Está en la página 1de 4

JULIO, 2014.

DERECHO PROCESAL
ELECTORAL.

MAGDO. JUAN MANUEL SÁNCHEZ MACÍAS.





2
2. Derecho Procesal Electoral.
2.1. Aspectos básicos.
2.1.1. La Autonomía del Derecho Procesal Electoral.
Enrique R. Aftalión y José Vilanova proponen una explicación genérica, han
dividido en tres etapas o planos el procedimiento autonómico de las disciplinas
jurídicas, a los cuales denominan autonomía legislativa y jurisdiccional, al primero;
didáctica, docente y profesional a la segunda etapa y, finalmente, autonomía
científica al tercer plano.
En derecho procesal electoral se emitieron las disposiciones electorales adjetivas,
tanto constitucionalmente como legales (1986-1994), hasta lograr la expedición de
un ordenamiento procesal específico, la Ley General del Sistema de Medios de
Impugnación en Materia Electoral (1996), lo cual le da una indiscutible autonomía
legislativa; inmediatamente después se instituyeron, de manera sucesiva, los
respectivos órganos jurisdiccionales especializados: Tribunal de lo Contencioso
Electoral, Tribunal Federal Electoral y Tribunal Electoral del Poder Judicial de la
Federación, lo cual le confiere autonomía jurisdiccional.
Como consecuencia de estas innovaciones legislativas y jurisdiccionales, en años
recientes se ha desarrollado una intensa labor de estudio, investigación,
enseñanza-aprendizaje y difusión del derecho procesal electoral mexicano,
habiéndose escrito ensayos, monografías, tesis de licenciatura y posgrado, libros
de autores individuales y colectivos, etc.; asimismo, se han organizado maestrías,
especializaciones, diplomados, cursos, seminarios, mesas redondas,
conferencias, congresos, etc., lo cual evidencia la existencia de autonomía
didáctica, docente y profesional, en constante y rápida evolución hacia su
perfeccionamiento, a pesar de que muy poco se ha utilizado la denominación
propuesta: Derecho Procesal Electoral (Galván 1997, 527 y 528).

2.1.2. El Derecho Procesal Electoral.
2.1.2.1. Definición.
Se entiende al conjunto sistematizado de actos de las partes interesadas (actor o
impugnante, autoridad responsable, tercero interesado y coadyuvante), de los
terceros ajenos a la relación sustancial y del correspondiente órgano estatal
jurisdiccional (Tribunal Electoral del orden federal o local), cuya finalidad consiste
en resolver, mediante la aplicación del Derecho, los conflictos jurídicos de




3
intereses de trascendencia político-electoral, calificados por la pretensión del actor
y por la resistencia de la autoridad responsable (Galván 1997, 538).

2.1.2.2. Objeto.
El objeto del Derecho Procesal Electoral es la regulación del proceso electoral,
con todo lo que ello implica; esto es, acción impugnativa electoral, legitimación ad
causam y ad processum, relación procesal, conducta procesal de las partes,
organización, estructura, competencia y actuación del órgano jurisdiccional,
participación de terceros, ajenos a la relación sustancial o vinculados a ella de
manera inmediata y directa, etc., todo este complejo con la única finalidad de
resolver los conflictos jurídicos de intereses político electorales, mediante la
aplicación del Derecho Electoral sustantivo, a los casos concretos controvertidos
(Galván 1997, 528 y 529).

2.1.2.3. Principios rectores.
Principio de publicidad. La sentencia se emite en sesión pública, a la que tienen
acceso libre las partes litigantes y toda persona interesada, ya por curiosidad, por
razones políticas, sociales, académicas o de cualquiera otra naturaleza,
entregando así el importante acto de juzgar al inmediato y directo conocimiento
sólo de las partes, sino del público en general.

Principio de concentración. El Tribunal Electoral, independientemente de que
actúe en única instancia o bien como tribunal biinstancial como medio de control
constitucional de los actos y resoluciones definitivos de las autoridades electorales
locales, en todos los asuntos de su competencia debe sustanciar y resolver dentro
de plazos excesivamente breves.
Principio de igualdad procesal de las partes. Todos los individuos son iguales y
deben serlo también ante la ley y en el proceso (Galván 1997, 532).

2.1.3. Fuentes del Derecho Procesal Electoral.
2.1.3.1. Formales.
Las fuentes formales son las formas o maneras de ser que deben adoptar los
mandamientos sociales para convertirse en elementos integrantes del orden




4
jurídico positivo, o con una fórmula breve: son las formas a través de las cuales se
manifiesta el Derecho (Galván 1997, 487).

2.1.3.2. Reales.
Comprenden el conjunto de fenómenos sociales que contribuyen a formar la
sustancia, la materia del Derecho (movimientos ideológicos, necesidades
prácticas, etc) (Galván 1997, 495).

2.1.3.3. Históricas.
Están constituidas por todos los elementos materiales que sirven para conocer el
Derecho que estuvo vigente en épocas pretéritas; tal es el caso de las
inscripciones, papiros códices, libros, códigos, leyes, reglamentos, etc., esto es, de
todos aquellos elementos objetivos que contienen la historia del Derecho (Galván
1997, 496).

2.1.3.4. Los Principios Generales del Derecho.
Son normas fundamentales, escritas o no, que rigen un específico sistema jurídico
en su conjunto, constituyendo, con el Derecho formalmente válido, un todo
armónico e integral, que supera las llamadas lagunas de la ley y que permite al
juzgador la resolución de todos los casos concretos sometidos a su conocimiento
y decisión, a pesar de que no exista norma jurídica expresa aplicable a ese
particular (Galván 1997, 501).



Bibliografía


Galván Rivera, Flavio. 1997. Derecho Procesal Electoral Mexicano, México: Gama
Sucesores, S.A. de C. V.