Está en la página 1de 3

Algunos aspectos relevantes del remake

- existen distintas clases de remake: el remake de guión, donde lo que se hace es
tomar un guión y rehacerlo de forma más o menos fel al original. Los remakes que
produce la industria son generalmente de este tipo. Por otro lado existen remakes de
puesta en escena, donde lo que se "rehace" , a lo que se remite, es la película
antecesora, teniendo en cuenta no sólo aspectos del argumento, sino también de
realización propiamente tal, como decorados, movimientos de cámara, incluso
actuación presentes en el flme original. Estos remakes son muy poco frecuentes.
Dos ejemplos relevantes son Psicosis (1998) de Gus Van Sant que rehizo casi al pie
de la letra el clásico de Hitchcock en un gesto más bien político y estético, y el
Remake que Hizo Michael Haneke de su propia palícula Funny Games (Austria,
1997) el año 2007 esta vez en Estados Unidos, prácticamente idéntica, copiando
sus propios encuadres, locaciones, incluso haciendo interpretar a los actores
norteamericanos los mismos gestos y movimientos de sus predecesores austríacos.
- Tal como Haneke, otros directores han hecho remakes de sus propias películas.
Uno de los casos emblemáticos es Hitchcock, quien además de hacer un remake
"explícito" de su película El Hombre que Sabía Demasiado (Inglaterra 1934, EEUU
1956) donde la motivación de rehacerla fue básicamente la de perfeccionarla, hizo
otros remakes parciales de sus propias obras, repitiendo personajes, motivos,
escenas, fórmulas narrativas. Se podría decir que todo el cine de Hitchcock consiste
en un continuo refnamiento de su propia obra.
- La industria cinematográfca desde sus inicios ha utilizado el remake de distintas
formas. Por ejemplo, con la aparición del cine sonoro se reutilizaban los decorados y
en distintos horarios se flmaban versiones de las mismas películas en distintos
idiomas (estos flmes se llamaban "talkies") para poder comercializar el producto en
mercados no anglo-parlantes. A lo largo de la historia de la industria los remakes
han sido muy frecuentes: con el objetivo de optimizar recursos se han realizado
innumerables remakes no-explícitos, donde los guiones son reutilizados
"camufando" la operación al modifcar completamente elementos como el contexto
histórico, el país, los personajes, etc. Es así como una película de gladiadores
romanos puede transformarse en una de boxeadores, por ejemplo. También se han
reciclado profusamente tragedias griegas y obras de clásicos como Shakespeare
para transformarlas en westerns o películas de guerra. Otra estrategia de reciclaje
consiste en rehacer películas extranjeras en Hollywood, adaptando el original a las
convenciones de la industria norteamericana.
- La industria Hollywoodense se mueve entonces en el ámbito de la convención: las
fórmulas exitosas se repiten una y otra vez en pos del éxito comercial. Así se podría
entender la historia del cine norteamericano y del cine comercial en general como
una historia del reciclaje y fnalmente del remake. Incluso muchas de las nuevas
fórmulas narrativas, argumentos, estéticas, que se van incluyendo en el canon y van
siendo acepados por el gran público, entran al circuito industrial a través de remakes
de películas no-comerciales o de países extranjeros.
- Existen realizadores -en general del mundo del cine de autor- que no camufan la
operación del remake y que lo han utilizado más allá del puro afán comercial. Un
buen ejemplo reciente es la película "Un policía corrupto" de Werner Herzog (2009),
remake de la película de Abel Ferrara del año 1992. Herzog aquí hace una
interpretación muy personal del original, tomándose una serie de libertades al punto
de abandonar el argumento de Ferrara desde la mitad del metraje y transformando
la obra de otro en una profundamente propia. También podríamos citar las múltiples
versiones de Drácula, que ha sido remakeada históricamente por distintos
realizadores, muchas en la clave del cine de autor. Algunos de los ejemplos más
notorios: Nosferatu (F. W. Murnau, 1922), Nosferatu, vampiro de la noche (del mismo
Werner Herzog, 1979), Drácula (Francis Ford Coppola, 1992), Drácula: Dead an
loving it (Mel Brooks, 1995). (Existen versiones de Drácula en todos los géneros,
comedia, western, incluso erótico, basta echar un vistazo a wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Filmograf%C3%ADa_de_Dr%C3%A1cula)
- Los remakes más interesantes son, obviamente, los explícitos, donde existe un
realizador que asume la operación del remake como parte de la obra. Existen
infnitas formas de hacer un remake, pero lo importante es que el acto de rehacer
cobre relevancia.
Podríamos decir que el remake es un acto que plantea preguntas sumamente
importantes para el cine (y el quehacer artístico en general): ¿qué es un autor? ¿en
qué consiste la originalidad? ¿es lo mismo un remake que una copia? ¿es lo mismo
el original que su copia? ¿qué es lo que queda después de la copia? ¿en qué se
diferencia el remake en el cine con operaciones similares en otras artes? (estas son
sólo algunas de la larga lista de preguntas que nos podríamos plantear). Los
remakes más interesantes son los que intentan responder o poner sobre la mesa
preguntas como estas, que sacan a la luz, fnalmente, los mecanismos más íntimos
de la operación cinematográfca.

Intereses relacionados