HISTORIA VENERADA IMAGEN SEÑOR SEPULTADO SAN NICOLAS, QUETZALTENANGO.

HISTORIA SOBRE EL SEÑOR SEPULTADO DEL TEMPLO DE SAN NICOLAS, QUETZALTENANGO.
En Quezaltenango, existen dos imágenes que son un símbolo de Fe dentro de los fieles católicos,
siendo ellas, las de la Patrona de la ciudad la Santísima Virgen del Rosario y la del Señor Sepultado
de la Parroquia de San Nicolás, la devoción de ambas ha ido de generación en generación en los
hijos de la romántica xelajú.
La de la Virgen es una historia hermosa, llena de sublimidad, que arranca desde los tiempos
coloniales de la Sesquicentenaria Quezaltenango, obra de un anónimo escultor de la Madre Patria.
El Señor Sepultado guarda en su una apasionante historia la cual transcribimos para ustedes,
elbndo el producto de investigaciones realzadas a efecto de ajustarnos a la realidad, dentro de la
cual debe de desenvolverse la Herman dad de la Parroquia de San Nicolás.
Sírvanse hermanos, enterarse de la verdadera y real historia de la imagen que veneramos y a la
cual nos debemos como hijos del Padre Celestial.
A) RAZONES POR LAS CUALES, LA VENERADA IMAGEN DEL SEÑOR SEPULTADO FUE MANDADA A
ESCULPIR
En tiempos ldos de la historia de Xelajú en lo que hoy es el Centenario INVO, existió el Convento
de los Jesuitas, quienes construyeron las hermosas catacumbas que aún hoy en día pueden ser
admiradas, e hicieron el mismo tomando en cuenta que se encontraba ahí una iglesia estilo
colonial obra de los Frailes Domínicos, quienes desde los años de la Fundación de Quezaltenango
se encontraban evangelizando en aquellos lugares en que se iban asentando los españoles, ya que
se encontraban formadas las Villas de San Cristóbal Totonicapán y de Salcajá y por ello al serlo
nuestra querida ciudad, vinieron y erigieron un hermoso templo, adyacente al grueso de las
edificaciones que habían construido los antiguos fundadores de La ciudad.
Con el transcurso inexorable del tiempo ellos marcharon de la ciudad y vinieron sacerdotes de
otras órdenes, así los Jesuitas, viendo el hermoso templo decidieron construir su Convento a la par
del mismo, lo cual estuvo en sus tanos hasta su expulsión por don Justo Rufino Barrios.
El templo permaneció en sus funciones religiosas y en 1875, fue elevado a la Categoría de
Parroquia y se empezaron a celebrar todas las festividades de la Iglesia Católica propias de una
Parroquia y dentro de las mismas las de la Semana Mayor.
Las celebraciones se concretaban únicamente a J.o gue
ee Ia ltturgia, pero manifestaciones externas el dfa Vfer
res Santo no habfa, ya que no se contaba con l”a imagen pro-
Dla, para recorrer proceslonalmente la cfudad; fue una idea
f,[e a través de loE añoE sfempre Ee daba, la de tener una
hagen del Señor SepuJ.tado, pero no se crlstalfzaba.
La Parrogufa contaba con varfas Cofradfas que tambtén
¡ecundaban La ldea, pero los buenog propósftos que para tal.
ttn ge encamfnaban se entorpecfan y aL año slgulente se enmntraban
con el mfsmo problema de no poseer lmagen.
Por eEta raz6n al flnaLlzar la Semana Mayor de 1891,
re pldió La contrfbuci6n de aguellas personas gue contaban
m uredios económlcoE bonanclbl”es, para mandar a esculpir
lr iuragen a La cludad capttal y respondieron dando fuertes
r¡rntidades para gue agueLla ldea largamente acariclada fuera
la realldad.

Las hermanas Luis y Bibiana Hurtado, fueron unas de
las más fuertes aportadoras y la segunda de las nombradas’
fue comisionada para que se trasladara a la ciudad de Guatemala
y se pusiera al habla con los escultores más renombrados
de aquella época y así esculpieron Ia imagen.
La señorita Bibiana Hurtado, Ia encargó a un escultor
cuyo nombre se ignora, ya que solamente ella lo sabia
y nunca Io quiso decir a nadie, con 1o cual eI nombre del
artista gue esculpió Ia bella imagen guedó en eI anonimato
al igual gue el de la Santlsima Virgen del Rosario.
b) ENTREGA DE LA IMAGEN DEL SEÑOR SEPULTADO
En 1892, marchó doña Bibiana a la capital de la repú
blica, permaneciendo en ella algún tiempor pocos meses después
dió el aviso de que Ia lmagen ya habfa,sido entregada’
al tener conocimiento de ello eI pueblo Quezalteco montó en
júbifo y cuentan las crónicas de aquellos tiempos’ gue varlos
cientos de ellos se ofrecieron voluntariamente para
t,raerla en hombros desde la ciudad capital a Quezaltenango
y en efect,o marcharon hacia Guatemala y por los tortuosos
cam{nos de aquellos tlempos Io trajeron en hombros, de aIll
nace esa devoct6n y ese amor a la Venerada imagen.
Al llegar a esta cludad, el recibimlento gue le hizo
eL pueblo a Ia imagen fue fndeEcrfpt,lbler Yá que Ee volcaron
a las calles y todos quería llevar1a en hombrosr cuántas
Iágrlmas no se derramarfan de Ia emoclón, ya gue se lograba
crfstaLlzar tangiblemente Io gue habfa stdo una tdea de muchog
años.
I¡a lmagen fue llevada a la casa de Las Hermanas Hurta
do y pocos dfas después fue llevada al llemplo de San Ni
eoIáE, donde en Ceremonla $olemne fue bendeclda por el Sacerdote
lgnacfo Mo}lna Mtlla, ante la presencia de numerosos fieles gue abarrotaron la iglesia.
C) PROCESTONES DE LA VENERADA IMAGEN
En la Semana Santa de 1893, salió por primera vez la
imagen del Señor Sepultado, en su recorrido procesional por
las calles y avenidas de Xelajú, siendo acompañada y llevada
en hombrosr por numerosos cargadores pertenecientes a Las
Cofradías de la Parroquía.
En el año de 1894t yá la procesión era acompañada por
ffran cantidad de personas y la misma salió por vez primera
con ángeles y unos niños gue llevaban en las manos los símbolos
de ta Pasión de Cristo, los cargadores iban al igual
que el primer año de particular en su vestido, ideándose
que para eI próximo llevarían revestimiento, cosa gue sucedió
en 1895r €tr donde se estrenaron los Ornamentos y Vestido
para el Señor donados por doña Anita vda. de Huertas y
traídos de Francia.
El entusiasmo fue creciendo y de ello las hermanas
Eurtado, cooperaron en la confección de las Túnicas de los
cargadores, así como en eI adorno de las andas, eI cual se
hacía en su casa de trabitacíón.
Todo había sido calma dentro de los componentes de la
Procesión, pero en 1 896 ros miembros de 1as cofradías rndígenas
que acompañaban la procesión empezaron a mostrar ciel
tos descontentos para con ros ladinos gue estaban formados
en un Comité de Fieles Devotos det Señor Sepultado; ya gue
ellos guerlan que Ia imagen fuera de las Cofradías fndígenas
exclusivamente, cuando en rearidad los ladinos habían
sido los que habían colaborado fuertemente en Ia adquisi
ción de la J”magen.
Estos roces se acrecentaron al saberse que los miembros
de las Cofradfas, se emborrachaban en presencia de lainagen, cosa que no era del parecer ni de
los sacerdotes ni
de los ladinos, quienes a1 reclamar esta anomalía en Ia co4
ducta de los cofrades, obtuvieron de estos más rencores gue
se acrecentarían más adelante.
Volviendo a 1o gue fueron las primeras Procesiones,
tenemos que en ellas eI Cristo Yacente, llevaba un Resplandor
donado por la Familia Arreaga y que data de X585, eI
rismo se encuentra en la Hermandad y su valor es incalculable
dado el tiempo de su forjación.
E1 Señor Sepultado salía del Templo de San NicóIas,
adyacente al INVO, en Io que hoy es el Parque dedicado a Ia
üadre, del mismo saI1ó hasta el año de 1902r €n gue como
consecuencia del fuerte slsmo que azot6 a nuestra ciudad,
el templo se destruyerá, con Lo eual ya la proeeEión no salió
en el año de 1 903 del menclonado lugar slno gue del tem
plo de madera que se encontraba atrás del. Estadfo Marlo CaE
poseco de hoy, en aguel entoneee eran t,errenog de clembra.
(Ver parte hlstórica de la Igleela de San NtcóIaEl.
De estos añss en adelante la proceslón ealfa a pesar
de 1os problemae que surgfan añs con año, dentro de los dos
grupos ya mencfonados anterlorment,e, con mayor aeompañamien
to de eada uno de elloEr aún y cuando era mayor de log eo -
fradesr gü€ sequlan con la tnt,enctón de arrebatar la lmagen
a los ladinos, esta postura causó comentarfos desfavorabLes
para Los cofradeE, qlulenes en realldad tenfan dss o tres li
dereg gue azuzaban a los demás y eran los verdaderos causan
tee de los problernas

Eet,as dlcputae slgu{eron hasta 1922r €fl dondc
eulmlnaroR eon la fundaetón de la Hermandad, (Ver orlgenee
de la Hcrmandad dcl Señor Sepultado) “
De esa fecha en adelante la venerada rmagen del señor
sepultado guedó cn manog de loE ladfnoe, estando r.a mlema expuesta en la lglesia de San
l¡icolás, donde año con año es
:rleryada de la puerta de la mencionada Ilgesia y llevada en
Lrhrrss p9¡ los socios de Ia Hermandad, en su recorrido pro
esional por las calles de Xelajú, derramando sus bendiciores
tanto sobre los vecinos como sobre aquellos gue visitan
ILa ciudad en Ia Semana Mayor.
Es impresionante ver Ia devoción que el pueblo Ie guar
da a Ia imagen, ya gue desde el Quinto Viernes de cuaresma,
gue se celebra en eI templo de San Nj-colás, Ios fieles 11egan
en grandes cantidades y los viernes santos de cada año
al paso de Ia procesión se oyen las rogativas que Ie hacen
los devotos.
DI DONACION DE LA TMAGEN
., Doña Bibiana Hurtado tenía en propiedad Ia imagen y
en vida la donó a la lglesia de San Nicolás, con la condición
de gue aI fundarse una Hermandad de ladinos, Ia misma pasarla
a ellos en propiedad siempre gue estuviera en el men -
cionado templo la imagen y no salfera de é1. A su falleclrf.
ento ocurrido el 1 3 de enero de 1897, sus hermanas doña
Luisa y doña Filomena siguieron la devoción de la familia
y dieron cumplimlento a su deseo previsor de gue de proseguir
las dificultades entre los dos grupos se mandaría a
esculpir otra imagen, la gue se donarla a los cofradesr €D
l92Z se cumpli6 con ello y 1o donaron antes dé Ia Semana
llayor, pero los cofrades realizaron una maniobra desleal,
que motlvó Ia fundación de la Hermandad y gue ta ímagen paaara
en propledad a Ia misma (ver orfgenes de la tlerman -
dad). EI recordado músico quezalteco don ,Iesús Hurtado
noldán sobrino de doña Bibiana, ante los offcios del ilustre
Abogado guezalteco don Filadelfo J. Fuentes ratificó
Ia donación de su tía, ante la presencia de1 Párroco y de
don Francisco Píedrasanta, Presidente en ese tiempo de la
Eermandad del Señor Sepultado, documento gue transcríbimos a ustedesr por ser valioslsimo su
contenido-
COPIA INTEGRA Y LITERAL DEL
ACTA NOTARIAL Y SU PROTOCOLTZACTON:
‘¡tUIrtERO 1 TOI4O 37″
PRIMER TESTIMONIO DE LA ESCRITURA PUBLICA
DE PROTOCOLTZACION DE ACTA NOTARTAL, ENTRE
LA ”ASOCIACION DE LADINOS DEL SEÑOR SEPULTADO’|,
DOÑA MARrA SALOME ARREAGA’ EL CURA
PARROCO DE SAN NICOLAS, DE ESTA .CIUDADOficina
de
Filadelfo J. Fuentes
Abogado y Notario
Quezaltenango, 26 de enero de 1926
NUMERO 1 TOMO 37. “En la ciudad de Quezaltenango a veinti
seis de enero de mil novecientos veintS.seis, Ante Mí el
Ínfrascrito Notario público y los Testigos señores don Juan
Santos y don J. Guadalupe Díaz, aptos por derecho y de cuyo
conocimiento doy Fe, comparecieron en Representación de
la “Asociación de Ladinos del Señor Sepultado de San Nico
lást’rde esta ciudad, los Señores don Francisco S. Piedrasanta
y don Celestino Ocaña, Ios cuales son casados, de
cincuentiseis y cuarentinueve áños de edad respectivamentet
sastres, vecinos de esta ciudad, hablan y escriben eI caste
llano, aseguran gozar de sus derechos civilesi Doy Fe de
conocerles y de gue: de su libre y espontánea voluntad dije
ron: Que haciendo uso del derecho consignado en el Acta f,otarial que en esta ciudad autorizó el
Infrascrito Notario,
con fecha veintitres del mes en curso; desean se Protocolice
en toda forma legal aquel documento a efecto de garantizar
mejor los derechos adquiridos por Ia Sociedad gue representan
y los de la Parroquía de San NicóIas de esta ciudad
y poder conservar en su poder los testimonios que sean nece
sarios. En consecuencia, ante los testigos ya citádos y los
interesados tanbién referidos procedo a Protocolizar eI Acta
nencionada la cual gueda agregada a este Registro llevando
los Folios tres la primera y seis la úItima. En fe de 1o
cual se firma la presente, previa lectura gue verificó el
Notario que suscribe. Ante los testigos citados y comparecientes,
quienes aceptaron y ratificaron en todas sus partes
1o escrito. De todo Io cual doy fe. Firmas de Francis
co S. Piedrasanta, Celestino Ocaña, .Juan Santos, J. Guadalu
pe Dlaz. Ante Mi: Filadelfo J. Fuentes.
INSERCION “En la ciudad de Quezaltenango en la Ofici
na de Ia Casa Parrogufal de San Nicólas, a vei.ntitres de
Enero de mfl novecLent,os velntiseis, se constituyó eI lnfrascrlto
Notario Púb1ico aeocfado de Loe testigos, Señores
don Fellpe de León S. y don Serapio J. Cárdenas, aptos por
derecho y de cuyo conocimiento Doy Fei en vlrtud de regueri
mlento de partes interesadas. A este Acto estaban presentes
la Señora Marfa Salomé Arreagar €l Señor Párroco Benve
nuto TruJllJ.o M., eI Señor don ,IeEús lturtado Roldán, log
Señores don FranclEco S, Fledrasant,a y don Celestlno Ocaña
en representaclón de La trAsoclec{ón de L,adlnog del Señor
Sepultadorr, todog log comparecfentes son mayoreg de edadt
de egte veclndarfo¡ todos casados con excepctón ds ll se-$g
ra Arreaga y del 8eñor Preabftero¡ aEeguran gozar úe’:,su#
dereehos clvlles, hablan y €scrlb€n el casteS’Iano, doy fe de conocerlos y de que la señora María
Salomé Arreaga de su
libre y espontánea voluntad dijo: gue aungue en su poder
existe un documento que le otorgó doña Filomena Hurtado en
noviembre del año próximo pasado en que se hizo constar gue
a 1a compareciente se Ie había donado una i-magen de Jesús
Sepultado y seis ángeles por eI precio estimativo de dos mil
quinientos pesos moneda nacional; desea hacer constar en la
presente Acta Notarial que: Tal-. suma no la entregó y gue
por consiguiente no se considera con ningún derecho sobre la
referida i-magen del Señor Sepultado y de los seis ánge1es.
Presente también el Señor ,¡esús Hurtado Roldán dijo: gue co
mo individuo de Ia Familia de doña Bibiana Hurtado 1e consta:
Que Ia imagen del Señor Sepultado y los seis ángeles de
gue se trata, fueron de Ia propledad de su legítima Tía
doña Blbiana Hurtado, guien donó tales lmágenes a la rglesia
Parroguial de San Nicolás de esta ciudad desde hace más
de treintiseÍs años, desde cuya fecha tales imágenes han es
tado en dicha parrogufa sin que’persona alguna haya intenta
do ni reclamado derecho alguno sobre dichas 1mágenes; que
su citada señora Tía falleció en esta ciudad eI trece de
enero de mil ochocientos noventa y siete. Bien impuestos
eI señor Párroco referido, Ios señores Piedrasanta y Ocaña de
las declaraciones hechas en este acto por la Señora Arreaga
y el Señor Hurtado, las acept,an para 1o que haya lugar en
derecho; advirtiendo el señor Párroco gue en Ia Iglesia gue
está a su cargo, earroquía de San Nicolás existe Ia imagen
del Señor Sepultado; y Ia señora María Salomé Arreaga manifiesta
gue los seis ángeles de gue se trata los tiene simplemente
recomendados en su poder. teído todo lo escrito
por mÍ a los comparecientes en presencia de los testigos
cltados, 1o aceptaron y ratificaron en todas sus partes; ex
presando gue en la present.e Acta Notarialr eu€ podrá ser protocolizada a petición de cualguiera
de las partes, no ha
intervenido error, dolo, ni fuerza algunai así 1o dijeront
otorgaron y firmaron, haciéndolo por la señora María Salomé
Arreaga el señor J. Arístides Rodrígrrez, no habiéndolo he.cho
por sí dicha señora por no haber traído consigo sus anteojos,
según Io manifestó. Firmas de: J. Arlstides Rodrígtrezt “i’penvenuto
TruJillo M. Párroco, ,¡esús Hurtado Roldán, Celestiho
¡.1[
Ocaña, Francisco S. Piedrasanta, Felipe de León S., Serafio
J. Cárdenas. Ante lr{i Filadelfo J. F’uentes”. ::
RAZON: Protocolizado el presente documento en esta fecha.. en
tre los folios tres y seis de este tomo (37). Quezaltenango
26 de enero de 1926. Filadelfo J. Fuentes.
‘Pasó ante mí y en prueba de verdad sello y firmo en cuatro
hojas útites, este prlmer testimonlo debidamente confrontado
con su original para entregarlo a los socios don Francisco S.
Piedrasanta y don Celestino Ocañar €D eI mismo lugar y fecha
de su otorganiento.
,,
Sello y firma
Ftladelfo J. Fuentes
Abogado y Notarlo
Como se puede ver doña Bibiana Hurtado fue en vida cuan
do donó Ia venerada imagen a la Iglesia y en las condiciones
gue se habían señalado, las cuales aparecen en la documenta
clón respecti.va.
El Señor Sepultado de San Nicolás ha sido fuente de
lnspiración para los poetas místlcos y los autores de música
Bacra y son innumerables las marchas gue le han sido dedicadas,
asl como poemas y pensamientos, algunos de los cuales
exponemos en la presente publicación.
En 1947 cuando se celebraron las Bodas de Plata siendo
Presidente don Rrfstides Vll1″agrán Slguenzar s€ mandó a construir
el hermoEo Retablo de madera donde permanece en el interior
de ta lgleela, obra realizada por don Juan José Ovando
y gue tienen loe camerlnos de las imágenes del Señor Sepu1
tado de la Virgen de Dolores y de San Juan y Magdalena.

Esta es Ia hermosa historia de ta bellísima escultu
ra de1 Señor Sepultado de San Nicólas, Ímagen propia de
un artista de la Edad Media, con una admirable perfección
en cada una de las iírr”a” de su Divino Rostro, lástima
q-ue doña Bibiana no quisiera revelar el secreto de su Crea
dor, o talvez fue é1r gü€ le pidió gue nunca Io dijera co
oo muchas veces pasa con aquellos que prefieren permanecer
en el anonimato y no gozar de una fama merecida por su arte.
Procesl6n del
Sepultado de
año 1923, primera
San Nicolásde
la Hermandad

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful