Javier Rosella – Maestro de Reiki www.sanaros.

es Anexo 140523_01
ANEXO: 140523_01
EL DESVIO DE LOS BLOQUEOS ENERGÉTICOS
Sino tratamos la causa, por muy efectiva o milagrosa que resulte una sesión de
sanación para aliviar una enfermedad, tarde o temprano los síntomas volverán a
reaparecer. Muchas veces ignoramos las señales que nuestro propio cuerpo nos está
enviando constantemente, pero mediante la represión de los sentimientos y la
convicción de que no había otra solución no buscábamos la solución para tratar la causa
que nos producía la enfermedad por muy dura que pudiera resultar la confrontación
con ella. Para participar con el universo y sustentar nuestra sanación debemos
ocuparnos de los temas subyacentes que dieron origen a nuestros problemas.
Desde un punto de vista elemental, la mayor parte de la gente interpreta que un
beneficio de sanación a largo plazo significa no sólo que el problema ha sido eliminado,
sino que no va a reaparecer. Para que esto suceda es necesario que el cliente cambie
su actitud, su comportamiento, sus relaciones y su entorno. En ocasiones estos
cambios se producen de un modo fácil porque el Reiki puede cambiar la raíz de las
causas energéticas primigenias de los desequilibrios. En ese caso, y de forma
parecida a un efecto dominó, una vez que cambian los desequilibrios centrales, las
tendencias destructivas también lo hacen permitiendo que las reemplacen de
forma espontánea por unos patrones más saludables. Sin embargo, resulta más
frecuente que el trabajo profundo de mantenerse equilibrado comience cuando la
persona se baja de la camilla.
«Todos los cambios proceden del interior». Para asegurarse de que los efectos
beneficiosos de una sanación continúan, los clientes deben hacer el trabajo de
seguimiento. Este trabajo lo identifican mejor los propios clientes, aunque pueden y
deben ser apoyados y dirigidos siempre por el terapeuta. El primer requisito para
cambiar algo desde dentro es tener una intención muy firme de hacerlo; debemos
desearlo profundamente. En segundo lugar, tenemos que ser más conscientes, tomar
decisiones nuevas y abandonar pensamientos, emociones y acciones que no nos resulten
útiles. Hace falta compromiso y conciencia para reconocer lo que sentimos y hacer algo
para mejorarlo. Reiki le enseñará el camino para solucionarlo.
No olvidemos que Reiki es una maravillosa herramienta que nos pone a nuestro alcance
todo lo necesario para nuestra sanación, localiza el problema, nos lo presenta, y nos
enseña como solucionarlo. El trabajo de sanación viene presentado por la energía
universal que es suministrada/canalizada por el terapeuta hacia el interior del cliente,
quien a veces presenta la llamada “crisis de sanación” de la que ya todos sabemos y que
en ocasiones puede ocurrir siendo ésta un síntoma propio de que se está produciendo
la propia sanación.
Javier Rosella – Maestro de Reiki www.sanaros.es Anexo 140523_01
2
Recordemos las tres fases de sanación de Reiki:
Fase 1ª: Efecto paliativo
 Alivia los síntomas de la depresión, el cansancio, el estrés, etc…
 Además, sube los niveles energéticos del paciente.
 Este efecto se suele notar a partir de la primera sesión.
Fase 2ª: Búsqueda en la eliminación de la enfermedad
 Trabaja sobre la enfermedad en sí, mediante varias sesiones que pueden variar
desde 1 mes a varios meses, dependiendo de la gravedad de la enfermedad o
desequilibrio.
Fase 3ª: Sanación de la causa
 Consideramos que las enfermedades tienen un origen emocional o de
desequilibrio del ser. La experiencia demuestra que para una solución definitiva
se debe investigar el origen de dicha enfermedad para evitar que vuelva a
ocurrir.