Está en la página 1de 4

FUTURO Éste es tu próximo auto

En el famoso Media Lab


del Instituto Tecnológico
de Massachusetts
diseñan el auto que
revolucionará el
transporte de las
ciudades. Es apilable,
tiene ruedas que giran
360 grados y se puede
personalizar a gusto.
Estará a la salida de
estaciones de trenes,
shoppings y otros centros
neurálgicos, a disposición
del primero que se suba.
Por Alejandra Folgarait | Fotos: AFP y gentileza
Media Lab.

No tendría que haber visto esa película anoche”, se


amarga el taxista después de pasar 20 minutos en
un piquete, bajo el sol del verano porteño. Es que
en Minority Report, la película de Steven Spielberg –
un clásico de la tele-, los autos viajan a gran
velocidad usando las paredes de los edificios como
autopistas. El film transcurre en la ciudad de
Washington de mediados del siglo XXI. Demasiado,
para la sofocante Buenos Aires de hoy.
¿Cómo será el auto del futuro? ¿Volará? ¿Hará falta
conducirlo? Pasen y vean: quizás sea mucho más
terrenal que en el cine, pero no por eso menos
sorprendente.
En el prestigioso Media Lab del Massachussets
Institute of Technology (MIT), la cocina por la que
pasan la mayoría de los desarrollos tecnológicos de
avanzada, estudian el tema desde hace varios años
y tienen una meta clara: reinventar el automóvil.
Los encargados de hacerla real son los
investigadores del grupo Smart Cities (Ciudades
Inteligentes), un team interdisciplinario en el que no
faltan arquitectos, urbanistas y diseñadores, pero
que también está compuesto por médicos, expertos
en neurobiología y científicos espaciales.
Entre ellos se destaca el arquitecto argentino
Franco Vairani, un neuquino de 32 años, experto en
gráficos, que es el encargado de diseñar las
imágenes de los prototipos. Todos trabajan bajo la
batuta de William Mitchell, ex decano de
Arquitectura del propio MIT y uno de los referentes
mundiales a la hora de planificar ciudades e
imaginar cómo sus elementos interactuan con la
gente.
El esperado City Car, una mezcla de carrito de golf y
auto de juguete, es cosa seria, y está bastante más
cerca de fabricarse que muchos de los concept cars
que todos los años presentan las automotrices en
las grandes exposiciones.
El vehículo está pensado para sobrevivir en las
grandes urbes y sus características más llamativas
son su condición de apilable y sus cuatro ruedas,
capaces de girar 360 grados y que, además, reparte
en su interior las diferentes piezas del motor.
“Este auto comunitario para dos pasajeros se
colocará en grandes centros de concentración de
personas –terminales de trenes, bocas de subtes,
shoppings y aeropuertos- y tendrá la lógica de los
carritos de supermercado”, revela a NEO Ryan
Chin, investigador a cargo del proyecto. “El usuario
que deseé alquilar uno, tomará el primero o el último
de la fila y se irá con él”, agrega. Así de fácil.
El grupo Smart Cities lo diseña con el esponsoreo
de General Motors y el plan es que este año esté
listo el primer prototipo. No hay más datos sobre
lanzamiento o precio: el gigante automotriz apuesta
con todo a este modelo y no deja que se filtre
ningún detalle.
“La filosofía del proyecto es repensar el automóvil.
Analizamos todos los aspectos del vehículo, su
arquitectura, desarrollo, fabricación, sistemas de
comunicación, calidad de los materiales y su
relación contextual con la ciudad”, le explica Chin.
“Modelos de este tipo son parte de la ciudad del
futuro. Proporcionan inteligencia, dinámica y
movilidad en áreas urbanas congestionadas. Pero
no reemplazarán a los autos comunes ni al tránsito
masivo. Es sólo otro tipo de vehículo, que utiliza la
infraestructura existente. Es agregar otra capa al
rompecabezas de la planificación urbana. No puedo
decir cuándo comenzarán a venderse, no depende
de nosotros. Tampoco cuánto costarán, pero no son
autos exclusivos, están hechos para gente común”,
asegura.
A simple vista, el City Car parece chiquito e
indefenso… de plástico. Pero nada que ver. Es un
auto súper tecnológico. Su principal secreto son las
“ruedas robots”. Ellas son unidades independientes
en las que está distribuido el motor eléctrico, algo
que permite eliminar piezas mecánicas y el sistema
de transmisión convencional. Además, giran 360
grados, lo que posibilita movimientos
omnidireccionales. No tiene parte delantera y
trasera: la carrocería y las ruedas giran a gusto del
conductor y le dicen adiós a las complicaciones a la
hora de estacionar y a otros movimientos complejos.

Manejar un City Car es casi como desplazarse en


una silla de ejecutivo, esas que tienen varias ruedas
y giran sobre su eje. El giro de 360 grados no es
una novedad: Nissan acaba de presentar PIVO, un
pequeño concept urbano con cabina rotativa.