Está en la página 1de 8

Contaminación lumínica y sus efectos

sobre la actividad astronómica,
Región de Coquimbo
30 de junio
2014
Pablo Gatica Guerrero
Diplomado en gestión ambiental – DIGEAM 37
Modulo I – Contaminación ambiental


2

INTRODUCCIÓN

La Región de Coquimbo se ha convertido en una zona turística casi obligada por contar
con casi 12 km de costa, un clima agradable, variedad gastronomía, un místico valle del
Elqui y cielos nocturnos limpios. Esto último es lo que transforma a la región en uno de los
sitios seleccionados a nivel internacional, junto con la II región (Antofagasta) y III región
(Atacama), para la instalación de centros de observación astronómica. Actualmente
contamos con instalaciones científicas internacionales como Cerro Tololo, La Silla, Las
Campanas, Gemini Sur y SOAR. Mientras que la creación de observatorios comunales
como Mamalluca en Vicuña han servido de incentivo para atraer a la comunidad hacia
esta hermosa actividad.

Lamentablemente hace un tiempo que los astrónomos han incluido en sus anotaciones la
disminución en la calidad de los cielos observables, a pesar de la distancia existente entre
los grandes centros urbanos (La Serena, Coquimbo y vicuña) con los observatorios, y es
que el crecimiento urbano inherente a toda cuidad ha significado un aumento considerable
en la cantidad de iluminaria instalada. Sumado a la entrada masiva de nuevas tecnologías
como pantallas LED (utilizadas ampliamente en publicidad vial) y la utilización de
infraestructura inadecuada, da como resultado un aumento no solo de la cantidad de luz
que es dispersada hacia el cielo, sino que también genera un gasto energético
considerable que se ve reflejado negativamente en el medio ambiente. Haciendo que la
contaminación lumínica no se transforme en un problema localizado, sino también un
problema a nivel de país.

Desde 1998 que existe una norma que controla la cantidad de luz emitida por diversas
fuentes, pero los años y el desarrollo han creado la necesidad de actualizar y mejorar los
estatutos para mantener esta actividad si que llegue a perjudicar el trabajo llevado a cabo
por los observatorios.

DESARROLLO

1. Descripción de la actividad.

La contaminación lumínica es producida principalmente por la red iluminaria pública, que
no cuenta con pantallas que eviten la dispersión lumínica hacia el cielo por encima del
horizonte, iluminación decorativa de edificios o locales comerciales y los anuncios
publicitarios.

Como impacto general, la actividad se asimila a la contaminación causada por los
vehículos motorizados. El impacto de un único vehículo puede ser aparentemente
pequeño, pero la suma de la emisión de todos los vehículos en circulación produce un
impacto relevante.

La consecuencia más conocida es la descrita por los astrónomos hace un par de años,
donde el aumento de la luminosidad (el resplandor nocturno de la atmósfera) del cielo es
provocado por la luz que se escapa hacia el cielo y es dispersada hacia el haz del
telescopio por moléculas de polvo en la atmosfera (Figura 1)

3

La contaminación lumínica hace que sus
efectos se manifiesten hasta distancias de
cientos de kilómetros de la fuente, lo que la
asimila a las emisiones contaminantes de
tipo químico.

La causa principal, sin lugar a dudas, es el
uso en la red eléctrica pública de luminarias
que no tienen pantallas correctamente
diseñadas con la finalidad de enviar la luz a
donde se necesita e impedir la dispersión
de la luz hacia el cielo por encima del
horizonte. Algunas causas habituales son:

 Utilización indiscriminada de luminarias tipo globo, sin ninguna clase de pantalla
 Falta de control sobre iluminación decorativa en edificios
 Anuncios publicitarios mal iluminados
 Utilización de lámparas de vapor de Mercurio (LVM), ya que la banda de emisión
de este tipo de luz es muy ancha y algunas de sus líneas de emisión coinciden,
prácticamente, con las de nebulosas, además de emitir fuera del espectro visible
(UV)

2. Fuente que genera la contaminación.

La creación de espacios urbanos cada vez más iluminados responde a una necesidad,
tanto colectiva como individual. Ya que la luz no solo entrega un plus visual cuando de
iluminar espacios o edificios públicos, privados y publicitarios se refiere, sino que también
nos entrega una sensación de seguridad al iluminar nuestros hogares o espacios
privados. Lamentablemente esta necesidad sobrepasa nuestra capacidad para entender y
mitigar las consecuencias que trae sobre el medio ambiente y sobre la actividad humana
propiamente tal.

El uso de luminarias públicas (farolas, proyectores o focos, etc.) que, debido a un mal
diseño luminotécnico o a una colocación inapropiada, dejan escapar buena parte del flujo
luminoso fuera del área que se necesita iluminar, dando la sensación de poca
luminosidad. Esto induce a que se invierta más en iluminarias, provocando una excesiva
iluminación y produciendo importantes e innecesarias pérdidas de luz por reflexión en el
suelo (Figura 2)

Un área excesivamente
iluminada, provoca que las
zonas vecinas tiendan a igualar
el nivel de iluminación, ya que
cuando pasamos de una zona
con un exceso de luz a otra
razonablemente bien iluminada
tenemos la falsa impresión de
que el alumbrado de esta última
es pobre o insuficiente.

Figura 1
Figura 2
4

A continuación puntualizamos algunos tipos de alumbrados, públicos y privados que son
fuente principal de contaminación:

 Alumbrado urbano: contempla el alumbrado de calles y vías de uso para
vehículos, peatonales, plazas, parques, urbanizaciones de viviendas localizadas
en el núcleo urbano, etc. (Figura 3).

 Alumbrado de zonas residenciales: Núcleos de población no urbanos.
Principalmente presentaran incidencia el alumbrado peatonal y el correspondiente
a la iluminación de accesos a las viviendas.

 Alumbrado de vías: carreteras y caminos principalmente de uso vial. El correcto
alumbrado de estas es de vital importancia para la seguridad.

 Alumbrado especial: fachadas de edificios municipales, iluminación ornamental,
monumentos, etc.

 Alumbrado privado: alumbrado interior de las viviendas, así como el de terrazas y
jardines particulares. El alumbrado interior es el que menos incidencia tiene en la
parte visible de la contaminación lumínica.

3. Principales contaminantes y sus características.

Las luminarias eficientes tienden a tener un flujo hemisférico superior (FHS), que es el
flujo luminoso emitido por una iluminaria por sobre el plano horizontal, bajo el 5% del total
y se encuentra principalmente distribuido en los ángulos pequeños en torno al horizontal.
Por razones geométricas fáciles de entender la emisión en pequeños ángulos sobre la
horizontal desde una instalación de alumbrado se propaga más lejos y produce un efecto
de adición con otras fuentes lumínicas lejanas, lo que aumenta los niveles de luminosidad
artificial del cielo. Por el contrario, la luz emitida a grandes ángulos o directamente hacia
arriba ilumina la atmósfera sobre la fuente, escapa en su mayor parte al espacio y no se
propaga demasiado ni produce adición (Figura 4).


Figura 3
5

Es por tanto un hecho que la emisión luminosa procedente de las luminarias constituye la
parte fundamental del flujo contaminante a distancias crecientes de la fuente. Debido a
que la contaminación lumínica, en ausencia de obstáculos, se propaga libremente por la
atmósfera hasta más de 200 km de distancia.

Según el espectro de luz que emita la iluminaria seremos capaces de determinar su
calidad contaminante, por ello deben usarse lámparas que tengan la máxima intensidad
en las longitudes de onda a las que el ojo tiene la mayor sensibilidad de visión fotópica
(percepción visual que se produce con niveles de iluminación diurna), evitando lámparas
de amplio espectro (luz blanca). De este modo, además de favorecer el máximo
aprovechamiento de la luz para la función visual, se evita en parte invadir la región del
espectro correspondiente a la visión escotópica (percepción visual con niveles bajos de
iluminación), que es la predominante cuando se observa el cielo oscuro natural lejos de la
zona donde están las luminarias.

Dependiendo del espectro, entendiendo que a mayor espectro mayor impacto, podemos
clasificar las lámparas según su nivel de contaminación:

Menos contaminantes:
 Vapor de sodio a alta presión
 Vapor de sodio a baja presión
Poco contaminantes:
 Lámparas incandescentes
 Lámparas incandescentes halógenos
 Lámparas fluorescentes en tubos y compactas
Muy contaminantes:
 Lámparas de vapor de mercurio a alta presión
 Lámparas de halogenuros metálicos

4. Medio natural afectado y sus repercusiones.

De acuerdo a la actividad que hemos descrito, la contaminación lumínica podemos
clasificarla de dos modos; la primera se refiere al medio afectado, la atmósfera, ya que
para mantener iluminada la ciudad se requiere energía, lo que significa que la planta
eléctrica tiene que quemar más combustibles fósiles para suministrar la electricidad. A su
vez contribuye a la contaminación atmosférica provocando efectos como la lluvia ácida, la
cual se vierte sobre ríos, mares, lagos y tierra provocando la contaminación del agua y del
suelo. La segunda forma tiene relación con el método contaminante ambiental, siendo la
iluminación artificial excesiva propiamente tal.
Figura 4
6


Esta actividad tiene una serie de repercusiones variadas sobre la actividad humana,
energética y científica. A continuación apuntamos alguna de ellas:

 Luz intrusa: este caso de polución luminosa tiene lugar cuando la instalación de
iluminación (farola o foco de iluminación decorativa) emite luz en direcciones que
exceden el área que se pretende iluminar. En general, se debe al uso de farolas
excesivamente altas, que no sólo iluminan el área de calzada necesaria sino que
emiten luz que incide en los edificios y regiones cercanas. Es muy común en
zonas urbanas, donde la intrusión luminosa no se detiene en las fachadas de los
edificios, sino que se cuela en las viviendas y modifica el entorno doméstico y las
actividades humanas.

 Deslumbramiento: fenómeno que sufren los peatones, conductores o animales y
que consiste en encontrar dificultad o imposibilidad repentina de la visión debido a
una iluminación excesiva y súbita de un área en relación con el entorno.

 Difusión hacia el cielo: Se debe a la interacción entre las moléculas del aire, de
los agentes contaminantes y el polvo en suspensión con la luz, produciéndose lo
que se conoce como difusión. Su resultado es que un haz luminoso que
inicialmente tenía una dirección concreta, acaba siendo dispersado por estos
agentes en múltiples direcciones, especialmente hacia el cielo. Cuanto menos
orientado y concentrado esté el haz de una farola hacia el suelo (es decir, cuanta
más luz desperdicie en horizontal o en vertical), más luz será difundida hacia el
cielo. Este fenómeno es realmente y provoca molestia, tanto a profesionales como
aficionados, quienes disfrutan de la astronomía. En Santiago, por ejemplo, es
necesario alejarse al menos 50 km para observar la vía láctea.

 Sobreconsumo: La luz no aprovechada puede llegar a superar el 50% (farolas
tipo globo). Esto obliga a usar lámparas de mayor potencia y en consecuencia
provoca un consumo energético excesivo. Esta energía debe ser suministrada por
las centrales eléctricas.

5. Medidas para solucionar la problemática.

Desde abril del presente año comenzó a regir la nueva norma de emisión para la
regulación de la contaminación lumínica en las regiones de Antofagasta, Atacama y
Coquimbo. La normativa actualiza la ya existente, correspondiente al decreto supremo
Nº686 del hasta entonces Ministerio de Economía Fomento y Reconstrucción del año
1998, y la nivela a los aplicados por países como Italia y España. Países que tiene una
vasta experiencia en el desarrollo de la investigación astronómica.

La nueva normativa aumenta las restricciones a los flujos radiantes y al espectro emitido
generado por lámparas y letreros luminosos de alumbrados exteriores, incorpora límites
de iluminación para restringir la emisión causada de la reflexión del suelo o superficies y
elimina restricciones horarias para el control en las emisiones hacia el cielo nocturno. Por
otro lado ingresa tecnologías no contemplada anteriormente como televisores con
tecnología LED y plasma, establece restricción, diferenciada de otros tipos de alumbrado
de exteriores, a la emisión de alumbrado deportivo y recreacional.
7


La certificación, previa a la instalación se deberá realizar en laboratorios autorizados por
la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y la fiscalización será
responsabilidad de la Superintendencia del Medio Ambiente.


A continuación apuntamos las principales recomendaciones para disminuir la
contaminación lumínica, tanto en alumbrado público como privado:

 Disminuir la cantidad de luces encendidas en nuestro hogar.
 Reducir a la mitad la potencia de las bombillas de luz o cambiar las bombillas de la
casa, por las de bajo consumo
 Orientar las lámparas hacia el lugar que se quiere iluminar y utilizar la potencia
necesaria (Figura 5).
 Apagar el alumbrado de edificios y sitios públicos en
horarios innecesarios
 Utilizar luces de sodio de baja presión ya que contaminan la menor cantidad del
espectro electromagnético.
 Instalar molduras en luces públicas que dirijan la luz al suelo y que no permitan
escapar la luz en otras
direcciones (Figura 6).
 No iluminar edificios
públicos con lámparas que
apunten hacia el cielo.

CONCLUSIONES

 La contaminación lumínica es una actividad dinámica que afecta al mismo tiempo
la actividad humana, la fauna y el medio ambiente.
 El alumbrado público es el mayor responsable de la contaminación lumínica, que
se ve empeorado por una luminotecnia inadecuada.
 La actividad astronómica se ve directamente afectada, lo que pone en riesgo la
calidad de los cielos con que ha sido reconocida nuestra región.
 Toda modificación, debe incluir también la concientización de la ciudadanía, para
mejorar la iluminación privada. Esto se verá reflejado en un mejor
aprovechamiento energético, siendo beneficioso para todas las partes
involucradas.
 Es responsabilidad de los entes gubernamentales, en conjunto con los mismos
centros astronómicos, el trabajar en conjunto para mejorar la forma en cómo son
iluminados los centros urbanos sin que perjudique la actividad científica.

Figura 5
Figura 6
8

CITAS

 9° Congreso Nacional del medio ambiente, CONAMA (2008); Trabajo final sobre la
Contaminación lumínica.Pdf. pp. 6-10.
http://www.conama9.conama.org/conama9/
 Ministerio de minería y energía (2014); Reglamento técnico de iluminación y
alumbrado público (capitulo 5).Pdf. pp. 215-216, 217-219, 221.
http://www.minminas.gov.co/minminas/downloads/archivosSoporteForos/4206.pdf
 CONAMA (1999); Manual de aplicación sobre la norma de emisión para la
regulación de la contaminación lumínica.Pdf. pp. 3-7, 13-20
http://www.das.uchile.cl/~rmendez/Documents/Manual_Online.pdf
 CONAMA (2003); Normas ambienta ambientales dictadas bajo la ley de bases del
medio ambiente N°19.300.Pdf. pp. 181-189
http://www.sinia.cl/1292/articles-29332_texto_comp_normas.pdf
 Biblioteca del congreso nacional de Chile (2013); Norma de emisión para la
regulación de la contaminación lumínica, elaborada a partir de la revisión del
decreto N°686 de 1998, del ministerio de economía, fomento y reconstrucción.Pdf.
pp. 1-3, 6-8.
http://www.leychile.cl/Consulta/listaMasSolicitadasxmat?agr=1020&sub=518&tipCa
t=1
 Jorge Ianiszewski R. (2014); Conferencia internacional en contaminación lumínica
en La Serena, Chile. http://www.circuloastronomico.cl/secciones/luminica.html.
 Inspiraction (2009). Contaminación lumínica.
https://www.inspiraction.org/cambio-climatico/contaminacion/tipos-de-
contaminacion/contaminacion-luminica
 Universidad nacional autónoma de México (2012); Instituto de astronomía;
contaminación lumínica.
http://www.astroscu.unam.mx/IA/index.php?option=com_content&view=article&id=
673&Itemid=273&lang=es
 Sociedad astronómica de Granadina (2002); Ejemplos de contaminación lumínica.
http://www.astrogranada.org/cieloscuro/htm/ejemplos_cl.htm
 Portal de contaminación lumínica ASSAF (2011); Tipos de contaminación lumínica.
http://www.asaaf.org/contaminacionluminica/tipos/
 Sitio web de tvn.cl (2013); Gobierno impulsa nueva norma para regular la
contaminación lumínica.
http://www.24horas.cl/tendencias/ciencia/gobierno-impulsa-nueva-norma-para-
regular-la-contaminacion-luminica--633807
 Sistema nacional de información ambiental, SINIA; Contaminación lumínica.
http://www.sinia.cl/1292/w3-propertyvalue-15484.html
 Sitio web de Twenergy; ENDESA. Tipos de contaminación.
http://twenergy.com/contaminacion/tipos-de-contaminacion-525
 Sitio web de Turismo astronómico; Contaminación ambiental.
http://www.turismoastronomico.cl/contaminacion-luminica.html