Está en la página 1de 12

1

VIGILIA DE PENTECOSTÉS


Conviene tener previsto un gran espacio celebrativo para todos los participantes a la Vigilia. Y lugares
para reuniones por grupos (puede hacerse incluso al aire libre, si las condiciones lo permiten, sentados
en el suelo,… cuidando de que haya algo de luz, para poder leer…)
Asimismo, antes de la celebración se han designado los moderadores (dos mejor que uno) que animen
las reuniones de cada uno de los grupos que se formarán. Se le darán algunas indicaciones prácticas de
cómo debe ser la animación, cuidando entre otras cosas que todos participen, que se centren en el tema
que se propone, que se escuchen, que sean puntuales al comenzar y al terminar, que den un tono de
cercanía y de profundidad al grupo.

ACOGIDA
Un grupo de personas realiza la acogida cordial de los que van llegando a
la Vigilia. Les ayudan a colocarse en sus lugares, les dan las hojas
fotocopiadas de las oraciones y canciones y una hojita de un color que
servirá después para organizar los grupos.
Mientras van llegando se van ensayando los cantos, con algunas
indicaciones motivantes por parte de algunos de los coordinadores de la
Vigilia… de manera que se vaya creando el mejor ambiente de oración y
participación.

PRIMERA PARTE: ESCUCHA DE LA PALABRA

Ambientación: (Lector 1)
Nos reunimos como los discípulos en el cenáculo, como y con María, la madre, como y en la
Iglesia, para prepararnos a recibir el gran don de Dios, a Dios que se hace Don, la “promesa del
Padre”. En Pentecostés recordamos una de las experiencias más importante que ha vivido la
Iglesia: el Espíritu desciende sobre los apóstoles, los llena de coraje y los envía a
evangelizar, dando testimonio de Cristo resucitado.
La imagen mejor del día de Pentecostés es la imagen de la “nueva creación”. Es posible una
nueva creación, es posible la novedad, es posible el hombre nuevo, es posible la aspiración
secreta que el hombre lleva dentro, es posible una raza nueva de profetas que anuncien la obra
de Dios en el mundo, es posible la renovación interior del hombre, es posible un NUEVA
HUMANIDAD que nace llena del Espíritu Santo.
En un ambiente de fiesta y de esperanza, sean nuestras actitudes principales las de la pobreza,
acogida y súplica intensa.
 Pobreza, porque sin el reconocimiento de nuestro vacío no viene el Espíritu. Es el
Padre de los pobres, no de los ricos.



2
 Acogida, porque el Espíritu viene con huésped, como amigo, y hay que abrirle la
casa con toda la disponibilidad.
 Súplica, que es hija de la necesidad y del deseo, pidiendo con fuerza y con fe la
venida del Espíritu a nosotros, a la comunidad, a la Iglesia.

Canto: “BENDIGAMOS AL SEÑOR”.

Bendigamos al Señor,
Dios de toda la creación
por habernos regalado su amor.
Su bondad y su perdón
y su gran fidelidad
por los siglos de los siglos durarán.

EL ESPÍRITU DE DIOS
HOY ESTÁ SOBRE MI.
EL ES QUIEN ME HA UNGIDO
A PROCLAMAR LA BUENA NUEVA
A LOS MÁS POBRES,
LA GRACIA DE SU SALVACIÓN(bis).

Enviados con poder
y en el nombre de Jesús
a sanar a los enfermos el dolor,
a los cielos la visión,
a los pobres la verdad
y a los presos y oprimidos libertad.

ESTRIBILLO.

Con la fuerza de su amor
y de la Resurrección anunciamos:
llega ya la salvación,
que ni el miedo ni el temor,
ni la duda o la presión,
borrarán la paz de nuestro corazón.

ESTRIBILLO

SALUDO DEL CELEBRANTE
 En el nombre (+) del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
 Hermanas y hermanos: La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios Padre
y la comunión en el Espíritu Santo estén con todos vosotros.
INVOCACIONES AL ESPÍRITU SANTO (Lector)
Damos comienzo a nuestra celebración con una solemne invocación. Como comunidad
reunida en torno a María, suplicamos el don del Espíritu Santo que nos haga conocer
sus dones y nos conforte y fortalezca con ellos.

 Envía, Señor, tu Espíritu para romper nuestras ataduras.
 Envía, Señor, tu Espíritu para derribar nuestras barreras.
 Envía, Señor, tu Espíritu para derribar nuestros prejuicios.

Cantamos: Espíritu Santo, ven, ven (tres veces), en el nombre de Jesús.

 Envía, Señor, tu Espíritu para curar nuestros resentimientos.
 Envía, Señor, tu Espíritu para que sepamos acercarnos a toda persona.
 Envía, Señor, tu Espíritu para que podamos ver en el otro el rostro del hermano.

Cantamos: Espíritu Santo, ven, ven (tres veces), en el nombre de Jesús.


3
 Envía, Señor, tu Espíritu para que trabajemos por la paz.
 Envía, Señor, tu Espíritu para que sepamos ver lo que nos une.
 Envía, Señor, tu Espíritu para que seamos solidarios.

Cantamos: Espíritu Santo, ven, ven (tres veces), en el nombre de Jesús.

 Envía, Señor, tu Espíritu para que fomentemos la cultura del perdón y del diálogo.
 Envía, Señor, tu Espíritu para que perdonemos nuestras deudas.
 Envía, Señor, tu Espíritu para que se superen las guerras, los racismos y las
desigualdades entre los hombres.

Cantamos: Espíritu Santo, ven, ven (tres veces), en el nombre de Jesús.

ORACIÓN DEL CELEBRANTE
Dios misericordioso,
que has querido que celebráramos el misterio pascual
durante cincuenta días,
renueva entre nosotros los prodigios de Pentecostés,
para que los pueblos, divididos por el odio y el pecado,
se congreguen por medio de tu Espíritu
y, reunidos, confiesen tu nombre en la diversidad de sus culturas.
Por nuestro Señor Jesucristo…. Amén.

PROCLAMACIÓN DE LA PALABRA

1. Hechos 2, 1-4

“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente vino
del cielo un ruido, semejante a un viento impetuoso, y llenó toda la casa donde se
encontraban. Entonces aparecieron lenguas como de fuego, que se repartían y se
posaban sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo”.
PALABRA DE DIOS

2. Canto: EL ESPÍRITU DEL SEÑOR.

EL SEÑOR NOS DARÁ SU ESPÍRITU SANTO
YA NO TEMÁIS, ABRID EL CORAZÓN
DERRAMARÁ TODO SU AMOR. (BIS)

El transformará hoy vuestra vida
os dará la fuerza para amar.
no perdáis vuestra esperanza.
El os hablará.
El transformará todas las penas
como a hijos os acogerá.
no perdáis vuestra esperanza
El os hablará.



4
3. INVITACIÓN A LA ADORACIÓN
Por espacio de un cuarto de hora –no más- el que preside la celebración o el que la
anima, invita a todos los participantes a tener un tiempo de silencio adorante…siguiendo
el texto que ha sido proclamado, con las palabras que se indican o con otras
semejantes, según el grupo que se reúna…:
 “Estaban todos en un mismo lugar…”: ¿Dónde estoy yo…? ¿Me encuentro
cerca o lejos de la comunidad de Jesús…? ¿Me siento perteneciente a su
familia?... Oremos con mucha atención pidiendo, por medio de María Corazón
Inmaculado el Espíritu que nos una y nos mantenga firmes en la fe y
perseverantes en la comunidad cristiana.
 “De repente vino del cielo un ruido…”: ¿Qué ruidos son los que llenan nuestro
corazón? ¿Qué voces llenan nuestro interior…? ¿Qué deseos nos atrapan y
arrastran…? ¿Busco el silencio como experiencia que me plenifica y
humaniza…? Oremos con insistencia pidiendo, por medio de María Corazón
Inmaculado, el Espíritu que nos sobresalte con su voz, que nos despierte de
nuestros sueños…
 “Semejante a un viento impetuoso…”: El viento, al soplar mueve los árboles,
empuja las velas de los barcos, hace rodar las aspas de los molinos… ¡es
movimiento! ¿Hay en mi vida movimiento…? ¿Hacia dónde…? ¿Crezco… o
estoy paralizado…? ¿Avanzo… o retrocedo…? Oremos en esta noche pidiendo,
por medio de María Corazón Inmaculado el Espíritu que nos mueve hacia Dios y
hacia los hermanos y nos hace crecer en fe y en caridad…
 “Llenó toda la casa donde estaban…”: ¿De qué está llena nuestra casa,
nuestro domicilio particular…? ¿Abunda la comprensión…, el diálogo…, el
servicio…, el perdón…, la paz…, el respeto…, el amor…? ¿O está lleno de
tensión…, incomunicación…, egoísmo…, desconfianza…, envidias…, críticas…,
injusticias? Oremos en este momento por nuestra familia pidiendo, por medio de
María Corazón Inmaculado al Espíritu que llene nuestro domicilio de los dones
del amor.
 “Entonces aparecieron lenguas como de fuego…”: El Espíritu del Señor se
presenta unas veces como paloma, otras como viento,… ahora como fuego. Es
un fuego que ilumina, que calienta, que purifica, que se expande… Oremos
pidiendo, por medio de María Corazón Inmaculado el fuego de amor del Espíritu
que nos ilumine porque estamos a oscuras…, que nos caliente porque estamos
fríos…, que nos purifique porque estamos sucios…., que nos vivifique porque
estamos como muertos…
 “Esas lenguas de fuego se repartían y se posaban sobre cada uno…”:
Todos recibieron el Espíritu Santo. No quedó nadie sin el don del Espíritu.
Miremos ahora a nuestro alrededor… fijémonos en silencio en los rostros que
nos rodean… pidamos el don del Espíritu para cada una de las personas a las

5
que estamos viendo en este lugar… (se deja un tiempo)… pidamos el don del
Espíritu para aquel de entre nosotros que más lo necesite…
 “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo…”: Oremos pidiendo, por medio
de María Corazón Inmaculado el Espíritu que nos llene de la vida de Dios, que
nos transforme porque no somos capaces de cambiar por nosotros mismos, que
nos convierta en los cristianos que hoy el mundo necesita, que nos convierta en
hombres y mujeres nuevos…

SEGUNDO MOMENTO: COMUNICACIÓN DE LA PALABRA
En torno a los Siete Dones
OBSERVACIONES PREVIAS
Evitando en todo momento una interrupción brusca, alguien explica en este momento lo que
se va a hacer. Nos dividiremos en grupos (cada participante dispone de un papel de color
que recibió en la acogida. Cada grupo tiene asignado un color y un lugar donde reunirse por
un tiempo de una media hora). Se van levantan primero los animadores de cada grupo de
uno en uno… y se van llevando a los suyos.
Una vez reunidos en el lugar, tras una breve presentación si es necesario… los animadores
les explican el trabajo a realizar consistente en:
1º. Leer detenidamente el contenido del don sobre el que reflexionar… en silencio.
2º. Responder a las preguntas indicadas…
3º. Preparar juntos una presentación a los demás y un signo…
Hay que tener en cuenta que no se trata de una catequesis, sino de una comunicación. No
se busca estar todos de acuerdo, sino hablar con libertad… El animador del grupo no tiene
que esforzarse en convencer a quien no sigue sus criterios, sino de dejar hablar con libertad,
con actitud de escucha y de acogida por parte de todos.


Ambientación al comenzar la reunión (un animador del grupo)
Entramos en un momento importante de nuestra Vigilia. Ahora vamos a
reflexionar, ayudados por el Espíritu, sobre uno de los dones que el Espíritu
Santo ha regalado a la comunidad de Jesús. Es muy importante caer en la
cuenta de que dichos dones se nos han transmitido para ponerlos al servicio de
los hermanos. Intentemos escuchar el sentido de cada uno de los siete dones, y
con actitud de escucha compartiremos nuestras opiniones personales.

Comienza a leer muy despacio su hoja con el significado del don… y
después se responde a las preguntas de una en una… Es importante
que, en caso de que falte tiempo, no deje de realizarse la confección
comunitaria del signo para presentarlo ante la asamblea.






6
GRUPO ROJO
Don de Sabiduría: Es el don que ilumina nuestra inteligencia. Nos da un corazón y unos ojos para
distinguir la verdad de la mentira y creer en ella. La alcanzamos mediante la lectura la Palabra de
Dios que es como una lámpara que nos ilumina… mediante la experiencia de los cristianos más
maduros que se convierten en nuestros maestros de vida… mediante las orientaciones de nuestros
buenos sacerdotes y pastores que nos guían por el camino verdadero y nos ayudan en nuestra
inexperiencia.
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 ¿Cómo debería ser nuestra relación con la Palabra de Dios? ¿cómo convertirla en una
ayuda permanente de mi vida?
 ¿Qué actitudes mantengo con relación a los “pastores” que cuidan de la Iglesia –desde
los catequistas, sacerdotes, obispo… hasta el Papa? ¿Cuál sería la mejor actitud en
estos tiempos en que están sometidos a una despiadada persecución?
 ¿Quiénes son mis maestros de vida a los que admiro y trato de imitar? ¿En qué cosas se
convierten para mí en modelos de identificación?
 PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo)

GRUPO VERDE
Don de consejo: Es el don que conduce a elegir bien entre las distintas alternativas que la vida
propone. Hace que en el momento de escoger, escojamos lo que más nos conviene: Inspira lo que
se debe hacer y lo que se debe hacer o decir y cómo se debe hacer o decir. Lo que se debe evitar y
lo que se debe callar. Nos llena de inspiraciones. A veces por medio de la oración el don de consejo
nos ilumina que es lo que Dios está esperando de nosotros. El don de consejo es un don social que
nos une unos a otros en la búsqueda continuada del camino acertado que nos acerca a Dios. El don
de consejo es un don vocacional: Nos ayuda a discernir nuestro camino, a no precipitarnos, a no
convertir en absoluto nada de lo que es menos que Dios.
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 ¿Te sientes libre? Explícate. ¿A qué llamas libertad? ¿En qué se distingue la verdadera
libertad del simple capricho?
 ¿Se plantean hoy las personas de tu entorno su vocación cristiana? ¿Por qué?... ¿Y tú te
la has planteado en serio? Explícate. ¿Cómo ayudar a los demás a saber elegir el don de
su vocación?
 Hablemos de los miedos… a elegir, a mostrarse como cristiano… a ir contra corriente,…

7
¿Sientes el miedo? Si lo sientes, ¿cómo haces para combatirlo…?
PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo)

GRUPO AZUL MARINO
Don de Temor de Dios: Es el don de respeto a Dios y a los hombres. El temor de Dios es la actitud
que nos hace vivir de manera constante bajo la mirada del Señor. Su mirada no es la de un ojo
maligno o severo que apunta hacia ti solo para encontrarte un fallo. En absoluto. La mirada de Dios
es una mirada de Padre que te conoce y te ama como no te puedes imaginar… y quiere el
verdadero bien para ti. Este temor a Dios bien entendido es el temor que acaba con todos los
temores y los escrúpulos. No temáis a nadie, que nadie os puede dañar cuando os protege el que
todo lo puede. Es pues un temor que nace del amor. Y lleva a actuar como a Dios le gusta, porque
ese es el bien más grande. Por eso, este don es el don de la reconciliación y del arrepentimiento.
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 ¿Por qué crees que la gente tiene tanto miedo a Dios y por eso huye de Él? ¿Y tú…, le
tienes miedo a Dios? Explícate.
 Hablando sinceramente, ¿has pedido perdón alguna vez a Dios en serio? ¿Qué sentido
tiene pedir perdón, arrepentirse ante Dios…? ¿Cómo hay que vivir el sacramento de la
reconciliación? ¿A qué ayuda?
 ¿Cómo explicar esto del temor de Dios sin que los demás entiendan algo así como vivir
asustados por lo que nos pueda pasar: un castigo, una desgracia, un reproche….?
¿Cómo vivirlo con responsabilidad, sin manga ancha?
 PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo)

GRUPO NARANJA
Don de ciencia: Es el don que nos hace penetrar en el sentido de la vida, en el conjunto del mundo
y de la historia como lugar donde está presente Dios. A El no le vemos, pero podemos ver sus
huellas y señales en todo lo creado. Es lo que se llaman los “signos de los tiempos”… Gracias a
este don podemos evitar las ideologías que engañan, ser sensibles a las necesidades materiales y
morales de las personas, trazar planes y proyectos para transformar la realidad, descubrir la belleza
y la hondura del conocimiento humano, gustar del estudio y de la reflexión, saborear la belleza y el
arte…
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 ¿Dónde sueles encontrar a Dios ordinariamente? ¿Sólo en los lugares “sagrados”…?

8
¿Dónde poder encontrarlo? Hagamos entre todos una lista de “huellas” de Dios en
nuestro mundo…
 ¿Qué es una ideología para ti? ¿Cómo valoras su influencia? ¿Cuáles son las ideologías
que más perjudican a las personas de tu entorno? ¿Te dejas tú seducir por alguna de
ellas en alguna ocasión?
 ¿Qué papel tienen en tu vida las necesidades del prójimo?
 ¿Por qué es importante estudiar? ¿Sólo para trabajar y ganar dinero? ¿Y el arte?
 PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo)

GRUPO VIOLETA
Don de Entendimiento: Es un don referido a la fe. La fe es una virtud por la cual nos confiamos
perdidamente a Dios que se ha manifestado en Jesús el Señor que vive en su Iglesia. La fe es
confianza. Es apoyarse en las palabras del Señor que no engaña y encontrar en ellas el apoyo para
nuestra vida. Gracias a la fe, sentimos una llamada para reunirnos en comunidad, para
comunicarnos, para sostenernos mutuamente. La fe nos hace Iglesia. Nos hace comprender que, en
medio de sus contradicciones y sombras, está presente el Señor. Y es esa presencia y no otra cosa
la que nos mantiene unidos.
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 ¿Qué es la fe, según tú? ¿Es algo intelectual o es también afectivo? ¿Es creer algo o
creer a alguien? Explícate.
 ¿Cómo vives tu pertenencia a la comunidad de Jesús, a la Iglesia? ¿La sientes como tu
casa, como tu familia, como el lugar donde se alimenta tu fe?
 ¿Por qué necesitamos formarnos en la fe? ¿Cómo podemos cultivar nuestra fe? ¿De qué
medios disponemos para hacerlo?
 PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo)

GRUPO AMARILLO
Don de Piedad: El don de piedad puede considerarse como la orientación de todo el corazón a
Dios. Es una especie de afecto entrañable y de ternura filial hacia Dios. Es como estar enamorados
de El y desear darle gloria en todo. El amor enamorado hacia Dios se manifiesta en algunas cosas
como éstas: Ser un buen amigo de Dios, acordarse con frecuencia de Él, agradecerle las cosas
buenas de la vida, hablar de Él, tratar con Él a solas y con frecuencia… Es lo que nos hace sentir un

9
cariño especial por todo lo que tenga relación con su Reino. Es el don que nos hace ver a Dios en el
rostro del hermano. Es el don de la fraternidad universal.
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 ¿Vives la fe “cordialmente” o solo “mentalmente” o solo “voluntarísticamente”? ¿Qué
sentido puede tener la oración para la vida cristiana? ¿Qué es, en concreto y para ti, eso
de hacer oración? ¿Se puede ser cristiano sin orar?
 Se dice que tener bien orientado el corazón es más importante que las acciones
concretas, ¿estás de acuerdo con ello? ¿por qué? ¿En qué se nota que una persona
tiene los radares dirigidos hacia Dios?
 ¿Cuánto tiempo reservas para Dios durante la semana? ¿Y durante cada día? ¿Qué
puede significar eso?
 PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo)

GRUPO AZUL CLARO
Don de fortaleza: Dios no hace las cosas a medias. Él es saber y poder. Él da el querer y el obrar.
El querer es parte del obrar. El don de la fortaleza nos ayuda a ser fieles y perseverantes en la fe,
sin dejarnos llevar por la desgana o por el qué dirán. La fortaleza es la actitud de quien se muestra
firme y constante en la obediencia a Dios. El Espíritu me hace superar las dificultades, eludir los
peligros, afrontar las persecuciones. Me da la fuerza de Dios para vivir y anunciar el Evangelio sin
miedos ni complejos, transformándome en testigo arriesgado y audaz.
 ¿Por qué crees que necesitamos este don? ¿Qué carencias en nuestra vida cristiana
viene a cubrir y a satisfacer?
 Se dice que nuestra cultura posmoderna nos hace frágiles y débiles… ¿cómo afecta eso
a la vida cristiana en general? ¿Y a la tuya en particular?
 ¿Cuáles son los momentos o las circunstancias de nuestra vida ordinaria en que nos
resulta más difícil vivir la fidelidad y la firmeza de la fe? ¿Qué nos puede ayudar en esos
momentos?
 ¿Sabes lo que es una crisis de fe? ¿Cómo ayudar a quien la está viviendo y padeciendo?
 PREPARACIÓN DEL SIGNO (entre todos se realiza y debe mostrar el contenido de la
reflexión realizada en el grupo).





10
TERCERA PARTE: PRESENTACIÓN DE LOS SIGNOS

Transcurrido el tiempo de los grupos. Alguien va convocando a todos de nuevo al lugar
donde se comenzó la celebración. Una vez todos reunidos… se reanuda la celebración.
Mientras tanto, un fondo musical ayuda a volver a crear ambiente.
Esta parte de la celebración comienza con las luces del templo apagadas. El Cirio
Pascual encendido está situado en un lugar visible. En el suelo, alrededor del Cirio
Pascual, estarán colocadas siete velas rojas apagadas representando cada una de
ellas a los siete dones del Espíritu. Al lado de cada vela estarán colocadas tarjetas con
el nombre del don que representa esa vela. También estará colocado junto al Cirio, un
recipiente con aceite que se usará para ungir.

CANTO: “VEN, ESPÍRITU SANTO” (Luis Alfredo)
VEN ESPÍRITU SANTO
Y ENVÍA DESDE EL CIELO UN RAYO DE TU LUZ.
VEN, PADRE DE LOS POBRES,
VEN DADOR DE LAS GRACIAS.
VEN, LUMBRE DE LOS CORAZONES.
OH, OH, OH, OH, OH...

Consolador buenísimo, dulce huésped del alma.
Dulce refrigerio, descanso en el trabajo;
en el ardor tranquilidad, consuelo en el llanto.

Oh luz santísima,
llena lo más íntimo de los corazones de tus fieles.
Sin tu ayuda, nada hay en el hombre,
nada que sea inocente.
Lava lo que está manchado,
riega lo que es árido,
cura lo que está enfermo.
Doblega lo que es rígido,
calienta lo que es frío,
dirige lo que está extraviado.

PRESENTACIÓN DE LOS SIGNOS
De manera ordenada, cada grupo presenta a todos el contenido de su reflexión… Se
sigue el siguiente orden:
a. Primero, se lee el texto breve para que todos los conozcan.
b. Después presentan su signo, que colocan junto al cirio.
c. Al hacerlo, encienden una de las luces que está apagada
d. Las dos personas que han actuado como animadores se colocan de pie
en un lugar asignado con recipientes con aceite, para ungir a los demás.
Entre dos presentaciones de signos puede cantarse este estribillo (u otro conocido por
todos)
Ven, Espíritu de Dios, sobre mi,


11
me abro a tu presencia,
cambiarás mi corazón.

CUARTA PARTE: RITO DE LA UNCIÓN

Celebrante: Vamos ahora a renovar nuestra unción bautismal para renovar
en nosotros la fuerza del Espíritu, que nos anima a poner los dones
recibidos al servicio del Evangelio por amor a los demás. Nos vamos a ir
acercando, ordenadamente… sin prisas… para ser ungidos en la frente con
el aceite. Cada cual se acercará a ser ungido de aquel don que siente que
más se manifiesta en su vida.

La fórmula que vamos a emplear será la siguiente:
AYÚDANOS A SERVIR CON LOS DONES QUE SE NOS HA DADO.
A lo que vamos a responder con el
AMÉN
Mientras hay una música de fondo…

PETICIONES

Oremos al Espíritu Santo que se nos ha dado, respondiendo a cada petición: VEN,
ESPÍRITU SANTO (dos lectores)
1º. Envía, Señor, tu Espíritu sobre toda la Iglesia, y llénala de sus dones y sus frutos,
para que busque siempre la voluntad de Dios, y no utilice el argumento de estar
asistida por el Espíritu para hacer su propia voluntad.
2º. Envía, Señor, tu Espíritu para que acojamos con responsabilidad los dones que nos
das y los hagamos fructificar en bien de la comunidad.
3º. Envía, Señor, tu Espíritu sobre todos los que están en guerra o están divididos, para
que aprendan a hablar la lengua de la paz y del progreso.
4º. Envía, Señor, tu Espíritu para que trabajemos por la unidad de todos, dentro de la
rica pluralidad que los dones del Espíritu nos da a cada uno.
5º. Envía, Señor, tu Espíritu sobre nuestra comunidad, para que sea signo vivo y creíble
de la fraternidad que Dios Padre quiere, el Hijo nos enseña y el Espíritu crea entre
nosotros.
Oración: (Recitada por todos)

ESPÍRITU SANTO,
sé voz profética en nuestros grupos y comunidades,
háblanos de lo concreto y dinos que hacer,
haz que nuestras acciones vuelen con nuestros sueños,
no dejes que reinen en nuestros corazones los esquemas del mundo,
denuncia nuestros conformismos e instalaciones,
hincha las velas de nuestros anhelos más evangélicos,


12
destruye nuestros miedos y temores al riesgo,
libera nuestros cuerpos para lo nuevo,
da luz a nuestras miradas para ver
lo más urgente, oportuno y eficaz,
ábrenos a tu llamada a lo diferente,
disponnos al discernimiento comunitario de tus signos.

ESPÍRITU SANTO,
exígenos, denúncianos, ilumínanos, consuélanos,
sé voz profética en nuestra conciencia,
háblanos en lo concreto a nosotros,
pobres y desorientados,
que nos ponemos en tu presencia.
Arde entre nosotros con tus dones
para que seamos luz y sal,
signo y símbolo de lo nuevo, del Reino de Dios
que ya está entre nosotros. Amén.

DESPEDIDA
BENDICIÓN
CANTO A MARÍA: El Señor ha estado grande

El Señor ha estado grande, a Jesús resucitó,
Con María sus hermanos entendieron qué pasó.
Como el viento que da vida, el Espíritu sopló,
Y aquella fe incierta en firmeza se cambió.

Gloria al Señor, es nuestra esperanza,
Y con María se hace vida su palabra.
Gloria al Señor, porque en el silencio
Guardó la fe sencilla y grande con amor.