SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA

1
REVISTA DE
CREACIÓN
DIGITAL LA
BARCA
Juan Enrique Soto
LITERATURA CINE FOTOGRAFÍA
Revista de Creación Digital La Barca
Editada por Juan Enrique Soto
LA BARCA
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
2
Editorial
Con el mes de septiembre comienza
lo que llamamos un nuevo curso,
otra referencia temporal que nos
hemos inventado para establecer
cal endar i os, t ar eas, r ut i nas,
actividades y demás quehaceres.
Después de las vacaciones, para
quienes las han tenido, es la señal de
que ha de reanudarse el trabajar,
para los que tengan trabajo.
Se renuevan ciclos, se adquieren
nuevos materiales y se generan
nuevas i l usi ones, o no, par a
emprender otro largo año de labor.
La Barca, en cierto modo ajena a
estas referenci as, prosi gue su
andadura en lo que podemos decir
que ya es una consolidación plena a
punto de cumplirse nuestro cuarto
aniversario. A los tripulantes de
siempre se han añadido nuevos
marineros, con lo que el futuro de la
publicación parece garantizado, todo
lo que puede garantizarse en estos
tiempos en los que en un abrir y
cerrar de ojos el paisaje cambia
radicalmente.
Por ello, con la misma ilusión de
si empre y con el compromi so
afianzado en el trabajo que satisface,
os llega un nuevo número de esta
vuestra revista.
¡Buena travesía!
El editor
La Revista de Creación Digital La Barca es una
publicación de difusión mensual de carácter
gratuito editada por Juan Enrique Soto en formato
pdf.
El editor de esta publicación no comparte
ne c e s a r i a me nt e l a s opi ni one s de s us
colaboradores.
Cualquier sugerencia, crítica o propuesta de
colaboración será dirigida a la dirección de correo
electrónico jesoto@cop.es
Editada por Juan Enrique Soto en Griñón,Madrid.
ISSN: 2254-0539
PORTADA
Portón, por José Ángel Santamaría
LITERATURA
Poesía: Conversaciones con Octavio (extracto),
por JES
Libro del mes: En busca del tiempo perdido, de
Marcel Proust
Relato: El no retorno, por Ana Muñoz Vélez
CINE
Libro-cine: El talento de Mr Ripley, por Rafa
Montañés
4x4 Cine: Vivir es fácil con los ojos cerrados
FOTOGRAFÍA
El momento decisivo: Cartier-Bresson: Solo
uno sabe, por JES
Galería del mes: Varadas, por JES
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
Poesía

Conversaciones con Octavio (extracto), por JES


I.

Vienes conmigo
Ahora,
querido Octavio,
en mi bolsa,
como un amigo,
colgado del hombro,
agarrado a mi brazo,
camarada.
Al alcance de la mano,
como la herida del costado,
afable, obscuro, verde y ventoso,
poeta.
Ya no camino solo,
Voy conversando
con Octavio,
apesadumbrado, entusiasmado,
ilusionado,
asombrado,
apasionado.

3
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA

II.

Me doy la vuelta
y mis entrañas
se hacen piel.
El sol me quema,
busco un espejo:
un rojo encuentro
de voces
nunca escuchadas.
Desnudez
que adquiere
sentido:
revelación.

III.

Las estatuas guardan
a los pies
la memoria,
lejos de los ojos,
de hierro,
que miran
ciegos, fijos y vacíos
y de las manos,
de hierro,
que empuñan
sables o pergaminos.
Las estatuas
guardan
a los pies
testimonio,
a la altura de los ojos,
al alcance de las manos,
cerca del olvido.
4
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA


IV.

Primero son los ojos;
después, reflejo invertido,
un rincón de memoria
y, por último,
tenaz olvido.

V.

Somos ese viento
que pugna por moldearnos rostros
y ancestros
y progénitos.
Somos ese tiempo
que, callado,
esculpe en segundos
lo que aparentamos años.
Al tiempo no le hurtamos sueños,
sólo lo soñamos
y el sueño, así, se convierte
en coartada
para seguir soñando.

5
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
CARTIER-BRESSON

En homenaje a tan magnífico fotógrafo, cada mes una de sus fotos
dará lugar a una narración, en un juego cómplice de creación entre
la imagen y la palabra.


Solo uno sabe, por JES


-¡Oh, oh! –exclaman los niños a coro.
Abajo, en el hall, sobre el suelo
desgastado, indecorosamente retorcido, el
dislocado pie izquierdo del Señor Director
da unos últimos temblores hasta que,
definitivamente, queda quieto.
Bajo su cuerpo, empapándose de una
sangre que destiñe las letras infantiles, hay
una hoja de papel cuadriculado en el que,
entre dibujos soeces, va dejando de
poderse leer “Desde lo alto de la escalera
de caracol, si te empinas un poco, se ve el
vestuario de las chicas del gimnasio. Pero
no se lo digas a nadie, que es nuestro
secreto”. La nota no lleva firma.
-¿Nos perdonarán el castigo y podremos
volver a comer helado de postre? –recorre
la pregunta la espiral.

6
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
Libro-cine, por Rafa Montañés

El talento de Mr Ripley, de Patricia Highsmith y Anthony
Minghella

“Siempre he pensado que prefiero ser la imitación de alguien a un don nadie”
-Tom Ripley -

Una excel ent e novel a de una aut ora
incomprendida en su Estados Unidos natal,
pero con mucho renombre y aceptación en
Europa. Vayamos con la sinopsis.
“El acaudalado dueño de una naviera famosa en
Norteamérica decide pedir ayuda a un tal Tom
Ripley para recuperar a su hijo, que está
pegándose la vida padre en Montibello, un
pueblecito italiano. La oferta es suculenta y no
puede decir que no. Allí en Italia, acabará
enamorándose del día a día en ese pueblo así
como del ritmo de vida del hijo de papá y su
inseparable amiga…para acabar suplantando su
identidad, haciendo lo que sea necesario por
llegar hasta donde quiere. “
Exquisita forma de contarnos cómo consigue transformarse el protagonista, un pobre
chico con ínfulas de ser alguien, en un niñato ricachón y mantenido que no pega un
palo al agua, sin dejar prácticamente cabos sueltos que lo incriminen en las fechorías
que va cometiendo hasta conseguir su propósito. Rodeado de unos personajes
secundarios perfilados extraordinariamente, nos permite disfrutar de una novela de
intriga muy muy recomendable. Su éxito comercial consiguió que la autora le dedicara
al “entrañable” Tom Ripley cuatro libros más.
De las dos versiones en gran pantalla conocidas he elegido la de Minghella por ser las
más famosa y más actual. Me gusta la forma de este director de interpretar esa frase tan
7
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
polémica “basada en la novela de xxxx”. Ha construido su película aprovechando el
relato de la señora Highsmith cambiando detalles, a veces importantes, pero sin
perjudicar demasiado la historia original. Se permite el lujo, por ejemplo, de variar la
relación entre el niño rico, Jude Law y su amiga, Gwyneth Palthrow (En el cine ya
tienen derecho a roce) e incluso de añadir un personaje nuevo a la trama, una niña pija
y aburrida, Cate Blanchett .
Mención especial a la dirección de actores, pues están sembrados; desde el principal,
Matt Damon, a los ya nombrados. Una lástima que no consiga desarrollar algo más la
personalidad del protagonista principal. Imagino que es por limitación de metraje, pero
le otorga un toque de improvisación en algún momento cumbre que en el libro queda
claro que para nada es así, estando sus maldades perfectamente pensadas y moldeadas.
Sin embargo, la ventaja de plasmar un relato en imágenes nos permite ver, en esta
ocasión, a Jude Law o Matt Damon arrancándose en un escenario con el “Tu vuo fa
l’americano” de Carossone o el “My funny Valentine”, para regocijo de sus
innumerables fans.
Me quedaría con el formato libro de Patricia Highsmith, sin dudarlo, pero reconozco
que el señor Minghella ha acertado con este film, aportando una versión muy digna,
totalmente recomendable. No quiero acabar sin hacer mención a la versión francesa
más antigua dirigida por René Clement, “ A pleno sol ”, con un Alain Delon impecable,
también con un notable resultado.

8
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
4x4 Cine

Vivir es fácil con los ojos cerrados

Película española que trata
sobre un vi aj e de un
profesor de inglés que
quiere hablar con John
Lennon y que recoge a dos
adolescentes algo perdidos.
Bien rodada, con escenas
graciosas y con un bonito
“buen rollismo” pero, para
m i g u s t o , e s t á
excesivamente forzada en
casi todos sus puntos y
demasi ado "cal cul ada"
buscando emociones. La
clave de la película es Javier
Cámara que se come a
todos los demás personajes
haci endo de un buen
profesor, desvivido por sus
al umnos per o que s e
encuentra en el fondo
demas i ado s ol o. Es t o
desequilibra un poco la
película puesto que los
demás personajes se ven
eclipsados. La fotografía y los detalles de época son brillantes, incluso invita a varias
reflexiones, para mi gusto un poco forzadas, sobre cómo era España de esa época. Esa
manera de forzar algún sentimentalismo o reflexión y la pérdida de peso de los
personajes que interactúan con Cámara hace que una película que pudiese ser brillante
se quede en normal. JAVIER BENEDI 3*** sobre 5

9
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
Lamento no hacer una crítica al uso, pero soy más del boca a boca...
Película sensiblera, con algún punto curioso y/o gracioso ( Dato “primera experiencia
de un chaval consigo mismo y una amiga”, para darle algo, todavía no sé el qué)...en
definitiva, es decepcionante después de los premios que recibió, y además pensábamos
que escucharíamos más a los Beatles y apenas sale una canción...
Conclusión: me planteaba ver los “soldados de Salamina” de David Trueba, pero se me
fueron las ganas.
NOELIA 2 ** sobre 5
10
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA

Yo no valgo para críticas al igual que Noelia, así que simplemente daré mi punto de
vista:
"Para mi es una película que engancha por el argumento curioso del inicio y el trío que
se junta, pero que va perdiendo fuelle conforme pasa la película que, aunque no es
mala, quizás los premios son demasiado para lo que ves, e hizo que seguramente la
mirara con otros ojos y esperando algo más" .
Y yo soy pro-cine español, así que...
ISAAC GOMEZ 3*** sobre 5

Pues... sinceramente, me falta profundidad a los personajes. El personaje de Cámara
aún resulta creíble, porque le dedican algo más de tiempo para presentarlo y explicarlo,
pero ni la chica ni, sobre todo, el chico (Que le hagan representar a un madrileño con
ese acento catalán que tiene que no se lo quita ni queriendo…). En cambio, me gustó el
dueño del bar, aunque es un secundario "prescindible".
Eso sí, está bien contada y dirigida, y con una buena fotografía. Incluso la "moraleja"
del final me gustó (la de incluir las letras en los álbumes a partir de entonces ), pero
poco más...
En resumen, le daría una estrella y media o dos, como muchísimo.
ALEX SEGURA 1,5 - 2** sobre 5
11
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
El libro del mes

En busca del tiempo perdido. La fugitiva, de Marcel Proust

Sexto de los siete volúmenes de los que se
compone la magna obra de Proust, ese
monumento a la memoria que supone este clásico
de las letras francesas.
"¡Mademoiselle Albertina se ha marchado! ¡Qué lejos va el
dolor en psicología! Más lejos que la psicología misma."
Así comienza el texto y durante sus poco más de
trescientas páginas Albertina será el motivo central
de la narración. Su ausencia, debería decir para ser
más preciso. De hecho, el original de este volumen
se titulaba Albertina.
Si los libros anteriores me gustaron, me atrevo a
asegurar que este ha sido el que más. Cierto es que
la trama de este, aún siendo la continuación vital
de estas memorias noveladas, se centra en un
único episodio, la ausencia de su amante y que con
ser, aparentemente, monotemática, es, con mucho, todo un placer de introspección,
pero también de acción, si por acción entendemos en Proust, mandar a otros a realizar
gestiones tendentes a obtener información, a desvelar secretos cuya incertidumbre le
corroen su inquieta alma y frágil salud.
Proust se desliza por las emociones de la ausencia, y en esa ausencia acaba sintiendo
más celos que cuando Albertina estaba a su lado. Celos provocados por la imperiosa
necesidad que Marcel tiene de conocer, de comprobar su sospecha acerca de la
homosexualidad de su amante. Y es que la homosexualidad tiñe todo el texto de La
fugitiva. La homosexualidad y la sensualidad, que se destila a lo largo de todo el texto.
El duelo que siente el joven abandonado evoluciona desde intensidades descomunales a
la más inerte indiferencia en un proceso que nos es mostrado con una literatura que
arrulla, que seduce, que hipnotiza y te hace avanzar sobre aguas tranquilas, disfrutando
de la brisa fresca en el rostro y de la cálida luz de los sentimientos humanos desvelados.
12
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
La fugitiva es la parte de En busca del tiempo perdido que más sorpresas me ha deparado en
cuanto a su trama, además de sentirme enganchado aún antes de comenzar su lectura
porque la admiración viene determinada desde hace cinco volúmenes y culminará con
el séptimo y último tomo.
La traducción de Consuelo Berges, con anotaciones añadidas y fragmentos aparecidos
en la versión francesa de La Pléiade, es magnífica.
Imprescindible para los lectores exigentes, los que se dejan atrapar por la magia de un
escritor que sobrevive a los tiempos y a sus modas.
Pero claro, todo esto no es sino una opinión, mi opinión.





13
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
Relato

El no retorno,

Por Ana Muñoz Vélez

- No estoy seguro.
El otro lo miró aterrado. “¿Qué no está seguro?” Y entonces... ¿Qué hacemos? Pensó
de forma presurosa en días pasados, cuando tenía tiempo de divagar, cuando las
preocupaciones no estaban entre sus prioridades. Sacudió la cabeza. No había tiempo.
Los mandos del copiloto se curvaron, como esperando una respuesta, pero Francis no
tenía ninguna. Volvió a mirar a Dicoun, y el simple gesto dejó huellas de sudor en el
trayecto, la frente perlada descubría su tensión.
- Vamos a hacerlo – Dicoun seguía mirando de frente. Francis se preparó. “No estoy
seguro”, no dejaba de pensar en esa maldita frase.

Los paneles luminosos del cuadro anterior comenzaron a cambiar de color. La frente ya
no estaba humedecida, sino más bien empapada, como toda su espalda. Dicoun parecía
de piedra, no dejaba asomar siquiera la intención de reflejar un temor. Las mentes de
14
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
ambos volaron más allá de la aeronave, hacia aquel punto de referencia que tenían justo
delante. Aquel mismo punto al que se dirigían. Parte de su consciencia cambió, y
pareció que todo a su alrededor se estirara, se alargara, y a la vez desapareciera de su
perspectiva.
Estaban traspasando la entrada.
Los dos que antes eran personas, pasaron a ser otra cosa. Se habían embarcado en un
viaje sin retorno, pero ahora no sabían muy bien por qué. ¿Buscaban...aventuras? ¿Se
habían cansado de su pasado? Ya no tenía importancia. Francis pudo meditar durante
un instante - un momento que en realidad también se estiraba como lo hiciera su mente
- que aunque muriera, había merecido la pena. Pero aquel segundo de conclusión no
terminaba nunca. ¿Y si muriera para toda la eternidad? ¿Y si aquel deseo de un viaje sin
retorno, no fuera más que una ilusión? Si aquel pensamiento no acababa nunca, su
búsqueda terminaría en el mismo instante de haberla comenzado.
Dicoun intentó dejar su mente en blanco, había ensayado ese paso durante mucho
tiempo desde que tomó su decisión. Sabía que si le dedicaba un solo
Ana Muñoz Vélez
minuto a cualquier concepto, este podría convertirse en lo único que llegara a pensar
para siempre. Un juicio eterno, una interminable reflexión.
Ambos esperaron, aunque no sabían qué o a qué.
De repente, las palabras llegaron a oídos de Dicoun. No, a los oídos no, a su mente.
Era una pregunta.
- ¿Ya hemos llegado?
Maldita sea, Francis le estaba hablando. ¡Pero es que no debían pensar en nada! - Aún
no. ¡Calla!
La respuesta de Dicoun resonó en la memoria de Francis como un eco, al menos
podían comunicarse. Esto le hizo sentirse algo mejor, hasta que el eco retumbó en su
cabeza, volviéndose insoportable.
- No puedo, no puedo...
Deseó que aquello acabara, de la forma que fuera. Con los ojos de la mente, Dicoun
miró a Francis. Sus “no puedo” no dejaban de esparcirse a través de él como un virus
hambriento. Los “no puedo” de Francis comenzaron a convertirse en los suyos
propios, hasta hacerse indistinguibles unos de otros. ¿Era su mente o la de él? ¿Eran sus
cuerpos o uno solo? Levantaron las manos para cerciorarse de su propiedad, pero allí
solo había dos. Y una mente.
Estaba solo, estaba alargado.
15
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
La entrada había desfigurado los “yoes” de cada uno, hasta vincularlos mezclando dos
esencias. Y aunque esta idea parecía proyectarse hacia el infinito, una pregunta bailó
interrumpiendo la permanencia de la misma: ¿Y si hubiera venido solo?
Las dos posibilidades abrazaron sus apariencias, y Dicoun o Francis dijo:
- Eso no importa – negó para sí - no puedo quedarme bloqueado intentando decidir
qué soy.
Todo su contexto pareció fusionarse con esta determinación, quizás lo hiciera
realmente, porque durante un tiempo prolongado a través de ese mundo, no vio nada
más que el agujero negro.
Y esto no era nada más que nada.
16
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA
La galería del mes

Varadas
17
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA

18
SEPTIEMBRE 2014 LA BARCA


19
La Barca
© Juan Enrique Soto
Sugerencias y suscripciones en:
jesoto@cop.es
Juan Enrique Soto, nació en un pequeño pueblo cerca
de Frankfurt, Alemania, pero se crió en el popular barrio de
Vallecas, Madrid. Ha publicado la novela El silencio
entre las palabras con la Editorial Baile del Sol y La
Barca Voladora con Creápolis Impulsa.

Entre sus galardones literarios se destacan: ganador del
Primer Certamen de Relatos Himilce, finalista en el Tercer
Certamen Internacional de Novela Territorio de la Mancha
2005, ganador del I Concurso de Relatos de Terror
Aullidos.com y del Primer Premio de Poesía Nuestra
Señora de la Almudena, Valladolid. Ha sido finalista o
recibido mención en los certámenes V Hontanar de
Narrativa Breve, XVIII Concurso Literario de Albacete,
Primer Concurso Internacional de Cuente Breve del Taller
05 y Primer Certamen Literario Francisco Vega Baena.
Algunas de sus obras pueden encontrarse en diferentes
portales de la web.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful