. “En ese contexto de 1966/1969 es obvio que la sociedad civil, carente de articulación con el Estado, sólo podía reconcentrarse en ella misma, separarse del Estado primero, desconocerlo enseguida y desafiarlo finalmente.” 38 En este sentido, resulta ilustrativa la siguiente declaración: La Asociación de Docentes y Graduados Universitarios de la Universidad Nacional de Córdoba emitió un comunicado el 27 de mayo del 69, en el que afirmaba: “sólo la autoridad no ve que es su propio accionar el que engendra la violencia.” 39 A su vez, como indicador del clima de violencia política legitimada como forma de reacción contra la violencia del gobierno, resultan ilustrativas las palabras de un comunicado de la CGT de los argentinos emitido el día 14 de mayo de 1969:

“Este nuevo atropello cometido, no debe quedar impune, y los obreros saldremos a la calle con las mismas armas que emplean los cipayos de la tiranía. Si tan sólo se respeta el derecho de la fuerza, a la fuerza recurriremos para liberar para siempre a nuestra querida patria.” 40 Además de tener en cuenta los efectos simbólicos generados en el conjunto de la población por el Cordobazo, otros autores también coinciden en mencionar que “las medidas represivas del gobierno no lograron más que empujar la militancia política estudiantil hacia la clandestinidad, donde se radicalizó aún más. Las ideologías anti-capitalistas y la apelación romántica a la revolución eran sentimientos ya arraigados entre los estudiantes. Los activistas estudiantiles contaban con fuertes símbolos, la Revolución Cubana, Perón en el exilio y el Che Guevara, hijo dilecto de Córdoba, cuya muerte en la selva Boliviana en 1967 había conmovido profundamente a la comunidad local de estudiantes, tanto como para atraer nuevos militantes y reforzar el sentimiento de resistencia al régimen.” 41 Según Beatriz y Beba Balvé, el Cordobazo marcó un cambio en el tipo de lucha política en la que “la huelga general con movilización alcanzó el nivel de huelga general de masas con lucha callejera, quedando finalmente subordinada a la forma de lucha armada de masas ocupando el lugar de un medio auxiliar a la lucha.” 42 A pesar de que se pueda establecer un continuo entre el auge de la movilización y la protesta social que significó el Cordobazo, y la radicalización acontecida en la década del setenta, es importante dejar en claro las diferencias cualitativas que separan a las demostraciones del tipo de la del Cordobazo, de los actos protagonizados por las organizaciones armadas

37 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 87.

38 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág. 12.

39 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág. 68.

40 Delich, Francisco J: Ibidem. Pág. 46.

41 Gordillo, Mónica y Brennan, James: “Protesta obrera, rebelión popular e insurreción urbana en la Argentina:

el Cordobazo.” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba. Pág. 60.

42 Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: “El ´69 huelga política de masas. Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo.” Editorial Contrapunto. Buenos Aires. 1989. Pág. 198.

guerrilleras, en las que luego participaron tanto estudiantes universitarios como trabajadores. “El Cordobazo fue una gran movilización democrática y popular, de la que participaron los trabajadores, los universitarios y el pueblo en general, y aunque hubo mucha violencia en la jornada del 29 de mayo de 1969 (rotura de vidrios, incendio de vehículos, ocupación de edificios) no se la puede comparar con la violencia que ejercieron después Montoneros o el Ejército Revolucionario del Pueblo, que eran organizaciones armadas cuyo objetivo explícito era la toma del poder por vía de las armas.” 43

Las consecuencias del impacto

LA

RELACIÓN CON LA CAÍDA DEL ONGANIATO

Muchos coinciden en señalar al Cordobazo como el primer hecho que marca la crisis del régimen militar y del gobierno de Onganía en particular. Las repercusiones de la movilización social del 29 de mayo provocaron la reacción de la ciudadanía y demostraron la pérdida del consenso social que inicialmente había recibido el gobierno dictatorial por parte de algunos sectores sociales. Además, desde otra perspectiva, otras versiones consideran que las relaciones al interior de las Fuerzas Armadas son centrales para comprender el modo en el que se desarrollaron los hechos en las jornadas de mayo de 1969. Dentro de esta óptica están quienes adhieren a lo que popularmente se conoció como “la hipótesis intra militar”. Ésta plantea que existía una rama dentro del Ejército que no estaba de acuerdo con el modo en que la gestión del gobierno de Onganía entendía cómo se debía desarrollar la conducción del país y, por ello, no veía con malos ojos al Cordobazo, como un hecho que desprestigiaría al gobierno nacional y, que por eso, habría tardado en ingresar a la ciudad para reprimir a los manifestantes. Pero los resultados no fueron los previstos, al menos inmediatamente. “La consecuencia de mayo fue en sí misma contradictoria en el corto plazo político: golpe mortal para el proyecto inicial del régimen pero consolidación de Onganía en el poder, homogeneización de las Fuerzas Armadas en torno al Comandante en Jefe y profundización de la deliberación interna, y denuncia de la incapacidad de los partidos políticos.” 44 Todos los entrevistados están de acuerdo en considerar al Cordobazo como un hecho desestabilizador para el gobierno nacional de Onganía. Éste, que inicialmente se había planteado como un gobierno de facto sin plazos, sino con objetivos, encontró en la manifestación social del mayo cordobés el rechazo de importantes sectores de la sociedad al proyecto autoritario y restrictivo que se intentaba imponer. Las repercusiones del hecho en el plano nacional minaron el escaso grado de legitimidad con que contaba el régimen y provocaron la crisis final del gobierno provincial.“El Cordobazo le produce una herida de muerte al régimen de Onganía, por más que Onganía dura un año más, pero quedó herido de muerte y el Cordobazo es el que prepara la destitución de Onganía primero y unos meses después la llegada de Lanusse.” (Moreno.) “En las universidades la “revolución argentina” sufrió su primera y humillante derrota. Pero ese clima no hacía sino anunciar las tempestades que vendrían después: obreros, estudiantes, el pueblo en su conjunto, la gente común, pondrían fin en las calles de Córdoba al anacrónico experimento de Onganía.” 45 El 29 a la noche seguían los tiros en el barrio Clínicas, nosotros vivíamos cerca, vivíamos en San Juan y casi Río Negro, en Alberdi y ahí era una batallera, estaban los chicos adentro, para el lado del barrio Clínicas, no había forma, mira que ya estaba el Ejército, entró a las cinco de la tarde, eran las diez de la noche y todavía oías gritos por acá, por allá, al otro día la ciudad era una cosa que no podías creer. Así que en un contexto de esos es difícil pensar que eso se corte de un día para el

43 Moreno, Julio César: La espuma de la cerveza. Córdoba derrotada y recuperada. El Emporio Ediciones. Córdoba 2005. Pág. 93.

44 Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994. Pág. 119.

45 Torres, Elpidio: El Cordobazo organizado la historia sin mitos. Editorial Catálogos. Bs. As, 1999. Pág. 83.

otro, que es lo que pasa con el gobierno de Perón en el 73, vos decís vienen matándose de acá para allá y vos sólo porque esta el señor Cámpora le decís chicos pórtense bien, largamos todos los presos. Es una ola porque lo arrastró a Cámpora.” la magnitud del Cordobazo fue, digo como eso que hace olas, un maremoto, es que después sigue la ola. Fue durante varios años el impacto. Además, esta el Viborazo en marzo del 70, 71, así que todo el 71 aún con Lanusse ya, ya se cayó Onganía y lo mismo la radicalización, porque Onganía tardo un año desde junio a julio, un año, hasta que lo echan los militares. Entonces ese año, mientras Onganía estaba, y en Córdoba echaron a dos interventores, vino uno que se llamaba Uriburu, que era un payaso de aquellos, estuvo 15 días, 20 días, se descubrió enseguida que tenía cheques sin fondo, era un personaje de cuarta, de esos que Dios sabe de donde lo sacaron, así que empezaron todo, ah vino e hizo una declaración que fue fantástica, dijo que él venia a cortarle la cabeza a la víbora subversiva y entonces la respuesta fue ¿qué hacemos? ¿Otro Cordobazo?. Y eso fue el Viborazo, cortar la víbora y que víbora si lo sacaron a él, chau”. (Delich.)

A modo de reflexión final

En este trabajo intentamos analizar la participación del movimiento estudiantil en los hechos del Cordobazo, ocurrido el 29 de mayo de 1969. En ese sentido, en función de los distintos criterios ejes que establecimos, y a partir del discurso de nuestros entrevistados, consideramos pertinente mencionar algunas observaciones generales relevantes. Respecto a la relación del Cordobazo con otras movilizaciones de la época podemos mencionar que, si bien los entrevistados observan la influencia de las corrientes de pensamiento y de un determinado clima de época característico de los años sesenta, aquellos, coinciden en señalar la especificidad y particularidad del Cordobazo en el contexto de un país latinoamericano bajo un gobierno dictatorial, que lo hace distinguible de fenómenos similares como el mayo francés y las movilizaciones de los campus universitarios norteamericanos. Particularmente en referencia al movimiento estudiantil, se señalaron líneas de continuidad entre la protesta social del Cordobazo y la reacción y protesta de los estudiantes a la intervención de las universidades por parte del gobierno de facto en 1966. En referencia a los actores centrales que protagonizaron el Cordobazo, las opiniones se encuentran divididas. Encontramos entre nuestros entrevistados las mismas controversias que se manifiestan en la tradición teórica e histórica que ha analizado el fenómeno social del Cordobazo. Por un lado, Héctor Schmucler y César Arese consideran que los hechos de mayo se explican por la primacía sindical y el protagonismo de los obreros cordobeses que fueron acompañados en segundo lugar por los estudiantes; mientras que por el otro, Francisco Delich y Julio César Moreno plantean a la confluencia de ambos sectores, estudiantil y obrero, como la causa explicativa de la envergadura de los sucesos que se dieron en llamar Cordobazo. En todos los casos entrevistados hay acuerdo en afirmar la importancia central que tuvo el apoyo de la sociedad en general y de la clase media para las repercusiones de los acontecimientos tanto en el plano provincial como en el plano nacional.

Además, respecto a las explicaciones acerca del Cordobazo, los entrevistados coinciden en señalar como un elemento central a la solidaridad existente entre el movimiento obrero y el movimiento estudiantil. Al ser consultados acerca de la hipótesis de la participación de obreros-estudiantes en la movilización, los entrevistados están de acuerdo en señalar que la proporción de estudiantes que al mismo tiempo trabajaban como obreros o en otros sectores de la economía era muy escasa como para resultar significativa como variable explicativa de los acontecimientos del Cordobazo. Otra de las controversias analizadas en relación al Cordobazo es aquella que se plantea respecto a considerarlo como el producto de una movilización espontánea o como un fenómeno organizado y planificado. En general las opiniones consultadas coinciden en

ALGUNAS

CONCLUSIONES

señalar que en toda movilización social colectiva siempre existen elementos planificados y organizados, y otros que resultan de modo espontáneo a medida que se van desarrollando los acontecimientos. Sin embargo, a la hora de establecer cual de los dos es el que prima, encontramos que solo uno de nuestros entrevistados considera que el Cordobazo es el resultado planificado y organizado de una movilización de protesta que buscaba generar efectivamente ese clima de efervescencia y agitación social. El resto de nuestros entrevistados plantearon creer que hubo muchos elementos que resultaron espontáneamente

en el modo en que se manifestaron los hechos ese 29 y 30 de mayo de 1969.

Luego, acerca de la relación entre obreros y estudiantes, los entrevistados relatan a partir de anécdotas personales, la efectiva existencia de mecanismos de comunicación y nexo entre las

organizaciones estudiantiles y sindicales, y coinciden en señalar que por primera vez en la historia de Córdoba, se concreta la tan aclamada consigna histórica de la Reforma, que hacía referencia a la solidaridad obrero-estudiantil. En cuanto a las características principales del movimiento estudiantil de los años sesenta se mencionan el alto grado de participación de las bases, la amplia representatividad que tenían las organizaciones estudiantiles en el conjunto de los estudiantes, las consignas que hacían referencia a las cuestiones internas a la situación universitaria y si se quiere de carácter gremial. Sin embargo, las opiniones consultadas concuerdan en mencionar que, en poco tiempo y en parte como resultado de la represión provocada por el régimen militar en las universidades y en la sociedad en general, las modalidades de la práctica política y las consignas tienden a radicalizarse y a comenzar a referirse a planteos más amplios que exceden el plano universitario y reclaman por la transformación del conjunto de la sociedad. Las ideas reformistas que habían sido hegemónicas durante mucho tiempo, rápidamente ceden lugar a los planteos revolucionarios. Luego se analizaron las consecuencias del Cordobazo en las mutaciones que sufre el movimiento estudiantil en la década del setenta y en sus nuevas modalidades de expresión, mucho más radicalizadas e independientes de las formas tradicionales de conducción política, y la relación de estos cambios con el surgimiento de las organizaciones armadas guerrilleras que lucharon por la toma del poder por la vía de las armas.

A su vez, al decir de nuestros entrevistados, hay una creencia generalizada en considerar

como uno de los impactos esenciales del Cordobazo, a nivel de la sociedad nacional, el

impulso provocado por el mismo a la emergencia de la crisis de legitimidad del régimen de facto de Onganía. La herida de muerte, que implicaron las consecuencias de dicha movilización social, expresando de modo descomunal el descontento de la población frente a

un

gobierno dictatorial autoritario y restrictivo, no pudieron recuperarse luego del desgaste y

la

pérdida de consenso popular que había evidenciado la incapacidad para contener la

manifestación social fuera del control por parte de las fuerzas de seguridad. Para concluir me gustaría incorporar una cita, que aunque extensa, creo que resulta muy ilustrativa respecto al fenómeno en cuestión, puesto que lo enmarca dentro de una continuidad histórica más amplia. “El movimiento estudiantil del 69 debe ser analizado en el marco del agotamiento histórico del proceso de la Reforma Universitaria, por superación de las condiciones objetivas de la sociedad y la universidad que le dieron nacimiento y alimentaron su desarrollo. En este sentido suscribimos el análisis de Portantiero en cuanto a que el proceso desarrollista de la década de los 60 y las modificaciones introducidas en el sistema de educación superior crearon las bases para que el activismo estudiantil rebasara las consignas históricas de la Reforma. El punto central de esta nueva actitud se fundó en el desajuste estructural entre la creciente masificación de la enseñanza superior y las dificultades cada vez mayores que enfrentaron los egresados universitarios para una

inserción adecuada en el universo laboral que satisficiera sus expectativas de encontrar vías de ascenso social.” 46

“El Cordobazo-cualquiera sea la interpretación que se realice de él- constituye un hecho decisivo en lo que ocurrió en la Argentina durante el último cuarto de siglo. Esta razón es suficiente como para justificar su análisis. Hay otra, indisociable del espacio de la ética. Despojados de su memoria, los pueblos se opacan, mueren. Y suelen morir en medio de la algarabía de imaginar que el pasado no interesa, aturdidos por voces que los llaman a no recordar, apalabrados por ilusionistas que susurran que hoy, en cada hoy, todo empieza de nuevo. Las raíces pueden secarse si una voluntad de memoria no se opone a la voluntad de olvido. Sin esta fidelidad no hay ética perdurable. Recordarlo tal vez constituya el deber prioritario de la Universidad.” 47

BIBLIOGRAFÍA GENERAL Y CITADA:

Balvé Beba C. Y Balvé Beatriz: “El ´69 huelga política de masas. Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo.” Editorial Contrapunto. Buenos Aires. 1989.

Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba.

Delich, Francisco J: Crisis y Protesta Social, Córdoba 1969. Fundación de la Universidad Nacional de Córdoba, Centro de Estudios Avanzados UNC. Córdoba 1994.

Gordillo, Mónica y Brennan, James: “Protesta obrera, rebelión popular e insurrección urbana en la Argentina: el Cordobazo.” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba.

Moreno, Julio César: La espuma de la cerveza. Córdoba derrotada y recuperada. El Emporio Ediciones. Córdoba 2005.

Revista virtual “Al filo” de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba, número de mayo.

Schmucler Héctor: “El Cordobazo, la Universidad y la memoria.” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba.

Torres, Elpidio: El Cordobazo organizado la historia sin mitos. Editorial Catálogos. Buenos Aires, 1999.

46 Crespo, Horacio y Alzogaray, Dardo: “Los estudiantes en el mayo cordobés” En Revista Estudios Número 4 del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Diciembre 1994, Córdoba. Pág. 89.

47 Schmucler, Héctor: “El Cordobazo, la Universidad y la memoria” en Revista Estudios N° 4 Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba, diciembre 1994.

ANEXO

ENTREVISTAS

Francisco Delich

Héctor “Toto” Schmucler

Julio César “Gali” Moreno

César Arese

Entrevista a Francisco Delich

La primera pregunta es si usted puede hacer una introducción de su situación personal en la época del Cordobazo. Y si usted militaba, en qué agrupación estudiantil y cuál era su relación.

¿En el Cordobazo?

O en los 60 en general.

A ver vamos a empezar. Yo fui presidente del centro de Estudiantes de Derecho en la primera

elección pos caída de Perón, hasta ese momento, hasta el año 56, las elecciones de la Federación Universitaria había la CGU Oficial y la Federación Universitaria. Federación Universitaria, hacia reuniones en la clandestinidad. Entonces cuando se produjo la Revolución hubo, en cierto modo, como una explosión del movimiento estudiantil, fue un periodo interesante, se volvieron a formar las agrupaciones afines digamos al radicalismo, al socialismo, peronismo que estaba prohibido como partido y la CGU que habían organizado, que estaba muy desprestigiada porque la habían utilizado muchos dirigentes bastante corruptos digamos, la habían usado para recibirse rápido, se hicieron

públicas las carreras de los principales dirigentes así que digamos lo que era la expresión del peronismo y del gobierno del peronismo casi desapareció y emergieron las actividades estudiantiles y las vinculadas con partidos y las no vinculadas a partidos también. Entonces, yo fui presidente del Centro de Estudiantes de Derecho, en el 56 ganamos la elección interna y eso ya da una idea de que

se votó mucho, se votó fuerte y después al año siguiente, en el 57, fui presidente de la Federación

Universitaria de Córdoba y a comienzos del 58 fui presidente de la FUA también, Federación Universitaria Argentina y ese año me espera el servicio militar así que se terminó la militancia estudiantil, aunque no del todo, porque a mediados de año se normalizaron las universidades, el gobierno de Aramburu dio autonomía a las universidades y se empezaron a elegir los claustros y yo fui electo al Consejo Superior por la Franja Morada, fundamos la Franja Morada, y fui electo al Consejo Superior, estuve ese año, hasta que termine el servicio militar y es el año 59, fue muy importante para el movimiento estudiantil porque Frondizi, que había sido electo presidente, el

congreso de Frondizi digamos, sanciona la famosa ley que autorizaba la Universidades privadas.

La reglamenta.

No, era un decreto. Saca la ley. Se llama la ley Domingorena porque es quien la propició y demás. Y

esa ley provocó, el debate sobre esa ley provocó una gigantesca movilización, tanto del lado nuestro digamos, de la Federación Universitaria como de los llamado los libres, chicos y chicas partidarios de

la enseñanza privada, no había en ese momento todavía universidades católicas, apenas sale la ley se

funda acá en Córdoba la primera Universidad Católica. Ya estaba ya casi organizándose y sale la ley e inmediatamente piden el reconocimiento. Y en Buenos Aires yo creo que la última concentración

contra la ley yo creo que junto como un millón de personas, fue una movilización descomunal en contra de la ley y también otros hacían a favor no digamos, pero en general era muy claro.

Tuvo mucha repercusión en la sociedad en general también.

Si, si. La Universidad era comparativamente nada comparado con lo que fue el impacto en la sociedad. Yo me recibí, me gane una beca y me fui a Paris así que hasta ahí, volví recién en el 64 cuando Illía era presidente y ahí creo que ya concursé en la Universidad ya era un joven, concursé para Jefe de Trabajos Prácticos, después concursé para adjunto y el 66 algunos, a mi en mi caso no me echaron, a otros, porque algunas cátedras renunciamos, otras te echaron, otras no, en fin, en el

66 fue una catástrofe como sabes. Y el 67, 68 ya empezaron las protestas, los que estaban dentro de

la Universidad, los que estaban afuera, y nosotros, algunos de los intelectuales cordobeses, nosotros

empezamos, intelectuales y también periodistas, y sacamos una revista, un semanario que se llamaba Jerónimo, salió junto con Hortensia. Y ahí si se estaba creando el clima, empezó un acercamiento importante con dirigentes gremiales, no solo con Tosco que ya era una figura importante sino también con dirigentes peronistas, en mi caso nos hicimos muy amigos de Elpidio Torres que era

secretario del SMATA. Y empezó a crearse un clima de oposición muy cordobés a diferencia de Buenos Aires porque Córdoba estaba gobernada por la derecha de la derecha, diría que era el gobierno de Caballero, que representaba mejor que otros el proyecto de Onganía. Él era un hombre de la derecha católica probablemente mas cerca del falangismo que del fachismo y con un proyecto, era “el proyecto corporativo” digo yo, me parece no, nunca fue muy explicito pero todas las señales que daban era que iban para ese lado. Entonces ahí si, empezó la efervescencia en las universidades, del movimiento estudiantil, que ya tenia una composición distinta de la que tenía cuando yo era dirigente porque se había ya radicalizado un poco más, los grupos de izquierda eran un poco más fuertes, pero también había crecido mucho el radicalismo. El radicalismo estaba en la oposición, con la caída de Illia, habían crecido mucho los jóvenes comunistas, la izquierda socialista un poco menos y también por parte del peronismo, el peronismo universitario que empezaba también a tener, a pesar de que el peronismo había sido parte del golpe, empezaba a tomar distancia y a ser muy critico y el movimiento obrero peronista también empezaba a desplazarse desde el vandorismo hacia otra cosa un poco mas a Ongaro digamos la CGT de los argentinos. Toda la sociedad política se corría y acá en Córdoba se notaba mas que en otros lados así que ahí hay yo digo se empezó a fijar el Cordobazo y lo que si marcó, yo diría que la tesis de lo que quiero contestarte con esto, es que un punto de encuentro muy importante del movimiento estudiantil con los sectores populares en general, pero, a la vez, yo diría es el último gran momento de la clase obrera urbana industrial, en términos sociológicos, esa es clase obrero industrial, eso se empieza también a radicalizar y por eso esa famosa expresión de Krieger Vasena cuando se produce el Cordobazo: “¿por qué los obreros mejor obreros pagados del país, por qué se insurgen así?” y mi respuesta es ahí mismo, por eso, justamente por eso porque son los mejores pagados. Ha costado entender pero uno desde la sociología del trabajo se podría explicar, uno lo podría explicar fácil. Así que el movimiento estudiantil ahí tuvo un protagonismo, no solo en Córdoba, en Rosario, en el sur, en Comahue. Las Universidades empezaron a ser

En Corrientes también.

En Corrientes murieron unos chicos también, en el comedor. Hubo en todo el país. Por eso las primeras represiones fueron a parar a las universidades, al Comahue por ejemplo, que la cerraron después, cerraron Lujan después del 76, porque, lograron sobrevivir después de la golpeada nacional. Pero hubo un momento de mucha radicalización y me parece que es, te digo, el momento de mayor inclusión del movimiento estudiantil, no como movimiento corporativo sino como movimiento social, esto es propiamente movimiento social y movimiento social muy próximo de los sectores populares y por eso porque te va a extrañar que la radicalización de la radicalización vaya para los grupos armados que ocurre de nuevo después de los 70. Así que hasta ahí yo creo que el movimiento estudiantil se despejó en cierto modo de la historia de la Universidad para ser mas parte de la historia política y de la historia social y eso sin transición siguió, en el 71, 72, 73, hasta y el 73 ni hablar, después que gana Cámpora, todavía la universidad es muy…la Universidad se desestabiliza y probablemente ayuda a desestabilizar también el propio gobierno de Cámpora no porque fue muy fuerte, más en la Universidad de Buenos Aires que acá. La Universidad de Córdoba más o menos, en parte por Obregón Cano también y el rector que habían nombrado, que era un viejo profesor de la Facultad de Derecho, Luperi, mas o menos creo que se controló, ahí estamos ya después en la dictadura, de vuelta afuera de la Universidad en mi caso, a ubicarse fuera del país también, ya es otra historia, y ya en el 83 cae directamente, en realidad no, porque hay una intermedia, en realidad entre el 69 y el 73 el gobierno de Lanusse intenta abrir las universidades, se llama a concurso a profesores, yo me presenté, gane mi cátedra de nuevo, hubo una cosa de normalizar las universidades, no llegaron, no se normalizaron, pero bueno, otra vez la intervención en el 75, 76, acá el López Reguismo hizo una barrida muy fuerte, la mía es a fines del 74, 75, después de la caída de Obregón Cano empezó la represión fuerte en la universidad, cesantías, represión también, así que, un clima en la Universidad… Yo creo que en esas condiciones es difícil pensar como se arma un movimiento estudiantil porque esta demasiado condicionado por los factores externos, políticos externos y por la política y por las tensiones políticas de la sociedad y del sistema político. Pero ya en el 82, 83 estamos en otra cosa. El 83, yo creo que es muy importante para entender lo que viene después, este es el periodo de autonomía de la Universidad más extenso desde que existe la Universidad, mira lo

que te digo, 1983 2008 se van a cumplir 25 años, de autonomía universitaria ininterrumpida, en 25 años nunca fue intervenida la Universidad, ninguna Universidad pública, es un dato. Con todos sus defectos y demás pero. La autonomía que daba Aramburu duro del 57, 58 que se organiza hasta el 66, 8 años y en la gestión de Orgaz acá.

Sucede lo mismo que con la estabilidad política si uno hace un paralelismo.

Tal cual. También de estabilidad política. Tenés suerte vos, digo, para tu generación. ¿cómo viviste estos años? Yo tendría que hacerte una entrevista a vos (risas).

La experiencia del 70, por cosas que uno lee o anécdotas familiares es algo que uno no puede trasladar a la experiencia estudiantil actual.

Todos mis hijos, los cuatro, todos tienen distinto grado de memoria de lo que fue la represión, una porque vio como fue allanada la casa, vieron como entra la policía, y algunos un poco más que eso, los más grandes, una nació en el exilio, en algún lado queda eso de que no naciste donde tendrías que haber nacido, en otro país…

La siguiente pregunta, ya me la contestó un poco, si pudiera caracterizar al movimiento estudiantil de la década del 60 y del momento del Cordobazo en práctica política, las consignas de la época…

Lo que más me preocupó como analista y me preocupa todavía ahora, yo creo que hay un momento que seguido un momento largo de 15 años, estos últimos 15 años, pero que tiene raíces anteriores,

que la Universidad es muy corporativa quiero decir, una corporación se define como sabes por intereses particulares, entonces digo, los intereses estudiantiles, todo en esa época nuestra se empezó

a discutir si había exámenes mensuales, después se sacaron, turnos de exámenes, obligaciones

estudiantiles, comedor universitario, el comedor fue algo importante, esas son reivindicaciones corporativas.

Gremiales.

Si tal cual. Y los profes también, por la estabilidad de los profes, por los sueldos de los profes, lo mismo, y los no docentes también y eso yo digo, se ha ido consolidando a lo largo de estos años. Creo que las Universidades son cada vez más corporativas. Todo lo que se hizo en la ampliación de

la autonomía ha terminado, en fin, reduciendo la Universidad, volcándola cada vez mas hacia adentro

que hacia fuera. Ese fue un momento entre el 60, si querés a comienzos del año 60, para poner exacto, la Universidad es autónoma, la Universidad esta muy metida hacia adentro, las disputas son disputas ideológicas son muy fuertes pero son espacios de discusión y espacio de enfrentamiento también entre los partidos y entre las organizaciones, la izquierda, el centro, la derecha, las Universidades son más marcadas porque, por su carácter simbólico, la Universidad, no se discute

tanto salario como orientaciones, así que es un momento de gran incremento del debate netamente ideológico. En el caso de las disciplinas si me decís como era la sociología digo una gran discusión entre Germani y la modernidad y la forma de neo marxismo y también las cátedras nacionales del peronismo que después se afirman y nosotros en económicas, digamos, las discusiones entre liberales, keynesianos, tercer mundistas, era un pan de cada día así que, yo creo que en las universidades, por eso la reacción de la Universidad es mucho más fuerte contra el golpe del 66 que

la reacción política. Fíjate, el Movimiento Obrero, la CGT, apoya el golpe del 66, no solo lo apoya

sino que lo genera en cierto modo porque ocupan las fabricas, desestabilizan al gobierno de Illia y el

símbolo de eso es Vándor que se pone la corbata para ir a ver jurar a Onganía que era como muy fuerte eso tan fuerte como el golpe del peronismo de hecho y después causa su propio asesinato años después. Lo cierto es que la reacción, todos los partidos además son indiferentes, menos el radicalismo que acompaña a Illia, el resto todos, la izquierda por una razón, la derecha por otra. La caída de Illia es patética porque como que a nadie le importa, ni siquiera los militares se toman el trabajo de meterlo preso, lo ponen en la calle literalmente para que tome un taxi y se vaya a su casa.

Es una cosa terrible, como uno cree que es terrible el capitalismo, es terrible para la sociedad eso pero bueno. En cambio en la Universidad la reacción fue muy fuerte porque se produce la noche de los bastones largos y entonces ahí empieza, ese es el punto de inflexión, es un punto muy fuerte porque yo creo que si Onganía y los militares hubieran pensado las consecuencias, pero es que la había costado tan poco sacar el gobierno, que sacar las universidades les debe haber parecido una pavada, la cuestión es que se produce una pinza muy fuerte entre la reacción de los profes y de los que se van, se produce un exilio de acá, de aquellos y empieza la opinión publica internacional, empiezan a haber denuncias, empieza todo, de uno u otro modo se convocaba para testimoniar lo que había pasado en la Universidad y cada vez que echaban a alguien era una cosa que tenia repercusiones muy fuertes. Yo era adjunto de sociología económica de un cura que se murió hace años, un cura muy bien, un cura, yo creo que más bien peronista, muy cerca de la CGT, era de los cristianos tercer mundistas, la cuestión es que con él, yo fui por mi lado y el por otro, pero fuimos acá a la Cañada a una iglesia chiquitita, había una misa que no me acuerdo porqué, qué protestaba con esa misa, pero que era parte de los curas que estaban ahí, eran todos curas jóvenes, tercer mundistas y al otro día salió en el diario, en La Voz, empezó a circular, al otro día llamo el decano y nos dijo que había cancelado nuestra designación, solo por eso. Ósea para que te des una idea, era pesadita la mano. Pero cada una de esas cosas a la vez generaba mucha repercusión, la sociedad empezaba a estar sensibilizada. Entonces en las consignas estudiantiles, yo creo que en general, no eran ya casi consignas universitarias, era como si la Universidad fuese la plataforma para, para la protesta, para las discusiones, todo estaba cruzado, no había quien desmintiera nada, ni la política universitaria, ni tampoco el gobierno, se empezó yo calculo que a mediados del año 67, en un año ya había perdido todo, se veía lo que era además la derecha medio neo falangista en la política y la derecha económica que era Krieger Vasena, que era muy fuerte. Así que yo tengo la impresión, para mi el corte es ese cuando uno pasa del 56, 57, 58,60, hasta el 60 todavía, nosotros éramos más, la disputa también era política pero más al interior de lo universitario. En los 60´s, después de la ley, el envión que traía el movimiento estudiantil lo politizó todavía más y además porque fue la ruptura con Frondizi, que la mayoría de los estudiantes votaban por Frondizi, el partido comunista votaba por Frondizi.

Tenia un discurso antiimperialismo, de defensa de los recursos naturales, todo eso y cuando llega la política de gobierno incluso los contratos, ahí fue cuando le dieron la espalda totalmente y fue como un golpe muy fuerte.

Pero lo que preanuncia eso es la ley de la privacidad, la ley Domingorena. Porque nosotros, yo había hecho mi casi último acto como presidente de la Federación Universitaria Argentina fuimos con Taricco que después fue rector fuimos a ver a Frondizi, fines de enero, comienzo de febrero del 58 y para preguntarle como mandato de la mesa, para preguntarle si iba haber, porque él lo había, que se decía… si iba haber universidades privadas o no, nos dijo que si, fue muy honesto. Yo lo he contado muchas veces a esto, él fue muy honesto, no es cierto que haya engañado a nadie, a nosotros nos dijo que si, trato de convencernos de explicarnos porque eso era importante, que no era un paso atrás, que no era para la iglesia, se defendió y tanto que él pone como Ministro de Defensa a un gran referente de la Reforma Universitaria que era el Ingeniero Delmaso, autor de la única historia grande que hay del radicalismo y de la Reforma Universitaria. Entonces nosotros informamos en la mesa de la FUA, en ese momento había poquitas universidades, éramos 15, muy poquito, eran 7 u 8 universidades que se hacían 16, dos por universidad éramos 16, poquitos, y ahí quedamos en completa minoría, yo quedé presidente, me mataron. Les dije que no había que votar a Frondizi, por eso y los otros dijeron que no, que bueno, que no, que a lo mejor era nada más, que no iba a ser, porque no se qué y viste ahí empiezan, que dijeron que no, que después vamos a ver, que están diciendo, que se lo dice a la iglesia, para los votos católicos pero que no lo va a hacer y que bla bla, mucho de eso y viste yo decía no digan que no les avise, no nos engaño, respetemos, lo digo desde hace 40 años, no nos engaño yo estaba ahí. El que quiere oír que oiga, y el que no quiere oír que no oiga.

¿Cómo cree influenció el contexto de los años 60 a nivel internacional, no solo en el clima nacional sino la Revolución Cubana, el Mayo Francés?

Bueno las dos cosas, primero antes que esas dos cosas, la Guerra Fría. La Guerra Fría que fue

Que fue la posibilidad de la alternativa socialista como algo fuerte.

Claro, y además, donde el control de los gobiernos latinoamericanos, la disputa por el control de los gobiernos latinoamericanos, digamos cualquier, como te diría, atisbo de opción yo diría de centro izquierda ya era considerado

El enemigo.

Si.

Ya estaba la Doctrina de la Seguridad Nacional.

Todo, claro. Además, teníamos una experiencia porque cuando yo empecé la militancia todavía también los refugiados de Guatemala con la invasión de Castillo Álvarez y el gobierno popular, estaban en la Argentina, yo los conocí a algunos, Antonielo que era el Canciller, conocí a varios, era un exilio importante y después estaban los gobiernos, el de Stroessner acá al lado, que eran “el anticomunismo” y estaba Somosa, Trujillo… En primer lugar era la Guerra Fría. En segundo lugar, la Revolución Cubana, la Revolución Cubana, el impacto que no es inmediato porque en el año, por ejemplo nosotros en el año 57 la Federación, y sobre todo el 58 que vinieron unos dirigentes de la Federación Cubana que eran Fidelistas, entonces ellos vienen a un congreso de Universidades que se hizo en Buenos Aires con Frondizi presidente y entonces nosotros estamos en contacto y hicimos una campaña para juntar plata para mandar a la gente y el Partido Comunista estaba en contra, el Partido Comunista Argentino.

Porque eran de la línea Soviética.

Entonces decían que era un aventurero, que todos ustedes nos despreciaban, en cambio, en los jóvenes socialistas, radicales, peronistas era una figura, Fidel era una figura, del Che Guevara nadie sabia, nadie lo había oído hablar, era Fidel, ni aún nosotros Cordobeses, no nadie, yo creo que se hizo notorio cuando toman el poder porque es jefe de una columna y ahí empiezan a hablar, un argentino que esta ahí. Pero lo cierto es que no influyó tanto y hasta el 62 la ultima tentativa de Frondizi justamente, cuando se hace la alianza por el progreso, que el Che Guevara habla con Frondizi, hasta ahí no es punto de ruptura, hay un poco, los de derecha, los militares estaban mas que preocupados, fue una de las causas del derrocamiento probablemente la visita esta del Che a Frondizi, lo termina de desestabilizar. Yo soy muy amigo del que lo va a buscar en un avión, que vive todavía, y que habló mucho del Che y que después hizo el operativo, un operativo casi clandestino, y no estaba rota la relación con los Estados Unidos, se rompe después de Bahía de Cochinos no, pero hasta ahí, era un punto de fricción, pero no tanto, yo diría hasta el 66, la evolución es normal para cualquier Universidad, yo no encontré, pensá que yo en los 60 estaba en Paris, lo que yo participaba en el Comedor estudiantil en Francia no era tan distinto de lo que discutían acá, chicos de veinte y pico de años, en Francia en el momento de De Gaulle, no era tampoco el Mayo Francés, después que vino en la misma época, yo diría que era un momento de politización creciente pero también en Estados Unidos si vos lo miras, en todos lados era un movimiento, de los hipíes, de los beatniks, yo tengo la impresión de que era el final de la guerra, el final de verdad, la primera liberación de las conductas, de la gente, de pensar en horizontes distintos, me parece, el punto de quiebre del 66, ahí si, a lo mejor el equilibrio seria la militancia, pero el 66 es punto de ruptura muy importante por que ahí si, no tanto el 66 como el 67, porque en el 66 la reacción es solo de los radicales que eran relativamente minoritarios pero el 67 y comienzos del 68 ya estaban… claro.

Sociológicamente la explicación también es que la represión siempre genera mayor radicalización. Al estar prohibidos los canales tradicionales en los que uno se expresa eso genera

Tal cual. Si, se hace todo clandestino.

¿Qué cambios cree que ocurrieron en el movimiento estudiantil a partir del Cordobazo? Lo que sería los años 70, que también hablamos un poquito…

Ahí me parece que se bifurca mucho porque hay una parte que en el 70, después del Cordobazo, digamos también cambia el contexto cuando sale Onganía y entra Lanusse porque empieza la transición a la democracia entonces ahí para los que estaban encuadrados, los estudiantes, en partidos, cualquiera digamos, pero los partidos habían sido prohibidos en el 66, entonces cuando vuelve Lanusse y empiezan a, todavía no se abren locales partidarios pero si la actividad política empieza, reaparecen los dirigentes políticos, entonces ahí la política estudiantil se empieza a canalizar en los partidos pero ahí el dato que tenés que es el comienzo de los grupos armados.

La guerrilla.

Entonces, cuando los grupos armados empiezan sus primeras operaciones y son grupos claramente, por decir lo menos, con ex - dirigentes estudiantiles que se imbuyen ahí, la forma que se liga con la Universidad es muy fuerte, entonces yo creo que el movimiento estudiantil empieza a ser, en cierto modo, desgarrado por esta presencia fuerte de los grupos armados, es una presión política muy fuerte y en la cual el mensaje por supuesto, es para que te ocupás de las cosas de la Universidad si estamos por construir una sociedad socialista, culta, etc. en cierto modo el debate propiamente universitario se acalla un poco, siguen las demandas por la autonomía, por el cese de las intervenciones, por los concursos y empieza, en cierto modo, a volver la vida universitaria, a ponerse en marcha en todas las Universidades, pero es un momento, yo ya no participaba tampoco, ni participaba, ni estaba en la Universidad así que no soy un buen testigo de lo que pasaba pero hasta donde puedo recordar, no recuerdo tampoco, dirigentes emblemáticos, propiamente universitarios, acá en Córdoba, en Buenos Aires no se, pero al menos acá yo era un sociólogo free digamos, después dábamos cursos, tomábamos cursos, fuera de la Universidad, hasta que llamaron a concurso, y ya ahí digamos también la recuperación, que yo viví del 70, fines del 70 debo haber ganado el concurso, el 71, 72 y hasta el movimiento estudiantil estaba tan, bastante radicalizado pero guerrilla aparte no?, pero el 73 en general, yo diría tanto en el peronismo como en el radicalismo, el Partido Comunista no tanto porque seguía su arado y estaba en contra de la guerrilla así que, los trotskistas y una parte que no era de Santucho que estaban ahí, pero yo creo que es un momento de mucha radicalización y de mucha prioridad a la consigna del debate propiamente político - ideológico mas que el destino de la Universidad, se suponía que después vendría e incluso con la democracia, con la democracia, pero no tanto porque como el gobierno peronista ni alcanzó a devolver la autonomía, duró 60 días nada más, después Lastiri, después Perón, después murió Perón.

El proyecto de Taiana, el peronismo de izquierda, la ley que nunca se llega a

La ley de Taiana padre.

Si. Puiggrós que estaba en la UBA y Taiana era Ministro de Educación y que después cambia cuando muere Perón y va Ivanissevich y hay un viraje…

Después, ya cuando lo voltean a Cámpora sacan a Puiggrós, empieza el escalinato de Villanueva y después enseguida, cuando Perón asume lo nombra a Solano Lima como rector de la UBA, que era su amigo, a tratar de arreglar el asunto, pero ya no tenía arreglo, el Ministro de Educación sigue siendo Taiana, Taiana era realmente muy amigo de Perón, es más, era su médico, así que a él no lo tocan hasta que muere Perón, él lo atiende a Perón y después lo liquidan en el acto, chau Taiana y López Rega se hace cargo y ahí con Ivanissevich viene la purga total, los pocos que quedaron del 74, que horror, yo ya estaba fuera del país, que bárbaro, que manera de echar…

Si, lo peor de la represión en realidad fue durante el periodo democrático, que fue del 74 en adelante.

Si, nosotros a fin del 74 terminaron con una cuadrilla en económicas, yo creo que a… me parece los echaron a la Hebe (y otros), pero yo creo que fueron son como 10 o 15, muchos.

Y ¿Usted piensa que el Cordobazo influyó en esta radicalización?

Si.

¿O que fue un proceso que contribuyó?

No, sin ninguna duda. Además, que la magnitud del Cordobazo fue, digo como eso que hace olas, un maremoto, no es que después sigue la ola. Fue durante varios años el impacto. Además, esta el Viborazo en marzo del 70, 71, así que todo el 71 aún con Lanusse ya, ya se cayó Onganía y lo mismo

la radicalización, porque Onganía tardo un año desde junio a julio, un año, hasta que lo echan los

militares. Entonces ese año, mientras Onganía estaba, y en Córdoba echaron a dos interventores, vino

uno que se llamaba Uriburu, que era un payaso de aquellos, estuvo 15 días, 20 días, se descubrió enseguida que tenia cheques sin fondo, era un personaje de cuarta, de esos que Dios sabe de donde lo sacaron, así que empezaron todo, ah vino e hizo una declaración que fue fantástica, dijo que él venia

a cortarle la cabeza a la víbora subversiva y entonces la respuesta fue ¿qué hacemos? ¿Otro

Cordobazo?. Y eso fue el Viborazo, cortar la víbora y que víbora si lo sacaron a él, chau. Después ya

empezó una cosa más moderada, cuando vino Lanusse lo nombra a un hombre que era muy amigo de los sindicatos, dirigente Bernardo Bas, un laboralista, un hombre amigo de los sindicatos, de los sindicatos peronistas, no era peronista él, él trató de suavizar y de preparar el clima electoral y ayudaba esto a que la Universidad se normalice pero la radicalización del movimiento era muy fuerte, además estaban presos, estaba preso Tosco, Atilio López, el negro Elpidio Torres, estaban presos algunos dirigentes estudiantiles también, era un momento como diré, el gobierno hacia esfuerzo para estabilizar a Córdoba, era muy difícil, no lo conseguía.

Y del Cordobazo, ya sé su hipótesis, pero, porque hay como dos hechos, que si se quiere generan controversia. La hipótesis de que fue un fenómeno de confluencia obrero estudiantil y las otras perspectivas que dicen que fue más que nada un movimiento sindical al que se plegaron los estudiantes y la otra es el debate de que fue un fenómeno espontáneo u organizado.

Mira, para mi un buen libro sobre el Cordobazo es el que publicó Elpidio Torres unos años antes de morir donde él cuenta su propia historia.

Que es un poco autobiográfico…

Si. Fíjate hay una cosa muy curiosa, con ese libro que tenés ahí, esa edición que se hizo acá en el CEA, es una edición que incluyó fotos, una de esas fotos que están ahí, yo no se en qué momento, sabia que yo era rector supongo y un día me llama, yo tenia buena relación, me dice quiere que vamos a tomar un café, se viene y venia con el libro en la mano, me dice “Usted sabe lo que me ha

pasado, no me va a creer, pero le voy a mostrar, por fin encuentro al policía que lo mato a”, porque la primera represión vino a caballo, porque cuando él viene, porque la columna del Smata vino por la Vélez Sarsfield y venía por acá hasta la casa radical, entonces ahí la policía esperaba, había varias líneas y se armó la primera balacera, ahí es donde caen los primeros muertos, después la policía empieza a perseguir, se dispersa la gente con los gases y hay unos que van para el lado de La Cañada, para Bv. San Juan. Y Elpidio, que venía con la columna, todo organizadito, se van también, ellos se

y me dice “mire, mire, lo vi, esta

acá en esta foto, está ahí, un policía a caballo, tira”, dice le pido porque no me autoriza a que yo la publique en mi libro y voy a contar como fue la muerte de Mella, así que en el libro de él vas a encontrar una foto repetida y es la identificación del policía ese, 20 años, 30 años después y me dijo de donde la había sacado y son unos chicos de acá los que hicieron la investigación, que recorrieron los diarios, ni idea de donde era la foto, yo creo que era de La Voz, quedó ahí, entre millones de fotos que sacaron del Cordobazo. Y Elpidio, entonces él, en realidad la cuestión no es correcta, o al menos esa es mi tesis, la que está en el libro, hay una parte que era organizada y hay una adhesión

van hacia 27 de Abril, hacia la Sede del Smata, después se van a

espontánea importante, no es que sea contradictoria, las dos cosas, porque hay una parte que son Elpidio, Tosco y el negro Atilio, esos tres, porque la planificación no les fue fácil, porque por

primera vez, en la historia de las movilizaciones obreras cordobesas, la movilización no va hacia el centro por eso se desconcierta la policía, entonces Tosco, él trabajaba en Villa Revol, Tosco era obrero, estaba en el taller de mantenimiento, hasta ese momento estaba con licencia gremial, después volvió a ir, entonces ahí en Epec en Villa Revol, donde juntan una columna importante y entonces en lugar de venir, es como si crearan focos, entonces la columna que viene, la policía se concentra acá porque, el problema era el Smata, era atajarlo al Smata, pero, por otro lado, vienen los que eran de la fabrica militar de aviones, que también en vez de venir a parar acá, la bajada esta, para tomar La Cañada, también se empiezan a ir por otro lado, entonces empiezan a venir muchos por Alto Alberdi, entonces se arma, la policía primero no pensaba la magnitud pero además, no puede reprimir eso y también hay parte de dirigentes estudiantiles que están ahí. Ese día yo había ido con mi mujer, ese 29 fuimos tempranito porque sabíamos como todo el mundo que empezaba el paro activo, empezaba a las 9, entonces nosotros a las 7 7 y media, los dos teníamos que dar sangre a un amigo, una transfusión directa, y yo que soy un grupo raro, entonces ella daba para reponer y yo en el quirófano,

cuestión es que estábamos ahí en la calle Sucre, en la clínica Sucre y se demoró y yo

y demoró

tenia que venir creo que nos concentrábamos los profesores, los ex profesores de la Universidad, un grupo, acá en la Facultad de Derecho. La cuestión que, desayunamos ahí mismo porque estábamos en ayuna, y se te hicieron como las nueve y pico de la mañana, y a las 9 en punto empezaron las bombas de estruendo, nosotros habíamos dejado el auto ahí en la calle Sucre y entonces salimos de la clínica, hago no más de diez pasos, los dos juntitos y lo primero que encuentro es un policía así, con las manos en alto y un tipo que lo encañonaba con el arma del policía, yo le dije ándate a casa a cuidar los chicos, a ver, y nos fuimos, dejamos el auto y empezó la barbulla y saca la cuenta, y eso debe haber empezado a las diez que llegaba la columna del negro, de Elpidio, yo no se como fue que pasó,

se armó una de aquellas, pero la clave, cuando a mi me dicen la tesis, mirá por razones yo no puedo

decirte donde se hizo esa práctica, no estaba ahí pero se quien estaba y quien no estaba

es público es esto, es decir mirá como se distribuyó la gente y ahí te vas a dar cuenta, que el paro fue

pero lo que

la

convocado paro activo, está diciendo vamos a la pelea porque sino quédate en tu casa a tomar mate y está todo bien, nos vemos, es un paro activo, en donde se distribuyó los gremios para acá para allá y vos sabes que un gobierno, una dictadura de esas reprime, así que estabas haciendo, un operativo anti discreción. Y una vez que, el eco yo digo también espontánea porque cuando la gente se empezó a sumar y a salir a la calle

Y a apoyar, a tirar cosas para que quemaran.

Si. Yo uno ahí en la calle Colon y Avellaneda, donde había una concesionaria de autos Citroën nuevos, sacaban y ponían uno arriba del otro, prendieron fuego, había una confitería muy popular en Córdoba que se llamaba la oriental acá en el centro justo en la esquina de la plaza Colón. Justo yo pasaba por ahí y había un tipo que había sacado las bandejas de macitas esas que son cuadradas y el tipo iba con esas bandejas y estaban incendiando eso, un quilombo y pasaba un estruendo, la policía, los caballos, una cosa de Fellini, es como vos decís, si no lo hubiera visto y me lo cuentan, este está loco. Era todo un clima, era una fiesta y a la vez dramático porque además no podían controlar la ciudad. El 29 a la noche seguían los tiros en el barrio Clínicas, nosotros vivíamos cerca, vivíamos en San Juan y casi Río Negro, en Alberdi y ahí era una batallera, estaban los chicos adentro, para el lado del barrio Clínicas, no había forma, mira que ya estaba el ejercito, entró a las cinco de la tarde, eran las diez de la noche y todavía oías gritos por acá por allá, al otro día la ciudad era una cosa que no podías creer. Así que en un contexto de esos es difícil pensar que eso se corte de un día para el otro, que es lo que pasa con el gobierno de Perón en el 73, vos decís vienen matándose de acá para allá y vos sólo porque esta el señor Cámpora le decís chicos pórtense bien, largamos todos los presos. Es una ola porque lo arrastró a Cámpora.

Si, y una espiral de violencia que…

Claro. Siguió de largo mucho años. Yo todavía estoy de acuerdo con lo que escribí vos sabés.

Porque la primera edición fue en el 70.

Lo sacaron en la revista Jerónimo, empezó con la revista Jerónimo.

Jerónimo ¿es por Jerónimo Luis de Cabrera?

Si. La dirigía un gordo que era fantástico, se llamaba Picardo, un poeta, un bohemio, un tipo muy digno de Poso del Molle y era periodista de La Voz, era editorialista de La Voz y claro y esa ola te empuja. Y salió junto Jerónimo y Hortensia. Ahora lo vi en un documental con la muerte de Fontanarrosa que empieza Jerónimo y Hortensia. Y ahora hicieron un documental de Hortensia, con

era la revista se transformó en algo fuertísimo,

de lo que decíamos y después cuando viene la represión tuvo que exiliarse y murió exiliado en México, no volvió más a nuestro país porque explota en La Voz, explotó una rotativa nueva así que en esa operación lo amenazan a Ricardo, a mi también, a varios de nosotros, él se fue antes que yo, era imposible estar en Córdoba ya para nosotros, para muchos de nosotros, otros quedaron, fue durísimo.

Daniel Barrios íbamos a vernos, entonces Ricardo

¿Usted considera que el Cordobazo contribuyó a la crisis del Onganiato?

Si. Lo volteó. El Cordobazo terminó con Onganía y con lo que Onganía representaba, con toda esta

fue de tal intensidad, tal intensidad y de

impacto en el país y demás que terminó. A mi lo que siempre

porque otra hipótesis era intra militar,

banda de neo fachistas, neo-falangistas. Como te diré

porqué Lanusse, que era comandante, tardó tanto en entrar a la ciudad.

Porque especulaba también con…

Yo creo que no. Que él no especuló. Yo le pregunte una vez, después cuando yo era rector de la UBA. Fui personalmente a invitarlo porque Alfonsín quería que lo invitáramos, entonces yo lo invite a un seminario cuando empezaba la discusión sobre la democracia en esos años y yo se lo pregunte de frente y entonces me dijo “no, vea primero, si usted sabe que como funciona el ejercito se va a dar cuenta que había una comunicación permanente entre el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, el Estado Mayor y el Presidente, nadie podía, dice, a las 11 de la mañana cuando yo ordené el apresto, a las 11 de la mañana todavía parecía que era controlable por la policía pero yo después ordene el apresto de tropas y se puso en marcha lo que después seria el operativo.” El punto es entre las 11 y las cinco de la tarde, qué es lo que pasa ahí, entonces él dice que tenia una inteligencia militar en la ciudad, para tener oficiales que evalúen la situación casi monitoreando minuto a minuto. Entonces dice que a esa hora, entre las 11, coincide conmigo, que el punto mas alto de ebullición es ese momento y que si él hubiera mandado las tropas ahí hubiera sido una carnicería, te lo cuento como me lo contaron, pero yo le pregunté. Ya no era una dictadura loca como la de Caballero, pero me parece que el impacto político fue terrible, se lo llevó puesto a Lanusse ya como el pacificador, el demócrata…

Los tres tiempos que decía Onganía al final se le vinieron encima.

No terminó ni uno, ni el primero

sociólogo, querés ver como es un movimiento social, ahí tenés, agarrá papel y lápiz, y si sabés mirar,

ahí tenés. Había sido muy duro para los universitarios, para nosotros no tanto pero para la gente de la Universidad, te quedabas sin autonomía, sin cargo y sin trabajo.

Qué bárbaro, fueron momentos hermosos, para un joven

Si, está la muerte de Pampillón como…símbolo de lo que era la represión.

Fue una represión muy dura. Así que eso era como un oxigeno, era una oxigenación.

Muchas gracias.

Entrevista a Héctor “Toto” Schmucler

La primera pregunta es si usted puede hacer una introducción de su persona, cuál era su situación personal en la década del 60 y en la época del Cordobazo en particular. Y si usted militaba en alguna agrupación estudiantil, en cuál y qué tipo de tareas realizaba.

Te hablo de mi biografía, entre otras cosas para decirte porque no te puedo contar cosas. Mi militancia política estudiantil duró en realidad hasta, los comienzos de los 60, pero muy en los comienzos. Creo yo termine mi carrera de letras en el 61. Todo el tiempo anterior fui un militante más o menos sistemático, yo militaba en la juventud comunista. Y alrededor de eso fui Presidente del Centro de Estudiantes de Filosofía y alrededor de eso generamos toda una política. Ese es un periodo que en realidad tiene un momento de ruptura pero varios años después, pero que es incomparable, lo

que quiero decir, lo que pasa después del 66 con el golpe de estado de Onganía y la modificación del espacio universitario, etc. ya es otra historia que va, tal vez a ser una historia vinculada a lo que será

el Cordobazo, pero mientras yo estuve de militante estudiantil, nada tenia que ver, inclusive ni lo que

era el movimiento ni las fuerzas políticas que se estaban moviendo en ese momento. En el año 65 me fui de Argentina, me fui a Francia, donde estuve hasta fines del 65, estuve hasta fines del 68, regresé,

ya nada tenia que ver pero para nada con el movimiento estudiantil, me quedé en Buenos Aires, hice

otro tipo de actividades. Inclusive, en ese momento no vinculadas a la Universidad, saqué una

revista, en fin.

Dejó la militancia entonces

Los detalles no

Y ya para ese momento no tenía ningún orden de militancia orgánica, por lo tanto estaba ajeno. El

Cordobazo me encontró estando yo en Buenos Aires a punto de sacar una revista que después tuvo cierto prestigio, una revista que se llamó “Los Libros”, que era una revista que se dedicaba a la critica

de

libros, no apolítica, pero no era orgánica a ninguna militancia específica, cosa que ya no tuve. Por

lo

tanto hay todo un periodo que lo único que sé es por escucha, pero yo después ya no volví más a

Córdoba, salvo en viajes ocasionales, no estuve más vinculado al mundo cordobés, vuelvo a decir

salvo por los amigos, por conocimiento y las vinculaciones que habían quedado de antes. De manera

y que ha sido un

tema permanente digamos de preocupación, nosotros mismos acá, en la revista que yo dirijo acá, “estudios” le dedicamos un número al Cordobazo, donde el movimiento estudiantil también aparece

reflejado. Te digo, yo como testigo tendría que inventar

que yo lo único que sé del Cordobazo es lo que aprendí del Cordobazo pero no

Es más una visión de observador.

Uno critica a los que se colocan como testigo cuando no lo son. De manera que yo no puedo decir

más que como un estudioso o un espectador de esto. De ahí que te decía que seguramente a distancia

se

confunden los tiempos pero estos son periodos muy acotados. No es lo mismo haber militado hasta

el

60 61 que 10 años después. Además, habían cambiado todas las cosas, todos los parámetros, eran

otras circunstancias la de la militancia política y la de la militancia estudiantil, por lo tanto.

Del 60 al 70 cambia radicalmente.

Absolutamente. Hasta ahí. Te cuento mis datos para decirte que yo de eso no puedo darte más que referencias bibliográficas, lo que he leído pero eso lo puedes leer vos también y no es lo que te interesa, esto es un limite, yo te lo escribí puntualmente. Por eso te decía, yo con mucho gusto hablo pero no sé en qué sentido te puedo ser útil como relato vivido de las cosas. Hasta ahí, vos a partir de ahí vos seguí preguntando lo que quieras, yo con mucho gusto si puedo te respondo.

La siguiente pregunta hace referencia a si usted podría caracterizar al movimiento estudiantil de la época del 60, por lo menos en la época de 60 que usted estuvo militando, en sus

modalidades de organización, práctica política y las consignas, concepciones que se manejaban en esa época.

Yo creo que un rasgo diferenciador de lo que después vino, cuando digo después quiero decir después del 65, ya después del 66 golpe de Onganía y después las luchas que prosiguieron. En mi mirada, yo no soy un experto en el tema, yo te voy a decir mi mirada. Primero digo la diferencia, un hecho sustantivo de todo el periodo de mi militancia vinculada al espacio estudiantil que va entre los años 55 más o menos o antes, 54, hasta el 60.

De la revolución libertadora hasta

Si, un poco antes. Un primer rasgo para caracterizar, al margen de las opiniones personales, que diferencias notables, comparándolo con lo que sigue después, ya después te voy a decir que entiendo por ese después. En la organización realmente como movimiento estudiantil, qué quiero decir con esto, el movimiento estudiantil tenia cierta autonomía de los grupos políticos directos, digo cierta autonomía porque siempre de alguna manera estaban las agrupaciones estudiantiles, estaban influidas o hegemonizadas por distintos sectores políticos. En Córdoba había claramente un par de fuerzas, tres fuerzas según mi memoria, mas claras, una que siempre fue Franja Morada, menos claramente expresión del radicalismo como es ahora, por ejemplo, o como fue después.

Si, la partidización es un fenómeno posterior.

Claro. Quiero decir, en este momento son expresiones de partidos.

Afines ideológicamente pero no necesariamente vinculadas.

Exacto. Por ejemplo, Franja Morada era un movimiento reformista, yo diría para decirlo en términos actuales, que no eran los usados en ese momento, sería como algo así de centro, para nosotros, los militantes de izquierda, era de centro - derecha, digamos. Luego acá hubo un fenómeno, pero esto es previo, llega hasta el Cordobazo pero es lo que yo no te puedo hablar mucho, que fue el movimiento, un movimiento autónomo, también de izquierda, donde la figura mas importante, creo que en algún momento te lo dije era Kosak, Abraham Kosak, que ahora lamentablemente esta bastante enfermo, no creo que lo puedas ver. Pero que tenia cierta autonomía, era verdaderamente estudiantil, y con cierta influencia de izquierda, Partido Comunista un poco, o de otros sectores de izquierda pero muy autónomo, ese fue el grupo que me parece tuvo la mayor representación, inclusive en diálogos con los sindicatos dentro de lo que después fue el Cordobazo. Vuelvo atrás, en la época, por lo que yo recuerdo, Franja Morada que era una fuerza muy importante, reformista, fuerte enfrentamiento con nosotros que éramos de izquierda, la izquierda comunista, eran críticos, fuertes, de todo la línea del Partido Comunista, a esta altura creo que tal vez con buenas razones en aquel entonces creíamos que no. Luego estaba lo que siempre fue el Movimiento Reformista, lo que es el MNR, Estévez Boero, también con ciertas alianzas con la izquierda Comunista pero con mayor autonomía, de ahí surge esto que algunos le llaman el kosakismo, porque Kosak fue un líder estudiantil, que yo siempre le digo fuimos muy amigos, es el ultimo líder estudiantil, porque tenia un peso personal muy grande y una fuerza muy sólida dentro de un conjunto de centros estudiantiles, eran como fuerzas. Y luego, lo que era la fuerza más, con otro nombre, pero más influidas por el Partido Comunista, que éramos nosotros. Aquí también hay varios aspectos a ver, ya te los voy a comentar. Yo te estoy hablando del 61 y algunos ya me traslado ya para contarte hasta el 64, quiero pasar todo pero desde mi experiencia personal. Un dato importante (esas como fuerzas) era la existencia real orgánica de los centros estudiantiles, los centros de estudiantes eran centros realmente representativos de los estudiantes, una gran disputa por su manejo pero con un rasgo muy diferenciado, había una mirada de política universitaria específicamente, no eran simplemente expresiones de grupos políticos y con el criterio de militancia política que había en toda la militancia en la época. (Atiende el teléfono) Le estaba diciendo, luego un rasgo a marcar es que los centros estudiantiles y, en consecuencia, la Federación Universitaria, que agrupaba los centros estudiantiles, tenían una fuerte autonomía y

estaban enmarcados por el espíritu de militancia de la época, que qué quiero decir militancia de la época, quiere decir una absoluta autonomía de la estructura administrativa universitaria, para decir un ejemplo simple, nadie imaginaba que un centro estudiantil manejara recursos económicos, nadie podía imaginar que el centro estudiantil o la Federación Universitaria fueran vehículos para negociar

cargos, eran centros de acción, de acción político, gremial, etc

facultades, algunos con mucho poder, con mayor o menor influencia sobre el conjunto de los estudiantes, pero eran verdaderamente representativos y la Federación universitaria que agrupaba a los centros eran entidades de peso. La Federación Universitaria de Córdoba hoy no existe, digo para hacer una comparación, existe es un sello, da la libreta de los estudiantes, eso era inconcebible, que

pareciera en un sentido parecía un gran triunfo de ser los que dan la libreta a los estudiantes, creo que siguen dándola ellos, pero es un puro sello. La Federación Universitaria eran reuniones, asambleas de envergadura, discusiones, largas discusiones, buenas o malas, no importa, pero las reuniones de la Federación Universitaria podían durar hasta las 6 de la mañana en discusiones terribles por distintos problemas. Eran centros de acción y militancia estudiantil. Este rasgo me parece a mi que es muy importante marcarlo en diferencia a lo que después vino. Para seguir en esa línea iba bien, me parece, ahí ya no soy un testigo inmediato, que, ya el golpe del 66 significó un quiebre del cual, me da la impresión, nunca más se recuperó el movimiento estudiantil, nunca más volvió a ser este movimiento autónomo de acción política universitaria. Estos son, me parece, rasgos sustantivos. Yo diría que progresivamente pero no te podría tampoco dar detalles de cómo fue este proceso, esta autonomía del movimiento estudiantil y esta fuerza propia se fue desapareciendo, en algunos momentos por la represión en el 66, en otros momentos por la adaptación a la despolitización generalizada, seguramente hay muchas razones. Lo cierto es que me parece que ahí hay un cambio sustancial, porque después la recuperación del movimiento estudiantil que se da transitoriamente y con rasgos muy particulares en los años 70, si en los años 70 73 74, ya creo que tienen otro carácter, y bueno

y ya después desaparecieron, reaparecen en el 83 con el gobierno constitucional pero ya más

marcados por todo lo que tienen actualmente, eso para diferenciarlo. Personalmente, te vuelvo a decir, yo ya como estudiante nada, pero si dentro del campo universitario, esta zona de militancia, de izquierda, del Partido Comunista en el cual estábamos, yo ya estaba pero como docente en la Universidad. Y para vincularlo en algo con lo estudiantil, la agrupación esta estrechamente articulada

Esto en los centros de cada una de las

con el Partido Comunista, en qué sentido influimos, nosotros, un grupo de militantes intelectuales de Córdoba sacamos una revista que se llamaba “Pasado y Presente”, que es bastante conocida, ahí nos expulsaron del Partido Comunista, y si bien no formamos un grupo político había toda una parte de los militantes estudiantiles vinculados al Partido Comunista que cuando nos expulsaron también se fueron y ahí quedo muy debilitado este grupo vinculado al Partido Comunista, también esos siguieron distintos rumbos, pero si fue una modificación en las relaciones de fuerza dentro del movimiento estudiantil. Todo esto como antecedente, te vuelvo a decir, yo después me fui, durante tres años no estuve, e insisto para mi el Cordobazo fue algo que me enteré por radio estando en Buenos Aires, de manera que no puedo decir nada, todo sería un invento. Y hay que evitar, uno a veces inventa, quiero aclarar, no por voluntad de mentir sino porque hay recuerdos, memorias que se incorporan y que crean, generan como la imagen de que uno participó y no tuvo nada que ver, esto es

lo

real. Digo esto para marcar las diferencias y para caracterizar en algo, según mi mirada, lo que era

el

movimiento estudiantil en aquella época. Yo te lo recuerdo, pero te digo yo nada que ver con el

Cordobazo. El movimiento estudiantil, en mi memoria, esta desde los años 50, 50 y algo, de una fuerte pregnancia antiperonista, estábamos bajo el gobierno peronista, reprimidos por el peronismo y

un momento de luego, aire después de la Libertadora justamente, donde tuvo una parte participación, por ejemplo la gente de Franja Morada, de aquella Franja Morada que te describí hace un rato, tuvo una fuerte participación en la Revolución Libertadora, porque ellos eran, como fijamente como antiperonistas, nosotros también, pero desde la izquierda, ellos eran ya no diría de la derecha pero desde unas posiciones mas liberales, no de izquierda, eran más adecuados a los ideales proclamados

por la Libertadora. Pero hubo un momento, a partir de la Libertadora, pero esto ya es otra historia que

es qué era la Universidad, porque la Universidad bajo el peronismo era una Universidad complicada,

complicada en el sentido de que no había mucha libertad de expresión, era muy hegemonizada por lo político, peronista, estatal, nada que ver con una Universidad democrática, inclusive los Rectores eran nombrados directamente por el Presidente de la República, con una fuerte connotación partidaria. Yo podría contar mis anécdotas muy viejas pero no son demasiado pertinentes. Como

militante estudiantil, nos metían presos, caprichosamente, era hostigado el movimiento, sobre todo el sector de izquierda. Otra historia, esto es una historia del movimiento estudiantil pero no del momento especifico que a vos te interesa.

¿Cuáles diría Usted que fueron las consignas principales del 60 o de su último período de militancia? Los principales reclamos, las banderas

Bueno, ahí estuvo un momento

esa época, fines del 59, 60, fue de las grandes luchas, la lucha nacional que hubo entre la laica o libre

en el 58, que se prolongó durante largo tiempo, yo como recuerdo creo que ese fue el movimiento fuerte, que tuvo una envergadura muy grande.

uno de los momentos culminantes en

de qué año sería

del 60

Aparte mucha repercusión de sectores exteriores a la Universidad también que adherían a esa

Exactamente. Es que sacudió a toda la sociedad

Septiembre del 58.

Capitaneada desde los ámbitos universitarios pero con una fuerte participación política. Fue un hecho decisivo, digamos en la historia de la Universidad, la aparición de la Universidad privada, que en aquel momento tenía un fuerte componente religioso. La Universidad privada era la Universidad Católica, después ya en el Proceso, empiezan a ser universidades empresariales, etc. Ese dato era, libre o laica, que ese es lema, que yo recuerdo de la época fue la última gran consigna que tuvo relieve nacional. Creo que otra cosa relevante de la época fue la aparición también en aquellos comienzos de los 60, ya con una Universidad bastante abierta, con rectores democráticos, cierta idea, (estoy tratándome de ubicar en la Facultad de Filosofía, debo aclararte que yo en realidad mi militancia la empecé siendo estudiante de medicina, porque yo primero estudie medicina cuatro años, después dejé y entré a letras). Había un interés muy sólido de construcción de ideas, entonces la participación universitaria por lo menos de ciertos lugares, como en Filosofía, estaba muy vinculado a la discusión de ideas, la participación en los planes de estudio, en las características de los estudios, estaba muy vinculado, había una fuerte, en estos centros, como Filosofía, de una fuerte preocupación por el orden intelectual, y ahí teníamos cierto peso nosotros los de izquierda, en la discusión alrededor de la filosofía, la literatura, era mucho más acotado, no existía psicología, no existían estas cosas.

Ni comunicación.

No, comunicación estaba lejos. Después se hace la Escuela la Comunicación, pero no eran los temas generalizados. Entonces para decirte como consignas, como elementos, es una preocupación en esos años por el orden académico, intelectual, la discusión, que en otro sentido diría ideológica, y luego como movimiento político, esto, creo que fue el rasgo sustancial, creo que fue uno de los momentos importantes del movimiento estudiantil, la lucha por la Universidad estatal, esto es lo que más o menos recuerdo.

¿Cómo piensa que influenció el contexto de la época, ya más hacia los 60, la Revolución Cubana, el Mayo Francés?

Si tuvo una influencia decisiva.

Como que en los años 60 hubo varias movilizaciones a nivel mundial, ¿cómo repercute ese clima de época en los estudiantes?

Yo creo que empieza a haber, pero sobre todo sobre la izquierda, sobre nosotros, la Revolución Cubana era como un foco iluminador de nuestras posibilidades políticas, más aún para el grupo en el

que yo estaba de izquierda vinculado al Partido Comunista, también la experiencia de la Revolución Cubana, la forma en que la veíamos en ese momento, sirvió de estímulo para la crítica al Partido Comunista. Y el ejemplo de Cuba hasta ese momento, la Revolución Cubana, estamos hablando de los primeros años aparecía como una fiesta digamos, del pensamiento y de las posibilidades políticas, revolucionarias, el movimiento era la explosión de ideas dentro de las aspiraciones que teníamos todos de un cambio revolucionario.

Otra alternativa posible.

Claro. Exactamente. En ese momento influyó, después ya siguió influyendo mucho hasta ahora, con otros rasgos. En nosotros, mi experiencia, si, la Revolución Cubana fue de un peso muy grande como nueva perspectiva de la izquierda. No te diría como puntualmente, pero como espíritu de época, era una de nuestras banderas, sin duda, en nuestra bandera por una nueva izquierda, que se reflejaba en nuestra acción universitaria. Lo que pasa es que ya estamos hablando de los fines, en el caso mío, como militancia estudiantil, yo seguía vinculado a los estudiantes pero ya estaba como docente, como jefe de trabajos prácticos, no de una militancia directa.

Y ¿qué cambios considera usted, como observador, ya porque ya no era su época de militante, que ocurrieron en el movimiento estudiantil a partir del Cordobazo o a raíz del Cordobazo? que es un poco lo que me estaba comentando al principio, en las modalidades de organización

Le voy a dar una opinión muy subjetiva, muy indocumentada. Mi sensación,

pero es una sensación, es doble, a lo mejor es disparatado lo que voy a decir. Por un lado, creo que la participación estudiantil como movimiento estudiantil, al margen de estudiantes concretos, como movimiento estudiantil, yo tengo la impresión de que en el Cordobazo ha sido muy precaria, a pesar de que parece la fusión de obreros estudiantes, es cierto el barrio Clínicas fue un escenario, inclusive de resistencia, etc., pero me parece, por lo que conozco, pero hay otros que te pueden informar muy bien de todo esto sin duda, que no fue orgánica, salvo la participación de este grupo, justamente de

La verdad que no

Kosak, que estaba en bastante vinculación con los dirigentes obreros del momento, Tosco, en fin, los que estuvieron en ese momento, yo creo que como organización estudiantil, como esto que era la Federación Universitaria, tengo la impresión de que fue poco significativa, después había seguramente agrupaciones, es una zona todavía poco conocida creo yo, la que acá ha estudiado bastante bien todo estoy y te podría dar buenos datos es Mónica Gordillo. ¿La conoces?

No.

Ella es una de las personas que se ha dedicado a trabajar en el tema del Cordobazo y que debe conocer más sobre el movimiento estudiantil, no como testigo pero como historiadora. Yo creo que ella te puede dar más una visión, tal vez más ajustada. Pero mi impresión es esa, de que ya aparecen entonces, es el 69, el golpe había sido en el 66, ya la organización universitaria, autónoma que le comentaba recién, había perdido magnitud y creo que orgánicamente nunca estuvo en los preparativos de toda esa lucha de esos días, donde estuvieron orgánicamente los sindicatos, estuvo SMATA, estuvo Luz y Fuerza, pero eran los dirigentes sindicales que tuvieron una responsabilidad orgánica en todo esto. Tengo la sospecha de que como organismo estudiantil fue menor, al margen, insisto, de los estudiantes concretos, algunos seguramente, más vinculados a algunas organizaciones políticas, todavía eso, que yo sepa, no es demasiado conocido cual fue la participación de ya grupos políticos, desvinculados o por lo menos no orgánicamente vinculados al movimiento estudiantil sino donde participaban muchos estudiantes, pero al margen de la estructura de la representación universitaria, eso en primer lugar. Me parece que todavía falta o por lo menos yo no he leído, a lo mejor está, cuando digo falta, me falta a mi por lo menos, cierta claridad si hubo o no hubo

En realidad es una disputa, si se quiere intelectual, porque por lo que yo estuve leyendo hay partidarios de las dos hipótesis, de la confluencia obrero estudiantil y de la primacía sindical

en el Cordobazo y otra de las hipótesis o de las disputas es si fue un fenómeno organizado o si fue más espontáneo que organizado, las cosas no están

Para nada

Están los libros. Vos conoces Brennan? ¿Conoces el número de la revista estudios?

No justamente le iba a pedir que me pasará el número a ver si lo podía conseguir.

Si, nosotros no tenemos mas que uno, ¿tenemos fotocopia del numero del Cordobazo Tamara?

Secretaria: No, lo que puede ser es que en biblioteca se lo presten.

Esta agotado. Es interesante porque ahí hay varios puntos de vista. Inclusive intervenciones. Efectivamente es un fenómeno muy curioso el Cordobazo por el cual lo que opina casi uno no tiene nada que ver con el otro, salvo el hecho concreto, pero cuáles son las influencias, quién tuvo primacía, porque siempre también hay disputas entre sectores, diversos sectores del peronismo, de izquierda, cuáles fueron los entendimientos, hay anécdotas muy concretas que todo el mundo las acepta, cómo se fueron estructurando, había un pensamiento atrás, qué peso tenían ya en ese momento las proto organizaciones armadas? Mucho más claras, en el otro golpe, el otro movimiento fuerte que fue el Viborazo, ahí ya parece que si hubo mucho más organización política, inclusive de grupos más hacia el camino de las organizaciones armadas. Sobre el Cordobazo es difuso, no hay muchos documentos, entonces está la memoria de cada uno y cada uno construye la memoria de acuerdo a sus posiciones mentales y a los intereses políticos que tiene en juego. Y además, yo recién te decía, de los distintos sectores del peronismo, porque que hubo movimientos sindicales peronistas ahí, sin duda, pero también como siempre dentro del peronismo, estaban los que estaban totalmente en contra, pero parte de la disputa interna dentro del movimiento sindical. Entonces se vuelve mas complicado dar una versión definitiva. A mi, lo subrayo una vez más, no me consta haber conocido, haber leído que por ejemplo dentro de alguna agrupación estudiantil se haya discutido orgánicamente esta movilización. Yo desconozco. Me parece que fue más la espontaneidad de estudiantes o de grupos donde estaban los estudiantes, pero ajenos a la estructura, que por otro lado estaba muy golpeada, estaba muy endeble después del 66. En fin, es un interrogante interesantísimo para investigar.

Usted es más partidario de que fue un fenómeno más espontáneo que

Por lo menos por parte de los estudiantes me da la impresión. Del movimiento estudiantil, casi yo te diría, va, tengo la impresión esa, que no. Como movimiento general, el Cordobazo yo creo que tuvo mucho de espontáneo. No creo que nadie haya calculado lo que se iba hacer, yo creo que los acontecimientos, como muchas veces en la historia, se arranca algo y después ya no se sabe hasta donde se llega. Bueno, de que había, eso si, están los datos, todas las cosas, la voluntad, las marchas, todo esto que se hizo. Sin duda no fue absolutamente espontáneo, inclusive el conflicto, el enfrentamiento violento. La gente iba con piedras, o la gente iba, bueno armas casi no se usaron, alguna en barrio Clínicas, pero si se va con piedras por ejemplo, es porque se piensa que puede haber momentos. Pero según otros hubo mucho más que eso, una preparación muy ordenada, sistemática, de hacer un acto para enfrentar, donde existía la posibilidad de un enfrentamiento con la policía, por lo menos. Pero después esta toda la compleja historia del Cordobazo, por qué el ejercito no reprimió, todas las connotaciones, todas las teorías que se han elaborado alrededor de esa, las complicidades del gobierno nacional, voluntad, lucha interna dentro de lo que era el Onganiato, que seguramente todo tiene algo de verdad. Después hay datos, después vienen todas las teorías conspirativas, de que todo, estuvo calculado, yo creo que menos, pero tampoco fue la pura casualidad. Están los datos, el ejercito no vino sobre Córdoba porque no quería, seguramente no quería tener enfrentamientos, no querían matar gente. Ahora, seguramente había otros militares, imagino, que sabían de que esto ponía en peligro el proyecto, pero lo cierto es que no reprimieron, tardaron un día en llegar. Ahora seria simplificar ver en el Cordobazo solo eso, porque mientras tanto había esa enorme movilización, yo veo que ahí, lo destacable es la potencia de algunas fuerzas sindicales, sobre todo SMATA, Luz y Fuerza, me parece que esto es indudable, es un momento de gran presencia combativa, de eso no

cabe duda, no se movilizan 10.000 tipos así como así. No sé con cuánta fineza de cálculo. Después se empiezan a producir hechos no siempre previsibles. Pero esto en mi visión, me parece, yo no soy un estudioso del tema tampoco pero ni la pura espontaneidad ni la pura organización minuciosa. Pero parece claro que hubo de las dos cosas. Estudiantes y el Cordobazo yo tengo esta presunción. Otros te lo podrán decir quizás con más precisión. Creo que no hubo una participación orgánica de las instituciones de los organismos estudiantiles.

En realidad lo que se dice es que las bases superan a los dirigentes.

Si y yo no se tampoco, porque nunca pude ver datos, creo que no hay datos, cuál fue la verdadera presencia de estudiantes, cuántos estuvieron, porque hubo, cuantos obreros hubo, no se, 10.000, no se supongamos, porque tampoco se sabe exactamente, se habla de columnas, pero cuántos estudiantes hubo, mil, quinientos, cien, yo por lo menos desconozco. Con Garzón Maceda hablaste?

Lo tengo que

Él tiene su versión armada de pe a pa. No hay que creerle todo lo que dice, porque además es un magnifico relator, seductor, es muy bueno y da buenos datos, tiene muy buena información, fue un protagonista inmediato, en vinculación a los sindicatos y es bueno tener ese dato pero este tema sería interesante que lo instales con él inclusive decir, Toto piensa que, cree, intuye, sin darle la confirmación, a ver que dice él. Yo creo que puede coincidir bastante porque él es muy sindicalista, muy Elpidio Torres, porque el era además el abogado del sindicato. Pero es muy interesante. Es uno de los pocos testigos que quedan inmediato. Trata de chequear este dato, inclusive si hablas con Mónica Gordillo que me parece que es fundamental que hables, también tiene su versión. Vos ya sabes que nadie tiene la verdad. Pero de todos podes tratar de configurar o por lo menos dar cuenta de las distintas versiones que te dan.

Entrevisté a Gali Moreno y a él justo le toco cubrir justo en sus primeras épocas de columnista de La Voz y él es partidario de la confluencia. Cada uno tiene su

Si, si, a lo mejor tiene la razón. Por eso yo te lo digo a esto con mucho cuidado, no como afirmación, son impresiones más bien por lo que uno conoce, pero en ese caso sería interesante ver en que se sostiene. El problema es ese, yo no te puedo decir otra cosa porque lo he leído esto, no se, no estuve la presencia, vi fotos, vi la foto paradigmática del Cordobazo, los caballos, la gente, cuatro fotos, todo el Cordobazo es cuatro fotos. Esta es la realidad. Hay un buen archivo, vos conoces?

El libro de Delich sacó todas las fotos.

Pero además esta el archivo del canal 10, que bueno, Mónica Gordillo está muy vinculada a eso. Si tienen documentos te convendría verlos, que están muy bien ordenados, es un muy buen trabajo el que han hecho del archivo del canal. Ahí están mis limites, lo demás podría contarte un cuento.

Y respecto a cómo influyen los hechos del Cordobazo en la crisis del Onganiato, en la crisis de

legitimidad, no fue inmediatamente después del Cordobazo pero, Onganía se planteaba

primero los tres tiempos.

Eso es evidente pero eso ya esta en la historia. Ese Cordobazo fue, sobre todo simbólicamente, empezó el desmoronamiento, digo empezó, pero a lo mejor ya venía pero fue un golpe decisivo, digo la historia se separa después del Cordobazo.

Que se pierde el monopolio de la violencia durante un día

Si y porque da cuenta también de una gran fractura interna en el ejército y bueno según dicen en la historia, y ya ahí la presencia de Lanusse con su proyecto. Por eso se piensa que Lanusse no miro con

antipatía el Cordobazo. Pero seria totalmente erróneo creer que el Cordobazo se hizo porque Lanusse

No, no, por supuesto.

Pero todo esto converge. Los hechos no son necesariamente consecuencia de algo, pero se realizan en condiciones determinadas, sino hay condiciones, una suma de condiciones, difícil realizarlo, pero

en el caso tuyo que es el movimiento estudiantil que te

interesa ahí se me arma un gran interrogante y no te puedo decir mucho más. Inclusive, yo te diría

toda explicación simplista me parece

va

que lo hables lo antes posible con Mónica porque ella también te puede señalar. Lástima que esta enfermo Kosak porque él hubiera sido.

A lo mejor puedo tratar de hacerla vía mail, tal vez…

Tal vez, no se, yo tenía que hablar ahora para ver como andaba, pero anda con cáncer. Yo creo que sería ideal poder hablar con él. Él está en Buenos Aires. Creo que sería lo mejor. Pero no me acuerdo que otro dirigente estudiantil de la época está, el que también te puede dar una muy buena orientación es Garzón Maceda, no se y Ciaravino en esa época estaba ahí, no se que papel cumplía, pero estaba ahí y además debe tener su idea sobre el asunto. Hasta ahí llegan mis conocimientos

Otra preguntita. ¿Usted cree se debe a una solidaridad obrero estudiantil que era la consigna que viene desde la reforma o que ya en los 60 empezaba haber un obrero estudiante? Si bien seguramente minoritario pero como una figura de trabajador estudiante en la Universidad que hasta esa época había sido

Si, algunos hablan de eso y bueno es el caso prototípico de Mena. Intuitivamente, también no tengo ningún elemento, por la experiencia que uno fue acumulando, me parece que esa articulación del obrero que, o del estudiante obrero o del obrero que, tengo la impresión que es muy poco significativa, tengo la impresión. Me parece que es más bien una construcción una expresión de deseo, digo, podría decirte porque creo que es una expresión de deseo, es siempre la ilusión de que hay una especie de esencialidad, de calidad y de conciencia histórica obrera, que si a su vez se hace estudiante, traslada esa conciencia a lo estudiantil, no se si es real. Pero no se, tengo la sospecha de que no?, pero habría que demostrarlo no. Yo creo que hay cortes, la diferencia de ser militante estudiantil, después viene todo lo que son militantes políticos, entonces, que encuentran como lugar de trabajo el movimiento estudiantil, o al revés, los estudiantes que se van al movimiento obrero, pero ya por un proyecto político, no se si sociológicamente esto tiene peso, a lo mejor si, pero habría que mostrarlo, verlo, porque sino siempre son maniobras explicativas. Si uno parte de esta presunción de que la participación estudiantil fue relativamente pobre en el Cordobazo, salvo núcleos muy particulares, lo del Cordobazo no encontraría tampoco una explicación, un elemento explicativo importante por esta reconfiguración sociológica del estudiantado, que habría que ver también que magnitud tiene, un estudio en serio, seria ponerse a trabajar con archivos y ver la inscripción, ver la ficha de estudiante, cual es el origen, para poder hablar en serio, sino me parece que son más bien especulaciones pero esta abierta la posibilidad.

Muchas gracias.

Entrevista a Julio César “Gali” Moreno.

Puede hacer una introducción de usted y cual fue su situación personal en el momento del

Cordobazo y la década del 60 en general. Y en el caso que usted militara o tuviera alguna

participación en

alguna agrupación de que tipo y sino su situación personal en la época del

Cordobazo.

Bueno…como yo le decía en el mail brevemente en dos líneas, cuando se produce el Cordobazo en mayo del 69 yo me acababa de recibir o sea había obtenido ya mi Licenciatura en Filosofía. Yo estudie en la Facultad de Filosofía y Humanidades de acá de la Universidad Nacional de Córdoba. Y justamente en febrero de ese año yo empecé a trabajar como redactor, como periodista en el diario La Voz del Interior o sea que le podría decir que el Cordobazo coincide con mi última época de estudiante universitario y con mis primeros pasos, mi primera época en el periodismo por más que yo ya tenia antecedentes en radio Universidad. Por eso yo le decía que le podía dar alguna idea, algunas visiones que yo tengo de aquel momento desde ese doble punto de vista. Desde dentro de la Universidad y desde fuera…

Como profesional.

Claro… ya como observador digamos. Para colmo a mi me toco, cuando yo entre al diario, en febrero de 1969, me adjudicaron la parte de educación, universidad, entonces me toco vivir ya como cronista digamos las grandes movilizaciones estudiantiles que precedieron el Cordobazo en el mismo mes de abril, mayo del 69. Esa era mi situación.

¿Podría caracterizar el movimiento estudiantil universitario de la época del 60 en sus modalidades de organización, práctica política y concepciones o representaciones?

Sí. Yo le diría, siguiendo con la pregunta anterior, no se entiende el Cordobazo sin la gran movilización estudiantil en Córdoba de la primavera de 1966 contra el golpe de Onganía. Hay una relación directa digamos de causa - efecto o una relación temporal si se quiere entre un momento en el 66 y otro el del 69, el del Cordobazo.

A usted le toco en el 66 como estudiante.

Sí, como estudiante.

Y ¿participó?

Sí, sí. Obviamente. Y hasta ese momento, usted me pregunta por las características del movimiento estudiantil, yo diría que a lo largo de la década del 60 digamos, en Córdoba, el movimiento estudiantil universitario estamos hablando, se caracterizó por un gran debate, en una confrontación casi permanente de ideas y de posiciones entre dos o tres sectores relativamente definidos. El movimiento integralista que había surgido a principio de los 60, que comenzó siendo un movimiento que se definía de orientación social cristiana.

Muy fuerte en Córdoba a diferencia de Buenos aires y otras provincias.

Sí. En Buenos Aires nunca tuvo peso. En sus orígenes no fue un movimiento para nada radicalizado, era un movimiento mas bien, yo no diría conservador, pero si muy confrontativo con la izquierda y se replegaba sobre posiciones mas bien gremialistas. La base de su fuerza, de sus historias electorales que las tuvo en los primeros años de la década del 60, eran los apuntes, las tareas gremiales y sus definiciones políticas eran muy genéricas, no tenían demasiado, se definían como un movimiento social cristiano, estuvo cerca del partido demócrata - cristiano pero sin una relación directa a diferencia de otros. Eso por el lado del integralismo.

Después, por el lado digamos de los reformistas, había, simplificando dos grandes tendencias, la de izquierda que era muy fuerte en relación a partido, muy relacionada con la juventud comunista, con

la juventud socialista, con otros partidos como los de Silvio Frondizi, trotskistas había también. Y

después con lo que fue ya la franja morada, que ya empezó a llamarse franja morada en aquella época que no estaba tan vinculada al partido radical como después, sino que era también mas que todo un

movimiento universitario también.

Nosotros distinguimos en el reformismo, no se si se habrá dado en Córdoba también a ese nivel, que una de las pujas entre el reformismo de izquierda y el de derecha era la actitud frente al peronismo, algunos eran golpistas si se quiere y otros anti golpistas pero eso ya es en el 55, en un periodo anterior.

Si, eso es en un periodo anterior, yo estoy hablando de la década del 60.

Pero en los orígenes es como que se distinguían.

Sí, sí. Yo le diría que franja morada era no peronista y ya entre los reformistas de izquierda empezaron a surgir algunas líneas que se replanteaban el problema del peronismo, entonces, sobre todo por parte de los socialistas, incluso con líneas de acercamiento, de revalorización del peronismo, que se yo. Ya se empezó a ver una perspectiva de izquierda…

Su posible carácter revolucionario.

Exactamente… Pero todo eso se mantiene mas o menos, esa relación de fuerza se mantiene mas o menos hasta el 66. Yo creo que las ultimas elecciones de claustro, yo no tengo a acá las cifras a mano exactas pero más

o menos era así, estaba repartido en dos, la mitad integralismo, la otra mitad reforma y dentro de

reforma, la mitad franja morada y la otra mitad de izquierda pero que iban juntos digamos, compartían en los consejos directivos de las facultades y los consejos superior generalmente votaban juntos, asumían posiciones juntos, los dos estaban en la Federación Universitaria de Córdoba y en la FUBA también, no así integralismo que estaba fuera.

Y el humanismo, ¿qué pasó acá en Córdoba?

No, acá en Córdoba la línea humanista existió por ahí a fines de los 50 fundaron una agrupación humanista que no tuvo, tuvo una existencia muy breve, muy breve, hasta que desapareció, se esfumó,

hasta que se crea el integralismo y ya se queda con todo el sector católico digamos, social cristiano

o

como lo quieras llamar.

Y

¿cuáles piensa Usted que eran las consignas principales de esa época o lo que caracterizaba

la

práctica política? ¿cómo se expresaba el movimiento en pleno golpe militar?

¿Estamos hablando del…?

Después del 66 hasta el Cordobazo. O si quiere del 60 en adelante.

Sí. Yo creo que el golpe del 66 es una línea divisoria que produce un cambio muy grande en el movimiento universitario de Córdoba como en general en todo el país, pero en Córdoba fue mucho más notorio. Inmediatamente después del golpe se recordará mas o menos el golpe fue a fines de junio del 66 no hubo una reacción contra el golpe, las cosas siguieron mas o menos como estaban.

Las organizaciones sindicales tampoco reaccionan…

Hubo un gran desconcierto. El gran cambio se produce cuando el gobierno de Onganía interviene las Universidades Nacionales, que hasta ese momento conservaban sus autoridades anteriores y su régimen anterior, no su régimen porque les habían quitado autonomía, pero las autoridades seguían en sus cargos, yo creo que así era. Y cuando intervienen las universidades, creo que fue a fines de julio de ese año ahí si empiezan a producirse la gran reacción estudiantil. Primero en asambleas, en pequeñas reuniones, cosas de cátedras, que sé yo hasta que vienen las grandes asambleas y después las grandes marchas callejeras y la gran movilización contra la intervención. Vos me preguntabas cuales eran las consignas, por ejemplo, una de las consignas mas difundidas en aquella época “tripartito, tripartito” en defensa del gobierno tripartito y paritario o tripartitos que había sido derogado por el gobierno de Onganía. En el 69, estoy haciendo un salto muy grande no, hay un cambio de consignas que revela el cambio ideológico y político que se había producido en el movimiento universitario. Una consigna predominante era, por ejemplo, “ni golpe, ni elección, revolución”. Entonces de la defensa del gobierno tripartito y la autonomía universitaria, de la reforma del 18, de sus ideales clásicos digamos, a la consigna “ni golpe, ni elección, revolución”, bueno, ahí esta reflejado el gran cambio que se produce en esos dos o tres años. Son cambios subterráneos, porque la movilización del 66, yo diría que dura toda la primavera no, fueron los meses, que son agosto mas o menos, tuvo su pico mas alto durante todo el mes de septiembre, a principios de septiembre es cuando lo matan a Santiago Pampillón acá en Av. Colón y bueno una semana después fue la toma del barrio Clínicas que fue el primer hecho de esa naturaleza que se producía en Córdoba, de ese tipo, con esas características, es citado con bastantes fundamentos, con bastante razón como uno de los antecedentes del Cordobazo. La toma del barrio Clínicas, esto ha sido inmediatamente después de la muerte de Pampillón.

Zona liberada. La policía no podía entrar…

No, no. Claro. No podía entrar durante dos o tres días. Esto fue a mediados o fines de septiembre del 66. Pampillón estuvo internado ahí 5 días, creo que fue un 6 de septiembre y un 12 él muere en el hospital de Urgencias.

Y hubo otra, no me acuerdo la fecha en realidad, pero en Corrientes, Entre Ríos, otras matanzas también, movilizaciones estudiantiles, hubo también otros muertos también por la misma época que era un poco el clima de…

Pero eso yo creo que fue después ¿eh?

Posterior. No recuerdo la fecha.

Eso creo que fue ya cerca del Cordobazo. Estamos hablando del 66 ahora. Yo después le voy a recomendar que, yo no tengo acá para darle sino se lo daría, yo publique un libro hace dos años que es este: “La espuma de la cerveza”, se llama y bueno por mas que no es sobre el periodo, yo menciono ahí, yo he anotado ahí ehhh…yo creo que la revolución estudiantil o el movimiento de protesta estudiantil del 66 fue exclusivamente cordobés. Fue una extraordinaria movilización estudiantil pero que no se produjo en otras partes del país. Y en ese sentido es, yo creo, el antecedente directo del Cordobazo, que también fue un… ahí si hubo conexiones en Rosario, en Corrientes, no me acuerdo en que otro lado, pero fue también exclusivamente cordobés, cuando se produce el 29 de mayo es solamente en Córdoba, no coincide con ninguna huelga nacional.

Me estaba comentando de las consignas, el viraje hacia la revolución de las consignas clásicas reformistas al reclamo por revolución, nosotros también estudiábamos eso y una de las hipótesis es que la radicalización que comienza en ese periodo, de las consignas y de la misma práctica política tiene mucho que ver con la represión porque ante la oclusión de los canales tradicionales de expresión eso genera, la prohibición siempre genera una radicalización mayor y como antecedente de lo que luego será el movimiento estudiantil en el 70.

Claro. Sí. Es que así fue. Es decir, esa digamos “melange” de autoritarismo, de ideología autoritaria, clerical autoritaria, mas represión, porque hubo represión, la represión fue fuerte, digamos la muerte o el asesinato o el martirologio o como usted le quiera llamar de Santiago Pampillón no fue un hecho casual, es decir, formo parte, yo no quiero decir que haya sido intencional, pero era una represión tan fuerte, tan fuerte, tan fuerte que resultó hasta lógico de que hubieran estudiantes muertos.

Resultado de las prácticas del momento.

De las prácticas represivas del momento. Por que era un modelo, a diferencia de ahora que no se reprime nunca a nadie, en el régimen de Onganía reprimía muy fuerte, reprimía en la calle, no había desaparecidos, no había secuestros pero los reprimía en la calle, las manifestaciones estudiantiles eran violentamente reprimidas y eso produce eso que usted me dice esa reacción, es uno de los

factores que implica ese cambio político e ideológico de visión, de actitud frente a la realidad. Fíjese que del 66 al 69, estamos hablando de fines del 66 a mayo del 69, son menos de 3 años, son 2 años, prácticamente es el 67 y 68, acá no paso nada, no paso nada exteriormente pero internamente estaban pasando muchas cosas, ese es mi recuerdo. Y fíjese, el integralismo que era la mayoría, que era la agrupación mayoritaria digamos, desaparece. El reformismo clásico queda, Franja Morada permanece, la Izquierda también permanece, por ejemplo, la izquierda afina a la juventud comunista, los socialistas se habían disgregado mucho, hay varios grupos ahí. Y empiezan a surgir nuevos grupos de izquierda, primero los grupos de base, Malena que le decían al Movimiento de Liberación Nacional, todos grupos de izquierda ya radicalizados, que hacen acto de presencia en el Cordobazo.

Y ya en ese momento empieza a expresarse la idea de la violencia como metodología política pero

no solo de la violencia de masas digamos, porque el Cordobazo la violencia de masa fue una cosa muy fuerte, sino también de la violencia armada digamos. En el 69 no aparecen grupos como Montoneros, como ERP y como FAR pero los gérmenes de esas organizaciones ya estaban en el Cordobazo y la prueba esta de que los primeros actos del movimiento de Montoneros se produce un año después y Córdoba ahí tiene que ver bastante porque así como el secuestro de Aramburu fue en Buenos Aires, la toma de La Calera que fue el otro acto mas resonante de Montoneros fue acá en Córdoba y eso ocurrió un año mas tarde o menos de un año mas tarde del Cordobazo ósea estaba presente la legitimación de la violencia, porque eso hay que decirlo también no?, porque yo creo que era así, y la deslegitimación de la democracia o en todo caso la democracia nada más que como valor instrumental, la democracia puede servir para, como instrumento para seguir avanzando hacia la toma de poder, para legalizar los movimientos, los partidos, pero no era un valor en si mismo, al contrario, porque hasta el 66 yo le podría decir que todos, integralistas, reformistas, socialistas, comunistas, franja morada, si tenían una idea de la democracia, bueno que había que perfeccionarla, que había que profundizarla, que había que hacerla mas amplia, que sé yo pero había una idea de la defensa de la democracia. En cambio en el 69 esa idea no esta. Por eso le digo yo que para mi la

consigna principal que dice todo es “ni golpe, ni elección, revolución”. Y después, yo le diría que no

se puede dejar de tener en cuenta que había un momento en el mundo también.

Si, esa es mi próxima pregunta hacia referencia a eso. ¿Cómo piensa que influyó el contexto internacional de lo que significaron los años 60 a nivel mundial y otras movilizaciones que se fueron dando, como lo de mayo del 68, cosas que si bien no se dan en Argentina, pero que influyen en lo que se llama clima de época?

Yo creo que eso fue una de las cosas más interesantes de esa época porque…

Está la guerra de Vietnam, mayo del 68 emm… que más…otras movilizaciones estudiantiles, en Estados Unidos sobre todo, con un movimiento estudiantil, el feminismo, como que era una época de movilización en general.

Sí, sí. El mayo francés, el otoño caliente italiano que viene inmediatamente después, fue una movilización de raíz quizás idéntica pero de características diferentes al mayo francés porque el otoño caliente italiano fue una movilización sindical-estudiantil y más sindical que estudiantil. Y esto

es interesante porque demuestra como Argentina estaba incorporada a ese espíritu de época, sin estar

en Europa, estando muy lejos de los centros de la cultura, sin embargo, el Cordobazo se puede considerar un hecho, un acontecimiento que forma parte de ese clima de época y que tiene mucha semejanza, muchos parecidos con los movimientos de protesta estudiantil, sindical, social y cultural de la época que se dieron en Francia, en Italia, en otros países de Europa, en Estados Unidos. Fue también la época de la guerra de Vietnam también, acuérdese el 68 fue el año en el que comienza el derrumbe de Estados Unidos en Vietnam, la famosa ofensiva del TET, del verano, fue en el 68.

De creer que un cambio era posible.

Que la derrota del imperialismo era posible.

También es la época de las guerras de descolonización en África, Asia.

Exactamente. Ya se habían consumado las guerras, ya habían triunfado los movimientos anticolonialista. Y fue una época de difusión ideológica, una de las consignas del mayo francés, las tres M: Marx, Mao, Marcusse. Todo eso rebotó acá también, porque acá también en las universitarias no le digo a escalas masivas pero las vanguardias universitarias leían, no sé si a Marcusse demasiado pero a Althusser, mas a Marta Harnecker, que es quien era la traductora de Althusser al español, empieza a difundirse el Maoísmo y el guevarismo, porque hasta ese momento la Revolución Cubana era un hecho respetado, admirado pero el guevarismo como movimiento político empieza a tomar cuerpo en esos años también, en ese momento, en Argentina fue en el 69, 70 y después, pero forma parte también del clima de época.

Los socialismos realmente existentes que se llamaron como alternativas al capitalismo imperialista todavía era algo factible, hoy por hoy ante la caída de la Unión Soviética es como que ese ideal de que un cambio era posible tal vez…

Si pero fue en ese momento cuando ya empezó a declinar la influencia soviética y la influencia de los partidos comunistas pro soviéticos en el mundo.

Surge la reacción… no me acuerdo las consignas pero para tener la autonomía frente a las directrices de la Unión Soviética.

Sí. Y estas ideologías, estas ideas contestatarias, criticas, el maoísmo, el guevarismo, este neo anarquismo, aunque en la Argentina no tuvo mucha difusión, no eran precisamente pro soviéticas sino al contrario, eran criticas de la Unión Soviética, del sistema soviético, del estalinismo.

Dos preguntas que se me ocurrieron ahora: ¿Cómo compararía la situación argentina, dijimos que había un cierto paralelismo, (salvando las diferencias entre Europa y América Latina,) entre la situación de Argentina y Europa en cuanto a las ideas, los movimientos, como lo relacionaría con la situación de América Latina?

Y ya me voy acordar de la otra.

… Del Cordobazo al pos Cordobazo…bueno países como Uruguay, Chile ósea en países con una estructura social en aquella época, como usted decía recién, con algún cierto paralelismo con Europa no, países de clase media. Además en el caso de Argentina y Uruguay con tradiciones universitarias muy fuertes que venían de la época de la Reforma.

La otra pregunta seria: ¿Qué cambios ocurrieron en el movimiento estudiantil a partir del

Cordobazo, del Cordobazo en adelante, y cuáles fueron las repercusiones del hecho en la nueva organización estudiantil que comienza a tomar forma a comienzos de los setenta? La radicalización, la partidización

Si cree que existe una relación entre el fenómeno del Cordobazo y lo que fue el movimiento de

los setenta.

Es lo que veníamos hablando recién, con el Cordobazo prácticamente se diluyen, si no es que desaparecen las formaciones tradicionales del movimiento estudiantil para dar paso no solamente a nuevas ideas sino también a un nuevo tipo de agrupaciones. Yo creo que las tendencias predominantes, había muchas siglas habría que repasarlas a todas cuales eran, pero la idea era como una especie de basismo, los grupos de base tuvieron tanta influencia porque esa era la idea, no era tanto ir a votar el día de las elecciones en el centro de estudiantes o el día de las elecciones de consejero o de vez en cuando ir a una asamblea cuando había algún problema, sino una idea diferente de la participación, una especie de democracia directa y permanente.

El tema de las asambleas, los cuerpos de delegados, la organización por cursos, solo es posible cuando hay una masificación de la participación.

Exacto. Todo eso, el asambleismo, el cuerpo de delegados, la democracia directa, el debate permanente, la movilización permanente reemplazan a la estructura tradicional.

La idea de representantes…

Hubo grandes movilizaciones por supuesto antes del 66 también pero en general, en esos años cual era el acto más importante el día de las elecciones. Entonces votabas para consejero, el conciliario y para centro de estudiantes, pero yo creo que eso fue la orientación mas grande pero que además eso expresaba o apuntaba también a los cambios en la organización de la enseñanza, en la pedagogía, en los contenidos de la enseñanza, ya no era solamente que los estudiantes se movían por reivindicaciones como por horarios o por cuestiones de exámenes especiales o cuestiones administrativas, no, apuntaba a un cambio de la pedagogía, de los contenidos de la enseñanza, “esto que nos enseñan no, nos tienen que enseñar otras cosas, no esto”. Acá en Córdoba, pero es posterior, pero forma parte de los mismos años, el taller total de arquitectura, que yo creo que fue una experiencia, fue la única facultad que realmente que hay un ensamble entre estudiantes y docentes muy fuerte, inventaron una nueva forma de enseñar la arquitectura mucho mas participativa, menos académica pero también con contenidos nuevos, con una idea de que debía ser la arquitectura en la sociedad, que debían ser los futuros arquitectos, los urbanistas y esa facultad cambió, que después fracaso el taller total es otra cosa pero bueno, también porque eran ideas un poco anárquicas y la anarquía siempre lleva a, hay un momento en que se estanca y se vuelve un poco a la organización, a las instituciones. En otras facultades no hubo experiencias tan profundas como la de arquitectura. Filosofía si había cambios pero bueno que sé yo, pero no hubo un cambio curricular. No hablemos de las otras facultades tradicionales, ahí no había pasado nada. Entonces se limitaba esto del asambleismo, del cuerpo de delegados, esto de la militancia permanente, esta especie de democracia directa, se limitaba a eso. Si la gente se reunía, discutía, salía a la calle, pero cambios en la estructura de la enseñanza no hubo, no hubo muchos, salvo lo de arquitectura que fue grande. Se hicieron en otras facultades en el área de ciencias sociales pero, en la escuela de Trabajo Social también, Ciencias de la Información no existía todavía.

Ahora ya mas específicamente del Cordobazo. ¿Cuál cree que fue la relación entre el movimiento obrero y el movimiento estudiantil en la época del 60 y el Cordobazo en particular?

Es una pregunta que a mi me gusta mucho porque es un tema sobre el cual he polemizado. Yo creo que el Cordobazo es la primera oportunidad en que se pone en la práctica el viejo principio reformista de la unidad obrero-estudiantil. Y hay una exégesis que yo no estoy muy de acuerdo que dice que la participación del movimiento sindical de la clase trabajadora fue el factor fundamental en ese hecho social y cultural que fue el Cordobazo. Yo no digo eso, yo no estoy de acuerdo con eso. Yo creo que el Cordobazo fue fundamentalmente la confluencia de dos grandes vertientes, la gran industria y la universidad de masas, con sus respectivas expresiones, en el caso de la gran industria los sindicatos industriales, en el caso de la universidad de masas las organizaciones estudiantiles de la época. En el caso de la universidad pero también en el caso sindical de la gran industria con mucha espontaneidad. Porque yo me acuerdo de las grandes asambleas en la ciudad universitaria de

principios de mayo, fines de abril, mayo del 69, cuando yo le contaba que debutaba como cronista y ahí ya no iba ni como estudiante ni como militante de alguna agrupación sino como periodista y había mucha espontaneidad, no es que caían los grandes aparatos y decían tal cosa y eso se votaba y se hacia no, no, había mucha discusión, mucho debate, mucha incerteza y las cosas se movían con mucha velocidad y a veces la masa, por llamarla de algún modo, superaba a los dirigentes en sus

planteos y lo normal no había sido eso, porque movilizar a los estudiantes de la década del 60 no era

Esa es mi idea, una confluencia entre la

una cosa fácil pero cuando llega el Cordobazo bueno ya

gran industria y la universidad de masa, los sindicatos industriales y el estudiantado a través de sus organizaciones, sus representantes, fue mas espontáneo y mas inorgánico en el caso de la

universidad.

Y usted diría que es un producto de la solidaridad obrero estudiantil, que fue una consigna

tradicional, o que fue producto, en parte, de obreros estudiantes.

No entiendo.

Si fue producto de la solidaridad obrero-estudiantil de dos sectores sociales que si se quiere con

pertenencias distintas, que confluyen en un ideal de oposición a un gobierno o si usted considera que existía una clase obrero estudiantil, es decir, obreros estudiantes. Yo supongo que debe haber sido minoría pero si usted considera que fue un factor de unión entre estas dos agrupaciones.

Yo creo que hubo algo de eso y que fue importante. Es decir, había estudiantes universitarios que trabajaban y eso creó una conexión que fue importante, pero de todas maneras creo que eran dos sectores bien diferenciados. Lo que pasa es que yo creo que hay

Lo planteo en el contexto en que en esta época se da también el quiebre de lo que se llamó la universidad de elite, lo que significó el acceso a la universidad para una elite y el comienzo de la universidad de masas en su máxima expresión en el 60 - 70. Por eso digo el ingreso a la universidad de otros sectores quizás

Si, pero de todas maneras seguía siendo el estudiantado universitario seguía siendo clase media como componente fundamental. Una clase media que se cuestionaba y bueno,,,, porque el Cordobazo, es cierto, es la confluencia de esas dos vertientes pero a su vez inmerso en un movimiento mucho más amplio porque había una participación de la clase media, el ejemplo ese tan emblemático de que cuando se hacían las barricadas en el centro en los departamentos salían las señoras a tirar diarios

para que pudieran hacer las fogatas las barricadas los manifestantes, que eso desde el punto de vista simbólico nunca había existido ni volvió a existir. En todo caso el fenómeno del cacerolazo y demás

es

otra cosa. Al contrario después hubo una retracción de la clase media hacia la no violencia, cuando

la

violencia aparece ya como un problema, como una amenaza entonces esa clase media empieza a

retirarse ya o empieza a retirarle ese apoyo que le había dado a los grupos mas insurgentes del momento, en el 69. Pero yo no creo en la primacía sindical en el Cordobazo, yo creo que fue una confluencia de dos grandes sectores, con el apoyo de la clase media, de la clase política, porque los partidos políticos estaban todos en el Cordobazo, y no solamente los partidos de izquierda y en las manifestaciones del Cordobazo participaron todos, participaron los peronistas, los radicales y obviamente los partidos de izquierda más contestatarios, además del partido comunista que tenia fuerza todavía en aquella época, todas las versiones socialistas, ósea hubo una participación política además de la participación de la clase media. Pero el eje, la columna vertebral fue esa.

La confluencia.

Y fíjese que coincide geográficamente porque todos venían de acá del sur. Porque la Fiat y la Renault

eran de donde partieron las dos grandes columnas que se juntan en la plaza de las Américas, creo. Después confluyen con las columnas que salían de Ciudad Universitaria, todo en la misma zona y comienzan a marchar hacia el centro. Y la primera gran concentración fue en la plaza Veléz Sarsfield

y después avanzan hacia el centro. Ósea que como protagonistas incluso del Cordobazo como hecho callejero son los dos sectores.

E incluso juntos porque si bien vienen de distintos lugares, confluyen y ahí van juntos

Además, había un cierto, yo había utilizado con un poco de liberalidad, creo que ahí en mi libro esta, yo creo que un poco de liberalidad he utilizado en la comparación porque con el mayo francés la cantidad de interpretaciones que hubo y de cosas, de qué había pasado en Francia en ese momento. Yo me acuerdo que Sartre con la lucidez de siempre dijo una cosa, por ahí la tengo a la revista, ¿qué es lo que caracteriza a un estudiante? Se refería a los estudiantes universitarios, él dice una cierta edad de la vida y una cierta relación con el saber y que eso a veces se hace una mezcla explosiva. Y yo creo que en Córdoba en aquel momento, en la gran industria se daba un fenómeno parecido, había jóvenes trabajadores que tenían una edad de la vida, como decía Sartre, y una relación con el saber y con la técnica o con el saber a través de la técnica porque no eran empleados administrativos, no eran empleados de tribunales, eran empleados calificados con una calificación técnica muy alta, con una cierta masividad porque eran empresas de 10.000 trabajadores cada una, que no era el caso de Luz y Fuerza, por ejemplo, porque Luz y Fuerza tuvo una participación muy grande pero ahí hay un problema de liderazgo sindical con una figura como Agustín Tosco pero que quedó como líder del Cordobazo, pero Tosco si era un trabajador a él le gustaba salir con mameluco pero su actividad diaria no era la de un trabajador industrial, él no trabajaba con las manos, con la técnica, no tenia una relación con la tecnología digamos de vanguardia de aquella época como sí la tenían los trabajadores industriales, que en su inmensa mayoría eran jóvenes. Entonces, yo creo que ahí también se plantea la similitud entre el joven estudiante universitario y el joven trabajador industrial, súmale el espíritu de la época. Y ahí esta, porque acá el Smata en su época, las agrupaciones de Smata como sindicato cuando pasa a ser controlado por la izquierda no? y las agrupaciones sindicales de base, de izquierda se han planteado, así como los estudiantes plantearon un cambio curricular de los contenidos de la enseñanza, estos plantearon un cambio en el sistema productivo: queremos estar también nosotros, queremos cambiar la orientación del sistema productivo, queremos fabricar otras cosas.

A eso a nivel teórico también lo analiza como crisis de hegemonía porque ya los sectores sociales comienzan a cuestionar el modelo social, el modelo productivo, a nivel más macro.

Sí, sí, claro.

Otra pregunta que ya me la contestó en parte pero que a lo mejor quisiera profundizar es también una de las hipótesis que se trata sobre el Cordobazo es si fue un fenómeno espontáneo

o un fenómeno o un producto planificado y organizado, usted ya me dijo un poco su postura pero quisiera profundizar un poco.

Sí.

Yo creo que Garzón Maceda, es uno de los partidarios de la otra hipótesis, que fue un fenómenos planificado, organizado.

Sí, sí. Él tiene esa idea. Yo creo que obviamente que como en todo movimiento de este tipo hay un grado de organización y un grado de espontaneidad pero tal como se dieron las cosas, yo creo que fue mas espontaneidad que organización. Acá no hubo una paciente tarea en los meses previos, ir preparando digamos el estallido de un movimiento, acá hubo mucha espontaneidad tanto en la universidad como en los sindicatos. Y la prueba esta en que la huelga, un paro de 48 horas, un jueves y un viernes, o 72, jueves, viernes y sábado se decide por la parte gremial en una reunión que se hace el día antes o dos días antes del Cordobazo, donde participan los tres grupos de la CGT en los que estaba dividido la CGT, que era el grupo legalista, que eran los peronistas mas sindicalizados, más sindicalistas, tipo Vándor que se yo, los auténticos que eran más peronistas ortodoxos y los independientes que eran independientes, ahí estaba Tosco que era el líder. Pero se juntan dos días antes del Cordobazo hacen un plenario y deciden un paro de 72 horas. Yo creo que, bueno sería para

discutirlo largo, pero creo que hubo una gran espontaneidad en el Cordobazo, no una preparación previa, ni larga, ni meticulosa, se creo un momento, fue un momento en donde se empezaban a juntar una serie de hilos que estaban sueltos. Lo que sí creo es que hubo un antecedente, que fue, yo insisto mucho en eso, fue la primavera del 66, que fue un hecho estrictamente estudiantil universitario, ahí los sindicatos no tuvieron nada que ver. Yo diría, por supuesto cuando mataron a Pampillón salió todo el mundo a protestar y a criticar la muerte de Pampillón, a criticar a la policía, a criticar a la dictadura pero mientras se desarrollaba el movimiento este, fue un movimiento estrictamente universitario. Además estrictamente de Córdoba porque en Buenos Aires no pasaba nada, no pasó nada en el 66. Miré que allá pasaron cosas muy jodidas como las de Ciencias Exactas y como la represión que hubo la noche de los bastones largos y todo porque hubo varias noches de bastones largos en esa Universidad. En Mendoza lo mismo, en Rosario lo mismo, en La Plata lo mismo. Y no pasó nada.

Incluso hubo varias universidades nacionales que acataron la orden de destituir las autoridades, fueron pocas las que reaccionaron en contra de esa medida.

Sí, acá fue una movilización muy grande que no se la tiene en cuenta. El Cordobazo sí esta en todos lados, en todos los libros. El Cordobazo también fue un fenómeno exclusivamente cordobés. No hubo un Cordobazo en Buenos Aires. Si hubo después un Mendozaso, Rosariazo y que sé yo. Pero un hecho de la magnitud del Cordobazo.

Aparte, la fuerza pública pierde control durante dos días.

Durante dos días, tiene que traer el ejército. Además, eso es otra cosa, fue el golpe mortal contra la dictadura de Onganía.

La última pregunta era esta: si usted considera que fue como el hito que marca el quiebre de la legitimidad, aunque un gobierno de facto no tiene legitimidad, pero como indicador de la reacción social, de la oposición

Sí, yo creo que el Cordobazo le produce una herida de muerte al régimen de Onganía, por mas que Onganía dura un año más pero quedó herido de muerte y el Cordobazo es el que prepara la destitución de Onganía primero y unos meses después la llegada de Lanuse que planifica una apertura democrática pero esa es otra historia ya.

El fracaso también de esta idea de Onganía de los planes de racionalización, que fue lo más autoritario del golpe, después ya con Lanusse se ablanda un poco.

Sí. Además, Lanusse ya no tenía, cuando Lanusse asume la presidencia su objetivo es la restauración de la democracia que él inventa después otras cosas, el gran acuerdo nacional, el GAN, y bueno una serie de cuestiones como para o que fuera una salida. Yo creo que no estaba equivocado, no estaba despistado Lanusse, cuando él buscaba una salida mas consensuada, digamos, lo que pasa es que después todo se va de madre, digamos, gana Cámpora y ahí se produce, que gran acuerdo ni que gran acuerdo. Si se hubiera cumplido las previsiones de Lanusse a lo mejor la historia hubiera sido un poco distinta. Yo no sé y creo que las cosas estaban muy tiradas para el lado que fue, que efectivamente fue. Desgraciadamente terminó en lo que terminó.

Hay algo que me parece muy interesante. No se puede hablar en estos términos pero si la dictadura del 60 y del 70 fue “exitosa” en su planteo de disciplinamiento o no y comparado con el caso chileno que ganara Cámpora y luego Perón las elecciones y la salida de la dictadura en el 76, ante el fracaso de Malvinas y como se compara eso con el auge de la derecha en Chile, que no logró, a pesar de todas las desapariciones y que hubo una generación casi diezmada, no logro ese disciplinamiento social que luego quizás la hiperinflación

No logro homogeneizar a un sector de la sociedad de la clase media / media alta como si lo logró Pinochet. Es que esa es otra dictadura. Una cosa que es legítimo preguntarse, ya que estamos hablando del Cordobazo, a mi no me parece que haya que hacer el panegírico, porque los hechos, hay escenas del Cordobazo, cuando se queman edificios, cuando se queman automóviles, porque las barricadas son una cosa, son un acto más bien simbólico, en las barricadas se prende fuego, en realidad cuando se queman edificios privados, cuando se queman edificios públicos, acá se quemó varios edificios, se queman automóviles, cuando aparece la bomba molotov. Del incendio de un edificio o de un automóvil, de una bomba molotov arrojada contra cualquier cosa, al uso de armas de fuego hay una distancia que no se puede mensurar tan fácilmente, es la relación entre la protesta violenta y el terrorismo, prueba muy difícil de resolver esa. Y las primeras organizaciones armadas del país toman el Cordobazo como un punto de referencia y de apoyo eso es cierto también, no se lo puede desconocer. Y sobretodo porque acuérdense ustedes que los grupos guerrilleros argentinos de la época, me refiero a los más importantes, Montoneros, ERP, FAR, todos ellos, no plantean la teoría de foco revolucionario en campo, la teoría del Che. Uno de los puntos de partida es el Cordobazo. La experiencia del Cordobazo. Uno de los temas de la izquierda revolucionaria en aquella época, y no solamente de la izquierda revolucionaria en el sentido de lucha armada sino también de grandes movilizaciones de masa, transformaciones revolucionarias, se planteaban esa relación, entre la relación entre espontaneidad de las masas y las vanguardias revolucionarias, ese fue un tema de la izquierda de siempre pero que en ese momento no era un tema teórico, no era un tema que estaba en las revistas, era un tema de la práctica. (Se produce un silencio) Yo lamentablemente el único libro que tengo, lo tengo todo subrayado, pero yo le había preparado acá, yo le diría que lo compre. Me interesaba mucho la relación del 66 y del 69. Tenia la intención de hacer algo de hacer algo nuevo, específicamente sobre este tema. Es como un fantasma que me persigue de aquella época. Así como hay una secuencia entre el 66, yo lo llamo “El otro golpe” en este libro, y el Cordobazo del 69, hay también una secuencia entre el Cordobazo y el anti Cordobazo que para mi tiene fecha y tiene nombre y apellido, que es el “Navarrazo” pero yo creo que en el Navarrazo se destruye la herencia del Cordobazo. (ofreció un café) Ese es otro tema, si el Cordobazo dejo una herencia y yo creo que no. Me refiero a Córdoba, a la sociedad cordobesa. Creo que en esos años 74 76, del Navarrazo hasta el golpe de Videla se destruye la herencia de esa Córdoba del 66, del 69, de los años siguientes al 69, se destruye y ha quedado como un dato histórico y creo que el Navarrazo fue el anti Cordobazo en sentido estricto. Pero el Navarrazo no digo que lo ordenó pero lo autorizó Perón siendo presidente, entonces es un tema que se presta a una larga discusión. Incluso con la izquierda peronista. La izquierda peronista no lo acepta, no lo va a aceptar, por más que fueron las primeras victimas del Navarrazo, las primeras victimas fueron ellos. Bueno fuimos todos la verdad, yo creo que Córdoba, además fue un hecho desde el punto de vista simbólico, además de lo real, desde el punto de vista simbólico fue muy grave, muy grave. Fue un golpe de estado policial, donde un gobierno que acaba de ser elegido por el pueblo como el de Obregón Cano y Atilio López.

Hay un articulo que yo soy tan mala para los nombre que me da vergüenza. Es de una mujer, se llama “De la Córdoba militarizada” y ella maneja el Navarrazo como uno de los hechos que marcan el viraje que luego va a terminar en la matanza de Ezeiza y del primero de mayo.

No, Ezeiza ya había ocurrido. Porque Ezeiza ocurre en el 73.

Si es cierto pero ella marca como que hay una relación entre estos hechos.

Si seguro. Entre Ezeiza y el Navarrazo hay una relación directa. Lo que pasa es que el Navarrazo es un fenómeno cordobés. Además, que fue el inicio de toda la decapitación que hace después Perón, que después continuó Isabel.

Fue el juego entre la izquierda y la derecha y poner a Atilio López y Obregón Cano como dos centros de y que después terminan definiéndose claramente hacia la derecha una vez que asume la presidencia. Que lo vemos también en la política universitaria. En la que se pasa Puiggrós y Taiana era el Ministro de Educación y a Ivanissevich como el viraje también a nivel de las autoridades. Taiana como el exponente de lo que si se quiere es el peronismo de izquierda.

Si. Padre del actual presidente.

Ivanissevich como más el de la derecha. Son muchas cosas. Es interesante lo que se plantea ahí con el Navarrazo.

El Navarrazo como anti Cordobazo digo yo. El Navarrazo cierra, porque todas las cosas tienen su ciclo, cierra el ciclo abierto por el Cordobazo con el antecedente del 66.

Muchas gracias.

Entrevista a Cesar Arese

La primera pregunta es si usted puede hacer una introducción personal de su situación en la época del Cordobazo. Y si usted militaba en qué agrupación estudiantil.

En mayo de 1969 fui a estudiar, era estudiante de derecho, de tercer año y yo estaba incorporado al Centro de Estudiantes de Derecho que en esa época era ilegal. Había militantes dispersos porque luego del 66 en que se instaura la dictadura militar de Onganía se disuelven todos los centros y luego de la efervescencia del año 66, al asesinato de Pampillón, la resistencia estudiantil a la dictadura, en los años 67 y 68 se dio una suerte de depresión en el movimiento estudiantil, que en el comienzo de los años, fines del 68 y comienzos del 69 comenzó a revertirse. De esa depresión se paso a una excitación social que desembocó en el Cordobazo. Durante esa época, previa al Cordobazo, comenzaban a surgir grupos estudiantiles en general radicalizados que por supuesto estaban las corrientes tradicionales, como era Franja Morada del radicalismo o sectores del integralismo que han sido peronistas o no peronistas, grupos de peronistas más o menos radicalizados, o sea aquellos que, se alineaban con lo que sería, o era lo que estaba en formación como era el movimiento de Montoneros por un lado, la Juventud Universitaria Peronista y sectores más tradicionales o más ortodoxos, del peronismo. Hay un mosaico muy importante de agrupaciones políticas, pero evidentemente más activa desde la izquierda y de la izquierda radicalizada, sectores del Marxismo, prácticamente la variante que se quisiera buscar, Maoístas, Guevaristas, Marxismo-Leninismo, digamos llamado Leninismo en el sentido en que no adscribía a la variante China ni tampoco a la Soviética, el Partido Comunista Pro Soviético, es decir, un mosaico importantísimo y muy variado de agrupaciones, las siglas eran una especie de galimatías incluso difícil de entender, con códigos propios donde normalmente debía ingresar alguna palabra como revolucionario, como social, como proletario sino no existía, esa era una característica. Yo me inserté en el Centro de Estudiantes de Derecho, ahí había varias agrupaciones y realmente no tenía una militancia muy activa, pero el torrente estudiantil era activo en realidad en la época, se vivía una época en la que se concebía la militancia estudiantil como una militancia de cambios, revolucionaria, cualquier aspecto que se analizara, por supuesto había algunas agrupaciones estudiantiles que se podían considerar en ese momento de derecha que serian hoy de centro derecha pero su rol protagónico era mínimo y en todo caso aún desde ese punto de vista su discurso era progresista, de avanzada y revolucionario, aún, por ejemplo, existía una corriente que era el humanismo o el propio integralismo que tenían un discurso revolucionario aunque no fueran justamente de izquierda.

¿Cuál cree usted que eran las características de las prácticas políticas o las consignas principales? Las banderas o los reclamos de la agrupación estudiantil

El movimiento estudiantil tenia reclamos entre comillas “gremiales”, que serian mayor presupuesto, mayor asignaciones educativas, estructura edilicia, etc. Pero eran casi mínimas, casi marginales con respecto a las consignas de carácter político, era común que las propuestas, los programas estudiantiles se referirían básicamente a unidad con el movimiento obrero y a la necesidad de un cambio, digamos, por un lado, anti dictatorial de manera absoluta, no existió que yo recuerde, algún agrupamiento pro dictadura militar o filo o que se le pareciera, absolutamente en contra de la dictadura militar de Onganía. Recuerdo que se había agotado ya el periodo de espera que el Peronismo le dio al gobierno de Onganía, principio de los sectores participacionistas, del

Incluso se habló de un pacto o una suerte de acuerdo implícito al

menos entre Onganía y Perón y básicamente era el movimiento obrero, el sindicalismo o sectores que se llamaban participacionistas que dialogaban con Onganía y otro conjunto muy importante de sindicatos francamente opositores. En esa época surge la CGT de los argentinos, una CGT francamente opositora que se trata de diferenciar de los sectores participacionistas o dialoguistas. En Córdoba, bueno no es propio del movimiento estudiantil, pero en Córdoba la CGT Argentinos alcanzó un implante importante, inclusive se quedó con la Sede de la CGT, ese no es un dato menor. Sindicatos que estaban embanderados en la CGT de los Argentinos lograron retener la Sede, con esto no te quiero decir que fuera mayoritaria, hubo, esto es otro tema, pero en Córdoba hubo al menos tres sectores del sindicalismo: CGT de los Argentinos, sectores del peronismo de las 62 organizaciones,

sindicalismo, hay que esperar

que de todas maneras hicieron oposiciones francas a la dictadura de Onganía y sectores que participaban del dialogismo, del participacionismo a nivel nacional presentados en Córdoba. Precisamente las características del Cordobazo que se van a explicar desde el otro punto de vista, desde el punto de vista sindical, la característica del Cordobazo fue que resultó de la confluencia de sectores sindicales, de la CGT de los Argentinos y del sector más dialoguista del peronismo de las 62 organizaciones que confluyeron en una coordinación, no fue un accidente, sino una coordinación, para realizar una protesta el 29 de mayo. Y el 29 de mayo tuvo, en principio, una plataforma reivindicativa de carácter exclusivamente sindical, como fue el tema de las quitas zonales

Claro y el sábado inglés, la quita del sábado inglés

Claro. El sábado inglés. Existió una ley que tendió a uniformar la legislación en esta materia a nivel

nacional y que tenía como derivación, que los salarios de Córdoba tenían

zonales era justamente una disminución, lo que se quería era que se derogaran, que todos los salarios fueran iguales y lo mismo con respecto al sábado inglés que aquí era una ventaja fundamental que se quería derogar. Pero evidentemente que había un caldo de cultivos distinto, incluso los propios organizadores lo advirtieron, el lanzado de reivindicación de carácter sindical iba a encontrar, por ejemplo, un eco en el movimiento estudiantil, algo que en ese momento era moneda corriente, es decir, que los estudiantes coordinaran con los sindicatos, después desapareció. Es más, los dirigentes sindicales naturalmente también coordinaban con los dirigentes estudiantiles. El Cordobazo tuvo, yo no sé exactamente como fueron los entretelones de la coordinación entre sindicatos y estudiantes, pero la coordinación existió y fue aceitadísima, fue una maquinaria que se movió el día del Cordobazo, o sea, hubo una organización y una planificación destinada a producir niveles de conmoción ese día que acompañaba el paro. Y cómo se planifica esto? Los sindicatos, las coordinadoras de estas dos centrales sindicales con los representantes estudiantiles programaron la realización de actos en distintos puntos de la ciudad, básicamente en el centro, puentes, a mi me tocó, recibimos las instrucciones la noche antes, de ir a Av. Maipú y ahí teníamos nosotros que hacer actos y se hablaba y se tiraba panfletos, no sé, que hiciéramos un poco de escándalo ese fue el tema. No conozco en cuantos puntos de la ciudad esto ocurrió. Perdón, que estaba planificado que ocurriera.

Porque en algunos casos se decía: bueno, un grupo de 20 estudiantes tenía que ir a tal puente y ahí había policías y entonces no podían hacer el acto y se iban, no se si había 10, 20 o 30 pero que hubo, como lo que se llamaría una especie de comandos de los obreros estudiantiles básicamente estudiantiles destinados a causar agitación simultánea en todo la ciudad, ósea eso fue lo que se planificó. Prácticamente los actos se cumplieron y esto causó para la fuerza represiva, le causó una suerte de disloque porque ellos tenían previsto un control determinado del centro, de áreas, de accesos a la ciudad para contener la protesta y qué ocurrió, como vieron tanta cantidad de actos, de algún modo se tuvieron que cubrir a reprimir a tanta cantidad de focos que se debilitaron y eso fue lo que hizo de que, junto con las muertes, las primeras muertes y la represión muy dura fue lo que desbordó, hizo que tanto los sindicatos como los estudiantes ya comenzaran una especie de explosión, de agitación y que se dio en este contexto, y, en que la población comenzó a acompañar, en lugar de permanecer indiferente, que es lo normal, hay una protesta, la gente mira, la gente comenzó a participar, a ayudar a los manifestantes, estábamos en la calle y salía la gente y decía “che quemen esto”, sacaban las cosas para que se quemen, se supone que eso obedecía a tres factores, al movimiento obrero que hacia de organizador, que plantea la protesta con estas características de ingreso de los sectores fabriles, de lo que se llama el cinturón industrial, que en ese momento tuvo dos o tres columnas importantes: la de Renault, IME y no participó Fiat, eso averígualo, pero el complejo Fiat no participó y alguna otra de talleres, ferroviarios, eso por un lado. Los estudiantes agitaban en el centro simultáneamente. Y el imponderable fue la participación de la sociedad en su conjunto, eso fue el imponderable, lo que no se prevé. Por un lado, la dura represión, que agitó y exacerbó la protesta de quienes estaban implicados, sindicatos y estudiantes por un lado, pero y la participación de la gente, que eso es algo insólito. Y luego viene el desborde de la fuerza de seguridad, que aparentemente, la fuerza de seguridad también o la fuerza represiva implicada, por un lado sin una buena planificación, digamos sin noción, en principio, de lo que estaba aconteciendo. Si la policía hubiera previsto este ingreso de columnas, pero realmente no lo previeron, se ve que les fallaron realmente los servicios de inteligencia, vaya a saber que, entonces mientras se contenía,

Perdón no las quitas

mientras se trataba de contener a la columna de Smata mientras tanto en la plaza Vélez Sarsfield, a sus espaldas, un grupo de estudiantes cortaban las calles, hacían agitación, entonces la policía no sabia si atacar a los que venían de acá o a los que venían de allá, entonces qué hicieron ante el desborde, estando atacados de los dos frentes, de guardia y retaguardia se fueron, se dispersaron, se reunieron en otro lugar, entonces dejaron la ciudad a merced de los obreros y los estudiantes.

Y ¿usted diría que fue un fenómeno mas desorganizado o espontáneo?

Eso está fuera de discusión. No fue espontáneo por lo que te estoy diciendo. Hubo organización de

actos, de ingreso masivo de obreros, de estudiantes que participábamos, teníamos un lugar ya para ir

a manifestar, no era que el centro de estudiantes iban a ir al centro, o a la plaza Vélez Sarsfield, no. Lo normal cuando se hace una manifestación por cualquier motivo, cuál es la consigna, bueno vamos

a tal plaza o a tal avenida o partimos de tal punto y nos vamos a tal lado y se terminó, no, acá había

comandos, grupos, éramos grupos de derecho teníamos que ir a la Av. Maipú, los de medicina, no se tenia que ir al clínicas, eso lo ignoro. Pero se había planificado que los grupos estudiantiles tenían que ir a determinados puntos y ahí hacer su acto, que fueron 20, para causar la mayor conmoción social posible. El hecho de que la represión fuera muy dura y que empezará haber muertos eso sucumbió por la ciudad inmediatamente entonces ahí reaccionan tanto los otros estudiantes que no estaban como otros obreros, más agregados de la población, que me parece que quedó a las cinco de la tarde, claro de las dos o tres de la tarde a las cinco de la tarde la ciudad estaba totalmente, prácticamente todos los barrios de la ciudad tenían focos de resistencia, de gomas, calle. El centro, de acá de Maipú me vine al centro y después del centro me fui al barrio Clínicas en el momento en que ingresó el ejercito y del Clínicas, de Alberdi hasta Colón al 1500 hasta donde esta el Disco que es la Pedro Zanni, donde hay toda una subida, después se aplana y de ahí hasta el centro era todo

totalmente bloqueado, todas las columnas de alumbrado caídas, bloqueando las calles, en todas las esquinas había fogatas, pero no quiere decir que ahí se terminaba la cosa, de manera menos intensas, en Alto Alberdi, en todas las esquinas había fogatas y movilizaciones permanentes, lo que ocurre es que en el Clínicas hubo un foco de resistencia ya con armas, digamos que, una confluencia, la organización fue entre sindicatos y estudiantes, básicamente comandado por sindicatos que les daba las instrucciones a las agrupaciones, no que yo conozca haya sido paritaria, pero como quien prevé hacer, prenden un fósforo en un pajal, en principio hay un poco de fuego y luego todo fuego. El tema era el contexto social, el humor social, eso si era espontáneo, porque nadie planificó que veinte o treinta barrios de Córdoba salieran, estuvieran en las esquinas, bloquearan calles, los vecinos salían a tirar cosas, pero el movimiento de ingreso de los obreros organizado que se dirigieran al centro de Córdoba, ese día fue el único día que yo conozca en la historia de Córdoba que se cortó la luz, se interrumpió la luz, eso fue de Luz y Fuerza. Entonces no era organizado, era organizado, lo que no era organizado era la repercusión popular. Tal vez en otras circunstancias esto hubiera quedado como una manifestación violenta, fuerte, de los obreros, de los estudiantes, va, como contenido dentro de la misma intensión de quienes estaban en la organización, pero aquí esa organización estuvo acompañada por una mancha, digamos que la militancia se extendió a los vecinos que participaban.

Una de las controversias es esa, si fue espontáneo o si fue un fenómeno organizado y otra es si fue de primacía sindical o de confluencia obrero-estudiantil.

No. Fue un paro obrero, organizado por los sindicatos, los estudiantes acompañaron, lo que ocurre es que los estudiantes normalmente acompañaban y coordinaron los grupos estudiantiles, coordinaron acompañar a los sindicatos, esa es la característica. Las columnas de larga planificación está organizada por los obreros. Si vos querés saber más detalles de esto tenés que ver a Lucio Garzón Maceda y a Ciaravino, bueno los dos los podes ver en Buenos Aires, siempre dicen lo mismo, los periodistas, siempre dicen no, no fue espontáneo. Delich creo que sostiene otra variable, no la sostiene, pasa que Delich no la vivió de adentro, la vivió de afuera.

¿Cómo cree que influyó el contexto de los años 60 y otras movilizaciones en el mundo? si se quiere no

Naturalmente

El clima de época de los años 60, que fueron movilizaciones sociales, creo que en los campus Universitarios en los Estados Unidos, la Revolución Cubana en el 60, el Mayo Francés en el

68…

En toda Europa, si se seguía, era una época utópica, de ideas utópicas, ideas revolucionarias, las discusiones. Te voy a dar un ejemplo, en esa época se iba al comedor universitario, universitario que conocerás pero al que iban 2000, 3000, 4000 estudiantes por día, se hacían colas de una hora para comer, no había comedores, se iba a comer ahí, además comida muy barata, comida muy buena, buen estándar de comida.

Si, rico, mi papá me llevaba, cuando era chiquita íbamos a comer ahí.

Ah, si? Pero aparte había mucha gente becada

Y los colectivos eran gratis también me cuenta mi papá, que iban a Ciudad Universitaria…

Claro. Había dos líneas de colectivos, una que partía de la plaza Colón y otra que partía de la plaza Vélez Sarsfield, transporte gratuito, entonces qué hacían los estudiantes, estudiaban a la mañana, iban a la facultad, que se yo, y al medio día se iban a hacer la cola del ómnibus, a esperar el ómnibus, algunos iban a pie pero en general de la plaza Colón les quedaba un poco lejos, pero de plaza Vélez Sarsfield a ciudad universitaria no es tan lejos, pero todo la gente iba ahí, y los estudiantes eran pobres, tenían poco dinero, yo por ejemplo, si no hubiera tenido el comedor, no hubiera estudiado, por que alquilábamos en casas que vivíamos mucha gente, muy poca gente vivía en departamentos de un dormitorio, dos dormitorios en Nueva Córdoba, todos vivíamos en pensiones o en casas que alquilábamos 5, 6, 7, pagábamos poco, nos hacíamos de comer, nada muy que sé yo, nada de ir a boliches y esas cosas, entonces se iba a comer al comedor Universitario. En esas esperas, en esas esperas, tanto de las colas, eran un lugar, un ágora, donde se juntaban y si había que repartir panfletos, se repartían en la cola y allá en la ciudad universitaria, se hacia cada medio día una asamblea, una labrada y hablaban los dirigentes estudiantiles, gente de las agrupaciones y exponían sus ideas y había intercambio de discusiones y continuas discusiones. Y las ideas se exponían, eran todas discusiones que hoy parecerían insólitas, como por ejemplo, qué dijo Lenin en el año 1916 acerca de cómo debería ser la estrategia para el derrocar el zarismo y la replica del otro que decía, no acá nos tenemos que adaptar a la corriente nacional, pero el tema no era si teníamos que cambiar o no, sino cómo había que cambiar, cómo había que hacer una nueva sociedad, la discusión era esa.

Los fines no estaban en discusión sino los medios

Aquel que dijera: “bueno, estamos bien, sigamos así” o aquel que restringiera el discurso a una reivindicación meramente estudiantil ya era considerado como alguien conservador. Aparte de, más becas, más profesores, más estructura o más ayuda escolar o más presupuesto, qué plantea usted para la liberación nacional y revolucionaria, estábamos todos obligados a suponer un programa de gobierno, un programa de sociedad, un ideal de sociedad y naturalmente tenía que ser revolucionario. La diferencia podía ser entre Socialismo Revolucionario y Socialismo Nacional Revolucionario, el carácter que se podía dar a ese cambio, eso aún en sectores que podían considerarse más tradicionales como Franja Morada que era radical, era radical reformista, reivindicando la Reforma del 18, sin embargo, habría que revisar los panfletos de esa época, que incluso eran revolucionarios también, de izquierda.

Todos reivindicaban algo de izquierda

Luego, otra discusión importante era si lucha armada o no. La vía armada o no

Ya se discutía…

Empezaba a discutirse, fines del 68, que es cuando surge Montoneros, en el 69, se discutía la lucha armada o no, para reiniciar la restitución del orden, la vía, la famosa vía, la vía hacia el socialismo era mediante la movilización, de la elección popular o la vía armada mediante grupos que iban marcar el camino para la revolución, muy ideologizado en el sentido de que se discutían las doctrinas marxistas en el comedor universitario y en público, cosa que hoy parecería casi insólito. Y la repercusión, si, había repercusiones, discusiones, se seguía, se seguía la Revolución Cubana como los movimientos estudiantiles europeos, se seguía permanentemente.

Ya un poco me estuvo comentando pero cómo diría que era la relación entre el movimiento obrero y el movimiento estudiantil que lo hablamos un poquito al principio.

El acompañamiento era permanente, es decir, era normal algo que hoy también parecería absolutamente ridículo, los estudiantes iban a hablar a las fabricas, iban acompañando, a hablar a las fabricas, porque los estudiantes, las agrupaciones estudiantiles, tal vez asumiendo la representación de un partido pero hablaban en las puertas de las fabricas y había relaciones entre determinados obreros, agrupaciones sindicales, que tenían relaciones con los grupos estudiantiles, era normal. Si había reuniones en los barrios, en los sindicatos, con estudiantes. Y otro fenómeno, que también puede explicar un poco también el hecho, como la Universidad tenía proscripta la actividad estudiantil, en algunas facultades se hacía, pero también muchas reuniones se hacían en los sindicatos, se pedía permiso en los sindicatos para que les facilitaran, como los sindicatos no estaban intervenidos, era una actividad normal, era normal que los estudiantes pidieran para hacer sus reuniones en el sindicato Luz y Fuerza, sindicato gráfico, pero varios sindicatos admitían, que los estudiantes le pidieran los salones, para sus reuniones, eso generaba muchos nexos. Sin ningún esfuerzo, en el bar del sindicato Luz y Fuerza, los salones donde se hacían reuniones. Tosco iba y hablaba permanentemente, se reunía, coordinaba y ayudaba en las tareas tanto del sindicato como de los estudiantes.

Y ¿usted cree que una figura de trabajadores, no sé si obrero estudiante, pero trabajador

estudiante que haya hecho de nexo?

Si, pero no creo que haya sido significativo.

Muy minoritario.

Si existieron obreros estudiantes, estudiantes obreros pero no era algo significativo, eran relaciones, vasos comunicantes, institucionales, reunión con los sindicatos, porque los estudiantes se acercaban a las fabricas, para repartir panfletos, porque iban a reuniones barriales, todo eso existió.

Y ¿cómo cree que se relaciona el fenómeno del Cordobazo con lo que algunos denominan la

crisis del Onganiato, cuando llega Lanusse y la llamada salida democrática?, porque el gobierno de Onganía se planteaba como un gobierno sin tiempos, decía él, con los tiempos

políticos, económicos.

Si, sin duda es interesante de indagar es el rol que le cabe a la corriente democrática dentro del ejército en la caída de Onganía, porque evidentemente que, el poder militar, el poder político de la dictadura militar, no hizo lo suficiente como para evitar el Cordobazo, y dado el Cordobazo, como para darle una salida distinta. De algún modo se lo dejó hacer y por supuesto por sectores que aprovecharon esta crisis institucional como para hacer pensar en una salida democrática y Lanusse concretamente tenía relación con sectores políticos y pensaba en una salida democrática, a diferencia de Onganía que quería perpetuarse en el poder o al menos sectores interesados en perpetuarse en el poder. Hay quienes dicen que el ejército debió intervenir antes, que el ejército dejó hacer, hizo como un compás de espera hasta que se agotaran las instancias del gobierno civil. Ahora, cuando el ejército

ingresó quiso matar y eso lo vi yo, ingresaron con todo. El ingreso de las tropas fue programado para las cinco de la tarde y fue con todo, con la ocupación de una ciudad ósea una guerra. Desde los cuarteles de La Calera, no sé si era la Aeronáutica de la ruta 20 se prefiguran el ingreso de columnas simultáneas al centro de la ciudad para tomar al estilo militar una ciudad ocupada por el enemigo, no hubo ningún sistema de persuasión o de ablande que hace a la estrategia militar para disuadir, no a las cinco de la tarde ingresaron las tropas con todo su poderío y un ejército digamos profesional, con una estructura militar, una acción bélica sentada frente a civiles.

Ya estaba la Doctrina de la Seguridad Nacional en esa época.

Si. Fue una ocupación, un ejército que ocupa una plaza. La plaza militar que era la Córdoba, de barrios donde había más conmoción, que eran casi todos los que rodeaban al centro básicamente, pero también barrios alejados. Ellos hicieron el ingreso desde La Calera, las columnas militares, con vehículos pesados, la aviación que hacía también pasadas rasantes, fue una ocupación, tenía que estar todo ese día y todo ese, la ocupación empezó mas o menos a las cinco, cinco y media o seis de la tarde, ya era el anochecer, era mayo, empezaba a anochecer y durante toda la noche hubo combate, tiros y al otro día todavía había focos de resistencia, el 30 de mayo no hubo actividad, ningún tipo de actividad.

Se decretó asueto, por lo menos todas las dependencias estatales tenían asueto.

Si. No me acuerdo si fue un jueves o un viernes

Un jueves 29, viernes 30

Recién el lunes comenzó a normalizarse las líneas de transporte y todo ese viernes hubo resistencias.

A

la noche del viernes todavía había fogatas, había gente que salía, tiraban, viernes a la noche. Pavas

al

aire, la conmoción continuaba, fueron 24 horas por lo menos de fuerte conmoción, a pesar de que

se

estaban ocupando todos lugares estratégicos, todas las esquinas, patrullas y además que se tiraban

a matar.

Estaban los franco tiradores en algunas zonas.

Claro. Todavía hay algunas huellas de los franco tiradores. Sabes a dónde, aparte de en algunas iglesias, ahí en la calle Mendoza, en un edificio, hubo un tiroteo tremendo, entre Santa Rosa y Colón, se ven todas las huellas a los costados se notan, en los pisos altos si, se ve que había gente en las ventanas, se nota, en varios lados había huellas de disparos.

Son muchas las anécdotas. Leía que se les daba ordenes a los porteros de no dejar, de clausurar las terrazas de los edificios y…

Yo venia con unos amigos, veníamos del centro, no sé cómo avisaron por la radio un comunicado, pero a las 17 horas iba a ingresar el ejército, pero no le dimos mucho crédito al anuncio, estábamos por el barrio de Clínicas, yo vivía en Alto Alberdi, y yo no se si a las cinco, cinco y cuarto, fue como un estampido, empezaron a aparecer los aviones, el ejercito con los carros y tiros por todos lados, un tiroteo espantoso, y yo venia con un amigo y nos quisimos meter en una casa y no nos abrieron, así que tuvimos que cruzar por el medio del ejército, la cara de espanto que tenían esos soldados, si los soldados muchos eran estudiantes, tenían una cara de espanto, y los milicos como para ellos estaban en guerra, los traían a los saltos, con las ordenes y con orden de disparar y bueno nosotros pasamos

y el tipo tenía

por un costado. Me acuerdo la cara de un pibe con lentes y

más cara de espanto que yo, yo debía tener una cara de espanto tremenda y él también, venía con su fusil, todo vestido con uniforme militar por supuesto, fue en 9 de julio al 1700 exactamente, ahí estaba Sol de Mayo, estaba lo que era la casa de la FUC, no se porque pasábamos por ahí, cuando empezaron los tiros, eran unos tiros impresionantes, intentamos meternos en una casa y no nos abrieron, entonces tuvimos que ir y pasar, y pasamos por la columna y nos miraban y siguieron para

(habla con un tercero)

el centro, y ahí pudimos pasar para irnos a mi casa. Pero a la noche salieron de nuevo y se seguía, había tiros por todos lados, yo miraba el cielo, lo que deben haber sido las guerras no?, yo veía lo que se llaman las balas rastreadoras, hay balas que para el combate nocturno, que tienen como una luz, hay una bala que como él que tira no sabe si esta tirando bien, hay una bala que te indica donde fue, es una bala que se llama rastreadora, no sé que luz tiene o como es el tema o tiene unos rayos fosforescentes debe ser, vos tiras acá y ves, porque después las otras balas no pero una si, entonces vos veías en el cielo como subían esas balas rastreadoras. Creo que hubo veinte y pico de muertos

Si fueron bastante. Creo que todavía el saldo no esta claro

No hubo registros, ni nada.

Muchos heridos. El saldo exacto no se sabe. Además, había mucha gente que también estaba pasando por ahí, no solo fueron muertos

Claro porque fue un combate urbano. El ejército y la policía ya tiraban, si veían una ventana que se abría o se asomaban un tipo, un escobillón te mataban.

¿Cómo cree usted que influyó el Cordobazo en las modalidades de organización que siguió el movimiento estudiantil, sería después, los 70? Usted habla de estas disputas de lucha armada o no, la radicalización, partidización…

Si bien antes del Cordobazo ya se producía mucha radicalización porque la primera manifestación de Montoneros fue La Calera, la toma de La Calera y la toma de La Calera fue poco tiempo después del Cordobazo, y eso no se organizó a partir del Cordobazo, evidentemente venia, yo estimo del 68, implantada la dictadura de Onganía, en el 67 no pasó nada y en el 68 comenzó la reacción, la organización, básicamente el ERP, el ejército revolucionario del pueblo y Montoneros y eso se hace en el 68 y ellos actuaron en el 69, empezaron a actuar en el 69, donde se hicieron públicos creo. Se encuentra Aramburu creo que fue en el 69 también.

Si, fue por esos años también.

Osea que habían estructurado, organizado, armado. El Cordobazo generó confianza en la posibilidad de los obreros y de los estudiantes la apertura de un proceso insurreccional o de organización popular destinada a derrocar un gobierno y quizás con la idea de proponer una transformación social de fondo. El Cordobazo marcó que era posible que los obreros y los estudiantes, la población pudiera conmover a la sociedad y entonces la interpretación eran dos corrientes básicamente, hay una insurrección generalizada que sirve al golpe del gobierno y al cambio de sistema social, y la otra corriente que decía bueno es necesario, una guerrilla que se convierta en la vanguardia del pueblo, que vaya organizando las estructuras del ejercito y un partido político que lo conduzca y para ello es necesario generar hechos que vayan abriendo caminos hasta que sea una resistencia popular, estructurada y que tome el gobierno. No sólo estos dos grupos, el ERP y Montoneros sino también cuatro o cinco grupos comenzaron a

Después estaba la FAR también

Si, estaba la FAR, la FAP, (Fuerza Armada Peronista, Fuerza Armada Revolucionaria), el Ejército Revolucionario del Pueblo, Montoneros y había algún otro que empezaron a compartir, en el caso de Montoneros a través del movimiento obrero, a plantarse y generar un partido armado que los llevaría al poder. El Ejercito Revolucionario del Pueblo que era Trotskista y la FAR era más marxista- leninista y la Fuerza Armada Peronista también peronista, pero creo que luego la FAP se fusiona con Montoneros. La idea ya comenzó a ser alguien firme, otro canal mas firme la idea del poder a través de las vías armada.

Y en las modalidades de organización del movimiento estudiantil cómo diría que fueron

después del Cordobazo, en los 70.

Se vio mayor agresividad pero estaba basada fundamentalmente en la existencia de muchas agrupaciones de distinta índole, muchas agrupaciones, porque si bien estaba la FUC, como estructura tradicional en este caso de Córdoba y bueno por decantación, existían otros sectores que no estaban dentro de la FUC que también tenían su peso. El peronismo en general no participaba de la FUC, en la FUC estaban sectores marxistas o reformistas pero la Juventud Universitaria Peronista, la JUP u otros sectores del peronismo no participaban de la FUC, estaban al margen, ellos entendían que era como otra central estudiantil, ellos rezaban por su cuenta, por su lado, pero confluían siempre en los hechos cuando ocurrían este tipo de acontecimientos. Después del 69, después del Cordobazo vino el Viborazo que fue en el 70, donde ahí, curiosamente participó mayoritariamente los obreros de la Fiat y no tanto los de Renault y ahí hubo también hubo una gran participación de los estudiantes

Y usted militaba

independiente pero

en el centro

de estudiantes pero

en qué

agrupación.

Usted me dijo

Si, ¿en qué grupo estaba en esa época?

seguramente, porque en el Centro, bueno que estaba desarmado, desarticulado, como que no tenía

organicidad…

porque se armaba, se desarmaba, en alguna izquierdista

Porque era ilegal, clandestino.

Exactamente. Hasta el 66 era algo, en el 66 se proscribe, entonces la existencia del Centro era abandonado, el centro era un grupo de gente que se juntaba y ahí había grupos que venían de la época anterior que eran básicamente grupos de Franja Morada y de Marxistas que tenían relaciones con partidos de la época, que ahora están disueltos, y luego surgieron corrientes peronistas que actuaban en conjunto con la existencia del Centro, digamos el integralismo estaba en conjunto, Trotskistas, Maoístas, no sé, en derecho no había pero tenían mucha implantación los Maoístas, el PC, el Maoísmo estaba constituido en parte por escisiones del Partido Comunista tradicional Pro Soviético, escisiones que se habían dado hacia el Maoísmo, pero vos sabes que no tenían una gran, por lo menos en Derecho, te reiteró no en general, una gran densidad, en algunas otras facultades posiblemente si, pero en Derecho era muy débil la cosa porque era fuerte la discusión, concretamente no se podía cerrar la Facultad, se podía repartir panfletos, pero como en todo se podía armar problemas, todo se hacia fuera

En casas particulares o en sindicatos como comentaba también.

Claro. Lo normal era en casa de estudiantes. Pero había muchos grupos.

Muchas siglas.

Si. “En qué grupo estas, en qué partido estas”, era normal eso. ¿Qué proporción de estudiantes eran militantes? Tiendo a imaginar que eran muchos. En realidad los que militaban realmente, los que hacían actividad política estudiantil no eran muchos pero lo importante es que había un gran grado de aceptación a las organizaciones estudiantiles, los estudiantes no eran indiferentes a todas estas ideas. Era normal organizar una asamblea, que la gente participara, que se debatiera, que se debatiera este tipo de temas, se generaban actos, de política nacional, internacional, que los cambios de la sociedad se debatieran en asambleas importantes.

El compromiso era mayor.

Exactamente. En la actualidad o hace algunos años por lo menos, el nivel de difusión es mucho más economicista, mucho más gremial, si alguien venia a plantear “vamos a discutir el cambio revolucionario en la sociedad” no

Fue el boom de lo que se llamó el independentismo, después de la última dictadura en los ochentas las agrupaciones se auto proclaman independientes.

Si, si. Exactamente.

No tengo más preguntas, muchas gracias.

Bueno ahora pregunto yo (risas).