Está en la página 1de 2

Fabio Wasserman: sobre el concepto de revolución

En mayo de 1810, durante el siglo XIX y el siglo XX se habló de revolución, palabra que hoy
también usamos. Los sentidos de las palabras cambian con el tiempo y nos permiten conocer
las ideas de cada época. Un historiador nos presenta este tema.

¿Cuándo aparece la idea de que lo sucedido el 25 de Mayo es una revolución?
Curiosamente los primeros que plantean que lo sucedido en Buenos Aires y el cambio con la
deposición del virrey y la creación de las juntas se trataba de una revolución fueron aquellos
que estaban en contra.
Por otro lado es notable que quienes forman parte de ese gobierno públicamente durante los
primeros meses no plantean que se trata de una revolución, porque la idea de revolución
podría ser utilizada en forma neutra, un cambio de gobierno, pero también tiene una carga
negativa fuerte. Entonces una va a encontrar que por ejemplo Castelli utiliza a veces
expresiones como: “nuestra feliz revolución” para contraponerlo a la revolución despótica que
se refiere a quienes quieren estar en contra del gobierno o Moreno se va a referir a una
revolución en las ideas cuando prologa el Contrato Social de Rousseau pero hay también una
idea de revolución como una transformación, un cambio. Con el correr del tiempo la idea de
revolución se va a ir cargando de mayor valoración; en estos primeros meses no es tan claro.
¿Cómo y quiénes relacionan la idea de revolución con los conceptos de libertad e igualdad?
Pero la idea de que se trate de una revolución vista desde una forma positiva empieza a
desarrollarse sobre todo como parte del proceso de radicalización en el enfrentamiento, es
decir uno de los rasgos que va a tener este proceso es que va a ir cobrando su sentido y su
dirección en la propia dinámica. No hay de entrada un horizonte hacia dónde se parte con total
claridad pero el enfrentamiento entre quienes se oponen va a ir delineando campos y en eso
va a ser muy importante el papel de Moreno que va a ir definiendo esos contenidos según a
quién se va oponiendo y él va a ser de los primeros en promover la idea de que aquí lo que
está en juego es una regeneración, una redención; la comunidad que se está reencontrando
consigo misma tras siglos de despotismo.
Y aparece la idea mucho más fuerte de que esto es un movimiento que lucha por la libertad y
por la igualdad; si bien todavía no por la independencia o no es públicamente asumido por la
independencia, porque muchos aparte no tenían del todo claro si aparece muy fuerte a idea
de igualdad y libertad con todas las limitaciones de la época, esa igualdad no es igualdad como
la entendemos hoy.




¿Cuándo y por qué empieza a surgir la necesidad de un orden?
La revolución tiene una dinámica media vertiginosa en la cual todos aquellos que se ven
afectados empiezan a plantear pero ¿esto era lo que queríamos hacer? ¿Era esto nuestro
propósito? Y esto se va a ir profundizando con el correr de los meses y años. Un momento
clave son los sucesos de Abril de 1811 cuando hay sectores populares de la ciudad y de los
suburbios de Buenos Aires que son movilizados y que hacen una jugada del sector que lidera
Saavedra para desplazar a los morenistas que quedan en la junta. Acá lo que aparece con
mucha fuerza es esa capacidad de movilización de los sectores populares aunque sea en forma
subordinada. Y entonces eso va a ser un movimiento que incluso aquellos que se vieron
beneficiados, por ejemplo Saavedra, van a procurar despegarse y decir esto no. Y teniendo en
cuenta la dinámica de enfrentamiento al interior e los sectores dirigentes que se disputan
tanto la orientación del proceso y el gobierno como su participación se da una dinámica de
fuertes enfrentamientos que los que están todos planteando es hay que parar esto y cómo se
para. Hay que institucionalizar. Por eso es muy interesante que cada vez que se buscaba algún
tipo de solución de este tipo, por ejemplo la Asamblea del año 13, el bando que la convoca
llama a poner fin ya a nuestra revolución. En la idea de bueno la revolución tiene que terminar
pero ¿por qué no terminó si ya España no gobierna? Y no terminó porque para que termine si
la idea de que la revolución es que los pueblos gocen de libertades la liberta se tiene que
institucionalizar y lo que no logran es institucionalizarse. No hay ningún poder que sea legítimo
y permanente y que sea reconocido por todos.
¿Qué metáforas se usaron para referirse a la revolución?
Para dar cuenta de la revolución aparecen a veces conceptos, ideas, representaciones pero
también es interesante que aparecen metáforas; algunas tienen que ver con esta dinámica de
la imposibilidad de darle un cierre o de que termine de cobrar forma institucionalizándose la
libertad. Muchas veces aparece la idea del vértigo, la embriaguez. En el lenguaje de la época se
alude a mucho a la idea de las pasiones eso por un lado y por otro lado es interesante cómo
explican el proceso; finalmente es un proceso en el cual la propia comunidad promueve su
redención buscando la libertad tras siglos de opresión pero por otro lado todos coincidían,
porque era lo que habían vivido, que esto era producto de la crisis de la monarquía española,
hay como una tensión entre estas dos ideas; para esta idea aparece como un ítem de que es
un proceso estructural sobre el cual no hay demasiadas posibilidades de incidir; hay toda una
serie de metáforas muy interesantes porque remiten a fenómenos de la naturaleza o sea por
fuera del orden social y que tienen un carácter que es que el hombre no las puede manejar,
no las puede prever y si las puede prever no las puede orientar: terremotos, mareas,
meteoritos, erupciones; pero por otro lado es algo que se ve como algo promisorio. También
aparece otra serie de representaciones que se pueden yuxtaponer con éstas, que son las de
orden religioso; entonces hay una idea muy fuerte de providencia. Lo interesante es como
también hay toda una serie de operaciones para eso que es padecido como algo vivido y
actuado plenamente. Y la revolución tiene esa tensión, para los que la viven es un momento
absoluto, no h ay momento más absoluto que una revolución, es el momento en que todo es
posible.