Está en la página 1de 43

EL PROCEDIMIENTO ABREVIADO EN EL

PROCESO PENAT CONTINENTAT EUROPEO*
Rubén Moci el Guerreño*
1. IIYTRODUCCION
El Procedimiento Abreviado constituye una innovación extraor-
dinaria, al menos desde el punto de vista de la eficacia del sistema
penal, pues, permitió ag¡lízar el proceso y
ejercer rápidamente el
poder punitivo del Estado, con lo cual se logró descongestionar, en
gran medida,la
justicia
penal paraguaya.
Estos "beneficios prácti-
cos" fueron los que nos motivaron a optar por el ProcedimientoAbre-
viado como tema de la presente
monogtaffa, con el claro objetivo de
buscar nuevos mecanismos
para lograr potencializarla.
Sin embar-
go, luego de las investigaciones realizadas, heraos llegado a consta-
tar que las aparentes ventajas del instituto, en realidad, no eran
tales,
por lo que llegamss fl
rüra
conclusión distinta a la prevista
inicialmentg* lF c¡¡al
-trataremos
de fundamentarla
a lo largo del
.
: , r ¡ ) vl . . Ji ¡ . '
t r abaJo.
. ¡ . i ; , , , , ,
Con ese fin se hará mención sobre el origen del instituto y se
realízará un análisis exegético
y
comparativo de todas aquellas le-
gislaciones
extranjeras
que han incorporado el ProcedimientoAbre-
Monografia presentada en la cátedra de Derecho Procesal Penal en el Curso de Doctora-
do en Ciencias Jurídicas de la Universidad Caüílica de Asunción.
Abogado, egresado sobresaliente de la promoción
2000 de la Universidad Católica de
Asunción. Notario, egresado de la promoción 2001 de la Universidad Nacional de Asun-
ción. Asistente Fiscal asignado a la Fiscalía Adjunta del área Penal del Ministerio Públi-
co.
423
E¡, PRocBn¡u¡ei.¡ro
ABnpvt^Do EN EL PRocEso
pEN
L
(x)N'I'INENTAL EtTRoPEo
viado, u otro instituto análogo, a su sistema
procesal penal, para
luego, analizar la normativa vigente en nuestro
país que regula el
instituto del Procedimiento Abreviado y considerar las objeciones
expresadas
por la doctrina
y la
jurisprudencia.
Finalizaremos con la
formulación de propuestas de modificación <iel instituto en estudio.
Dentro de las limitaciones
propias
de nuestro medio, hemos in-
tentado acceder a la doctrina más actualizada sobre el tema,
para lo
cual recurrimos a la investigación bibliográfrcay a la obtención de
información a través de la red internet.
Esperamos que la presente investigación pueda servir de base
para demostrar que el Procedimiento Abreviado, como mecanismo
de simplificación del proceso, tiene que
ser modificado, de forma tal
que su aplicación no implique una violación a los principios consa-
grados por nuestra Constitución Nacional.
2. FT, ORIGEN DEL PROCEDINtrEIVTO ABREVIADO EN EL
PROCESO PE¡{AL CONTINEIVTAL ET]ROPEO
Hace algunos años, el proceso penal
continental europeo empe-
zó a entrar en crisis, a causa de los problemas
de practicabilidad
generados en la tramitación de los
juicios,
debido a la
gran
afluencia
de causas
y
a la excesiva duración de las mismas.
La poca capacidad de resolución de causas que
impone un siste-
ma
judicial
altamente formal, como lo es el continental europeo, en
el
que se exige la veracidad por encima de la efectividad y la rapi-
dez, hizo que se adoptaran distintas medidas tendientes a agilizar
el sistema. Sin embargo, las medidas que fueron adoptadas para
alivianar el sistema
judicial
penal no fueron suficientes, por lo que
la práctica
judicial
alemana ha encontrado una solución en los lla-
mados
"acuerdos
informales" en el proceso penal.
Estos acuerdos se
basaban en la confianzay consistía en una reducción
de la pena
a
cambio de una confesión formalizada ante el tribunal,
el cual era
valorado como un medio de
prueba general.
Con esta práctica
se
redujeron el alto número de causas
y los problemas
en la
producción
de la prueba en los procesos voluminosos.
424
DsnBsHo PExAL
Si bien la
práctica de los acuerdos infonnales entre el Minieterio
Público
y
el imputado no fueron acogidos
por
la legislación alemana,
la reciente reforma de la Ord.enanza Procesal Penal Alemana ha
incorporado el denominado
ProcedimíentoAcelerado, elcual es apli-
cable a los hechos
punibles cuyo marco
penal no supere un año de
pena privativa de libertad.
La situación endémica en
que
se encontraba la
justicia penal
continental europea ha motivado la reforma del
proceso penal, orien-
tado a facilitar la economía en el
procedimiento. Es así
que la Repú-
blica Portuguesa, con la sanción del Código Procesal Penal de 1987,
ha creado
procedimientos especiales tendientes a aligerar el proceso
penal. Pero fue el Reino de España el
primero
en adoptar en su sis-
tema de enjuiciamiento
penal el Procedimiento Abreuiado, el cual
introdujo la conformidad del imputado como un mecanismo de sim-
plificación del
proceso. Fue asÍ
que
surgió el ProcedimientoAbrevia-
do como una solución a los
problemas que se presentaban en la tra-
mitación del
proceso penal continental europeo.
La reforma más
profunda fue la realizada por Italia, con la en-
trada en vigencia del nuevo Código Procesal Penal de 1988, el cual
ha creado un
procedimiento de acusación basado en el plea bargai-
níng norteamericano,
pero limitado a la criminalidad baja
y
media.
Esta reforma
promovida por Italia sirvió de fuente
para la reforma
del sistema
penal latinoamericano.
En latinoamérica, el instituto del
proceümiento
abreviado tuvo
su origen en el Prayecto de Código Procesol Penal d¿ la Nación Ar-
gentina de 7986, elaborado
por
Jwro B.J. Memn, con la inclusión del
instituto denominado
Proeedimíento Monitorio, que
se halla regla-
mentado en los artículos 37L,372y 373. Estos artículos del Proyecto
Marnn,
que reconoce su fuente en la legislación europea, sirvieron de
base
para la redacción
final de la normativa que reglamenta el Pro-
cedimiento Abreuiado
en el Códi.go Procesal Penal Modelo
para
Iberoamérico, auspiciado
por el Instituto Iberoamericano de Dere-
cho Procesal.
Estos cuerpos normativos fueron los que
motivaron la incorpo-
ración del instituto del abreviado en los demás Códigos Procesales
425
E¡, PHoceolulgNT o Alrnuvt¡tx) EN 8t, PRocr:so t,aNA¡, coN' ¡' INENTAL EURoPEo
Penales latinoamericanos, siendo la provincia de Córdoba, Argenti-
na, el primero en adoptarlo en su derecho positivo con la sanción,la
I..ey 8.123192. Así también, en el año L992,la República de Guatemaa,
a través del Decreto 51, modifica su Código Procesal Penal
y acoge el
Procedimiento Abreviado.
Act ual ment e, el Procedi mi ent o Abrevi ado es un i nst i t ut o
hartamente utilizado en los procedimientos penales de aquellos
paí-
ses latinoamericanos
que lo han incorporado, más aun teniendo en
cuenta su
gran efectividad, llegando inclusive a constituirse en el
proceso tipo del sistema
judicial
latinoamericano.
3. EL PROCEDIMIEI{TO ABREVIADO EN I,A LEGISI,ACIÓN
COMPARADA
En ei presente capítulo se
procederá
al análisis exegético de las
diversas legislaciones
que introdujeron el Procedimiento Abreviado
en su ordenamiento
procesal penal, respetando el orden en que fue-
ron incorporadas. Por otra parte, se tendrán en cuenta, únicamente
aquellas legislaciones de los
países que
históricamente han seguirio
el modelo continental europeo en sus procesos penales.
A. H
procedimiento abr¡er¡iado en Portugal
La República Portuguesa, por Decreto Ley 78 de fecha 17 de
febrero de 1987, ha sancionado su nuevo Código de Processo Penal,
el cual, en su Libro VIII
-Dosprocessos especiaís-, ha implementado
dos instituciones tendientes a la simplificación del proceso, los cua-
les son: el processo surnário y el processo
sutnaríssimo. Posterior-
mente, a través de una modifrcación del Código se introdujo el
processo abreuiado.
En el Título I del Libro VIII del Código Procesal Penal portu-
gués se halla regulado el
processo
sumário.
En lo que respecta a su aplicación, el artículo 381 establece que
serán
juzgados
conforme al
processo
sumdrio los aprehendidos en
flagrante comisión de delito, cuyo marco pena!
máximo sea de hasta
426
tres años de
pena
de
prisión. Igualmente, el inciso 2 del citado artf-
culo
posibilita la aplicación delprocesso sumório a los aprehenüdos
en flagrancia,
por la comisión de hechos punibles que
superan el
marco
penal de tres años de
pena privativa
de libertad, siempre y
cuando el Ministerio Público solicite en la acusación la aplicación de
una pena inferior a los tres años de prisión. En ambos supuestos, el
aprehendidb debe ser
puesto a disposición del Thibunal competente,
por el Ministerio Público, en el
plazo máximo de 48 horas, para dar
inicio al
juicio,
el cual se realizará conforme a las reglas previstas en
el Código Procesal Penal
portugués para
el
juzgamiento
por un
Tfibunal unipersonal, salvo las modificaciones establecidas en el
Título I del Libro VIII.
Los testigos del hecho, que habrán de testificar.enjuicio, debe-
rán ser notificados verbalmente
por las autoridades que procedie-
ron a la aprehensión del
justiciable
o argui.do, como lo denomina el
Código
portugués, y ro podrán superar el número de cinco. En el
mismo acto, el
justiciable
deber ser informado de que puede propo-
ner para
su defensa hasta cinco testigos.
El artículo 386 prevé el aplazamiento de la audiencia hasta por
un plazo
de 30 días, posteriores a la aprehensión, en los siguientes
casos: cuando el
justiciable
solicite dicho plazo para
la
preparación
de su defensa; cuando no se hayan
presentado
testigos que,
a crite-
rio del Ministerio Público o de la defensa del
justiciable,
sean im-
prescindibles; o cuando el tribunal, de oficio o a requerimiento del
Ministerio Público, considere necesaria la realización de cualquier
diligencia
probatoria, esencial
para el descubrimiento
de la verdad,
y que la misma
pueda ser llevada a cabo dentro del plazo
de 30 üas.
En caso de
que la audiencia sea
postergada,
eljusticiable dehe ser
puesto
en liber tad, salvo
que el Ministerio Público solicite al
jaezla
aplicación de medidas cautelares de carácter personal
o patrimo-
nial.
Finalmente, el artículo 390 del Código portugués
establece el
reenvío de la causa a la forma ordinaria
de procesamiento,
cuando
no curnpla con los requisitos de admisibilidad
o cuando sea necesa-
rio el diligenciamiento de
pruebas que
no puedan
realizarse dentro
del plazo máximo de 30 días,
posteriores
a la detención.
427
E¡, Pnocnuurrnrn
AunrvlirDo DN EL PRocEso PENAL CoNTINENTAL
lluRoPEo
En lo referente al processo abreuiado,
el artículo
391-4, inserta-
do en el Título II del Libro VIII del Código portugués, dispone
que el
Ministerio Público
podrá solicitar, enla acusación,
que un
justiciable
sea
juzgado
en un procedimiento abreviado
cuando:
a) el hecho punible imputado sea sancionado
con
pena de multa o
con
pena privativa de libertad no superior
a cinco años;
b) existan elementos
probatorios o indicios suficientes para demos-
trar la existencia del hecho y su autoría; y
c) no ha¡ran transcurrido más de 90 días desde la fecha de comi-
sión del ilícito.
En el proceso abreviado
portugués se prevé, también larealiza-
ción de una audiencia oral
y contradictoria, que denominan debate
instrutório, el cual deberá ser solicitado
por
eljusticiable dentro del
plazo de 10 días, contados desde la notificación de la acusación. La
audiencia tendrá por finalidad determinar si los elementos de
convicción existentes son suñcientes
para
justificar
el sometimiento
del
justiciable
a
juicio,
pudiéndose además llegar a una suspensión
provisional del
procedimiento
si consciente el Ministerio Público.
Finalizado el de b ate in strut ório,
y
habiéndose admitido la realización
del
juicio,los
autos deben ser elevados al Tbibunal competente, cuyo
presidente
deberá
pronunciarse sobre las nulidades, incidentes y
otras cuestiones previas que hayan sido planteadas
a los efectos de
sanear el
proceso,
conforme a lo previsto
en el artículo 391-D del
Código
portugués.
En el supuesto de que los autos hayan sido elevados a
juicio
sin
la previa realización del debate instrutório, el presidente
del tribu-
nal podrá rechazar la acusación cuando ésta resulte manifiestamente
infundada
y
cuando exista una alteración substancial de los hechos
cuya autoría es atribuida al
justiciable.
El
juzgamiento,
que será oral y público,
se realizará conforme a
las reglas previstas para el
juicio
en el procedimiento
ordinario, con
la salvedad de que, una vez finalizada la producción
de las pruebas,
l os al egat os f i nal es t endr án una dur aci ón
de 30 mi nut os,
428
prorrogables,
y la réplica será admitida
por
un plazo
máximo
de 10
minutos. La sentencia
podrá ser emitida verbalmente y
deberá ser
consignada en el acta.
Por último, en el fitulo III del Libro VIII del Código Procesal
Penal
portu,gués está regulado el processo surr¿aríssimo que,
según
el artículo 392, será empleado cuando el Ministerio Público entien-
da
que en un caso determinado
corresponda la aplicación de medi-
das de seguridad no
privativas de la libertad, siempre que el marco
penal del hecho
punible no supere los tres años de prisión o sea
sancionado con
pena de multa.
El Ministerio Público deberá requerir la aplicación del processo
sumaríssimo
por escrito, en el cual individualizará conectamente
al
justiciable,
describirá los hechos
que le son imputados, menciona-
rá las üsposiciones
legales conculcadas, al igual que las pruebas
recolectadas
y los motivos
por el cual considera que no debe ser apli-
cada la pena de
prisión, finalizarrdo con la inücación precisa de las
sanciones a ser aplicables al caso.
El artículo 395 faculta al
juez
a rechazar el requerimiento de
aplicación del
proceso sumarísimo cuando éste sea inadmisible, ma-
nifiestamente infundado o cuando no concuerde con la sanción
pro-
puesta
por
el Ministerio Público. En este último caso, el
juez
puede
fijar un sanción distinta a la solicita,
por
el Ministerio Público, con
anuencia de éste.
IJna vez admitido el requerimiento, el
juez
debe ordenar su no-
tificación al
justiciable y
advirtiéndolo
que puede formular su oposi-
ción dentro del
plazo de 15 üas. Si el
jusüiciable
no se opone al re-
querimiento del Ministerio Público, el
juez
procederá
a la aplicación
de las sanciones
propuestas. Si el
justiciable
se opone al proceso
sumarísimo, el
juez
debe ordenar el reenvÍo de la causa para su tra-
mitacion
por el
proceso ordinario.
B. El procedimiento abreviado
enAlemania
En los
$$
417 al 420 de la StPO, o sea, la Ordenanza Procesal
Alemana, en su versión del 7 de abril de 1987, se regula el procedi'
429
El Pnocnur¡r,rruNro A.BRnvlADo EN EL
pRocnso pENAf,
coNTTNENTAL
EURopl:o
miento acelerado, el cual es admisible
ante el
juez penal y el tribu-
nal de escabinos, siendo su aplicación aconsejable cuando los hechos
pueden ser averiguados esquemáticamente, sin
que la
producción y
la valoración de la prueba sean extensasr.
El procedimiento acelerado es aplicado
cuando la Fiscalía así lo
solicite, siempre y cuando la causa sea adecuada para enjuiciar in-
mediatamente, es decir, cuando el estado de cosas sea sencillo o exista
una clara situación probatoria, según lo dispone el
g
417 del StPO.
Además de el l o, el
$
419 en su i nci so I , numeral es2y 3 del St PO,
requiere
para la procedencia del procedimiento
acelerado que la pena
solicitada
por la Fiscalía no sea superior a un año de pena privativa
de libertad y, en caso de que se solicite la aplicación de una medida
de seguridad, la única que puede ser aplicada en este procedimiento
es la de
privación del permiso para conducir, prevista
en el
$
61, N"
5 del StGB
(Código
Penal alemán).
Por su parte, el Thibunal tiene que
acceder a la solicitud de la
Fiscalía cuando el
juicio
oral pueda ser realizado de inmediato o en
un tiempo considerablemente más breve que
en un procedimiento
normal, de lo contrario, lo debe rechazar Así también, el TFibunal
debe rechazar la aplicación del procedimiento
acelerado cuando
estimare que la pena
a ser aplicada deba ser superior a un año de
pena privativa
de libertad o una medida de seguridad distinta a la
prevista en el
$
61, No 5 del StGB
El procedimiento
acelerado alemán no constituye un procedi-
miento especial propiamente
dicho, puesto que
sólo presenta
algu-
nas particularidades que
conducen a la simplificación y abreviación
del proceso; en lo demás, se rige por las nonnas del procedimiento
ordinario. Por ejemplo, en el
procedimiento
acelerado la acusación
puede ser form,rlada oralmente en el
juicio
oral, sin que
con arrterio-
ridad se deba presentar
un escriro de acusación;
no se dicta un auto
de apertura, o sea, se suprime el
procedimiento
intermedio; y, en lo
referente a la recepción de la prueba,
el
g
420 del StPO establece
que la declaración de testigos, peritos y
coimputados
pueden
ser re-
1 Roxli.r. Claus. Derecho Procesal Penal. L" ed. Editores del Puerto
s.r.l. Buenos Aires, 2000
p 515.
430
Dunpcno Prr¿u
emplazados
por la lectura de las actas de declaraciones
anteriores
o
de documentos
que
contienen manifestaciones análogas, siempre que
exista consentimiento del acusado, su defensor y
de la Fiscalía.
Debido a
que el
procedimiento acelerado, y las demás medidas
aceleratorias del proceso penal, no resultaron suficientes para des-
congestiondr los
juzgados
penales, la práctica penal
alemana ha
encontrado una solución radical propia, que consistió en los llama-
dos acuerdos informales en el proceso penal2,
los cuales funcionan
de forma similar al plea bargaining del proceso penal
norteamerica-
no.
Los acuerdo informales sólo se basan en la confia nzayen ella el
acusado no se declara culpable, sino que
formula una confesión que
es valorada por el tribunal como un medio de prueba general para
su culpabilidads.
Estos acuerdos tienen
por objeto terminar cada vez más proce-
dimientos
penales en la etapa de investigación e, incluso en el
juicio
oral, puesto que, ante una confesión se puede
sobreseer y
se
puede
lograr una renuncia a la
persecución de hechos punibles
accesorios o
una atenuación de la pena. Esta práctica
ha sido admitida por el
Thibunal Constitucional Federal, el BverfG, en virüud a lo dispuesto
por los artículo L,2y 3 de la Ley Fundamental de la República Fede-
ral de Alemania
y al principio del Estado de Derecho, siempre que
de ese modo no sea menoscabados el
principio
de investigación, el
principio de culpabilidad, el principio de igualdad y la libertad de la
voluntad de oecisióna.
:
,
-
,
( ' Li - i . . : ' ¿i l
C. Elpnocedimientoab¡¡er¡iadoenEspaña;
; ;
-r
LaLey Orgánica 7/1988, de 28 de diciembre, instaura en el Rei-
no de España el Procedin.iento Penal Abreuiado, el cual queda in-
corporado en el Título III, Libro fV de la Ley de Enjuiciamiento Cri-
minal de 1882.
ScnuxennnN, Bernd.
¿Cnsis
del
procedimiento penal?
¿Marcha
trittnfal del procedimien-
to penal en el ntundo? en"Cuadernos de Doctrina y Jurisltrudencia. Pcn.al",Año IV N" 8
-
A. 1' ed. AD-HOC S. R. L. Buenos Ai res, 1998, p. 420.
Ibid. p. 421.
Roxrx, Claus. Op. Cit. p. 100. 4
437
E¡, P¡rocuu¡lr,l¡ENTo A¡REvlADo EN ¡)L
pRocEso pENAL
CoNTINENTAL Btrnopro
El
procedimiento abreviado español consiste en una especiali-
dad del
procedimiento común,
puesto que, en líneas
generales,
man-
tiene la estructura esencial del proceso penal de tinte acusatorio
formal,
pero con algunas
particularidades.
En este sentido, la doc-
trina española, en forma unánime, considera que el procedimiento
abreviado "...Iejos de ser un procedimiento especial, es, con claridad,
un procedimiento ordinario, hasta eI extremo de llegar a conuertirse
en el proceso t i po. . . "5.
El Título III del Libro IV de la LECrim, que reglamenta el pro-
cedimiento abreviado para determinados delitos, se halla, a su vez
divido en los siguientes capítulos: Capítulo I "Disposiciones genera-
Ies"; Capítulo II "De
la preparación
del
juicio
oral"; Capítulo III"DeI
juicio
oral";
y
Capítulo I\tr "De Ia ejecución de las sentencias".
En lo referente al ámbito de aplicación del instituto, el artículo
779 dispone
que
el
procedimiento abreviado "...se
aplicará aI enjui-
ciamiento de los delitos castigados con pena príuatiua
de libertad no
superior a nueue años, o bien con cualesquiera otras penas de dis-
tinta naturaleza, bien sean únicas, conjuntas o alternatiuas, cual-
quiera que
sea su cuantía o duración1 Siempre y
cuando no corres-
ponda el enjuiciamiento de los hechos por
el cauce de algunos de los
procesos especiales previstos en la LECrim.
En el marco del procedimiento
abreviado se puede
advertir una
fase de inuestigación preliminar qlue no tiene propiamente
carácter
jurisdiccional
y tiene por ñnalidad el esclarecimiento de los hechos
delictivos y descubrir a los participantes
del mismo. Esta investiga-
ción preliminar está a cargo del Ministerio Público y
de la PolicÍa
Judicial, y se produce
con anterioridad a la intervención de la auto-
ridad
judicialG.
Si la investigación
preliminar
no fuera suficiente, o no haya exis-
tido debido a que el proceso se inició mediante querella
o denuncia
presentada directamente ante la autoridad
judicial,
el
juez
de ins-
Dti L¡¡lr.r Rurro, Jainre. El procedint.iento abreuiado
(Doctrina,
Jurispr.udencia, Formula-
l i os y Legi sl aci ón). 1' ed. Ti rant l o Bl anch. Val enci a, 1998, p. 26.
Vsn artículo 781, segundo páirafo, de la LECrim incluido
en el anexo.
o
432
DsREcHo PENAL
trucción debe incoar las dilígencios
previas y
esenciales para
deter-
minar la naturaleza
y circunstancias del hecho y
las personas que
en él
participaron. Una vez
practicadas dichas diligencias, o cuando
no sean necesarias, el
juez
de instrucción adoptará alguna de las
siguientes resoluciones, conforme a lo previsto por
el artículo 789.5
de la LECrim.
a) Mandaró archíuar las actuaciones, si estimare que el hecho no
es constitutivo de infracción
penal
o, aun estimando que el he-
cho
pueda ser constitutivo de delito, no hubiere autor conocido.
b) Mandaró remitir lo actuado aI
juez
de
faltas,
si reputare falte el
hecho
que hubiere dado lugar a la formación de las diligencias,
cuando no le correspondiere su enjuiciamiento.
c) Se inhibiró a
fauor
del órgono cornpetente, si todos los imputa-
dos fueren menores de 16 años de edad o el hecho estuviere atri-
buido a la
jurisdicción
militar.
d) Remitiró las actuaciones al Juez de lo Penal para que lleue a
cabo el
juicio
inmediato, si el hecho constituye un delito cuyo
conocimiento corresponda a los Juzgados de lo Penal, si el delito
está castigado con una
pena
no superior a los seis años
y
si el
imputado haya reconocido los hechos que se le imputan estando
asistido deAbogadc,. En este caso, el Juzgado de lo Penal deberá
convocar inmeüatamente a
juicio
oral al Fiscal y,
las
partes,
quienes formularán en el mismo acto sus pretensiones pudiendo
dictar sentencia en el acto.
:
e) Dard entrad.a a la siguiente
fase
d,e preparación
d.et
juicio
oral,
si el hecho constituyera delito comprendido en el artículo 779,
ordenando el traslado de las diligencias previas
al Ministeno
Público y a los acusadores
particrrlares.
Lo
que la Ley Orgánica 71L988, del 28 de diciembre, denomina
"preparación del
juicio
oral", viene a corresponder
a la fase interme-
dia del proceso penal ordinario. En esta etapa eljuez de instrucción
sigue siendo competente
y tiene
por finalidad dar oportunidad a las
part es acusadoras
para que present en
escri t o sol i ci t ando el
433
Eu Pn<¡cnn¡¡r¡¡c¡vro
Annl:v¡nDo DN EL PRocEso PEN^L coNTINENTAL
EURoPEo
sobreseimiento
o la apertura del
juicio
oral, formulando
en este caso,
el escrito de acusación.
La fase d,e preparación del
juicío
oral comienza con el traslado al
Ministerio
Fiscal
y a las demás
partes acusadoras de las diligencias
previas, para que, en el plazo común de 5 días, soliciten la apertura
del
juicio
oral, el sobreseimiento o, excepcionalmente,la práctica de
diligencias complementarias,
según lo dispone el artÍculo 790.1 de
la LECrim. Una vez contestado el traslado por el Ministerio Fiscal
y
los acusadores
personados, el
juez
de instrucción debe resolver so-
bre la apertura del
juicio
oral o el sobreseimiento de la causa.
En caso de que admita la acusación, debe dictar el auto de aper-
tura, en el cual se declarará la apertura deljuicio oral y contra
quien
se dirige la acusación
y, en su caso, la acción civil; señalará el órgano
competente
para el enjuiciamiento;
y, deberá dar traslado de las ac-
tuaciones al acusado
y sus defensores,
para que en el plazo de 5 días
presente escrito de defensa si a sus intereses conviniere. En caso de
que el acusado no haya hecho uso de su derecho a nombrarAbogado,
el
juez
de instrucción debe, además, emplazar al acusado
para que
dentro del plazo de 3 días nombre Abogado que le defienda y Procu-
rador
que le represente, bajo apercibimiento de
que
si así no lo hiciere
se le nombrará de oficio,
para luego correrle el traslado respectivo.
Contra el auto de apertura a
juicio
oral no procederá recurso
alguno.
En el inciso 3 del artículo 791 de la LECrim se introduce otra
modalidad de conformidad, al establecer que"En
su escrito,
firmado
también
por el acusado, la defensa podró
manifestar su conformi-
dad con el escrito de acusación
que contenga pena de m.ayor
gro.ue-
dad. TaI conformidad podrd. también
formalizarse
conjuntatnente
con. eI escrito de acusación del Ministerio Fiscal". En este supuesto,
y cuando tan sólo exista como
parte pasiva
el propio acusado, la
causa
puede fallarse sin necesidad de celebración dejuicioT.
7 Dn Lnvrr Rusro, Jai me. Op. Cü. p. 91.
434
Dpnr¡¡ro Pnm,
Finalmente,
presentados los correspondientes
escritos de
defensa, o bien, aplicado lo establecido en el artículo 79L.L, segundo
párafo, de la LECrim, se
procederá a acordar, mediante providencia,
la remisión de las actuaciones al órgano
judicial
competente para
el
enjuiciamiento, notificando tal resolución, y con ella la remisión de
las actuaciones, a todas las
partes.
La fase del
juicio
oral comienza con la recepción de las actuacio-
nes por el órgano competente
para el enjuiciamientu. En esta etapa
se prevé también la posibilidad de subsanar cualquier vicio procesal
que pudiera causar la nulidad de las actuaciones. Si no se detecta
anomalía
procesal
alguna, el órgano
jurisdiccional
competente para
el enjuiciamiento deberá dictar auto, que
tendrá, como mínimo. el
siguiente contenido: admitir las pruebas que
estime pertinentes, pre-
vio examen de las propuestas por las partes y, al mismo tiempo.
prevendrá lo necesario para la
práctica
de las pruebas
admitidas
y
las anticipadas;
y deberá fijar la fecha de inicio de las sesiones del
juicio
oral.
Llegada la fecha señalada para la celebración deljuicio oral, se
constituirá en la Sala de Audiencia correspondiente, el Juzgado o
Thibunal,
y
se
procederá a la celebración del
juicio,
con asistencia
del Ministerio Público
y delAbogado defensor. Con relación a la pre-
sencia del acusado, la misma es obligatoria para
la realización del
juicio,
pero si se dan los supuestos
previstos
en el artículo 793.1 de
la LECrim, el
juicio
puede celebrarse en ausencia del mismo.
El
juicio
oral se inicia ccn la lectura, por
el Secretario, de los
escritos de acusación
y defensa. Seguidamente, las paites podrán
solicitar aljuez o tribunal
que le concedan turno para
exponer lo que
estimen necesario. Luego, se procederá
a la práctica
de las pruebas
en fcrma concentrada
y consecutiva. Excepcionalmente, se podrá
suspender o aplazar la sesión
por un límite máximo de 30 días. Ter-
minada la práctica de las pruebas, el
juez
o el presidente del tribu-
nal requerirá a la acusación
y
a la defensa que
manifiesten si se
ratifican o modifican las conclusiones de sus escritos presentados, y
que expongan oralmente cuanto estimen procedente
sobre la valora-
ción de las pruebas y la calificación
jurídica
de los hechos. Finaliza-
dos los alegatos, eljuez o tribunal deberá dictar sentencia dentro de
435
E¡, PRocr¡r¡u¡p¡vro
Asnev¡ADo EN EL PRocEso PENAL cotfrINENTAt, EURopDo
los cinco días siguientes a la finalización del
juicio
oral. El
juez
de lo
penal podrá dictar sentencia oralmente. Del desarrollo del
juicio
se
labrará acta, reseñándose en la misma el contenido esencial de las
pruebas practicadas, las incidencias
y
las reclamaciones producidas,
y las resoluciones adoptadas.
En esta fase se prevé la última oportunidad de presentación de
la conformidad del acusado, al establecer el artículo 793.3 de la
LECrim lo siguiente:
"Antes de iniciarse la
1tráctica
de Ia prueba,
Ia
q,cusación
y la
defensa, con la conformidad del acusado presente, podrá.n pedir al
Juez o Tlibunal que proceda a dictar sentencia de conforrnidad con
eI escrito de acusación que contenga pena
de nxayor grduedad,
o cott
el que se presentara en ese acto, que no podró referirse a hecho
distinto, no conrener calificación mós graue que Ia del escrito de
acusación. Si la pena no excediera de seís años, eI Juez o T)-ibunal
dictará sentencia de estricta conformidad con la aceptada por las
partes".
"No obstante, si a partir de la descripción del hecho aceptado
por todas las partes,
estimara el Juez o Tlibunal que
el tnistno care-
ce de tipiciciad penal,
o resultara manifiesta la concurrencia de cual-
quier circunstancia determinante de la exención de pena, o de su
preceptiua atenuación, dictará. sentencia en los términos que proce-
da, preuia audiencia d.e las partes
realízan en el acto."
'No
uinculan al Juez o Tlibunal las conformíd,ad,es
sobre la adop-
ción de med,idas protectoras
en los casos de limitación de la respon-
sabilidad penal".
D. El procedhrienüo abrreliado en Italia
El Código Proeesal Penal italiano de 1988, en el Capítulo refe-
rente a los Procedimientos Especiales, establece
diversos
tipos de
mecanisrnos tendientes a la simplificación del proceso,
entre los cua-
les se encuentra el guidizio
abreuíatto.
436
Dpnrc¡ro
PsxH.
En el
juicio
abreviado italiano, el imputado puede
solicitar que
eI
proceso sea definido en la audiencia
preliminar,
obviamente,
con
acuerdo del Ministerio Público. El
juez
debe hacer lugar a lo solici-
tado cuando el
proceso pueda ser definido atento al estado de las
actuaciones, En este caso, la audiencia
preliminar
sustituye al de-
bate
que debiera ser realizado en eljuicio oral
¡
una vez finalizada
la audiencia; eljuez debe dictar sentencia. Si la sentencia es conde-
natoria, la
pena que determine el
juez,
teniendo en cuenta las cir-
cunstancias del hecho, debe ser disminuida en un tercio, y, si la pena
fuere de prisión perpetua, por 30 años de pena privativa
de liber-
t ad8.
El Código italiano de 1988 instituyó también en su proceso pe-
nal el pattegiamiento ola applicazione della pena
su richiesta delle
parti, es decir, la aplicación de la pena a solicitud de las partese.
Según este
procedimiento, el imputado
y
el Ministerio Público pue-
den
pedir al
juez
la aplicación de una
pena que,
teniendo en cuenta
las circunstancias,
y disminuida hasta en un tercio, no supere los
dos años de reclusión. También procederá cuando se solicite la apli-
cación de una pena sustitutiva o una
pena pecuniaria.
El
juez,
mediante sentencia, debe disponer la aplicación de la
pena requerida
por las partes, siempre
que
considere que la califica-
ción
jurídica
del hecho
y
la aplicación de la pena
sean correctas,
según las actuaciones
y las circunstancias expuestas por
las
partes.
Una
particularidad que presenta el pattegiamiento
es la posibi-
lidad de subordinar su aplicación a la concesión de la suspensión de
la pena cuya aplicación es requerida por
las partes.
En este caso, el
Juez, si considera
que la suspensión condicional no puede
ser conce-
dida, debe rechazar la solicitud.
El
juicio
directísimo
y eljuicin inmediato son otros de los meca-
nismos de simplificación
implementados por
el Código en estudioro.
Wessrrcrox Asnlos, F,aúl. Derecho Procesal Penal.Tomo III. 1' ed. Ediciones Jurídicas
Cuyo. Mendoza, 1993, p 195.
Ibid.
I bi d. p. 196
8
9
10
437
El, Pno<;elr¡ttrrrx' lo
A¡RrvtrtDo EN EL Pnoo¡:so
pftN^L
coNl' tNDN' rAL
EURoPlro
Conforme a la normativa
procesal
italiana, el
juicio
directísimo
procederá en los siguientes supuestos: cuando una
persona
haya sido
arrestada en flagrante comisión de delito y el Minisi;erio Público
considere oportuno someterlo directamente al
juez
de debate, den-
tro de las 48 horas del arresto,
para que
éste convalide la aprehen-
sión
y proceda de inmediato al
juicio;
cuando, a pesar de no haberse
convalidado el arresto, el imputado y
el Ministerio Público consien-
ten la realización de
juicio;
cuando el arresto en flagrancia no ha
sido convalidado
y el Ministerio Público presenta al imputado a la
audiencia dentro de los 15 días siguientes
al arresto. Igualmente, el
Ministerio Público puede proceder al
juicio
directísimo contra el
imputado
que en el curso del interrogatorio haya confesado. En este
supuesto, el imputado libre es citado a comparecer a una audiencia
no posterior a los 15 días desde la inscripción del conocimiento del
hecho delictivo.
El desarrollo del
juicio
directÍsimo se hará conforme a las reglas
comunes del proceso ordinario
y, una vez ftnalizada la discusión, el
juez
debe dictar sentencia absolviendo o condenando al imputado.
En caso de condena, la pena es disminuida a un tercio de la pena
que le correspondería teniendo en cuenta las circunstancias del he-
cho.
Ahora, el
juicio
inmediato procederá cuando la prueba del hecho
a.parezca evidente, o cuando el imputado renuncie a la audiencia
preliminar. En el primer supuesto, el Ministerio Público, previo in-
terrogatorio del imputado, debe solicitar la aplicación del
juicio
in-
mediato con las formalidades de la solicitud de elevación a
juicio.
Además, debe presentar la solicitud con todos los elementos
probatorios reunidos al
juez
de las investigaciones preliminares,
dentro de los 90 días de la inscripción en el Registro de las Noticias
del Delito.
El
juez
de las investigaciones
preliminares,
una vez recibida la
solicitud y los antecedentes del caso, debe dictar el decreto que dis-
ponga el
juicio
inmediato y ordene la remisión
de las actuaciones al
juez
competente para el
juicio,
indicando el lugar, día y hora de la
comparecencia, haciendo saber al imputado de que,
en caso de no
conparecer, será
juzgado
en contumacia.
438
E. Hpnocedimiento abreviado en Guatemala
A través del Decreto 51 del año 1992,1á República de Guatema-
la modifica su sistema de
justicia penal,
dando inicio al
proceso
de
reforma estructural de los
procedimientos penales
en América Lati-
na. Es así que el Código
Procesal Penal guaternalteco
incorpora el
procedimiento abreuiado
en su
proceso penal, estableciendo en su
artículo 464 que el mismo será admisible cuando el Ministerio Pú-
blico estimare suficiente la imposición de una pena
no mayor de dos
años de privación de libertad,
que posteriormente
fue elevado a cin-
co años de
privación
de libertad con el Decreto 79-97, o de una
pena
no privativa de libertad. Además, se requiere que el imputado y su
defensor consientan en la aplicación del instituto y
sea admitido el
hecho descrito en la acusación
y su
participación
en é1.
En caso de
que
existan varios imputados, la última parte del
artículo 464 posibilita la aplicación del
procedimiento
abreviado a
alguno de los coimputados, aunque el resto no esté de acuerdo.
Una vez
presentado el requerimiento ante el
juez
de primera
instancia en el procedimiento intermedio, el mismo deberá üctar la
resolución que corresponda,
previa audiencia del imputado. El
juez
podrá condenar o absolver, conforme a los elementos probatorios
recolectados en la etapa
preparatoria. En caso de condena,la misma
no podrá superar la pena requerida
por
el Ministerio Público.
El artículo 465, en su segundo
pátrafo,
establece que
la senten-
cia se basará en el hecho descrito en la acusación, pero
faculta al
imputado a incorporar hechos favorables a é1, siempre y cuando su
prueba surja del procedimiento preparatorio.
El procedimiento abreviado
podrá ser rechazado por el
juez
cuan-
do éste estimare conveniente el procedimiento
común, para un me-
jor
conocimiento de los hechos, o cuando corresponda una pena
su-
perior a la señalada en el artículo 464. Rechazado el requerimiento,
el
juez
emplazará al Ministerio Público para que
concluya la inves-
tigación y formule un nuevo requerimiento.
439
El Pnoc¡:olttrDN'ft)
ABRDvtADo EN ttl, PRocEso t'DNAt, coN'flN¡:NTAt, EURoPt)o
También en el supuesto de rechazo del abreviado, el artículo 465
en su última
parte prescribe que el pedido de
pena
realizado
por el
Ministerio Público no lo vincula en el
juicio
oral, sin hacer referen-
cia a la validez o no de la admisión de los hechos
por parte del impu-
tado.
Por último, el artícul o 466 determina que'contra la sentencia
dictada en el procedimiento abreviado será admisible el recurso de
apelación, el cual puede ser interpuesto por
el Ministerio Público, el
querellante adhesivo, el acusado, su defensor y, en ciertas circuns-
tancias, las partes civiles.
E El pnocedirniento abreviado en Costa Rica
Si bien el procedímiento abreuiadoha sido introducido en el pro-
ceso
penal costarricense recién con la sanción del Código Procesal
Penal de 1996
-t
ey N' 7594-, el Códrgo de Procedimientos Penales
de 1973
ya establecía la aceptación de los cargos por
el imputado en
los casos de delitos sancionados solamente con días-multas y en los
juicios
de faltas y contravenciones, con lo cual se prescindía del
jui-
cio oral
y público y se dictaba inmediatamente la sentenciall.
El instituto se encuentra regulado en el fitulo I, Libro II del
Código costarricense de 1996. El artículo 373 establece, como únicos
presupuestos para
su
procedencia, la admisión de los hechos por
parte del imputado, su consentimiento en la aplicación del abrevia-
do y la conformidad del Ministerio Público y del querellante; por lo
que puede ser aplicado a todos los hechos punibles
al no considerar
el marco
penal como un factor restrictivo. La existencia de
coimputados no impide su aplicación a alguno de ellos.
El requerimiento de aplicación del procedimiento
abreviado pue-
de ser presentado en cualquier momento antes de resolverse la aper-
tura a
juicio
y podrá ser formulado por el Ministerio Público, el que-
rellante
y el imputado, conjuntamente o por
separado. En el reque-
11 LI-o¡¡r Roon¡cuez, Javier. Procedimiento abreuiado en Costa Rica, presunción de inocen-
cia y dcrecho de abstenció¡t de declarar,en' EI Proced,imientoAbreuiad.o".
I" ed. Editores
del Puert o s. r. l . Buenos Ai res, 2001, p. 436.
440
Dsnr:rx{o PsNru.
rimiento
se deberá manifestar
el deseo de aplicar el procedimiento
abreviado,
el cumplimiento
de los requisitos legales y solicitar la
pena a imponerse,
el cual
podrá disminuirse hasta un tercio del
mínimo de la
pena prevista en el tipo
penal que
se imputa.
Si el
juez
estima
procedente la aplicación del procedimiento abre-
viado, deberii elevar los antecedentes de la causa al tribunal de sen-
tencia competente. Una vez recibidas
las actuaciones, el tribunal
deberá dictar sentencia, salvo
que estime conveniente oír
previa-
mente a las
partes y a la víctima de domicilio conocido, en una
audiencia orallz. Lo manifestado
por la víctima de domicilio conoci-
do no será vinculante, conforme lo prescribe el artículo 374 en su
tercer
párrafo.
El artículo 375 faculta también al tribunal de sentencia a recha-
zar el
procedimiento abreviado,
pero no determina en qué supues-
tos. Es así
que el tribunal deberá recuviar la causa para su tramita-
ción ordinaria, en caso de
que rechace el procedimiento abreviado'
Ahora, si dicta sentencia condenatoria,
la pena impuesta no podrá
superar la requerida
por los acusadores, es decir, el Ministerio Pú-
blico
y el
querellante.
La sentencia dictada en el
procedimiento abreviado deberá con-
tener los requisitos
previstos en el Código costarricense
y
será
recurrible en casación, según lo dispone la última parte del artículo
375.
G. Hpnocedimiento abreviado enArgentina
I ni ci al ment e f ueron l as provi nci as argent i nas l as que
implementaron
en su legislación ritual penal el instituto del
proce-
dimiento abreviado, siendo la primera, el Código Procesal Penal de
la
provincia de Córdoba, sancionada
por
Ley 8.L23l92,bajo la deno-
minación de
juicio
abreuiado. La única disposición que regula el
juicio
abreviado cordobés es el artículo 415, que
se halla en el Capi-
tulo II, fitulo II, Libro III del cuerpo normativo citado precedente-
12 Vnn artículo 375 del Código Procesal Penal costarrice¡rse de 1996, que se reproduce en el
anexo de la presente monografía.
441
El , Ptro<;uorl r,t¡t:¡l t' o
Al ¡l tl ,;vtnl x) EN nt, PRocESo I' l l NAL coNTl NEN' ¡' Al , Et.l Rol ' l i o
mente. Dicho artículo dispone
que podrá
omitirse la recepción de la
prueba cuando el imputado confesare circunstanciada y llanamente
su culpabilidad
y, además de ello, estuviesen de acuerdo el tribunal,
el fiscal
y los defensores. En esta hipótesis, la sentencia se fundará
en las pruebas recolectadas durante la investigación penal prepara-
toria
y no se
podrá imponer al imputado una pena mayor a la solici-
tada por el fiscal. Previene, además, que en los supuestos de conexión
de causas sólo procederá el
juicio
abreviado si el imputado confesare
la comisión de todos los delitos que les son atribuidos, salvo que se
haya dispuesto la separación de los
juicios.
En el orden nacional, el
juicio
abreviado fue recientemente in-
corporado al sistema penal argentino a través de la Ley 24.825197.
el cual, establecía la inclusión del Capítulo IV en el Título II clel
Libro III del Código Procesal Penal de la Nación.
Según el artículo 431 bis introducido por la Ley 24.825/9' i al
citado Código, el Ministerio Público podrá solicitar que se aplique el
juicio
abreviado cuando estimare suficiente la imposición de una
pena privativa de libertad inferior a seis años, o de una no privativa
de l i bert ad,
y cuando el i mput ado, asi st i do por su def ensor.
manif'estare su conformidad sobre la existencia del hecho y
su
parti-
cipación en é1.
LJna vez prestada la conformidad, y presentada la solicitud, el
juez
de instrucción deberá remitirlos inmediatamente al tribunal
de
juicio.
el que tomará conocimiento de uísu del imputado y lo escu-
chará si éste desea hacer alguna manifestación.
El tribunal de
juicio
puede
rechazarla solicitud por dos motivos:
por la necesidad de un mejor conocimiento de los hechos, o por
su
discrepancia fundada con la calificación legal admitida. Si el tribu-
nal no rechaza la solicitud llamará autos para sentencia y
tendrá un
plazo máximo de diez días para expedirse. Si rechaza Ia solicitud, se
deberá proceder según la regla del procedimiento
común u ordinario,
y la conformidad prestada por el imputado y su defensor no será
tomada como un indicio en su contra; tampoco el pedido de pena
formulado
por el fiscal lo vinculará en el debate.
442
DnRncso Pnxnl
La sentencia
distada en el marco del
juicio
abreviado deberá
fundarse
en las
pruebas recogidas durante la instrucción y
en la
admisión de los hechos
por parte del imputado. La pena que
le sea
impuesta
no
podrá ser superior,
o más
grave, que
la
pedida por
el
Ministerio
Fiscal. Contra
la sentencia será admisible la sentencia
de casacióó.
En el supuesto de conexión de causa, el
juicio
abreviado sólo
será admisible si el imputado
admite el requerimiento fiscal respec-
to de todos los delitos
que se le son atribuidos, salvo que haya sepa-
ración de
juicio.
Así también,
cuando existan varios imputados, el
procedimiento abreviado
sólo
podrá aplicarse si todos ellos prestan
su conformidad.
H. El
prdimiento abreviado
enVeneztrela
En el marco de la reforma del sistema
penal venezolano, fue
sancionado
el Código Orgánico Procesal Penal en fecha 20 de enero
de 1998. El nuevo ordenamiento
procesal de tinte acusatorio ha in-
corporado también nuevas instituciones, entre las cuales se encuen-
tra el procedirniento abreuiado, regulado en el fitulo II del Libro III
del citado Código venezolano.
Sobre la
procedencia del
procedimiento abreviado, el artículo
3?3 establece,
en forma imperativa,
que
el Ministerio Público deberá
proponer la aplicación de dicho instituto en los siguientes casos:
a) Cuando se trate de delitos flagrantes, cualquiera
que
sea la
pena
asignada al delito;
b) Cuando se trate de delitos con
pena privativa de libertad no
mayor de cua-tro años en su límite máximo; y
c) Cuando se trate de delitos
que no ameriten
pena privativa de
libertad.
En el supuesto de flagrancia, el artículo 374, modificado recien-
temente
por la Ley de Reforma Parcial del Código Orgánico Proce-
sal Penal, determina
que el órgano
policial que haya inter¿enido en
443
El, P¡roc¡:o¡t' t¡uNrt¡ AgRpv¡eDo EN EL P¡toctlso PENAT, coNl' fNltNlAL rrut()pt;o
la aprehensión deberá
poner al aprehendido inmediatamente a dis-
posición del Ministerio Público para que éste, a su vez,lo presente al
juez
de control dentro de las 24 horas siguientes a la aprehensión.
El Ministerio Público deberá exponer al
juez
de control las circuns-
tancias en que se produjo la aprehensión, para que éste pueda de-
terminar si concurren los presupuestos del artículo 257.
En caso de que se hallen reunidos los requisitos del artículo
257,la causa deberá ser remitida ai tribunal unipersonal, el cual
convocará directamente al
juicio
oral y público, que deberá celebrar-
se dentro de los 15 días siguientes a la recepción de las actuaciones.
El Fiscal
v
la víctima presentarán la acusación directamente en la
audiencia del
juicio
oral, y en lo demás se seguirán las reglas del
proceso ordinario.
Así también, el artículo 374 dispone que
se seguirán las disposi-
ciones del
proceso
ordinario cuando el
juez
estime que no se dan los
supuestos del artículo 257, lo cual deberá constar en acta. En este
supuesto, el
juez
de control debe decidir si libera al aprehendido o
decreta su privación preventiva de libertad, dentro de las 72 horas
siguientes al momento en que fue puesto
el aprehendido a su dispo-
sición.
Con relación a los casos previstos en los incisos 2 y
3 del artículo
373, el Código venezolano prescribe el siguiente trámite. En estos
casos, el Ministerio Público, dentro de los 5 días siguientes del pri-
mer acto del procedimiento, podrá solicitar al
juez
de ccntrol la apli-
cación del procedimiento abreviado.
Antes de dictar la resolución que
corresponda,
eljuez de control
debe oír al imputado. Si no admite la aplicación oel procedimiento
abreviado, debe crdenar la continuación del proceso
en su fonna
ordinaria. Si decreta 1a aplicación del prccedimiento.
debe elevat los
antecedentes de la causa al tribunal unipersonal,
el cual deberá
pro-
ceder conforme a lo previsto en el artículo 374.
El Código Orgánico Procesal Penal, en el TÍtulo III de su Li]¡ro
III, también modificado por la Ley de Reforma
Parcial del 25 de
agosto de 2000, incorpora una institución que
lo denomin a
proce
cli-
444
miento
por admisión de los hechos,
que consiste,
como
su nombre lo
indica, en la admisión,
por parte del imputado
de los hechos
objeto
del
proceso y
en la inmediata
imposición de la pena
por parte
del
tribunal. Esta admisión,
por parte del imputado, sólo podrá
ser rea-
lízadaen la audiencia
preliminar y, en el caso de flagrancia,
una vez
formulada la acusación
y antes del debate. En estos casos, el
juez
deberá rebdjar la
pena aplicable al delito desde un tercio hasta la
mitad de la
pena que haya debido imponerse según las circunstancias
particulares del hecho, como el bien
jurídico
afectado y el daño social
causado. Pero, si se trata de delitos en los cuales haya existido vio-
lencia contra las personas y én los casos de delitos contra el patri-
monio
público o previstos en la Ley Orgánica sobre sustancias estu-
pefacientes y psicotrópicas, cuya
pena exceda 8 años de pena priva-
tiva de libertad, eljuez sólo
podrá rebajar la condena hasta un tercio
de la pena que correspondiere.
I. E[ procedimiento abneviado enBolivia
Recientemente,la República de Bolivia ha modificado su proceso
penal con la sanción de la Ley N" 1970 de fecha 25 demarzo de 1999,
con lo cual ha incorporado también el procedimiento
abreviado en
su ordenamiento
positivo. El
procedimiento
abreviado se halla re-
gulado en el fitulo I, Libro III del Código Procesal Penal boliüano,
siendo concebido como una modificación del
procedimiento
común
y
no como un procedimiento especial.
El artículo 373 establece
que, una vez concluida la investiga-
ción, el Fiscal
podrá solicitar al
juez
de la instrucción que aplique el
procedimiento abreviado.
Para la procedencia del abreviado, el Fiscai solamente debe cou-
tar con el acuerdc del imputado
y su defensor, el que deberá estar
fundado en la admisión del hecho
y
su participación
en é1. Por su
parte, el
juez
puede negar la aplicación del procedimiento
abreviado
cuando exista oposición fundada de la víctima, o cuando el procedi-
miento común
permita un mejor conocimiento de los hechos. La
existencia de varios imputados en un mismo procedimiento no im-
pedirá la aplicación del
procedimiento abreviado con relación a al-
guno de ellos.
445
El, Pn<x;¡.:l¡¡t"rr¡;r.l' t' o
Aultnv¡aDo EN ¡;L PttooEso PIrN^t,
(pNTtNttN' ¡hr,
Itultop!)o
En la audiencia oral, según lo prescribe el artÍculo 374, el
juez,
antes de escuchar a las partes,
debe comprobar la existencia del
hecho
y la participación del imputado, la voluntaria renuncia al
jui-
cio oral ordinario
por parte del imputado y que
el reconocimiento de
culpabilidad fue libre y voluntario. La sentencia debe guardar
con-
gruencia con el hecho admitido por
el imputado,
y
la condena no
podrá superar la pena requerida por el Fiscal:
En caso de improcedencia del requerimiento, la pena solicitada
por el Fiscal no lo vinculará en el
juicio
oral ordinario, como así
también, la admisión de los hechos por parte del imputado no podrá
ser tenida en cuenta por el tribunal de sentencia.
J. El procedimiento abneviado en Ecuador
El último país latinoamericano en introducir, en su proceso penal,
el instituto del procedimiento
abreuiado fue la República del Ecuador
con la sanción de su Código de Procedimiento Penal, en fecha 13 de
enero de 2000.
En el Capítulo I, Título V, Libro fV del Código de Procedimiento
Penal ecuatoriano, se halla reglamentada el instituto del abreviado,
el cual será admisible cuando: se trate de un delito que
tenga
previs-
ta una pena máxima inferior a cinco años; el imputado admita el
acto atribuiCo y consienta la aplicación de este proceso;
el defensor
acredite, con su firma, que el imputado ha prestado
su consenti-
miento libremente. La existencia de coimputados no impide la apli-
cación del procedimiento
abreviado.
Acorde a lo dispuesto por
el artículo 370, el
juez
debe oír al im-
putado y dictar resolución, absolviendo o condenando
sin más trá-
mite. Si considera necesario, puede
oír al ofendido o al querellante.
En caso de condena, la pena impuesta no puede
superar a la solicitada
por el Fiscal. cuando el
juez
rechace la aplicación
del procedimiento
abreviado, debe emplazar al Fiscal para que
concluya
el proceso
se-
gún el trámite ordinario. En este caso, el requerimiento
anterior
sobre la pena
no vincula al fiscal durante el
juicio,
ni la admisión de
los hechos por parte
del imputado puede
ser considerada
como una
confesión.
146
Dp¡ruc¡ro
Pn¡vnt
4. ANALISIS COMPARA.TIVO
DE LAS LEGISI,ACIONES
DnRANJERAS
QttE
REGLJT,AIY EL PROCEDTMIET{TO
ABREVIADO
A- Américalatina
. :
Debido ál origen
prácticamente común del ProcedimientoAbre-
viado en América Latina, las características del mismo en los diver-
sos Códigos Procesales Penales son muy similares en muchos aspec-
tos. En este sentido,
pasaremos a hacer referencias a aquellos ele-
mentos comunes del Procedimiento
Abreviado latinoamericano.
a. Elreqrcrimicnto o confurtnidad delMinisterio hiblino
Todos los Códigos Procesales Penales ügentes enAmérica Latina
y,
eue
han implementado el Procedimiento o JuicioAbreviado, exigen
para su aplicación, el requerimiento o, por lo menos,la conformidad
de
parte del Ministerio Público. Esto, de cierta modo, resulta nece-
sario,
pues el Ministerio Público, en el sistema adoptado por los nue-
vos Códigos latinoamericanos, es el encargado de ejercer la acción
penal pública y de investigar los supuestos ilÍcitos con el objeto de
obtener elementos
probatorios para sostener su acusación u otro acto
conclusivo, entre los cuales se encuentra el Procedimiento Abrevia-
do. En consecuencia, en ningún supuesto se
puede
concebir la apli-
cación del ProcedimientoAbreviado
ante la oposición del Ministerio
Público.
El requerimiento fiscal de aplicación del Procedimiento Abre-
üado en algunos Códigcs, como el costarricense de L996,
y el para-
guayo de 1998,
pueden ser formulados conjuntamente con el
quere-
llante, el imputado
y su defensor.
h La.adntisiónde los heclws porpañe dclilnputado
Si bien el Proyecto M¡.Inn no lo contemplaba, el Código Procesal
Penal Modelo
para Iberoamérica introdujo como requisito para la
procedencia del ProcedimientoAbreviado la"admisión de los hechos"
por parte del imputado, el cual fue posteriormente
exigido por todos
los Códigos latinoamericanos
para la admisibilidad del Procedimiento
447
El, Pnocont¡vltnrro
A¡nrv¡nDo EN El, PRocEso PEN^L coNTrNItNTAl, Itt,Ro¡' lJo
o Juicio Abreviado, salvo el Código Orgánico Procesal Penal de Ve-
nezuela.
Otros Códigos no se limitan únicamente a exigir la"admisión de
Ios heclrcs", sino que exigen también
que
el imputado reconozca su
participación en el ilícito y consienta en la calificación
jurídica
del
hechors. Por su
parte, el Código cordobés de 1992 establece directa-
mente
que el imputado debe confesar circunstanciada
y llanamente
su culpabilidad
para que se dé trámite al Juicio Abreviado, según
consta en su artículo 415, primera parte.
Esta admisión de los hechos, por parte
del imputa<io debe darse
voluntariamente y, como garantía de ello, el Abogado defensor debe
consentir en la aplicación del procedimiento, exigiéndose que la vo-
luntariedad de la manifestación de admisión se acredite con su fir-
ma.
La. supresün dcljuicio orul y público
En las legislaciones latinoamericanas,la aplicación del Procedi-
mientoAbreviado conlleva a la supresión del
juicio
oral, puesto que,
el
juez
que recibe el requerimiento, una vez comprobado el cumpli-
miento de los
presupuestos
de admisibilidad, debe dictar sentencia
sin más trámite. En algunos casos, la sentencia es emitida luego de
la realización de una audiencia oral que,
únicamente, tiene
por
obje-
to escuchar al Fiscal, al imputado, al defensor y,
excepcionalmente,
al querellante o la víctima, cuyas opiniones, por lo general, no scn
vinculantesra.
Al no realiza¡se el
juicio
oral y público,
el
juez
debe fundamen-
tar su sentencia con los elementos de convicción recolectados en la
etapa investigativa
y
en la admisión del hecho por parte
del imputa-
dol 5.
Vcn art. 464 del Código guaternalteco de 1992, inc. 2 del art. 431 bis del Código de la
Nación argentina y el art. 373 del Código boliviano de 1999.
Ven art. 465 del Código guatemalteco de 1992, inc. 3 del art. 431 bis del Código de la
Nación argentina, art. 375 del Código costarricense de 1996, art.427 del Código par-agua-
yo de 1998, art . 374 del Códi go bol i vi ano de 1999 y el art . 370 del Códi go ecuat ori ano de
2000.
Ver art . 415, segundo párraf o, del Códi go cordobés de 1992.
l 4
t D
448
DsnEcHo
Pe¡.¡Al,
El rlnico Código latinoamericano
que
no ha suprimido
el
juicio
oral al aplicar el Procedimiento Abreviado es el Código Orgánico
Procesal Penal de Venezuela. En este caso, el Procedimiento
Abre-
viado
precipita larealización del
juicio
oral
y público, puesto que,
en
los casos de flagrancia
y de delitos menores el
juez
de control, a
pedido del Ministerio Público, debe remitir inmediatamente las ac-
tuaciones aI Tribunal Unipersonal, el cual convocará directamente
ajuicio oral
y público dentro de los 10 a 15 días siguientes, confor-
me lo
prescriben los artículos 374
y
375 del citado cuerpo legal. Si
bi en él Códi go venezol ano no supr i me el
j ui ci o
or al en el
Procedimiento Abreviado, el rhismo
prevé
un instituto denominado
"Procedimiento por Admisión de los Hechos", el cual sí implica la no
realización del
juicio
oral
y público16.
d Limitacióndc laeondsu
Otra caracterÍsticas del Procedimiento Abr eviado en América La-
tina es la limitación de la condena
que pueda
ser impuesta por el
juez
o tribunal. La limitación consiste en que el
juez
o tribunal no
podrá imponer una
pena superior a la solicitada por el Ministerio
Público en su requerimiento o acusación. Esta limitación máxima
de la pena vendría a ser el beneficio
que obtiene el imputado con la
admisión de los hechos
que le son atribuidos, pues,
con ello, tiene la
seguridad
que no será condenado a una pena
mayor a la requerida
por el Fiscal.
EI Cóügo Orgánico Procesal Penal venezolano no prevé la limi-
tacilp,de la
pena en el Procedimiento Abreviado, debido a que
no
ti¡gr|ta'áitmisión de los hechos
por el imputado. En el Procedimien-
to
porAdmisión de los Hechos,
previsto en el Código venezolano, se
establece una disminución de la
pena, que correspondería,
según las
circunstancias
particulares del hecho,
pero
no limita la condena a la
pena solicitada
por el Ministerio Públicot?.
Ahora, pasaremos a hacer referencias a aquellas
circunstancias
que
son
particulares en los diversos Procedimientos
Abreviados re-
gulados en los Códigos latinoamericanos.
Von art. 376 del Código Orgánico Procesal Penal de Venezuela.
Ibiden.
16
t7
449
Et Pnoceu¡u¡llNro AnRev¡nno EN EL
pnocnso
PENAL coNTINENTAT, DUnopEo
e. Los lechns punibles újeto d.el Prcceümicnto Abrcuiado
En lo que respecta al tipo de hechos
punibles que pueden ser
sometidos al Procedimiento Abreviado, existen muchas diferencias.
Por ejemplo, los Códigos ecuatoriano y vene zolano establecen el marco
penal máximo como elemento identificador de los delitos que pue-
den ser sometidos al Abreviado; por otro ladb, el Có<iigo Procesal
Penal de la Nación Argentina y el Código guatemalteco tienen en
cuenta la pena requerida por el Ministerio Público para determinar
la admisibilidad del Procedimiento Abreviado; y, por último, los
Códigos de Costa Rica y
de la provincia de Córdoba, sencillanrente
no tienen en cuenta el nrarco penal ni la pena solicitada por el Fiscal
como requisito de admisibilidad del Abreviado, por lo que podrá ser
sometido al Procedimiento Abreviado cualquier hecho punible.
f
La.Qucrellny Iaaícti.ma
Con relación a la intervención de la querella y de la víctirna, se
puede afirmar que la misma no es fundamental para la procedencia
del Procedimiento Abreviado. La participación
de las mismas, en
algunos Códigos18, se prevé en la etapa de sustanciación del procedi-
miento, específicamente, cuando el
juez
o tribunal estiman necesa-
rio oírlas antes de emitir su decisión.
Sólo en el Código Procesal Penal de Costa Rica de 1gg6 se exige
la conformidad de la querella para
la admisión del Procedimiento
Abreviado. El único caso donde la oposición fundada de la víctima es
una causal de rechazo del Abreviado es en el Código boliviano de
1999.
g. Eljuez o tribunal encatgada dc diatar SententinDefiniüua
En lo referente al órganojurisdicclonal
encargado de dictar sen-
tencia en el Juicio Abreviado, los Códigos ecuatoriano,
el boliviano.
el cordobés y el guatemalteco facultan al propio
juez
de instrucción,
o
juez
encargado de la etapa preparatoria,
a condenar
o absolver al
18 Vr Har t . 3TSdel Códi gocost ar r i censede1996, ar t . 42l del Códi gopar aguayodel ggg. ar . t
374 del Códi go bol i vi ano de 1999 y art . 370 del Códi go ecuat ori a. ro
de ?000.
450
Dnnpcno PeNru,
imputado en el marco delAbreviado. Sin embargo, los Códigos Pro-
cesales Penales de Costa Rica, Venezuela
y
de la Nación Argentina
disponen la remisión de los antecedentes al
juez
de
juicio
o al tribu-
nal de sentencia,
que, por lo
general, es unipersonal, para que
re-
suelvan lo
que
corresponda, buscando con ello que
la sentencia sea
dictada
por
un
juez
imparcial
y no contaminado.
lL El rcchazn dcl Ptwedi.mienfo Abrcaiado
Todos los Códigos facultan al órganojurisdiccional a rechazar el
Procedimiento Abreviado, pero no todos determinan los supuestos
en que el
juez
o tribunal se ve obligado a denegar la aplicación del
Procedimiento Abreviado. En esta tesitura se encuentran los Códi-
gos de la provincia
de Córdoba, de Costa Rica y
de Ecuador.
Pero los Códigos de Guatemala, de la Nación Argentina, de Ve-
nezuela y
de Bolivia establecen las situaciones en que
el órgano
ju-
risdiccional debe techazar la aplicación del Procedimiento Abrevia-
do. Básicamente, todos estos Códigos admiten que el
juez
o tribunal
pueden no hacer lugar a la aplicación del Abreviado cuando conside-
ran que el procedimiento ordinario o común permitirá
un rnejor co-
nocimiento de los hechos sometidos a su decisión. Otros motivos de
rechazo se dan cuando el
juez
o tribunal discrepa fundadamente con
la calificación
juríüca
del hechole o cuando considera que
la
pena
solicitada por el Ministerio Público deba ser superiol al límite esta-
blecido2o.
B. E\mpaoontinental
El ProcedimientoAbreviado regulado en las leyes procesales pe-
nales deAlemania, España
y
Portugal se caracterizapor
la simplifi-
cación de la fase de investigación
y el apresurarniento
en la realiza-
sión deljuicio oral, el cual es llevado a cabo con ciertas particulari-
dades. Por ejemplo, en el
procedimiento
abreviado portugués
el Mi-
nisterio Público, dentro de los noventa días del inicio del proceso,
puede presentar acusación
y
solicitar la realización
inmediata del
Ven inc. 3 art. 431 bis del Código Procesal Penal de la Nación Argentina.
Vrn art. 465, tercer párrafo, del Código Plocesal Penal de Guate¡nala.
45r
t 9
20
Er, PRocEDrrtr¡uHTo
At¡ltnvnDo DN EL PRocEso PENAL CoNTINENTAL EITROPEo
juicio
oral cuando el marco
penal del hecho punible que
se atribuye
al imputado
no supere los cinco años de
prisión, y existan pruebas
simples
y evidentes sobre la existencia del hecho y la autoría del
mismo.
Así también, en el
procedimiento
acelerado alemán, el Fis-
cal
puede solicitar al tribunal la realización del
juicio
oral en un
tiempo
más breve
que en un
procedimiento normal, cuando el esta-
do de cosas sea sencillo
y exista una clara situación probatoria, siem-
pre que se solicite la imposición de una pena no superior a un año de
privación de libertad.
Como se
puede apreciar, el procedimiento
abreviado en Europa
continental, específicamente enAlemania, España y Portugal no im-
plica la supresión del
juicio
oral sino, más bien, en un apresura-
miento en su realización.
Si bien fue en la práctica
judicial
germana donde se empezó a
negociar el monto de la pena a cambio de la confesión del acusado,
fue en Italia donde se conürtió en derecho
positivo. Es así
que, con
la sanción del Código Procesal Penal Italiano de 1988, se incorporó
en la legislación italiana el instituto de la conformidad, lo cual aca-
rreó la supresión del
juicio
oral en el giudizio abreuiatto
y en la
applicazione
della pena su richiesta delle parti o pattegiamiento.
La conformidad, como mecanismo de supresión del
juicio
oral,
fue igualmente adoptada
por la Ley Orgánica 71L998, de 28 de di-
ci embr e, del Rei no de España, ai i ncor por ar en l a Ley de
Enjuiciamiento Criminal el Procedimiento Abreviado, el cual
prevé
tres momentos en que puede llevarse a cabo la conformidad, los cuales
se hallan regulados en los artículos 789.5.5, 79I.3
y 793.3 de la
LECrim. Cabe aclarar
que la conformidad prevista en el artículo
789.5. regla
Quinta
de la LECrim, consiste en una modalidad especial
de concenso, debido a que en este caso el imputado que, asistido de
su Abogado,
haya reconocido los hechos que se imputa, solicita la
remisión inmediata de las actuaciones al Juez en lo Penal para que
éste convoque inmediatamente
a
juicio
oral al Fiscal y a las partes.
Entre los países de Europa continental cuyas legisiaciones he-
mos estudiado, solamente la República Portuguesa no ha admitido
la conformidad entre los mecanismos de simplificación del proceso
adoptados en el Código Procesal Penal de 1987.
452
Dr:Rrclrr¡
Pr:x¡u-
5.
g,
PROCEDIMIE.ITOABREVIADO
EN EL CÓDIC'O
PRocF-
SAL PE}.IALPARAGUAYO
En el
proceso penal paraguayo el Prccedimiento Abreuiado se
halla regulado en el fitulo II, Libro Segundo del nuevo Código Pro-
cesal Penal, sancionado
el 26 de mayo de 1998 por la Honorable
Cámara de Senadores.
La normativa reguladora del instituto, en
nuestro Código Procesal
Penal, reconoce sus fuentes en el Código
Procesal Penal Modelo
para Iberoamética, el Código Procesal Penal
Italiano, en la Ley Orgánica 7/88 del Reino de España, que introduce
el procedimiento abreviado a la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el
Código Procesal Penal de Guatemala
y los nuevos Códigos Proccsa-
les Penales de las provincias de Córdoba
y Tücumán, de la Argenbi-
f r a2t .
El ProcedimientoAbreviadopzede
ser requerido por escrito,
por
el Minísterio Públíco, el querellante y eI imputado,

sea
conjunta'
mente o por separado, en el cual se acreditará el cumplimiento de
los requisitos exigidos
por el artículo 420,los preceptos legales de
fondo aplicables,
y se fundamentarán sus pretensiones. En el su-
puesto de
que el requerimiento
de aplicación del ProcedimientoAbre-
viado sea formulado
por el Ministerio Público, y el imputado, refren-
dado
por el Abogado defensor,
el Juez Penal de Garantía debe estu-
diar inmediatamente la solicitud
y señalar, en el caso de que reúnan
los requisitos exigidos
por Ley,la fecha de realización de la audien-
cia de sustanciación del abreviado.
Ahora, si el pedido de aplicación
del Procedimiento Abreviado es realizado por la querella
o el impu-
tado, el Juez
previamente debe correr traslado del pedido al Fiscal
interviniente,
para luego determinar el cumplimiento de los
presupuestos legales
y, consecuentemente,
llevar a cabo la audiencia
prevista en el artículo 421 del Código Procesal Penal paraguayo.
Esto se debe a que el Ministerio Público es el encargado de ejercer la
acción penal pública, por lo que su conformidad para la procedencia
del Abreviado es indispensable. Sin emba;go, el Procedirniento Abre-
viado puede ser realizado a pesar de la oposición de la querella, puesto
2l Ven # 6 de l a Exposi ci ón de Moti vos del Anteprol ' ecto de Códi go Pl or:csal Penal pal a l ;r
Repúbl i ca del Par aguay,
pr esent ado por el l \ l [ i ni st er i o Pt i bl i co en el año 1994.
Er, PHocst¡l¡r¿rlrrut' o A¡nrv¡nDo ¡JN DL
pRocESo
t,ENAr, coNTlNrrNTAL EURoplx)
que ella es adhesiva, es decir, su opinión o consentimiento no es
vi ncul ant e22.
Con relación al momento en que debe ser solicitada la aplicación
del instituto, el Código establece que puede
ser requerido h.asta Ia
audiencia preliminar. Esto concuerda corr lo previsto por
el artíc¿¿lo
301, inciso 4, del ordenamiento procesal penal paraguayo,
el cual
autortza al Agente Fiscal a solicitar, una vez recibidas las diligencias
de la intervención policial,
o realizadas las primeras
investigacio-
nes, la realización de un Procedimiento
Abreviado, sin siquiera for-
nrular el Acta de Imputación. Igualmente, concuerda con el artí.culo
351, que faculta al Ministerio Público a solicitar, en la fecha fijada
para la presentación
de la acusación, la realización
del Procedimiento
Abreviado. Aun en el supuesto de que la acusación
sea presentada
por el Ministerio Público, el Procedimiento Abreviado puede
aun ser
solicitado durante la realización de audiencia preliminar; pero des-
de el momento en que el Juzgado Penal de Garantías dicta el auto
de apertura del procedimiento
a
juicio
oral y público,
la aplicación
del Abreviado se hace imposible.
Para la admisibilidad del Procedimiento
Abreviado,
además de
la conformidad del Ministerio Público,
el código
procesal penal
establece, en su artículo 42O,ttespresupuestos que
deben darse con-
juntamente
para
la procedencia
del mismo, los cuales lo pasaremos
a estudiar.
a) Hecho purrible que
tenga
una pena
m¡ixima inferior a
cinco años o r¡na sanción no privativa
de libertad
La aplicación del Abreviado con respecto
a los hechos punibles
tipificados en la parte
especial del Código Penal paraguayo,
se ve
lintitada por el nLarco penal
de los mismos,
es decir, que
el código
Procesal paraguayo
tiene en cuenta la pena
abstracta que
corres-
pondería
a los hechos punibles para determinar
si podrán
ser san-
cionados dentro del marco de un Procedimiento
Abreviado.
confor-
me a ello, la solicitud de pena concreta
realizada por
el Ministerio
Pirblico es irrelevante para la aplicación
del instituto.
22 vrrr ¿rrtículo 69, último párrafo, del código Procesal Fenal par.aguayo
de lggg.
451
Dr:lur:¡¡rr
PE¡.¡nl.
Si bien el Código utiliza una expresión que podúa
ser considerada
ambigua
por usar los adjetivos"móxinta"
e"inferior",
los cuales pue-
den hacer referencia a una "pena máxima de cütco atios" o una
"peno.
inferior a cinco años", el Procedimiento Abreviado sólo procederá
cuando se trate de un hecho
punible cuya pena máxima sea menor a
cinco años de privación de libertad, es decir, aquellos delitos sancio-
nados con hasta L,2
y 3 años de pena privativa
de libertad y/o mul-
ta. Sin embargo, en la
práctica, la mayoría de los Juzgados Penales
de Garantías han interpretado
que el Procedimiento Abreviado es
aplicable a todos los delitos, es decir, a todos aquellos hechos punibles
que son sancionados con hasta 5 años de privación
de libertad. Otros
Juzgados han llegado a ampliar más aun el campo de aplicación del
Procedimiento Abreviado, al entender que la pena
en abstracto no
debe ser tenida en cuenta, sino la pena en concreto solicitada
por el
Ministerio Público, por lo que podrán ser objeto de un procedimiento
abreviado, además de los delitos, todos los crímenes tipificados en el
Codigo Penal, salvo los crímenes denominados "Robo
con resultado
de muerte o lesión graue" y "Atentado contra la existencia del Esta-
do".
b) Admisirí,n delhecho porpar"üe del imputado y el consentimiento
en la aplicación del
pruoedimiento
Este requisito es lo
que
caracteriza al Procedimiento Abreviado
en América Latina,
puesto que, todos los Códigos Procesales Pena-
les latinoamericanos
que han incorporado en su ordenamiento
jurí-
dico el Procedimiento o Juicio Abreviado, exigen que
el imputado
admita el hecho que se le atribuye. Según JulIo B.J. Marnn,la admi-
sión de los hechos descritos en el requerimiento fiscal, por el impu-
tado, no implica confesión, ni allanamiento a la consecuencia
jurídi-
ca solicitade,
porque es
posible que el imputado y
el
juez
tengan una
valoración
jurídica
distinta del hecho, consideren como apropiada
una pena diferente a la solicitada, e inclusive, pueden
señalar otras
circunstancias de relevancia
jurídico-penal
para que el Juez o Tbr-
bunal las valoren al dictar sentencia2, . Es por ello que
el Juez
puede
23 Mrnl n, Jul i o 8. J. , Mecani snt os de Si m¡t l . i l i cuci t ' t n del Proccdi t ni et t t o, en"Ct t udernus cl ¿
Doctrina y Juri.sprudencia PenaL N" 8-A". 1' ed. AD-I{OC S.R.L.. Buenos Ailes. 1998. p
45r .
Er, Pnocnulurnx'x¡
A¡¡nnvrADo EN EL
pRocnso pENAL
CoNTINDNTAL EURopt;o
absolver al imputado, a pesar de que éste haya admitido los hechos
que se le imputan.
Con relación al consentimiento del imputado en la aplicación
del Procedimiento Abreviado, el Dn. C¡¡'r'enera Nonns expresa que
"...Ein
la existencia de consenso no puede existir
juicio
abreuiado,
...que autoriza a prescindir del debate oral y público y
fundar
la
sentencia en las pruebas de la inuestigación preliminar
...no puede
existir esta clase de
juicio
abreuiado sólo por la imposición de Ia
I ey. . . " . ' o
c) LaasistenciadelAbogadodefenmr,quienconsufirrnadcbeacre
ditar que el imputado ha prestado libremente su consentirnien-
to
El Código Procesai Penal exige
que
el imputado se halle asisti-
do
por un profesionai.l,bogado que pueda
asesorarle y, en su caso,
recomendarle la aceptación de los hechos que
se le atribuyen, cuando
la aplicación del ProcedimientoAbreviado le resulte beneficiosa. Ade-
más, se busca gatantizar que no existan coacciones indebidas, pues-
to que el abreviado sólo puede proceder
si existe un consentimiento
claro, contundente y, por
sobre todo,libre. Es por
ello que
se exige la
rúbrica del Abogado defensor para
demostrar que la admisión de los
hechos y el consentimiento en la aplicación del Procedimiento Abre-
viado fueran realizados consciente y librer.nente.
IJna vez constatado el cumplimiento de los requisitos
exigidos
por el artículo 420, eljuez debe admitir la aplicación del procedi-
miento y fijar fecha y
hora de realización
de la audiencia de
sustanciación. conforme al artículo 421, el
juez
debe oír al imputa-
do y a Ia víctima o al querellante, para luego dictar la resolución que
correspo;rda, la que podrá consistir en una sentencia absolutcria o
condenatona. La audiencia tiene por
objeto, por
un lado, permitir
al
órgano
jurisdiccional
confirmar la sinceridad
de la corrformidad pres-
24 Juicio abreuiado, ponencia presentada al XIX Congreso
Nacional de Derecho Procesal
realizado en Corrientes en 1997, citado por Francisco J. D' AluoR¡o¡
en su rnonog¡afia El
Proceso Pen.al y los Juicios Abreuiadas en"Cuadernos
de Doctrina y Juris¡truden.cia Pe-
nal N" 8-4". 1' ed. AD-HOC S.R.L. Buenos Aires, 1998.
p
458.
456
Dr:n¡x;ro P¡:r.l¡¡,
tada
por el imputado
y, por otro lado, permitir
al imputado que
manifieste otras circunstancias de relevancia
jurídica.
El beneficio directo obtenido
por el imputado en la aplicación del
Procedimiento Abreviado consiste en la limitación de la pena que
el
juez
podrá imponerle, la cual no podrá ir más allá de la solicitada
por el Ministerio Público.
El artículo 42I faculta también al
juez
a rechazar la aplicación
del ProcedimientoAbreviado,
pero no regula cuáles son las causales
que obligarían al
juez
a no admitir la realización del abreviado. Sin
embargo, aclara
que, en caso de rechazo, el requerimiento de la pena
no vincula al Ministerio Público en la realización del
juicio
oral
y
público, como tampoco
podrá ser considerada como una confesión la
admisión de los hechos prestada por el imputado.
6. CUESTIONAMIEI{NOS AL PROCEDIMIET{TO ABREVTADO
El ProcedimientoAbreviado ha sido incorporado en nuestro Có-
digo con el objeto de constituirse en el mecanismo de simplificación
del
proceso penal, específicamente,
para
aquellas causas de menor
gravedad, el cual acarrearÍa varias ventajas, según lo expresado en
el # 185 de la Exposición de Motivos del Anteproyecto de Código
Procesal Penal
para la República del Paraguay de 1994. En la prác-
tica
judicial,
este mecanismo ha sido plenamente
aceptado por los
operadores de la
justicia
penal, constituyéndose en la herramienta
más adecuada
y rápida
para obtener una sentencia condenatoria,
con lo cual se realiza uno de los objetivos del proceso penal que con-
siste en el cumplimrento del derecho material a través de la aplica-
ción de la pena.
A pesar de las
"uentajd.s" y los
"beneficios prócticos" que ofrece
la aplicación de este instituto, no podemos desconocer las graves
objeciones de la
que es objeto por parte de ia doctrina y, en menor
gtado,
de la
jurisprudencia
extranjera,
por
lo que pasaremos
a reali-
zar un breve comentario sobre dichas refutaciones.
A E. ' 7
El, Pnocnuurrnro
A¡n¡:v¡nDo EN EL PRoc¡tso I' ENAL OoNTINENT L EURopEo
Si bien en la Exposición de Motivos del Anteproyecto se expresa
que el Procedimiento Abreviado
"...es, bó,sicamente, una simplifica-
ción de los trómites procesales...", en realidad, consiste en la supre-
sión del
juicio
oral y público. Esta eliminación del
juicio
oral es con-
siderado
por la doctrina como una violación al "principio del
juicio
preuio", lo cual se halla consagrado en el inciso 3 del artículo 17 de
nuestra Constitución Nacional. Al respecto, Fbnne;ou advierte
que
el momento
jurisdiccional
en sentido
propio,
o sea, la fase del
juicio
oral, está condenado a convertirse, con todas sus brillantes formali-
dades acusatorias y garantistas, no en la regla, sino en la excep-
ci ón25.
En este sentido, nuestro sistema constitucional establece que el
imputado sólo
puede ser condenado en un
juicio
oral, público y con-
tradictorio, con lo cual se garantiza también el
"principio
de inme-
diación" en la producción de la prueba.
Por tanto, en este contexto,
no se
puede concebir que una persona sea condenada en un procedi-
miento que no reúna las características de un
juicio
oral
y público.
Otra grave objeción formulada en contra del ProcedimientoAbre-
viado radica en el hecho de que el mismo exige para su aplicación la
conformidad del imputado, que,
en nuestro caso, consiste en la ad-
misión de los hechos que le son atribuidos por
el Fiscal. Esta admisión
del hecho, como el Código la denomina, constituye lisa y llanamente
una confesión,
porque
el reconocimiento de la realización de una
conducta determinada es suficiente para
atribuirle una sanción, la
cual dependerá de la calificación
jurídica
que
un determinado orde-
namrento legal le asigne a esos hechos. Nunca la confesión implica
la aeeptación de las consecuencias
juríücas
que
derivan de un he-
cho
punible determinado, las cuales, obviamente, pueden
ser valo-
radas de una manera Cistinta por el
juez
o el Fiscal. Es, por todo
ello, que la doctrina afirma que
el Procedimiento
Abreviado retorna
a la admisión de la cuipabilidad, a la confesión
como probatto
probatissinxa, qve desplaza a la actividad probatoria.
La innovación más relevante
y grave
introducida por
el Procedi-
¡niento Abreviado es la modalidad de la negociación
o transacción
25 Funn¡,ror.r, Luigi. Los lesiones legaLes del ntodelo constitucional
del proceso penol, en
"Px¡ceditniento abreuiado". 1" ed. Editorial del Puerto
S.R.L. Buenos Aires. 2001.
p
49.
{ó8
D¡:nr:r;l¡o Pnxtl
entre el Fiscal y el imputado. A través de esta negociación
se busca
obtener la "adrnisión de los hechos", o confesión por parte
del
imputado, a cambio de la solicitud de una pena
reducida por parte
del Ministerio Público. Esta negociación reconoce
su origen en el
plea bargaining estadounidense,
por lo que
es considerada
como un
cuerpo extraño en el
proceso penal continental europeo26.
Los acuerdos a los que se llegan por medio de este procedimien-
to transaccional, que, según los defensores de dicha modalidad, se
realizan en un plano de igualdad, en realidad consisten en un pacto
entre desiguales. En este sentido, Lulcl FBnneJoLr expresa que
'7o
negociación entre acusación
y defensa es exactatnente lo cotttrarü,
aI
juicio
contradictorio característico del método acusatorio ...81 con-
tradictorio, de hecho, consiste en la confrontación pública y antagó-
nica, en condiciones de igualdad entre las partes.
Y ningún
juicio
contradíctorio existe entre partes que,
mds que contender, pactan
entre sí en condiciones de desigualdad."!7
Esta desigualdad se da en varios aspectos. En primer lugar, existe
una desigualdad material,
puesto que,
el Ministerio Público y la
Policía, normalmente, cuentan con mayores recursos que los defen-
sores de los
particulares imputados. En segundo lugar, existe una
desigualdad formal,
porque el Ministerio Público cuenta con otros
mecanismos procesales, como lo es la prisión preventiva, que resul-
tan efrcientes
para inducir al imputado a reconocer el hecho que se
le atribuye. Por último, se puede mencionar también la existencia
de una desigualdad a nivel
psicológico
entre el imputado y el Fiscal.
debido a la posición superior del Ministerio Público en la organizacíón
estatal,
por lo que el representante Fiscal es, para
el acusado, el que
puede imponer una
pena por su propia
decisión, aunque no sea así.
procesalmente hablando.
En conclusión, el imputaCo, en esta supuesta negociación entre
iguales, no tiene más
que
dos
posibilidades:
o acepta la pena ofreci-
da por el Fiscal, reconociendo la comisión del hecho,
o se somete a
SuuNeverN, Bernd. Op Cit,p 423.
Derecho y Razón. Tet¡ría d.el
garantismo penol. taducción de Periecto
Andrés Ibáñez v
otros. 4" ed. epañola. Editorial TRotr¡. Mairid, 2000. p 748.
26
27
^
E, O
E¡, PRocr:lrtutrnxl ARHDvtnDo EN Dt, PRocDSo PENAI, ooNl' tNIJN' tA¡, utrnoruc)
un
juicio
en el cual se le puede imponer una pena
más severa de la
que se ofrece.
Por otro lado, la admisión de los hechos por parte
del imputado,
representa un resurgimiento del valor probatorio de la confesión, al
ser reemplazada en el Procedimiento Abreviado la substanciación
bilateral y contradictoria de la prueba por las áctas de la etapa pre-
paratoria y la admisión de los hechos del imputado. Esto significa
que la Sentencia dictada conforme a las reglas del Procedimiento
Abreviado se fundamentan sobre los únicos pilares de la centenaria
tradición inquisitiva: el sumario escrito y la confesión28. En este
punto, es oportuno recordar lo formulado por AlnnRro BrrunER, mentor
de nuestro actual Código Procesal Penal, quien en su obra
"Intro-
ducción al Derecho Procesal" dice que "...eI principio
de que sólo es
prueba Io que se produce en
juicio
es un príncipío de una irnportancia
fundamental,
que no debe ser abandonado ligeratnente. A pesar de
ello, debem.os reconocer que nuestros sistemas procesales
funcionan
en gran medida sobre Ia base de una conuersión autorná,tica en'prue-
ba', de los elementos reunidos en la ínuestigación, sin que estos sean
producidos directamente en el
juicio.
De este modo, en la prdctica,
se dictan sentencias basadas casi con exelusiuidad en eI'sumario'. Y
esto significa, en buen rornance, prescindir del
juicio
preuio, es decir,
dicta¡ sentencias i.ncottslituciantalcs".
La aplicación del Procedimiento Abreviado podría también con-
ducir a la determinación de la verdad material sin una verificación
crítica, a la luz de los hechos que presenta
el acusado, visión que
suele aparecer precisamente en el
juicio
oral. Así también, a través
de dicho procedimiento se suplanta la llamada "uerdad correspott-
dencia" por la "uerdad consensual', conlo base de solución del con-
flicto social en el que reside todo caso penal. Todo ello hace que el
Procedimien¡o Abreviado prescinda del principio
de verdad, ya que
no se admite una verdad crnsensuada como fundamento para dictar
una sentencia condenatoria en el sistema continental europeo.
28 ScHl ¡' rnl i v, Leopol do H. Corsi c Ri corsi de l as Garantías Procesal es Penal es en l aArgenti -
na, en"Cuader¡t,ts de Doctri ¡ta y Juri sprudenci a Penal Año w N. B-A". l " ed. AD-HOC
S. R. L. Buenos Ai r es. 1998, p 487.
460
DcR¡ir:rlo
Pt:N¡¡,
En cuanto a la
pena, la misma no es aplicada como una sanción
al hecho
punible realizado
por el autor, sino que
es utilizada para
obtener una confesión,
pues lo
que subyace bajo la supuesta reduc-
ción de
pena como
premio a la colaboración del imputado, es, erl
verdad, una efectiva ame aza con requerir una sanción más gravo-
sa si ejerce sus derechos
y es declarado culpable en un
juicio
oral y
público2e. También, debe considerarse que el Fiscal, como represen-
tante de la sociedad, debe solicitar la pena, que a su
juicio,
sea la
adecuada al ilícito cometido,
y no la que convenga al imputado. La
pena impuesta sin
juicio,
basada en una sentencia motivada en ul-Ia
dudosa admisión de los hechos
y en constancias procesales que nada
tienen que vei con esejuicio contradictorio
querido por nuestra Cons-
titución, violan también el"principio de inocencia", en la medida en
que su plena realización exige la comprobación de la certeza de la
culpabilidad del imputado.
La aplicación del Procedimiento Abreviado, al menos co;lo está
regulado
por nuestro Código Procesal Penal, implica, también, una
concentración de las funciones de acusaryjuzgar en el Fiscal, debido
a que es él quien determina el hecho que debe ser admitido por
el
imputado y que será objeto del
juicio,
establece el límite de la pena
a
ser aplicada y es el encargado de colectar los elementos probatorios
que requiera para avalar su
pretensión punitiva.
Esto es muy seme-
jante
a las facultades
que, en
proceso
anterior, tenía eljuez instruc-
tor.
Para finalizar este capítulo, debemos hacer mención a dos ca-
racterísticas de nuestro Procedimiento Abreviado, que también son
cuestionadas.
La primera, consiste en la posibilidad
de la aplicación del insti-
tuto en el supuesto de
que existan varios imputados, lo cual da lugar
a que el impuiado que no haya aceptado el Procedimientc Abrevia-
cio, eligiendo ser
juzgado
en un
juicio
o;al y pirblico. r' ea sensible-
mente desmejorada su
posición en el proceso,
frente a la existencia
de uno o más copartícipes
en el suceso que
hubieran admitido su
participación en el hecho.
29 ANr l Nun, Gabr i el I gnaci o. El
j ui ci o
penal abr eui ado y l a et par r si t i t t pt t r t i t i ut t . en
"Pn¡ t udi
nt i ent o obr eui ado" l " ed. Edi t or i al del Puer t o S. R. L. Buenos Ai r es. 2001. u l 15.
46t
El, PRo<;unrr',rilt¡,¡'ro
At¡tt:vlnDo llN EL PRocESo PDNAL ooNTlNltNTAL E(tttoPDO
La segunda, consiste en la disposición del artículo 42L, que esta-
blece
que, en caso de rechazo del abreviado, la admisión de los hechos
por parte del imputado no podrá ser considerada como una confe-
sión,lo cual resulta totalmentefalaz
porque, en la práctica,la men-
te humana no
puede olvidar, de manera consciente un pensamiento,
por más
que desee olvidar, es absolutamente imposible lograrlo de
manera deseada,
por consiguiente, la manifestación del imputado
de haber realizado el hecho no puede ser psicológicamente apartada
por el
juez
en el momento de vaiorar los méritos de la etapa
prepara-
toria
y, en definitiva,
pesará en su resolución final.
7. CONCLUSIONES
Tenemos
que reconocer que el Procedimiento Abreviado consti-
tuye un mecanismo adecuado para descongestionar la
justicia
pe-
nal, al buscar simplifrcar el proceso penal y agllizar el ejercicio del
poder punitivo. Pero, consideramos
que
estos beneficios pueden ser
logrados sin lesionar los principios que fundamentan el sistema con-
tinental europeo,
y sirr menoscabar las garantías
constitucionales
del imputado. Es por ello que la estructura legal de nuestro Procedi-
miento Abreviado debe ser modificada a los efectos de adecuarla al
proceso penal diseñado
por nuestra Constitución Nacional. Con este
objetivo,
proponemos las siguientes soluciones, que pueden ser teni-
das en cuenta
para
una modificación de la normativa que actual-
mente reglamenta al Procedimiento Abreviado en nuestro ordena-
miento
procesal.
El
juicio
oral
y público, como corazón del proceso penal, debe ser
anticipado
y no suprimido en el ProcedimientoAbreviado, lo cual
puede l ograrse a t ravés de l a si mpl i f i caci ón
de l a et apa
instructoria y la organización de una investigación preliminar
completamente desformalizada
y no burocrática.
La negociación o transacción dentro del proceso penal
debe ser
eliminada, pues para que sea beneficiosa para
el acusado se re-
quiere que éste tenga los mismos
poderes
formales y materiales
que el Ministerio Público para poder
estar en un mismo pie de
igualdad con é1, condición
que, evidentemente,
no se da en la
462
Dr¡rrr:rt<¡ PEx¡¡.
jurisdicción penal. Es en el momento del
juicio
oral y público
en
que el imputado se encuentra en igualdad de fuerzas con el acu-
sador.
c La no exigencia de la denominada "admisión del lrccho" como
requisi[o
para la procedencia del Abreviado, puesto que, si bien
el imputado
puede de manera voluntaria, declarar en contra de
sí mismo, si así lo desea, no se le puede obligar a ello para que
pueda hacerse acreedor de la aplicación de un proceso abreviado
y obtener con ello una reducción de la pena.
463
El Pnt¡cnu¡lrl¡pHto
Agnnv¡rroo EN DL PRocEso PENAL CoNTINENTAL EURopDo
BIBLIOGRAFIA CONST'LTADA
A.A.V.V. Cuaderno de Doctrina
y Jurisprudencia Penal. Año IV. N"
8-A. 1" ed. Ad-Hoc. Buenos Aires, 1998.
BINDER, Alberto M.Introducción aI Derecho Procesal Penal.2" ed.
aetualizada
y ampliada. AD-HOC S.R.L. Buenos Aires, 1999.
BINDER, Alberto M. Id,eas y rnateriales para la reforma d.e la
justi-
ci a penal . 1" ed. AD-HOC S. R. L. Buenos Ai res, 2000.
DE LAMO RUBIO, Jaime. El procedimiento
abreuiado
(Doctt'üta,
Jurisprudencia, Fot' mularios y Legislación) 1o ed. Tirant lo
Blanch. Valencia. 1998.
EDWARDS, Carlos E. El
juicio
abreuiado y la instrucción sumario
en el Código Procesal Penal de la Nación, 7" ed. Marcos Lernes
Edi.tora. Córdoba, 1997.
FERRAJOLI, Luigi. Derecho y Razón. Teoría del garantismo penal.
TlaCucción de PerfectoAndrés lbáñez y otros. 4" ed. española.
Madrid, 2000.
INECIP. Código Procesal Penal. Ley N' 1.286.1" ed. Ixpclp. Asun-
ción, 1998.
MAIER, Julio B.J. yAlberto Bovino
(compiladotes).
EI proced.imíen-
to abreuiado. L" ed. Editores del Puerto
S.R.L. Buenos Aires,
2001.
IVIARCHISIO, Adrián. El
juicio
abreuiado y
la instrucción sumaria.
1" ed. Ad-Hoc. Buenos Aires. 1998.
MORENO VERDEJO, Jaime, Manuel Marchena
Gómez, Rafael Es-
cobar Jiménez, José Antonio Díaz
Cabiale, Antonio del Moral
García, Ignacio Serrano Butragueño y
Perfecto
Andrés Ibáñez.
El
juicio
oral en el proceso penal
(con
especial referencia
al pro-
cedimiento abreuiado) 1" ed. Editorial Comares.
Granada, 1995.
464
Dn¡r¡.:r;Ho PcNnt.
ROXIN,
Claus.
Derecho
Procesal
Penal-
1" ed' en castellano- T!a-
ducciOn
de la 25" eüción
alemana
de Gabriela
E' Córdoba
y Daniel
R. Pastor,
revisada
por Julio
B.J. Maier. Editores del Puerto
S.R.L.
Buenos
Aires,
2000'
WASHI NGTONABALoS, Raúl . DerechoProcesal Penal . TomoI I I '
1" ed. Ediciones
Jurídicas
Cuyo'
Mendoza, 1993'
465