Está en la página 1de 5

Criminalidad, economía y política

Cuaderno de estancamiento: 11
Albert Recio Andreu
I
Un acto criminal es una actividad organizada por alguien con el fin de obtener alguna satisfacción
material o inmaterial a costa de perjudicar a una o varias personas. En una acción premeditada, el
ue la organiza tiene claros cu!les son sus objetivos " una idea m!s o menos clara del da#o ue va a
causar. $u ganancia final depende en gran parte no sólo de las posibilidades de %&ito de la acción,
sino tambi%n de ue, una vez realizada, no se descubra su responsabilidad o pueda encontrar alguna
v'a de escape para salir indemne de un posible castigo. (o todos los cr'menes son iguales. )os
delitos económicos suelen estar entre los ue tienen m!s posibilidades de %&ito en su ejecución, "
por razones mu" diversas: no son tan vistosos a primera vista *suele +aber un lapso de tiempo
importante entre la comisión del delito " el descubrimiento de sus efectos,- el responsable cuenta
con un buen arsenal de medios para camuflarlo- las le"es suelen tener lagunas ue permiten atenuar
la responsabilidad o directamente eludirla *la prescripción es el destino final de muc+os procesos
judiciales a delincuentes económicos, " en otros casos todo se resuelve con una mera pena
económica,- las v'ctimas constitu"en un colectivo difuso ue a menudo no cuenta con medios para
defenderse adecuadamente, etc.
En Espa#a sabemos muc+o de delitos económicos- es un material abundante en formas diversas:
corruptores de pol'ticos, evasores fiscales, banueros ue colocan productos financieros tramposos,
adulteradores de productos. /or esto podemos decir ue la discutida propuesta de reforma fiscal
ue +a presentado el gobierno tiene caracter'sticas parecidas a las de un delito económico- de un
delito cometido con el objetivo de favorecer un inter%s privado *la victoria electoral del /artido
/opular en las pró&imas elecciones de finales de 0112, a costa de generar nuevos males económicos
a la ma"or'a de la población.
$iempre ue se discute una reforma fiscal se entra en el debate de sus efectos distributivos, " en este
sentido los analistas +an dejado claro ue la reforma incorpora nuevos sesgos en favor de los ricos "
del capital: el porcentaje de reducción del impuesto de la renta *3R/4, es ma"or para las rentas altas
ue para las m!s bajas, aumenta la desigualdad de trato entre las rentas del trabajo " las del capital,
se mantienen privilegios en e&clusiva al sector bancario en el impuesto de sociedades, no elimina la
ma"or parte de los mecanismos de elusión fiscal de las grandes empresas, etc. Cap'tulo aparte
merece la introducción del gravamen a las indemnizaciones por despido. 5!s ue una medida fiscal
puede considerarse parte de la pol'tica laboral, puesto ue un efecto previsible de la misma es un
descenso de las indemnizaciones ue pagar!n las empresas con el argumento de ue unas ma"ores
indemnizaciones generar!n una ma"or carga fiscal al trabajador o trabajadora despedido *aunue
tambi%n pueden suponer, en algunos casos, un nuevo acicate a la contabilidad creativa para eludir su
pago,. (o deja de ser curioso ue, mientras ue las amortizaciones empresariales tienen un trato
favorable bajo el argumento de ue las empresas deben ir pagando el capital fijo a medida ue lo
utilicen, la indemnización por despido *ue +abitualmente la persona se ir! gastando a lo largo del
tiempo " le servir! para paliar la p%rdida de renta generada por la p%rdida del salario, pase a ser
considerada una ganancia anual " +a"a ue cotizarla de golpe. Es claramente una reforma fiscal
contra los trabajadores, como corresponde a un gobierno tan derec+ista " tan clasista como el de
5ariano Rajo". /ero todo ello no es lo m!s grave " lo ue me lleva a considerarlo directamente
delictivo.
El problema m!s grave es su impacto macroeconómico " los peligros ue conlleva para el futuro.
6esde las primeras medidas restrictivas de 7apatero +asta la actualidad, se +an practicado
constantes recortes del gasto p8blico con el argumento de ue +ab'a ue reducir el d%ficit " el
endeudamiento. 6esde entonces, el endeudamiento p8blico no +a dejado de crecer como resultado
de una pol'tica ue ni genera actividad económica suficiente ni es capaz de e&plotar las bases
fiscales potenciales debido a la tolerancia e inoperancia frente al fraude fiscal. )o ue +a dado un
respiro e&terior al gobierno no +a sido ue sus previsiones de mejora presupuestaria se +a"an
mostrado veraces, sino ue el cambio en el comportamiento en los mercados financieros le +a
permitido acceder a financiación abundante " relativamente barata. )o ue +ace esta reforma fiscal
es recortar 9.111 millones de ingresos *casi el 1: del /3;, con la pretensión de ue su efecto
estimulante sobre la actividad económica permitir! recuperarlos. Casi siempre estos recortes,
especialmente cuando benefician a los ricos, acaban generando m!s d%ficits, dado ue en una
econom'a abierta es m!s probable ue los ricos colouen sus ingresos adicionales en activos
financieros en lugar de invertir en actividades reales o aumentar sustancialmente su consumo local.
$i ello ocurre, si la recaudación no se recupera, cabe esperar un da#o por duplicado al conjunto de
la población.
Un da#o directo en forma de nuevos recortes en los servicios p8blicos. Una nueva degradación en el
bienestar, en la euidad social, en la prosperidad colectiva. <, tambi%n, un impacto negativo en el
empleo, como "a +an puesto de manifiesto los recortes anteriores. Asimismo, un da#o indirecto,
pero posiblemente mu" da#ino, en forma de un ma"or riesgo macroeconómico. Un riesgo ue
puede materializarse por dos v'as diferentes, no necesariamente alternativas: la institucional *la
presión de la troika por un endeudamiento p8blico e&cesivo, ue puede forzar la imposición de una
nueva tanda de recortes " reformas traum!ticas, " la financiera *no +a" ninguna razón para pensar
ue la bonanza de los mercados de la deuda seguir! para siempre,. 6e +ec+o, parece sospec+oso
ue los tipos de inter%s bajen mientras los gobiernos aumentan su endeudamiento. < algo
deber'amos +aber aprendido de anteriores burbujas: todas empiezan con una fase de endeudamiento
f!cil, " en alg8n momento algo se tuerce " viene el +ac+azo. En un pa's con una recaudación tan
baja, defender la reducción de los impuestos es, cuando menos, insensato. (o puede +aber un nivel
aceptable de servicios " pol'ticas sociales en un pa's con una imposición en torno al =1: " un nivel
de desigualdades de renta como el nuestro. Es cierto ue, adem!s, est! el problema de cómo se
reparte la carga fiscal " del uso ue se le da a la recaudación, pero el tama#o del sector p8blico es
en s' mismo un +ec+o relevante.
En un pa's con esta situación fiscal, bajar los impuestos con fines electorales *pues este " no otro es
el objetivo de esta reforma, es directamente doloso. Es el mismo tipo de actitud de un ingeniero o
una constructora ue a+orra materiales esenciales en una obra " pone en peligro a los usuarios
futuros. Cuenta con la suerte para ue el delito no se materialice en da#o, pero en el mundo real
abundan los desastres provocados por este tipo de pr!cticas. >enemos un gobierno ue trata de
ganar tiempo a costa de generar graves riesgos a nuestro bienestar. < esto sólo tiene una calificación
posible.
Rec+azar esta pol'tica fiscal e&ige luc+ar por una reforma fiscal decente. ?ue permita financiar
servicios sociales necesarios. ?ue reduzca las desigualdades intolerables. ?ue acabe de una vez por
todas con el mal social de la evasión fiscal.
II
(o es sólo ue algunas de las decisiones económicas merezcan figurar m!s en las p!ginas de
criminolog'a ue en las de econom'a. Es ue, adem!s, actividades consideradas criminales +an
entrado a formar parte de nuestra contabilidad económica. $iguiendo una recomendación del $EC
*$istema Europeo de Cuentas Económicas,, el 3(E +a anunciado ue entre las innovaciones en el
c!lculo del /3; se incluir! el valor económico de actividades como la prostitución " las drogas,
como "a +an empezado a incorporar pa'ses como $uecia o Reino Unido. Aunue se reconoce la
dificultad de contabilizar adecuadamente actividades ue en su ma"or'a tienen lugar fuera del
control fiscal, las primeras apro&imaciones estiman ue estas actividades pueden significar un
aumento del /3; del 1@0:, superior a lo estimado en Reino Unido, como corresponde a un pa's
donde este tipo de actividades tienen un amplio arraigo. Aunto con otras reformas contables en el
tratamiento de los gastos de iBd o las inversiones militares " la adecuación al nuevo censo de
población, se estima ue el /3; se elevar! un C:, con un efecto Dm!gicoE de sumo inter%s para los
gestores económicos: como el d%ficit p8blico " el endeudamiento *cifras en teor'a objetivamente
contabilizables, se valoran en t%rminos del /3;, si este aumenta se reduce autom!ticamente su
porcentaje, " con ello se permite al gobierno presentar un mejor cuadro macroeconómico " cumplir
alguna de las condiciones impuestas por los tratados europeos " la troika. $i no es posible reducir el
endeudamiento, al menos es posible mauillarlo.
Cabe +acer muc+as consideraciones sobre este cambio. En primer lugar, ver como acuerdos
aparentemente Dt%cnicosE *en este caso de contabilidad, sirven para cambiar nuestra valoración de
la realidad *ello permitir! a la econom'a espa#ola pasar de una situación de DpeligrosaE a otra de
normalidad,. )as modificaciones en los criterios estad'sticos +an sido frecuentes en los 8ltimos
a#os. $iempre se +an justificado con el argumento de ue tratan de medir mejor la realidad, pero en
la pr!ctica tienen efectos importantes sobre la valoración de lo real. En este caso, permitir un nuevo
margen de maniobra a las pol'ticas fiscales. En el caso de las mediciones de empleo *clasificando
como ocupado a cualuiera ue +a"a realizado una actividad remunerada de una +ora semanal,,
para camuflar como ocupación normal lo ue es mero subempleo. Estas pretendidas medidas
t%cnicas est!n profundamente contaminadas por multitud de intereses.
En segundo lugar, este cambio es una muestra m!s de ue el /3;, la sacrosanta referencia para
evaluar la actividad económica, lejos de ser una medida objetiva, es el resultado de muc+os
acuerdos convencionales *como, por ejemplo, evaluar la producción de la administración p8blica
por el volumen de salarios ue paga, lo ue +ace aumentar o decrecer la productividad de los
empleados p8blicos en función de las variaciones ue e&perimentan sus sueldos,. Ello convierte
cada vez m!s al /3; en una cifra de sospec+osa capacidad informativa " vuelve en parte irrelevante
el debate sobre el crecimiento o el decrecimiento en estos t%rminos, puesto ue una parte de su
evolución depende, como a+ora es el caso, de cambios en estas convenciones contables. $ólo con
ue decidi%ramos computar el valor de la producción dom%stica, el /3; e&perimentar'a un
crecimiento espectacular sin ue +ubiera cambiado al mismo tiempo el volumen de producción real,
el consumo de bienes naturales " el volumen de necesidades satisfec+as.
En tercer lugar, la introducción de la prostitución " las drogas en el c!lculo del /3; muestra ue lo
ue predomina en los criterios de c!lculo es el lucro económico *por ello no se computa el producto
dom%stico, porue sólo genera bienestar privado, no negocio,. >odo lo ue da dinero suma, sea cual
sea su catadura moral. )os pa'ses con mafias establecidas ser!n afortunados, pues su econom'a
crecer! m!s deprisa. )as primeras estimaciones "a indican ue, en esto, nuestro grado de
Despecialización productivaE es m!s elevado. ?uiz!s a+ora entendamos por u% nuestros gobiernos
estaban tan empe#ados en atraer Eurovegas. < por u% el gobierno de CiU, con el apo"o del /$C,
+a aprobado la reducción de la tasa de los casinos del 21: al 11: de la recaudación para ue se
instale el complejo ;C( Forld, alegando ue el aumento del juego Gse debe multiplicar por cinco
G permitir! alcanzar la misma recaudación *de entrada, el gran beneficiario es el grupo 3nverama,
propietario de la ma"or parte de los casinos catalanes, " parte del grupo /erelada, controlado por los
+erederos del primer alcalde franuista de la ciudad,. $on precursores de la Dnueva econom'a del
vicioE ue se plantea como alternativa a la vieja econom'a del ladrillo.
En cuarto lugar, lo ue muestra este cambio contable es la incapacidad del /3; para evaluar la
bondad de una econom'a con alg8n criterio ue no sea el del negocio. El campo de lo mercantil
cubre un amplio abanico de actividades ue tienen un estatus diferente " satisfacen de forma
contradictoria las necesidades sociales. Una parte son actividades ue a"udan efectivamente al
bienestar general- otras son actividades ue sólo se e&plican por el modelo social imperante, ue
protegen privilegios o palian males sociales indeseables, " unas terceras no a#aden nada al bienestar
social o son meras enga#ifas. /or poner un ejemplo sencillo: dos pa'ses, A " ;, ue produjeran la
misma cantidad de bienes finales pero ue emplearan t%cnicas diferentes de producción, de forma
ue en uno de ellos, pongamos A, la actividad fuera m!s contaminante, se generaran m!s
enfermedades ", como consecuencia, aumentara la producción de f!rmacos " servicios sanitarios.
Cualuier persona inteligente preferir'a vivir en ;, puesto ue obtendr'a un nivel de vida semejante,
deber'a trabajar menos, tendr'a un medio ambiente m!s agradable " evitar'a visitas m%dicas "
medicación. En cambio, el /3; e&presar'a lo contrario. Es m!s o menos lo mismo ue va a pasar
con la introducción de las drogas " la prostitución en la contabilidad nacional. )a prostitución es
claramente un mal desde el punto de vista de la dignidad +umana " la igualdad de g%nero, mientras
ue el consumo de drogas tiene implicaciones negativas para la salud, " +a" pocas dudas de ue se
trata de actividades ue casi siempre tienen una relación con redes mafiosas. $i bien puede alegarse
ue, en el caso de las drogas, una legalización controlada podr'a minimizar el papel de las mafias "
la promoción del consumo, en el de la prostitución resulta bastante evidente ue siempre se +a
desarrollado mediante el recurso a una e&plotación brutal " el control de mafias masculinas sobre
mujeres indefensas. )os macroburdeles ue proliferan en nuestras carreteras son incompatibles con
un m'nimo de dignidad +umana, con la ausencia de e&plotación. 3ncluir sin m!s estas actividades en
la contabilidad nacional es aceptar como buena la actividad de las mafias. Un reportaje de El País
*DEl /3; entra en el burdelE, del pasado H de junio, firmado por Aes8s $ervulo, e&plicaba con detalle
cómo los t%cnicos del 3(E se +ab'an dirigido a propietarios de burdeles para obtener datos de
evaluación sobre precios, servicios prestados al d'a, etc., de modo ue presuntos delincuentes *o
cuando menos empresarios dedicados a actividades sospec+osas, se +an convertido de repente en
cooperadores de las instituciones estad'sticas. Una vuelta de tuerca m!s a la imposibilidad de
evaluar la econom'a en los t%rminos ue deber'a ser evaluada: por su aportación al bienestar social,
a la justicia distributiva.
)os ue mandan siguen repitiendo ue no +a" m!s econom'a ue el lucro capitalista. ?ue el
mercado capitalista es el 8nico +orizonte deseable. ?ue sus m%todos de c!lculo " sus modelos son
precisos. 5era cobertura ideológica bajo la ue se esconde una perpetua confusión entre lo deseable
" lo real, entre el bienestar de la ma"or'a " el lucro de una minor'a, entre una econom'a decente "
una actividad delictiva.
0IJIJ011C
@ $ee more at: +ttp:JJmientrastanto.orgJboletin@10IJnotasJcriminalidad@economia@"@
politicaKst+as+.;zuULb5f.dpuf