Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.

Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.


Pregón-presentación de los
Actos de Celebración por la Proclamación
como Alcalde Honorario a
San Roque Bendito,
Patrón de esta villa
a los 75 años
de su llegada a Manzanilla,
Huelva.




Por
Manuel Jesús Almonte Hijón




Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.

SALVE A SAN ROQUE

Dios te salve Roque Santo
De ilustre sangre nacido,
En cuyo pecho una cruz
Estampó el pintor divino,
Caminando por el mundo
Como pobre peregrino.

Dios te salve confesor
De las milicias de Cristo,
Que a tus devotos defiendes
Del contagio de los vicios,
Y al enfermo con Amor
Te pones al servicio.

Dios te salve en tu pobreza;
Tocado de enfermedad
La divina providencia,
Y un perro te asistirá;
En tu dolorosa prueba
El Señor te sanará.

Dios te salve peregrino,
Que fuiste encarcelado
Y como malhechor tratado
Privado de enfermedad,
Por Cristo has perdonado
Con tu ardiente Caridad.

Dios te salve fiel apóstol,
Evangelio del Amor;
Intercede por nosotros
En presencia del Señor,
San Roque, tu de la peste,
Abogado y protector.





Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.



Buenas noches. Con la venia de San Roque, Patrón de este, nuestro
pueblo.
Señor Cura Párroco y Director Espiritual de nuestra Hermandad,
Señor Alcalde y toda la corporación del Excelentísimo Ayuntamiento
de Manzanilla.
Señor Juez de Paz.
Señor Hermano Mayor y Junta de Gobierno de la Hermandad de
Nuestra Señora de la Victoria y San Roque, Patrón de Manzanilla.
Señores hermanos mayores, o familiares de estos, de anteriores
Juntas de Gobierno de esta Hermandad que nos honráis con vuestra
presencia.
Señores hermanos mayores y representantes de las Hermandades y
Asociaciones parroquiales de nuestro pueblo.
Señoras y señores devotos todos de San Roque aquí presentes.
Mis queridos amigos.

Hoy, esta noche, es un día memorable para esta Hermandad y para
Manzanilla.
Hoy se le colocará, y así será recordado y conocido, el Bastón de
Alcalde Honorario por nuestro Excelentísimo Alcalde don Cristóbal
Carrillo Retamal a San Roque, nuestro Patrón.
Sé que los que estamos aquí reunidos sabemos la historia de la vida de
nuestro Santo Patrón, pero para los que no la sepáis a conciencia y
para los más jóvenes, os la voy a relatar lo más breve posible, sin
omitir ningún dato de importancia.
Cuenta la historia que nació en 1300 en la ciudad francesa de
Montpelier. Nacimiento fruto de un voto que hicieron sus padres que
sufrían por no tener hijos.
Quedó huérfano muy pronto y vendió toda la herencia familiar para
entregar los beneficios a los pobres. Tocado por el Amor de Dios y con
el deseo de seguir en la pobreza a Jesús y también enseñar la Fe
cristiana, inició su peregrinación a Roma.
En la zona de la Toscana, Roque se hospedó en la ciudad de
Acquapendente y, rápidamente, se puso a servir a todas las personas
que padecían la terrible plaga de la Peste, logrando curaciones
admirables e inexplicables.
Cuando se dispuso a regresar a su país, pasó por Rímini, predicando el
evangelio y curando de la Peste a cuantas personas podía. Tuvo tantos
contactos con la enfermedad, que él mismo quedó contagiado y se vió
obligado a retirarse en un bosque de las afueras de la cuidad, para no
infectar a más personas. Estando allí retirado y sumido en sus
dolencias, recibía la visita diaria de un perro que le llevaba un
Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.
panecillo. El animal lo cogía cada día de la mesa de su acomodado
amo, llamado Gottardo Pallastrelli, el cual. Después de ver
repetidamente la escena, decidió un día seguir a su mascota. Así entró
en el bosque donde se encontró al pobre moribundo. Ante la sorpresa,
se lo llevó a casa, lo alimentó y le realizaba las curaciones oportunas,
aunque la curación definitiva de Roque le vino gracias a un Ángel que
se le apareció cuando el perro le lamía las llagas.
Decidió entonces regresar a su ciudad natal y al pasar por una ciudad
fronteriza, unos soldados lo detuvieron bajo la acusación de espionaje.
Una vez puesto en libertad, se dirigió a Montpelier, donde siguió
predicando el evangelio y practicando la caridad.
Fue arrestado nuevamente, esta vez por mendicidad y encarcelado
durante 5 años, hasta su muerte, en olor a santidad.
Un tío suyo, que era gobernador, al enterarse de su fallecimiento, hizo
levantar un templo en su honor.
San Roque es, junto a San Sebastián, el abogado de la Peste y todo
tipo de epidemias y además es el protector de todos los perros.



Tu imagen es bondad,
Entrega y fortaleza.
Ejemplo de Piedad,
Sencillez y pobreza.

Errante por ciudades y caminos
Vagas confortando a apestados,
Y en cada uno de ellos ves
Muerto a Jesús por nuestros pecados.

La muerte y los dolores
Ante San Roque son mitigados.
Los creyentes olvidamos los temores
Y damos gracias al Señor aliviados.

Tu amor y protección,
Con el corazón suplicamos,
Y con humildad te rogamos
Que escuches esta oración
Que los manzanilleros te dedicamos
Llenos de devoción.



Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.
En 1601, esta comarca que nos sustenta, sufrió varias epidemias de
enfermedades como la Fiebre Amarilla. En dicho año, todos los vecinos
de la villa imploraron a San Roque que les librase de tales
calamidades y gracias a su intercesión, Manzanilla se vio librada, por
lo que fue nombrado Patrón y Protector de la villa.
Consta que en 1610 y 1635, según legajos hallados en el Arzobispado
de Sevilla, existía la Hermandad de San Roque con Ermita propia, con
la particularidad que no figuraba en ella la imagen de Nuestra Señora
de la Victoria.
La devoción a nuestro Patrón es un hecho constatado y transmitido de
generación en generación, ininterrumpidamente, hasta nuestros días,
en los que celebramos además, su 413 aniversario.
Estos días se cumplen 75 años de tu nueva hechura y venida a
Manzanilla, a tu barrio, a tu casa.
75 años que viniste a ocupar el vacío que en nuestra Hermandad dejó
la incomprensión humana y la barbarie. Aquella que en forma de
humo negro “enlutao” desvaneció la materia, que representaba a una
de las grandes devociones de nuestro pueblo, para inundar de esa
manera cada rincón del municipio henchido de dolor y pesar por los
acontecimientos que se vivían.

Y yo me pongo en la piel de don José Merino Román; en su
nerviosismo; en su impaciencia; al elegir una madera olorosa, sacra y
dócil.
Me pongo en su lugar enfrentado a ese inerte, seco y muerto trozo de
madera de, ¿Por qué no? Otros 75 años de edad.
Me pongo en su mente. Me pongo en su respiración. En su arte. En su
paciencia. En su historia…
En su mente: una imagen. En su corazón: el Fervor de un pueblo. En
sus manos: los labradores que transmiten su saber.
Tras el primer “gubiazo”, una Paz interior lo inundó.
Hasta el cedro se estremeció cuando supo que tenía que tomar vida
para cubrir la ausencia de Aquel que fue sembrando devociones por
tantos y tantos lugares del mundo.
Mientras, en Manzanilla, una Hermandad espera ansiosa tu llegada,
esperando volver a tener ante sus ojos, lo que en sus almas nunca
había quedado olvidado: el amor y la Fe a San Roque, nuestro Patrón
y ahora también Alcalde Honorario.






Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.
¡¡¡Sigue andando, Peregrino
Y déjame estar a tu lado,
Que tus labores son mi alegría,
Pues vamos haciendo el camino
Que nos lleva a Manzanilla!!!


A lo lejos sonaba un tambor y una flauta con notas agudas. La noche
en ciernes nos cubría y las estrellas, de su letargo aparecían queriendo
añadir su luz a los arcos que de colores lucían.
De vez en cuando, un sonoro resplandor nos anunciaba que la hora se
acercaba.
Yo, nervioso, a mis padres les preguntaba que si la feria estaba otra
vez aquí.
- No hijo, no. Ahora es San Roque.- que así se conocía la fiesta,
porque al menos para nosotros (y me refiero a mi familia), estas
son las fiestas de San Roque. Perdonadme si a alguien he
molestado, pero es así como la conocemos.
Pues bien, como iba diciendo, mi casa también se vestía de gala en
estos días. Recuerdo que antes en mi casa, sólo se compraba una caja
de “Mirinda” (bueno, media de Mirinda y media de Pepsi Cola) y otra
de cerveza “La Estrella del Sur”, dos veces al año: la primera vez para
la feria y la segunda para San Roque.
Por lo tanto, para mi hermano y para mí, estas fechas nos llenaban de
alegría.
Mi madre nos bañaba y nos vestía con lo mejorcito que teníamos: un
pantalón corto (si no hacía frío, o si ella no lo tenía, que era más bien
lo segundo) y un chaleco de manga corta:
- Mamá, los pies en sandalias.
- ¡Que no! ¡Te pones los zapatos, que si no, no pareces que vayas
vestío!
Y nada, con los zapatos a la calle.
Mi madre se ponía el vestido que estrenaba para la feria y mi padre la
misma chaqueta de todos los años. Más tarde supe el porqué se ponía
el traje de chaqueta con el calor que hacía. En las navidades, con la
paga, se compró un magnetofón Philips, que era la ilusión de su vida.
Eso de coger una cinta de casete y poner ese aparato a grabar los
cantes, los chistes y todas las juergas que se presentaban con los
vecinos, era para nosotros el centro de nuestra atención y ver a mi
padre super orgulloso de ser el artífice de esa magia que se producía al
volver a escuchar los sonidos que antes habíamos hecho, nos llamaba
mucho la atención.
Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.
El traje de chaqueta se lo ponía para tapar el magnetofón que lo
llevaba colgado y así grabar más discretamente los sonidos de la
procesión que se avecinaba.
Ese año vinieron, como otros años antes, el famoso grupo de sevillanas
del momento “Los de la O”, que estrenaban disco con una sevillana
dedicada a nuestro Patrón y que decía el estribillo:

“…Entre mi Huelva y Sevilla
Hay un pueblo chiquitito
Que se llama Manzanilla
Y está San Roque bendito…”

Estos señores iban cantando por toda la procesión delante de los
pasos, una vez a San Roque, otra a la Victoria; hasta que se dieron
cuenta de que mi padre los iba grabando. Uno de ellos se le acercó y le
pidió que les dejara de grabar aludiendo a que el disco aún no había
salido a la venta. Mi padre, me imagino que “cortao”, apagó el aparato
y se guardó el micrófono en el bolsillo.
Atento a esta escena estaba Manolo “el cabeza”, que dándose cuenta
de la importancia que tenían para la Hermandad esas sevillanas, ni
corto ni perezoso se fue a mi padre y le dijo:
- Juan, tu no les eches cuenta. Tu sigue grabando que si te dicen
algo, aquí estoy yo, que para eso mando algo.
Y siguió grabando. Y ahora esa cinta guarda un tesoro que, de otra
manera, no se podría disfrutar. ¡Cuántos recuerdos! ¡Cuántos cambios!

El primer día, la procesión pasaba por mi puerta todos los años y allí
estaba mi abuela Pepa tras la puerta rezando. ¡Siempre rezando!. Ella
decía, con lágrimas en los ojos que veía a su niña jugando con el
perrito de San Roque. Yo, por mucho que miraba, no la veía. Más
tarde, con los años, entendí lo que decía.
Al llegar a la plaza, una multitud ocupaba las sillas y mesas que
poblaban alrededor del Morabito. Yo les decía a mis padres:
- Vamos a sentarnos y comemos ¿no?- a lo que mi padre decía.
- No hijo. Primero vemos entrar a San Roque y a la Virgen de la
Victoria en la iglesia y luego ya veremos.
Y así se hacía. Subíamos la calle Cristo al son de la banda de música y
al llegar arriba, otra multitud de gente se arremolinaba a las puertas
de la iglesia.
Cuando todo terminó, en la plaza no había sitio para sentarse y
cogíamos el camino arriba hasta San Roque. Entrábamos en “El Gran
Chaparral”, la taberna de Bernardo, que para mí era famosa por el
cartel de madera de la puerta a modo de banderola que tenía una
flecha de indio clavada. Mi imaginación me decía que teníamos que
Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.
estar preparados por si se les ocurría atacarnos y no estaban los
pistoleros para defendernos. Si no había sitio en el bar de Bernardo,
seguíamos para arriba a ver si teníamos suertecon el bar del Kábila o
en el de los hermanos Machuca.
Cuando por fin nos sentábamos, yo tenía un dolor tan grande en los
pies por culpa de los zapatos nuevos, que no me levantaba ni para ir al
servicio. Yo le pregunté una vez a mi padre del por qué buscar asiento
en los bares de aquí arriba cuando, a veces, había libres en la plaza, a
lo que me respondió:
- Si la fiesta es en San Roque, hay que dejar el dinero en San
Roque.
Ahora que soy mayor, sigo cumpliendo con esta orden que me dejó.
Sigo asistiendo todos los años, y ahora con más razón, pues voy
representando a mi Hermandad del Nazareno en sus procesiones. Pero
también le estoy inculcando a mis hijos esta cultura: la de ser fieles a
Manzanilla y fiel a sus imágenes.

El segundo día todo me hacía pensar que sería como el primero pero al
revés. ¡Que equivocado estaba!
Al salir San Roque de la iglesia, una lluvia inversa de cohetes daban
sonora escolta al Himno Nacional. Los aplausos y los vivas se
confundían con las notas musicales del tamboril rociero.
Cuando la Virgen de la Victoria asomaba su juvenil figura por el arco
de la puerta, otro estruendo de cohetes, música, aplausos y vivas
volvían a protagonizar los sonidos nocturnos del 16 de Agosto.
Como digo, todo parecía igual al día anterior pero al revés. La
procesión bajaba la calle Santo Cristo; imponía su presencia en la
plaza, donde la gente que se encontraban sentados en los veladores de
“la Fonda” o del puesto de Pablo, se levantaba al pasar la Imágenes
por su lado (ahora casi nadie se levanta).
Recuerdo el saludo que se le hacía a la antigua camarista, María Jesús
Galiano, al pasar la Virgen por la casa de Diego el del Ayuntamiento.
Siempre se le tocaba la marcha “Pasan los Campanilleros”.
Y todo parecía igual, pero al revés. Hasta que se cruzaba el primer
arco de luz del “Hollillo”.
Entonces todo cambiaba. La noche cambiaba. La música cambiaba. La
gente cambiaba. La calle San Roque cambiaba.
El ritmo se alargaba y la alegría en los rostros de los sanroqueños
mostraban lo felices que eran al tener de nuevo en su calle a la imagen
venerada y que les parecía un siglo que les faltaba.
Yo me sentía forastero. No entendía la reacción, cuando habían estado
todo el tiempo a su lado desde la iglesia. Mi padre me explicó que
cuando San Roque entra en su calle es cuando empieza la verdadera
fiesta.
Pregón a San Roque, Patrón y Alcalde Honorario de Manzanilla.
Manzanilla a 14 de Agosto de 2014. CDXIII años de Patronazgo.
Desde ese preciso momento hasta su entrada a la Ermita, las
gargantas no dejaban de dar vivas. Las palmas de las manos
enrojecían de los aplausos. Los costaleros llevaban el sudor en sus
rostros. ¡Que digo sudor! ¡Eran lágrimas de su piel que se resistía a
que terminara este hermoso momento!
¡Y el cedro sigue emanando calor! Combustión que alimenta la Fe y los
sanroqueños felices de tener a nuestro Patrón de nuevo en su casa.


Y llegados a este extremo
En simpar postrimería
Os suplico una licencia,
Esta venia pediría:
Pido la venia a San Roque,
Y ante su feligresía
Pongo voz a los presentes,
Que en unánime mayoría,
Le proclaman “ad perpetuam”
Como Alcalde de esta villa,
Que interceda por su gente
ante la Virgen maría;
que nos guíe su Victoria
en nuestra Fe. ¡Ave María!:
ilumina con tus ojos
a tu pueblo; se su guía;
y que laureles de tu triunfo
ante el pecado, Madre mía,
nos coronen victoriosos
al final de nuestros días.
Como rúbrica a este acto
Y a modo de despedida,
Como reza la canción
Al son de sevillanía
Este servidor de ustedes
Os pide responder con un Viva:
¡Viva la Virgen de la Victoria!
¡Viva esa Reina chiquilla!
¡Viva San Roque Bendito!
¡Y viva el pueblo de Manzanilla!

He dicho.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful