Está en la página 1de 6

Nueva ley universitaria derogará DL 882 que permitió el lucro en la

educación
Sostiene congresista Daniel Mora
14:17. Lima, feb. 23. Los problemas de la universidad peruana surgieron con el Decreto Legislativo 882,
dictado durante el régimen de Alberto Fujimori, que permitió el lucro en la educación, y la nueva Ley
Universitaria la derogará, dijo hoy el congresista Daniel Mora.

"(La norma), dictada en 1996, provocó estas universidades ´chicha´, que lo único que les interesa es
recibir más dinero y no les importa la calidad educativa", expresó.

En ese sentido, explicó que dichos centros de estudio privados pagan sueldos ínfimos a los profesores, que
fluctúan entre los ocho y 15 soles por hora.

"Buscan lucrar y todavía piden liberación de pago de impuesto a la renta, de IGV, de pago de impuestos
a las importaciones y tributos municipales. La gran mayoritaria, las societarias buscan el lucro y ese ha
sido el gran daño que ha sufrido la universidad", señaló a la Agencia Andina.

Explicó además que las universidades asociativas privadas sin fines de lucro prácticamente no pagan
ningún impuesto, ni renta, importaciones e incluso algunos tributos municipales.

Mientras que las societarias con fines del lucro generan utilidades, como por ejemplo la UPC que el año
pasado generó utilidades por S/. 110 millones al grupo estadounidense Laurate, que utiliza este dinero para
mejorar sus otros negocios en el extranjero. "Estamos subsidiando negocios a través de la educación",
anotó.

Respecto a la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) que sostiene que la nueva ley viola 50 artículos de la
Constitución, Mora precisó que la comisión solicitó al decano de la Facultad de Derecho de la Universidad
Católica, César Landa, un estudio para conocer la constitucionalidad de la norma.

"Sus conclusiones son contundentes. La Superintendencia (Nacional de Educación Universitaria) no atenta
contra la autonomía, es totalmente constitucional. La ANR lo sabe porque le hemos hecho llegar este
dictamen", precisó.

Informó además que la oposición, encabezada por el congresista José Luis Elías, dueño de la Universidad
San Juan Bautista, y la ANR contrataron al también constitucionalista Aníbal Quiroga, quien "declaró que
no está en contra de la Superintendencia, sino que no concuerda con que esté adscrita al Ministerio de
Educación. Ese fue su único reparo".

"El termino adscripción se utiliza para dar autonomía a diversos organismos del Estado. Las reguladoras
como Osiptel, Osinermin, Sunat tienen plena autonomía económica y financiera, sin embargo están
adscritos unos a la Presidencia del Consejo de Ministros y otros como la Sunarp a Justicia, o la Sunat a
Economía", explicó.

Además, dijo, la Superintendencia sólo asume las funciones de la Asamblea Nacional de Rectores y el
Conafu, y que ambas entidades se sustituyen porque no son imparciales.

Además informó que el Tribunal Constitucional se manifestó en el 2010 a favor de una Superintendencia
por una solicitud del Congreso, donde se pedía que revise la situación de algunas universidades.

"Cuando se empezó a analizar el tema se dio con la sorpresa que se creaban universidades sin cumplir
ningún requisito, se autorizaban a diestra y siniestra, produciéndose irregularidades", dijo.

En las conclusiones se da cuenta que el Conafu no era imparcial pues está formada por ex rectores, en
tanto que la ANR por rectores.

"Cuando una universidad tiene problemas de irregularidades o corrupción, la Asamblea no autoriza la
investigación porque su rector es miembro e impide que se realice cualquier acción", precisó.

Mora explicó además que "la ANR tiene facultades para hacer auditorías internas a universidades públicas
y privadas, o intervenir si se detecten irregularidades, pero nunca lo ha hecho, lo que ha suscitado casos
como los del rector de la Universidad Garcilazo de la Vega, quien ganaría un millón de soles".


ANR: Dictamen de Ley Universitaria viola 50 artículos de la
Constitución
Tachas. Rectores sostienen que inclusive se atribuye facultades del Poder Judicial para cerrar
universidades.

El dictamen de la nueva Ley Universitaria es inconstitucional en 50 de sus artículos, sostiene la Asamblea
Nacional de Rectores (ANR), que afirmó que ese texto legal, desde el primero de sus artículos, incluso se
arroga facultades que ostenta el Poder Judicial.
A través de un informe precisa que la ley señala tener por objeto el "cierre de las universidades" cuando,
de acuerdo con la Constitución Política del Perú y la leyes vigentes, tanto una persona jurídica como una
asociación solo pueden ser cerradas por el Poder Judicial por causas objetivas como la seguridad nacional
o contravenir las buenas costumbres.
Asimismo, la ANR refiere que si bien el artículo 8° del dictamen indica que el Estado reconoce la
autonomía universitaria, señala que la universidad "organiza su régimen de gobierno de acuerdo con la
presente ley y sus estatutos".
Esto último, indican, contraviene lo establecido en el artículo 18 de la Constitución, puesto que cada
universidad es autónoma en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico.
Pero, además, advierten que en el artículo 9 –referido a la responsabilidad de las autoridades– se establece
que cualquier miembro de la comunidad universitaria debe denunciar ante la Superintendencia Nacional
de Educación Universitaria los actos que constituyen indicios razonables de la existencia de infracciones a
la norma, para que esta, de oficio o a pedido de parte, emita recomendaciones. La ANR recuerda que la
comunidad universitaria debe dirigirse al Ministerio Público, Poder Judicial, Indecopi, Contraloría y otras
instancias facultadas cuando detecte alguna irregularidad o ilegalidad.
Entre otras críticas, refieren que el dictamen establece que la Superintendencia es la "encargada de
normar, regular y coordinar la educación universitaria", pese a que el Tribunal Constitucional indica que
"la autonomía universitaria es una de las garantías institucionales que la Constitución protege (...)
manteniéndolas intangibles respecto del legislador y otros poderes públicos".
Rechazan intromisión
La ANR también lamenta que el dictamen indique que para la creación de universidades, tanto públicas
como privadas, se requiera de la opinión previa de la Superintendencia, y que lo mismo ocurra para las
facultades y programas. "Con esto se viola nuevamente la autonomía académica, normativa y
administrativa de las universidades, pues limita la libertad de empresa cuando al Estado no le cuesta nada
que se abra una nueva facultad", señalaron.












Nueva Ley Universitaria: 10 puntos claves que debes conocer
Al cierre del 2013, la Comisión de Educación del Congreso aprobó el dictamen de la nueva ley
universitaria. El lunes, la bancada de Perú Posible informó que la cuestionada iniciativa ha sido puesta
en la agenda del pleno de hoy. Por ello, aquí presentamos diez puntos claves que todos debemos
conocer.

1.- LA SUNAU

Este es el nombre que la ley propone para una entidad que supervisará la calidad de la educación,
fiscalizará el uso de los recursos de las universidades y será la encargada de autorizar o denegar la
creación de nuevas en el país.
La Federación de Instituciones Privadas de Educación Superior(Fipes) considera que esta entidad asumirá
demasiadas funciones ypondrá en peligro la autonomía de los centros de estudio al estar adscrita
al Ministerio de Educación.
Ricardo Cuenca, investigador principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), dice que en América
Latina y Europa hay instituciones reguladoras de la educación superior y que en el Perú es necesaria
su existencia, ya que el mercado no se ha autorregulado.
De igual opinión es la rectora de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), Fabiola León-
Velarde. “Ante la situación de la educación universitaria en el Perú, no podemos complacernos en esperar
que a la educación la regule el mercado, la competencia y una apropiada información”, escribió en una
columna.
2. ¿QUIÉNES INTEGRARÁN LA SUNAU?

Según el proyecto, los integrantes de esta superintendencia serán nueve, todos con grado de doctor: dos
de la universidad pública, dos de las privadas, uno del Concytec, uno del sector empresarial, uno del
Ministerio de Educación, uno del Ceplan y uno de los colegios profesionales.
Juan Incháustegui, vicepresidente de la UTEC, propone para garantizar su independencia que
sus integrantes no pertenezcan al gobierno ni a las universidades. “Deben tener una formación e
independencia semejante al directorio del BCR y ser nombrados por el Congreso".
Cuenca dice que el inconveniente es que el Congreso no se caracteriza por ser expeditivo en estos
procesos. “La demora en la elección de los miembros del BCR es una prueba”.
3. AUTORIZACIÓN DE NUEVAS UNIVERSIDADES

Desde el 2012 está vigente la Ley de moratoria de creación de universidades. De acuerdo al proyecto,
la Sunau asumirá estará tarea. En el artículo 11 se señala que para esta tarea se exigirá que se
“demuestre la demanda cuantitativa y cualitativa de las carreras propuestas en su ámbito de acción” y que
el 30% de los docentes tengan el grado de doctor. El sector privado considera que esto es una
intromisión y exceso.
Sin embargo, el congresista Mora dice que lo que se busca es evitar la estafa educativa. “Por ejemplo, si
alguien quiere crear una carrera como Arquitectura de cocinas o Gerontología social le diremos no para
evitar un engaño a los jóvenes. O si quieren crear una facultad de Medicina y no tienen laboratorios,
tampoco les daremos la autorización. Pero si quieren crear otra carrera y tienen todo en regla, no habrá
problema. Están satanizando la ley”, afirma.



4.- ¿Y LAS FILIALES?

En ninguno de los 132 artículos del dictamen se hace referencia a la creación de filiales. Rectores de
universidades como Esan y la UPC se han quejado de que no puedan llevar su oferta académica fuera de
Lima, a pesar que su calidad académica esté por encima del promedio.
El hecho es que en los últimos años la proliferación de filiales en el interior del país sin ningún filtro lo
convirtió en un tema bastante complejo. Mora explica que el Sunau verá en su momento volverlas a
autorizar, aunque con profundo análisis. "Si la Universidad del Pacífico quiere llevar su facultad de
economía a provincias sería ilógico decirle no", dice a modo de ejemplo.

5.- ACTUALIZACIÓN DE LA CURRÍCULA

El artículo 35 indica que cada universidad determina el diseño curricular de cada especialidad. Asimismo,
que el mismo se debeactualizar cada tres años o cuando sea conveniente, según los avances
tecnológicos y científicos. "Es una recomendación, no una obligación", agrega Mora.
A pesar de ello, la FIPES dice que nada garantiza que el Sunau empiece a inmiscuirse en la decisión
de qué materias se enseñen en cada carrera. ¿Tiene razón su reclamo? Veamos el siguiente punto.
6.- CURSOS OBLIGATORIOS

El artículo 36 señala claramente que los estudios generales serán obligatorios y que deben durar como
mínimo dos semestre académicos. "Sirve para la formación integral de los alumnos recién ingresados a
la universidad y ayuda a definir su vocación profesional", se lee en el inciso.
La crítica de varias universidades privadas es que hay algunas que desde el primer ciclo optan por los
cursos de "carrera". Cuenca dice que habría que ver si este modelo ha sido exitoso en otros países para
tener un reclamo fundamentado. "Por ejemplo, en EE.UU hay una corriente muy fuerte que busca
promover el regreso de los estudios generales".
7.- ACREDITACIÓN OBLIGATORIA

La acreditación de las carreras universitarias en el Perú será obligatoria y ya no voluntaria, de acuerdo
al articulo 23. El organismo encargado de llevarla a cabo continuará siendo el Sineace, a través del
Coneau.
La principal crítica que se realiza esta medida es que el Coneau no se dará a basto, ya que hasta el
momento solo hay 14 carreras acreditadas de las más de 1.500 existentes en el país. Aún así, la
Comisión de Educación del Congreso señala que se está trabajando en una ley para el fortalecimiento del
Sineace, que incluirá darle mayor prespuesto para realizar su labor.

8.- CIERRE DE UNIVERSIDADES

El artículo 26 es uno de lo que más ha generado controversia. Allí se establece que las carreras
o facultades que no logren acreditar su calidad después de tres evaluaciones del Sineace o en un
período de siete años, serán clausuradas y disueltas por el Sunau.
La Fipes dice que el Sunau podría actuar políticamente y cerrar algunas universidades que no comulguen
con su posturas. El investigador Cuenca considera que si una universidad (privada o pública) confia en la
calidad de su enseñanza no debe sentir ningún temor.

9.- TRANSPARENCIA

Las universidades privadas y públicas deben publicar, en forma permanente y actualizada, información en
sus portales eléctrónicos [páginas web] respecto a inversiones, reinversiones, donaciones,obras de
infraestructura, entre otros.
Así como la relación de pagos exigidos a los alumnos por toda índole, la conformación del cuerpo
docente, indicando clase, categoría y hoja de vida [Curriculum vitae]. También las remuneraciones que
se pagan a los autoridades y docentes en cada categoría.
10.- TESIS OBLIGATORIA
El grado de bachiller dejará de ser automático. El artículo 40 señala que los alumnos deben presentar
una tesis y tener el dominio de un idioma extranjero, de preferencia el inglés, para obtener este grado.
Para obtener el título profesional (licenciatura) se requerirá un trabajo de suficiencia profesional, que
puede ser a través de un curso de actualización o un examen. Asimismo, este grado solo podrá ser
otorgado por la universidad en la que el alumno ha egresado.